Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 11 mensajes ] 
Autor Mensaje
 Asunto: PILAR, hija de ISABEL II
NotaPublicado: 24 May 2020 12:01 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18370
¿Podemos recopilar más o menos aquí lo poco que hay sobre esta muchacha, que se nos murió a los dieciocho años? No sabemos si nos hubiese dado mucho o poco juego, nos dejó con la duda, pero a mí me ha impresionado su epitafio:


MARIA A COLVMNA, ELISABETH II FILIA

Dies mei velocius transierunt quam a texente tela succiditur


(Mis días han corrido más que la lanzadera [del tejedor] [Job 7, 6])


Imágenes que he encontrado:

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: PILAR, hija de ISABEL II
NotaPublicado: 24 May 2020 12:04 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18370
Con sus hermanas Paz y Eulalia:

Imagen

Imagen


Las cuatro infantas: Isabel, Pilar, Paz y Eulalia.

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: PILAR, hija de ISABEL II
NotaPublicado: 24 May 2020 12:19 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18370
En la web de la Diputación Foral de Gipuzkoa figura precisamente un grabado mostrando al fondo el balneario de Eskoriatza y reflejando el instante en que el cortejo fúnebre de la infanta Pilar se pone en marcha para cumplimentar la traslación del cadáver desde esa bucólica localidad hasta Vitoria:

Imagen


Pilar había muerto el 5 de agosto de 1879, tras una agonía de treinta y seis horas a causa, muy probablemente, de una meningitis tuberculosa. El 3 de agosto, sintiéndose extremadamente cansada, Pilar se había quedado en su cama buscando un rato de distracción en la lectura de "Graziella", una novela del autor francés Alphonse de Lamartine. De repente, la muchacha empezó a sufrir convulsiones y trismo; fue el preludio de una larga agonía que la llevó a una muerte temprana.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: PILAR, hija de ISABEL II
NotaPublicado: 24 May 2020 12:51 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18370
Unos dos meses antes de que Pilar convulsionase fatalmente en la recoleta Eskoriatza, a miles de kilómetros de allí, en Ulundi, una localidad de la provincia sudafricana de KwaZulu-Natal, un chico de veintitrés años había muerto abatido a lanzazos por un grupo de guerreros zulús tras caerse de su caballo en un intento de eludir la emboscada. El chico de veintitrés años era este:

Imagen

Imagen



Se llamaba Napoleón Eugène Louis Jean Joseph, único hijo del que había sido emperador de los franceses Napoleón III y de su emperatriz española Eugenia de Montijo. Napoleón Eugène Louis Jean Joseph venía siendo, a ojos de sus partidarios, el emperador Napoleón IV, pero, en realidad, permanecía con su madre en Chislehurst, en el exilio inglés.

A la pobre Eugenia se le partió el corazón y se le abrieron las carnes, por supuesto, al enterarse de la muerte de su hijo, que se había empecinado en acompañar a sus camaradas de Woolwich a combatir frente a los zulús en el sur del continente africano. El chico, con su proverbial sentido del honor, quería demostrar su agradecimiento a la reina Victoria y a Inglaterra por la acogida que les brindaban, pero, además, estaba esa necesidad interior de probar que era un digno sucesor de su tío abuelo el emperador Napoleón, fundador de la dinastía de las abejas doradas. De hecho, el chico se llevó consigo en su aventura la espada de Napoleón y una pequeña alhaja, hecha de cornalina, de su abuela paterna, Hortensia de Beauharnais, efímera reina de los Países Bajos. Nadie esperaba que se expusiese más de la cuenta, tampoco nadie había contado con aquella fatal caída de caballo que le lastimó seriamente el brazo derecho y que le dejó al alcance de los zulús a los que se enfrentó empuñando su pistola con la izquierda. En completa desventaja, vaya. Le echó coraje, pero los otros le echaron evidente superioridad numérica y le clavaron diecisiete estocadas que le robaron la vida. La espléndida vida de príncipe europeo, pretendiente formidable para un Cuarto Imperio que nunca llegaría a existir.

Eugenia le enterró envuelta en una desolación negra que luego se convertiría en perpetua melancolía.

Antes del fallecimiento, en una situación tan dramática, del chico, habían circulado rumores sobre sus expectativas matrimoniales. Se decía, por ejemplo, que la hija menor de la reina Victoria, la princesa Beatrice, estaba embelesada con la gallardía de Napoleón Luís, que así le llamaban para abreviar. Pero cada vez cobraba más fuerza la teoría de una mútua inclinación entre Napoleón Luís y la infanta española Pilar, que había tenido ocasión de tratarle con frecuencia y de enamorarse de él durante el exilio francés de su familia, cuando todavía Eugenia era emperatriz y estaba en disposición de favorecer a la reina depuesta Isabel II. En abril de 1879, antes de que el chico se marchase a Sudáfrica, se estaban moviendo los hilos en el seno de la realeza española para que el rey Alfonso XII, el hermano de Pilar, convidar a Napoleón Luís a Madrid. El asunto quedó en suspenso porque Napoleón Luís se unió a la campaña sudafricana, pero la idea seguía ahí: cuando retornase habiéndose ganado el respeto de todos por participar en aquel esfuerzo de guerra, se esperaba recibirle en el Palacio de Oriente en calidad de invitado de honor y auspiciar un posible noviazgo oficial con Pilar.

Lo cual tendría su aquel, supongo, a ojos de los madrileños y españoles de entonces: la nieta de Fernando VII casándose con el sobrino nieto de Napoleón. Cosas veredes, amigo Sancho, y tal.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: PILAR, hija de ISABEL II
NotaPublicado: 24 May 2020 13:26 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18370
El nombre de Pilar había figurado también, poco antes de este final, en el elenco de novias probables para el archiduque Rodolfo de Austria, el hijo heredero del emperador Francisco José. Sí, queridos: si las cosas hubiesen tirado por ese camino, Pilar hubiese podido acabar siendo la nuera de la fabulosa Sissi. Pero Pilar murió en el verano de 1879 y para entonces, la princesa Louise de Bélgica, que vivía en Viena desde que se había casado con su pariente Felipe de Sajonia-Coburgo-Kohary, maniobraba para que Rodolfo se decantase por la hermana menor de ella, la princesa Estefanía.

Aquello no era, por cierto, del agrado de Sissi. El precedente inmediato de una boda de un archiduque austríaco con una princesa de los belgas había sido la boda de su querido cuñado Maxi con Carlota, la tía paterna de Louise y Estefanía. Carlota, con su chispeante ambición, había "arrastrado" en opinión de Sissi al fantasioso Maxi a la fatídica aventura mexicana, que acabó con el hombre fusilado en un cerro a las afueras de Querétaro.

Rodolfo, dicho sea de paso, venía a ser un partidazo en términos dinásticos (¡el heredero de Austria-Hungría, nada menos!) pero era un tipo complejo. A saber cómo le hubiese cuadrado a Pilar de Borbón. Cuando Rodolfo viajó a Bruselas a pedir ya convencido de que tenía que pedirle la mano a la adolescente Estefanía, se llevó con él en el viaje a su amante de aquel momento, la actriz Fanny Winkler. Más majo ahí Rodolfo...

La leyenda romántica sobre Pilar y el príncipe imperial Napoleón Luís creció cuando Eugenia de Montijo, hondamente conmovida al tener noticia del fallecimiento de la muchacha, recogió en persona una guirnalda de violetas de la tumba de su querido hijo y la mandó a Madrid para que se depositase junto al féretro de la infanta en las honras fúnebres de El Escorial. El detalle parecía cobrar un significado muy especial.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: PILAR, hija de ISABEL II
NotaPublicado: 24 May 2020 14:28 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18370
Esta señora...

Imagen


...es María Manuela Kirkpatrick de Closeburn y de Grévignée, condesa viuda de Montijo. La mujer, toda una figura de la época, logró su máxima aspiración de casar bien casadas a sus dos niñas. La mayor, Francisca, Paca, se había casado con el duque de Alba, que eso, para una aristócrata española, debía ser lo más de lo más (por entonces a reyes no podían aspirar, eso quedaba reservado a muchachas de la realeza). La pequeña, Eugenia, que había soñado casarse con el marqués de Alcañices que parecía rondarla a ella pero en realidad quería estar cerca de la maravillosa Paca, había conseguido dejar boquiabierto a todo el mundo al casarse con el emperador Napoleón III.

María Manuela había sufrido la muerte de su queridísima Paca en septiembre de 1860. Cierto que, de aquella hija tan amada, le habían quedado tres nietos Alba: Carlos, María de la Asunción y María Luísa. Por desgracia, la pequeña María Luísa, duquesa de Montoro, casada jovencita con el duque de Medinaceli, había muerto prematuramente, en 1875: otro golpe para la abuela María Manuela. Pero María Asunción, duquesa de Galisteo, estaba bien casada con el duque de Tamames y reproduciéndose constantemente. Carlos, por cierto, había hecho bodorrio en 1877 con María del Rosario Falcó y Osorio, condesa de Siruela.

La noticia de la muerte del otro nieto, Napoleón Luís, "Loulou", el príncipe imperial, quebró mucho el ánimo de doña María Manuela. Ahí se acababa la descendencia de Eugenia, en aquel chico masacrado por zulúes.

Cuando murió la infanta Pilar, María Manuela, que residía en Carabanchel, fue quien escribió a su hija Eugenia dándole la triste noticia. Eugenia tardó muy poco en contestar a su madre, a principios de agosto, desde Cadem Place:

"Me dices y he recibido un terrible golpe al enterarme de que ha muerto la infanta Pilar, tan próxima a mi hijo. Me dices que cayó enferma después de un baile en Escoriaza. ¿Habrá destruído Dios, verdaderamente, a estas dos almas, la una para el otro?...".

Fue bajo ese estado de ánimo que Eugenia cogió la guirnalda de violetas (una flor ligada a los Bonaparte) de la tumba de Loulou y la mandó a El Escorial, para guarnecer el sepulcro de Pilar.

María Manuela sobrevivió poco tiempo: murió el 22 de noviembre de aquel fatídico año 1879.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: PILAR, hija de ISABEL II
NotaPublicado: 24 May 2020 15:11 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18370
Cuando a la reina Isabel II "le dieron la patada" (vamos a contarlo castizo, que ella era muy castiza...) en España allá por el año 1868, sus hijas menores eran pequeñas. Isabel, la mayor, siempre tan reflexiva, seria y formal, había alcanzado la edad de diecisiete años; acababa de casarse con el príncipe siciliano Cayetano, conde de Girgenti, y justo andaba de viaje de bodas con su flamante marido cuando le derrocaron a la madre. Pero las hermanas eran simplemente unas niñas. La infanta Pilar contaba siete años de edad. La infanta Paz tenía seis años de edad. La benjamina Eulalia frisaba en los cuatro años.

O sea, tres niñas que de repente veían trastocarse por completo su vida, con aquella intempestiva mudanza a la vecina Francia. Menos mal que en París tenían su corte Napoleón III y su esposa española, Eugenia, horrorizada ante el derrocamiento de la monarquía en su país natal y dispuesta a recibirles con largueza. Y menos mal que hasta suelo francés les siguieron aristócratas con una fidelidad al linaje borbónico a prueba de bombas, como Pepe Alcañices, aquel gran amor de Eugenia que había estado coladito por Paca y seguía siendo un soltero de oro. De hecho, fue poco después cuando Pepe Alcañices, hallándose en Deauville, conoció y entabló relación con la que sería su mujer: la rusa Sophie Troubetzkoy, viuda del duque de Mornay.

Para no perdernos. Pilar, Paz y Eulalia eran unas niñas tal que así...

Imagen


...y se encontraron de repente con nuevos escenarios, en un entorno absolutamente distinto del que habían conocido hasta el momento. Posteriormente, Paz recordaría que una de las cosas que más las afligían a las tres era que todos los juguetes a los que tan acostumbradas estaban se habían quedado atrás, en su palacio de Madrid. Por suerte para ellas, la emperatriz Eugenia actuó como un hada madrina llevándoles a las tres muñecas con unos vestiditos espléndidos, que seguían los diseños de moda de los mejores atteliers. Además, Pepe Alcañices las sorprendió con unas bicicletas adaptadas para sus edades respectivas. Entre muñecas y bicicletas, se les quitó el disgusto y como los niños, niños son, enseguida empezaron a disfrutar de su experiencia francesa.

Pilar y Paz crecieron profundamente unidas. Las dos eran de caracteres apacibles y modestos, muchachas algo tímidas pero amables y con cierta tendencia a soñar despiertas; lo que se dice princesas fáciles de llevar, que no auguraban ningún disgusto cuando alcanzasen el tiempo de casarse. Acudían a clases en el Sagrado Corazón de París y todo íba razonablemente bien hasta que se produjo la guerra franco-prusiana, con la posterior caída de Napoleón III. Isabel II, con sus hijas, hubo de irse a buscar refugio a Ginebra, en Suiza. De nuevo tocó adaptarse a un entorno distinto, a una realidad diferente.

Por suerte, el pronunciamiento del general Martínez Campos triunfó en España y el hermano mayor de las chicas, Alfonso, volvió a Madrid para convertirse en el rey Alfonso XII. Con él estaba desde el principio su hermana mayor, Isabel, viuda de Girgenti, que ejercía de "primera dama del reino". Aunque la reina Isabel II seguía fuera del país, dónde no había ninguna prisa por volver a tener a la exiliada de vuelta en el incómodo papel de ex reina madre de rey y con ganas de hacerse notar, las chicas -Pilar, Paz y Eulalia- fueron reclamadas a Madrid. La corte presidida por su severa Isabel íba a acogerlas de nuevo, y estaban encantadas con ello, en especial cuando Alfonso, protagonizando una de esas historias románticas muy al gusto de la época, se casó con la prima Mercedes de Orleans.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: PILAR, hija de ISABEL II
NotaPublicado: 24 May 2020 15:42 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18370
Que esto tiene sus bemoles, pero para Alfonso, aún soltero, se consideraron como potenciales novias Beatrice de Inglaterra, que era anglicana y hubiese tenido que aceptar convertirse al catolicismo en caso de prosperar aquella idea, y Estefanía de Bélgica, jovencísima, todavía no núbil. Pero Alfonso se había encargado de elegir personalmente a Mercedes, lo que no causó un síncope a Isabel II, que odiaba a su cuñado Montpensier, de puro milagro. La verdad es que el historial de Montpensier le hacía extremadamente controvertido, pero Alfonso zanjó las cosas con un rotundo:

-No me caso con el duque, me caso con su hija.

Y al pueblo llano le pareció muy bien. Que la chiquilla lo tenía todo: era madrileña de nacimiento, sevillana por crianza, de madre un poco beata y meapilas, de padre bribón, y no le gustaba a la exiliada Isabel II. Ideal, vamos, la novia perfecta.

Imagen

María de las Mercedes.


Y el breve tiempo de Mercedes en palacio fue como abrir una ventana y que se colase dentro un soplo de aire fresco. Mercedes, con su natural alegre e incluso un poco bullicioso, contrarrestaba la constante seriedad de la cuñada Isabel, algo que agradecían Pilar, Paz y Eulalia. Desgraciadamente, Mercedes se murió pronto, el 26 de junio de 1878, justo cuando faltaban dos días para que se cumpliesen seis meses de su espléndida boda con Alfonso en la basílica de Atocha.

Alfonso se quedó impactado y desolado por la pérdida de Mercedes, y de ahí surgieron romances populares a cascoporro, claro. Lo cierto es que daba pena el mozo, viudo a los veinte años y sin siquiera haber tenido tiempo de recibir un hijo antes de enterrar a la mujer. Eso sí: las circunstancias hacían inevitable que se le presionase de cara a buscarse enseguida una nueva esposa conveniente y apropiada. Alfonso quería mirar en su entorno inmediato. Vamos, tan inmediato que puso los ojos en una de sus cuñadas, una hermana de la difunta Mercedes, llamada Cristina. Cristina de Orleans...

Imagen


...también tenía una salud delicadita, por así decirlo. La tuberculosis causaba estragos y ella murió antes de que pudiese alcanzarse ningún compromiso oficial con Alfonso, el 28 de abril de 1879. O sea, murió menos de dos meses antes que Loulou en Sudáfrica y cuatro meses antes que nuestra Pilar.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: PILAR, hija de ISABEL II
NotaPublicado: 27 May 2020 14:27 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Jul 2009 08:22
Mensajes: 1769
Ubicación: Buenos Aires, Argentina
No me imagino una boda de Beatrice con Louis-Napoleón pero siendo que Victoria, si aceptaba que se casara at all como luego hizo, tenía que ser uno que no la llevara lejos suyo, ¿cómo habría funcionado un príncipe católico? Me da mucha curiosidad. Lo de Pilar lo veo más factible en este contexto.

_________________
"Ma fin est mon commencement, et mon commencement ma fin".


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: PILAR, hija de ISABEL II
NotaPublicado: 27 May 2020 14:57 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18370
Konradin escribió:
No me imagino una boda de Beatrice con Louis-Napoleón pero siendo que Victoria, si aceptaba que se casara at all como luego hizo, tenía que ser uno que no la llevara lejos suyo, ¿cómo habría funcionado un príncipe católico? Me da mucha curiosidad. Lo de Pilar lo veo más factible en este contexto.


Yo también visualizo más un apaño entre Loulou y Pilar. Además, imagínate el subidón para Eugenio de Montijo, conseguirle una infanta a su hijo príncipe imperial en el exilio...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: PILAR, hija de ISABEL II
NotaPublicado: 27 May 2020 15:23 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Jul 2009 08:22
Mensajes: 1769
Ubicación: Buenos Aires, Argentina
Minnie escribió:
Konradin escribió:
No me imagino una boda de Beatrice con Louis-Napoleón pero siendo que Victoria, si aceptaba que se casara at all como luego hizo, tenía que ser uno que no la llevara lejos suyo, ¿cómo habría funcionado un príncipe católico? Me da mucha curiosidad. Lo de Pilar lo veo más factible en este contexto.


Yo también visualizo más un apaño entre Loulou y Pilar. Además, imagínate el subidón para Eugenio de Montijo, conseguirle una infanta a su hijo príncipe imperial en el exilio...

4 revoluciones y los royals no entendían que los franceses no los querían en el gobierno, hay que darles un premio por insistir a pesar de todo, eso sí. :-D

_________________
"Ma fin est mon commencement, et mon commencement ma fin".


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 11 mensajes ] 


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro