Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 259 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5 ... 22  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Re: Enrique V y la batalla de Agincourt
NotaPublicado: 10 Oct 2011 15:54 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13902
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
El derecho de Enrique a sus títulos pronto fue cuestionado. En septiembre de 1400 Owain Glyn Dwr, señor de Glyndyfrdwy :shock: (y eso cómo se pronuncia?!?!?) en el norte de Gales, se declaró príncipe de ídem e instigó una rebelión durante 9 años.

Imagen

El susodicho de nombre impronunciable en el Cardiff City Hall. Wikipedia.

El Gales medieval era un país dividido en dos. Los normandos habían conquistado el sur allá por el siglo XII, pero las tácticas de caballería nos les fueron bien en el montañoso norte. Así pues, esta parte siguió viviendo en relativa independencia con sus distintivas costumbres celtas hasta el siglo XIII. La conquista de Eduardo I del norte de Gales fue despiadada, los nativos fueron expulsados, se construyeron castillos y nuevas ciudades, y todos los cargos públicos quedaron en manos inglesas.

La Revuelta de Owain se convirtió en una revelión nacional que explotaba el sentimiento anti-inglés, con un momento álgido en 1403, cuando la familia más importante del norte de Gales, los Percy, se unieron a los disturbios. Los Percy eran muy amiguitos de Enrique IV así que supuso un mazazo tenerlos en contra: Henry Percy era conde de Northumberland y condestable de Inglaterra; su hijo, Harry "Hotspur" (Espuela Ardiente), era comandante y justicia de Gales; y el hermano de Henry, Thomas Percy, conde de Worcester, fue almirante de Inglaterra, camarero de la casa real, lugarteniente del rey en Gales y gobernador de la casa del príncipe. Gente sin importancia que pasaba por allí vamos... :tongue:

Imagen

El hogar de los Percy, Warkworth Castle, de Wikipedia.

Este formidable trío, junto al galés de nombre impronunciable, querían derrocar a Enrique IV y sustituirlo por Eduard Mortimer, conde de March, de 12 años, y que tenía más derecho al trono según ellos al descender de un hijo mayor de Eduardo III. Igual os estoy liando con tanto nombrecito pero es que estas historias me apasionan :-) Espuela Ardiente estaba casado con elisabeth Mortimer, la hermana del conde niño aspirante al trono, y de la hija de este matrimonio desciende Jane Seymour, una de las esposas de Enrique VIII.

Bueno, todo esto viene a que esta alianza entre nobles sublevados le da al príncipe Enrique su primera experiencia en una batalla campal a escala real. Unos 4.000 rebeldes con Espuela Ardiente a la cabeza (le llamaban así por su naturaleza impulsiva, a ver qué os pensabais) toman una posición defensiva en un alto a 5 km de Shrewsbury; el príncipe, en cambio, tenía 5.000 hombres. Ambos ejércitos se encuentran el 21 de julio de 1403, comenzando con una descarga de arqueros galeses de Chesire y, como los 300 espartanos, "las flechas eran tantas que el sol perdió su brillo" mientras los ingleses caían como moscas. Una flecha alcanza al príncipe de 16 años de lleno en la cara, pero se niega a retirarse, es más, lidera un combate cuerpo a cuerpo en el que Espuela Ardiente muere y el conde de Worcester es hecho prisionero (llevo un rato pensando de qué me suena el nombrecito del conde y acabo de dar con ello, de la salsa inglesa :idea: )

Enrique sobrevive a su primera batalla importante pero ahora hay que extraerle la flecha que llevaba en el lado izquierdo de su nariz. La punta estaba clavada unos 15 cm en el hueso del cráneo :mrgreen: suena horrible. John Bradmore, el cirujano real, agranda la herida para insertar unas pinzas, diseño suyo, que sujetaron la punta de flecha y la consiguió extraer poco a poco. Tengo delante de mí la descripción del proceso y paso de escribirla en atención a los foreros más impresionables, pero es muuuy fuerte. La herida se limpió con vino blanco y se le aplicó un apósito desinfectante con una mezcla de miga de pan, cebada, miel (por el propóleo que contiene supongo) y aceite de trementina. La cataplasma se cambió cada dos días y a los 20 el príncipe estaba curado.

El dolor que tuvo que soportar debió ser inimaginable, el hecho de sobrevivir a la operación y evitar la infección posterior ya nos dice mucho de la constitución física de nuestro príncipe.

Eso sí, Enrique V aprendió una lección muy valiosa para su futuro: los arqueros y los cirujanos son imprescindibles en un ejército y por eso se llevó de sobra a Agincourt.

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Enrique V y la batalla de Agincourt
NotaPublicado: 10 Oct 2011 17:49 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18459
Iselen escribió:
Eso sí, Enrique V aprendió una lección muy valiosa para su futuro: los arqueros y los cirujanos son imprescindibles en un ejército y por eso se llevó de sobra a Agincourt.


Me encanta ;)
Me encanta cómo vas desembrollando el ovillo de esta historia tirando pacientemente del cabo de hilo, cómo nos presentas al personaje y a su período, esas frases que rápidamente nos sitúan en el tema y nos hacen desear que siga avanzando ;)

No sé si tienes una visión que ofrecernos del lado más privado de la vida de Enrique V. Fíjate...siendo un rey que siempre me ha atraído (en gran parte por la aureola shakesperiana en torno a su figura)...y en cambio casi nada he leído acerca de él. Sé que su madre, Mary de Bohun, murió antes de tiempo, al dar a luz a su séptimo vástago, una niña bautizada Philippa. Supongo que la cría se llamó Philippa en recuerdo precisamente de una de mis reinas favoritas de la historia inglesa...Philippa de Hainault, la consorte de Edward III que se postró de hinojos para pedir clemencia para los burgueses de Calais. Bueno, el caso es que Mary de Bohun murió cuando el mayor de los hijos que sobrevivió a la niñez, Enrique, tenía ocho años. Me pregunto cómo le afectó esa orfandad o el segundo matrimonio de su padre, Juana que Navarra, previamente duquesa de Bretaña. Por lo que he visto, Juana fue una madrastra querida por los chicos de Mary de Bohun, pero más adelante, siendo Enrique ya el rey Enrique V, esa mujer fue acusada de recurrir a la brujería para eliminarle; la sentenciaron a ser confinada en un castillo en el que permaneció años y años. Ese episodio me interesa. Creo que Juana de Navarra es la primera mujer de la familia real inglesa acusada de brujería...¿no? Años después se acusaría a Eleanor Cobham, duquesa de Gloucester, que acabó encerrada en una fortaleza de la isla de Mann, si no me falla la memoria. Y también tuvo problemas Jacquetta de Luxemburg, casada en primeras nupcias con el duque de Bedford. Jacquetta fue la madre de Elizabeth Woodwille.

Todo eso me resulta la mar de interesante, claro, jajajajaja.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Enrique V y la batalla de Agincourt
NotaPublicado: 10 Oct 2011 18:10 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13902
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
No sabría decirte, estoy más puesta en el tema de la relación de Enrique con sus hermanos y su participación en Agincourt, pero mientras te estaba leyendo... recordé haber leído en algún sitio que a una de esas mujeres la acusaron de brujería y la pobre lo único que hacía era prepararse sus propios potingues de belleza.

En 1414, cuando se acusa a la reina y se la encierra, hay en marcha una conspiración contra el rey en favor de su hermano Thomas... probablemente algo de eso hay detrás de la prisión de Juana y se puso por excusa la brujería. También estaba en plena revuelta el movimiento lolardo, precursor de la fe protestante, y Enrique se desvivía por demostrarse ultra católico como reacción.

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Enrique V y la batalla de Agincourt
NotaPublicado: 11 Oct 2011 01:28 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13902
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
El príncipe también hacía gala de su temple en tiempos de paz. Reunió a su alrededor un grupo muy unido de consejeros, servidores y criados probados y de confianza, la mayoría de los cuales le servirá el resto de su vida. Los más importantes fueron dos jóvenes aristócratas, de linajes militarmente distinguidos, que se convertirán en sus amigos fieles: Thomas Fitzalan, conde de Arundel (casado con Beatriz, la hija ilegítima de Juan I de Portugal)y Richard Beauchamp, conde de Warwick. Ambos armados caballeros con Enrique, ambos ayudaron a su amigo en la campaña de Gales, ambos recibieron la orden de la Jarretera con apenas 21 años y ambos importantes piezas de la campaña de Agincourt pero, por un revés del destino, ninguno estará presente en la gran victoria de Enrique.

Aquí las tumbas de ambos

Imagen

Thomas y Beatriz

Imagen

Richard

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Enrique V y la batalla de Agincourt
NotaPublicado: 11 Oct 2011 16:37 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13902
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
Pero no sólo los aristócratas fueron los aliados de Enrique en su campaña galesa, no descuidó a los hombres de menor categoría, lo que convirtió al príncipe en una persona capaz de generar fuerte lealtad en todo tipo de personas a su mando. En vez de elegir ingleses como había hecho su padre, colocó en puestos administrativos a un experimentado grupo originario del país. Enrique siempre se servirá de la pericia allí donde la encuentre, el talento, más que el rango social o los "enchufes", son la clave para ascender en la administración de su gobierno. ¿A que cada vez se parece menos al inconsciente cabeza loca que Shakespeare dejó para la posteridad?

Es hora de que hablemos del vil metal puesto que las victorias también dependen del dinero y Enrique siempre se vio acuciado por la falta de fondos (algunas cosas nunca cambian, da igual el gobierno que sea ;) ) Tuvo que acudir a un Parlamento cada vez más irritado a pedir impuestos y subsidios, que no hicieron mucho por reforzar ni su popularidad ni su credibilidad (era un reformista y eso está mal visto desde siempre por los conservadores) También es cierto que sus peticiones de hombres, provisiones y dinero nunca fueron satisfechas en su totalidad, de haberlo conseguido todo la campaña de Gales se hubiese ventilado en un par de años. La tropa estuvo varias veces al borde del motín y la deserción porque no les pagaban la soldada, llegando el príncipe a empeñar sus joyas ¡y su propia armadura! para compensar a su gente.

Eduardo, duque de York, justicia del sur de Gales y apoyo principal de Enrique, intentó conseguir varios préstamos que le fueron denegados, así que tuvo que prometer a sus hombres, dando su palabra de caballero, que si no encontraba dinero, pondría a sus disposición las rentas del ducado de Yorkshire. Eduardo de York era hijo de Edmundo de Langley, I duque de York, y su primera esposa Isabella de Castilla. Por la vía masculina era nieto de Eduardo III de Inglaterra y Felipa de Henao. Por la rama femenina sus abuelos fueron Pedro I el Cruel de Castilla y María de Padilla.

Imagen

Total que por un lado el Parlamento no te da el dinero que necesitas y por otro se queja de que la campàña está siendo demasiado larga, pero tú no puedes acortar la camapaña si no te dan el dinero :eyes: Así que Enrique hizo lo que haríamos todos, amenazar con largarse y dejar el país a los rebeldes.

Pero Enrique está aprendiendo mucho en Gales, y no olvidará estos conocimientos. La prudencia financiera, la economía y la planificación estratégica iban a ser su santo y seña en Agincourt. Llegó a asumir personalmente la gestión de su ducado de Cornualles y del condado de Chester, además de reconquistar y normalizar su feudo galés con lo que, en 1409, contaba con unos ingresos anuales de 3.100 libras, frente a las mil que recibía antes.

Tanta prudencia financiera consiguió lo que su victoria no había logrado, la simpatía del Parlamento.

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Enrique V y la batalla de Agincourt
NotaPublicado: 11 Oct 2011 21:19 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13902
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
No sólo la simpatía del Parlamento sino su absoluta confianza, a tal punto que, cuando se le concedió a Enrique IV un subsidio en 1406, se tuvo que nombrar un Consejo para supervisar los gastos de rey que era un manirroto; pues el príncipe era el presidente del Consejo :shock: ¡el hijo controlaba la paga de su padre!

Enrique utilizó su presidencia para conseguir experiencia en las tareas de gobierno y en él pudo aprender de los mejores: Thomas Arundel, arzobispo de Canterbury y canciller de Inglaterra: John Tiptoft, tesorero del reino; los tres hermanastros del rey: Juan Beaufort, conde de Somerset; Thomas Beaufort, conde de Dorset y Enrique Beaufort, obispo de Winchester y Thomas Chaucer, el hijo del poeta. Ya sé que es un lío tanto nombre, pero es que salvo el arzobispo Arundel, con el que tuvo una pelea, y el conde de Somerset que murió, el resto seguirán siendo consejeros de confianza de Enrique y saldrán a relucir alguna que otra vez durante la campaña de Agincourt.

(grin) A riesgo de liarla más voy a dar unas pinceladas sobre los tres hermanastros de Enrique IV y tios de nuestro protagonista. Son unos personajes estupendos. Los tres Beaufort y su hermana Juana, casada con el conde de Westmoreland, eran hijos ilegítimos de Juan de Gante y Catalina de Roet-Swynford, que se casaron en secreto en 1396. La tal Catalina era una trepa que trabajaba como institutriz de los hijos que Juan había tenido con su primera esposa Blanca. Se convirtió en su amante sin dejarlo durante todo el matrimonio de él con Constanza de Castilla. Al final se casaron después de 28 años de relación, eso es amor... Los niños fueron legitimados por el rey Ricardo II en 1390. La hermana de Catalina estaba casada con el poeta Chaucer, aquí es que son todos familia :shock:

Imagen

La dama en cuestión.

Juan y Thomas Beaufort fueron almirantes de Inglaterra y capitanes en Calais, además de soldados veteranos en muchas campañas. Enrique de Beaufort era rico y muy influyente, muy ambicioso y con la habilidad para lograr sus propósitos, recto de la Universidad de Oxford a los 21 años, obispo a los 22 fecha en la que también engendró un bastardo con la hermana del arzobispo Arundel (en esta corte entre ellos se lo guisan y entre ellos se lo comen... se lían todos con todos :cool: ) Con 32 años fue nombrado cardenal por el papa Gregorio XII y concedió cuantiosos préstamos a la corona. Además todos ellos estaban en buenos términos con la Cámara de los Comunes, lo que permitió a Enrique hacerse amigos y defensores entre ellos.

Durante dos años, el príncipe demostró su sabiduría, su diplomacia y su capacidad de gobierno ante este Consejo, dejando a todo el mundo una buena impresión como hombre que cumplía sus promesas que le sería de gran ayuda más adelante, al tener que tomar medidas impopulares, osea, pedir más dinero ;)

Enrique V es rey a los 26 años, después de un largo camino como diplomático, soldado y político. Su pueblo lo veía como el monarca que traería un futuro más luminoso para Inglaterra.

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Enrique V y la batalla de Agincourt
NotaPublicado: 11 Oct 2011 22:14 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18459
Iselen escribió:
No sólo la simpatía del Parlamento sino su absoluta confianza, a tal punto que, cuando se le concedió a Enrique IV un subsidio en 1406, se tuvo que nombrar un Consejo para supervisar los gastos de rey que era un manirroto; pues el príncipe era el presidente del Consejo :shock: ¡el hijo controlaba la paga de su padre!
[..]
Enrique V es rey a los 26 años, después de un largo camino como diplomático, soldado y político. Su pueblo lo veía como el monarca que traería un futuro más luminoso para Inglaterra.


Aunque me ha dolido que hayas despachado a Katherine Swynford llamándola trepa, entiendo que son necesidades del guión, jajajaja. Quiero decir...hay que resumir lo que concierne a esos personajes secundarios porque la trama principal es, de por sí, bastante densa. Por eso pasaré por alto que la despachemos de esa forma, jajajajaja, y me centraré en comentar lo que he quoteado.

Me está llamando la atención el tema "money" porque ayer, después del breve intercambio sobre la condena por haber perpetrado traición recurriendo a la hechicería y la nigromancia que se dictó sobre Joan de Navarra, estuve tratando de profundizar en el tema. Los investigadores alucinan bastante con el caso de Joan. Las acusaciones son muy difusas, se la arrestó cuatro días después de que el consejo dictase un anatema sobre ella y se la mantuvo durante años en calidad de prisionera de Estado en una serie de residencias reales; pero en realidad vivió rodeada de atenciones, en su enfermedad Henry V sufrió graves remordimientos de conciencia por haber permitido la condena de su madrastra y más tarde Henry VI le demostró una gran consideración a su abuelastra. Se especula con que el motivo real que hubo tras esa peculiar condena a Joan fue...¡¡el dinero!! Por lo visto, se había establecido en el contrato nupcial entre Joan y Henry IV que la reina recibiría numerosas propiedades, las rentas que se derivasen de la explotación de dichas propiedades y una asignación anual de unos diez mil marcos. En esa época, no cuadraban las cuentas ni de coña, el presupuesto general era tan limitado que no podían encajar la asignación anual de diez mil marcos de Joan. Al condenarla por traición, la dejaban sin propiedades, la privaban de las rentas y no había más pagos de la dote. Aunque la mantuviesen rodeada de caprichos y lujos en las residencias reales, el dinero que gastaban en ello era bastante menos del que hubieran necesitado para satisfacer los compromisos adquiridos con Joan por el difunto Henry IV.

Increíble, me quedé de piedra ;)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Enrique V y la batalla de Agincourt
NotaPublicado: 11 Oct 2011 22:32 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13902
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
El día de la coronación de Enrique V, el Domingo de Pasión, 9 de abril de 1413, sería largamente recordado por la violencia de las tormentas que asolaron el reino. Mal presagio, pero el nuevo monarca no es supersticioso, está más preocupado por establecer la legitimidad de su reinado y hacer olvidar la usurpación de su padre. Para ello se propuso, deliberadamente, ser el perfecto monarca medieval, empezando desde el día de su coronación. Y cuando digo "se propuso deliberadamente" quiero decir eso, desde este momento todos los actos de Enrique son cuidadosamente medidos, sopesados y orquestados, toda su vida se vivió según un plan trazado por él mismo que le aseguraba el respeto y la admiración de sus contemporáneos y un lugar en la posteridad.

Imagen

Una vez más parece que Shakesperare se esquivocó al convertirlo en un temerario imprudente.

El día de la coronación es uno de los más importantes de la vida de un rey y nuestro protagonista tuvo una suerte pasmosa en el suyo. El arzobispo thomas Arundel encontró en la Torre de Londres un óleo sagrado para ungirle que se supone entregado por la Virgen María a Santo Thomas Becket :shock: vamos a hacer como que nos lo creemos...

Enrique se aseguró de enfatizar su "juramento de coronación". Prometió guardar las leyes, proteger la Iglesia e impartir justicia con rectitud e igualdad (recordad que estamos ante un hombre famoso ya por cumplir sus promesas) El caso es que su juramento se convirtió en un programa de gobierno y se propuso cumplirlo. Además insistía mucho en guardar la dignidad debido no a él mismo, sino a su título, no permitiendo que nadie le mirara a los ojos y apareciendo siempre con gran pompa en público, a pesar de que en su vida privada prefería costumbres sencillas.

El porte y carácter del nuevo rey impresionan incluso a sus enemigos. Un hombre alto y distinguido, con prestancia, pero afable y cortés con todo el mundo sin reparar en su nivel social. Los embajadores regresan a sus países cantando sus alabanzas y elogian sobre todo su espíritu tranquilo en los malos momentos, se tomaba los reveses con calma y más de una vez dijo a sus soldados: "la fortuna de la guerra es variable, es preciso conservar el coraje si quereis triunfar" Esos mismos soldados se sorprendían cuando su señor, amable, franco y familiar, se convertía en un autócrata frío, implacable y altivo cuando alguien se extralimitaba o se tomaba libertades.

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Enrique V y la batalla de Agincourt
NotaPublicado: 11 Oct 2011 22:40 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13902
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
Pues sí Minnie, estos reyes siempre andaban escasos de liquidez. Tengo un montón de anotaciones sobre la financiación de la campaña francesa y algunos datos son de alucinar. No me extraña que Enrique no quisiese (o no pudiese) compensar económicamente a su madrastra, literalmente empeñó hasta los calzones, requisó todo lo que se le ocurrió, se ocupó personalmente de arañar hasta la última libra de donde pudo.

Tras una boda después de 28 años de relación, a mí tampoco se me ocurriría llamar a Katherine Swynford trepa, no creo que hubiese aguantado el tipo tanto tiempo sólo por el interés, y desde luego Juan estaba enamorado ya que no la cambió por la amante jovencita de turno. Leí esa descripción en algún sitio que supongo que pretendía remarcar en hecho de que la sirvienta se ligó al señor de la casa, cosa que por otra parte siempre ha sido de lo más común, las institutrices están en medio de los dos mundos, ni criadas ni señoras de la casa, generalmente jóvenes con gran cultura y saber estar que atraían la atención de los hombres por ese "aire de calidad" que las rodeaba.

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Enrique V y la batalla de Agincourt
NotaPublicado: 11 Oct 2011 22:42 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13902
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
Ah, se me olvidaba, en el banquete de coronación de Enrique V se sirvió por primera vez en Inglaterra un postre llamado "cremefrez", o lo que es lo mismo, helado o más bien sorbete :-p

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Enrique V y la batalla de Agincourt
NotaPublicado: 12 Oct 2011 03:55 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 06 Dic 2008 01:48
Mensajes: 4815
Minnie escribió:
Iselen escribió:
Eso sí, Enrique V aprendió una lección muy valiosa para su futuro: los arqueros y los cirujanos son imprescindibles en un ejército y por eso se llevó de sobra a Agincourt.


Me encanta ;)
Me encanta cómo vas desembrollando el ovillo de esta historia tirando pacientemente del cabo de hilo, cómo nos presentas al personaje y a su período, esas frases que rápidamente nos sitúan en el tema y nos hacen desear que siga avanzando ;)

No sé si tienes una visión que ofrecernos del lado más privado de la vida de Enrique V. Fíjate...siendo un rey que siempre me ha atraído (en gran parte por la aureola shakesperiana en torno a su figura)...y en cambio casi nada he leído acerca de él. Sé que su madre, Mary de Bohun, murió antes de tiempo, al dar a luz a su séptimo vástago, una niña bautizada Philippa. Supongo que la cría se llamó Philippa en recuerdo precisamente de una de mis reinas favoritas de la historia inglesa...Philippa de Hainault, la consorte de Edward III que se postró de hinojos para pedir clemencia para los burgueses de Calais. Bueno, el caso es que Mary de Bohun murió cuando el mayor de los hijos que sobrevivió a la niñez, Enrique, tenía ocho años. Me pregunto cómo le afectó esa orfandad o el segundo matrimonio de su padre, Juana que Navarra, previamente duquesa de Bretaña. Por lo que he visto, Juana fue una madrastra querida por los chicos de Mary de Bohun, pero más adelante, siendo Enrique ya el rey Enrique V, esa mujer fue acusada de recurrir a la brujería para eliminarle; la sentenciaron a ser confinada en un castillo en el que permaneció años y años. Ese episodio me interesa. Creo que Juana de Navarra es la primera mujer de la familia real inglesa acusada de brujería...¿no? Años después se acusaría a Eleanor Cobham, duquesa de Gloucester, que acabó encerrada en una fortaleza de la isla de Mann, si no me falla la memoria. Y también tuvo problemas Jacquetta de Luxemburg, casada en primeras nupcias con el duque de Bedford. Jacquetta fue la madre de Elizabeth Woodwille.

Todo eso me resulta la mar de interesante, claro, jajajajaja.


Juana conoció a Henry Bolingbroke cuando éste busco refugio en Bretaña, donde ella era regente en nombre de su hijo Juan......Se enamorarón posteriormente se casaron....Se dice que en las discusiones entre padre e hijo, Juana siempre defendia a su entanado, lo que hizó aparecer ciertos rumores de que el cariño entre madrasta( entenado era muy profundo :hehe:
Creo recordar que fué ese el motivo para que la acusen de brujeria: quería librarse del marido para quedarse con el hijastro.
No sé pero en todo ésto hay algo que no encaja bien..... Porque razón Juana iba a querer librarse del marido. Aún siendo verdad que era muy cariñosa con el entenado, éste nunca se hubiese casado con ella. Necesitaba
estar libre para casarse con alguna francesa que le ayudase a asegurar sus derecho al trono de Francia.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Enrique V y la batalla de Agincourt
NotaPublicado: 12 Oct 2011 21:57 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 13902
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
Entre los jóvenes nobles ordenados caballeros la víspera de la coronación del rey se encontraban al menos cinco de los hijos de los hombres ejecutados por rebelarse contra Enrique IV. Puede parecer extraño, pero en realidad es una maniobra muy inteligente del monarca, al honrar a estos chicos los ata con algo que va más allá que un simple juramento de fidelidad, están agradecidos de no ser castigados por los errores de sus progenitores. El más importante de todos, el ya mencionado Edmundo Mortimer, conde de March, se suponía que era aspirante al trono por tener "mejor linaje" que el propio Enrique IV. El pobre niño se había pasado la infancia en prisión, pero el monarca lo libera y lo arma caballero con la celebración más solemne posible; su agradecimiento al rey era enorme y le llevó a servirle activa y fielmente el resto de su vida.

La generosidad de Enrique hacia otro rival potencial, John Mowbray, también resultaría beneficiosa a la larga. Su padre y su hermano habían sido ejecutados por traición pero el nuevo rey le restituye su patrimonio y su título nobiliario de conde mariscal, un gran honor que le permitió participar activamente en la coronación. El nuevo monarca también hizo las paces con Henry Percy, el hijo del conde Espuela Ardiente, y con John Holland, hijo del conde de Huntingdon. Veremos a todos ellos al lado del rey en la campaña francesa.

En cuanto a sus consejeros y oficiales de Estado ya lo dijimos, Enrique busca el talento sin reparar en rangos sociales además de rodearse en puestos claves de gente de absoluta confianza. Su tío Enrique Beaufort fue nombrado canciller; Thomas, conde de Arundel y sobrino del arzobispo, se convirtió en tesorero del reino; Richard Beauchamp, conde de Warwick fue hábil diplomático al que se nombró capitán de Calais. Todos ellos son nombres que saldrán a relucir durante el relato de la preparación de la campaña. A la vez asciende a personas de rango inferior pero con habilidades extraordinarias, como el clérigo Henry Chichele, convertido en obispo de Canterbury y líder de la Iglesia de Inglaterra a los 22 años, por ser hábil administrador y diplomático a la par que formal, fiable, discreto y genuinamente piadoso.

El monarca deja claro que nadie, fuera cual fuera su condición o lo prolongado de su servicio, puede dar por sentado sus favores.

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 259 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5 ... 22  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Condiciones de Uso | Política de privacidad | Configuración de cookies | Denuncie el foro