Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 35 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3
Autor Mensaje
 Asunto:
NotaPublicado: 24 Ago 2008 19:52 
Desconectado

Registrado: 22 Ago 2008 23:31
Mensajes: 45
:idea:


Última edición por Teresa el 16 Feb 2009 01:29, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 24 Ago 2008 20:03 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 16:10
Mensajes: 8035
Ubicación: MURCIA - ALICANTE
Y una española que sí estará bien considerada por los pòrtugueses, Luisa de Guzmán, la esposa de Juan IV. 8)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 24 Ago 2008 22:57 
Desconectado

Registrado: 22 Ago 2008 23:31
Mensajes: 45
-(b


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Isabel de Portugal, Reina de España, Emperatriz de Alema
NotaPublicado: 14 Abr 2013 13:22 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 03 Sep 2011 09:47
Mensajes: 9904
Sepulcro policromado de santa Isabel reina de Portugal enterrada en el monasterio de santa Clara de Coimbra

Imagen

_________________
La risa es un antidepresivo sin efectos secundarios


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Isabel de Portugal, Reina de España, Emperatriz de Alema
NotaPublicado: 06 Nov 2013 15:46 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 24 Mar 2010 15:18
Mensajes: 495
¡La Reina Isabel había muerto! La dulce amada de Carlos V, Regente de España en su ausencia, emperatriz,la única nacida en Portugal por hallarse con él desposado, con sólo 36 años y ejemplo de reina, de esposa y de madre, había fallecido: en Toledo, y cuando tanto el emperador como el príncipe Felipe II se hallaban en Madrid. Un dolor sordo dejó exhausto a Carlos V, que apenas si era capaz de pronunciar palabra. Un dolor laceró el corazón de sus súbditos y de todo el pueblo, pues todos amaban con ternura a esta infanta de Portugal, considerada unánimemente como una de las mujeres más bellas de su tiempo. Trece años, desde el 1526 al 1539 había vivido doña Isabel en España como Emperatriz y Reina consorte. Dieciséis ciudades se habían disputado durante este tiempo el albergarla entre sus muros y ser sede de su Casa y Corte.

El triste deceso fue el día 1 de mayo al mediodía, y después de las honras fúnebres, las de una Reina, se puso en marcha por orden del Emperador la comitiva que iba a acompañar sus restos mortales hasta Granada, para ser depositados en la Capilla Real, al pie del sepulcro de la Reina Católica, su egregia abuela. El Emperador, desolado no iría a seguir esta procesión. No iba a escandalizar al cielo y a la tierra con su dolor como había hecho su madre Juana de Castilla, siguiendo, enloquecida, el cadáver de su marido durante un año. Carlos V se refugió en el Monasterio Jerónimo de la Sisla, aislándose en él durante más de un mes.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Isabel de Portugal, Reina de España, Emperatriz de Alema
NotaPublicado: 06 Nov 2013 15:50 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 24 Mar 2010 15:18
Mensajes: 495
Quien sí estaba presente era don Francisco de Borja, Duque de Gandía y Marqués de Lombay, que tuvo que descubrir y reconocer el cadáver de su Reina. Después de tantos días de viaje por la estepa castellana y Andalucía, casi en verano, y como consecuencia, seguro, del tipo de enfermedad padecida, el cuerpo se debía hallar en un avanzado estado de descomposición. Francisco de Borja quedó conmocionado: la belleza y dulzuras de su Señora y Dama, ¿en qué se habían convertido? en una masa infecta de hedor y de ponzoña. Él debía estar ya preparado psicológicamente en sus meditaciones con lo que iba a encontrar, pero desearía quizás contemplar, una vez más, una última vez la imagen corpórea de sus devociones y cortesías… y estaba obligado a ello, pues ésta era una de sus misiones ante el Emperador: certificar que se entregaban a sepultura, en la Capilla Real de Granada, los restos mortales de la Reina.

Y aun así, quedó vivamente impresionado, hasta el punto de jurar abandonar el mundo y su vanagloria para entregarse del todo a Dios, si sobrevivía a su esposa. No poco tuvo que ver en esta decisión, además del escenario y la pujanza de su propia alma, el discurso fúnebre que pronunció el beato Juan de Ávila, uno de los oradores sagrados más elocuentes de la historia de España. Así, el caballero renunciaba al mundo, con esta máxima que convertiría en lema de vida: “no servir a señor que se me pueda morir”. Y el celo que aplicó en servir a su Rey, sería dedicado ahora en servir a Dios, Rey de Reyes. Después de la muerte de su esposa, en 1546, que acabó de desligarlo del mundo, entró en la Compañía de Jesús, en la que llegó a ser superior general, distinguiéndose, ante todo, por su profunda humildad, dando un gran impulso a las misiones. Murió en Roma el 1 de octubre de 1572 y fue canonizado en 1671, celebrándose su fiesta el 3 de Octubre.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Isabel de Portugal, Reina de España, Emperatriz de Alema
NotaPublicado: 06 Nov 2013 15:50 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 24 Mar 2010 15:18
Mensajes: 495
El Romanticismo literario va a inspirarse en esta escena histórica, tan emotiva, para recrear los sucesos. Varios autores atribuyen a Francisco de Borja un amor platónico a la Reina Isabel de Portugal, lo que da mayor crudeza al reconocimiento del cadáver. El Duque de Rivas, Ramón de Campoamor y Pedro Antonio de Alarcón rehacen la historia que converge en tan sugestiva escena. La historia se convierte en mito, nimbado de los bellísimos colores que le otorga su carga emocional.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Isabel de Portugal, Reina de España, Emperatriz de Alema
NotaPublicado: 06 Nov 2013 15:55 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 24 Mar 2010 15:18
Mensajes: 495
es una lastima que no hayan muchos retratos de la Emperatriz como dice minnie,pero la obra de Tiziano nos place a mucho para conocer la extrema belleza de esta reina y emperatriz.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Isabel de Portugal, Reina de España, Emperatriz de Alema
NotaPublicado: 06 Nov 2013 16:02 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 24 Mar 2010 15:18
Mensajes: 495
Es ella, es Isabel de Portugal, una dulce brisa del reino lusitano en los jardines del alma de España, a quien el mismo Emperador educó en el arte de gobernar y confió la Regencia de estas tierras y pueblos, más fieros que los suyos y de horizontes más dilatados. La infanta de Portugal, hija de Manuel el Afortunado[16], el monarca más rico de la Cristiandad de aquel siglo. Una joya en la corona de la misma historia de España, con su dulzura, prudencia y voluntad de hierro.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Isabel de Portugal, Reina de España, Emperatriz de Alema
NotaPublicado: 06 Nov 2013 16:09 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 24 Mar 2010 15:18
Mensajes: 495
para retomar un poco el tema recordaran que la reina y emperatriz Isabel era descendiente de los reyes catolicos a traves de su hija la Infanta Maria de Aragón y Castilla, Reina de Portugal nacida hacia el año 1485 un 15 de Diciembre y muerta en Lisboa en 1517. Maria era la cuarta hija de los reyes catolicos Fernando e Isabel.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Isabel de Portugal, Reina de España, Emperatriz de Alema
NotaPublicado: 06 Nov 2013 16:10 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 24 Mar 2010 15:18
Mensajes: 495
A partir de 1487, la política matrimonial de los Reyes Católicos estaba configurada conforme a una serie de alianzas dinásticas que serían definitivas: la primogénita, Isabel, sería reina de Portugal, mientras que los infantes Juan y Juana casarían con príncipes de la casa de Borgoña y la infanta Catalina lo haría con el heredero al trono inglés. Quedaba, sin embargo, María, a la que los Reyes Católicos reservaron como baza dinástica por si fallaba alguna de las alianzas matrimoniales pactadas para sus hijos mayores. Durante cierto tiempo se pensó, con escasa convicción, en casarla con algún príncipe napolitano, a fin de afianzar la política aragonesa en Italia.

En 1491 murió sin descendencia el infante Alfonso, heredero del trono portugués y marido de la infanta Isabel, primogénita de los Reyes Católicos. Tras enviudar, Isabel regresó a Castilla, decidida a ingresar en un convento y a arrancar a sus padres la promesa de no volver a casarla contra su voluntad. Cuatro años después falleció el rey Juan II de Portugal y subió al trono Manuel I, a quien, de inmediato, Isabel la Católica ofreció como esposa a su hija María, que por entonces contaba trece años de edad. Pero el portugués exigió el cumplimiento del Tratado de Alcaçovas, que había establecido el matrimonio entre el heredero del trono lusitano y la primogénita de los Reyes Católicos, Isabel, de veintiséis años.

Ésta tenía una sólida posición en la corte portuguesa por su anterior matrimonio y, pese a sus reticencias a volver a casarse, aceptó finalmente la boda, quizá llevada por la posibilidad de promover la reforma religiosa en el reino vecino. El matrimonio se celebró en 1497 y, en agosto del año siguiente, nació el infante Miguel, quien habría de reunir en el futuro las coronas de Portugal, Castilla y Aragón, debido a la prematura muerte del infante don Juan, único hijo varón de los Reyes Católicos. El nacimiento de Miguel supuso un enorme alivio para los Reyes Católicos, al tiempo que un duro golpe, pues el parto costó la vida a la infanta Isabel. Ello significó el debilitamiento de la alianza con Portugal e hizo necesario el establecimiento de un nuevo acuerdo que perpetuara el vínculo dinástico entre ambas coronas.

Un año después de la muerte de su hermana mayor, María se convirtió en objeto de las negociaciones matrimoniales entre Manuel I y el embajador de Castilla, Álvaro de Portugal. Apenas hubo lugar, en realidad, a negociaciones, pues el monarca portugués deseaba reforzar sus lazos con Aragón y Castilla, reinos de los que su hijo Miguel estaba llamado a convertirse en rey. El 22 de abril de 1500, Manuel otorgó poderes a su embajador, Ruy de Sande, para que diera conformidad al acuerdo matrimonial, cuyas capitulaciones eran extremadamente ventajosas para él: los Reyes Católicos dotaron a María con doscientas mil doblas de oro -descontando las diez mil que la infanta llevaría en joyas- y unas rentas anuales de 4.500.000 de maravedíes castellanos en las villas de Sevilla, Fregenal, Aracena, Cazalla y Constantina. Además, se comprometieron a gestionar y pagar las dispensas pontificias que requería el matrimonio, y a enviar a María a Portugal cuando Manuel I lo pidiera. El mayor de los hijos nacidos de esta unión gozaría del rango de segundo infante de Castilla. Por su parte, Manuel I ofreció a María la cesión de las rentas señoriales de las villas de Viseu y Torres Vedras y aceptó que viviera en Portugal rodeada por una corte de cincuenta y dos españoles. Asimismo, se comprometió a derribar mezquitas y a prohibir el culto islámico en su reino, para satisfacer el celo religioso de sus suegros.

El acuerdo matrimonial se firmó en Sevilla el 20 de mayo de 1500, pero María permaneció todavía en Castilla, debido a su corta edad y a la espera de que las dispensas papales dieran legitimidad al compromiso. Sin embargo, la muerte del pequeño infante Miguel aumentó la urgencia de los Reyes Católicos, quienes veían desmoronarse rápidamente el edificio dinástico que habían levantado tan concienzudamente. A través de sus embajadores, ejercieron fuertes presiones en Roma y Lisboa para acelerar la boda de María y Manuel I. La dispensa fue finalmente otorgada en agosto de 1500 y, el día 24 de ese mismo mes, tuvo lugar en Granada, donde se encontraba la infanta, el matrimonio por palabras de presente, que fue confirmado por los Reyes Católicos el 10 de septiembre. María se convirtió de esta forma en reina de Portugal y en la última esperanza de los Reyes Católicos de unir su herencia a la del reino vecino. La infanta abandonó Granada el 23 de septiembre y, después de permanecer una semana junto a sus padres en Santa Fe, salió hacia Portugal acompañada por un fastuoso séquito, que presidía el arzobispo de Sevilla, Diego Hurtado de Mendoza. Cruzó la frontera por Fregenal y Moura el 20 de octubre, y arribó poco después a Alcaçer do Sal, donde la esperaba Manuel I. Allí tuvieron lugar las bodas diez días después. En noviembre, María entraba en Lisboa como reina de Portugal.

La infanta castellana ejerció escasa influencia política sobre el reino, pero dio a su marido y a sus padres una numerosa descendencia, que, andando el tiempo, culminaría el sueño acariciado por los Reyes Católicos de ver reunidas las tres coronas peninsulares en una sola cabeza. Su hijo mayor, Juan, nacido en 1502, heredaría el trono a la muerte de su padre; su hija mayor, Isabel de Portugal, nacida en 1503, casaría en 1526 con el emperador Carlos V, también nieto de los Reyes Católicos, y sería la madre de Felipe II, quien accedería finalmente al trono portugués al reclamar sus derechos por vía materna; Enrique, nacido en 1512, fue cardenal y arzobispo de Braga, Évora y Lisboa, y en 1578 subió al trono portugués a la muerte del rey don Sebastián; Beatriz casó con el duque de Saboya; finalmente, Alfonso fue obispo de Évora, Guarda y Viseu, arzobispo de Lisboa y cardenal. María murió en Lisboa en 1517, a la temprana edad de treinta y cinco años, debido a los quebrantos que sus continuos embarazos causaron en su salud.


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 35 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro