Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 117 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 10  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto:
NotaPublicado: 29 Abr 2008 16:07 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 Abr 2008 21:34
Mensajes: 496
Yo el comentario lo he hecho desde la maldad de un caballero del siglo XXI, abstrayendome de si en esos años se llevaba o no, aunuqe me imagino que si se llevaría, porque mi abuela los ponía igual, aunque gracis a Dios ella no tenía semejante invitado . :wink:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 Abr 2008 20:01 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18377
elparaiso2008 escribió:
Hola, hola!!!
Muy buenos relatos, como siempre, los de Minnie. Pero yo me pregunto, entre tanto relatos de Hesse, Sch. Lippe, y compañía, qué tienen que ver en este sitio, supuestamente dedicado a la Familia Oldenburgo? y me estoy refiriendo a los duques de Oldenburgo, una de cuyas princesas es archiduquesa de Austria Lorena, y su hermana habría sido princesa de Francia.
Salvo que por elevación se refieran a la gran familia Oldenburgo, de la que descienden los Romanov, los Dinamarca y los Griegos. Me refiero al Gran Antepasado, Gorm el Viejo.


Tienes razón en darme un tirón de orejas, elparaíso :oops: :roll: :P
En realidad, este tema se ha salido por completo de cauce por mi culpa. La buena de Sabba sólo preguntaba acerca de la gran duquesa Helene, cuyas tiaras llaman tanto la atención. Y, claro, yo tuve que acordarme de las simpatías pro-nazis de todos sus allegados, jajajaja, de lo que se saltó a otras dinastías germánicas y...mira a dónde se ha llegado, lo único de lo que no se habla en el tema acerca de las joyas de los Oldenburg es precisamente de las joyas de los Oldenburg.

Me he ído off-topic por completo...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 Abr 2008 20:38 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 22:02
Mensajes: 27289
Ubicación: ESPAÑA
Bueno, a veces hay temas que surgen espontaneamente de otros y tampoco pasa nada... me pareció un buen sitio para seguir la trama nazi, de estas damas ya no tengo más tiaras que poner, ja ja...

Pero bueno, veo que alex ya lo ha solucionado...

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 Abr 2008 20:44 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 17:10
Mensajes: 8045
Ubicación: MURCIA - ALICANTE
¿Teneís alguna foto de la esposa del actual jefe de la casa de Oldemburgo?.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Los Royals y el Führer
NotaPublicado: 30 Abr 2008 20:44 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 13:28
Mensajes: 1906
The Nazi relative that the Royals disowned


By MICHAEL THORNTON - More by this author »
December 2007


Behind the Queen's diamond wedding is the extraordinary untold story of howher marriage was almost scuppered by Philip's links to one of Hitler's closest henchmen...

The scene was one of devastation and squalor.

At a prisoner-of-war camp in Germany, in the weeks following the death of Hitler and the fall of the Third Reich, a 60-year-old man, crippled by arthritis, stumbled painfully round a rubbish dump.


He scrabbled in the rotting refuse until he discovered an old tin can. Starving, he pulled up grass to add to the thin soup his American captors allowed him for sustenance.

No one looking at him would have believed that this forlorn figure had once been one of the richest and highest-ranking men in Britain, a royal duke, the grandson of Queen Victoria, a Knight of the Garter, and the first cousin of kings and emperors.


Charles Edward, Duke of Saxe-Coburg and Gotha Duke of Albany

Imagen

Against his own wishes, fate had exiled him to a land where he never chose to live and placed him on the losing side in two World Wars.

Now he was a prisoner, ostracised by his royal relations and branded a traitor to his country.

The tragic history of Prince Charles Edward, to be explored next week in a TV documentary, has a certain ironic relevance to the recent diamond wedding anniversary celebrations of the Queen and Duke of Edinburgh.

Sitting quietly in Westminster Abbey at the service of thanksgiving two weeks ago was a small group of former royal personages with names and faces hardly known to the British public.

Their presence was significant.

It testified to the fact that the marriage of Elizabeth and Philip, though a popular fairy tale in the glamour-starved years of post-war austerity and now regarded as a source of stability to Britain's monarchy, was by no means hailed with rejoicing in royal circles 60 years ago.


In fact, evidence that is still held off-limits in secret archives suggests that it almost never happened at all.

The little group of ex-royals to whom I have referred were described in the media as "Prince Philip's distant German relations".

Relations, yes. Distant, no.

They were Philip's nieces and nephews, the children of his sisters, all three of whom were excluded from receiving invitations to the royal wedding in 1947, owing to the fact that their husbands were German officers, in some cases with strong Nazi connections.

Philip's youngest sister, Princess Sophie of Hanover, had married Prince Christopher of Hesse-Cassel, who was an SS Colonel attached to Heinrich Himmler's personal staff and became head of the sinister Forschungsamt - a security service under Hermann Goering's command that carried out surveillance on anti-Nazis.

Prince Charles Edward with Hitler.


Imagen


Sophie and Christopher even named their eldest son Karl Adolf in Hitler's honour.

Christopher's brother, Prince Philip of Hesse-Cassel, had joined the National Socialist party in 1930, becoming the Nazi governor of Hesse in 1933, and later acted as the liaison between Hitler and Mussolini.

Our own Prince Philip, who Anglicised his name to Lieutenant Philip Mountbatten, really had the Germansounding family name of Schleswig-Holstein- Sonderburg-Glucksburg.

Although his marriage to the young Elizabeth was skilfully promoted and manipulated by Philip's uncle, Lord Mountbatten, and the Princess had been deeply infatuated with the tall, blond, Viking Prince for at least eight years, the match was bitterly opposed at the very highest levels.

Leading the opposition was Philip's future mother-in-law, Queen Elizabeth, afterwards the hugely popular Queen Mother.

One of her brothers, Captain Fergus Bowes-Lyon, had been killed at 26 fighting at the Battle of Loos in 1915. Queen Elizabeth had a dislike of Germans, and this had increased through the scenes of destruction she had witnessed during her visits to the blitzed areas of Britain.

Now, here was her daughter, who would one day be monarch, proposing to marry - only two years after the defeat of the Third Reich - a Prince of German blood, whose four sisters had all married Germans and whose brothers-in-law had fought for Hitler.

Queen Elizabeth, who was shrewd and had a highly developed sense of expediency, was aware that there was a new, post-war spirit of republicanism in the air.

She thought this marriage - to a man she referred to in private as "The Hun" - was dangerous, and that it risked reminding people that her husband's family was German in origin, descended from the Hanoverians, and that her own mother-in-law, Queen Mary, was a German Princess.

"Queen Elizabeth opposed the marriage," said her friend, the Dowager Lady Hardinge of Penshurst.

"She distrusted the Mountbattens, and felt that her daughter ought to marry a British duke. She lobbied against it, and said to me at the time: 'The trouble is that Philip is so impossibly attractive, and Lilibet (Princess Elizabeth) just cannot see beyond that.'"

In the end, with deep misgivings, the King and Queen gave their consent and the marriage went ahead.

But Philip's sisters and their husbands were excluded.

The only member of his German family to be invited was his mother, Princess Alice, and even she was requested to divest herself of the sombre grey nun's habit she had adopted after suffering a nervous breakdown when her bisexual husband, Prince Andrew of Greece, left her for a mistress in Monte Carlo.

But there was one royal figure whose scandalous life and career perhaps did more than anything else to unite the opposition to Philip's entry into the Royal Family.

This was his cousin, the British-born Prince Charles Edward.

At the time of Philip's marriage, Charlie was living in obscurity and utter disgrace, ostracised by all but one of his royal relations and reviled as a traitor to Britain.

The Channel 4 documentary traces the tragic tale of how this man, born into the British Royal Family, was forced against his will into accepting a German dukedom, found himself fighting for theKaiser in World War I, was deprived of all his British titles and branded a "traitor peer" - and then, even more tragically, assisted Hitler's rise to power and ended his days as a convicted Nazi.

His Royal Highness Prince Leopold Charles Edward, second Duke of Albany, Earl of Clarence and Baron Arklow, was born at Claremont House, Surrey, on July 19, 1884.

He was Queen Victoria's favourite grandson. King George V was his first cousin - as were Kaiser Wilhelm II of Germany, and Russia's last Czar, Nicholas II.

"He was a very happy little boy," says his granddaughter, Victoria Huntington-Whiteley.

But Charlie, as he was known in the family, had a tragic destiny in store for him.

When he was a carefree 14-year-old schoolboy at Eton, his mother, the widowed Duchess of Albany, wrote to him: "Don't forget work and duty over your pleasures. Don't be lazy and indolent.

"If my words read hard, understand that they come out of a full heart, full of love and anxiety, to help you become a good man, so that you bring no shame on Papa's name."

But while he was still only a boy, his grandmother, Queen Victoria, made a decision that was to ruin his life.

She decreed that Charlie should become Duke of Saxe-Coburg and Gotha, the German principality from which the Queen's husband Albert had come.

Charlie's granddaughter Victoria says: "He didn't know anything about Germany. He couldn't even speak the language. He didn't want to go".

But Queen Victoria insisted.

And so, at 16, Charles Edward was forced to leave his home and become Carl Eduard, Duke of Saxe-Coburg and Gotha, with 13 castles in Germany and Austria, hunting lodges, hotels, a power station, tens of thousands of hectares of rich arable farmland in Bavaria and a duchy with an income worth £17million in today's value.

He was enrolled at Germany's top military academy by the bombastic Kaiser, who then married off Charlie to his own niece, Victoria, by whom he had three sons and a daughter.

And when, in 1914, war was declared following the assassination of the heir to the Austro-Hungarian throne, the Archduke Franz Ferdinand, Charlie found himself in the nightmare situation of fighting for the Kaiser against the country of his birth.

In Britain, as the great monarchies of Europe - the Hapsburgs of Austria, the Romanovs of Russia, and finally the Hohenzollerns of Germany - tumbled from power, Charlie's first cousin, King George V, hastened to dump the German name of Saxe-Coburg-Gotha and adopted Windsor as the new title of Britain's royal dynasty. Charlie was left high and dry.

After the war ended in 1918, worse was to follow. George V removed all Charlie's British titles as well as the status of Royal Highness, and struck his name from the register of the Knights of the Garter. He was declared 'a traitor peer".

Germany was now a republic, and Charlie, believing that Communism was responsible, tragically allied himself with the extreme right-wing group led by a charismatic and ranting former army corporal - Adolf Hitler.

By 1933, when Hitler seized power as Chancellor of Germany, the Duke of Saxe-Coburg was among his most fervent supporters.

Charlie returned to Britain in 1936 to attend George V's funeral, but because he no longer had the right to wear a British uniform, he shockingly wore German military attire, complete with a stormtrooper's metal helmet.

As president of the newly-formed Anglo-German Fellowship, he tried to engineer personal dealings between his cousin, the new pro-German King Edward VIII, and Hitler.

When Edward's abdication only 11 months later scuppered that plan, Charlie again found himself out in the cold, treated with icy distance by the new King, George VI, and his dominant and strong-minded consort, Queen Elizabeth, who wanted no part of him.

Hitler made him president of the German Red Cross, in which he presided over the horrific programme of enforced euthanasia, in which some 100,000 mostly disabled people, including children, judged by the Nazis unworthy of life, were murdered. The extent of his involvement in this barbarism was never really established.

When war inevitably came in 1939, Charlie once again found himself on the wrong side.

His three sons were sent to fight for the Germans, and one of them, Prince Hubertus, was killed on the Eastern front.

As the Allies advanced, Hitler, before committing suicide in his crumbling Berlin bunker, sent a telegram to Charlie in Coburg, warning him not to fall into the hands of the Americans.

Yet that is precisely what happened.

In spite of being a cousin of King George VI, he was held in the harshest internment camps.

The one member of the British Royal Family who had always stood by him, his sister Princess Alice, Countess of Athlone, flew to Germany with her husband and was horrified to find him starving, "scavenging on a rubbish dump to find a tin to eat from".

Put on trial as a Nazi, Charlie pleaded not guilty.

He claimed he had acted honourably and did not know of any crimes by the regime. He was not believed.

Though he was exonerated of complicity in actual war crimes, he was judged to have been "an important Nazi".

His houses and estates were confiscated, and he was almost bankrupted by heavy fines. Only his failing health saved him from remaining in prison.

Now a penniless, convicted criminal, he was given a chauffeur's cottage in the stables of one of his estates.

"He thought it was wonderful," relates his granddaughter Victoria.

"He had everything he loved.

"He had his wife, he had pictures, he had his little dog. And it didn't matter how small, it could have been even one room, he would have been happy not to be in prison any more."

By this time, Charles Edward had cancer, he was crippled by arthritis and blind in one eye.

He was exiled for ever from Britain and would never be permitted to return to the land it was deemed he had betrayed.

Yet, even in his disgrace, he was unable to let go of his royal birthright.

In 1953 he made one last journey from his house to a cinema in Coburg, to watch a colour film of the Coronation of Queen Elizabeth II in Westminster Abbey.

His granddaughter Victoria says: "I think he would have cried, seeing all his relations, especially his sister, and he would have thought: 'So sad I can't be there with them. It could have been me sitting there, too.'

"And for him, I think that must have been the worst moment."

The man ordered to leave his homeland as a 16-year-old Eton schoolboy clung on to one last memento he had brought with him from England.

"He always slept in a particular bed, which came from Claremont House. He said it was his little bit of England, as he could never come to England again."

He died in that bed on March 6, 1954, at the age of 69.

Prince Charles Edward, sometime Duke of Albany, and later, at his grandmother Queen Victoria's insistence, Duke of Saxe-Coburg and Gotha, is never mentioned today in the British Royal Family.

He has been airbrushed from the history of the House of Windsor.

Yet his adored sister Princess Alice, Countess of Athlone, became one of Britain's best-loved royals, a game old lady who was the only member of the Queen's family to travel on public transport.

She made her final appearance on the balcony of Buckingham Palace in 1977, at the age of 94, for the Queen's Silver Jubilee, standing in almost the same place as she had as a child, 90 years earlier, for Queen Victoria's Golden Jubilee. She died in 1981.

Elizabeth II has made four State visits to Germany, but Coburg, where her disgraced cousin Charlie reigned as Duke, remains one town she has never entered



TRADUCCIÓN AL CASTELLANO ONLINE.


Detrás de la Reina de la boda de diamantes es la extraordinaria historia de indecibles howher matrimonio era casi scuppered de Felipe vínculos con uno de Hitler más cercanos secuaces ...
La escena fue uno de devastación y miseria.

En un prisionero de guerra en el campamento de Alemania, en las semanas que siguieron a la muerte de Hitler y la caída del Tercer Reich, de 60 años de edad, el hombre, paralizado por la artritis, tropecé con dolor alrededor de un bote de la basura.

Él scrabbled en la podredumbre se niegan hasta que descubrió una antigua lata de estaño. Hambre, césped levantado para añadir a la sopa fina de América su captores le permitió para el sustento.

Nadie busca a él hubiera creído que forlorn esta cifra había sido una vez uno de los más ricos y de más alto rango hombres en Gran Bretaña, duque real, el nieto de la reina Victoria, un Caballero de la Garter, y el primer primo de reyes y emperadores.

Desplácese hacia abajo para más ...


Ostracismo: Prince Charles Edwards, un duque alemán, se marca un «traidor pares» en Gran Bretaña

En contra de su propios deseos, el destino le había exiliado a una tierra donde nunca eligió para vivir y le colocó en el bando perdedor en dos guerras mundiales.
Ahora él era un prisionero, su ostracismo de las relaciones reales y marca un traidor a su país.

La trágica historia del príncipe Charles Edward, que se han de estudiar la semana próxima en un documental de televisión, tiene una cierta ironía importancia a la reciente boda de diamantes aniversario de la Reina y el Duque de Edimburgo.

Sentado tranquilamente en la Abadía de Westminster en el servicio de acción de gracias hace dos semanas fue un pequeño grupo de ex personajes reales con nombres y rostros poco conocida para el público británico.

Su presencia fue significativa.

Se demuestra el hecho de que el matrimonio de Isabel y Felipe, aunque un popular cuento de hadas en el glamour de años de hambre después de la guerra de austeridad y ahora considerado como una fuente de estabilidad para la monarquía de Gran Bretaña, no fue en modo alguno saludado con júbilo en el Real círculos de hace 60 años.

De hecho, es prueba de que aún fuera de los límites en los archivos secretos sugiere que casi nunca pasó a todos.

El pequeño grupo de ex-royals a los cuales me he referido se describen en los medios de comunicación como "Prince Philip's alemán relaciones distantes".

Relaciones, sí. Distante, no.

Eran Felipe sobrinas y sobrinos, los hijos de sus hermanas, las tres de los cuales fueron excluidos de recibir invitaciones a la Boda Real en 1947, debido al hecho de que sus maridos estaban alemán oficiales, en algunos casos con fuertes conexiones nazis.

Philip's hermana menor, la princesa Sofía de Hanover, se había casado con el príncipe Cristóbal de Hesse-Cassel, quien era un coronel adjunto SS Heinrich Himmler para personal del personal y se convirtió en jefe de la siniestra Forschungsamt - un servicio de seguridad en virtud de Hermann Goering del comando que llevó a cabo la vigilancia sobre la lucha contra - Nazis.
Desplácese hacia abajo para más ...

Charles Prince Edward con Hitler
Sophie y Christopher incluso el nombre de su hijo mayor, Karl Adolf Hitler en su honor.

El hermano de Christopher, Prince Philip de Hesse-Cassel, se ha incorporado al Partido Nacional Socialista en 1930, convirtiéndose en el gobernador nazi de Hesse en 1933, y más tarde actuó como enlace entre Hitler y Mussolini.

Nuestra propia Prince Philip, quien Anglicised su nombre al teniente Philip Mountbatten, realmente había Germansounding el apellido de Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glucksburg.

A pesar de su matrimonio con la joven Isabel fue hábilmente manipulado y promovido por Felipe tío, Lord Mountbatten, y la Princesa había sido profundamente infatuated con el alto, rubio, Viking Prince en los últimos ocho años, el partido se opone amargamente al más alto nivel .
Liderando la oposición era el futuro de Philip suegra, la Reina Isabel, después de la muy popular Reina Madre.

Uno de sus hermanos, el Capitán Fergus Bowes-Lyon, han sido asesinados en 26 combates en la Batalla de Loos en 1915. Reina Isabel tenía una aversión de los alemanes, y esto había aumentado a través de las escenas de destrucción que había presenciado durante sus visitas a las zonas blitzed de Gran Bretaña.

Ahora, aquí era su hija, que algún día monarca, proponiendo a casarse - sólo dos años después de la derrota del Tercer Reich - un príncipe de sangre alemán, cuyos cuatro hermanas habían casado alemanes y cuyos hermanos-en-ley lucharon por Hitler.

Reina Isabel, que era sagaz y tenía un sentido muy desarrollado de conveniencia, es consciente de que hay una nueva, después de la guerra espíritu del republicanismo en el aire.

A su juicio, este matrimonio - a un hombre al que se refiere a en privado como "El Hun" - era peligroso, y que recordando a las personas corren el riesgo de que su marido la familia era de origen alemán, descendientes de los Hanoverians, y que su propia madre-a - Derecho, Queen Mary, fue una princesa alemana.

"La Reina Isabel se opone el matrimonio", dijo su amigo, el Dowager Lady Hardinge de Penshurst.
"Ella Mountbattens la desconfianza, y consideró que su hija debe casarse con un duque británico. Ella presionó contra él, y me dijo en aquel momento:« El problema es que Felipe es tan imposible atractivo, y Lilibet (Princesa Elizabeth) no puede ver más allá de eso. "

Al fin y al cabo, con profundo recelo, el Rey y la Reina dio su consentimiento y el matrimonio siguió adelante.
Pero Felipe hermanas y sus maridos se han excluido.

El único miembro de su familia alemana a los que se invitará fue su madre, la princesa Alice, e incluso se le pidió a vender a sí misma de la sombre gris hábito de monja que había adoptado después de haber sufrido una depresión nerviosa cuando su marido bisexual, Prince Andrew de Grecia, a la izquierda de su amante en Monte Carlo.

Pero hay una cifra real cuya vida escandalosa y de la carrera tal vez hizo más que cualquier otra cosa para unir a la oposición a Felipe la entrada en la Familia Real.

Esta fue su primo, el de origen británico Charles Prince Edward.
En el momento de Philip del matrimonio, Charlie vivía en absoluta oscuridad y vergüenza, ostracismo por parte de todos, pero uno de sus relaciones reales y reviled como un traidor a Gran Bretaña.

El documental de Canal 4 trazas la trágica historia de cómo este hombre, nacido en la Familia Real británica, se vio obligado contra su voluntad en aceptar un ducado alemán, se encontró luchando por theKaiser en la Primera Guerra Mundial, fue privado de todos sus títulos británicos y de marca un "traidor pares" - y luego, aún más trágica, con la asistencia del ascenso de Hitler al poder y terminó sus días como un condenado nazi.

Su Alteza Real el Príncipe Leopold Charles Edward, segundo Duque de Albany, Earl de Clarence y Barón Arklow, nació en Claremont House, Surrey, a 19 de julio de 1884.

Fue la Reina Victoria's nieto favorito. Rey George V era su primo hermano - al igual que Kaiser Guillermo II de Alemania, y Rusia del último Zar, Nicholas II.
"Fue un muy feliz niño pequeño", dice su nieta, Victoria Huntington-Whiteley.

Pero Charlie, como era conocido en la familia, tuvo un trágico destino para almacenar en él.
Cuando él era un preocupaciones de 14 años de edad escolar en Eton, su madre, la viuda Duquesa de Albany, escribió para él: "No te olvides de trabajo y el deber por encima de su placer. No ser indolente y perezoso.
"Si mis palabras duro leer, entender que salir de un pleno corazón, lleno de amor y ansiedad, para ayudarle a convertirse en un buen hombre, de modo que usted no traer la vergüenza a nombre del Papa."

Pero mientras estaba todavía sólo un niño, su abuela, la reina Victoria, hizo una decisión que iba a arruinar su vida.
Se decretó que Charlie debe convertirse en duque de Sajonia-Coburgo y Gotha, el principado alemán de la Reina que el esposo de Albert había llegado.
Charlie's nieta Victoria dice: "Él no sabía nada acerca de Alemania. Podía ni siquiera hablan el idioma. Él no quería ir".
Sin embargo, insistió la Reina Victoria.
Y así, a los 16 años, Charles Edward se vio obligado a abandonar su hogar y convertirse en Carl Eduard, duque de Sajonia-Coburgo y Gotha, con 13 castillos en Alemania y Austria, la caza posadas, hoteles, una central eléctrica, decenas de miles de hectáreas de ricas tierras de cultivo arables en Baviera y un ducado con un ingreso por valor de £ 17million hoy en el valor.

Fue matriculado en Alemania la primera academia militar de la grandilocuente Kaiser, quien luego se casó fuera de Charlie a su propia sobrina, Victoria, por la que tuvo tres hijos y una hija.

Y cuando, en 1914, la guerra fue declarada a raíz del asesinato del heredero de la monarquía austro-húngaro trono, el archiduque Franz Ferdinand, Charlie se encontró en la situación de pesadilla que lucha por la Kaiser contra el país de su nacimiento.

En Gran Bretaña, como los grandes monarquías de Europa - los Habsburgo de Austria, los Romanovs de Rusia, y finalmente la Hohenzollerns de Alemania - caído del poder, Charlie's primo hermano, el rey George V, se apresuró a volcar el nombre alemán de Saxe-Coburg - Gotha y aprobó Windsor como el nuevo título de Gran Bretaña dinastía real. Charlie se dejó de alto y seco.

Después de la guerra terminó en 1918, lo que es peor fue a seguir. George V eliminado todas Charlie's British títulos, así como el estado de Su Alteza Real, y golpeó su nombre del registro de los Caballeros de la Garter. Fue declarado 'un traidor entre pares ".

Alemania es ahora una república, y Charlie, en la creencia de que el comunismo era responsable, trágicamente alió con la extrema derecha del grupo dirigido por un carismático y ranting antiguo ejército corporal - Adolf Hitler.

En 1933, cuando Hitler tomó el poder como Canciller de Alemania, el duque de Saxe-Coburg fue uno de sus más fervientes seguidores.
Charlie volvió a Gran Bretaña en 1936 para asistir a George V del funeral, sino más bien porque ya no tenía derecho a usar un uniforme británico, sorprendentemente, lució atuendo militar alemán, con un stormtrooper del casco de metal.

Como presidente de la recién formada anglo-alemán de becas, él trató de ingeniero relaciones personales entre su primo, el nuevo pro-alemán King Edward VIII, y Hitler.

Cuando Edward's abdicación sólo 11 meses después de que scuppered plan, Charlie encontró de nuevo en el frío, tratados con heladas distancia por el nuevo Rey, George VI, y su dominante y fuerte de mente consorte, la reina Isabel, que quería ninguna parte de él .

Hitler le hizo el presidente de la Cruz Roja Alemana, en que presidió el horrible programa de eutanasia forzada, en la que unas 100000 mayoría de las personas con discapacidad, incluidos los niños, a juzgar por los nazis indigno de la vida, fueron asesinados. La medida de su implicación en esta barbarie nunca fue realmente establecido.

Cuando llegó la guerra, inevitablemente, en 1939, Charlie, una vez más, se encontró en el lado equivocado.
Sus tres hijos fueron enviados a luchar por los alemanes, y uno de ellos, el Príncipe Hubertus, fue asesinado en el frente oriental.
Como los aliados avanzada, Hitler, antes de suicidarse en su búnker de Berlín desmoronando, envió un telegrama a Charlie en Coburg, no le aviso a caer en manos de los americanos.
Sin embargo, eso es precisamente lo que sucedió.

A pesar de ser un primo del rey George VI, que se celebró en la más duros campos de internamiento.

El uno de los miembros de la familia real británica que ha estado siempre por él, su hermana la princesa Alice, la condesa de Athlone, voló a Alemania con su esposo y se horrorizó al encontrar él muriendo de hambre, "la basura en un bote de la basura para encontrar una lata para comer de ".

Ponga a prueba como un nazi, Charlie se declaró inocente.
Afirmó que había actuado con honor y no sabía de ningún delito por el régimen. No se le creyó.

Aunque fue exonerado de complicidad en los crímenes de guerra real, se le juzgará que ha sido "un importante nazi".

Sus casas y propiedades fueron confiscadas, y fue casi bancarrota de fuertes multas. Sólo su salud no le salvó de que siguen en prisión.
Ahora uno sin dinero, los condenados penales, se le dio un chófer de la cabaña en las cuadras de una de sus fincas.
"Él pensó que era maravilloso", relata su nieta Victoria.
"Tenía todo lo que amaba.
"Él tenía su esposa, había fotos, había poco su perro. Y no importa que tan pequeño, podría haber sido incluso una habitación, habría sido feliz de no estar en la cárcel más."

En esa época, Charles Edward tenía cáncer, fue paralizado por la artritis y ciego en un ojo.

Fue exiliado para siempre de Gran Bretaña y nunca se permitirá regresar a la tierra se consideró que había traicionado.
Sin embargo, aun en su desgracia, fue incapaz de deshacerse de su patrimonio real.
En 1953 hizo un último viaje desde su casa a un cine en Coburg, a ver una película en color de la Coronación de la Reina Elizabeth II en la Abadía de Westminster.

Su nieta Victoria dice: "Yo creo que habría llorado, viendo todas sus relaciones, especialmente su hermana, y él habría pensado:« Por lo tanto, triste, no puedo estar allí con ellos. Podría haber sido yo sentado allí, también. '
"Y para él, creo que debe haber sido el peor momento".
El hombre ordenó a abandonar su patria como un muchacho de 16 años de edad, Eton escolar se aferraban a un último recuerdo que había traído con él de Inglaterra.

"Él siempre dormía en una cama, que vinieron de Claremont House. Dijo que era su poco de Inglaterra, como él nunca podría llegar a Inglaterra de nuevo."

Murió en la cama que el 6 de marzo de 1954, a la edad de 69.
Charles Prince Edward, en algún momento duque de Albany, y más tarde, a su abuela la reina Victoria la insistencia, duque de Sajonia-Coburgo y Gotha, nunca es mencionado hoy en la Familia Real británica.

Ha sido airbrushed de la historia de la Casa de Windsor.
Sin embargo, su adorada hermana, la princesa Alice, la condesa de Athlone, se convirtió en uno de Gran Bretaña más queridos royals, un juego anciana que fue el único miembro de la Reina de la familia para viajar en transporte público.

Ella hizo su última aparición en el balcón del Palacio de Buckingham en 1977, a la edad de 94, por la Queen's Silver Jubilee, de pie casi en el mismo lugar que ella había como un niño, 90 años antes, por la Reina Victoria's Golden Jubilee. Murió en 1981.

Elizabeth II ha realizado cuatro visitas de Estado a Alemania, pero Coburg, donde su primo Charlie desgraciados reinó como Duke, sigue siendo una ciudad que nunca ha entrado.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 30 Abr 2008 20:53 
Desconectado
Site Admin

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 689
Minnie

Imagen

Esta foto fue tomada en Coburgo, con ocasión de la boda de la hija de Carl Edouard y su esposa Victoria, la princesa Sybilla, con el príncipe Gustav de Suecia. La imagen resulta francamente onimosa, con esa cruz gamada que restalla ante la vista de quien la contempla. Da una impresión clara de hasta qué punto los duques de Saxe Coburg transformaron el enlace de Sybilla con Gustav en una exaltación del nazismo.

Uno de los episodios más chocantes fue precisamente ese ardor pro-nazi de Carl Edouard. Su padre, el príncipe Leopold, duque de Albany, muerto antes de que él naciese, había sido un príncipe de mentalidad claramente liberal. En una ocasión, molesto porque la reina Victoria, su madre, tardó más en concederle un título ducal a él -el hijo hemofílico y quizá epiléptico- que al resto de sus hermanos, llegó a amenazar con meterse en política y presentarse a unas elecciones; cuando alguien le preguntó, con cierta ironía, cuál sería el partido al que escogiese para emprender semejante aventura hacia el parlamento, él, con no menos ironía, replicó que la extrema izquierda republicana. No pasaba de ser un sarcasmo que reflejaba cuán dolido se sentía el príncipe por la actitud renuente de su madre hacia él, por supuesto; pero da a entender la mentalidad abierta de Leopold. En cuanto a Helen, la viuda de Leopold, educó a sus hijos Alice y Carl Edouard desde una óptica liberal y progresista. Se siguió en cierto modo el esquema que la hermana de Helen, Emma, reina viuda y regente de Holanda, observó con su única hija, Wilhelmina.

Cuando Carl Edouard fue designado para heredar el ducado de Coburgo, Helen pronunció una frase reveladora: había intentado siempre hacer de su hijo un buen inglés, ahora de pronto tenía que transformarle en un buen alemán. Pero, en todo caso, nada hacía presagiar lo que traería consigo la repentina "inmersión teutónica" de Carl Edouard. Se le envió a una estricta escuela militar muy "a la prusiana", dónde se desempeñó estupendamente. El káiser, que apreciaba a ese primo, le casó con una sobrina de la kaiserina Dona. Todo parecía encarrilado para que representase su papel de príncipe alemán sin destacarse nunca demasiado, ni para lo bueno, ni para lo malo. La Primera Guerra Mundial y sobre todo la postguerra, con la derrota clamorosa padecida por las potencias centroeuropeas, el colapso de las monarquías tanto en territorio alemán como en el vecino imperio austríaco, la instauración de la república de Weimar, el miedo a que surgiese un movimiento revolucionario rojo siguiendo la pauta bolchevique rusa...en fín, todo eso se combinó para que muchos royals estuvieran dispuestos a aplaudir la aparición en escena de un caudillo que apelaba a "la pura esencia germánica", el valor germánico, el coraje germánico, el derecho germánico a resurgir de entre las cenizas, etc, etc, etc. Lo tremendo era que en el paquete íban otros aspectos ideológicos francamente siniestros...como las teorías acerca de la superioridad aria, la necesidad de una limpieza racial o de librarse de los "defectuosos" mediante programas eugenésicos.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 30 Abr 2008 21:07 
Desconectado
Site Admin

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 689
alexander

Principe heredero Josias de Waldeck und Pyrmont (1895-1967) casado con la Duquesa Altburg of Oldenburg (1903-2001)



Imagen

[img]Árbol%20genealógico%20del%20Príncipe%20Josias.[/img]

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 30 Abr 2008 21:07 
Desconectado
Site Admin

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 689
Minnie

En Francia aún se acuerdan de Josias. Fue el .... , bueno, mejor me ahorraré epítetos, que decidió introducir rehenes franceses en todos los trenes que se dirigían hacia territorio alemán para "disuadir" a la resistencia de llevar a cabo sabotajes ferroviarios. Más tarde, Josias, en su calidad de Obergruppenführer, "mangoneó" a su gusto un amplio territorio que incluía la castigada ciudad de Weimar y, no menos significativo, el campo de Buchenwald.

La reina Wilhelmina de Holanda rompió todas sus relaciones con su familia materna Waldeck-Pyrmont porque no resistía la vergüenza de tener a Josías como primo hermano. Supongo que también le daría no poco bochorno Altburg, la esposa de Josías, otra nazi convencida.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 30 Abr 2008 21:08 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 22:02
Mensajes: 27289
Ubicación: ESPAÑA
Yo os leo encantada porque realmente poco tengo que aportar, quizá alguna pregunta SEGURO que me viene, ja ja...

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 30 Abr 2008 21:09 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 22:02
Mensajes: 27289
Ubicación: ESPAÑA
En Francia más vale que se callen un poquito...

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 30 Abr 2008 21:10 
Desconectado
Site Admin

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 689
legris

¿Murió ejecutado como los jerarcas nazis?.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 30 Abr 2008 21:10 
Desconectado
Site Admin

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 689
legris

En Francia mucha gente fue colaboracionista con los nazis o miró hacia otro lado. Los miembros de la resistencia fueron mayoritariamente, al principio, monárquicos como el Principe Murat, el Principe Luis Napoleón y algunos nobles más, también ayudaron y protegieron miembros del clero,no sólo católicos sino también protestantes.al entrar la Unión Sovietica en guerra con Hitler por la invasión de Rusia también se añadieron los comunistas. LOs demás, ver, oir y callar.
Un principe que se movió para ayudar a los judios fue el segundo hijo de la infanta Eulalia que vivía en Francia. Tuvo una dignida que otros no tuvieron.


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 117 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 10  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro