Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 59 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto:
NotaPublicado: 08 Nov 2008 13:12 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 18377
En octubre de 1851, un escándalo originado en San Petersburgo reverberó en media Europa. Salvado "por la campana" de tener que casarse con la gran duquesa Ekaterina Mikhailovna, que, finalmente, había contraído nupcias en el mes de febrero de ese año con el duque Georg August de Mecklenburg-Strelitz, Alexander había avanzado rápidamente en su idilio con Julia.

Su cuñado, Alexander, había intentado evitar que las cosas se le escapasen de las manos. Los dos Alexander sostenían una relación de profunda amistad y complicidad. El Alexander destinado a convertirse en emperador no siempre era un marido fiel: de hecho, cada embarazo de su esposa Marie, que inhabilitaba a ésta para atenderle en el plano sexual, suponía que él se enredase con alguna dama de corte. Alexander de Hesse amaba mucho a su hermana Marie, a la que trataba de confortar y alegrar; pero comprendía, asimismo, que su cuñado zarevitch era un hombre en la plenitud de su virilidad, por lo que no podía asumir tantos ni tan largos períodos de abstinencia. En reciprocidad con el talante conciliador de Alexander de Hesse, el zarevitch Alexander intentó manejar con amistosa diplomacia un necesario alejamiento de su cuñado respecto a la chica von Hauke. A Alexander de Hesse se le envió a Inglaterra por un tiempo, considerando que la distancia fomentaría el olvido. Julia se quedó profundamente consternada y preocupada en San Petersburgo, aunque, muchacha inteligente, disimuló como mejor pudo sus sentimientos.

Pero cuando Alexander de Hesse retornó a San Petersburgo, Julia estaba ya dispuesta a jugarse el todo por el todo. Reanudada la intimidad entre ambos, la joven condesa enseguida se encontró embarazada. Evidentemente, no perdió tiempo en poner al corriente a su amante. No obstante, Alexander tardó en decidirse a "cumplir honorablemente", pese a que se da por supuesto que amaba a Julia. Como es lógico, él sabía que si se fugaba con la condesa von Hauke, estaba tirando por la borda una brillante posición en la corte rusa dónde su hermana llegaría a ser la zarina.

Para Julia, esos meses fueron angustiosos. Los trajes de época, con los corsés y los miriñaques, favorecían la ocultación de su incipiente embarazo, pero, al iniciarse el quinto mes de gestación, quedó claro que no podría seguir manteniendo su figura de siempre. Julia expuso el hecho a Alexander con aparente tranquilidad, aunque es de suponer que los nervios estarían a flor de piel. Finalmente, Alexander echó a un lado sus dudas y vacilaciones. Ese mes de octubre, abandonó San Petersburgo, y Rusia, con Julia von Hauke.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 08 Nov 2008 13:18 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:02
Mensajes: 27211
Ubicación: ESPAÑA
Se parece horrores a Liko, por la parte que nos toca (wink)

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 08 Nov 2008 13:27 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 18377
sabbatical escribió:
Se parece horrores a Liko, por la parte que nos toca (wink)


Seguramente por eso Liko siempre fue su hijo preferido ;)

Resulta curioso...¿verdad?...pensar que esa joven polaca plebeya se convertiría en antepasada directa de media realeza europea de hoy en día. Yo recuerdo que, cuando don Juan de Borbón se explayaba acerca de que los príncipes tienen que casarse con verdaderas princesas, siempre se me venía a la mente SU bisabuela Julia. Es como si nadie quisiese pensar que la sangre plebeya ya había entrado en la estirpe real española...a partir de Julia ;)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 08 Nov 2008 13:46 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 18377
El hecho de que Julia estaba embarazadísima cuando Alexander y ella abandonaron Rusia para dirigirse a Breslau, entonces en Prusia, dónde se casaron el 28 de octubre de 1851, ha sido, durante décadas, uno de "los secretos mejor guardados de los Battenberg". Esa avanzada preñez de la entonces condesa von Hauke implica que su hija mayor, Marie, fue concebida FUERA del matrimonio, aunque, sin duda, la posterior boda de sus padres la legitimaba. Los Battenberg nunca quisieron reconocerlo...y, de hecho, "fabricaron" una partida de nacimiento falsa para Marie, que fechaba su nacimiento cinco meses después de que se hubiese producido, situando su llegada al mundo en Suiza en vez de en Estrasburgo, que es dónde, realmente, había parido a su primogénita Julia. Los Archivos de Hesse confirmaron la verdadera historia en torno al nacimiento de Marie de Battenberg al historiador Anthony Lambton, autor de la magnífica obra The Mountbattens...EN EL AÑO 1989.

Antes de ayer, como quien dice...

Esto, de por sí, revela el profundo orgullo de los Battenberg. Cuando Alexander y su embarazada Julia concluyeron su ceremonia nupcial en Breslau, lo cierto es que no sabían hacia dónde tirar. Al final, tiraron hacia Darmstadt, la capital de Hesse.

Allí reinaba el hermano mayor de Alexander, el gran duque Louis III, casado con la princesa Mathilde de Baviera. La pareja no tenía hijos, de modo que el presunto sucesor era el siguiente hermano, el príncipe Karl de Hesse, casado con la princesa Elisabeth de Prusia. En Hesse estaban muy orgullosos de que una hermana de Louis y Karl, Marie, se hubiese convertido en la gran duquesa María Alexandrovna de Rusia, y también les había complacido el destacado papel que jugaba Alexander, gracias a su estrecho parentesco con Marie, en la corte de los Romanov. Ahora, la llegada de Alexander con Julia von Hauke a Darmstadt suponía un muy mal trago para el gran duque Louis III. Algo tenía que hacer, evidentemente, porque se encontró con un fait accompli, un matrimonio celebrado con la contrayente ya en avanzado estado de gestación. Louis tomó una decisión: reconoció el enlace sobre la base de que era desigual, lo que excluía a los hijos por nacer de la pareja de la sucesión en Hesse sobre el Rhin. A cambio, Julia recibiría el tratamiento de cortesía de gräfin (condesa) von Battenberg, que se extendería a sus retoños.

Dado el embarazo de Julia, que no se quería hacer público de ninguna manera, Alexander y su flamante condesa de Battenberg pasaron casi un año confinados en el norte de Hesse. No podían permitirse que se descubriese que su hijo Louis había nacido nueve meses antes de la fecha que harían constar en la famosa partida de nacimiento emitida en Suiza.


Última edición por Minnie el 08 Nov 2008 13:56, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 08 Nov 2008 13:52 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:02
Mensajes: 27211
Ubicación: ESPAÑA
Minnie escribió:
sabbatical escribió:
Se parece horrores a Liko, por la parte que nos toca (wink)


Seguramente por eso Liko siempre fue su hijo preferido ;)

Resulta curioso...¿verdad?...pensar que esa joven polaca plebeya se convertiría en antepasada directa de media realeza europea de hoy en día. Yo recuerdo que, cuando don Juan de Borbón se explayaba acerca de que los príncipes tienen que casarse con verdaderas princesas, siempre se me venía a la mente SU bisabuela Julia. Es como si nadie quisiese pensar que la sangre plebeya ya había entrado en la estirpe real española...a partir de Julia ;)


Jajaja buena observación... (wink), la venganza de Julia podríamos decir... es haber fundado una de las dinastías con mas linaje de la Europa de la primera mitad siglo XX, llegando nada menos que al Rey de España y tachánnnn... el Rey de Inglaterra (wink) en la segunda mitad (Bueno, seremos condescencientes con Carlos que aún no es Rey...)

Tengo que acordarme más y más a menudo de éste detalle plebeyo...

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 08 Nov 2008 13:55 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 18377
Esa época no resulto fácil ni para Alexander ni para Julia. Consciente de su privilegiada amistad con su cuñado Alexander y de su amorosa vinculación con su hermana Marie, probablemente Alexander de Hesse había juzgado que, pasado el primer momento de sofocón y enojo en la corte rusa, se les permitiría regresar a San Petersburgo. Pero, poco a poco, se impuso la dura realidad: en San Petersburgo NO HABÍA UN LUGAR para Alexander con Julia. Las cosas se habían torcido irremisiblemente...y nunca se enderazarían del todo.

Alexander podía quedarse en Hesse...pero allí no existía ninguna posibilidad de desarrollar una prestigiosa carrera militar. La única salida que podía haber para el atolladero en el que se había metido con su boda estribaba en suscitar la simpatía del emperador de Austria, Franz Joseph. El duque Louis III hizo las necesarias gestiones en ese sentido, porque su conciencia le obligaba a buscar una situación decorosa para su hermano menor y la esposa morganática de éste. Al final, Franz Joseph se mostró de acuerdo en promover el ingreso de Alexander de Hesse en el ejército imperial con un rango equivalente al que había detentado el príncipe en la armada rusa. Alexander y Julia, con su pequeña Marie, se trasladaron a Viena.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 08 Nov 2008 14:49 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 18377
Enseguida se le confió a Alexander un regimiento acantonado en Graz, ciudad en la que nació su hijo Louis en 1854. Para entonces, el estallido de la Guerra de Crimea, que enemistó a Rusia con Austria porque éste imperio no se posicionó a su favor, causó quebraderos de cabeza a Alexander, que servía al emperador austríaco siendo hermano de la emperatriz rusa. Al poco tiempo, Franz Joseph encontró un mejor destino para Alexander: le mandó a las provincias del norte de la península italiana que controlaba Austria, el Lombardo-Véneto. Alexander marchó a Verona, la ciudad de Romeo y Julieta, con su mujer e hijos. Julia, que tenía consigo a Marie Caroline y a Louis, tendría a su tercer retoño, Alexander, llamado en familia Sandro, hallándose en Verona.

Imagen
Alexander y Julia.

No cabe más que admirar la fortaleza de carácter que manifestó Julia en esa época en que la realeza europea la trataba con franco desprecio. En el invierno de 1856-57, se produjo la célebre visita a Lombardo-Véneto del emperador Franz Joseph y su emperatriz Elisabeth, a la cual Alexander de Hesse había descrito como "una criatura deliciosa" basándose en la apariencia de ésta. Franz Joseph y Elisabeth, en su estancia de varios meses en esos territorios hostiles y levantiscos, en la cual les acompañó su hijita mayor, las pasaron, por decirlo a la patallana, canutas. Milán y Venecia les hicieron objeto de un recibimiento absolutamente glacial. Sólo les vitoreaban los soldados austríacos acantonados en la región y los familiares de éstos; los italianos permanecían distantes y fríos, guardando un ominoso silencio. Hubo sonadas humillaciones para los emperadores: las principales familias de la aristocracia no asistieron, según lo previsto, a una representación operística de gala en Milán, dejando los palcos desoladoramente vacíos; en Venecia, ante un evento musical de las mismas características, se obligó a los invitados a confirmar que llenarían sus palcos, por lo que éstos, indignados, los llenaron...enviando a sus criados.

Ante semejante panorama, era previsible que los emperadores agradeciesen, con franca simpatía, las muestras de adhesión de sus leales súbditos. Alexander de Hesse, que acudió raudo de Verona a Venezia para cumplimentarles, encontró una amable acogida. Eso le hizo hacerse ilusiones respecto a la actitud que mostrarían los emperadores en su prevista visita a Verona, dónde estaba Julia. Pero las ilusiones de Alexander chocaron con la realidad. Ya en Verona, se indicó claramente que Julia sólo sería admitida en aquellas cenas a las que asistiese con su esposo príncipe. Ella, por sí sola, no tendría acceso a los aposentos imperiales, a diferencia de otras damas de impecable linaje. En uno de aquellos "diners", se produjeron una serie de escenas que reflejan lo maltratada que se veía Julia en los entornos palaciegos. Al recibir a los invitados, la emperatriz Elisabeth se limitó a dedicarle una frase insustancial, mientras el emperador le preguntaba, con cierta frialdad, si había acudido a la revista militar por la mañana. Concluídos los postres, todos se dirigieron al salón de baile, en dónde las damas formaron fila para que pudiesen hacer el cercle los emperadores. Julia estaba la primera de la fila, pero, aún así, Franz Joseph "se la saltó" deliberadamente, para, a cambio, departir amistosamente con la siguiente dama, la condesa Orti.

Para Julia aquello representaba una amargura, pero incluso Alexander estaba que echaba chispas. La realeza europea mantenía el trato caluroso hacia él, un príncipe de sangre, pero reservaba toda la mala bilis para su esposa morganática, que, entre tanto, trataba de representar un papel con más entusiasmo que muchas auténticas descendientes de las grandes dinastías...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 08 Nov 2008 14:57 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 18377
La situación de Julia no había mejorado ni siquiera cuando su cuñado Louis III la elevó desde la condición de condesa de Battenberg al rango de princesa de Battenberg, con tratamiento de Alteza Serenísima. Ése era el rango, por otra parte, de sus hijos. A Marie Caroline, Louis y Sandro, se le añadieron Henry, apodado Liko, nacido en Milán en 1858, y, finalmente, Franz Joseph, abreviado en Franzjos, nacido en Padua en 1861.

Julia estaba muy orgullosa de sus hijos. Resultó que Marie Caroline, la única fémina, era una muchachita bastante linda y de afectuoso carácter, en tanto que los cuatro varones -Louis, Sandro, Liko y Franzjos- mostraron al crecer excelente presencia. Cada uno de los chicos podía lucir con buen palmito cualquier uniforme, mientras se barajaban las opciones matrimoniales más ventajosas. Aunque, todo hay que decirlo, ni siquiera Julia pudo atreverse a soñar con las excelentes bodas que acabarían haciendo tres de sus cuatro chicos.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 08 Nov 2008 15:08 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 18377
LA HIJA DE JULIA:

Marie Caroline en una foto de su adolescencia...

Imagen

y la misma Marie Caroline ya en el apogeo de su juventud...

Imagen

Marie Battenberg, que dejó relativamente poca biografía a la que hincarle el diente en los foros, fue una de esas mujeres que parecen pasar de puntillas por la historia y de la que lo mejor que puede decirse es que nadie tuvo nada malo que decir de ella. Con diecinueve años, se casó con Gustav von Erbach-Schönberg, que tenía por esa época treinta y un años de edad. Se establecieron en el castillo de Schönberg, dónde nacerían sus cuatro hijos: Alexander, Maximilian, Victor y Elisabeth, a la cual apodaban "Edda".

La experiencia más triste en la vida de Marie la constituyó el hecho de que su hijo Maxi naciese afectado de un fortísimo retraso mental. Según parece, el parto resultó extremadamente complicado y largo, de forma que, en algún momento, el bebé, que se resistía a salir, no recibió oxígeno y sufrió daño cerebral irreversible. Maxi se encontró ante una vida triste y corta: murió a los catorce años. Pero es probable que Marie considerase esa muerte una bendición para el chiquillo, que se había librado así de una vida de absoluta dependencia respecto a su entorno. Le quedaron Alexander, Victor y Edda para consolarse por la pérdida de Maxi.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 08 Nov 2008 15:18 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 18377
LOS HIJOS DE JULIA:

* Louis de Battenberg

Imagen

Relación previa al matrimonio conocida con Lillie Langtry, ex amante del príncipe de Gales Bertie. Esa relación condujo al nacimiento de una hija ilegítima, Jeanne Marie.
Matrimonio con la princesa Victoria de Hesse sobre el Rhin, hija mayor de Louis IV y su esposa Alice de Inglaterra. Ese matrimonio condujo al nacimiento de dos hijas, Alice y Louise, así como dos hijos, Georgie y Louis, apodado Dickie.

Imagen
Louis con su esposa, Victoria, y sus dos hijos mayores, Alice y George.

Imagen
Cuatro nietos para Julia: Alice, Louise, George y Dickie.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 08 Nov 2008 15:25 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 18377
* Alexander "Sandro" de Battenberg

Casado morganáticamente con Johanna Loisinger.

Imagen

Imagen

Una foto de Johanna:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 09 Nov 2008 11:18 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:02
Mensajes: 27211
Ubicación: ESPAÑA
¿Qué pasó hoy con Los Battenberg...?? ¿No sigue....? :roll:

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 59 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro