Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 127 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 11  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Catalina de Aragón
NotaPublicado: 19 Abr 2009 19:10 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 26 Mar 2008 18:57
Mensajes: 9580
CATALINA DE ARAGÓN | ANIVERSARIO DE SU CORONACIÓN
La reina más amada por los ingleses era española

Se cumplen 500 años del advenimiento de Catalina de Aragón, hija de los Reyes Católicos, como soberana de Inglaterra. «Reina de todas las reinas y modelo de majestad femenina», según la describió Shakespeare, fue muy querida por el pueblo inglés, que no dudó en ponerse de su lado cuando se negó a concederle el divorcio a su esposo, Enrique VIII.

Por Carmen Machado



El 24 de junio de 1509, una princesa española de 23 años recorría orgullosamente las calles de Londres rumbo a la Abadía de Westminster. Sentada en una litera llevada por hermosos alazanes, ataviada con un vestido de raso blanco bordado y luciendo una corona de oro, zafiros y perlas, Catalina de Aragón despertó la admiración de los londinenses.

En el templo la aguardaba su joven esposo, Enrique VIII, a punto de cumplir los 18 años y con quien se había desposado 13 días antes. Ambos fueron coronados reyes de Inglaterra en medio del regocijo popular: gracias a la nueva reina, el país se aseguraba una alianza estratégica con Fernando de Aragón, el Rey Católico. Unidas por lazos de sangre, Inglaterra y España por fin podrían poner freno a la hegemonía de Francia.

Segundo intento. Era la culminación de un proyecto político que se había fraguado durante muchos años y que ya había tenido una primera tentativa, puesto que Catalina había estado casada con el hermano mayor de Enrique, el príncipe Arturo de Gales, heredero al trono. Arturo sólo tenía 15 años en el momento del enlace y había muerto unos meses después sin haber consumado el matrimonio, o al menos así se aseguró en aquellos momentos. La solución más práctica era que la princesa viuda de Gales, previa dispensa papal, se casara con Enrique, el nuevo heredero de la dinastía Tudor.

El nuevo matrimonio comenzó con los mejores augurios. Según Antonia Fraser, autora del documentado estudio Las seis mujeres de Enrique VIII, los intereses políticos no fueron los únicos que movieron al rey a la hora de casarse con Catalina. El monarca estaba verdaderamente enamorado de su esposa española, lo que no es de extrañar si tenemos en cuenta que ella reunía una serie de cualidades excepcionales, incluso entre las mujeres de la realeza de su tiempo.

En primer lugar, era extraordinariamente bella. Tenía la piel muy blanca, los ojos azules y un cabello largo y abundante de color rubio rojizo, herencia, sin duda, de su antepasada inglesa Catalina de Lancáster, abuela de Isabel la Católica. Además, en una época en que la fertilidad de las mujeres se asociaba con unas formas redondeadas, Catalina cumplía de sobra con las expectativas, ya que era rolliza, pero sin llegar a la gordura. Por contra, era de baja estatura, aunque ese defecto se compensaba con su hermosa voz, grave y de tonos bajos, que confería un aire de dignidad a sus palabras.

Además de hermosa, Catalina era excepcionalmente culta. Su madre, Isabel la Católica, se había preocupado de que dominara el latín, algo muy importante ya que era la lengua de la diplomacia internacional. También hablaba francés; había leído a los autores clásicos y a los historiadores latinos, y había estudiado derecho civil y canónico, heráldica, genealogía, música, baile y dibujo. Según las crónicas inglesas de la época, Catalina «poseía unas cualidades intelectuales con las que pocas reinas podrían rivalizar».

La real pareja fue feliz durante varios años. Y el amor del rey sólo se veía enturbiado por la falta de un heredero varón. Catalina tuvo dos abortos y tres hijos que murieron al poco de nacer. Únicamente pudo darle a Enrique una hija, María, pero no logró concebir el ansiado príncipe que garantizase la continuidad de la dinastía Tudor. Con el paso del tiempo, el rey se fue impacientando, aunque es posible que la idea del divorcio le hubiera pasado por su mente de no ser por la aparición, en la primavera de 1526, de una mujer ambiciosa y decidida de la que se enamoró ciegamente. Ana Bolena, dama de honor de la reina, hubiera podido engrosar la lista de amantes de Enrique VIII, pero ni su familia, perteneciente a la nobleza cortesana, ni ella misma, se conformaron con tan poco.

Los detalles de aquellos tiempos turbulentos los conocemos por fuentes tales como los informes de los embajadores extranjeros, especialmente los de Chapuys, el legado español; por los documentos enviados al Archivo Vaticano; por escritos particulares, como la Spanish Chronicle, del comerciante español establecido en Londres Antonio de Guaras, y por las crónicas inglesas contemporáneas de los hechos. Así sabemos que, al negarle sus favores sexuales, Ana llevó al rey a un estado rayano en la locura que suscitó los comentarios en la corte de que había sido embrujado. La única forma de poseerla sería ciñendo la corona sobre sus sienes.

Después de muchas vacilaciones, el monarca creyó dar con la solución ideal. Le propondría el divorcio a la reina basándose en que su matrimonio había sido nulo. Para ello, se aferró a la argucia legal de que la Biblia señalaba como inválida la unión entre un hombre y la mujer de su hermano. Aunque el matrimonio entre Catalina y Arturo no se había consumado –Enrique VIII nunca tuvo el coraje de desmentir a la reina cuando ella proclamaba que era virgen antes de casarse con él– el argumento podría haber funcionado de cara a la galería. Al fin y al cabo, las anulaciones de matrimonios reales estaban a la orden del día y, de hecho, el papa Clemente VII sugirió que Catalina podría retirarse discretamente a un convento, dejando vía libre a un nuevo matrimonio del rey. Pero ni Enrique VIII ni el Papa habían contado con el carácter indomable y altivo de la reina.

Carácter regio. Catalina era hija de reyes, había sido educada para ocupar un trono y conocía sus derechos. No estaba dispuesta a ceder la corona ni a permitir que su hija María fuera declarada bastarda. Contaba, además de con su orgullo, con el apoyo de su poderoso sobrino, el emperador español Carlos V.

Por otro lado, el pueblo inglés la adoraba por su caridad con los desfavorecidos, su piedad y su gentileza. Y una parte de la nobleza estaba a su favor. Así que, fortalecida con estos apoyos, Catalina de Aragón se preparó para la batalla. Consiguió que Carlos V presionara al Papa para que denegara el divorcio. Cuando la llamaron a declarar ante un tribunal presidido por su esposo, rebatió a sus acusadores y se dispuso a abandonar la sala sin más tardanza. Según el embajador francés, presente en el juicio, la requirieron para que regresara, pero ella, sin detenerse, afirmó: «Este tribunal no es imparcial conmigo. No me demoraré aquí», y se marchó con la cabeza alta y sin volver la vista atrás.

La reina no se amedrentó ni ante los ruegos ni ante las amenazas («ni por mi hija ni por mis posesiones materiales ni por ninguna adversidad o disgusto cederé», dijo), pese a que fue desterrada de la corte y confinada en residencias cada vez más inhabitables y lóbregas. El rey se enfureció terriblemente y sobornó, chantajeó y presionó para obtener el divorcio, pero no pudo torcer la postura del Pontífice, quien temía la ira del emperador español.

Finalmente, Enrique VIII tomó una resolución inaudita: rompió con el papado y se hizo proclamar «jefe supremo de la Iglesia de Inglaterra». En 1533 se casó con Ana Bolena, a la que el pueblo denominaba «esa mala perra» o «la puta del rey». La nueva reina odiaba a la princesa María y llegó a decir que «haría de ella una criada de su casa o la casaría con un sirviente». También manifestaba que deseaba la muerte de Catalina, a quien culpaba de que la mayoría de los países europeos no reconocieran su boda con el rey.

Una vez obtenido su capricho, el amor de Enrique por Ana Bolena se fue enfriando. Al fin y al cabo, ella tampoco fue capaz de darle un heredero varón (aunque su hija Isabel sí llegó a acceder al trono) y, como pudo comprobar el monarca por sí mismo, salía perdiendo si se la comparaba con su anterior esposa. Ana carecía de la dignidad y el dominio de sí misma que ostentaba la reina Catalina, por no hablar de la ascendencia real y las influencias internacionales de ésta. Además, en el fondo de su corazón, el rey sabía que Catalina lo había amado profundamente y que, pese a las humillaciones a las que la sometió, ella nunca consintió encabezar una revuelta sangrienta contra él.

El 7 de enero de 1536, antes de morir en su destierro del castillo de Kimbolton, Catalina de Aragón escribió una última carta dirigida a su esposo. Después de perdonarlo y rogarle que cuidara de María, la hija de ambos, terminaba con unas palabras conmovedoras: «Finalmente, hago este juramento: que mis ojos os desean por encima de todas las cosas. Adiós».

Ana Bolena sólo la sobrevivió cuatro meses. Fue decapitada en la Torre de Londres el 19 de mayo y enterrada a pocos metros, en la capilla de San Pedro. El rey contrajo cuatro matrimonios más, ganándose a pulso el sobrenombre de Barbazul (no en vano, repudió a su cuarta esposa y decapitó a la quinta).

Catalina de Aragón, por su parte, descansa en la hermosa catedral normanda de Peterborough, la que inspiró a Ken Follet para escribir Los pilares de la tierra. En la losa de su tumba aparecen sus emblemas: granadas (por la fruta, símbolo de fertilidad, y por la ciudad española del mismo nombre, a cuya rendición asistió Catalina junto a sus padres, los Reyes Católicos) y las banderas que la acreditaban como Infanta de Castilla y Aragón.


De la gloria al ostracismo en 50 años


1485. Catalina, hija de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, nace el 16 de diciembre en el Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares (Madrid).
1501: El 14 de noviembre, a los 16 años, se desposa en la catedral de San Pablo (Londres) con Arturo, Príncipe de Gales y heredero del monarca inglés Enrique VII.

1502: El 2 de abril fallece Arturo.

1509: Se casa con Enrique VIII, el 11 de junio de 1509. El 24 del mismo mes es coronada reina de Inglaterra.

1516: Nace su hija, María Tudor, futura reina de Inglaterra.

1527: Enrique VIII solicita al papa Clemente VII la anulación de su matrimonio con Catalina.

1533: El 25 de enero el rey se desposa con Ana Bolena sin haber conseguido divorciarse de su primera esposa.

1536: El 7 de enero, recién cumplidos los 50 años, fallece Catalina de Aragón en el castillo de Kimbolton.

Imagen

http://www.elmundo.es/suplementos/magaz ... 88914.html


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 19 Abr 2009 20:21 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
Catalina/Catherine:

Imagen
Imagen

Algunos apuntes: la catedral de Peterborough fue objeto de una grandiosa restauración en el año 1891. Se aprovechó aquella circunstancia para proporcionarle a la tumba de Catalina su actual aspecto. Una suscripción pública a la que se invitó a participar a todas las mujeres que se llamasen Catherine o Katherine en Inglaterra, Escocia, Irlanda e incluso Australia y América fue lo que proveyó fondos para colocar una gran losa de buen mármol irlandés. En la losa se grabó, con letras doradas: "Catalina, reina de Inglaterra". Las banderas que se colocaron al lado eran una propia para una infanta de Castilla y Aragón, así como la de reina consorte de Inglaterra. Fueron un regalo de nuestra May de Teck, destinada a convertirse en la reina Mary de George V al cabo de pocos años.

En 1986, se llevaron a efecto una serie de actos en honor a Catalina, cuando se cumplían los cuatrocientos cincuenta años de su entierro. Los ciudadanos de Peterborough costearon una placa, para situarla junto a la tumba. En la placa dice: "Una reina amada por el pueblo inglés por su lealtad, piedad, coraje y compasión".


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 19 Abr 2009 20:35 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
Otro retrato de Catalina/Catherine:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 19 Abr 2009 20:35 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
Imagen
Imagen

Fernando de Aragón e Isabel de Castilla tuvieron sus dudas antes de entregar esa hija suya a los Tudor. Al fín y al cabo, la dinastía Tudor acababa de acceder al trono inglés en la persona de Henry VII, que había ganado la corona al imponerse en la célebre batalla de Bosworth Fields. Luego, Henry VII se había casado con Elizabeth de York, hija mayor del que había sido rey Edward IV con su controvertida consorte Elizabeth Woodville. Pero Henry VII puso mucho tiento en dejar claro que se consideraba rey por sí mismo, por su propio linaje y su propia colección de victorias militares, no por haberse casado con la hija de Edward IV.

Sin embargo, los Tudor no pasaban de ser unos recién llegados. Y en Inglaterra quedaban personas que podían esgrimir derechos a la corona quizá superiores a los de Henry VII. Uno de ellos era Edward Plantagenet, hijo varón de George duque de Clarence. Edward ostentaba los títulos de conde de Warwick y conde de Salisbury. Después de la muerte de Richard III, el nuevo flamante soberano Henry VII, el primer Tudor, mantuvo prisionero a Edward Plantagenet porque se daba cuenta de que éste podía perfectamente sacar a la palestra sus derechos de nacimiento. Pero aunque estuviese "en rehenes" seguía siendo un peligro. Fernando de Aragón insistió en la necesidad de que los Tudor reafirmasen su posición, quitándose de enmedio al conde de Warwick y Salisbury. En aquella tesitura, Henry VII determinó la ejecución de Edward de Warwick y Salisbury.

Sólo entonces se envió a Catalina a Inglaterra...

Curiosamente, Catalina llegaría a tener una excelente amiga en la hermana del difunto Edward, Margaret Plantagenet, condesa de Salisbury, a quien Henry VII había ordenado casar con uno de sus fieles, Sir Richard Pole. Margaret Pole desempeñaría un papel destacado en la corte de Henry VIII (que aseguraba amarla "no menos que a una madre") y Catalina. Pero, al final, las circunstancias se volverían en su contra y, ya anciana, se le depararía un sangriento final...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 19 Abr 2009 20:58 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 26 Oct 2008 17:22
Mensajes: 963
Ubicación: Entre Pinares
Esta SEÑORA, por que fue una señora de los pies a la cabeza, es uno de mis puntos débiles!!!!

Qué historia la tocó vivir, llena de luchas....

Por favor seguid con el relato!!!!



=D>

_________________
Orléans Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 19 Abr 2009 21:01 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 03 Mar 2008 16:43
Mensajes: 4019
Hay dos lugares en mi vida, dos sitios miticos. Uno es la puerta de San Romano, en Constantinopla, lugar donde murio Constantino XI, ultimo Emperador de Romanos. Otro es la tumba de Catalina.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 19 Abr 2009 21:33 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
Lamballe...yo también tengo muchas ganas de visitar su tumba en la catedral de Peterborough. Me encantaría llevarle unas flores a Catalina/Catherine. Fue una mujer excepcional por su temple y su coraje. La dignidad que demostró durante el proceso de su divorcio resulta conmovedora para cualquiera con un ápice de sensibilidad.

Estaba pensando ahora...que su vida estuvo repleta de traición por vía masculina. El primero en traicionarla fue su padre, Fernando de Aragón. En cuanto su hija estuvo en Inglaterra, empezó a utilizarla como un peón en sus endiabladas partidas de ajedrez político. La forma en que sostuvo su pulso con Henry VII -un completo ávaro...- por la dote de Catalina/Catherine en cuanto murió Arthur puso a su hija en una situación vergonzosa. En casa de la princesa viuda de Gales (Durham House, en Strand) se llegó a pasar hambre, mientras ella misma se conformaba con lucir vestidos plagados de remiendos. La tensión hizo mella en Catalina/Catherine, que incluso sufrió virulentos accesos de fiebre nerviosa. Pero, seguramente, desde el punto de vista de Catalina/Catherine, el peor golpe que le asestó Fernando -a quien ella idolatraba...- desde la distancia fue la manera en que había mandado redactar, en vistas a un eventual segundo matrimonio de ella con el hermano menor del difunto, la dispensa que debía emitir Roma. Fernando, con su habitual propensión a encender velas tanto a dios como al diablo en sus asuntos políticos, pidió que la dispensa cubriese tanto la eventualidad de que el primer matrimonio NO se hubiese consumado como la eventualidad de que el primer matrimonio QUIZÁ (en latín "forsitan") se hubiese consumado. Catalina/Catherine, apoyada por su dueña doña Elvira, había jurado que seguía siendo virgen, lo que implicaba que Arthur y ella no habían consumado su unión a pesar de que el chico recien casado se había jactado públicamente tras la noche de bodas de haber pasado "toda la noche en España". Para Catalina/Catherine, se trataba de una cuestión de honor. Le dolió mucho que su padre Fernando solicitase la dispensa incluyendo el "forsitan". Y en una etapa muy posterior de su vida, aquel "forsitan" traería no poco sufrimiento a Catalina/Catherine.

Si la traicionaba Fernando...¿porqué no Henry VII? El muy artero y rácano monarca Tudor trató a la viuda de Arthur con muy pocos miramientos. Quizá si la bondadosa Elizabeth, la esposa de Henry, no hubiese fallecido poco después de la muerte de Arthur, Catalina/Catherine hubiese contado con una protectora. Pero Elizabeth no estaba. La primera dama de la corte era Margaret Beaufort, la madre de Henry VII, una mujer que cifraba su mayor orgullo en su hijo rey y en su nieto futuro rey. Le importaba un ardite la situación de Catalina/Catherine, que parecía abandonada a su -miserable- suerte.

Y, finalmente, la traicionaría Henry VIII. El mismo muchacho encantador que la había amado y que se había apresurado a casarse con ella en cuanto falleció el padre. El mismo que la había honrado como su devota y muy capacitada reina. El mismo a quien Catalina/Catherine había intentado proporcionar un heredero durante largos años. Él, en cuanto se encontró enamorado de una "fresca y lozana" Anne Boleyn que le prometía hijos, no dudó en invocar el Levítico para deshacerse de Catalina/Catherine, cuyo único pecado había sido no haber proporcionado un niño que sobreviese a la niñez.

Debió sentirse en franca angustia...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 19 Abr 2009 21:46 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
Imagen

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 19 Abr 2009 21:51 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:02
Mensajes: 25280
Ubicación: ESPAÑA
¿Por qué el mono...?
No tendriáis una fotito de su tumba, para ver la placa (wink)

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 19 Abr 2009 21:54 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 19 Abr 2009 21:57 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
Lo del monito tenía un sentido...pero no recuerdo. Tendré que rebuscar y rebuscar, Sabba.

He visto fotos de la tumba, pero no de la placa. Find A Grave tiene dos fotos de la tumba de Catalina/Catherine. Supongo que la placa estará colocada cerca, quizá en el muro. Pero no he visto ninguna imagen...al menos aún.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 19 Abr 2009 21:57 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:02
Mensajes: 25280
Ubicación: ESPAÑA
Tengo una,

Imagen

Imagen

Es de findagrave.com

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 127 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 11  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro