Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 40 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: EL LADO OSCURO DE LA ARISTOCRACIA
NotaPublicado: 11 Ene 2010 23:47 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Oct 2009 04:01
Mensajes: 11392
Inauguro este hilo dedicado a historias misteriosas y enigmáticas relacionadas con miembros de la nobleza: el inmortal Conde de Saint Germain, los fantasmas del palacio de Linares, las máquinas anatómicas del Príncipe de Sansevero, la bajada a los Infiernos del Marqués de las Navas, las dos muertes de Isabel de Moctezuma, el Caballero d’Eon (o la Dama d’Eon, según se quiera), etc., este tipo de cosillas… podrán ser ciertas o no, pero si son buenas historias tendrán cabida en este hilo.


Vandal

_________________

"Buscad la Belleza, es la única protesta que
merece la pena en este asqueroso mundo"
(R. Trecet)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: EL CASO DE LA MANO CORTADA
NotaPublicado: 11 Ene 2010 23:58 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Oct 2009 04:01
Mensajes: 11392
Comenzaré con una historia no apta para estómagos delicados y menos aún para espíritus demasiado crédulos, una historia de espías, ocultismo, extraterrestres, oficiales nazis, extraños experimentos, y profanación de cadáveres (que por desgracia fue lo único realmente serio de todo esto). Su protagonista fue Margarita Ruiz de Lihory y Resino, hija de la Marquesa de Villasante y del Barón de Alcahalí, mujer excepcional en muchos aspectos que sólo ha sido recordada por este triste episodio digno de lo más profundo de la España Negra.


Imagen

La célebre lechera de plástico con la mano de Margot Shelly.
Foto: http://www.albacete-fotos.com


EL EXTRAÑO CASO DE LA MANO CORTADA

Revista Interviú, nº 401, 18-24/1/1984. Julio César Iglesias

Todo se desató cuando se descubrió que la marquesa de Villasante guardaba sobre el armario de su casa de Madrid la mano mutilada de su hija fallecida. Culta, hermosa, espía de todos los bandos en la guerra de Marruecos, doña Margarita y su amante fueron procesados y declarados inocentes. No obstante, los antecedentes del suceso siguen siendo un enigma. ¿De qué murió realmente la hija de la marquesa? ¿Eran extraterrestres los dos médicos que vivían semiclandestinos en su casa? ¿Qué significaban los restos disecados de perros encontrados en su domicilio? Sea cual sea la respuesta, no existen pruebas que nieguen la verosimilitud de esta enmarañada historia.


Imagen

El caso de la mano cortada hizo correr ríos de tinta en la prensa española y extranjera.
Foto: http://www.albacete-fotos.com.


Del extraño caso de la mano cortada se han dado hasta hoy dos interpretaciones distintas, pero igualmente inquietantes y extraordinarias. La segunda fue divulgada poco después de 1970.
En 1971, el padre López Guerrero, cura párroco del pueblo sevillano de Mairena de Alcor, volvía a hacer unas inquietantes declaraciones. Todos sus seguidores las consideraron extraordinarias por tres motivos: porque el declarante era un sacerdote católico, porque hablaba de extraterrestres y porque el periódico que las publicaba era el diario ABC.
El párroco, un hombre alegre y expansivo que inspiraba una indudable sensación de equilibrio, ya había revelado anteriormente lo que consideraba un acontecimiento histórico: disponía de los datos precisos para asegurar que la avanzadilla de una civilización extraterrestre procedente de un planeta llamado Ummo estaba asentándose en España. Según determinados informes, algunos de los agentes alienígenas tenían la misión de estudiar la biología animal. No vivían en un total anonimato; eventualmente se comunicaban por carta o por teléfono con cuatro o cinco de los más acreditados investigadores del fenómeno OVNI. Este convencimiento no le había llevado a una crisis de fe ni le obligaba a una revisión de sus creencias; a su juicio, varios de los grandes misterios bíblicos podían explicarse perfectamente si se aceptaba la existencia de extraterrestres de alta elevación espiritual. El asunto no podía tomarse a broma.
Transcurrido algún tiempo, él mismo recibía un mensaje de la supuesta avanzadilla. En la carta, escrita con una máquina en cuyo teclado faltaba la letra eñe, se le explicaban las primeras experiencias del grupo en España. Se hacía también una mención del primer encuentro, que dataría del principio de los años cincuenta; el personaje clave había sido Margarita Ruiz de Lihory, una aristócrata, abogada de carrera, que utilizaba los títulos de marquesa de Villasante y baronesa de Alchalí. Las razones por las cuales la eligieron eran sin duda muy comprensibles: la marquesa amaba los animales, con lo que podría servir como tapadera a ciertos experimentos, y su agitada vida anterior haría parecer natural que tratase con desconocidos. Por último, explicaba n que habían conseguido dar con ella gracias a tres fuentes. Una de las era el servicio secreto francés, Le deuxieme Bureau.

_________________

"Buscad la Belleza, es la única protesta que
merece la pena en este asqueroso mundo"
(R. Trecet)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: EL LADO OSCURO DE LA ARISTOCRACIA
NotaPublicado: 12 Ene 2010 00:02 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Oct 2009 04:01
Mensajes: 11392
Marquesa y espía
El rastro de la marquesa comenzaba en África, poco antes del desastre de Annual. Para los iniciados era una espía de corto recorrido, u n exótico enlace entre el general Silvestre, el alto mando francés y el cabecilla rebelde Abd el Krim.
En determinada época se hizo amante del temido cabecilla rifeño y confidente de los otros dos bandos. El romance terminó repentinamente el día en que creyó percibir una inquietud desacostumbrada su alrededor y supuso que había sido descubierta. Como siempre, pensó aprisa. Esperó la ocasión, logró saltar la cerca del campamento y, una vez más, logró pasarse al otro lado sin descomponerse la figura.
Allí, en el cuartel general español, los escépticos murmuraban sobre sus pretensiones de Mata-Hari, pero nadie podía negarle que era una mujer bellísima ni suponer que hubiese algún disimulo en su comportamiento; los botones dorados y la pasamanería de los uniformes ejercían una irresistible fascinación sobre ella. Protegida por el brillo de sus joyas de familia y por sus aires masculinos, en el límite de la virilidad que podía consentirse en una marquesa, iba y venía de corrillo en corrillo, hacía viajes imprevistos, hablaba en voz baja al oído de los generales, diplomáticos y escuchas, enviaba crónicas de guerra a los periódicos de Madrid y discutía de política con los comisionados en la bruma de los salones de fumar. Se da por cierto que fue allí donde conoció al prometedor Francisco Franco, un joven comandante que se transfiguraba rápidamente en general. Si algo no iba bien, recurría a su antiguo principio de supervivencia; “Yo resuelvo mis problemas en el bidé”, solía decir, con una media sonrisa.
Años más tarde, las guerras habían terminado y Margarita Ruiz de Lihory reaparecía en la Península. Las habladurías continuaban persiguiéndola, si bien ella no parecía sentirse mu afectada; se había casado con un americano llamado Richard Shelly, tenía cuatro hijos, tres mansiones y varias manías que muchos comenzaban a interpretar más como un signo de grandeza que de extravagancia. Una de ellas era us veneración por los animales.
No obstante, su ambiente había cambiado en a posguerra. Vivía permanentemente rodeada por un ejército de perros, gatos y fugitivos. De su pasado esplendor conservaba el importante patrimonio familiar, las rentas mensuales de unos cuantos pisos alquilados, la platería de su ajuar, cientos de recortes de periódicos y el recuerdo de algunos de sus momentos estelares; cuando miraba la tarjeta-catálogo de su exposición de pinturas en Boston no podía reprimir un gesto de orgullo; en el medallón sepia de la portada seguía mostrando una aureola evidente de gran duquesa.
Ahora, al final de los años cuarenta, tenía un nuevo amante, el abogado catalán José María Bassols, y repartía su tiempo entre sus misterios, sus chihuahuas y su casas. O más exactamente, entre la casona de la calle Mayor, número 58, de Albacete, las residencias del paseo de Gracia, 110, de Barcelona, y de la calle Princesa, 72, de Madrid, y sus fincas de Pozuelo y Ciudad Lineal. Al parecer, su leyenda comenzaba a disolverse en el tedio de la guerra fría.


El extraño caso
A última hora del 19 de enero de 1954, su hija Margot Shelly Ruiz de Lihory moría de una inflamación pulmonar en la casa de Princesa. Había contraído la enfermedad algún tiempo antes en Albacete, donde vivía discretamente de su sueldo de mecanógrafa de la Delegación provincial del Instituto de Previsión. El 21 de enero, el certificado de defunción entraba en las oficinas del Registro Civil de Universidad. El funcionario se sentó a la máquina. “Número 88… Se inscribe la defunción de doña María Margarita Shelly y Ruiz de Lihory, natural de Valencia, de 36 años de edad, domiciliada en la calle Princesa, 72, de profesión sus labores, hija de Ricardo y Margarita, de estado soltera. Falleció en su domicilio el día 19 de enero de 1954 a las dieciocho horas, a consecuencia de un edema pulmonar, y su cadáver habrá de recibir sepultura en el cementerio de San Isidro…”.
El día 30, Luis Shelly, uno de los tres hermanos de Margot, se presentaba en el juzgado de guardia para hacer una extraña denuncia: tenía sospechas de que su madre había mutilado el cadáver de su hermana. Convendría investigar. El juez dio el visto bueno y extendió un mandamiento de registro del piso de la calle Princesa.
En aquel momento, Margarita Ruiz de Lihory mantenía en sus tres fincas de Madrid diecisiete perros, tres gatos, dos tórtolas y doce canarios. Y no se opuso en absoluto al registro.
En un alucinante viaje de dos horas de duración, los policías se adentraron en una confusa atmósfera en la que los objetos de plata se perdían entre puntillas, cuadros, títulos, forros de damasco, lámparas y bordes claveteados. Las bandejas, los cubiertos, los jarrones y las soperas parecían resguardar los portarretratos personales. Se diría que todas aquellas cosas habían sido utilizadas y dispuestas por alguien que pretendíaera retener otro mundo y otra época. Finalmente, llegaron a lo que parecía ser el último reducto de la casa, a la habitación de la baronesa.
En uno de los ángulos superiores del armario brillaba la luz plástica de una vasija redonda. Se trataba de una lechera. Dentro, sumergida en una solución de alcohol, había una mano de mujer. Era una mano derecha.
Como primera medida, los funcionarios detuvieron a Margarita Ruiz de Lihory y a José María Bassols y retuvieron hasta el día siguiente a l a doncella y al mayordomo.
El día 4, por decisión del juez, era exhumado el cadáver de Margot Shelly. Alguien le había amputado una mano y parte de la lengua y le había extirpado los ojos.
Aquel era un hecho atípico, un suceso sin precedentes en a crónica negra española. Sobrecogidas, sin puntos de referencia, las gentes se limitaron a miar con asombro, a esperar en silencio las explicaciones. El informe pericial no se haría esperar.
Margot Shelly había enfermado en Albacete. El proceso se agravó rápidamente. Según todos los testimonios, la baronesa, siempre distanciada de sus hijos, comenzó a demostrar un brusco interés por ella, y ordenó que, para un más adecuado tratamiento médico, fuera trasladada a Madrid. Semanas más tarde moría, y su defunción fue inscrita sin novedad en los libros de registro. Nada anormal.
Pero los investigadores encontraron en seguida los puntos oscuros. La baronesa se había opuesto a que instalasen el cadáver de su hija en un ataúd. Ordenó que lo mantuviesen durante dos días consecutivos en la cama que ocupaba. Su amante y ella misma pernoctaron allí y obligaron a sus tres hijos a a la servidumbre a que permanecieran en el lugar más alejado de la casa. Al oscurecer se encerraban con llave y desaparecía detrás de la puerta hasta la mañana siguiente.
Los forenses dictaminaron que las mutilaciones eran obra de un experto en Anatomía. Los policías encontraron un cuchillo en un costurero, dos sobres co mechones de pelo y vello y, en otras vasijas, perfectamente disecados y conservados, los órganos que faltaban.


Imagen

Margarita Ruiz de Lihory junto al cadáver de su hija.
Foto: http://www.albacete-fotos.com.

_________________

"Buscad la Belleza, es la única protesta que
merece la pena en este asqueroso mundo"
(R. Trecet)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: EL LADO OSCURO DE LA ARISTOCRACIA
NotaPublicado: 12 Ene 2010 00:05 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Oct 2009 04:01
Mensajes: 11392
Primera hipótesis: Magia negra
En registros sucesivos, los policías hicieron nuevos hallazgos sorprendentes: en la casa de labor de la carretera de Albacete a La Roda, una ametralladora y en Madrid, restos de perros, gatos y otros animales con cuyos cuerpos alguien había hecho inexplicables experimentos de disección. Algunos de los despojos estaban en cubos rellenos de cal viva.
En Albacete, las investigaciones complicaban el caso aún más. La baronesa vivía su propia vida, escoltada por sus dogos, sus velas y la sombra de las plantas trepadoras de sus patios. La distancia que estableciera su alto linaje hacía que el vecindario considerase sus movimientos como cosas de un mundo crepuscular, de un mundo enigmático por dos razones: porque era inalcanzable y porque era incomprensible. Los niños, que a veces se atrevían a husmear entre las rejas, llamaban a la vieja mansión “La casa de los fantasmas”.
En Madrid, la baronesa y su amante fueron ingresados provisionalmente en el hospital psiquiátrico provincial. Las diligencias para la preparación del sumario siguieron adelante.
Como presuntos autores de la mutilación, Margarita Ruiz de Lihory y José María Bassols fueron procesados, juzgados y condenados por dos delitos, uno de profanación de cadáveres, y otro contra la salud pública. La sentencia quedó en suspenso hasta la resolución de los recursos. La acusada reconoció su participación en los hechos, pero manejó hábilmente s conocimiento de las leyes. Su argumento parecía sólido; su hija era una santa y ella quería conservar la mano como reliquia: ¿No se aceptaba la conservación de brazos incorruptos, huesos y pomos de sangre de los mártires? ¿Por qué razón legal no podía venerar ella misma a su propia hija?
Los iniciados murmuraron de nuevo. A la espera de sus turnos judiciales, decidida a resolver el caso de una vez por todas, la baronesa llegó hasta el Jefe del Estado. Por lo que se dijo, el general recordaba muy bien a la vieja dama de África y había estado muy comprensivo. Finalmente habría hecho una llamada telefónica.
El día 15 de abril de 1964 fue visto y aceptado en la Sala Segunda del Tribunal Supremo el recurso de casación. Actuó como ponente el magistrado José María González Díaz. Unos días después, el secretario repasaba el documento final. “… se ha producido infracción por aplicación errónea o indebida de los artículos 1.340 y 345 del Código Penal; la doctrina legal que interpreta dichos principios, así como los principios universales del Derecho pro reo y nullum crimen, nulla pena, sine lege. La sentencia declara como hecho probado que los actos comtidos lo fueron con el fin de conservar aquellos miembros de la muerta como un recuerdo sagrado y el artículo 340 del Código Penal exige que para existir el delito es indispensable que los hechos se hayan realizado faltando al respeto debido a los muertos. Hay pues contradicciones evidente y procede la casación”.
Al margen de la solución legal, los iniciados siguieron interpretando el suceso. Aparentemente sólo cabía una hipótesis: Margarita Ruiz de Lihory practicaba la magia negra. Según una teoría espiritista, el modo más seguro de lograr que los entes desencarnados respondan a las invocaciones es el de ofrecerles el señuelo de la carne que ocuparon en vida. Los ortodoxos objetaban que estas prácticas daban al espiritismo un cierto toque satánico, pero no objetaban cierto toque satánico, pero no no objetaban su eficacia. Había algún otro indicio que confirmaba esta teoría; un antiguo camarero de la servidumbre de Albacete se había aventurado hasta el sótano de la casona. Aunque la baronesa faltaba de allí desde hacía varios meses, una bombilla estaba funcionando normalmente. A la luz de aquella lámpara y en un resplandor de terciopelo rojo, de la tapicería contó 270 pares de zapatos, todos los que el ama había utilizado en su vida, y logró ver al fondo un esqueleto humano. Desde entonces vivía en un estado de estupor.
Luego se trataba de un caso de magia negra.


Los hombres de Ummo
Cuando en el año 1971 el padre Enrique López Guerrero, párroco de Mairena de Alcor, hizo sus declaraciones sobre el fenómeno Ummo, un reducido número de personas ya había invertido una buena parte de su tiempo y su dinero en estudiarlo. Uno de los cabos sueltos más apasionantes era, sin duda, la vida de Margarita Ruiz de Lihory, marquesa de Villasante y baronesas de Alcahalí. En una primera comprobación se descubrió que los títulos de Margarita pertenecían realmente a su hermana Soledad, pero esa leve usurpación no era una novedad en algunas familias aristocráticas. Después de algunas pesquisas supieron que Margarita Ruiz de Lihory había tenido una larga relación con los altos mandos de España y Francia en Marruecos. Y con los enlaces de los servicios secretos correspondientes. En la supuesta carta de los ummitas se mencionaba exactamente su ficha en le deuxieme bureau. El caso era cada vez más apasionante. Las investigaciones debían continuar.
Los creyentes en el fenómeno Ummo atribuían a los ummitas un aspecto inconfundible; eran del tipo nórdico, es decir, altos y muy rubios, y manifestaban una preferencia por los vestuarios oscuros, sobre todo por los trajes de cuero negro. Se comunicaban con los terráqueos por procedimientos sencillos, casi domésticos, y su comportamiento era muy contradictorio; daban grandes pruebas de inteligencia y de ingenuidad. Quizá fuesen un fraude, pero su falsedad sería tan difícilmente demostrable con su autenticidad. Varios investigadores se desplazaron a Albacete. Comenzaron las encuestas.
Los testimonios y los documentos fueron agrupándose poco a poco en los archivos de la Asociación de Estudios Cosmológicos “Eridani” y en las colecciones particulares de algunos de los más destacados especialistas. En principio, los más llamativos seguían siendo sin duda las cartas de Ummo, una variante local de las crónicas marcianas. A veces los matasellos correspondían a países muy alejados y a veces capitales de provincia españolas. Estaban escritas en un lenguaje en el que se combinaban, a menudo con mucha imprecisión, la ética, la ciencia y la tecnología, y todas tenían un vago aroma místico. Invariablemente estaban encabezadas por una larga serie de letras, que hacían pensar en una serie informática, y por un sello que parecía la impresión de la yema de un dedo, una rara huella dactilar cuyo único dibujo era una hache mayúscula con los brazos curvos y divergentes.

_________________

"Buscad la Belleza, es la única protesta que
merece la pena en este asqueroso mundo"
(R. Trecet)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: EL LADO OSCURO DE LA ARISTOCRACIA
NotaPublicado: 12 Ene 2010 00:08 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Oct 2009 04:01
Mensajes: 11392
Una nueva versión del caso
En una de estas cartas, enviada con fecha del 6 de agosto de 1971 y recibida en Bilbao, se daba una nueva versión del extraño caso de la mano cortada. Un equipo de científicos de Ummo había iniciado unos meses antes en Marsella el estudio de un virus de procedencia cósmica. Por razones de seguridad hubo un cambio de planes. Fue entonces cuando los ummitas consiguieron llegar por un procedimiento no especificado a los archivos del servicio secreto francés, y allí seleccionaron la ficha de la marquesa de Villasante y baronesa de Alcahalí. Había varias razones para justificar la elección: era muy culta, había sido espía y tenía decenas de animales en sus fincas, lo que podría favorecer mucho la experimentación con seres vivos. Con estos datos, dos de los agentes se personaron ante loa baronesa como médicos daneses, se ganaron su amistad y montaron un pequeño laboratorio en los sótanos de la calle Mayor de Albacete.
Según se dice en aquella carta, todo fue bien hasta que el virus se difundió accidentalmente. Varias personas sufrieron procesos de contaminación. Todos, salvo uno, pudieron ser corregidos a distancia. Todos salvo el que padecía Margot Shelly y Ruiz de Lihory.
Cuando murió, semanas después, decidieron tomar muestras de “alguno de los dieciocho focos virales que aislaron en su cuerpo”. Por todo ello habían tenido que mutilar el cadáver con el permiso de doña Margarita. La baronesa era inocente.
La historia era fantástica, pero cada vez más excitante. Había que seguir profundizando en las investigaciones. Por fin un testigo de toda solvencia reconoció que d” dos médicos daneses habían vivido medio ocultos en ala casona de Albacete; se dejaron ver en pocas ocasiones, casi siempre para comprar recipientes de plástico en algún comercio especializado de la ciudad”.
Casi inmediatamente, varios vecinos de la calle Mayor recibieron un aviso. Lo enviaba desde el Hotel Emperador de Madrid un tal William H. Rumsey. EN él se ofrecían mil dólares de la época, o 69.000 pesetas en efectivo, a la persona que ofreciese información fiable sobre los dos médicos. Según comprobaciones posteriores, Rumsey estuvo hospedado en la habitación 401 de ese hotel, y en fechas distintas ocupó la 425. Se desconoce si encontró lo que buscaba. Sólo ha dejado a su espalda un nombre tópico y una firma en un libro de registro.
Como temían los estudiosos del fenómeno OVNI, los ummitas también se esfumaron entre cartas, sellos misteriosos y convenciones ufológicas. La baronesa y su amante murieron en silencio, la casa de Albacete se quemó y fue demolida, vendida y convertida en un aparcamiento. Sólo se conserva un pasadizo que llevaba a los sótanos.


El enigma quedó sin resolver
No obstante, se salvaron todos los documentos judiciales, las cartas de Ummo, los avisos de Rumsey y algunos de los testimonios decisivos: dos hombres altos y rubios, médicos o biólogos, habían trabajado durante varios meses en los sótanos de la vieja mansión. Uno de esos sótanos estaba totalmente forrado de terciopelo rojo y tenía en el suelo restos de cal.
Al principio de los años ochenta, u n investigador argentino se interesó por el asunto. Los expertos españoles pidieron a su corresponsal en Albacete, José García, que hiciera algunas gestiones de apoyó. José confirmó de nuevo la existencia de los dos médicos. Un día, cuando él y su padre, inspector de policía, estaban ausente, alguien llamó a la puerta de su casa. Su madre abrió la puerta; eran dos hombres altos y rubios, vestidos de oscuro, que de pronto estaban preguntándole en un trabajoso castellano si allí se habían recibido cartas de Ummo. Volvieron ora vez en iguales circunstancias, preguntaron por su hijo y dieron la vuelta. No volvieron más.
A continuación, José recibía una carta con membrete de la Embajada de Canadá. Contenía una información ¡qué él no había pedido! En el texto se decía que “los dos doctores llegados a su ciudad” residieron en la ciudad de Brandon de 1967 a 1969. Desde allí se habían trasladado a Alemania, pero no se sabía nada más sobre ellos.


Imagen

La casona de Margarita Ruiz de Lihory en la calle Mayor de Albacete.
Foto: http://www.albacete-fotos.com.


Hoy, cuando Margarita Ruiz de Lihory ha desaparecido, aún quedan algunos vestigios de aquel mundo engominado, nocturno y ceremonial de África, quizá el eco de algún ruido de sables y algún hormigueo de champán. El extraño caso de la mano cortada está en las hemerotecas, pero los hombres de negro enviados de alguna secta, algún servicio secreto o algún extraño planeta reaparecen cuando alguien pregunta por él. Quedan testimonios, documentos y sobre todo el azulejo medio roto en que la baronesa mandó graba el verso que le dedicó su hija para celebrar la restauración de la Casona de Albacete.
Dice así:

“Inmortal como Cervantes
Ha de ser la gran señora
Que ha realizado estas obras
De solidez y mejora.
Es mujer excepcional;
De preclara inteligencia
Y belleza sin igual
La dotó la Providencia.
Ha de perdurar aquí
Marquesa de Villasante
Baronesa de Alcahalí”.

_________________

"Buscad la Belleza, es la única protesta que
merece la pena en este asqueroso mundo"
(R. Trecet)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: EL LADO OSCURO DE LA ARISTOCRACIA
NotaPublicado: 12 Ene 2010 00:12 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Oct 2009 04:01
Mensajes: 11392
Hasta aquí el artículo de Julio César Iglesias. Ahora, para terminar en tono acorde con el resto del relato, dejo algunas parafonías (psicofonías) grabadas hace unos años en el edificio que se levanta sobre el solar que antaño ocupara la mansión de Margarita Ruiz de Lihory en Albacete, si bien nada tendrían que ver ésta y aquéllas. Sí, ya sé, esto es más falso que un euro de corcho, pero ese “Yo soy Dios” da un yuyu…




Vandal :whistling:

_________________

"Buscad la Belleza, es la única protesta que
merece la pena en este asqueroso mundo"
(R. Trecet)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: EL LADO OSCURO DE LA ARISTOCRACIA
NotaPublicado: 12 Ene 2010 14:04 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 23 Oct 2009 12:00
Mensajes: 293
estupendo reportaje, Vandal! Realmente fascinante, Lei en internet que la baronesa murio despues en la miseria y posteriormente, su cadaver desaparecio de su nicho en el cementerio! No se si es verdad o si es una elucubracion mas de los blogeros. sabes algo de eso?


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: EL LADO OSCURO DE LA ARISTOCRACIA
NotaPublicado: 12 Ene 2010 14:07 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:02
Mensajes: 25436
Ubicación: ESPAÑA
Bienvenido nando (wink)

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: EL LADO OSCURO DE LA ARISTOCRACIA
NotaPublicado: 12 Ene 2010 14:26 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 23 Oct 2009 12:00
Mensajes: 293
Muchas gracias, Sabba!! llevo tiempo leyendo vuestros comentarios y decidi participar como miembro aunque a vuestro lado, tengo poquito que aportar...vamos que os conozco del hilo y se que muchos de vosotros sois autenticos expertos (minnie, legris, octavio por citar a unos pocos) pero todos poneis siempre algo interesante que me hace ser asiduo del foro


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: EL LADO OSCURO DE LA ARISTOCRACIA
NotaPublicado: 12 Ene 2010 15:05 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Oct 2009 04:01
Mensajes: 11392
Bienvenido, Nando, y gracias, me alegro de que te haya gustado, aunque el reportaje es de Julio César Iglesias, no mío ;D . Sí que es una historia fascinante, es de esas historias que tanto si es cierta como si es falsa enganchan. También he leído que murió prácticamente en la pobreza, aunque no sé hasta qué punto será cierto, teniendo en cuenta su patrimonio, una cosa es ser pobre y otra no poder llevar el tren de vida que uno quisiera... En cuanto a la desaparición de su cadáver me has dejao KO, jamás había escuchado semejante cosa; teniendo en cuenta los precedentes de su historia todo es posible, pero también es cierto que hay mucha leyenda alrededor de todo este asunto, y muchos datos erróneos o sin base sólida, que se van repitiendo de artículo en artículo y de web en web, y tampoco me extrañaría que fuera un bulo más (si averiguo algo te lo digo).
He olvidado comentar que hoy por hoy el affaire Ummo ya tiene nombre y apellidos, José Luis Jordán Peña, quien ha confesado ser el inventor de tan delirante historia. Además un escritor llamado Pedro Nuño de la Rosa, según cuenta Manuel Carballal, ha investigado bastante a Ruiz de Lihory y afirma que los médicos sí que existieron, pero eran en realidad oficiales nazis que fueron acogidos por Margarita hasta que pudieron partir hacia otros lugares. No sé qué base tendrá esta teoría, pero es perfectamente factible, pues se sabe que España fue refugio de muchos nazis. Estos datos se han sabido después del artículo de Iglesias, que ya tiene unos añitos, por eso no los menciona.
Y a ver si consigo que se vea el vídeo de Jiménenz del Oso, que es otro bulo pero tiene su punto... :mrgreen:

_________________

"Buscad la Belleza, es la única protesta que
merece la pena en este asqueroso mundo"
(R. Trecet)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: EL LADO OSCURO DE LA ARISTOCRACIA
NotaPublicado: 12 Ene 2010 20:49 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:02
Mensajes: 25436
Ubicación: ESPAÑA
Pero por favor.... estoy alucinando con la historia, y ya no te cuento con lo de "Yo arreglo mis problemas en el bidé" :shock:

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: EL LADO OSCURO DE LA ARISTOCRACIA
NotaPublicado: 12 Ene 2010 20:55 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 16:10
Mensajes: 7812
Ubicación: MURCIA - ALICANTE
:mdr: :mdr: :mdr: :mdr:


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 40 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro