Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 200 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 17  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: SANNY (ALEXANDRA IOSIFOVNA)
NotaPublicado: 05 Jul 2009 12:31 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18377
Una de las más atractivas figuras femeninas de los Romanov...

Imagen


Última edición por Minnie el 05 Jul 2009 12:36, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 05 Jul 2009 12:33 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18377
Imagen


Última edición por Minnie el 05 Jul 2009 12:36, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 05 Jul 2009 12:33 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18377
Imagen


Última edición por Minnie el 05 Jul 2009 12:37, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 05 Jul 2009 12:34 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18377
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 05 Jul 2009 12:39 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18377
No me diréis que la introducción no ha sido colorida, con ese surtido de hermosos retratos de la dama en cuestión. Ahora, algunas fotografías que muestran su evolución:

Imagen

Imagen

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 05 Jul 2009 12:41 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18377
Imagen

Imagen

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 05 Jul 2009 12:41 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18377
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 05 Jul 2009 12:42 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18377
De momento...vamos servidos en cuanto a galería de retratos y fotos. Aunque hay muchas, muchas más para ilustrar el tema ;)

Así que...empezando la historia, que seguro que antinoo batirá palmas con las orejas...

:roll:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 05 Jul 2009 16:04 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18377
Esta historia, como tantas otras, arranca con una boda.

El 24 de abril de 1817, en la localidad de Kirchheim unter Teck, que se eleva a orillas del modesto río Lauter, en la región de Esslingen, se celebró un casamiento interdinástico de los muchos que se celebraban en los distintos territorios germánicos cada año. En ese caso, el novio se llamaba Joseph Georg Friedrich Ernst Karl, tenía veintiocho años y ostentaba el rango de príncipe heredero del ducado de Saxe-Hidburghausen. La novia, por su parte, se llamaba Amalie Therese Louise Wilhelmina Philippine y era, a sus lozanos dieciocho años, una princesa de Württemberg. No hace falta explicar que el enlace lo habían arreglado los padres de ambos, el duque soberano Friedrich de Saxe-Hildburghausen y el duque Ludwig de Württemberg. Por lo que concierne a Ludwig de Württemberg, organizar las nupcias de su hija Amalie representó una de sus últimas preocupaciones mundanas, pues se encontraba ya enfermo y fallecería, de hecho, al cabo de cinco meses.

Pues bien: Joseph...

Imagen

desposó a Amalie...

Imagen

...y ambos pudieron darse con un canto en los dientes, porque conformaron una de las parejas más estables y armónicas de la época. En los primeros años de su vida conyugal, residieron en Hidburghausen. Hacia 1826, en virtud de un pacto de familia que se tradujo en una redistribución de territorios, el padre de Joseph, Friedrich, dejó de ser el duque de Saxe-Hildburghausen para transformarse en el duque de Saxe-Altenburg. Paralelamente, la familia abandonó Hildburghausen para trasladarse a Altenburg, una bonita ciudad de reminiscencias medievales situada al sur de Leipzig.

Amalie demostró ser una esposa prolífica. Cuando faltaban diez días para que se cumpliese el primer aniversario de su boda, puso en el mundo a una niña a la cual denominarían, sencillamente, Marie, aunque bien cierto era que se le había impuesto una sarta de nombres: Alexandrine Marie Wilhelmine Katharine Charlotte Theresia Henriette Luise Pauline Elisabeth Friederike Georgine. A Marie, la primogénita, la seguiría otra princesita llamada Pauline (Pauline Friederike Henriette Auguste). Si la pareja aún mantenía la esperanza de que llegase el ansiado varón, se encontraron con que el tercer embarazo producía una tercera fémina: Henriette Friederike Therese Elisabeth. Luego, habría una cuarta chiquilla: Elisabeth Pauline Alexandrine. El nacimiento de ésta, Elisabeth, en marzo de 1826, consoló en gran medida a la madre, Amalie, por la pérdida de Pauline, la segunda de su progenie, que había muerto en enero de 1825.

En 1830, se produjo el advenimiento de una quinta criatura a la que se impondrían los nombres de Alexandra Friederike Henriette Pauline Marianne Elisabeth. En realidad, Alexandra estaba destinada a ocupar el lugar de benjamina de la casa, pues si bien en 1832 nacería otra niña bautizada Louise, ésta fallecería a los catorce meses. Por lo tanto, a finales de 1833, resultaba que Joseph y Amalia tenían consigo a cuatro de sus seis hijas: Marie, Henriette, Elisabeth y Alexandra.

Aunque para Joseph y Amalie supuso una decepción no lograr concebir un varón, los dos se mostraban orgullosos de sus cuatro hijas. Las cuatro crecieron en un entorno doméstico apacible, recibiendo una cuidadosa educación en la se incluía de manera especial la formación musical. Aquella era cuestión casi de orgullo propio por parte de Amalie. A fín de cuentas, la madre de Amalie, Henriette de Nassau-Weilburg, había heredado la pasión por la música de su madre, Karoline de Orange-Nassau, encargándose de transmitírsela a su vez a su descendencia. Amalie misma era una consumada pianista, aunque no alcanzaba el nivel de virtuosismo de su hermana Maria Dorothea, quien se había casado con el archiduque Joseph de Habsburgo, palatino de Hungría. Con esos antecedentes, no tenía nada de extraño que Amalie hiciese hincapié en que sus hijas debían potenciar al máximo cualquier talento artístico que poseyesen.

Aquellas cuatro princesas de Saxe-Altenburg eran, por otro lado, plenamente conscientes de sus conexiones familiares. La patria natal de Amalie, Württemberg, estaba cerca de Saxe-Altenburg, por lo que los viajes para visitar a la abuela materna, Henriette, resultaban frecuentes. La conexión wurttemberguesa demostraría una notable significación más adelante, en particular en lo que atañe a la menor de las hijas de Amalie: Alexandra.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 05 Jul 2009 16:59 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 06 Nov 2008 23:21
Mensajes: 8606
Ubicación: San Isidro, Argentina
Querida Minnie, una pequeña inquietud: tres de las cuatro hermanas Sajonia-Altenburg hicieron brillantes casamientos, Marie fue reina de Hannover, Elisabeth fue gran duquesa de Oldenburg y Alexandra como gran duquesa Konstantin fue un importante miembro de la familia Romanov. Ahora bien, la cuarta hermana Henriette (1823-1915) se quedó soltera. ¿Què pasaba con ella, tenía alguna peculiaridad que no la pudieron colocar?. O quizás simplemente decidió permanecer célibe...¿sabes algo más de ella?... :roll:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 05 Jul 2009 17:16 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18377
El 13 de julio de 1846, la ciudad imperial rusa llamada San Petersburgo se engalanó con motivo de un enlace nupcial. Se casaba Olga Nicolaevna, gran duquesa, una de las muy queridas hijas del "zar de hierro" Nicholas I y de la zarina Alexandra Feodorovna, apodada "Mouffy" por sus allegados. Nicholas I y su "Mouffy" conformaban un matrimonio atípico en el círculo de la realeza europea: se habían unido, en su momento, sintiéndose muy enamorados, con lo cual sus sentimientos recíprocos habían ído a la par con las conveniencias políticas que cristalizaban en una alianza de famille entre los Romanov y los Hohenzollern. Se da la circunstancia de que Nicholas y su "Mouffy" siguieron amándose durante toda su vida en común, a pesar del hecho de que la frágil salud de ella les obligase a dejar de compartir la cama tras el nacimiento de nada menos que siete hijos: Alexander, el zarevitch, que debía convertirse en su momento en el zar Alexander II; la gran duquesa María Nicolaevna; la gran duquesa Olga Nicolaevna; la gran duquesa Alexandra Nicolaevna; el gran duque Constantin Nicolaevich; el gran duque Nicholas Nicolaevich y, por último, el gran duque Mikhail Nicolaevich. Dado que los médicos cortaron de cuajo cualquier posibilidad de que los zares Nicholas y Alexandra siguiesen manteniendo relaciones íntimas después de que ella hubiese puesto en el mundo a su Mikhail, cierto era que Nicholas se había permitido tener alguna amante. Pero "Mouffy" estaba al tanto y no se consideraba ni humillada ni ofendida por Nicholas. Le constaba que Nicholas seguía amándola profundamente; lo único que ocurría, en realidad, era que se trataba de un hombre en buena edad, vigoroso y con un saludable apetito sexual, de modo que hubiese parecido irrazonable esperar de él que no buscase en otras lo que ya no podía encontrar entre los brazos de ella.

Esto, que puede parecer cotilleo histórico, es importante porque definió la actitud de Nicholas y Alexandra en relación con las bodas de sus hijos e hijas. Por lo que atañía a los varones -el zarevitch Alexander, los grandes duques Constantin, Nicholas y Mikhail- sólo se les recordó que, tradicionalmente, los miembros masculinos de la familia Romanov desposaban a princesas germánicas; pero, dentro del amplio abanico de princesas germánicas en edad núbil, podían darse el gusto de elegir a la que les entrase por el ojo. Y por lo que atañe a las grandes duquesas María, Olga y Alexandra, apodada "Adini", Nicholas, aquel "zar de hierro", demostró ser inusitadamente complaciente, incluso sorprendentemente blando. Adoraba a María, Olga y Adini, por lo que su principal objetivo era verlas felices a la hora de pronunciar los votos nupciales.

Eso se puso de relieve cuando María, la mayor, apasionada y tempestuosa, perdió la cabeza, y el corazón, por el apuesto Maximilian de Leuchtenberg. Las normas paulinas que regían a la dinastía Romanov exigían que las grandes duquesas se casasen con hombres de rango igual, es decir, pertenecientes a la realeza. Los Leuchtenberg representaban una realeza muy dudosa. De hecho, la pura sangre real les llegaba por vía materna, no por vía paterna. Sin embargo, Nicholas I saltó por encima de sí mismo para decretar como "apropiado" el casorio de la enamorada María con Maximilian, quien, eso sí, hubo de abandonar su ducado germánico para establecerse en territorio ruso.

Olga, la segunda de las chicas, tenía claro que ella también se casaría con quien desease hacerlo. Se había pensado para ella en el gallardo e inteligente príncipe Friedrich de Hesse-Cassel, pero éste, nada más llegar a San Petersburgo, había cruzado la mirada con la de Adini, hermana de Olga. Dado que lo de Friedrich y Adini fue un amor instantáneo, fulgurante pero que parecía sólido debido a la afinidad de caracteres de ambos, Olga se retiró amablemente de escena para que la pareja pudiese convertir el idilio en compromiso, después en matrimonio. Por desgracia, Adini murió prematuramente tras pocos meses de dichosa vida conyugal. El fallecimiento de Adini supuso un auténtico drama para los Romanov, empezando por sus devotos padres y por sus hermanos.

A partir de ahí, Olga se permitió descartar a algunos príncipes "adecuados" porque no le satisfacían. De Maximilian Josef, el heredero de Baviera, llegó a decir, tajantemente, que ella de ninguna manera aceptaría casarse con "semejante imbécil". El zar comprendía que para esa hija suya hacía falta un príncipe de estampa agradable, con una mente despierta y amplia cultura. Al final, surgió en escena el príncipe heredero de Württemberg, Karl. Karl era apuesto, espabilado y cultivado, capaz de embarcarse en profundas conversaciones acerca de distintas materias. A Olga le gustó, le gustó mucho, cuando se conocieron en Italia, dónde la gran duquesa acompañaba a su madre la zarina (a la que sus problemas pulmonares y bronquiales aconsejaban frecuentes visitas a países mediterráneos). En su inocencia y candor, Olga no llegó a considerar ni durante una milésima de segundo la posibilidad de que aquel Karl de Württemberg que la cortejaba pudiese preferir, en realidad, a los hombres. Se trataba de un homosexual con casi absoluta certeza, pero eso lo ignoraba la gran duquesa Olga cuando ambos contrajeron matrimonio en el cálido verano de 1846.

Una bonita imagen de Olga Nicolaevna:

Imagen

El matrimonio de Karl de Württemberg con Olga Nicolaevna no era el primero que unía a ambas familias. El padre de Karl, el rey Wilhelm I de Württemberg, había estado casado en segundas nupcias con la gran duquesa rusa Ekaterina Paulovna, una hermana del zar Nicholas I. Ekaterina, no obstante, había fallecido pronto, dejando a su marido solamente dos niñas -Marie y Sophie- a las cuales su sexo femenino excluía de la línea sucesoria. Ante la necesidad de conseguir herederos, Wilhelm I había contraído tercer matrimonio con su prima hermana Pauline de Württemberg, que sería la madre de Catherine, Karl y Augusta. Pauline de Württemberg nunca fue feliz con su marido; ella le amaba, pero él la ignoraba ampliamente mientras cultivaba el recuerdo de la difunta Katia y daba rienda suelta a sus pasiones con otras mujeres. El resultado fue que Pauline detestaba a sus hijastras, las huérfanas de Katia, y se sentía anulada por el fantasma de Katia. Pauline no estuvo nada contenta de que su único varón, Karl, de quien estaba orgullosa, se casase con Olga Nicolaevna, sobrina carnal de Katia. Pero debía admitir que se trataba de una alianza muy ventajosa para Württemberg.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 05 Jul 2009 18:04 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18377
hernangotha escribió:
Querida Minnie, una pequeña inquietud: tres de las cuatro hermanas Sajonia-Altenburg hicieron brillantes casamientos, Marie fue reina de Hannover, Elisabeth fue gran duquesa de Oldenburg y Alexandra como gran duquesa Konstantin fue un importante miembro de la familia Romanov. Ahora bien, la cuarta hermana Henriette (1823-1915) se quedó soltera. ¿Què pasaba con ella, tenía alguna peculiaridad que no la pudieron colocar?. O quizás simplemente decidió permanecer célibe...¿sabes algo más de ella?... :roll:


¡Hola, Hernan! ;)
Estaba tan absorta en la historia que casi "paso de largo" por tu mensaje. Lo cierto es que de pequeña inquietud nada, jajaja, es más bien la pregunta del millón de dólares ;)

Debo matizar, de entrada, que la princesa se llamaba Henriette Friederike Therese Elisabeth, pero generalmente se la conocía por el tercer nombre de pila, es decir, Therese. Seguro que arqueas una ceja mientras te preguntas: ¿Y si la gansa de Minnie sabe que la llamaban Therese, porqué se empeña en llamarla Henriette? Pues bien: es un truquito mío para no confundirla ni con su tía paterna Therese de Saxe-Hildburghausen, reina consorte de Baviera a raíz de su casamiento con Ludwig I, ni, sobre todo, con su prima hermana también por vía paterna Therese de Saxe-Altenburg, que se casó con el príncipe August de Suecia. Así me evito confusiones ;)

Cuando he buscado información acerca de Henriette/Therese, me he encontrado con un palmo de narices. Mi suposición, durante años, ha sido que o bien adolecía de una pésima salud o bien sufría un retraso mental serio, que eran los dos motivos por los cuales, en general, se excluía a las hijas del mercadeo matrimonial. Como tú acertadamente has señalado, Marie, Elisabeth y Alexandra realizaron excelentes casamientos, lo que dice mucho a favor de la capacidad de maniobra de los Saxe-Altenburg, así que la explicación más plausible para que Henriette/Therese se quedase soltera radica en que alguna "tara" (física o psíquica) impidiesen colocarla. Pero lo cierto es que no me baso en datos, sino en mi intuición, que puede ser errónea...

Hay un retrato de familia de Stieler que mostraría a Henriette/Therese. Es muy famoso, de hecho. Al parecer, se pintó para enviarlo a Alexandra, la menor, después de que ésta marchase a la lejana Rusia. Joseph y Amalia aparecen con sus hijas solteras, Elisabeth y Henriette/Therese, ante un retrato de Marie, la mayor, recien casada también. Es éste:

Imagen


PD: En cualquier caso, intentaré conseguir información adicional acerca de Henriette/Therese.


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 200 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 17  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro