Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 633 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 53  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: BEATRICE DE COBURGO "BEE", INFANTA.
NotaPublicado: 01 Jun 2008 20:28 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17209
Tema para la hermanita pequeña de Missy y Ducky. Vaaaale, también de Sandra ;)

Imagen

Beatrice Leopoldine Victoria, conocida por el cariñoso apelativo de "Bee", nacida en Eastwell Park, cerca de Ashford, en Kent, el 20 de abril de 1884. Fue la última hija del príncipe Alfred de Gran Bretaña e Irlanda, duque de Edimburgo, presumible heredero del ducado germánico de Coburgo, y la esposa de éste, María Alexandrovna, gran duquesa de Rusia.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 01 Jun 2008 20:30 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 22:02
Mensajes: 25609
Ubicación: ESPAÑA
Bravo... ¿Por fín conseguiste el libro...??

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 01 Jun 2008 21:03 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17209
sabbatical escribió:
Bravo... ¿Por fín conseguiste el libro...??


Síiiiiiiiiiiiiiiiiiiii...
No sin tiempo, jajajaja, se ha hecho de rogar el muy puñetero. Lo estoy devorando este fín de semana...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 01 Jun 2008 21:14 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17209
En las Navidades de 1883, la duquesa María Alexandrovna había anunciado que se encontraba de nuevo embarazada. Su marido, Alfred, ni siquiera se hallaba a su lado en el momento en que ella comunicó su estado de buena esperanza a la familia: el buque que comandaba formaba parte de un escuadrón que se dirigía hacia Gibraltar. María Alexandrovna se encontró con que sus cuatro hijos mayores se dividían en cuanto a preferencias sobre el sexo del futuro bebé: Affie, el primogénito, y Sandra, la tercera de las féminas, querían otra niña, mientras que Missy y Ducky declaraban que les hacía ilusión un varón.

Casi desde el principio, María Alexandrovna tuvo "en mente" a los futuros padrinos de bautizo de su nuevo retoño. Entre sus cuñados tenía dos indiscutibles favoritos: Leopold, duque de Albany, el príncipe hemofílico, que llevaba poco tiempo casado con Helen de Waldeck, quien acababa de darle unos meses antes una hija llamada Alice, y Beatrice, la hija menor, soltera camino de solterona, de la reina de Inglaterra. Sin embargo, Leopold no pudo cumplir con el papel que quería asignarle su cuñada rusa María. Murió en la Villa Nevada, de Cannes, a consecuencia de la hemorragia interna que le provocó un estúpido accidente, a finales de marzo de 1884. Doce días más tarde, mientras la familia todavía trataba de sobreponerse al golpe, nacía la sobrina que hubiera debido ser su ahijada: Beatrice Leopoldine Victoria.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 01 Jun 2008 21:22 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17209
Imagen
Baby Bee.

La nanny que se había hecho cargo de los primeros cuatro hijos de los duques, Miss Pitcathly. Aquella escocesa de carácter enérgico pero a la vez muy cariñosa se había hecho querer por Affie, Missy, Ducky y Sandra. Por desgracia, apenas tuvo tiempo de cuidar a Bee. Un cáncer estaba destrozándola día tras día, de forma inexorable.

A la muerte de Pitcathly, la duquesa María decidió que no necesitaba otra nanny. Estaba tan embelesada con su benjamina, que manifestó su deseo de cuidarla personalmente, asistida por una de sus doncellas, Fanny Renwick. Aunque Fanny no siempre tenía un carácter agradable y simpático -de hecho podía mostrar muy malas pulgas...-, puso especial interés en cumplir la tarea que le había encomendado su señora con la pequeña Bee.


Última edición por Minnie el 02 Jun 2008 09:06, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 01 Jun 2008 21:23 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17209
Bee:

Imagen

El puesto de oficial de marina de Alfred le llevó a La Valletta, en Malta, no mucho después del nacimiento de Bee. La duquesa María quiso acompañar a su marido con los niños. En cierto modo, resultaba muy emotivo volver a aquella isla mediterránea en la que unos años antes, durante una estancia más breve de lo que sería esta, también decidida en función del trabajo de su esposo, había nacido su hija Ducky (de ahí que se llamase Victoria Melita: el segundo nombre le recordaría siempre dónde se había producido su natalicio).

Los primeros años de la vida de Bee transcurrirían en la soleada, luminosa y cálida Malta. Luego, en 1893, se mudarían a Coburgo, un ducado ubicado en la Turingia del que Alfred recibiría la soberanía en cuanto muriese el viejo y achacoso tío paterno de éste, Ernest II.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 01 Jun 2008 21:36 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17209
Imagen

La posición de Bee en la familia era peculiar.

Había nacido con considerable retraso con respecto a sus hermanos. Affie le llevaba diez años, por lo que ya le habían enviado a una academia para cadetes cuando su hermanita era un bebé. Missy le sacaba nueve años de ventaja, Ducky ocho años y Sandra seis años. Se daba el caso de que Missy y Ducky habían forjado una relación muy especial, cimentada en una profunda complicidad; Sandra trataba, sin conseguirlo nunca, que el dúo se transformase en un trío para incorporarla a ella. En cuanto a Bee, las tres mayores la trataban igual que a una linda muñequita.

Decidida a no quedarse "demasiado rezagada", Bee fue una niñita precoz. Con cuatro años montaba con considerable buen ánimo y valentía a su pony. Con seis años nadaba igual que un pececillo. A medida que empezaba a recibir sus primeras clases, manifestaría una mente clara y despejada así como voluntad de aprender. Sus cualidades artísticas salieron a la luz pronto. Años después, sus hermanas reconocerían que se trataba de la más musical de todas, pero, asimismo, las superaba en dibujo. Le gustaba reproducir escenas cotidianas de su vida en acuarelas, un pasatiempo que la acompañaría hasta su vejez.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 02 Jun 2008 09:18 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17209
Imagen

La imagen es muy reveladora. Nuestra pequeña Bee aparece, risueña, en el centro de la foto. Su mano la sostiene, en un gesto protector, Missy, que aparece a la izquierda. Detrás de Bee, Ducky, que, aunque era menor que Missy, siempre se las apaña para transmitir la impresión de que es la mayor, debido a su estatura y a su rápido desarrollo. Sentada a la derecha, Sandra.

Hay que tener en cuenta que Bee era una cría mientras sus hermanas mayores empezaban ya a despuntar en el repertorio de princesas en edad de merecer. Bee era una niña cuando el primo Georgie de Gales, que había iniciado bajo los mejores auspicios su carrera naval en el escuadrón destinado en la isla maltesa que comandaba el padre de ellas, empezó a rondar a Missy. El asunto se frustró, porque la madre, fervientemente anti-británica, quería maridos germánicos para sus hijas (que, a fín de cuentas, en un futuro cercano serían princesas de Coburgo). Con nueve años, Bee asistió, en Coburgo, a la boda de su rubia hermana Missy con Ferdinand de Hohenzollern-Sigmarigen, heredero del trono rumano. Con diez años, Bee asistió, en Coburgo, a la boda de su morena hermana de ojos violeta Ducky con el primo Ernie, duque de Hesse-Darmstadt. Con doce años, Bee asistió, en Coburgo de nuevo, a la boda de su hermana Sandra con el príncipe Ernest de Hohenlohe-Langeburg. Por tanto, a muy temprana edad, antes incluso de que sobreviniese su adolescencia, Bee se había quedado sola.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 02 Jun 2008 09:41 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17209
En los años siguientes, Bee tuvo ocasión de percibir muchas turbulencias en su entorno doméstico. En un principio, Sandra parecía "bien encauzada" en la vida, con un matrimonio bastante plácido y armonioso con su príncipe de Hohenlohe-Langeburg. Sin embargo, ni Missy ni Ducky encontraron felicidad en sus respectivas uniones. A ambas se les multiplicaban los problemas, en Bucarest a Missy, en Darmstadt a Ducky; para constante preocupación de la madre, a menudo surgían rumores que ponían en solfa la reputación de las muchachas, en especial de la mayor. La corte rumana estaba, en esa época, bastante predispuesta hacia la joven princesa heredera, a la que se reprochaba que llevase una vida demasiado frívola, sugiriéndose, de paso, que buscaba romanticismo fuera de los márgenes de un matrimonio muy insatisfactorio (para Missy había sido traumático tener que "ceder" a la fuerte líbido de un marido, Nando, que sólo buscaba su propia complacencia, algo que no había mejorado con las sucesivas maternidades de ella, que añadió problemas a su vida cotidiana porque los reyes, tíos de su esposo, pretendían ejercer un fuerte control sobre la nursery). Ducky, por su parte, no lograba encajar con su duque: como primos, habían podido llevarse bien, incluso fraguar cierta amistad, pero, como pareja, sencillamente no se avenían.

Las "espantadas" de sus hermanas daban pábulo a no pocos rumores. Las dos ocasiones en las que Missy abandonó Rumanía para presentarse inopinadamente en Rosenau, Coburgo, en los años 1898 y 1899, provocaron un verdadero aluvión de comentarios maliciosos en los círculos reales europeos, para disgusto de la orgullosa María Alexandrovna. En la primera ocasión, en el invierno de 1898, el desencadenante de la huída de Missy había sido una dura entrevista con el tío de Nando, el rey Carol I de Rumanía, en el curso de la cual se la acusó de haber "transgredido los límites" en su flirteo con el joven teniente de húsares Zizi Cantacuzene. La "irresponsabilidad" absoluta de Missy derivaba, pues, no sólo en que la llamasen al orden, sino en que la privasen de la tutela efectiva de sus hijos. Herida y furiosa, Missy marchó a Coburgo, a dónde tuvo que ir a buscarla Nando porque se negaba a volver. Luego, a finales de 1899, Missy volvería a aparecer en Coburgo con su hija Lisabetta...y embarazada. El embarazo se había atribuído a Zizi Cantacuzene, pero en un enfrentamiento con el rey Carol I -de nuevo...- Missy habría, supuestamente, afirmado que el padre del bebé que esperaba era su primo, el gran duque Boris de Rusia, con quien había coqueteado a ojos de todos durante los fastos de la coronación de Nicholas II de Rusia tres años antes y con quien habría sostenido una aventura intermitente. Si en realidad Missy pronunció el nombre de Boris en aquellas circunstancias, es posible que lo hiciese por protegerse y por proteger a Cantacuzene, un oficial de quien el rey de Rumanía podía disponer a su antojo (lo cual no sucedía, obviamente, con un gran duque Romanov).

Missy dió a luz a su hija Marie "Mignon" en Coburgo, en enero de 1900. A esas alturas, Ducky ya consideraba seriamente divorciarse de su esposo, Ernie. Su matrimonio con Ernie no íba hacia ninguna parte; tenían una preciosa hija en común, pero no se hacían ni siquiera mínimamente dichosos y, para colmo, Ducky había sorprendido a su marido sosteniendo relaciones íntimas con un mozo de las caballerizas. A más, Ducky estaba locamente enamorada de su primo Kyril, el hermano de aquel Boris que, en teoría, había dejado preñada a Missy.

La situación de sus hijas Missy y Ducky bastaba para poner al borde del colapso a María Alexandrovna. Pero la mujer había sufrido dos grandes pérdidas en poco tiempo, la de su hijo y su esposo, que se habían llevado a la tumba todas sus aspiraciones dinásticas acerca de Coburgo. Enmedio de su depresión, María Alexandrovna sacaba fuerzas de flaqueza para intentar proteger a sus díscolas hijas de sí mismas y de la malevolencia del mundo entero...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 02 Jun 2008 09:57 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17209
1899 y 1900 resultaron "annus horribilis" para la duquesa María Alexandrovna, afectando muy profundamente también a sus hijas. De modo que aquí hay que detenerse siquiera el tiempo suficiente para exponer brevemente los hechos...

Todo había empezado en Coburgo, en la primavera de 1899. María y Alfred podían considerarse satisfechos porque, después de la llegada inopinada de Missy a Coburgo tras la bronca a raíz del affair Cantacuzene con el rey Carol, Nando había acudido a buscar a su mujer y la pareja había regresado a Bucarest a tiempo para cuidar de su hijo Carol, enfermo de tifoidea. Con ese problemita resuelto, los duques de Coburgo organizaron un amplio programa de eventos en su ducado germánico para conmemorar sus bodas de plata. La familia entera tenía que asistir, lo que les proporcionaba no poca satisfacción.

Pero el gathering en Coburgo se estropeó, y de qué manera, a cuenta de Affie, el hijo varón de la pareja ducal...

Imagen
Bee, a la izquierda de la foto, con una amiga desconocida y su hermano Affie.

Affie llevaba años "a la deriva". Muy joven, le habían puesto a cargo de un despótico tutor que gozaba de la confianza de la duquesa María, el doctor Rolffs, y le habían enviado a que se labrase una carrera militar. La escuela para oficiales resultó un lugar poco propicio para que el muchacho desarrollase los aspectos más armónicos de su personalidad. En cambio, para sobreponerse a la presión que se ejercía sobre él, empezó a aprovechar sus permisos para vivir no menos alocadamente que muchos de sus compañeros de armas. Desarrolló una notable inclinación a las fiestas, la bebida y las muchachas de moral relajada. Pero la promiscuidad acabó pasándole factura, en forma de una sífilis que llevó aparejado un durísimo tratamiento a base de mercurio. El empleo de mercurio agravó la depresión que se había cernido sobre Affie (un rumor afirma que, en principio, esa promiscuidad desaforada del príncipe que acabó cobrándose un precio tan alto surgió después de que sus padres, en especial su autoritaria madre, forzasen una anulación de una boda secreta contraída con una plebeya, algo que, desde luego, no entraba entre las opciones nupciales que se barajaban para un futuro duque soberano).

En vísperas del gathering en Coburgo, Affie se disparó un tiro. El intento de suicidio le dejó muy malherido, pero, para su madre, que quizá no era consciente o prefería no ser consciente del estado lamentable del muchacho, lo urgente era enviarlo a una discreta institución sanitaria en Merano hasta que volviese a hallarse "en condiciones de aparecer ante la gente". Mientras Coburgo se disponía para enlazar un festejo con otro, el chico hubo de padecer un traslado a Merano que tendría fatales consecuencias.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 02 Jun 2008 10:10 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17209
Imagen
Reunión en Coburgo: el gran duque Alfred con sus hijas, Missy, Ducky, Sandra y Bee.

Cuando llegó la terrible noticia de que Affie había muerto, se desató un pandemonium. La duquesa María, por primera vez en su vida, se mostró claramente destrozada al tener conocimiento de que el chico había sufrido una espantosa agonía hasta el instante de su deceso. El duque Alfred cargó duramente contra su mujer, a la que responsabilizaba de lo sucedido. Todo podía haber sido distinto si no se hubiese mandado a Affie tan pronto a la academia de Postdam con el doctor Rolffs, si no se le hubiese mantenido a distancia y casi aislado de la familia, si se le hubiese tratado de ayudar a recuperar el equilibrio emocional cuando se había lanzado a una búsqueda compulsiva de placer, si se le hubiese apoyado durante su enfermedad y si se le hubiese atendido tras el intento de suicidio. Missy, Ducky y Sandra se quedaron impresionadas cuando, al llegar el féretro que contenía los restos de Affie, la duquesa cayó de rodillas, persignándose constantemente antes de romper a llorar delante de todos los asistentes. Para Bee fue todavía peor: ella, una joven soltera, no había tenido ni idea de que su hermano estuviese "aquejado de un mal vergonzoso" ni de que hubiese tratado de quitarse la vida, de modo que no asimilaba lo acontecido.

A partir de ahí, la tragedia se mascaba en el aire. Alfred, el padre, se separó definitivamente de María, la madre. Alfred, enfermo, fumaba y bebía más que nunca, tratando de eludir la aflicción por la pérdida de su hijo y heredero. Ya no había ninguna expectativa hacia el futuro: cuando él falleciese, le sucedería su sobrino Carl Edouard, hijo de su difunto hermano Leopold de Albany. A María, sola y hundida en la pena, le resultaba muy amargo pensar que un día llegaría ese sobrino nuevo duque a "echarla" de su querido Rosenau y de Callenberg.

En esa tesitura, Alfred murió en cuestión de meses: sus hábitos, deplorables, habían hecho que avanzase rápido un cáncer de garganta. María hubo de afrontar la pérdida del ducado. Aunque su sobrino Carl Edouard procuraba exhibir el mayor tacto y delicadeza, era un momento duro para ella. Pronto adquirió una bonita propiedad en Tegernsee, en los Alpes bávaros, que sería su residencia junto con el castillo Fabron, en el Sur de Francia.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 02 Jun 2008 10:31 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17209
Como antes decíamos, esa María Alexandrovna abatida por la pérdida de su hijo varón y la muerte de un marido que había arrojado todos los reproches sobre ella, fue la que sacó valor para apoyar a Missy cuando esta llegó a casa a tener a su hija Mignon y, poco más adelante, la que hizo un alarde de fuerza para apoyar a Ducky cuando ésta presentó la petición de divorcio a Ernie de Hesse porque quería ganar, incluso al precio de verse generalmente infamada, la posibilidad de rehacer su vida con el hombre a quien amaba: su primo Kyril.

Imagen
Bee con Missy y Ducky.

Era imposible "resguardar" a Bee de los ecos de los monumentales escándalos protagonizados por sus hermanas mayores. Se podían tratar de ignorar los rumores a propósito de la vida "alegre" de Missy en Rumanía, pero el divorcio de Ducky mereció la consideración de gran bombazo del año 1901. Generalmente, independientemente de lo infelices que pudiesen sentirse en sus matrimonios, las princesas no se divorciaban. La corte rusa se vió sacudida, desde luego, porque Ducky era hija de María Alexandrovna, tía paterna del zar Nicholas II, pero, además, Ernie era hermano de la zarina Alexandra, a su vez prima hermana de la ya ex-cuñada. Alexandra estaba furiosa porque percibía que Ducky exponía a Ernie a una situación humillante para poder avanzar en su aventura amorosa con Kyril Vladimirovich, lo cual envolvía en el asunto a los padres de Kyril, el gran duque Vladimir y la gran duquesa Miechen. Desde luego, Alexandra exigió a Nicholas que hiciese imposible cualquier relación entre Kyril y Ducky, basándose en el hecho de que ambos eran primos hermanos (el padre de Kyril era hermano de la madre de Ducky), un grado de parentesco que, a ojos de la iglesia ortodoxa, imposibilitaba un eventual matrimonio.

Mientras "la tormenta" barría las cortes europeas, María Alexandrovna cogió a su hija recien divorciada -Ducky- y a su hija pequeña -Bee- y las llevó consigo a Chateau Fabron. En la medida de sus posibilidades, quería transmitir un mensaje al mundo: ella estaba de parte de Ducky.

Imagen
Bee y Ducky en esa época.

Bee, por su parte, intentaba animar a su decaída hermana. Por una vez, los papeles se invertían: era la pequeña, todavía soltera y presumiblemente ignorante de las realidades de la vida conyugal, la que se empeñaba en planear excursiones a los rincones más alegres de la Grand Corniche para elevarle la moral a Ducky. Con todo, Ducky no se alegró hasta que supo que el buque en el cual servía en calidad de oficial Kyril y que había zarpado de territorio imperial ruso en dirección a un remoto paraje asiático, íba a atracar, durante un breve lapso de tiempo, en Villefranche, no muy lejos de Chateau Fabron. La comprensión de su padre, el gran duque Vladimir, permitió que Kyril pudiese bajar a tierra firme a renovar sus promesas amorosas a Ducky. La duquesa María y Bee se "eclipsaron" para que la pareja disfrutase de un efímero reencuentro. Cuando Kyril marchó, Ducky estaba dispuesta a mantenerse firme en su trayectoria, por mucho que el mundo entero la estigmatizase.

En la primavera de 1902, María, Ducky y Bee volvieron a Coburgo. Les tocaba recibir, durante seis meses, a la hija de Ducky, Ella, que, hasta entonces, había permanecido con su padre Ernie en Darmstadt. La situación resultó muy penosa, porque la pequeña Ella idolatraba a su papá y culpaba a su mamá de haber abandonado la casa de la familia. Por mucho que Ducky se esforzase en conectar con Ella, Ella persistía en su obstinado rechazo hacia la madre. Sólo al cabo de meses la niña pareció flexibilizar su actitud, pero, a esas alturas, ya tocaba devolverla a su padre.


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 633 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 53  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro