Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 128 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 11  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto:
NotaPublicado: 28 Nov 2008 18:08 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 01:25
Mensajes: 3580
En Gran Bretaña es igual.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 28 Nov 2008 19:56 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 10 Abr 2008 06:47
Mensajes: 3968
Ubicación: Argentina
El otro dia , lei un articulo, que contaba que en el reino unido , el caruaje va hasta la recidencia del embajador a buscarlo, y luego lo trae de regreso, y es ahi donde el embajador ofrece zanahorias a los caballos y una copa de vino al cochero y al lacayo. 8)
Siempre tan atentos a las tradiciones.

cuando encuentre el articulo lo subo
:roll:

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 28 Nov 2008 20:05 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 10 Abr 2008 06:47
Mensajes: 3968
Ubicación: Argentina
Aca esta, espero que os guste :wink:

Citar:
Londres: presentación de credenciales
La autora relata con fina ironía algunas experiencias, personales y ajenas, en la ciudad de la niebla. Y demuestra cómo, a través del amor que profesan a los caballos, los ingleses mantienen vivas viejas tradiciones en un mundo en permanente cambio


Las dos carrozas, tiradas por un par de caballos cada una, se detuvieron frente a una suntuosa entrada, flanqueada por columnas, con sus escalones y la verja de hierro correspondiente (como si estuviéramos dentro de una película inglesa de época) de Grosvenor Crescent en Belgrave Square, el barrio de las embajadas, de las residencias y de los umbrosos jardines privados, cerrados con llave y sólo accesibles a los pocos vecinos que habitan alrededor.

Las carrozas llevaban doble pescante; el de adelante -forrado de rojo terciopelo con bandas doradas- lo ocupaba, por supuesto, el cochero; en el de atrás estaba de pie el lacayo cuya misión es abrir la portezuela y desdoblar los peldaños para facilitar el descenso de los pasajeros. Cochero y lacayo vestían suntuosas capas de un colorado fuerte, llenas de volados superpuestos en la espalda y con alamares dorados. Llevaban sombreros de copa negros adornados con cordones dorados. Doradas también eran las rutilantes perillas del coche, las incrustaciones en bronce; dorados los flecos metalizados, los faroles y los ejes y los rayos de las ruedas. Las dos carrozas eran de un negro reluciente que, según un experto en el tema, pueden llevar hasta veinticinco capas de pintura al óleo a fin de lograr ese tono profundo que refleja, como un espejo, casas, árboles y nubes. Las ruedas delanteras son más pequeñas para permitir giros rápidos y seguros. El diseño de este carruaje, ligero y cerrado, fue especialmente hecho para lord Brougham, matemático, político y escritor inglés que vivió noventa años y tuvo oportunidad en el transcurso de la larga vida de probar todo tipo de medios de transporte, hasta que en 1838 adoptó este modelo que, según nuestro informante, al apoyar la caja sobre muelles elípticos, permite al viajero llegar con el cuerpo más o menos entero y relativamente indoloro a su destino. Desde la entusiasta adopción de lord Brougham, este modelo lleva su nombre.

La estampa era típica del siglo XIX londinense; mediodía, cielo con nubes, viento y frío.

De ambos coches bajaron respectivamente un esbelto jefe de Ceremonial de la Reina (uniforme de gala -otra vez negro y dorado- condecoraciones al cuello, guantes blancos y espadín al costado izquierdo) y los recién llegados embajadores de la República Argentina: Federico Mirré, de absoluta etiqueta (que no incluía sombrero de copa, felizmente), y Cecilia Duhau, no con polisson y tocas de gasa con plumas, como hubiera correspondido a la época de lord Brougham, sino vestida a la moda del helado otoño 2003 (very fashion). Nuestro embajador acababa de presentar sus credenciales a la reina.

Ya apeados de los respectivos carruajes reales y luego de posar para las fotos, el embajador recibió de manos de un mucamo una bandeja de plata portadora de un montón de zanahorias gordas y brillantes. Según las reglas del ceremonial, el diplomático mismo debe alimentar a los caballos reales. Es evidente que esta raíz es un manjar para los equinos, los cuales comieron con tal entusiasmo que por un momento pareció que la mano seguiría el camino de las zanahorias. Cumplida la primera obligación marcada en el ceremonial, se inició la segunda: apareció otro mucamo, pero en la bandeja venían ahora dos copas de vino que, también el embajador, debía ofrecer gentilmente a los cocheros, los que las aceptaron con mayor moderación y dignidad, aunque el que guiaba el carruaje de atrás declinó el vino y prefirió, en su lugar, agua...

La verdad -como dijo Flaminia Ocampo- "es que los ingleses quieren más a los caballos que a los hombres y no sé si en el fondo no tienen razón".

Es indudable que sí, los adoran, desde aquel Enrique que ofrecía su reino por un caballo, hasta los ciudadanos que cabalgan todos los fines de semana por parques y praderas sin darle importancia al buen o mal tiempo. Los que pueden, cabalgan hoy tal como lo han hecho a lo largo de las centurias. Las espesas colas de sus caballos no parecen de cerda, sino que, por su largo, textura y brillo, uno las asimila a las cabezas de las modelos que promocionan acondicionadores y champúes maravillosos por TV.

El primer diario que la reina lee cada mañana, mientras desayuna copos de maíz y avena con leche, es The Racing Post, publicación dedicada a comentar las carreras.

Cuando el presidente de los Estados Unidos fue en noviembre último a Londres, pudimos observar que se detuvieron frente al Buckingham Palace grandes camiones cerrados. Al abrir la puerta trasera, vimos aparecer ordenadamente a una veintena de caballos ya ensillados, limpitos y cepillados; las crines y las colas relucientes tenían todas el mismo largo. Al momento, unos hombres uniformados los montaron y se alinearon muy cerca de las verjas, protegiéndolas. No hubo tumultos y allí se quedaron no sabemos cuánto tiempo, hasta que, por fin, desmontaron, volvieron a subir los caballos a sus camiones y se los llevaron. Es probable que los animales se hayan aburrido bastante, pero cansarse, jamás.

A Manuel Mujica Lainez sus padres lo mandaron a Londres a la casa de los tíos Domínguez para que aprendiera inglés. Fue junto con su hermano menor y vivieron allí unos siete u ocho meses. Esto ocurrió en 1926, cuando él tenía dieciséis años y su hermano, catorce. Mujica Lainez recordaba los cuentos de sus tíos cuando le comentaban la pomposa ceremonia de entrega de credenciales de su padre a la reina Victoria. Todo era exactamente igual, pero las carrozas llevaban cuatro caballos cada una y no dos. El padre de estos tíos era el poeta Luis Domínguez, a quien Sarmiento envió a Inglaterra como embajador. Luis Domínguez fue el autor de aquellos versos, que hasta hace medio siglo aprendían los chicos de la primaria: "Cada comarca en la tierra / tiene un rasgo diferente: / el Brasil su sol ardiente,/ minas de plata el Perú, / Montevideo su cerro/. Buenos Aires, patria hermosa/ tiene la pampa grandiosa, / la pampa tiene el ombú". No son unos versos memorables, más bien todo lo contrario, pero por lo menos hace cincuenta años se aprendían textos de memoria y alguno tendría que ser bueno. Hoy, lamentablemente, no se aprenden ni buenos ni malos.

Estos tíos Domínguez fueron llevados por su padre, siendo niños, a Inglaterra y allí se quedaron para siempre. Curiosamente vivían en la casa que había sido del pintor John Millais, uno de los fundadores de la escuela Prerrafaelista. El poeta se llevó también a un negrito huérfano, hijo de una antigua esclava, porque no tenía con quién dejarlo. Vestido de riguroso colorado iba en el pescante trasero del coche de caballos, al mejor estilo inglés; con los brazos cruzados sobre el pecho. Cuando Mujica Lainez lo conoció, era viejísimo, hablaba un envidiable inglés de Oxford y mostrarse erguido en el pescante era lo único que había hecho en toda su vida. Por supuesto, él abrió durante muchos años la portezuela del coche, pero la copita, ofrecida por el embajador, se la tomó el cochero.

Más allá de los cambios del mundo, de las guerras y de las catástrofes, de las modas, de los hábitos y del diferente ritmo del tiempo en este siglo XXI, los ingleses conservan fielmente sus tradiciones, para repetir a Borges: "Tan eternas como el agua y el aire".

Nacida en Buenos Aires, María Esther Vázquez ha publicado más de quince libros de distintos géneros. Entre ellos, "Borges, esplendor y derrota" (1996) y "El mundo como destino" (2002), biografía de Victoria Ocampo. Es colaboradora de LA NACION

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 28 Nov 2008 20:59 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 11 Abr 2008 16:09
Mensajes: 3106
Ubicación: España
sabbatical escribió:
Pues es un paseo largo... debe ser un espéctaculo bonito encóntrartelo en la calle.

¿Las carrozas a quién pertenecen...?

Sabba: las carrozas forman parte de la maravillosa colección de "PATRIMONIO NACIONAL", ente estatal autónomo, que administra los sitios reales.
El protocolo del acto se ha mantenido ininterrumpido, incluso en la época de la dictadura. Es el único gran acto de Estado que tiene nuestra Monarquía (lamentablemente).


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 28 Nov 2008 21:03 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 22:02
Mensajes: 27294
Ubicación: ESPAÑA
A eso me refería, pero que pena... A LA GENTE LE ENCANTARÍA... se equivocan, como siempre...

Deberían hacer lo propio para inaugurar el Parlamento, que lustre daría a la Monarquía y que colorido a Madrid.

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 28 Nov 2008 21:07 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 23 Jun 2008 21:53
Mensajes: 2263
Ubicación: Madrid, España
Sí Sabba, una pena. Yo sé que mucha gente se reune a lo largo del recorrido que hacen estas carrozas para verlas pasar, porque les gusta, como a nosotros. De hecho, más de una vez ha salido en Telemadrid...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 28 Nov 2008 21:11 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 22:02
Mensajes: 27294
Ubicación: ESPAÑA
¿Te imaginas a los Reyes llegando a la apertura del Parlamento en estas carrozas, vestidos de gala, aunque fuera sin tiara...?? Pues no, de traje de chaqueta en el Audi :roll:

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 28 Nov 2008 21:34 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 13:28
Mensajes: 1906
Mucho más encanto seguro que sí.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 28 Nov 2008 22:18 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 11 Abr 2008 16:09
Mensajes: 3106
Ubicación: España
sabbatical escribió:
¿Te imaginas a los Reyes llegando a la apertura del Parlamento en estas carrozas, vestidos de gala, aunque fuera sin tiara...?? Pues no, de traje de chaqueta en el Audi :roll:


O por lo menos en las aperturas que utilicen los Rolls y la guardia de coraceros y lanzeros. Quieren ser tan poca "monarquía" que de verdad ya se pasan varios pueblos. Repúblicas bananeras tienen más pompa y solemnidad.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 Nov 2008 00:14 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 13:28
Mensajes: 1906
no me deja borrar


Última edición por Alexander el 29 Nov 2008 00:25, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 Nov 2008 00:17 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 13:28
Mensajes: 1906
Cartas Credenciales: El ceremonial español

La presentación por un Embajador de sus Cartas Credenciales al Jefe de Estado ante el cual queda acreditado, constituye uno de los actos de mayor trascendencia en la acción del Estado, pues representa el perfeccionamiento, por medio de los respectivos Enviados, de las relaciones permanentes de respeto, colaboración y amistad, entre los Estados, esenciales para el desarrollo y el bienestar de la Comunidad Internacional.

Esta relevancia se traduce en la dignidad formal de la ceremonia, que será tanto más majestuosa en sus símbolos externos como viejo en el tiempo y en la cultura sea el país que la realiza.

España, de tradición dos veces milenaria, concede en consecuencia un énfasis especial a este acto, señalado en su grande y al tiempo sencilla dignidad.

Ya, a mediados del siglo VII, la Primera Monarquía Hispana de los Reyes Visigodos, recibía con especial boato, romano y germánico, a la vez, a los Embajadores extranjeros que llegaban a la Corte de Toledo. Tradición seguida por los sucesivos Reinos Ibéricos, cristianos e islámicos, que integraron la España medieval.

Es, sin embargo, Carlos de Ausburgo, Rey de España y Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, quien en el año de 1527 establece por primera vez en Europa un específico ceremonia de origen borgoñón, para la recepción y el reconocimiento de los Enviados Extranjeros.

Un siglo después, cuando ya existen las Embajadas permanentes, el Rey de España Don Felipe IV, de la Casa de Austria, crea el 1 de abril de 1626, el cargo palatino de Conductor de Embajadores, con la función especifica de recibir, atender y conducir al nuevo Embajador ante la presencia del Soberano.

No obstante, será el Rey Don Carlos III, de la Casa de Borbón, quien a mediados del siglo XVII perfeccione las funciones del Conductor de Embajadores, que a partir de ese momento no solamente recibe, atiende y «conduce» al nuevo Embajador, sino, lo que es aun mas importante, personalmente lo «introduce», es decir, lo presenta al Soberano. El Rey Ilustrado cambia, por tanto, su denominación por la más precisa de Introductor de Embajadores, que ha conservado hasta hoy.

El mismo Rey Carlos III determina por ultimo personalmente el Ceremonial de Recepción y Presentación de las Cartas Credenciales de los Embajadores acreditados ante Su Corte, que, con las modificaciones accidentales impuestas por el tiempo, ha llegado sustancialmente igual a nuestros días. Podemos decir, por tanto, que la antigüedad de esta ceremonia, tal como hoy la conocemos, es de, aproximadamente, doscientos cincuenta años.

Este ceremonial es el que vamos a describir en las páginas siguientes, para el conocimiento de los Señores, Embajadores acreditados ante Su Majestad el Rey.


Última edición por Alexander el 29 Nov 2008 00:23, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 Nov 2008 00:22 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 13:28
Mensajes: 1906
El ceremonial


1. LLEGADA A MADRID


A su llegada al aeropuerto de Madrid, el Embajador, previa información facilitada por la Embajada del día, vuelo y hora, y de las personas que le acompañan, será recibido al pie del avión por un alto funcionario de los Servicios de Protocolo, Cancillería y Ordenes del Ministerio de Asuntos Exteriores y por el correspondiente Encargado de Negocios a. i., quienes le acompañarán a la Sala de Autoridades del aeropuerto.

Si llegara en tren será recibido a pie de vagón por las citadas personalidades. Si en automóvil, será cumplimentado al día siguiente, en su Embajada, por un alto funcionario de Protocolo.

En la Sala de Autoridades será recibido por los miembros de su Representación. Su equipaje será llevado a la citada Sala por funcionarios del aeropuerto.

Si el Embajador es residente en Madrid, su Embajada facilitara los vehículos necesarios para su traslado, con sus familiares, a su residencia u hotel. Si no es residente, los Servicios de Protocolo ofrecerán estos vehículos, pudiendo efectuar, inclusive, la correspondiente reserva de hotel, si el Embajador así lo solicitase.

El funcionario de Protocolo del Ministerio de Asuntos Exteriores se despedirá U Embajador a la salida de la Sala de Autoridades.

Si la llegada del después Embajador tiene lugar en día laborable antes de las 9 o después de las 20 horas, en sábado, domingo o día festivo, el alto funcionario de Protocolo, en vez de recibirlo en el aeropuerto, pasara a cumplimentarle en su Embajada en el primer día laborable sucesivo.

2. ENTREGA DE LAS COPIAS DE ESTILO DE LAS CARTAS CREDENCIALES AL INTRODUCTOR DE EMBAJADORES

En el día y hora fijados, dentro de la semana o en la siguiente, de su llegada a Madrid, el Embajador, acompañado del Encargado de Negocios a. i., será recibido por el Introductor de Embajadores.

A su llegada al Palacio de Santa Cruz, un funcionario de los Servicios de Protocolo, Cancillería y Ordenes esperará y acompañara al Embajador al despacho del Introductor.

Durante su entrevista, en cuyo curso le hará entrega de las Copias de Estilo de las Cartas Credenciales y de las Recredenciales, de Llamada, de su antecesor, el Introductor de Embajadores instruirá al Embajador sobre la Practica Española.

Esta recomienda que el nuevo Embajador comience por efectuar una visita de cortesía al Señor Nuncio Apostólico, Decano del Cuerpo Diplomático acreditado en España, y a continuación visite a los Altos Cargos del Ministerio de Asuntos Exteriores, comenzando por el Subsecretario del Departamento, pudiendo desde ese momento iniciar sus específicas actividades profesionales en relación al mencionado ministerio.

Exceptuando el Ministerio de Asuntos Exteriores, el nuevo Embajador solamente podrá relacionarse con las restantes Autoridades e Instituciones españolas una vez entregadas sus Cartas Credenciales a Su Majestad el Rey.

3. PRESENTACION DE LAS CARTAS CREDENCIALES A SU MAJESTAD EL REY
(Véanse Apéndices 1 y 2)

Salvo en casos excepcionales, son un mínimo de cuatro y un máximo de seis los Señores Embajadores que presentan las Cartas Credenciales a Su Majestad el Rey en el mismo día, que usualmente suele ser un jueves.

El día fijado y con anticipación a la hora señalada para la ceremonia, el Segundo Introductor de Embajadores o el alto funcionario de los Servicios de Protocolo, Cancillería y Ordenes que sea designado, de uniforme, acudirá a la residencia de¡ Embajador para acompañarle al Ministerio de Asuntos Exteriores.

El Segundo Introductor de Embajadores recogerá al primer Embajador de los que presenten las Cartas Credenciales, y los funcionarios de Protocolo designados al efecto recogerán a los restantes.

El traslado al Ministerio de Asuntos Exteriores del Embajador, acompañado por el Segundo Introductor de Embajadores o por el correspondiente funcionario de Protocolo, se llevará a cabo en un vehículo oficial de gran representación con el banderín del país acreditante. En el mismo irán solamente el Embajador, sentado la derecha, y el acompañante, sentado a la izquierda.

Los miembros de la Misión, designados por el Embajador hasta un numero máximo de cuatro,, y que le acompañarán en la ceremonia, irán en vehículos de la propia Embajada. Dicho vehículo o vehículos, situados detrás M ocupado por el Embajador, se dirigirán en caravana con motoristas al frente hasta el Ministerio de Asuntos Exteriores.

Llegada la caravana al Palacio de Santa Cruz, y descendidos el Embajador y su séquito, los vehículos que la forman, con los motoristas al frente, se dirigirán al Palacio Real, para el posterior traslado del Embajador a su residencia, desde el mismo Palacio, al término de la ceremonia.

En el Ministerio el nuevo Jefe de Misión y sus acompañantes irán al Salón de Embajadores, donde esperarán la formación de la comitiva de carrozas.

En el momento preciso y al abandonar el Ministerio de Asuntos Exteriores, el Embajador con el Segundo Introductor de Embajadores o el alto funcionario de Protocolo, a su izquierda, y los miembros de la Misión, alineados detrás, se situarán en posición de firmes, bajo el arco de la entrada principal U Palacio de Santa Cruz, mirando a la Plaza de la Provincia, para recibir Honores del Escuadrón de Lanceros, de servicio, de la Guardia Real.

Finalizados los Honores, los cuatro miembros de la Misión subirán a la primera carroza, situada a la izquierda, llamada Coche de París, de dos caballos, con cochero y lacayos.

Acto seguido el Embajador, acompañado del Segundo Introductor de Embajadores o del correspondiente funcionario de Protocolo, subirá a la Berlina de Gala, de seis caballos, con postillón, palafreneros, lacayos y cochero.

Formado el cortejo, el Escuadrón de Lanceros de la Guardia Real escoltará la carroza ocupada por el Embajador. En la Plaza de la Armería una Compañía de la Guardia Real, con Banda de Música, al paso de la carroza del Embajador, rendirá honores interpretando el himno nacional de su país.

En el Palacio Real, y al pie de la Escalera de Honor, el Embajador será recibido por Altos Funcionarios de la Casa de Su Majestad el Rey. Será recibido, asimismo, por el Oficial de Alabarderos, que le dará la novedad. El Embajador contestará a la novedad del Oficial de Alabarderos con una leve inclinación de cabeza.

Precedido por estos altos funcionarios, acompañado del Oficial de Alabarderos y de¡ Segundo Introductor de Embajadores o del funcionario de Protocolo y seguido por el personal de su Representación se dirigirá a la antecámara, donde el Embajador será cumplimentado por el Introductor de Embajadores y por el Jefe de Protocolo de la Casa de Su Majestad. Acto seguido, el Oficial de Alabarderos se despide del Embajador con el saludo a la espada. El Embajador responde con una breve inclinación de cabeza.

En la Cámara Regia se encuentra Su Majestad el Rey. A Su izquierda y ligeramente retrasado el Ministro de Asuntos Exteriores. Detrás de Su Majestad y en una línea el Jefe y Alto Personal de Su Casa.

En el momento preciso, el Jefe de Protocolo de la Casa de Su Majestad ingresa primero en la Cámara y anuncia al Introductor de Embajadores. Acto seguido el Introductor de Embajadores entra, hace una breve inclinación de cabeza mirando a Su Majestad el Rey y anuncia al Embajador. Inmediatamente después el Embajador ingresa en la Cámara, hace también una leve inclinación de cabeza y, con el Introductor de Embajadores a su izquierda, se dirige hacia Su Majestad. Al llegar frente al Soberano se para y hace una segunda inclinación de cabeza.

Inmediatamente después los Miembros de la Misión diplomática ingresan en la Cámara, detrás del Embajador y, sin hacer la inclinación de cabeza, pues no hay tiempo para ello, se colocarán a la derecha de la puerta de ingreso, siguiendo el orden que les corresponda por su categoría, mirando a Su Majestad y de espaldas a la pared.

El Embajador entregará a Su Majestad con la mano derecha, sin guante puesto, el sobre con sus Cartas Credenciales y las Recredenciales de su predecesor. No hay discursos. Sin embargo, el Embajador, antes de entregar las Cartas Credenciales, puede presentarse a Su Majestad, en el idioma que prefiera y con unas muy breves palabras, diciendo, por ejemplo: «Majestad, tengo el honor de presentar a Vuestra Majestad las Cartas que me Acreditan como Embajador Extraordinario Y Plenipotenciario de... ». Su Majestad toma las Cartas y las entrega al Ministro de Asuntos Exteriores, quien las deposita sobre una mesa próxima, dispuesta al efecto. Acto seguido el Rey estrecha la mano del Embajador.

A continuación el Embajador solicitará el Real Permiso para presentar a Su Majestad el personal de su Embajada. Los miembros de la Misión, al ser presentados de uno en uno por el Embajador, avanzarán hacia Su Majestad; al llegar ante el Rey harán una breve inclinación de cabeza, en silencio,, estrecharán la mano del Soberano y retornarán a su puesto primitivo.

La presentación a Su Majestad de los Miembros de la Embajada ha de ser por sus cargos, no por sus nombres. Por ejemplo: «El, Ministro Consejero, el Agregado Militar, el Consejero Cultural ... »

Su Majestad el Rey y el Embajador, en unión del Ministro de Asuntos Exteriores, se trasladarán después a la Saltea del Nuncio, adjunta a la Real Cámara, donde celebrarán una breve conversación.

Si el Embajador desea que algún Miembro de la Representación haga las funciones de intérprete, informará previamente a los Servicios de Protocolo, indicando la persona de su séquito que, en el momento oportuno, ingresará también en la estancia donde tendrá lugar la mencionada conversación.

Durante la citada conversación el Jefe de Protocolo de la Casa de Su Majestad presentara* el Jefe y Altos Cargos de la Casa Real a los miembros de la Embajada que permanecen en la Cámara.

Al término de la conversación con Su Majestad, el Embajador regresa a la Cámara solo, pues el Rey y el Ministro de Asuntos Exteriores, permanecen en la Saleta del Nuncio donde tuvo lugar la misma.

De nuevo en la Cámara, el Jefe de Protocolo de la Casa de Su Majestad presenta al Embajador el Jefe y los Altos Cargos de la Real Casa, presentes en la Ceremonia de Presentación de las Cartas Credenciales.

Acto seguido se rehace el cortejo. El Embajador, acompañado del Alto Funcionario de Protocolo y de los miembros de la Misión, abandona la Cámara Real por la puerta de la Saleta denominada El Tranvía de la Cámara. En esta estancia, el Jefe de Protocolo de la -Casa de Su Majestad y el Introductor de Embajadores, que permanecen en el Palacio Real, despiden al Embajador.

El Embajador, acompañado de¡ alto funcionario de Protocolo y de los miembros de su Embajada, regresa directamente a la residencia en el vehículo oficial, y en los restantes vehículos, encabezados por los motoristas, saliendo del Palacio Real por la Puerta del Príncipe, frente a la Plaza de Oriente. Al salir de Palacio un destacamento de Pífanos de la Guardia Real entona el himno nacional español.

Si la esposa del Embajador, acompañada de señoras de la representación diplomática desea presenciar desde el interior de la Plaza de la Armería la entrada de la comitiva puede hacerlo avisando previamente a los Servicios de Protocolo, Cancillería y Ordenes del Ministerio de Asuntos Exteriores, con información del tipo de vehículo. y su matrícula, para que la Guardia de Palacio permita su ingreso en la misma.

4. INDUMENTARIA PARA LA PRESENTACION DE LAS CARTAS CREDENCIALES

Uniforme, frac (corbata y chaleco blancos) o traje nacional, y condecoraciones.

5. PRENSA Y TELEVISION

La Oficina de Información Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores pondrá a disposición de las Embajadas interesadas fotografías y una grabación para televisión de los diversos aspectos de la ceremonia de Presentación a Su Majestad el Rey de la Cartas Credenciales.

En consecuencia se sugiere a estas Embajadas se pongan e¡ contacto con la mencionada Oficina, al menos 48 horas antes de la ceremonia.

6. EXPLICACION PREVIA DE LA CEREMONIA POR LOS SERVICIOS DE PROTOCOLO

Dos o tres días antes del preciso, los Servicios de Protocolo del Ministerio de Asuntos Exteriores ofrecerán una detallada explicación verbal a los Embajadores interesados de todos los aspectos de la ceremonia.

Se recomienda que los Embajadores acudan a esta explicación acompañados de los Encargados de Negocios a. i. o de algún otro alto funcionario diplomático de la Misión que pueda tomar nota de los detalles de la ceremonia.

7. PRECEDENCIA PARA LA PRESENTACION DE LAS CARTAS CREDENCIALES

La precedencia de los Embajadores para la presentación de las Cartas Credenciales a Su Majestad el Rey (que determinara a su vez la precedencia general de los Jefes de Misión a excepción de su Decano, el Nuncio Apostólico de Su Santidad el Papa) será establecida por su orden de llegada a Madrid. En el caso de llegada simultánea de dos o mas Embajadores estará determinada por la antigüedad de la concesión del respectivo «Placet».

8. AUDIENCIA DE SU MAJESTAD LA REINA

Con posterioridad a la Presentación a Su Majestad el Rey de las Cartas Credenciales, el Embajador y su esposa han de solicitar en los Servicios de Protocolo U Ministerio de Asuntos Exteriores una audiencia de Su Majestad la Reina.

Los Embajadores no residentes pueden solicitar dicha audiencia, desde su lugar de residencia, directamente al Ministerio de Asuntos Exteriores o por medio de la correspondiente Embajada de España.


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 128 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 11  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro