Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 43 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4
Autor Mensaje
 Asunto: Re: ALEXANDRA PAULOVNA, GRAN DUQUESA Y ARCHIDUQUESA
NotaPublicado: 15 Mar 2020 10:34 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18377
Imagen

Imagen

Alexandra.


Según Samborski, los celos de María Teresa se transformaron en inquina y la inquina generó un auténtico "bullying" hacia Alexandra. El palatino Josef se había encariñado mucho con su joven esposa rusa, pero no tenía los recursos para protegerla de la animadversión de la emperatriz, que se manifestaba constantemente. Adicionalmente, al poco de llegar a Viena, Josef tuvo que irse a Italia a comandar tropas (estamos en la época de las campañas italianas de Napoleón, queridos), de modo que Alexandra se vió bastante sola, con los únicos apoyos de Yulia Palen y el padre Samborski.

Era joven, e intentó encajar en su nueva corte. Una anécdota indica que María Teresa se enojó porque su concuñada rusa había llegado con un "surtido" de joyas espectacular, que, por cierto, aprovecho para enseñaros uno de los conjuntos de Alexandra que se conservan, creo que en el Hermitage...

Imagen

Joyas de Alexandra.


La emperatriz debió considerar que con tanta alhaja extraordinaria, Alexandra lucía más de lo que correspondía y le prohibió usarlas. Según esa historia, en el siguiente evento al que debían acudir, una función pública, Alexandra compareció adornándose simplemente con flores frescas. La gran duquesa y archiduquesa debió ofrecer una imagen más ingenua, más cándida, con aquella guirnalda de flores en su cabeza, porque la gente consideró que estaba divina. Ese tipo de reacción positiva hacia ella no hizo sino envenenar aún más a María Teresa, siempre ateniéndonos a los relatos de Samborski.

Se podría decir que Alexandra fue infeliz en Viena...y más feliz en Buda. Cuando Joseph volvió de Italia, la pareja pudo trasladarse a la capital húngara y ella estaba muy contenta de poder representar su propio papel de "palatina" entre los magiares. Lo que pasa es que Alexandra, en realidad, no era sólo Alexandra, una bonita princesa recién casada: era también un poderoso símbolo político. Los territorios en los que Joseph actuaba como gobernador incluían una significativa minoría de eslavos, que acogieron con especial simpatía a aquella gran duquesa RUSA y, muy importante, ORTODOXA. El cardenal József Batthyány, arzobispo en la revelantísima diocésis de Esztergom, era un hombre de edad avanzada y estaba en las últimas...moriría pronto, de hecho. Pero reservó parte de sus postreras energías para manifestar rechazo hacia la esposa rusa del palatino, por tratarse de una "hereje"; y su posición arrastró a otros miembros de la jerarquía católica. No obstante, Joseph era popular entre los húngaros, que le agradecían que hubiese aprendido su idioma (nada fácil) y que ofreciese un perfil político moderado; y Alexandra parece haber caído en gracia también. Se hicieron lo bastante queridos como para "preocupar" en Viena, no fuese ser que los húngaros se apegasen tanto a los "palatinos" que se olvidasen de que éstos únicamente representaban al emperador, que, recordad, tenía una emperatriz bastante pelusona a tenor de los coetáneos.

Alexandra se embarazó pronto, pero tuvo un embarazo complicado por lo que parece haber sido hiperémesis gravídica...sí, lo mismito que Kate Middleton duquesa de Cambridge. Es inevitable compaderse de aquella chiquilla (rondaba los dieciocho años de vida, tenedlo presente) alejada de su familia y afrontando con bastantes pocos apoyos un embarazo difícil. Desde la corte imperial, se le designó un médico para que la atendiese en todo aquel proceso, el doctor Ebeling. Si hacemos caso de Samborski, Ebeling ejercía menos de médico que de intrigante cortesano, de esos que llevaban las murmuraciones a oídos de María Teresa en Viena; quizá un informador o, por decirlo de otra manera, un espía en toda regla. Siguiendo sus indicaciones, en la cocina se preparaba a Alexandra comidas que a ella le resultaban demasiado pesadas, lo que intensificaba sus vómitos: Samborski aduce que él habría tenido que adquirir por su cuenta "alimentos sencillos" que se preparaban "a escondidas" para tratar de alimentar a una palatina que se consumía de añoranza por los suyos y de depresión porque a su marido los asuntos militares le habían reclamado a Viena. En determinado momento del embarazo, Alexandra hubo de afrontar un viaje de Buda a Viena, por mandato imperial: es posible que se tratase de evitar que pariese un niño en la capital húngara. Sin embargo, las tropas napoleónicas hacían de las suyas en territorio austríaco y los ejércitos imperiales parecían no poder frenar el avance, por lo que Alexandra al fín retornó a Buda por cuestiones de seguridad.

El trato que recibía Alexandra era conocido en Rusia y el zar estaba absolutamente indignado -muy comprensiblemente si tomamos como verídico todo el relato de Samborski, la verdad-. Pero las protestas del zar sólo lograron que Joseph pudiese acudir junto a Alexandra para acompañarla en la fase final de embarazo y en el parto.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ALEXANDRA PAULOVNA, GRAN DUQUESA Y ARCHIDUQUESA
NotaPublicado: 15 Mar 2020 11:09 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18377
Alexandra llegó al momento del parto bastante debilitada, y, por añadidura, le tocó un parto largo y laborioso y plagado de complicaciones. El doctor Ebling retrasó al máximo el uso de fórceps para extraer a la criatura, de hecho esperó hasta que se hizo evidente que la palatina había perdido todas sus fuerzas y ya no podría seguir pujando. Joseph asistía enmudecido y aterrado a aquel nacimiento, que se saldó con la llegada al mundo de una criatura de sexo femenino extremadamente frágil. La niña, que recibió apresuradamente el nombre de Alexandrine gracias al padre Samborski, permaneció en el mundo apenas unas horas. Cuando la jovencísima madre fue informada del deceso de la bebé, se lo tomó con una resignada melancolía y murmuró:

-Gracias a Dios, mi hija se encuentra ya con los ángeles, sin haber estado expuesta a las penas que sufrimos aquí [en este mundo].

La muchacha se había "agotado" por completo, pero en primer momento parecía haber superado el parto y la peligrosa etapa inicial del puerperio: después de ocho días confinada en su cama, al noveno día después del nacimiento y muerte de su hija se le permitió levantarse. Sin embargo, aunque el día discurrió apaciblemente, al atardecer se advirtió que Alexandra tenía fiebre. Apresuradamente, se metió de nuevo en cama, pero aquel brote de fiebre era el síntoma de una sepsis que llevaba quizá días latente. Murió, de fiebres puerperales, de sepsis generalizada, el 16 de marzo de 1801.

Alexandra, por suerte, no lo sabía, pero su padre, el zar Pablo, moriría apenas siete días después asesinado en su propia habitación. Pablo se murió sin llegar a saber que su hija Alexandra había muerto de postparto, lo cual le comunicó, en una carta tremendamente sentida, el pobre archiduque Joseph.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ALEXANDRA PAULOVNA, GRAN DUQUESA Y ARCHIDUQUESA
NotaPublicado: 15 Mar 2020 11:40 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18377
"He tenido la irreparable desgracia de perder a mi esposa. Ella ya no está aquí y toda mi felicidad se ha desvanecido".

A la tristeza profunda por la pérdida de Alexandra, Joseph sumó un nuevo problema de naturaleza eminentemente práctico: el sepelio de su mujer. Ni la corte vienesa tenía intención de dispensar un honorable entierro ortodoxo a la palatina, ni la jerarquía católica pensaba facilitar las cosas respecto a la capilla ardiente y la sepultura de aquella chica que "tan incómoda" les había resultado (no por nada que ella hiciese, a no ser que consideremos un hecho que no había querido convertirse al catolicismo pese a las presiones recibidas). Joseph estaba desesperado, y Samborski también. El padre Andrei relataría cómo él se había negado en rotundo a colocar los restos de Alexandra dónde se le sugería que lo hiciese, en la pequeña cripta de la iglesia de los Capuchinos en Ofen:

“Era una pequeña bodega con una entrada desde la misma plaza en la que las mujeres vendían cebollas, ajo y todo tipo de hierbas, y lo que sobraba concluído el mercado, lo guardaban en esa bodega sombría y atestada cuyo alquiler les costaba poco dinero, por eso había un hedor...Tal humillación atormentó mi alma ... ".

Samborski se mantuvo en sus trece, en un gesto de lealtad hacia Alexandra y hacia los zares rusos. Joseph solicitaba reiteradamente instrucciones a San Petersburgo, sin saber aún que la secuencia de acontecimientos que rodeaban la muerte violenta del zar Pablo estaba mermando la capacidad de respuesta. Finalmente se dió un sepelio en la iglesia de los Capuchinos a Alexandra de forma provisional, ya que Joseph tenía intención de construír una pequeña capilla ortodoxa en Üröm. Después de que desde Rusia desbloqueasen la situación generada, Joseph pudo poner la primera piedra de la capilla en 1802 y en 1803 estuvo lista para albergar los restos de Alexandra. Las imágenes siguientes muestran a Alexandra muerta y la capilla ortodoxa erigida para que la guardase en su descanso eterno:

Imagen

Imagen


Joseph tardó años en volver a casarse. Hasta el 30 de agosto de 1815, permaneció viudo; en esa fecha contrajo segundas nupcias con otra princesa de diecisiete años, Hermine de Anhalt-Bernburg-Schaumburg-Hoym, que tampoco caería en gracia en la corte de Viena porque se empecinó en mantener su religión protestante. En una trágica repetición de los hechos, Hermine moriría con apenas diecinueve años tras dar a luz; la diferencia respecto a Alexandra fue que, en su caso, la sobrevivieron dos bebés, los mellizos Hermine y Stephan. Poco antes de que se cumpliesen dos años de la muerte de Hermine, Joseph se casó de nuevo con una prima hermana de ella, la princesa María Dorothea de Württemberg, igualmente protestante, religiosa sin alharacas, cultivadísima y con un notable talento musical. Junto a María Dorothea, Joseph tuvo cinco hijos de los que sobrevivirían tres: Elisabeth Franziska, Joseph y Marie Henriette. A través de Elisabeth Franziska, el palatino Joseph y María Dorothea son antepasados directos del actual rey de España.

Por supuesto, María Dorothea, que se encargó de criar a sus hijastros e hijos en Hungría, fue otra víctima de la corte austríaca, que la mantenía "con cordón sanitario" por ser protestante. En cierta ocasión, el emperador Franz le dijo a su hermano Joseph:

-Espero que no se muera tu tercera mujer, porque la siguiente seguro que sería judía.

Un comentario muy ácido y que reflejaba todos los prejuicios religiosos de la corte de los Habsburgo. Tras la muerte de Joseph, María Dorothea fue prácticamente obligada a instalarse en Viena con sus hijos. Entre sus amistades, figuró el rabino judío en la capital, lo que daría lugar a murmuraciones insidiosas acerca de una posible conversión al judaísmo por parte de la archiduquesa ex palatina.

Joseph, el viudo de Alexandra y de Hermine, esposo de María Dorothea, falleció en Ofen el 13 de enero de 1847. Por entonces era emperador de Austria su sobrino, Ferdinand I, y zar de Rusia su cuñado Nicolás I, uno de los hermanos pequeños de Alexandra.

Aquí retratos de Joseph en edad madura, cuando Alexandra había quedado muy atrás en su vida:

Imagen

Imagen

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ALEXANDRA PAULOVNA, GRAN DUQUESA Y ARCHIDUQUESA
NotaPublicado: 15 Mar 2020 11:56 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18377
Por supuesto, la desaparición de Alexandra había representado un tremendo mazazo para su madre y sus hermanos, en particular Elena. La madre, María Feodorovna...

Imagen


...estaba todavía en verdadero estado de shock por el asesinato de su marido cuando recibió la noticia del fallecimiento de Alexandra. El dolor fue abrumador para ella y sólo pudo conjurarlo en cierta manera mandando construír un Memorial para su hija perdida en el parque de su residencia favorita, Paulovsk:

Imagen


Elena, la hermana predilecta de Alexandra...

Imagen

Imagen

Imagen


...vivía en Alemania con su marido y era allí también muy celebrada por su belleza y su perfecta educación. Cuando apareció en la corte de Prusia asistiendo a recepciones en las que ejercía de anfitriona la muy notable reina Luise, todos se hacían lenguas acerca de la hermosura de las dos mujeres y llegaron a llamarlas "las dos Rosas". En la época en la que murió Alexandra, ya había tenido un hijo varón, Paul Friedrich, que debía la combinación de nombres al abuelo materno y al abuelo paterno. La salud de Elena era delicada y probablemente padecía tuberculosis, lo cual hizo que un segundo embarazo la deteriorase mucho. Después de dar a luz a la princesa María Luise en Ludwigslust el 31 de marzo de 1803, quedó literalmente hecha unos zorros. Logró mantenerse con vida poco menos de seis meses, falleciendo el 24 de septiembre de 1803. La noticia también tuvo un impacto devastador en María Feodorovna.

Y hasta aquí la historia de Alexandra Paulovna, aunque se podría rematar diciendo que su nombre no parecía dar suerte a las grandes duquesas rusas: después de ella, en su memoria, lo llevó una de las hijas del zar Nicolás I, Alexandra "Adini". El destino de Adini fue singularmente parecido al de su tía Alexandra, como si ambas estuviesen unidas por un invisible hilo dorado.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ALEXANDRA PAULOVNA, GRAN DUQUESA Y ARCHIDUQUESA
NotaPublicado: 16 Mar 2020 16:47 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Jul 2009 08:22
Mensajes: 1862
Ubicación: Buenos Aires, Argentina
Ni a las zarinas, digamos todo, ya vimos lo bien que le fue a la última zarina hessiana. :XD: La kaiserina la volvió loca, y el pobre Joseph las pasó canutas para poder lograr el entierro, vamos que ser abierto en esa corte era para terminar como apestado. La zarina viuda incluso se lamentaba de la suerte de sus dos hijas, ambas fallecidas post / durante un parto.

La tumba de Alexandra tuvo una historia bastante particular, sobre todo porque movieron el ataud al castillo de Buda para que no fuera saqueada durante las guerras, lamentablemente en la 2GM sí lo fue, abrieron la tumba, se robaron las joyas con la que fue enterrada y demás elementos de valor. Por suerte, fue restaurada recientemente pero una pena lo infeliz que fue esta chica.

Es comprensible que post esta boda ningún zar pensara por medio segundo en mandar a hija o sobrina alguna a Viena, y con justa razón.

_________________
"Ma fin est mon commencement, et mon commencement ma fin".


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ALEXANDRA PAULOVNA, GRAN DUQUESA Y ARCHIDUQUESA
NotaPublicado: 19 Mar 2020 09:10 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18377
Konradin escribió:

Es comprensible que post esta boda ningún zar pensara por medio segundo en mandar a hija o sobrina alguna a Viena, y con justa razón.


No es exacto, querido. Recuerda la especie de "competición desaforada" para cazar al archiduque Stephan, precisamente uno de los gemelos que Hermine le dejó en el mundo al palatino Joseph. Que si para Ollie, que si para una de las niñas de Mikhailovnas...Vamos, ahí los renuentes fueron los Habsburgo, porque madre mía el empeño de los rusos con Stephan.

:mdr: :mdr:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ALEXANDRA PAULOVNA, GRAN DUQUESA Y ARCHIDUQUESA
NotaPublicado: 19 Mar 2020 16:00 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Jul 2009 08:22
Mensajes: 1862
Ubicación: Buenos Aires, Argentina
Minnie escribió:
Konradin escribió:

Es comprensible que post esta boda ningún zar pensara por medio segundo en mandar a hija o sobrina alguna a Viena, y con justa razón.


No es exacto, querido. Recuerda la especie de "competición desaforada" para cazar al archiduque Stephan, precisamente uno de los gemelos que Hermine le dejó en el mundo al palatino Joseph. Que si para Ollie, que si para una de las niñas de Mikhailovnas...Vamos, ahí los renuentes fueron los Habsburgo, porque madre mía el empeño de los rusos con Stephan.

:mdr: :mdr:

Masoquismo real. :-p

_________________
"Ma fin est mon commencement, et mon commencement ma fin".


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 43 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro