Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 66 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Re: FRANZ JOSEF. VIDA PRIVADA.
NotaPublicado: 18 Dic 2009 20:34 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17263
Helena:

Imagen

A Ludovika ni se le pasó por la cabeza durante una milésima de segundo que Elisabeth pudiese constituír una rival para Helena. Todos los familiares y allegados coincidían en señalar que Helena, a sus dieciocho años, resultaba extremadamente encantadora. Su larga cabellera enmarcaba un rostro de rasgos bien delineados, que no mostraba ninguna tacha. Por añadidura, se trataba de una joven alta y perfectamente formada, con una excelente figura. Tenía un carácter sereno, comedido y complaciente. Se movía con un sorprendente aplomo en cualquier circunstancia. No había en ella ni una leve nota discordante. Parecía hecha en el molde de las buenas emperatrices consortes, discretas a la par que cumplidoras.

Nadie pensaba que Elisabeth fuese guapa. Desde luego, fea no era, pero aún no había perdido completamente ese aire un tanto infantil. En conjunto, parecía exactamente lo que era: una chiquilla. Una chiquilla que disfrutaba nadando, pescando, practicando senderismo, montando a caballo e incluso...¡columpiándose!. Cierto que también escribía poemas y le gustaba la lectura. Pero era una mezcla de timidez e impetuosidad, espontánea y retozona, con las emociones a flor de piel como suele ocurrir en plena adolescencia. Poco tiempo atrás, Ludovika la había llevado en una visita a la corte de Dresde, en Sajonia. Por un momento, Ludovika había nutrido la ilusión de que quizá en Sajonia sus hermanas, la reina Marianna y la futura reina Amalia, deseasen patrocinar a Elisabeth en un eventual proyecto de noviazgo a medio plazo con uno de los hijos de Amalia, el príncipe Georg. Pero Elisabeth no había impresionado mucho en Sajonia. Eso da una idea clara de que, en general, quienes la miraban no veían aún a la mujer en la que llegaría a convertirse.

El 16 de agosto de 1853, Ludovika llegó a Bad Ischl con Helena y Elisabeth, con la coartada, perfeca, de que querían felicitar al sobrino emperador de ella, que festejaría su cumpleaños -vigesimotercer cumpleaños para ser exactos- el 18 de agosto. Hubo ciertos inconvenientes durante el trayecto hasta Bad Ischl. El coche que llevaba en su interior a la duquesa con sus hijas sufrió un pequeño retraso, pero un coche que seguía a éste, repleto con el equipaje de éstas, se demoraría todavía más. En conjunto, Ludovika, que de por sí estaba consumida por los nervios, experimentaba una terrible migraña cuando por fín se detuvieron ante el hotel de Bad Ischl en el que habían reservado habitaciones. La hora del té en la residencia de estío de la familia imperial estaba demasiado cercana; no tendrían ocasión de cambiarse de ropa antes del encuentro y apenas les llegaría el tiempo para sacudirse el polvo adherido a los trajes mientras una camarera se consagraba a peinar a Helena.

Es curioso cómo pequeñas cosas pueden coincidir para alterar los grandes planes. Las bávaras habían viajado ataviadas con vestidos de verano pero de riguroso negro; habían estado guardando luto por una parienta que había fallecido poco atrás y, considerando que se trataba de un color muy sufrido, prefirieron mantenerlo en el curso del desplazamiento; aunque pensaban olvidarse del luto en su visita a Bad Ischl, los baúles con los trajes de alegres tonalidades estaban en el coche que todavía no había hecho su aparición. Para compensar ese traje negro sin ninguna gracia especial que llevaba Helena, la camarera se esmeró con el peinado, bastante complicado. Entre tanto, la hermana Elisabeth se las apañaba por su cuenta, haciéndose un par de trenzas. Ludovika no se percató de que el negro favorecía a Elisabeth más que a Helena. Tampoco se dió cuenta de que las sencillas trenzas de Elisabeth hacían mejor combinación con un sencillo vestido negro que el demasiado trabajado peinado de Helena.

Franz Joseph sí se daría cuenta.


Última edición por Minnie el 18 Dic 2009 22:05, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: FRANZ JOSEF. VIDA PRIVADA.
NotaPublicado: 18 Dic 2009 20:38 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 22:02
Mensajes: 25858
Ubicación: ESPAÑA
¿Y qué fue de la pobre Anna de Prusia casada con el desagradable..?

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: FRANZ JOSEF. VIDA PRIVADA.
NotaPublicado: 18 Dic 2009 20:48 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17263
sabbatical escribió:
¿Y qué fue de la pobre Anna de Prusia casada con el desagradable..?


Anna se casó con Friedrich de Hesse-Cassel-Ruppenheim en el palacio de Charlottenburg el 26 de mayo de 1853. Los dos se establecieron en Gut Panker, cerca de Plön, en la región de Holstein. Su relación puede definirse como correcta, pero nunca hubo una verdadera implicación sentimental por parte de ninguno. Quizá Anna hubiera podido experimentar afecto por su marido de no ser por el hecho de que él dejó claro, desde el principio, que no había olvidado y jamás olvidaría a su primera mujer, la gran duquesa rusa Alexandra Nicolaevna.

La compensación de Anna fueron los hijos. Tuvo seis: Friedrich, Elisabeth, Alexander, Carl, Polyxene y Sybille. Todos alcanzaron edad adulta menos Polyxene, que se murió en torno a los diez años de edad. La muerte de Polyxene en 1882 parece haber afectado profundamente a Anna. Buscó refugió en la música: era una excelente pianista a la que le gustaba proteger nuevos talentos y recibir a consagrados artistas en su casa. También en la religión. Había nacido protestante y siempre se había sentido cómoda, pero la pérdida de su niña la hizo cuestionarse profundamente lo que significaban la vida y la muerte. Acabó convirtiéndose al catolicismo, lo que pasmó a sus parientes Hohenzollern.

Anna murió muy anciana, con ochenta y dos años.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: FRANZ JOSEF. VIDA PRIVADA.
NotaPublicado: 18 Dic 2009 20:57 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 22:02
Mensajes: 25858
Ubicación: ESPAÑA
Minnie, creo que esa no es Nené, jajaja. Ya salió el retrato hace poco y lo debatimos, si es Nené está mas photoshopeada que la baronesa Thyssen. >:)

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: FRANZ JOSEF. VIDA PRIVADA.
NotaPublicado: 18 Dic 2009 20:58 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 22:02
Mensajes: 25858
Ubicación: ESPAÑA
Gracias por lo de Anna :thumbup:

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: FRANZ JOSEF. VIDA PRIVADA.
NotaPublicado: 18 Dic 2009 21:38 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17263
sabbatical escribió:
Minnie, creo que esa no es Nené, jajaja. Ya salió el retrato hace poco y lo debatimos, si es Nené está mas photoshopeada que la baronesa Thyssen. >:)


Mnnn, no veo porqué. Aquí hay otra imagen en gran resolución de Nené. Y francamente tiene un rostro agraciado sin necesidad de photoshopeado previo...

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: FRANZ JOSEF. VIDA PRIVADA.
NotaPublicado: 18 Dic 2009 21:41 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Feb 2008 12:02
Mensajes: 4443
Nene me parece una chica de rasgos másculinos....no diría para nada que es agraciada...claro que sobre gustos..


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: FRANZ JOSEF. VIDA PRIVADA.
NotaPublicado: 18 Dic 2009 21:45 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17263
Lo vuestro es un complot contra Nené, jajajaja.

A ver, admito que si tuviese que hacer un ranking de belleza de las chicas, Nené aparecería la última, por detrás de Sophie Charlotte, Elisabeth, María y Mathilde (las he puesto siguiendo mi propio orden de hermosura). Pero en 1853, parece que existía un consenso general respecto a que Nené era guapa. A Sissi aún no se le veía el potencial: Franz fue el primero en adivinarlo. Y las demás eran unas criaturas, así que no contaban, jajajaja.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: FRANZ JOSEF. VIDA PRIVADA.
NotaPublicado: 18 Dic 2009 21:50 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 22:02
Mensajes: 25858
Ubicación: ESPAÑA
según Katy, es un error de crédito bastante famoso en foros de realeza

post72891.html#p72891

Oh, igual no estabas Minnie, lo discutimos el 5 de Agosto :ooops:

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: FRANZ JOSEF. VIDA PRIVADA.
NotaPublicado: 18 Dic 2009 22:06 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17263
Vaaaale, jajajaja. He cambiado la foto que ha originado este momentazo foro, jajaja. Si Katy dice algo, lo que dice Katy va a misa en cuestión de IDS. Es una extraordinaria fisonomista, me deja siempre impresionada.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: FRANZ JOSEF. VIDA PRIVADA.
NotaPublicado: 18 Dic 2009 22:07 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 22:02
Mensajes: 25858
Ubicación: ESPAÑA
Tampoco era de quitarla mujer... :ooops: Estas cosas forman parte del debate....
Bueno, estábamos en las trencitas............ :-D

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: FRANZ JOSEF. VIDA PRIVADA.
NotaPublicado: 18 Dic 2009 22:49 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17263
Las trencitas triunfaron.

En un salón de la residencia imperial (una casona que alquilaban cada verano desde hacía largos años...) todo estaba dispuesto para el té. Ludovika entró flanqueada por Helena y Elisabeth. Cumplimentaron a Sophie, la anfitriona, y a Franz Joseph, por supuesto. También estaba allí otra invitada ilustre: la reina Elisa de Prusia. Elisa fue sin duda la primera en percatarse de que Franz Joseph prestaba escasa atención a Helena; la justa para que no se le pudiese echar en cara falta de consideración hacia su prima. En cambio, su mirada buscaba a menudo a la jovencísima Elisabeth, que estaba muy azorada porque no tenía costumbre de alternar en sociedad. Pese al surtido de pasteles, la chica, que era golosa, apenas logró probar bocado de uno de ellos y temía atragantarse con cada sorbo de té.

La reina Elisa ratificó su impresión al día siguiente, 17 de agosto, cuando supo, de labios de Sophie, que Franz Joseph había renunciado a salir de caza. Franz tenía dos pasiones: todo lo relacionado con el mundo castrense y la caza. Que decidiese anular de repente una excursión cinegética preparada con ilusión en las semanas previas dejaba claro que consideraba un placer superior atender a sus primas bávaras. A Helena, de nuevo, sólo en la medida en que lo requería la cortesía. Con Elisabeth se mostraba extremadamente gentil. Elisa de Prusia tenía la ventaja de que ya había visto a Franz Joseph cerca de una muchacha que le atraía: Anna. No había olvidado la expresión que surgía en el rostro de Franz Joseph mientras bailaba con Anna en Postdam. Ahora, Franz mostraba una expresión idéntica en tanto que mostraba los jardines de la residencia a la adolescente Elisabeth.

Puede que Elisa de Prusia fuese la única contenta con la evolución de los acontecimientos. Las dos muchachas, Helena y Elisabeth, eran sus queridas sobrinas. Pero, por añadidura, Elisabeth era su ahijada de bautismo, lo que la hacía un poquito especial a sus ojos. Ludovika parecía muy confusa con la situación, en tanto que Sophie estaba casi conmocionada.

Si Sophie albergaba alguna ilusión en el sentido de que Franz comprendería que no tenía pies ni cabeza poner los ojos en Elisabeth, tan infantil aún, tan increíblemente inmadura, la perdió en el transcurso de un par de conversaciones con su hijo. Sophie trataba de hacer girar la charla en torno a las virtudes que adornaban a Nené. Franz, en cambio, se las apañaba para disertar acerca de la naturalidad y la frescura de Elisabeth. Por comparación con Elisabeth, Helena se le antojaba muy seria, incluso severa.

El baile de la noche del 17, víspera del cumpleaños del emperador, fue sorprendente para casi todos los invitados. Ludovika había elegido con cuidado el vestido de Helena: era una fabulosa creación en seda blanca. No había diademas ni prendedores de piedras preciosas para sus cabellos, sino una especie de corona de hiedra -un detalle indudablemente romántico. Helena estaba resplandeciente con ese atuendo. Elisabeth llevaba un vestido bonito pero sencillo, combinando el blanco con el rosa. La hechura de su traje no estaba pensada para resaltar su figura, pues se trataba de una chiquilla. Además, esa mezcla de colores cuadrada con la idea de que todavía estaba sin salir del cascarón. Una bonita peineta se encargaba de sujetar sus inevitables trenzas.

Para rematar la situación, Helena estaba como pez en el agua en un baile palaciego, pero Elisabeth no. Si ya se había sentido bastante intimidada por un té a media tarde en un salón de la residencia con sus parientes imperiales y reales, cabe suponer que estaría temblando igual que una hoja al viento al entrar en la gran sala dónde se celebraba la fiesta. Una cosa que le preocupaba es que nunca había bailado en público sin su profesor para guiarla. Tenía miedo a hacer un ridículo espantoso si le sugerían danzar una animada polca. Franz Joseph debía saberlo...es probable que la chica, ingenuamente, hubiese comentado ese temor con él durante el paseo mañanero por los jardines. A petición de Sophie, el ayudante de campo de Franz Joseph, Hugo von Weckbecker, hubo de bailar con Elisabeth la animada polca. Hugo von Weckbecker se percató de que, mientras bailaba con Elisabeth, Franz Joseph no les quitaba ojo de encima. Aquello le pareció una señal indudable de que tenía entre sus brazos a la futura emperatriz de Austria.

Eso le quedó claro a todos cuando Franz Joseph le ofreció un ramo de rosas a Elisabeth al solicitarla como pareja para el cotillón, el baile más significativo. A todos...menos a Elisabeth. La chica había salido bien parada de la experiencia de un baile gracias a la oportuna cooperaciónde Hugo von Weckbecker. Pero de repente se vió en el centro de la pista con el mismísimo Franz Joseph; no había nadie que no tuviese la vista fija en ellos dos. Para Elisabeth resultaba muy traumático. Es de suponer que también resultó muy traumático, en otro sentido completamente distinto, para Helena. Había tenido que asistir a una sucesión de encuentros en los que su hermana menor, sin quererlo, sin pretenderlo e incluso sin enterarse de ello, le quitaba "el novio previsto".


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 66 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro