Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 259 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 ... 22  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Re: Enrique V y la batalla de Agincourt
NotaPublicado: 19 Oct 2011 23:25 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 22:02
Mensajes: 27971
Ubicación: ESPAÑA
Bueno, quedamos en que históricamente, a nivel de odios, celos y recelos, el mundo se lo repartían ingleses, franceses y españoles :biggrin:

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Enrique V y la batalla de Agincourt
NotaPublicado: 20 Oct 2011 14:53 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13902
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
Pues sí, la antipatía es mutua ;)

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Enrique V y la batalla de Agincourt
NotaPublicado: 20 Oct 2011 15:33 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13902
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
Antes de finalizar el año llega a Londres un grupo de embajadores de los Armagnac, con el arzobispo de Bourges y el condestable de Francia a la cabeza, que se muestran más conciliadores. La tregua se amplia un año hasta el 2 de febrero de 1415, además los ingleses se comprometen a que sus aliados se vean sometidos también a ella, osea que los borgoñones no vayan por su cuenta a meterse con los franceses. Enrique está dispuesto a hacer estas concesiones menores porque mientras esté la cosa tranquila en el extranjero él se ocupa de solucionar los problemas internos y de recaudar dinero para la campaña. Además se acuerda la posibilidad de un matrimonio entre el rey inglés y Catalina, hija de Carlos VI, de 11 años, aunque estas negociaciones van a un ritmo lento.

Imagen

La novia, Catalina de Valois, hija menor de Carlos VI


En realidad lo que Enrique pretende es que su buena disposición serene a los Armagnac y les de un falso sentido de seguridad. Por otro lado los borgoñones estaban consternados ante el "buen rollo" entre ingleses y franceses, así que Juan sin Miedo sube sus apuestas: ofrece a una de sus hijas en matrimonio, tropas ofensivas y defensivas para conquistar los territorios del conde de Armagnac, Charles de Albret y en conde de Angulema, además de ayuda en una campaña conjunta para apropiarse de las tierras de los duques de Orleans, Anjou, Borbón y de los condes de Alençon, Versus y Eu, incluso hay indicios de que el duque de Borgoña pensaba renunciar a su lealtad al rey de Francia para declararse vasallo del rey inglés. Enrique está encantado con las propuestas y manda a los embajadores que acaban de llegar de Francia de confirmar su matrimonio con Catalina de Valois a concertar un matrimonio con Catalina de Borgoña.

Enrique sabe que, aunque le prometan el oro y el moro, ninguno de sus "aliados" va a cumplir sus compromisos si puede evitarlo. El monarca se entretiene con este juego de tira y afloja porque mientras tanto hace sus planes en la sombra y prepara la financiación de la guerra. Ni en Francia ni en Borgoña se lo están viendo venir.

De todas formas el rey está casi preparado y la última proposición borgoñona le conviene porque puede adoptar un tono más severo en contra de Carlos VI.

Imagen

París por estos años. Veis las dos torres cuadradas de Notre Dame en el centro, a su derecha y detrás de la puerta amurallada la Conciergerie que aún se puede ver hoy, a la derecha del todo el edificio alargado de tejado azul es la Saint Chapelle.

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Enrique V y la batalla de Agincourt
NotaPublicado: 20 Oct 2011 18:19 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 28 Ago 2011 13:22
Mensajes: 640
Ubicación: Ελλάδα, Αττική, Αθήνα, Ζάπειο
Iselen escribió:
Pues sí, la antipatía es mutua ;)


Además de muchas cosas más....

_________________
Ἰσχύς μου ἡ ἀγάπη τοῦ λαοῦ
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Enrique V y la batalla de Agincourt
NotaPublicado: 20 Oct 2011 19:11 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13902
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
En la primavera de 1414 se convoca una reunión del Gran Consejo del reino en Westminster para aprobar una resolución para ir a la guerra. Enrique cree que está preparado, sin embargo sus lores esperan que primero agote todas las vías diplomáticas posibles antes de inciar un conflicto armado. El rey se resigna y envía al obispo de Norwich, al obispo de Durham y al conde de Salisbury a París. En realidad las demandas que se plantean por una y otra parte son siempre las mismas y nunca se llega a ningún lado, la Guerra de los Cien Años es un conflicto en el que los diplomáticos marearon mucho la perdiz en lo que se consideraba un juego de negociaciones de las que luego pasaban olímpicamente según sus intereses.

Pero estas embajadas diplomáticas tienen otro fin, la propaganda controlada por Enrique hace creer al pueblo que los franceses se burlaron de las pretensiones inglesas y y ridiculizaron al rey y a los embajadores, esto fomenta un sentimiento anti-francés que justifica la invasión al año siguiente.

La Paz de Arrás de septiembre de 1414 finaliza las hostilidades entre borgoñones y Armagnac y la embajada de Enrique asiste a las celebraciones públicas que la festejaban. Hicieron creer a los franceses que las demandas territoriales de Enrique eran una pose y que el matrimonio con Catalina seguía adelante (eso sí, nunca hay un compromiso formal de por medio, ya sabemos que Enrique cumple su palabra de caballero y un acuerdo real lo pondría en una posición incómoda). Al final todo se resume en discutir la dote de la novia, los franceses ofrecen 800.000 coronas, los ingleses quieren un millón. La embajada pone la excusa típica para poner fin a las negociaciones: "tengo que consultarlo con mi señor porque yo no tengo autoridad para aceptar sus condiciones" y vuelve a casa con las manos vacías.

Enrique V no espera un resultado distinto. Cuatro días antes de que los franceses hagan la última oferta, el rey se reúne con el alcalde y los concejales de Londres para informarles que tiene intención de cruzar el mar para recuperar sus derechos por medio de la conquista.

Imagen

El viejo puente de Londres tal y como era en la Edad Media

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Enrique V y la batalla de Agincourt
NotaPublicado: 23 Oct 2011 00:46 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13902
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
La última de las preocupaciones de Enrique en cuanto a política exterior es Escocia, la puerta trasera de Francia en Inglaterra. Los franceses podían confiar en que los escoceses invadirían Inglaterra desde el norte cuando los ingleses atacaran Francia; los escoceses mantenían su independencia porque los ingleses estaban muy ocupados con las ambiciones francesas. Los escoceses además forman parte de la tradición caballeresca europea, lo que los convierte en enemigos mortíferos, y sus mercenarios son temidos en toda la isla. La porosidad de la frontera hace prácticamente imposible una vigilancia eficaz.

Si Enrique V pretende llevar a cabo algún tipo de intervención en Francia tiene que asegurarse que los escoceses se van a quedar tranquilitos en sus casas. Claro que se guarda dos ases en la torre para alcanzar este cometido: tiene prisioneros a Murdoch, conde de Fife e hijo del duque de Albany, gobernador del reino, y al mismísimo rey Jacobo I de Escocia, que estaba en la torre desde que fue capturado siendo aún el heredero. Una triste historia la del pobre Jacobo: su tío Roberto, duque de Albany, actuaba de hecho como rey de Escocia y pretendía conseguir la liberación de su hijo Murdoch dejando prisionero a Jacobo para seguir manejando el cotarro. Pasó 18 años en la torre y pudo volver a su país tras la muerte de su tío y ser proclamado rey con 30 años ya. Como no hay mal que por bien no venga, estando en prisión se enamoró y casó con Ana Beaufort y además escribió The Kingis Quair, una de las mejores obras tempranas de la literatura escocesa.

Imagen

Jacobo I de Wikipedia.

Imagen

Castillo de Dune, hogar del duque de Albany.

Aunque el principal problema es asegurar la frontera, algo complicado ya que es imposible disciplinar a los señores escoceses de las marcas que vivian en constante estado de guerra contra sus vecinos del otro lado de la línea. Enrique decidió que la mejor solución era restituir la defensa de la frontera norte a su guardián tradicional, en este caso Percy, conde de Northumberland e hijo de Espuela Ardiente. Era una jugada arriesgada ya que no podía estar seguro de la lealtad de este chico teniendo en cuenta el historial de su padre y su abuelo.

Para ello propuso liberar a Murdoch a cambio de un rescate de 10.000 libras que debía pagar no su padre, sino Percy, de forma que el rey tendría un control financiero sobre él. Además le ofrece en matrimonio a Eleanor Despenser, de la familia Neville, con la que los Percy están enemistados hace tiempo, sentando las bases de una paz duradera entre las dos familias rivales.

El problema surge cuando una banda de proscritos secuestra a Murdoch de camino al intercambio y, aunque es rescatado por Enrique una semana después, la realidad es que los escoceses están indignadísimos y no paran de lanzar incursiones contra la frontera. El momento escogido por la fortuna para malograr los planes de nuestro protagonista no podría ser peor: Enrique parte para la campaña de Agincourt en apenas un mes.

No tiene intención de suspender su viaje así que manda a experimentados negociadores para renovar las treguas y con toda la cortesía del mundo le hace saber a Albany que como le fastidie, le envía la cabeza de su heredero en una bandeja. Con esta ventaja parte confiado, no se produce ningún incidente serio durante su ausencia, pero Murdoch y Percy tendrán que esperar a ser liberados cuando concluya sus asuntos en Francia (ninguna de las partes está interesada en liberar a Jacobo)

Enrique ya está convencido de que nada le impedirá partir a la conquista de Francia... yo que él no estaría tan segura ;)

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Enrique V y la batalla de Agincourt
NotaPublicado: 23 Oct 2011 01:10 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13902
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
El 31 de julio de 1415, el día antes del embarque general en Southampton, Edmund Mortimer, el joven conde de March, se presenta ante el rey y denuncia una trama en marcha para destronarle y entregarle la corona al propio March. El principal conspirados es Richard, conde de Cambridge, el hermano más joven de Eduardo de York, y primo del padre del rey. Le apoyan un grupo de caballeros del norte y uno de los consejeros de confianza del rey, Henry, lord Scrope, además de contar con ayuda de los escoceses.

La reacción de Enrique es rápida e implacable. Arresta a todos los implicados y dos días después los acusa de alta traición, el juicio se celebra el 5 de agosto aprovechando que todos los pares del reino están reunidos en Southampton para el embarque hacia tierras francesas. Los conspiradores son condenados a ser arrastrados, ahorcados y decapitados. El rey condona la sentencía de horca a Cambirdge pero Scrope sufre toda la dureza de la ley. Su deslealtad afligió enormemente al rey y, en calidad de caballero de la Jarretera, merecía un castigo más severo por haber traicionado los elevados principios de la orden. Edmund Mortimer en cambio es perdonado, aduciendo que los conspiradores se habían aprovechado de su inocencia.

Ironías de la vida. Menos de tres meses después de la decapitación de Cambridge, Eduardo, duque de York, cae en la batalla de Agincourt. De haber permanecido el conde leal a Enrique V, habría heredado el título y las riquezas de su hermano, y habría alcanzado el poder y la influencia que ansiaba, sin tener que recurrir a la traición.

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Enrique V y la batalla de Agincourt
NotaPublicado: 24 Oct 2011 16:56 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13902
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
Bueno, ya hemos visto la educación militar del joven Enrique, su ascensión al trono, los colaboradores de los que se rodea y sus tejemanejes en política nacional e internacional. Vamos a entrar en materia porque si no, nos van a dar las uvas.

Iba a decir que vamos a entrar en materia y dejarnos de tanto prólogo pero es que en realidad todo este tiempo Enrique V no ha dejado de prepararse para la campaña de Agincourt. Los castillos de las fronteras de Escocia han sido reformados y provistos de más guarniciones y también Calais ha recibido atención por parte del monarca. Se inspeccionan las defensas de la ciudad, se cambian los techos de paja por pizarra y tejas para prevenir incendios, el carpintero del rey contrata 32 ayudantes, se limpian fosos y canales, se erigen nuevas torres de vigilancia, etc.

Imagen

Calais durante la Guerra de los Cien Años.

El nombramiento del conde de Warwick, uno de los hombres de confianza de Enrique, como capitán de Calais en 1414 marcó una etapa de gran actividad. Se acumularon reservas de armas, materiales de construcción, vino gascón y portugués, ternera, tocino y arenques salados para resistir un sitio. Contaba con 240 hombres de armas y 334 arqueros, la mitad de todos ellos combatían a caballo, 4 exploradores montados, 40 ballesteros, 33 carpitneros, 20 albañines, un fontanero, un tejero, un especialista en artillería y un intendente. Además de tropas mercenarias adicionales.

Por cierto, para quien le interese la genealogía, la historia de los condes de Warwick es fascinante. El señorío de Warwick se creó para una mujer, Ethelfleda, hija de Alfredo el Grande, que en el 914 mandó construir la primera muralla para proteger el asentamiento de Warwick a orillas del río Avon, en el centro de Inglaterra. Su familia mantuvo la propiedad hasta que Guillermo el Conquistador nombra I conde de Warwick a Henry de Beamont, en recompensa por su fidelidad. Henry cambió su apellido a Newburgh y cinco de sus hijos heredaron el título de Conde de Warwick. Thomas de Newburgh, el último de ellos en obtener el título, falleció en 1242 sin herederos, heredando el castillo y sus dominios su hermana Margaret. Margaret de Newburgh se casó con John de Plessis, matrimonio que no tuvo descendencia, por lo que en 1263 el título fue a parar a William Mauduit, primo de la condesa.

William de Beauchamp, amigo personal de Eduardo I, sucedió a su tío William Mauduit tras la muerte de este en 1268, iniciando un linaje que duraría 148 años. Su hijo Guy fue uno de los que controlaron el reinado de Eduardo II. Le sucede Thomas de Beauchamp, consejero y amigo del Príncipe Negro, fue uno de los primeros caballeros de la Jarretera. Su hijo Thomas el Joven se enfrentó duramente a Ricardo II y fue recompensado por ello por Enrique IV.

El sucesor de Thomas, su hijo Richard, llegó a ser quizá el más prominente de todos los Beauchamp. Se forja un nombre durante la campaña de Agincourt y el propio Enrique V confía tanto en él que le nombra tutor de su hijo, el futuro Enrique VI. Además fue el presidente del tribunal que condenó y ejecutó a Juana de Arco. El hijo de Richard, Henry, se crio con el futuro Enrique VI. En 1445, el rey nombró a su amigo de infancia primer Duque de Warwick, pero también fue el último, ya que el título desapareció con él al año siguiente. Henry dejó sólo una hija pequeña, y cuando ella murió a la edad de cinco años, el ducado y las tierras pasaron a la hermana de Henry, Anne Beauchamp. A finales de la década de 1440, Anne se casó con Richard Neville, y el linaje de los Beauchamp se extinguió. Neville se convirtió por la herencia de su esposa en el hombre más rico de Inglaterra y en el "hacedor de reyes, al ayudar a deponer Enrique VI y elevar a Eduardo IV. A su muerte, el rey le entrega el ducado a su hermano el duque de Clarence.

Gracias a la herencia de su esposa, Neville también tuvo la suerte de residir en el castillo de Warwick, que evolucionó de la simple empalizada construida por Ethelfleda a esta maravilla que merece que vayamos todos los foreros de excursión a visitarla:

Imagen

Imagen

Imagen

En el castillo se hace una feria medieval con torneos, barriles de cerveza, gente vestida de época, se contruyen catapultas y máquinas de guerra y se hacen concursos de tiro de pedruscos y tiro con arco, cetrería, hay juglares y bufones... pero todo muy bien montado, nada de cutres mercadillos como se hace en algunas localidades españolas.

https://www.warwick-castle.com/es/

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Enrique V y la batalla de Agincourt
NotaPublicado: 24 Oct 2011 23:29 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13902
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
Citar:
Henry V sufrió graves remordimientos de conciencia por haber permitido la condena de su madrastra y más tarde Henry VI le demostró una gran consideración a su abuelastra. Se especula con que el motivo real que hubo tras esa peculiar condena a Joan fue...¡¡el dinero!! Por lo visto, se había establecido en el contrato nupcial entre Joan y Henry IV que la reina recibiría numerosas propiedades, las rentas que se derivasen de la explotación de dichas propiedades y una asignación anual de unos diez mil marcos. En esa época, no cuadraban las cuentas ni de coña, el presupuesto general era tan limitado que no podían encajar la asignación anual de diez mil marcos de Joan. Al condenarla por traición, la dejaban sin propiedades, la privaban de las rentas y no había más pagos de la dote. Aunque la mantuviesen rodeada de caprichos y lujos en las residencias reales, el dinero que gastaban en ello era bastante menos del que hubieran necesitado para satisfacer los compromisos adquiridos con Joan por el difunto Henry IV.


Después de consultar aquí y allá he encontrado la solución a nuestro dilema y la culpa fue de... Southampton.

Al igual que en el Pas de Calais, las ciudades costeras inglesas fueron reforzadas con nuevas torres de defensa. La más importante, por hallarse muy cerca del enemigo fue Southampton. En el Parlamento de 1414, el rey oyó una petición del alcalde y los miembros de la junta municipal de la ciudad en la que se quejaban de que no podían costear las nuevas defensas y solicitaban una reducción de las rentas que tenían que pagar a la madrastra del rey, Juana de Évreux. Reconociendo que era justo, Enrique se ofreció o bien a persuadir a Juana para que condonara las rentas, o bien a quedárselas y a reducirlas él mismo si ella no lo hacía.

Ya sabemos cuál fue la solución: te acuso de brujería, te encarcelo, confisco tus rentas y se las perdono a la ciudad de Southampton que gracias a ello va a tener nuevas torres, un artillero residente y un arsenal, además de compuertas y fosos nuevos.

Imagen

Imagen

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Enrique V y la batalla de Agincourt
NotaPublicado: 28 Oct 2011 02:00 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13902
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
El arsenal nacional se encuentra en la Torre de Londres. Prácticamente desde el inicio de su reinado, Enrique V se ocupa de reponerlo. Comienza prohibiendo la exportación de armas y encargando en 1413, al maestro Nicholas Mynot, un suministro de 12.000 flechas, el primero de muchos.

Imagen

Las flechas se frabrican en haces de 24. Cada arquero normalmente carga entre 60 y 72 flechas, repartidas en dos haces en su aljaba y el resto atado al cinturón para usar de inmediato. Por supuesto se transportaban municiones adicionales en el convoy y se usaban muchachos como recaderos para llevarlas hasta los arqueros en la batalla. Después de ésta, las flechas pueden recuperarse y reutilizarse si están en buen estado.

La calidad de un arquero está en su velocidad de disparo: si no puedes disparar diez flechas por minuto no eres apto para el servicio militar. Osea que con las flechas que un arquero lleva encima le da para un ataque de 70 minutos. Un profesional puede alcanzar las 20 flechas por minuto, lo que significa que se necesitaba una gran logística para cumplir las demandas de los arqueros.

Imagen

Había dos tipos de flecha de uso común. La primera es de largo alcance, con un asta de unos 76 cm de largo hecha de madera ligera tipo álamo, y una cabeza de hierro que tenía una forma parecida a un avión de combate del ejército, con las "alas" hacia atrás formando lengüetas que se quedan enganchadas en la carne o las costillas del contrario y dificultan la extracción. Era muy eficaz contra hombres y caballos sin armadura a una distancia de unos 274 metros, si la descarga es coordinada son mortales. El segundo tipo de flechas hace frente a las armaduras de placas metálicas

Imagen

Tenía el asta un poco más corta y pesada, de fresno, y una cabeza de flecha llamada lezna, que era como una aguja larga y delgada con la punta templada y afilada. Disparada a una distancia inferior a 130 metros podía penetrar un casco de acero.

Imagen

La primera de la izquierda y la segunda por la derecha son flechas de lengüeta. La cuarta por la derecha (al lado de la grande central) es una lezna o bodkin. Se encontraban de tipo cónicas, estriadas, cuadradas y triangulares.

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Enrique V y la batalla de Agincourt
NotaPublicado: 28 Oct 2011 02:10 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13902
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
Imagen

Aquí teneis a un hombre de armas inglés que ha desmontado para luchar a pie al lado del arquero. Los franceses no lo hacían ya que consideraban a los arqueros "inferiores" en la escala social. Enrique V ordenó a cada arquero hacerse con una estaca que, clavada en el suelo, ofrecía protección contra las cargas de caballería. El miserable estado del ejército inglés, muerto de hambre y acampado en aguas estancadas, queda de manifiesto por la necesidad de los arquero de dejar las calzas caídas, debido a la diarrea que produce la disentería. Se ve que entre disparo y disparo no les daba tiempo a desabrochar los pantalones ;)

Las cabezas de flecha destinadas a uso militar eran sorprendentemente sofisticadas, el acero encerraba un centro de hierro más blando para absorber el impacto y evitar que el asta se rompa. Se hacían con plumas de ganso, que se pegan con cola y se fijan con un hilo. Enrique V ordenó a sus sheriffs que le encontraran 1.190.000 gansos en seis semanas para utilizar sus plumas.

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Enrique V y la batalla de Agincourt
NotaPublicado: 28 Oct 2011 02:29 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13902
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
El Inglaterra y Gales, el arco preferido para fines militares es el arco largo "longbow". La ballesta nunca fue popular excepto para la caza.

Los arcos largos son ligeros y rápidos y de fabricación económica. La calidad depende de la madera con que esté hecho, la leyenda dice que los tejos se plantaban en los cementerios ingleses para abastecer a los arqueros, no es cierto ya que el tejo inglés tiende a retorcerse a medida que crece debido al clima excesivamente lluvioso. La mejor madera para un arco se corta de una sola pieza de tejo veteado importado de España o Italia. Destensado el arco medía aproximadamente 1,80 metros y tenía la cabeza en forma de cuña, con la albura más blanda y flexible en el exterior y una capa más gruesa y dura por dentro, lo que proporciona elasticidad. En cada extremo se encolaban los culatines de cuerno que sujetan la cuerda y se daba al arco una capa de cera para protegerlo e impermeabilizarlo. Se debe pulir y encerar regularmente para evitar grietas. La cuerda es de tripa o cáñamo, también encerada o lubricada.

La potencia más común de un arco inglés oscila entre los 68 y 72 kilos y puede disparar una flecha de 113 gramos a una distancia de 219 metros. Pero para lograrlo es imprescindible un entrenamiento regular. Desde la época de Eduardo III en 1363 era obligatoria la práctica de la arquería para todos los hombres entre los 16 y los 60 años, cada domingo y día festivo. La fuerza física necesaria para tensar uno de estos arcos es abrumadora y la mayoría de los profesionales terminan con la columna vertebral desviada y los hombros, brazos y codos desarrollados en exceso.

Los arqueros ingleses eran los más temidos de Europa.

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 259 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 ... 22  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Condiciones de Uso | Política de privacidad | Configuración de cookies | Denuncie el foro