Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 411 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20 ... 35  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Re: Realeza Y Sexualidad
NotaPublicado: 14 Sep 2010 14:08 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Jun 2009 22:00
Mensajes: 6999
Ubicación: USA (ex-UK)
Otra parte EXUBERANTE de Lost Splendour. El cuenta de sus primeras experiencias como transvestido, cuándo flirteó con Eduardo VII. :eyes: :eyes:

(Nota: Polia fue la amante de su hermano, Nikolai. El hermano le convidaban a la casa de la chica para oír canciones gitanas)

"During one of the parties at Polia's flat, when everyone bad drunk a good deal more than was good for them, we decided to finish the evening by a visit to the gypsies. But as I was obliged to wear the school uniform, I knew I would not be allowed in any of the night clubs, especially those where the gypsies sang.

Polia had the bright idea of dressing me up as a woman, and by the time she had finished with me not even my best friends would have recognized me.

The gypsies lived in the suburbs of our great cities, in a locality called Novaia Deresvnia in St. Petersburg and Grouzini in Moscow. Novaia Deresvnia was situated in a district known as The Islands, for the many canals of the Neva made it quite an archipelago.

The gypsies lived in an atmosphere of their own, as characteristic as their copper-colored skins, ebony hair and blazing eyes. The men wore brightly-colored Russian blouses, long-sleeved black caftans embroidered in gold, baggy trousers over high topboots, and wide-brimmed black hats. The women's dresses were always brightly colored; they wore very long, full, gathered skirts, shawls over their shoulders, and scarves on their heads tied at the nape of their necks. In the evening, when they appeared before the public, their costumes were the same but made of richer materials, with the addition of barbaric ornaments such as necklaces of sequins, and heavy gold or silver bracelets. All gypsies have a beautiful supple walk, and all their movements are extremely graceful. Some of the women are very beautiful, but they are fiercely proud and tolerate no liberties unless accompanied by a promise of marriage. The gypsies led a patriarchal life, faithful to their own traditions: no one visited them in search of a clandestine love affair; they only came to hear them sing.

They entertained their guests in a large room furnished with divans set around the walls; small tables, some armchairs and a few rows of chairs occupied the center of the room. These were always brightly lit, for the gypsies did not care to sing in semi darkness. The expressive mimicry which accompanied their singing and increased its charm needed a lot of light. Habitue's ordered champagne and called for their favorite choruses and singers,

Most of the gypsy songs have been handed down by oral tradition; each generation has transmitted them to the next from remote times. Some are sad, sentimental, nostalgic; others are filled with a kind of frenzied gaiety. When a drinking song was sung, a gypsy woman passed through the audience bearing a silver tray on which were glasses of champagne, and each person present had to drain one.

Night and day, without interruption, chorus followed chorus, although occasionally a gypsy dance was performed as an interlude; the clicking of heels that stressed the rhythm of the music added to its charm. The peculiar atmosphere created by the singing and dancing, and by the beautiful primitive women, stirred the soul as well as the senses. Everyone fell a victim to their spell. Some visitors who came for a few hours stayed for days and spent fabulous sums in the place.

The gypsy singing was a revelation to me, for I had never before heard it; although it had often been described to me, I had never expected it to be so fascinating. I realized that under its spell one could easily squander a fortune.

I also realized that my disguise allowed me to go wherever I chose, and from that moment I began to lead a double life: by day I was a schoolboy and by night an elegant woman. Polia dressed very well and all her clothes suited me to perfection.

Nicholas and I often spent our holidays abroad. In Paris we stayed at the Hotel du Rhin, Place Vendome, where we had a small flat on the ground floor. By stepping over the window sill we could go in and out without having to pass through the hotel lobby.

One evening there was a fancy-dress ball at the Opera and we decided to go, Nicholas in a domino and I dressed as a woman. To while away the first part of the evening we went to the Theatre des Capucines and sat in the front row of the stalls. After a while I noticed that an old gentleman in a stage box was eyeing me persistently. When the lights went up for the interval I recognized King Edward VII. My brother, who bad been smoking a cigarette in the foyer, came back laughing; he told me that he had been accosted by a most dignified person with a message from His Majesty who wished to know the name of the lovely young woman he was escorting. I must confess that this conquest amused me enormously and greatly flattered my vanity!

I haunted cafe-concerts and knew most of the popular tunes of the time and could sing them in a soprano voice. Nicholas conceivcd the idea of turning this talent to account by getting an engagement for me at The Aquarium, at that time the smartest cafe-concert in St. Petersburg. He knew the manager personally, went to see him and offered to let him hear a young Frenchwoman who sang the latest Parisian songs.

On the appointed day, dressed in a gray tailored suit, fox fur and large hat, I saw the manager of the Aquarium, and went through my repertoire. He was delighted and engaged me on the spot for two weeks.

Nicholas and Polia saw to my clothes. They ordered a dress of blue tulle embroidered with silver, and a headdress of ostrich feathers in several shades of blue. To complete the effect I wore my mother's well-known jewels.

Three stars took the place of my name on the program and this intrigued the public, When I came onto the stage, blinded by the spotlights, I was in such a panic that for a few moments I felt completely paralyzed. The orchestra struck up the first bars of "Paradis du Reve," but the music seemed faraway and indistinct. A few kindly people among the audience on seeing my agitation tried to encourage me by applauding. I finally pulled myself together and sang my first number, which was received very coldly. However, the next two songs, "La Tonkinoise" and "Bebe' d'Amour," had an enormous success. The last one roused such enthusiasm that I had to repeat it three times.

Nicholas and Polia waited for me in the wings, greatly excited. The manager suddenly appeared with a huge bouquet of flowers and warmly congratulated me. I found it difficult to keep a straight face, so I thanked him as best I could, gave him my hand to kiss and dismissed him hastily.

Strict orders had been given that no one should enter my dressing room, but while Nicholas, Polia and I rolled on the sofa in convulsions of laughter, flowers and love letters poured in. Officers whom I knew very well asked me to supper with them at The Bear. I longed to accept, but Nicholas expressly forbade it and took me, with all our friends, to finish the evening with the gypsies. My health was drunk at supper, and I was finally obliged to stand on a table and sing to the accompaniment of guitars.

I appeared six times at The Aquarium without a hitch, but on the seventh evening I saw some friends of my mother staring at me through opera glasses. They recognized me from my likeness to my mother, and also knew the jewels I was wearing.

And so the scandal came out. My parents made a terrific scene, but Nicholas loyally took the blame and said it was all his fault. My parents' friends and the companions of our bohemian life were sworn to secrecy. They kept their word and the affair was hushed up. My career as a cabaret singer was nipped in the bud, but I did not give up the disguises which provided me with such delightful amusement.

At that time, fancy dress balls were the rage in St. Petersburg. I excelled in the art of disguising myself, and owned a collection of very beautiful costumes, both men's and women's. For a fancy dress ball given at the Opera, I had faithfully copied the portrait of Cardinal de Richelieu by Philippe de Champaigne. The cappa magna, its train carried by two little Negroes, won me a real triumph, Another ball ended in a tragicomedy. I went as the Allegory of Night, in a sequined dress, and with a diamond star in my wig. On such occasions Nicholas, who distrusted my fertile imagination, always came with me or had me watched by reliable friends.

That evening, an officer in the Guards, who was a famous Don Juan, courted me assiduously. The officer and three of his friends offered to take me to supper at The Bear. I accepted in spite of the risk, or rather because of the risk, which thrilled me immensely. Seeing that my brother was flirting with a masked lady, I seized the opportunity to slip away.

I arrived at The Bear escorted by my four officers, who engaged a private room. Gypsies were sent for to create the right atmosphere; and under the influence of the music and the champagne, my companions became very enterprising. I was holding them off as best I could, when the boldest of them crept up behind me and tore off my mask. Realizing that disaster was imminent, I seized a bottle of champagne and hurled it at a mirror which was smashed to pieces. Taking advantage of the general shock caused by what I had done, I leapt to the door, switched off the lights and fled. Once safely outside, I hailed a coachman and gave him Polia's address. Then I remembered that I had left my sable cape at The Bear.

On an icy winter night, a diamond-bedecked young woman in a ball dress passed rapidly through the streets of St. Petersburg in an open sleigh. Who could have identified this madwoman with a boy belonging to one of the most respectable families in town?

My pranks could not be concealed indefinitely from my parents. My father sent for me one day. As he never summoned me except for matters of great importance, I naturally had some misgivings. And, sure enough, when I entered the room he was livid with rage and his voice shook. He called me a guttersnipe and a scoundrel, adding that people like me were not fit to breathe the same air as honest folk. He declared that I was a disgrace to the family and that my place was not in his house but in a Siberian convict settlement. Finally he sent me out of his room. The door banged so violently that a picture on the wall crashed to the ground.

I stood still for a moment, aghast at this outburst. Then I went to my brother.

Seeing me so depressed, Nicholas tried to cheer me up. I took advantage of this to unburden my heart, and reminded him how vainly I had several times sought his support and advice, particularly after my encounter with the Argentinean at Contrexeville. I also reminded him that it was he and Polia who had first thought of disguising me as a woman, for their own amusement, and that this had been the beginning of my "double life." Nicholas had to admit that I was right.

Later on, when I was old enough to take an interest in women, life became even more complicated. Although I felt much attracted to them my numerous love affairs never lasted long because, being accustomed to adulation, I quickly tired of doing the courting and cared for no one but myself. The truth is I was a horrible little beast. I liked to be a star surrounded by admirers. It was all great fun, but I did enjoy being the center of attention and doing whatever I liked. I thought it quite natural to take my pleasure wherever I found it, without worrying about what others might think.

I have often been accused of disliking women. Nothing is further from the truth. I like them when they are nice. A few among them have played an important part in my life, and especially the one to whom I owe my happiness. But I must admit that I have met very few who answered to my ideal of womanhood. Generally speaking, I have found among men the loyalty and disinterestedness which I think most women lack."

http://www.alexanderpalace.org/lostsplendor/ix.html

TRADUCCIÓN DE GOOGLE:

"Durante una de las fiestas en la casa de Polia, borracho todo el mundo cuando un mal mucho más de lo bueno para ellos, decidimos terminar la tarde con una visita a los gitanos. Pero a medida que me vi obligado a llevar el uniforme de la escuela, yo sabía que no sería permitido en ninguno de los clubes nocturnos, especialmente aquellos en los que los gitanos cantaban.

Polia tuvo la brillante idea de vestirme de mujer, y por el tiempo que había terminado conmigo, ni siquiera mis mejores amigos me habría reconocido.

Los gitanos vivían en los suburbios de nuestras grandes ciudades, en una localidad llamada Novaia Deresvnia en San Petersburgo y Grouzini en Moscú. Novaia Deresvnia estaba situado en un barrio conocido como Las Islas, por los muchos canales del Neva hizo todo un archipiélago.

Los gitanos vivían en una atmósfera propia, tan característico como su piel color cobre, el pelo de ébano y ojos llameantes. Los hombres llevaban blusas de colores brillantes de Rusia, caftanes negro de manga larga bordadas en oro, pantalones holgados en botas de montar de alta, y sombreros de ala ancha negro. Los vestidos de las mujeres eran siempre de colores brillantes, que llevaba muy largo, lleno, se reunieron faldas, chales sobre los hombros, y pañuelos en la cabeza atado a la nuca de su cuello. Por la noche, cuando apareció ante el público, sus trajes eran los mismos pero hecho de materiales más ricos, con la adición de los ornamentos de barbarie tales como collares de lentejuelas y oro pesado o pulseras de plata. Todos los gitanos tienen un pie flexible hermosa, y todos sus movimientos son muy graciosos. Algunas de las mujeres son muy hermosas, pero son muy orgullosos y no tolerar las libertades si no va acompañada por una promesa de matrimonio. Los gitanos llevaban una vida patriarcal, fiel a sus propias tradiciones: nadie los visitaba en busca de un amor clandestino, sino que sólo vino a oírlos cantar.

Se entretenían a sus invitados en una gran sala amueblada con divanes en torno de las paredes, mesas pequeñas, sillas y algunos unas cuantas filas de sillas ocupaba el centro de la habitación. Estos siempre fueron muy iluminado, a los gitanos no se preocupaban de cantar en penumbra. La mímica expresiva que acompaña su canto y el aumento de su encanto necesitaba una gran cantidad de luz. champagne ordenó habitué, y pidió que sus coros y cantantes favoritos,

La mayoría de las canciones gitanas han sido transmitidas por tradición oral, cada generación ha transmitido a la siguiente desde tiempos remotos. Algunas son tristes, sentimental, nostálgico, mientras que otros están llenos de una especie de frenética alegría. Cuando una canción se cantaba potable, una mujer gitana pasa a través de la audiencia con una bandeja de plata en que estaban copas de champagne, y cada persona tenía que presentar un drenaje.

Noche y día, sin interrupción, seguida coro coro, aunque en ocasiones un baile gitano se realizó como un interludio, el ruido de tacones que hizo hincapié en el ritmo de la música añade a su encanto. La peculiar atmósfera creada por el canto y el baile, y por las mujeres hermosas primitiva, se agita el alma y los sentidos. Todo el mundo cayó víctima de su hechizo. Algunos visitantes que acudieron durante unas horas se quedó durante días y gastado sumas fabulosas en el lugar.

El cante gitano fue una revelación para mí, que nunca antes había escuchado, a pesar de que había sido descrito a menudo a mí, yo nunca había esperado que fuera tan fascinante. Me di cuenta de que bajo su hechizo uno podría fácilmente malgastar una fortuna.

También me di cuenta que mi disfraz me permitió ir a donde quisiera, y desde ese momento empecé a llevar una doble vida: de día me iba a la escuela y por la noche una mujer elegante. Polia vestido muy bien y toda la ropa me venía a la perfección.

Nicholas y yo a menudo pasábamos las vacaciones en el extranjero. En París nos quedamos en el Hotel du Rhin, Place Vendome, donde tuvimos un pequeño apartamento en la planta baja. Al pasar por encima del travesaño de la ventana se podía entrar y salir sin tener que pasar por el vestíbulo del hotel.

Una noche hubo un baile de disfraces en la Opera y decidimos ir, Nicolás en una ficha de dominó y yo vestido de mujer. Para pasar la primera parte de la noche fuimos al Teatro des Capucines y se sentó en la primera fila de la platea. Después de un rato me di cuenta de que un anciano en un cuadro de la etapa me estaba mirando insistentemente. Cuando se apagaron las luces para el intervalo que reconocí el rey Eduardo VII. Mi hermano, que habían estado fumando un cigarrillo en el vestíbulo, volvió riendo, me dijo que había sido abordado por una persona más digna, con un mensaje de Su Majestad, que desea saber el nombre de la joven hermosa que escoltaba . Debo confesar que esta conquista me divirtió enormemente y muy halagado mi vanidad!

Yo encantada café-conciertos y conocía a la mayoría de las canciones populares de la época y podría cantar con voz de soprano. Nicolás conceivcd la idea de convertir este talento para tener en cuenta al obtener un compromiso para mí en el acuario, en ese momento el más inteligente de café-concierto en San Petersburgo. Sabía que el gerente de personal, fue a verlo y se ofreció a que oiga una joven francesa que cantaba las últimas canciones de París.

En el día señalado, vestido con un traje gris a medida, de piel de zorro y un sombrero grande, vi el gerente del Acuario, y fue a través de mi repertorio. Él estaba encantado y comprometido conmigo en el lugar durante dos semanas.

Nicolás y Polia vi a mi ropa. Pidieron un vestido de tul azul bordada de plata, y un tocado de plumas de avestruz en varios tonos de azul. Para completar el efecto que llevaba joyas conocido de mi madre.

Tres estrellas tomó el lugar de mi nombre en el programa y esta curiosidad del público, cuando llegué al escenario, cegados por los focos, estaba de tal pánico que por unos momentos me sentí completamente paralizado. La orquesta atacó los primeros compases de "Paradis du Reve", pero la música parecía lejano y confuso. Unas pocas personas amablemente entre el público al ver mi agitación trató de animarme por aplaudir. Finalmente me sacó y cantó junto a mi primer número, que fue recibido muy fríamente. Sin embargo, los dos siguientes canciones, "La Tonkinoise" y "Bebe" d'Amour ", tuvo un éxito enorme. El último despertó tal entusiasmo que yo tenía que repetirlo tres veces.

Nicolás y Polia me esperaba en las alas, muy emocionado. El administrador de repente apareció con un enorme ramo de flores y me felicitó calurosamente. Me resultó difícil mantener una cara seria, así que le dio las gracias lo mejor que pude, le di mi mano a besar y le despidió a toda prisa.

órdenes estrictas había dado de que nadie debe entrar en mi camerino, pero mientras Nicolás, Polia y rodé en el sofá de convulsiones de la risa, las flores y cartas de amor vierte pulg Mesa a quien yo conocía muy bien me pidió que la cena con ellos en El Oso. Tenía ganas de aceptar, pero Nicholas expresamente prohibido y me llevó, con todos nuestros amigos, para terminar la noche con los gitanos. Mi salud estaba borracho en la cena, y me vi obligado finalmente a pie sobre una mesa y cantar con el acompañamiento de guitarras.

Me apareció seis veces en el acuario sin problemas, pero en la noche séptimo vi a unos amigos de mi madre me miraba a través de prismáticos. Me reconoció por mi parecido con mi madre, y también sabía que las joyas que llevaba.

Y por lo que el escándalo salió. Mis padres hicieron una escena terrible, pero con lealtad Nicolás tomó la culpa y dijo que todo era culpa suya. amigos de mis padres y los compañeros de nuestra vida bohemia fueron obligadas a guardar secreto. Ellos cumplieron su palabra y el asunto fue silenciado. Mi carrera como cantante de cabaret fue cortado de raíz, pero no se dieron por vencidos los disfraces que me proporcionó diversión encantadora tales.

En ese momento, bailes de disfraces estaban de moda en San Petersburgo. Yo sobresalido en el arte de disfrazarme, y poseía una colección de trajes muy hermosos, tanto de los hombres y las mujeres. Para un baile de máscaras dado en la ópera, me había copiado fielmente el retrato del cardenal de Richelieu de Philippe de Champaigne. El cappa magna, su tren realizado por dos negritos, me ganó un verdadero triunfo, otra pelota terminó en una tragicomedia. Fui como la Alegoría de la noche, con un vestido de lentejuelas, y con una estrella de diamantes en mi peluca. En tales ocasiones, Nicolás, que desconfiaban de mi imaginación fértil, siempre venía conmigo o me había visto por amigos de confianza.

Esa tarde, un oficial de la Guardia, quien fue un famoso Don Juan, me cortejó asiduamente. El oficial y tres de sus amigos se ofreció a llevarme a cenar a El Oso. Acepté a pesar del riesgo, o más bien por el riesgo, lo que me emociona muchísimo. Al ver que mi hermano estaba coqueteando con una mujer enmascarada, que aprovechó la oportunidad para escapar.

Llegué a El Oso escoltado por cuatro agentes de mi, que contrate a una habitación privada. Los gitanos fueron enviados a crear la atmósfera adecuada, y bajo la influencia de la música y el champán, mis compañeros se convirtió en muy emprendedora. Yo los tenía fuera de lo mejor que pude, cuando los más audaces de ellos se deslizó detrás de mí y me arrancó la máscara. Al darse cuenta de que el desastre era inminente, cogí una botella de champán y la arrojó a un espejo que se rompió en pedazos. Aprovechando la conmoción general causada por lo que había hecho, me saltó a la puerta, apagó las luces y huyeron. Una vez a salvo fuera, me llamó a un cochero y le dio la dirección de Polia. Entonces me acordé que había dejado mi capa sable en El Oso.

En una noche helada de invierno, una mujer joven adornado de diamantes en un baile de pasar rápidamente por las calles de San Petersburgo en un trineo abierto. ¿Quién podría haber identificado esta loca con un chico que pertenece a una de las familias más respetables de la ciudad?

Mis bromas no podían ocultarse indefinidamente de mis padres. Mi padre me mandó llamar un día. Como nunca me llamó a excepción de asuntos de gran importancia, yo, naturalmente, tenía algunas dudas. Y, por supuesto, cuando entré en la habitación que estaba lívido de rabia y negó con la voz. Me llamó un granuja y un bribón, y agregó que la gente como yo, no estaban en condiciones de respirar el mismo aire que gente honesta. Él declaró que yo era una desgracia para la familia y que mi lugar no estaba en su casa, pero en una solución de condenar a Siberia. Por último, me ha enviado fuera de su habitación. La puerta golpeó tan violentamente que una foto en la pared se estrelló contra el suelo.

Me quedé quieto por un momento, horrorizado ante esta explosión. Luego me fui a mi hermano.

Al verme tan deprimida, Nicolás trató de animarme. Aproveché esto para desahogar mi corazón, y le recordó cómo en vano había buscado en varias ocasiones su apoyo y asesoramiento, sobre todo después de mi encuentro con el argentino en Contrexeville. También le recordó que era él y Polia que había pensado primero de disfrazar mí como mujer, por su propia diversión, y que este había sido el comienzo de mi "doble vida". Nicolás tuvo que admitir que yo tenía razón.

Más tarde, cuando tuve la edad suficiente para interesarse en las mujeres, la vida se hizo aún más complicado. Aunque me sentía atraído a ellos nunca mis amores numerosos duró mucho tiempo porque, acostumbrados a la adulación, que pronto se cansó de hacer el cortejo y cuidado de nadie sino a mí mismo. La verdad es que era una pequeña bestia horrible. Me gustaba ser una estrella rodeada de admiradores. Todo era muy divertido, pero me gustaba ser el centro de atención y hacer lo que me gustaba. Me pareció muy natural para tener placer donde lo encontré, sin preocuparse de lo que puedan pensar los demás.

Me han acusado a menudo de no gustar las mujeres. Nada es más lejos de la verdad. A mi me gustan cuando son agradables. Algunos entre ellos han jugado un papel importante en mi vida, y sobre todo aquel a quien le debo mi felicidad. Pero debo admitir que me he encontrado muy pocos los que respondieron a mi ideal de feminidad. En general, he encontrado entre los hombres la lealtad y el desinterés que creo que falta la mayoría de las mujeres."


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Realeza Y Sexualidad
NotaPublicado: 14 Sep 2010 14:11 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Jun 2009 22:00
Mensajes: 6999
Ubicación: USA (ex-UK)
"En general, he encontrado entre los hombres la lealtad y el desinterés que creo que falta la mayoría de las mujeres."

OUCH. Eso duele.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Realeza Y Sexualidad
NotaPublicado: 14 Sep 2010 19:32 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Mar 2009 19:13
Mensajes: 625
Ubicación: España
Veronica escribió:
Napoleón III, un gran adicto al sexo, además de sus amantes fijas, tenía lo que se diría "one night stands" con mujeres que le elegían, o que el mismo elegía en los bailes de las Tullerías. A medida que se hacía más viejo, más rápido era la experiencia sexual, no perdía el tiempo en preliminares.
La esposa de un funcionario de corte que quería promover la carrera de su marido pidió una audiencia privada con el emperador, y el fue directo al grano, según informó la dama a Madame Walewska: "Ni siquiera tuve tiempo de formular una protesta simbólica antes de que él me pusiera la mano en un lugar íntimo. Todo sucedió con tal rapidez que incluso los principios más sólidos quedaron reducidos a la impotencia"
Después de concertar una cita con la marquesa de Taisy-Chatenoy en el salón de baile de las Tullerías, el emperador llegó al dormitorio de la marquesa a primeras horas de la madrugada "y parecía bastante insignificante en su pijama de seda malva. Siguió un breve periodo de esfuerzo físico, durante el cual él jadeó, y la cera de los extremos de sus bigotes se fundió, provocando su caída, y finalmente una rápida retirada, que dejó a la marquesa poco impresionada e insatisfecha". Lo que debió ser Napoléon con los bigotes, y todo lo demás, caídos :hehe:
Supuestamente, cuando le llevaban una mujer a las Tullerías, esta se tenía que desnudar en una habitación y después entrar desnuda a otro cuarto, donde Napoleón la esperaba desnudo también. Las instrucciones dadas por el chambelán encargado del asunto era que se podía besar a Su Majestad en cualquier parte de su persona, menos en la cara...

Con este marido, tan apurado, y en su vejez propenso a la impotencia, me explico que Eugenia no le encontrara el gusto al sexo.


En lo personal la figura intima de Napoleón III, al margen de su administración que fue brillante y que le dejo a Francia el legado de París, en el ámbito sexual me parece un ser repugnante asi con todas las letras, tan el como el rey Eduardo VII me parecen seres repugnantes y de lo más asquerosos eso lo tengo claro.

Ahora bien, En lo personal creo que al rey Luis II le falto una mujer en su vida, no quiero sonar machista, ósea no solo en un ámbito sexual, sino una figura femenina de afecto y amor, tengo entendido que su madre fue bastante fría y distante con él, por otro lado no tuvo jamás una mujer junto a él y ese pudo ser uno de los principales motivos de sus traumas, recordemos y admitamos sin embragues que son ustedes las mujeres las que iluminan la vida de los hombres, estudios de carácter psicológico han demostrado que los jóvenes que crecen únicamente con hermanos varones tienen tendencias depresivas y violentas en algunos casos no en todos, pero si en un porcentaje producto de no tener la compañía femenina no necesariamente de carácter sensual sino de naturaleza afectiva, en el caso del rey no tuvo ni hermanas, ni primas, ni una mamá y por la doble y falsa moral de la época tengo entendido que los jóvenes varones se criaban por separado de las niñas en si, por lo tanto a nadie debe sorprender que en ese periodo y aún hace algunas décadas hubiese más de un acercamiento intimo entre los jóvenes o las jóvenes de secundarias o internados sin ningún tipo de contacto con el otro sexo.

Por otro lado su relación con su prima sisi siempre me ha llamado la atención, no sé si era un enamoramiento platónico o una idolatría producto del encanto de la emperatriz,sin embargo es indudable que él se sintio atraido hacia ella, queda la pregunta que hubiera pasado si esa atracción hubiese sido por sophie y eso mismo nos poderia llevar a su prometida, la princesa Sophie que también tuvo una vida intima azarosa que por otro lado me hubiese gustado mucho verla de mujer de Luis II, sigo en mi sueño romantico de que hubieran sido una pareja como de cuanto, sin embargo como los cuantos cuantos son quizás hubiera sido muy infeliz, como su hermana María, ese compromiso siempre me ha llamado la atención, como expone maravilha digno de un análisis psicológico, en lo personal creo que si el rey se hubiese criado con Sophie otra historia hubiese sido pero obviamente era imposible

_________________
Algún día caerá la estúpida frontera que separa nuestros territorios Francia e Italia
que junto a España forman una nación


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Realeza Y Sexualidad
NotaPublicado: 14 Sep 2010 21:10 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Jun 2009 22:00
Mensajes: 6999
Ubicación: USA (ex-UK)
Principe, eres el más erudito del hilo para mi. :bravo:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Realeza Y Sexualidad
NotaPublicado: 14 Sep 2010 21:56 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 06 Dic 2008 01:48
Mensajes: 4538
recaredo escribió:
Vandal escribió:
Alfairu escribió:
De Monsieur leí que el cardenal Mazarino le "provocò" la homsexualidad desde niño, (no el directamente), para impedir que sea un estorbo en el gobierno de Luis XIV, tal como el anterior duque de Orleans, Gastón, lo fue para su hermano Luis XIII. (sad)
Luis II es una personalidad misteriosa y atormentada pero maravillosa para estudiarla.


Siempre me ha hecho gracia eso de que la homosexualidad se puede provocar, inducir, contagiar...

A mi tambien me hace mucha gracia, estimado Vandal. Sobretodo por el tufillo a homofobia ( hasta hace no tanto,1990, la homosexualidad era considerada por la OMS como enfermedad.)
Pero vamos es como los estudios que tratan de explicar neurologicamente, quimicamente etc el amor... Me recuerda mucho a los intentos medievales de encontrar el sitio fisiologico del alma


Tanto luis II como Felipe de Prleans merecen mucho, pero mucho cuidado para no caer en estereotipos.
Es mi opinión que no existe el ser homosexual, heterosexual, bisexual. Del punto de vista ontologico, existe solamente un tipo de ser. La sexualidad de éste ser transciende cualquier rotulo. El ont( ser en griego) no tiene sexo, en un sentido absolutamemente relacionado a lo que significa en griego y para la Filosofia. Es ser porque existe. La existencia de éste ser, sus vivencias, sus gustos, sus opciones es lo que determina la personalidad. Tambiém, determina o influencia su sexualidad
Así como el contexto historico y social en que éste ser existe.
El filosofo frances Michel Foucault, escribió una magistral obra ,Histoire de la sexualité en seis volumes pero,incompletos pues falleció antes de poder concluirlos, cuya lectura es un verdadero ejercició y plazer .


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Realeza Y Sexualidad
NotaPublicado: 14 Sep 2010 22:01 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Mar 2009 19:13
Mensajes: 625
Ubicación: España
Maravilha escribió:
Principe, eres el más erudito del hilo para mi. :bravo:



Madame le agradezco mucho su apreciación de mi, sin embargo soy un alumno que desea aprender de todos, sobretodo de minnie y de amelie que son mis maestras y a quienes recurro seguido asimismo de usted madame o de katy, todos tenemos algo que aprender cada día ;)

Por otro lado con Luis II me pasa que siento una mescla de lastima y simpatía por él, así como con Sebastián de Portugal o Napoleón II, en algo en lo de soñador me identifico con ellos y es por eso que he investigado algo de psicología sobre su personalidad, muy especialmente su percepción de la mujer, como ya he mencionado para mí la mujer ilumina y da felicidad a las vidas de nosotros los hombres, son como luz, no solo la pareja en sí, sino la mamá, la hermana, la abuela, etc. Y el rey Luis II jamás tuvo calor femenino en su vida, era alguien hipersensible, probablemente súper romántico y obviamente en el despertar de la sexualidad a los 11 a 13 años es evidente que al no tener imágenes femeninas afectivas o sensuales se volcara hacia los hombres, más cuando uno de sus biógrafos dice que probablemente él presentó un cuadro psicológico típico de abuso sexual y apunta hacia Paul Thurn and Taxi esa sería una de las razones de su violencia hacia los demás y en especial hacia su hermano Otto.

Por eso pienso que de haber sido criado con Sophie su prima, su vida hubiese sido diferente.

Le envió un saludo madame y espero tener su opinión así como la de amelie y minnie para no quedarme solo en el tema jajá

_________________
Algún día caerá la estúpida frontera que separa nuestros territorios Francia e Italia
que junto a España forman una nación


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Realeza Y Sexualidad
NotaPublicado: 14 Sep 2010 22:07 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Mar 2009 19:13
Mensajes: 625
Ubicación: España
Amélie escribió:
recaredo escribió:
Vandal escribió:
Alfairu escribió:
De Monsieur leí que el cardenal Mazarino le "provocò" la homsexualidad desde niño, (no el directamente), para impedir que sea un estorbo en el gobierno de Luis XIV, tal como el anterior duque de Orleans, Gastón, lo fue para su hermano Luis XIII. (sad)
Luis II es una personalidad misteriosa y atormentada pero maravillosa para estudiarla.


Siempre me ha hecho gracia eso de que la homosexualidad se puede provocar, inducir, contagiar...

A mi tambien me hace mucha gracia, estimado Vandal. Sobretodo por el tufillo a homofobia ( hasta hace no tanto,1990, la homosexualidad era considerada por la OMS como enfermedad.)
Pero vamos es como los estudios que tratan de explicar neurologicamente, quimicamente etc el amor... Me recuerda mucho a los intentos medievales de encontrar el sitio fisiologico del alma


Tanto luis II como Felipe de Prleans merecen mucho, pero mucho cuidado para no caer en estereotipos.
Es mi opinión que no existe el ser homosexual, heterosexual, bisexual. Del punto de vista ontologico, existe solamente un tipo de ser. La sexualidad de éste ser transciende cualquier rotulo. El ont( ser en griego) no tiene sexo, en un sentido absolutamemente relacionado a lo que significa en griego y para la Filosofia. Es ser porque existe. La existencia de éste ser, sus vivencias, sus gustos, sus opciones es lo que determina la personalidad. Tambiém, determina o influencia su sexualidad
Así como el contexto historico y social en que éste ser existe.
El filosofo frances Michel Foucault, escribió una magistral obra ,Histoire de la sexualité en seis volumes pero,incompletos pues falleció antes de poder concluirlos, cuya lectura es un verdadero ejercició y plazer .



Como siempre de acuerdo con usted amlie, sin embargo yo encuentro diferentes a Luis de Monsieur, el rey era soñador y solitario, existe menos justificación psicologica para la conducta de Monsieur violenta hacia las mujeres a sus dos esposas especialmente a minnete, por otro lado Luis idealisaba a la mujer como con Sisi o sophie, pero como usted dice brillantemente, no se debe de caer en estereotipos ;)

_________________
Algún día caerá la estúpida frontera que separa nuestros territorios Francia e Italia
que junto a España forman una nación


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Realeza Y Sexualidad
NotaPublicado: 14 Sep 2010 22:22 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Jun 2009 22:00
Mensajes: 6999
Ubicación: USA (ex-UK)
Amélie escribió:
Es mi opinión que no existe el ser homosexual, heterosexual, bisexual.


Posiblemente correcto y el más antiguo modo de pensar sobre homosexualismo, hasta que vinieron los victorianos con sus ganas de categorizar todo, que ojo, en si no es nada malo. El mundo tiene su orden, y la necesidad de juntar la filosofía con la sciencia, rigorosa, estéril, de describir todo derechito, es lo que nos dió el mundo de hoy.

Es que en este mundo, un Felix Yusupov, por ejemplo, es demasiadamente dificil de clasificar. Fue bi, homo, transvestido, hetero, militar y ciertamente mucho más. Si fuera vivo, creo que el se enfadaría si alguien lo convidaría a un Gay Pride Parade, por ejemplo. Su sexualidad no era para otros, y no tiene nada a ver con tener vergüenza. Era simplemente hortero para el estar hablando de que si el le gustaba o no, las mujeres. De los que van a Perez Hilton para vivir através de los que los famosos hacen. Quelle horreur.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Realeza Y Sexualidad
NotaPublicado: 14 Sep 2010 22:47 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Oct 2009 05:01
Mensajes: 9605
Ubicación: FrikiVille
Muy interesante todo lo que contáis, seguid así... =D>
No conocía a Félix Yusupov (sólo el nombre y que tenía parentesco con los Romanov) y ahora me parece un personaje interesantísimo... :thumbup:

_________________

"Buscad la Belleza, es la única protesta que
merece la pena en este asqueroso mundo"
(R. Trecet)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Realeza Y Sexualidad
NotaPublicado: 15 Sep 2010 00:54 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Nov 2008 19:19
Mensajes: 1275
Ubicación: Argentina
Maravilha escribió:
Alfairu escribió:
Mara, en la corte de Versalles, Siglo XVIII, no era mal visto que dos mujeres llorasen juntas y se acaricien los senos unas a otras.


Imagen


Ja ja, yo también pensé inmediatamente en ese cuadro!! Bajo un poquito y ahí estaba ;)
Recuerdo haber leído que la otra mujer es Henriette d'Entragues.

Mara, muy lindo tu nuevo avatar :D


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Realeza Y Sexualidad
NotaPublicado: 15 Sep 2010 01:02 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Nov 2008 19:19
Mensajes: 1275
Ubicación: Argentina
principe de paris escribió:

para mí la mujer ilumina y da felicidad a las vidas de nosotros los hombres, son como luz, no solo la pareja en sí, sino la mamá, la hermana, la abuela, etc.


Príncipe, que lindo esto que has escrito.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Realeza Y Sexualidad
NotaPublicado: 15 Sep 2010 02:10 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Feb 2010 17:17
Mensajes: 1425
Veronica escribió:
Maravilha escribió:
Alfairu escribió:
Mara, en la corte de Versalles, Siglo XVIII, no era mal visto que dos mujeres llorasen juntas y se acaricien los senos unas a otras.


Imagen


Ja ja, yo también pensé inmediatamente en ese cuadro!! Bajo un poquito y ahí estaba ;)
Recuerdo haber leído que la otra mujer es Henriette d'Entragues.

Mara, muy lindo tu nuevo avatar :D



Asquerosos esta obra de arte. Aquella epoca tenia sus pro y contra, y pensar que es hoy dia un escandalo, si dos mujeres se le ven tan seguida por espacio d etiempo, y ni contar si existe un sentimiento de cariño y afecto, a excepeción del que exista entre madre e hijas...Aquella sociedad por un lado debio ser más escandalosa que la de hoy dia no creen...

_________________
Io sono vicino a te


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 411 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20 ... 35  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro