Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 163 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 ... 14  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto:
NotaPublicado: 23 Nov 2008 11:07 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17726
¿Cómo era Drina?.

Siempre se mostró como un verdadero carácter. Sus tirabuzones rubios, que enmarcaban el rostro de cutis levemente sonrosado, con ojos relucientes y una sonrisa que le marcaba hoyuelos, la hacían parecer una preciosa muñeca. Pero la muñeca era una criatura vivaracha, retozona y con una veta maliciosa. Sus estallidos de temperamento resultaban notables: cuando aún era muy pequeña, el personal de servicio decía que, cuando se enfadaba, parecía "el difunto rey George (George III) con pañales". Esto suscitaba cierto temor, por supuesto: la porfiria había hecho estragos en el fallecido monarca, provocándole accesos de cólera que desembocaban en ramalazos de funesta violencia; de ahí que prácticamente se le hubiese confinado, otorgando a su hijo la regencia en vista de la clara "locura" del progenitor.

Drina no se mordía la lengua nunca -y sus respuestas podían ser terriblemente afiladas. En una ocasión en que el tutor de estudios, el reverendo evangélico George Davys, preguntó a la duquesa Victoria cómo se estaba portando ese día la niña, la dama respondió:

-Hoy está siendo buena, aunque ayer por la mañana hubo una pequeña tormenta [denominaban "tormentas" a las feroces rabietas de Drina].

La niña, que había estado atenta, intervino al instante:

-No una, dos.-señaló, orgullosa de sí misma:-Una tormenta al vestirme y otra al acicalarme.

Hubo otro episodio de ese tipo. Queriendo enmendarle la plana a su rebelde hijita, la duquesa de Kent, en tono doliente, le dijo:

-Cuando eres traviesa, me haces a mí, y también a tí misma, muy desgraciada.

La niña la miró de hito en hito y señaló, en tono irónico:

-No, mamá, a mí no; sólo a tí.

No era fácil educar a esa cosita. La abuela materna, Augusta Reuss, había quedado impresionada cuando, teniendo la niña pocos años, había acudido de visita a Inglaterra para, de paso, recoger a su nieta mayor Feodora, Feo, que íba a pasar una temporada en Coburgo con ellos. Augusta explicó claramente a su hija Victoria que había que meter en cintura a la briosa Drina costase lo que costase. Pero del dicho al hecho había un buen trecho. Si esa niña tenía suficiente personalidad para engatusar a su tío rey George IV a los seis años, también la tenía para responder a las admoniciones de sus mayores. Un ejemplo lo encontramos en cierta escena que involucró a su profesor de piano, que trataba de convencerla de que nunca mejoraría su ejecución -bastante deficiente- no por falta de cualidades sino porque era demasiado perezosa para las prácticas:

-No existe un camino fácil para la realeza hacia la música, alteza.- pontificó el maestro:-Es preciso practicar y practicar, como todo el mundo.

La niña, que había estado sentada en su banquetita frente al instrumento, le observó desafiante mientras cerraba de un golpe la tapa que protegía el teclado:

-Bien, ya vé que NO es preciso.-sentenció.

Pero Drina también era una niña sentimental y cariñosa. Su medio hermana Feo, a la que ella se empeñó en denominar "Fidi", podía manejarla fácilmente. Y Luise, baronesa Lehzen, que había sido en orígen la institutriz de "Fidi", supo ganarse por entero el corazón de Drina. La baronesa era una mujer muy inteligente, que comprendió que la forma de enderezar a la muchachita pasaba por hacerse primero con su plena confianza. Durante años, Lehzen alternó las lecciones de historia y genealogía con otros momentos de esparcimiento. Junto a la baronesa, Drina inició su formidable colección de muñecas ataviadas con trajes de distintas épocas, mientras leían novelas de gran éxito en la época, especialmente las del escocés sir Walter Scott.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 23 Nov 2008 11:11 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:02
Mensajes: 26756
Ubicación: ESPAÑA
sabbatical HACE MEDIA HORA escribió:
No me digais que no es una gozada como se lee el texto ahora... :wink:



<o>

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 23 Nov 2008 11:35 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17726
Dos imágenes infantiles de Drina. Proceden de la Royal Collection y la única pega que ponerle a la e-gallery de la RC es que ofrece sus obras a tamaño minúsculo...
:cry:

Imagen
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 23 Nov 2008 11:43 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17726
Ésta no es minúscula, pero sólo la he encontrado en blanco y negro:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 23 Nov 2008 11:59 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17726
Esta imagen, como su reducido tamaño delata - :twisted:-, también procede la la RC:

Imagen

Se trata de una obra de Edwin Landseer, comisionada por la duquesa viuda de Kent. Muestra a "Dash", el primer perrito de Drina, que fue un obsequio de John Conroy.

A decir verdad, el único minuto de gloria que tuvo John Conroy con la pequeña Drina se produjo cuando le ofreció a la niña a "Dash", el "dear Dashy". Drina encargó una chaquetita encarnada para su "dear Dashy", a quien regaló, en las primeras Navidades del cachorro de aguas, tres pelotitas de goma. La niña estaba tan embelesada con su mascota que incluso compartió con él, en esa ocasión, un trozo de delicioso pan de jengibre -uno de los dulces favoritos de la princesa.

Aparte ese detalle, Drina siempre DETESTÓ a Conroy. De hecho, por parte de la niña, se produjo una reacción puramente emocional de rechazo hacia la sempiterna presencia de Conroy que, con el tiempo, minó por completo la relación de la princesa con su madre duquesa. Los biógrafos han especulado acerca de aquella ferviente antipatía de la niña hacia un individuo apuesto y agradable que la trataba de forma muy aduladora. Quizá la pequeña, con ese instinto a veces infalible de los críos, detectó algo falso, una nota discordante, en la actitud aduladora de Conroy; puede que presenciase también algunas escenas, cuyo trasfondo no percibía, pero que le causasen un instintivo recelo, del untuoso caballero irlandés respecto a su propia madre, Victoria, y a su tía paterna, la princesa Sophie, cuyas finanzas también controlaba. En una etapa ulterior, es probable -de hecho muy probable...- que llegasen a oídos de Drina comentarios reprobatorios en torno a la exagerada dependencia de la duquesa viuda hacia el caballero interventor. Ni la baronesa Späth ni la baronesa Lehzen estaban precisamente batiendo palmas con las orejas, porque se daban cuenta de que los rumores que vinculaban a la dama con el caballero podían llegar a ser muy perniciosos.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 23 Nov 2008 12:24 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17726
El papel de John Conroy en todo este entramado histórico es, cuando menos, dudoso.

Fue Conroy -sin lugar a dudas...- quien estableció sobre el papel el esquema de lo que se denominaría "el sistema Kensington". Esto coincidió, en el tiempo, con la muerte del rey George IV, que significó el ascenso al trono de William de Clarence bajo el nombre de William IV. Junto a William, en calidad de consorte, estaba su Adelaide, incapaz de proveer herederos a la corona. Para entonces, se había consolidado la posición de Drina, una niña de once años que estaba justo a un paso del trono británico.

De luto riguroso por el difunto George IV, esa chiquilla asistió a la solemne ceremonia de la Orden de la Jarretera que tuvo lugar en el palacio de St James en julio de 1830, y, en agosto de 1830, también acudió a Buckingham para la fiesta de cumpleaños de la reina Adelaide. Adelaide era siempre muy dulce con Drina, de modo que a la niña le hubiera gustado corresponder a sus amorosas efusiones; pero su madre la había exhortado a mostrarse circunspecta y formal, algo que hizo porque tenía miedo a una escena doméstica posterior; la actitud envarada de la princesa ofendió mucho al rey William IV, que no entendía en absoluto esa falta de cortesía hacia la bondadosa Adelaide.

La duquesa Victoria y Conroy se enfrentaban abiertamente, pues, a William IV. La princesa Drina hubiese debido asistir a la fastuosa coronación de sus tíos soberanos, programada para el 3 de septiembre de 1831, pero no fue porque, en la procesión, se le había asignado un lugar detrás de sus tíos paternos, los duques reales. Victoria de Kent, espoleada por Conroy, insistió en que dado que a su hija no se le permitía caminar justo detrás de los monarcas, no accedería a que participase en aquel solemne evento. Entre tanto, sin embargo, Conroy estaba ya planificando, al detalle, una serie de viajes de la joven Drina a lo largo y ancho de Inglaterra, que tenían como objeto que los británicos conociesen a la heredera.

Se tratataba de un claro desafío a William IV. Le estaban diciendo: "Tu Adelaide ni ha tenido hijos ni los tendrá, así que nosotros promocionamos a nuestra chiquilla, que un día será la soberana a través de la cual gobernaremos". Seguramente, de ser otra la actitud de la duquesa viuda, William IV y su Adelaide hubiesen sido los primeros en promocionar a la chiquilla de Kensington, pero, desde ese palacio, se planificaron las cosas pasando por encima de los monarcas, algo que el rey no podía aceptar y que a la reina le causaba una infinita tristeza. Drina era el arma que esgrimían Victoria de Kent y John Conroy, sin ningún miramiento, sin escrúpulos.

A partir de 1832, Drina cumplió fielmente con una serie de viajes planificados por el interventor de finanzas de su madre. Hasta tres meses llegó a durar la primera gira por las Middlands y Gales. Al año siguiente, se programó otro extenso periplo por el Sur y el Oeste. En esos trayectos que tanto molestaban al rey porque se hacían "a pesar suyo", hubo instantes que pudieron explotar hábilmente la duquesa y su amigo. En Torquay, una procesión de niñas había acudido hacia Drina para ofrecerle una corona. En la Biblioteca Bodleian de Oxford a Drina se le mostró, con la adecuada prosopopeya, el libro de ejercicios de latín de la reina Bess (Elizabeth I). En Portsmouth, Drina subió a bordo del buque insignia del legendario almirante Nelson, el "Victoria", para compartir la pitanza de los marineros.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 23 Nov 2008 12:39 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17726
Y no quedaba ahí la cosa...

La principal escaramuza con la corte real se produjo cuando se hizo evidente el juego de la duquesa y su adláter. Querían asegurarse de que, en caso de que Drina accediese al trono durante su minoridad, la regencia se le confiaría a Victoria de Kent. Eso equivaldría a que el poder detrás del trono lo encarnase el mismísimo John Conroy. Se trataba de una gran apuesta -que lógicamente sentaba a cuerno quemado en la corte.

Hasta qué punto era consciente Drina de todos los tejemanejes es una cuestión delicada. Desde pequeñita, se había preguntado, con su característica curiosidad, porqué los ingleses se habían sacado el sombrero de la cabeza en su presencia y no en presencia de su medio hermana mayor, quien, por cierto, había sido enviada en su adolescencia de vuelta a tierras germánicas para que se casase con un príncipe Hohenlohe-Langeburg. Pero Drina, aunque sabía que formaba parte de la familia real, no estaba al tanto de su posición en el orden de sucesión. Según la leyenda fue Lehzen quien, tras la muerte de George IV, entregó a la niña, acostumbrada a recitar de memoria la lista de reyes ingleses desde Alfredo el Conquistador, un árbol genealógico exhaustivo; mientras lo repasaban punto por punto, la baronesa animó a la princesa a trazar hacia adelante la línea de sucesión a la corona. En ese instante, Drina habría adquirido plena consciencia de que ella era la inmediata sucesora de su tío William IV. Y habría levantado la manita para pronunciar su famoso juramento: "Seré buena".

Los viajes organizados por Conroy habían permitido que Drina apareciese ante los ingleses, pero también le habrían hecho darse cuenta de las exigencias inherentes a su futura condición de reina. En cuanto ascendiese al trono, tendría que demostrar aplomo y madurez aunque fuese demasiado joven, quizá, en aquel momento. Lehzen parece haber sugerido a Drina que debería estar preparada para cualquier trampa que le tendiese Conroy, que estaba convencido de poder manejar a la muchacha a través de la madre de ésta.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 23 Nov 2008 20:34 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:02
Mensajes: 26756
Ubicación: ESPAÑA
Citar:
En el camino de Londres a Sidmouth en Devon, el duque quiso hacer una escala en Salisbury para visitar la magnífica catedral. Era un día extremadamente desapacible, con un alto grado de humedad flotando en el aire sorprendentemente frío. El duque no íba tan abrigado como hubiese sido deseable, así que pilló un constipado. Pero, de momento, no le dió mayor importancia.


En aquella época te salía un día malo y te mandaba a la tumba, lo mismo que luego le pasaría a Albert.

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 08 Dic 2008 13:53 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:02
Mensajes: 26756
Ubicación: ESPAÑA
Hablando de Lehzen...

Imagen

Victoria (1819-1901), Reine d'Angleterre à partir de 1837 et Impératrice des Indes à partir de 1876. La Princesse Victoria en 1831. Elle découvre une feuille de papier dans un de ses livres d'école et y lit qu'elle héritera du trône à la mort de son Oncle William IV. Derrière elle, la Baronne Lehzen, sa gouvernante
vers 1887
Gravure

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 08 Dic 2008 13:57 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:02
Mensajes: 26756
Ubicación: ESPAÑA
Supongo que la fecha que nos indica la imagen anterior se refiere a la fecha del grabado, porque aquí tenemos otra imagen más antigua por fecha, y Victoria está notablemente más mayor...

Imagen


Reine Victoria (1819-1901), Reine du Royaume-Uni à partir de 1837, Impératrice des Indes à partir de 1876
Portrait 3/4 de la Reine portant l'étoile et le et le ruban de l'Ordre de la Jarretière, sur une robe noire
vers 1880
Huile sur toile

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: VICTORIA I (DINASTÍA: HANNOVER).
NotaPublicado: 04 Oct 2009 13:26 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 16:10
Mensajes: 7891
Ubicación: MURCIA - ALICANTE
Imagen

Descendientes de Victoria y Alberto


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: VICTORIA I (DINASTÍA: HANNOVER).
NotaPublicado: 05 Oct 2009 05:55 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Jun 2009 21:00
Mensajes: 6990
Ubicación: USA (ex-UK)
legris escribió:
Imagen
(Retocada)


El llamado Jubilee Tree es el más famoso de los árboles genealogicos de Reina Victoria. Por casualidad, estaba procurandolo en toda parte, Legris, gracias!

Encontré otra versión tambien. A mi juicio, no es tan bueno cúanto el primero, siendo menos organizado visualmente.

Imagen


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 163 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 ... 14  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro