Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 159 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11 ... 14  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Re: Muret 1213
NotaPublicado: 20 Ene 2015 18:47 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13546
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
Imagen

Caballero aragonés representado a principios del siglo XIII en la Porta dels Fillols de la catedral vieja de Lérida. Lleva cota de malla, un casco semicircular muy popular en los reinos hispanos, lanza en mano y un escudo en "U" tan de moda en nuestro territorio que se terminó por llamar escudo español.

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Muret 1213
NotaPublicado: 20 Ene 2015 20:01 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13546
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
Un mes después, diciembre de 1212, Pedro recibe las nuevas acerca de la "buena acogida" del papa a sus ideas y se dispone a viajar a Tolosa, entrando en la capital los primeros días de enero de 1213. La rapidez de su viaje y la disposición a cruzar los Pirineos en lo más crudo del invierno demuestran que el rey estaba decidido a resolver el conflicto de una vez por todas.

Por supuesto cuando digo el rey viajó, quiero decir que toda la corte viajó, desde su primo Nuño Sánchez, señor del Rosellón, a su hermano Fernando, abad de Montearagón, pasando por varios obispos, el mayordomo real Miguel de Luesia, el alférez real García Romeu, una caterva de nobles de todo el reino (por alguna razón todas las madres catalanas de la época sólo sabían elegir entre tres nombres para sus hijos: Guillem, Pere o Raimon… y me hacen la vida imposible para distinguirlos; :evil: las madres aragonesas eran más aventureras a la hora de elegir nombre para sus retoños, a Dios gracias) y una caterva de notarios y escribanos de la cancillería.

Toda esa gente había acompañado al rey en las Navas de forma que la entrada de tanto cruzado victorioso en la excomulgada Tolosa causó profunda impresión en la población. Mientras, los dirigentes eclesiásticos de la Cruzada se reunieron en concilio en Lavaur obligados por el papa a negociar. “Obligados” es la palabra clave porque ganas de concordia no le pusieron ninguna, empezando por Arnau Amalric que estaba en medio del fregao por puro interés (ambicionaba el título de duque de Narbona que poseían los condes tolosanos para juntarlo con el de obispo del mismo lugar)

Lavaur es un pueblo encantador a tiro de piedra de Toulouse y conserva la huella arqueológica de su muralla medieval

Imagen

El rey les presentó las mismas propuestas que al papa, y como hemos dicho se ajustaban perfectamente a Derecho, sin embargo la respuesta de los prelados también entraba dentro de la legalidad: la cruzada había sido proclamada de acuerdo a las leyes de la Iglesia; el rey de Aragón era un poder terrenal sin derecho a inmiscuirse; el papa no les había dado orden expresa de aceptar el acuerdo, sólo de “hablarlo”; se negaban a absolver a Raimon VI y se negaban a aceptar la palabra del rey de Aragón como garantía de los acuerdos de paz, además de advertirle que ponerse de parte de los excomulgados podía convertirle a él mismo en uno :shock:

El caso es que todos tienen parte de razón pero ninguno quiere ceder. El asunto principal, que si la herejía estaba acabada es lo de menos. El rey quiere ampliar la órbita aragonesa en el sur de Francia, Simón quiere una Tolosa que está al alcance de su mano y Arnau quiere su ducado. Una vez más que os quede claro, aquí no se trata de religión.

Pedro se da cuenta de que se ha precipitado llegando antes de que el papa se decidiera a enviar un emisario aceptando a las claras su propuesta y trata de firmar un cese de hostilidades con Simón para ganar tiempo. Montfort no va a ceder tampoco, por supuesto, así que Pedro da un siguiente paso: proclama que Tolosa, Montauban y todas las tierras invadidas o amenazadas por los cruzados están bajo su protección. Tenéis que entender que Pedro está siguiendo todas las normas legales de la época (primero se dirige al papa, luego busca acuerdo, ahora declara protección), el rey siempre se ajusta al Derecho y da todos y cada uno de los pasos previos antes de la declaración formal de guerra. Sus movimientos diplomáticos son perfectos e irreprochables, empieza de buenas y termina de malas. En ese sentido quienes fallan son los cruzados, que llegaron de malas y siguen en ello.

Arnau por supuesto se lo toma a la tremenda y declara que si el rey se empeña en proteger herejes la cosa iba a tener graves consecuencias para su alma inmortal. En este punto no sé deciros si estaba cegado de ambición, si creía que su colega Simón podía con todo, si no se había enterado de que el rey de Aragón era el nuevo mejor amigo del papa o si sería capaz de amedrentar a un monarca que hasta entonces les había parecido debilucho por lo muy prudente que se mostraba. En todo caso si se atrevió a tensar la cuerda es porque a nadie, nunca, jamás, se le había ocurrido pensar que el rey Pedro el Católico aceptaría el órdago. Y Pedro lo aceptó porque sabía que este día llegaría, porque a pesar de haber seguido todos los pasos que la diplomacia requería estaba más que dispuesto a un choque armado, porque pese a respetar la legalidad jurídica sabía que la realidad político-militar occitana podía desembocar en batalla y porque en cuestiones de política no era tan irreflexivo e inmaduro como la historia lo ha pintado. Bueno y porque se lo tenía muy creído desde el episodio de las Navas y pensaba que tenía a Dios de su parte :XD:

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Muret 1213
NotaPublicado: 08 Feb 2015 18:38 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13546
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
La intransigencia del Concilio de Lavaur ante el plan de paz aragonés fue un error de cálculo. Arnau tenía frente a él a un monarca victorioso en el campo de batalla, razón por la cual era admirado, y que estaba dispuesto a llegar a un acuerdo. Entenderse con él habría sido lo mejor y sólo después de ver que el rey aceptaba el órdago se dio cuenta del peligro. Pero en vez de admitir su equivocación nuestro prelado se comportó como haría cualquier hidalgo español del siglo XVI: nunca un caballero desenvaina y pide disculpas, aunque se equivoque. Lo que se viene en llamar Sostenella y no enmendalla.

Sabiendo que detrás de la postura de fuerza del aragonés estaban sus maniobras diplomáticas en la corte pontificia en ese mismo lugar centró todos sus esfuerzos, poniendo en marcha una gran contraofensiva diplomática y propagandística para lograr que el papa renunciase a sus acuerdos con el rey y apoyase de nuevo la cruzada. El desfile de arzobispos en diversas delegaciones fue interminable y la voz de todos ellos unánime: sí, la cruzada podía presumir de algunos éxitos; no, no podían parar porque aún no se había castigado al conde de Tolosa, de quien decían tenía tratos con Inglaterra, Alemania e incluso Marruecos con tal de arruinar la cristiandad, como cómplice de los herejes que era.

Mientras tanto Pedro el Católico permanecía en Tolosa donde la población suplicaba su protección y amparo como vasallos que eran. Más que eso, se comprometían a entregar el control efectivo del territorio. Occitania dejaría de ser un lugar que reconocía la hegemonía de la Corona de Aragón para pasar a formar parte realmente de esa misma corona. El 27 de enero de 1213, las principales fuerzas políticas del sur de Francia juraron fidelidad al rey en un pleito homenaje multitudinario encabezado por los condes de Tolosa, Foix, Bigorra y Comminges acompañados de sus herederos y hombres de armas. Son los llamados Juramentos de Tolosa cuya finalidad era demostrar al Papa que la paz era posible, puesto que el monarca ahora controlaba efectivamente el terreno, y despejaba las dudas de herejía que pendían sobre algunos de ellos, puesto que se estaban poniendo directamente a las órdenes de un campeón de la cristiandad de probada lealtad a Roma.

Claro que eso era en la superficie, en el fondo lo que había pasado es que una parte sustancial del reino de Francia había pasado a manos de la Corona de Aragón, lo que planteaba algunos problemas políticos, sobre todo al monarca galo, que se moría de rabia. Verdaderamente los reyes franceses poco se habían preocupado de este rincón, ocupados como estaban en sus peleas con los ingleses, pero ahora la población tiene un monarca que está presente y actúa como una fuerza viva y que se integra en su misma cultura, costumbres y valores. Los occitanos tenían ahora un rey al que resultaba fácil, cómodo y agradable entregarse como vasallo. Por desgracia, esa Gran Corona de Aragón Transpirenaica no tendrá ningún futuro, peor eso ellos aún no lo saben.

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Muret 1213
NotaPublicado: 23 Feb 2015 23:02 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13546
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
Al final, hacia principios de enero llega la noticia que Pedro esperaba y los cruzados temían: Roma otorga el visto bueno al plan de paz aragonés y suspende la Cruzada Albigense. Inocencio III era tajante. A Arnau se le hacía ver que los objetivos de la cruzada estaban más que conseguidos y se le reprochaban los abusos cometidos contra la población, a Simón se le recordaba la “legalidad feudal” por la que debía acatar la autoridad del rey de Aragón. Además el papa ordenaba que devolviese a los señores de Foix, Comminges y Bearn sus tierras, ya que éstas habían sido arrebatadas a sus vasallos mientras el monarca hispano se jugaba la vida contra los almohades.

En resumen, Inocencio III daba crédito a los argumentos de Pedro el Católico y ordenaba la puesta en marcha de su plan de paz. Como ya hemos dicho, las razones para confiar en su criterio eran muchas: el rey era su vasallo directo, le conocía personalmente y el prestigio alcanzado tras la batalla de las Navas estaba en su apogeo. Su propuesta de paz era perfectamente lógica y viable y daba solución a un conflicto cuyo resultado empezaba a provocar cierta vergüenza en los cristianos más moderados. Por otro lado, la única persona que salía más o menos perjudicada, el rey de Francia, estaba ocupada en un momento de tensión en la eterna guerra Capeto-Plantagenet. En cambio, a la autoridad pontificia, una posible hegemonía de la Corona de Aragón en el sur de Francia no le suponía ninguna amenaza. Al contrario, siendo como era Pedro su vasallo directo, le debía al papa una lealtad y obediencia especial.

Así que aquí tenemos al Pedro, que ha pasado a la historia como un simpático inútil, planeando un juego político de altos vuelos: forzar en beneficio propio la situación límite a la que había sido conducida la nobleza occitanana para extender su autoridad feudal a las tierras de Tolosa. De haberlo conseguido, ahora le recordaríamos como un animal político excepcional…

A principios de febrero el rey de Aragón recibe el homenaje de varios señores occitanos y toma el control militar efectivo de la ciudad de Tolosa eligiendo un gobernador para ella sin contar con la opinión del propio conde. Existen varios documentos de concesión de privilegios donde queda claro que Pedro actúa como dueño y señor de estas tierras y que Raimundo poco pintaba ya. Se trata de un “rey que reina” en una Gran Corona de Aragón a ambos lados de los Pirineos. Pedro está feliz como unas castañuelas…

Todo lo contrario que los señores cruzados a quienes las cartas del papa sentaron como una patada en los higadillos. Se muestran estupefactos de que el pontífice sea capaz de poner las tierras de los herejes bajo la autoridad de un hombre pérfido que obviamente es su cómplice. Evidentemente, algunos de los prelados implicados estaban verdaderamente convencidos de que la herejía no se había erradicado totalmente, y de hecho a la vista de los acontecimientos tenían bastante razón, pero no podemos pasar por alto que, por debajo de la sinceridad y de la preocupación por la fe católica de esta gente, existían intereses más oscuros: con la intervención del rey de Aragón, los dirigentes cruzados perdían toda opción de obtener beneficios materiales directos. Arnau Almaric y Simón de Montfort se niegan a aceptar las directrices de Inocencio III y aquí llegamos al principal problema de todo este asunto: esta cruzada se ha ido de las manos del papado y hace mucho que no la controla.

Así que se dedicaron a hacer llegar a Inocencio embajadas y cartas cada vez más catastrofistas para hacerle creer que la situación no es tan de color rosa como la pinta Pedro (que no lo era, pero tampoco tan negra como ellos pretendían, caray :XD: ) Simón por su parte es más descarado y directamente sigue combatiendo a aquellos que él sigue considerando enemigos de Dios. Esta negativa a aceptar el cese de las hostilidades da luz verde a una acción militar contra los cruzados, el empleo de la fuerza está amparado por la legalidad desde que Simón ofreció su homenaje a Pedro a principios de 1211 y ahora actúa como si no fuesen con él los deseos de su señor natural, además de pasarse la decisión del papado por el forro de la cota de malla. Y por esta razón la cruzada deja de ser cruzada para convertirse en un problema interno de Aragón: un vasallo del monarca se niega a obedecer a su señor y dejar de atacar y usurpar tierras a otros vasallos del mismo monarca. Pedro está perfectamente legitimado para acabar con Montfort y muchos estudiosos consideran que éste es el punto al que el rey de Aragón planeaba llegar desde el principio. Con lo que no podía ser tan tonto e inmaduro como nos han hecho creer hasta ahora :eyes:

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Muret 1213
NotaPublicado: 23 Feb 2015 23:28 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13546
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
Pedro el Católico buscó abiertamente el enfrentamiento militar con la Cruzada mediante la fórmula ritual típica del mundo caballeresco: las cartas de desafío. Desafiar a alguien era retirarle la fe y la amistad, y ser libre por tanto de agredir su persona y de dañar sus bienes. Estas cartas de desafío se hacían llegar al enemigo a través de un sirviente o se podían fijar en una plaza pública, para que todos los habitantes pudieran seguir los debates, conocer las acusaciones y disfrutar con las réplicas, si las había. Pedro le recuerda a Simón sus derechos como señor y le ordenaba presentarse ante su persona y someterse a su autoridad y a la de Roma. En cambio Simón, por mediación de uno de sus caballeros, se declara desligado del vasallaje y dispuesto a defenderse de él como se defendía de los otros enemigos de la Iglesia, puesto que el monarca ha protegido a barones excomulgados.

Ya no hay marcha atrás. Simón de Montfort ha desatado la ira regia y el conflicto cada vez está más alejado de la herejía y se centra en la realidad política. El rey decide, pese a que en la Edad Media no sea lo usual, jugarlo todo a una batalla campal, un Juicio de Dios. O quizá lo ha decidido hace mucho tiempo y ha preparado el camino para llegar a este punto: un desafío, un reto público, un choque concertado en un momento preciso y según ciertas normas y reglas. Pedro pretende revivir una vez más la gloria alcanzada en las Navas.

A Simón de Montfort la idea tampoco le parece mal. A principios de marzo de 1213 contaba con un buen ejército y controlaba una buena parte del territorio. Los prelados trabajaban a destajo para hacer cambiar de idea al papa. Y lo que es mejor, en Francia se ha llegado a uno de esos momentos relajados en las tensiones entre Capetos y Platagenets y el monarca galo vuelve sus ojos al sur de su reino, pensando seriamente si enviar refuerzos. Después de todo, su tradicional soberanía feudal sobre Occitania está siendo amenazada por los Juramentos de Tolosa. Y una vez más el conflicto cambia de dimensión, ya no es una Cruzada, ni es un problema interno de Aragón con uno de sus vasallos: ahora estamos a las puertas de un conflicto internacional.

Imagen

Coronación de Felipe Augusto de Francia

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Muret 1213
NotaPublicado: 08 Mar 2015 20:03 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13546
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
El rey de Aragón era consciente de que la extensión de su soberanía sobre un vasallo directo del rey de Francia podía generar una respuesta peligrosa de aquel y por eso envía una embajada a París con copias de las bulas papales y los Juramentos de Tolosa, documentos que legitimaban su autoridad en la zona. Por nada del mundo quería Pedro que el monarca francés le diese apoyo logístico a Simón. Por desgracia sus embajadores llegaron tarde, para entonces Luis, delfín de Francia, había tomado la cruz con la intención de unirse a la campaña cruzada del verano en medio de un clima de exaltación religiosa que invadió toda la corte.

Las maniobras diplomáticas de Pedro el Católico fueron un gran fracaso pero aun así pudo salvar el trasero cuando Felipe Augusto, una vez más, pasó olímpicamente del sur de su reino para irse a pelear contra los ingleses. Inocencio III había excomulgado a Juan sin Tierra en 1209, lo que hacía legal cualquier invasión de la isla, y el monarca francés quería hacer valer los derechos de su nuera Blanca, hija de Leonor Plantagenet, para hacer coronar a su hijo rey de Inglaterra.

Imagen

Blanca con su hijo, el futuro San Luis

La realidad es que la corona francesa aún no es el gran poder de Europa, como lo será en la segunda mitad del siglo XIII (gracias precisamente a Blanca :cool: ), y es incapaz de sostener una guerra a gran escala en dos frentes a la vez. Felipe Augusto siempre interpuso su contencioso tradicional contra los Plantagenet a cualquier iniciativa en el sur del reino. Y Pedro lo sabía, por lo que podía estar razonablemente seguro de poder neutralizar la reacción del rey franco por la vía diplomática y política antes que por la militar. Una vez más, el supuestamente “imprudente” monarca de Aragón sabía bastante bien lo que se traía entre manos.

Así pues, una vez intercambiadas las Cartas de Desafío, no queda sino prepararnos para la guerra. Pedro regresa a la Península y pone en marcha su máquina militar, unos preparativos que dieron mucho que hablar puesto que los juglares y trovadores se dedicaron a cantar sus alabanzas por todas partes, publicidad que tenía como objetivo impresionar a los cruzados. En la Edad Media ya existía la guerra psicológica :XD:

Y es que el monarca de Aragón se volcó en esta empresa con todo lo que tenía: solicitó préstamos, hipotecó bienes personales, vendió privilegios y recaudó impuestos con furor. La cosa llegó a tal punto que, en agosto, el arzobispo de Tarragona tuvo que suplicar al rey que por Dios no se le ocurriese hipotecar toda la ciudad de Huesca :shock: Evidentemente, después de la derrota, la dilapidación del patrimonio regio les pareció a todos una nueva muestra de la loca cabeza de Pedro pero pensad ¿qué no habrían dicho de Alfonso VIII si hubiese perdido en las Navas? En aquel momento, el rey de Aragón era un hombre carismático, enérgico, audaz, seguro de sí mismo y de que Dios estaba de su lado y recaudaba dinero para una campaña que tenía grandes posibilidades de éxito. La verdad es que a ninguno de los que después se quejaron del dispendio económico que supuso Muret, se le ocurrió negar ni una moneda a su señor en aquel momento de euforia y optimismo. Claro que para el pobre Jaime I, debió suponer un chasco entrar en Monzón en 1214 y descubrir que toda su tierra estaba empeñada y que por muy rey que fuera no tenía ni para comer. Es lo que tiene heredar reinos... y deudas :-D

Así las cosas, Pedro pudo reunir un ejército que superaba con bastante al de los cruzados, pese a que después del esfuerzo de las Navas no muchos estaban en condiciones de lanzarse a otra campaña, pero de entusiasmo y buena disposición iban sobrados. De ningún modo fue un ejército reclutado con prisas y medios escasos.

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Muret 1213
NotaPublicado: 08 Mar 2015 22:55 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 10 Ago 2009 16:24
Mensajes: 1959
Ubicación: Madrid
(like) (like) (like)

Bravo Iselen!! Gracias por el esfuerzo de traernos esta historia.

Yo me quedo :shock:... Lo de Muret fue bastante gordo en el sentido negativo. ¿Es posible que sus consecuencias marcaran, para mal, la existencia de la propia Corona de Aragón? Se jugó el todo por el todo el bueno de Pedro.

_________________
Verdad y razón nunca envejecen.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Muret 1213
NotaPublicado: 08 Mar 2015 23:38 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13546
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
Desde luego toda la influencia de Aragón en el sur de Francia quedó seriamente dañada. Nosotros solemos pensar en la Corona de Aragón como "de los Pirineos hacia abajo" pero hay que tener en cuenta que las montañas nunca fueron frontera, no son más que un accidente geográfico a cruzar, como el Duero o Despeñaperros. Pero el territorio a ambos lados era Aragón y la gente no lo distinguía como distinto. Después de Muret el Aragón del norte se perdió.

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Muret 1213
NotaPublicado: 12 Mar 2015 00:11 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13546
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
Y en esas estamos cuando… todo se va al traste. A mediados de mayo de 1213, el papa Inocencio III vivía en la duda absoluta: ¿es la situación de herejía tan alarmante como le cuentan los portavoces del clero occitano? ¿puede el rey de Aragón controlar de verdad el territorio? ¿me están engañando ambas partes tratando de arrimar el ascua a su sardina? ¿en quién confiar? Al final, ante el peligro que una herejía suponía para la unidad de la Iglesia, se inclinó por revocar la orden de detener la Cruzada que había dado en enero. El 21 de mayo Pedro se entera de que sus amigos siguen excomulgados y que tiene prohibido, so pena de excomunión, prestarles cualquier tipo de asistencia o ayuda. El papa sí concede un periodo de tregua para que los arrepentidos sean absueltos… claro que quienes tienen que decidir si los nobles estaban o no sinceramente arrepentidos son el arzobispo de Narbona y el obispo de Tolosa, que les tienen unas ganas que se mueren. Por ello el pontífice acepta enviar un nuevo legado para sustituir al belicoso Arnau Almaric, alguien justo y de confianza, que llegaría un día de estos, ya veremos, sin prisa… :XD:

Así que al final la solución acepta parte de ambos planes, pero no contenta a ninguna facción. Se supone que el nuevo legado romano tendría la última palabra sobre si relanzar o no la Cruzada. Y francamente, el elegido, el cardenal Pietro di Benevento, fue un ejemplo de moderación y objetividad… que llegó a la zona en 1214. Tarde, muy tarde :thumbdown:

En mi opinión, este giro del papa hacia la solución eclesiástica fue debido a la pérdida de confianza en el monarca aragonés. Pedro había llegado como el defensor de la cristiandad, el elegido de Dios en las Navas, pero las simpatías y el afecto de Inocencio disminuyeron al ser testigo de las turbias maniobras del aragonés para librarse de su esposa María de Montpellier, que acudió a Roma y se postró a los pies del papa para defender no sus derechos, sino los de su hijo Jaime. El papa llegó a conocer bien a María, una mujer de gran piedad, que murió el 20 de abril de 1213, en el momento más duro de esta batalla diplomática a la que asistimos, en olor de santidad y supuestamente envenenada por su reciente viudo :shock:

María fue probablemente una de las nobles peor tratadas por la vida en esa época. Víctima de las ambiciones de su entorno, de su padre, de su madrastra, de sus maridos, de los propios habitantes de su señorío, etc. El el tríptico de marfíl de la Cartuja de Valldemossa se conmemoran sus bodas con Pedro el Católico

Imagen

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Muret 1213
NotaPublicado: 12 Mar 2015 17:50 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 10 Ago 2009 16:24
Mensajes: 1959
Ubicación: Madrid
(like) Interesante perfil el de María de Montpellier.

_________________
Verdad y razón nunca envejecen.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Muret 1213
NotaPublicado: 14 Mar 2015 20:53 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13546
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
La historia de María es verdaderamente triste y siempre estuvo marcada por las circunstancias de su nacimiento. Su padre, Guillermo VIII de Montpellier, se casó con Eudoxia Comnena, sobrina del emperador bizantino Manuel I Comneno

Imagen

Desde el punto de vista de las políticas matrimoniales, lo de Guillermo VIII fue un braguetazo de los gordos, o así parecía en principio, por lo que no le importó firmar en los acuerdos matrimoniales que el primer bebé nacido de esa unión heredaría Montpellier, y al fin y al cabo había un 50% de posibilidades de que fuese un varón. Guillermo se sentía afortunado, apostó... y perdió. En una fecha indeterminada entre 1180-1182 nació María.

En principio para Guillermo

Imagen

la cosa no pintaba tan mal, su heredera era una mujer, cierto, pero aún podía casarla bien, o tener más hijos varones y esperar a que se muriese el tío de su mujer para pasarse las disposiciones testamentarias por el forro de la túnica. Mientras tanto Montpellier florecía, famosa por sus artesanos y su puerto comercial, era una de las ciudades más prósperas del Mediterráneo. Era célebre también por los estudios de medicina y derecho que podías cursar allí y por ser acogedora, tolerante, abierta a todo tipo de gentes, ideas e influencias y por la calidad de los trovadores de la corte. Un paraíso provenzal.

Pero en algún momento el juego de alianzas cambió, Bizancio quedaba muy lejos y Guillermo necesitaba apoyos más cerca. No se sabe por qué, probablemente porque el tiempo pasaba y sentía cada vez más la necesidad de tener un heredero varón, pero repudió a Eudoxia y ella se instaló como monja benedictina en el monasterio de Aniane hasta su muerte en 1203.

En 1187 Guillermo se casa con Inés o Agnes de Castilla, de quien dicen las crónicas que era sobrina de la reina Sancha de Aragón (una nieta de Alfonso VII por tanto). De esta unión nacieron varias niñas y dos varones, el mayor de ellos es el ansiado heredero Guillermo IX. El problema es que el señor de Montpellier es oficialmente bígamo y el papa le excomulga y declara nulo el segundo matrimonio con lo que este chico y sus hermanos pasan a ser bastardos y María sigue siendo la heredera legítima.

Es su herencia lo que pesa como una losa sobre la vida de esta chica y por su culpa debió casarse tres veces:

Con Barral, vizconde de Marsella, se casa a los 12 años en 1194 y con una dote de 100 marcos de plata, que era la repera, pero pronto se queda viuda.

Su padre y su madrastra la casan, obligada, en 1197 con Bernardo IV, conde Cominges, a cambio de firmar un acta donde renunciaba a sus derechos al señorío de Montpellier en favor de su hermanastro, Guillermo IX, a cambio de una dote de 200 marcos de plata. Tiene dos hijas, Matilde y Petronila, antes de que el matrimonio sea anulado por el papa en 1201 porque el señor Bernardo era más que bígamo, tenía al menos dos esposas anteriores vivas y repudiadas por aquel entonces, además de ser parientes próximos con lo que la consanguinidad se presenta también como excusa. Como el matrimonio es nulo, el acta también lo es, y Maria sigue siendo heredera de Montpellier, cosa que su padre se niega a admitir, muere ese mismo año y le sucede su hijo Guillermo IX .

Es el 15 de julio de 1204 cuando María se casa con Pedro II de Aragón, por insistencia de éste, ya que le interesaba estratégicamente el puerto de la ciudad. María recurrió al Papa para exigir la soberanía de Montpellier alegando la ilegitimidad de su hermanastro. mientras que su marido Pedro II se hacía con la villa de Montpellier expulsando a Guillermo IX de la ciudad en 1204.

En 1205 nace su hija Sancha, que muere al año siguiente. Pero he aquí que el juego de alianzas volvió a cambiar y Pedro dejó de necesitar Montpellier, señorío que encima estaba hipotecado y rehipotecado, y quiso librarse de María. Es el momento del célebre episodio: Pedro se niega a acostarse con su esposa, Aragón necesita desesperadamente un heredero, los nobles y eclesiásticos engañan al rey colando a la reina en su cama disfrazada de prostituta y así es concebido el futuro Jaime I, nacido en febrero de 1208, a quien su padre odiaba a causa de todo este tejemaneje y por eso no se dignó a conocer al crío hasta que tuvo unos 2 años de edad.

Imagen

El caso es que María ya estaba harta de ser un peón en manos de todos a causa de Montpellier y decide tomar cartas en el asunto. Como no se fiaba de nadie personalmente lo que hace es confiar en las dos instituciones más importantes del momento, de forma que designa a los caballeros del Temple como guardianes de su hijo y nombra a Inocencio III como albacea de su testamento, no porque confíe en él sino porque se fiaba del papado como institución. Es por eso que ella estaba en Roma cuando murió ¿envenenada?, es por eso que el pontífice se enteró de las maniobras de Pedro II para casarse con María de Montferrato y es por eso que perdieron el buen rollo entre ellos.

Así que sí, la herencia de Maria la convirtió en una de las damas más desgraciadas del siglo XIII y en una mujer incapaz de fiarse de ningún hombre personalmente.

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Muret 1213
NotaPublicado: 18 Abr 2015 19:44 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13546
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
En fin, os decía que el conflicto entre el papado y Aragón está servido. Al rey no se le escapa que el papa está amparando una progresiva expansión de la nobleza francesa en tierras que pertenecen de siempre a la órbita de influencia de su Corona. Llegados a este punto, o se hace cómplice de la herejía o pierde sus intereses en Occitania. Elige lo primero, basándose en la fuerza de su recién adquirido ejército comparado con el escaso número de cruzados que integran el de los franceses, cuyo reclutamiento de tropas había quedado paralizado durante los cuatro meses que habían durado las discusiones diplomáticas. Además, el rey de Francia estaba demasiado ocupado en su ancestral pelea con los ingleses como para intervenir. El mismo Juan sin Tierra mantenía contactos secretos con Pedro, puesto que mantener sus dos frentes de conflicto abiertos a la vez contra el monarca galo, les beneficiaba a ambos.

La batalla de Muret se nos presenta como parte de un complicado escenario internacional que cambiaría el rumbo de la política de Europa en el siglo XIII. Pero no fue una imprudencia temeraria propia del carácter de Pedro tal y como se ha dicho hasta ahora, el monarca hizo un balance acertado de una situación que le era claramente favorable.

Quizá lo extraño sea su elección de resolver el conflicto directamente con una batalla campal, el jugársela todo a una no era desde luego una opción corriente por entonces. En realidad no tenía otro remedio. Pedro había defendido lo que él creía que era una causa justa ante la máxima autoridad de la cristiandad y, aunque al principio parecía favorable, al final la sentencia papal fue en su contra. Por encima del papa, sólo queda apelar al Juez Supremo. De esta manera Muret se convirtió en un “Juicio de Dios” (se supone que Dios da la victoria al que tiene razón) y francamente, después del triunfo de las Navas, pocos dudaban de que el rey de Aragón fuese el niño mimado del Señor :-D

Ante semejante órdago, Inocencio III prefirió desentenderse en cierto modo de la situación adoptando una actitud pasiva, si bien en sus cartas de la época se aprecia el deseo de que el conflicto se resolviese de una vez y en el trasfondo parece insinuarse que una victoria de Pedro no sería del todo mal acogida.

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 159 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11 ... 14  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro