Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 70 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6
Autor Mensaje
 Asunto: Re: CAROLINA MATHILDE, REINA DE DINAMARCA.
NotaPublicado: 25 Nov 2012 21:50 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 03 Sep 2011 10:47
Mensajes: 9816
(like)

_________________
La risa es un antidepresivo sin efectos secundarios


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: CAROLINA MATHILDE, REINA DE DINAMARCA.
NotaPublicado: 25 Nov 2012 21:59 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17501
He aquí la fortaleza de Kronborg...

Imagen

...que se eleva en Helsingør, en la costa noreste de la isla de Zealand. Se trata de un lugar particularmente evocador, porque aparece bajo el nombre de Elsinore en la obra de W. Shakespeare "Hamlet". Hay cierto toque de amargo sarcasmo en el hecho de que el Elsinore de Shakespeare fuese a convertirse, desde el 17 de enero y hasta el 30 de abril de 1772, en el lugar de confinamiento de la princesa británica Carolina Mathilde.

Carolina Mathilde fue, de hecho, la última en ser detenida. Tuvo la suerte de poder dormir apaciblemente, porque nadie irrumpió en sus aposentos hasta pasadas las ocho de la mañana. De ella se ocupó el propio Rantzau, escoltado por tres tenientes prolijamente uniformados: Oldenborg, Beck y Bay. Iban a pasar a la historia por asistir a aquella escena, previsiblemente dramática, en la que Rantzau comunicaría a Carolina Mathilde que estaba bajo arresto por orden del rey y que sería inmediatamente conducida a Kronborg, en Zealand. Andreas Hauch, el comandante de Kronborg, sería el encargado de su custodia efectiva.

"Je n´ai rien fait: le roi sera juste": ésa fue la gran frase que pronunció Carolina Mathilde, en tono firme, después de un primer momento de furiosa recriminación hacia Rantzau por la "impertinencia" de ir a molestarla en sus habitaciones. Estaba rodeada de sus damas, que se habían quedado blancas como la cal mientras Carolina Mathilde ponía de vuelta y media a Rantzau y éste se escudaba en la orden firmada por el rey de enviar a la reina a Kronborg. Pero el peor momento fue cuando Carolina Mathilde insistió en que no se iría a Kronborg sin sus hijos. Rantzau tuvo que decirle que Frederick, el príncipe heredero, debía permanecer en Christianborg, pero que se le permitía llevarse a la pequeña Louise Augusta, de siete meses. Carolina Mathilde tendría la compañía de Fräulein von Mösting, mientras que la nurse de Louise Augusta recibiría el apoyo de otra dama de cámara en la tarea de asistir a la que, formalmente, era una princesa de Dinamarca por mucho que los maliciosos la llamasen "la petite Struensee". El equipaje, preparado en un tiempo récord, se redujo a lo indispensable, porque eran pocos los coches preparados para el traslado a Kronborg, con una guardia de treinta dragones del regimiento de Zealand.

Tal y como habían sucedido las cosas, es probable que Carolina Mathilde estuviese manteniendo su entereza porque aún no había asimilado verdaderamente que su vida se había desbaratado en cuestión de horas. Poco antes, había estado en un baile de máscaras con su traje de seda blanca y brocado rosa, junto a un Struensee la mar de elegante en terciopelo azul y seda rosa. Ni se le había pasado por la cabeza que sus adversarios pensaban aprovechar la madrugada para aniquilarles políticamente a ella misma y a su favorito Struensee. Seguramente, Carolina Mathilde empezó a tomar conciencia de la gravedad de lo acontecido durante el viaje de Coppenhague a Kronborg. De hecho, tardaría dos días en ingerir alimentos y, recien llegada a la fortaleza, se negaba a sí misma el poder acostarse para evadirse de la situación a través de un sueño reparador. Estaba profundamente afectada por su cautiverio...y por las condiciones de dicho cautiverio. Nadie se había tomado el interés de mantener las apariencias dándole un aspecto mínimamente confortable y agradable a sus aposentos en Kronborg; antes al contrario, parecía que se había tomado expresamente la decisión de hacerla permanecer encerrada en unas habitaciones tan mal acondicionadas que resultaban deprimentes.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: CAROLINA MATHILDE, REINA DE DINAMARCA.
NotaPublicado: 27 Nov 2012 17:14 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17501
Carolina Mathilde había nacido en 1751. Veinticinco años antes, a finales del año 1726, había muerto sexagenaria en Ahlden, Alemania, una de sus bisabuelas paternas: Sophia Dorothea de Celle. Sophia Dorothea venía siendo la madre del abuelo paterno de Carolina Mathilde, George II. Su tragedia, no obstante, era algo sobre lo que se prefería correr un tupido velo en la corte británica; allí nunca se habían producido muestras de afectuosa adhesión a la muerta, a diferencia de lo que había ocurrido en la corte prusiana, en Berlín, dónde la hermana de George II de Gran Bretaña, era la reina consorte de Friedrich Wilhelm I, llamada Sophia Dorothea igual que la madre.

Sophia Dorothea de Celle, la mujer fallecida en Ahlden, había pasado treinta y tres años cautiva. En su momento, la habían acusado de cometer adulterio con el conde sueco Philip Christoph von Königsmarck. Königsmark había "desaparecido" en circunstancias oscuras, mientras que Sophia Dorothea, apartada de sus dos hijos, se había convertido en una esposa repudiada encerrada en una fortaleza. Sólo la madre de Sophia Dorothea, Eleonore Desmier d´Olbreuse, se había mantenido firmemente al lado de su hija caída en desgracia. Sophia Dorothea jamás perdonó a su marido, George de Hannover, el primero de los Georges que reinaron en Gran Bretaña. De hecho, antes de fallecer, había remitido a George I una carta en la que dejaba claro que le maldecía antes de irse a la tumba y que seguiría maldiciéndole desde la tumba.

¿Se acordó Carolina Mathilde de su bisabuela Sophia Dorothea de Celle mientras se hacía a la idea de permanecer enclaustrada en las nada agradables habitaciones que se le habían asignado en Kronborg? Es muy de suponer que así fuese. La vida de Carolina Mathilde había trazado, de pronto, una línea que discurría paralela a la que había seguido la pobre Sophia Dorothea de Celle. Y considerando la actitud de la familia real británica hacia Sophia Dorothea de Celle...¿qué apoyo podía esperar obtener en su desgracia Carolina Mathilde de Dinamarca? Verdaderamente, lo único que podía esperar Carolina Mathilde era el apoyo de su madre, Augusta de Gales. Augusta, que había sufrido largamente por las calumnias vertidas en torno a su vinculación con John Bute, quizá pudiese entender la situación en que se veía su hija Carolina Mathilde...y tratar de influír a su favor en Buckingham Palace. Pero Augusta de Gales llevaba tiempo resistiendo los furiosos embates de un cáncer de garganta; su agonía estaba tocando a su fín, se acercaba al momento de la muerte. En ese sentido, Carolina Mathilde no tuvo suerte ninguna: para cuando el 23 de enero un periódico inglés, el General Evening Post, publicó que una princesa real europea había sido encerrada en una fortaleza pero que aún no se podían concretar los detalles de aquel hecho, Augusta de Gales estaba al límite de sus fuerzas. Las noticias alcanzaron mayor concreción el 29 de enero. Para entonces, en el entorno de Augusta preferían mantenerla en una caritativa ignorancia en atención a su situación terminal. De hecho, Augusta de Gales fallecería el 8 de febrero de 1172.

El caso es que, tras la detención de Carolina Mathilde y el modo en que la habían "despachado" junto a su hijita de siete meses a Kronborg, el representante británico en Coppenhague, Keith, experimentó una fuerte aprensión. A Keith no le gustó nada el cariz de aquel "golpe de estado palaciego" orquestado por Juliana Marie, quien se había apresurado a hacer que Christian VII, liberado de la tiranía de Struensee y Brandt, recorriese dentro de una muy vistosa carroza las calles de Coppenhague para que la gente pudiese vivarle y, de paso, vivar a sus "salvadores", que eran también "los salvadores de la nación". En un primer momento, lo único que pudo hacer Keith fue presentarse en Christianborg y afirmar resuelto que Carolina Mathilde era una hija de Inglaterra, de modo que, si los daneses osaban tocar un sólo cabello de la reina cautiva, debían estar preparados para que los británicos les hiciesen la guerra. Ahí, Keith estaba actuando enteramente por su cuenta: no le había dado tiempo a comunicar lo ocurrido ni a recibir las oportunas instrucciones acerca de cómo reaccionar a los hechos.

George III no íba a ser tan vehemente en la defensa de su hermana pequeña Carolina Mathilde como lo había sido Keith. Desde Coppenhague, se transmitió a George III la idea clave de que aquel desgraciado asunto que afectaba tan seriamente a la virtud y reputación de Carolina Mathilde debía tratarse no como un tema político entre dos naciones, sino como un tema personal entre dos monarcas que eran primos carnales además de cuñados. Christian VII se encargaría de escribirle a su buen primo y cuñado George III, para darle detalles del caso. George III debía acceder a tratar la situación desde esa perspectiva. De hecho, precisamente porque querían llevar a George III al punto de gestionar la crisis como una crisis privada y no pública, desde Coppenhague no emitieron ninguna instrucción dirigida al embajador danés en la corte de Saint James, Dieden.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: CAROLINA MATHILDE, REINA DE DINAMARCA.
NotaPublicado: 27 Nov 2012 18:00 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17501
Si había una mujer verdaderamente ocupada en la Coppenhague de entonces, era sin duda la reina Juliana Marie...

Imagen


...a quien, tras el golpe palaciego, sus partidarios ensalzaban comparándola con grandes heroínas del Antigüo Testamento como Esther, Deborah y Judith. Lo cierto es que Juliana Marie tenía mucho tirón especialmente entre la nobleza y clases acomodadas en general, dado que abogaba a favor del sistema tradicional, con fuertes reminiscencias de feudalismo, que Struensee había querido hacer trizas en un tiempo récord publicando una media de tres decretos reformistas por día.

El primer interés de Juliana Marie, tras promover aquel paseo triunfal del rey por las calles de Coppenhague para que el pueblo se dejase la garganta vivando a quienes les habían librado de Strueense, fue, precisamente, encontrar un guardian para Christian. Considerando los problemas mentales de éste, resultaba no sólo necesario, sino también imprescindible, ponerle bajo la custodia de alguien. Y debía tratarse de alguien con una notable capacidad de resistencia y autocontrol, para poder presentar la situación como un muy benévolo contrapuesto a la que se había producido en tiempos de Struensee. A fín de cuentas, con Struensee, hasta la llegada de Élie Reverdil, se había ocupado del monarca Enevold Brandt, que no había sabido mantener el decoro en su puesto de cuidador del monarca: se comentaba que Brandt se dirigía a Christian en un tono de tremenda impertinencia, que le inflingía duros castigos por su "mala conducta" y que se reía cuando el pobre enfermo suplicaba perdón. Juliana Marie quería ofrecer al mundo la estampa de una cariñosísima madrastra, de manera que el guardián que ella seleccionase debía evitar cualquier escena humillante para Christian. Köller fue el escogido para la -delicadísima- tarea.

A un nivel político, Juliana Marie tenía también que hilar fino. Una importante camarilla cortesana abogaba por situar de nuevo al frente del poder a Bernstorff, el hombre que había sido removido para beneficio de Struensee. Juliana Marie no estaba por la labor de reclamar a Bernstorff, ya que eso enojaría a dos de sus más destacados partidarios, Rantzau y Van Osten. Además, se daba la circunstancia de que Bernstorff había sido, tradicionalmente, muy probritánico y no convenía en absoluto su anglofilia en un momento en que tenían detenida en Kronborg a una "reina adúltera" hermana de George III de Gran Bretaña. Así que Juliana Marie eludió llamar a Bernstorff. A cambio, decidió confiar en un hombre enteramente de su cuerda, hasta entonces secretario personal del príncipe Frederick: Ove Guldberg. Guldberg, el hijo de un humildísimo comerciante jutlandés, íba a ser quien ejerciese de primer ministro...sin ostentar el título. Formalmente, Guldberg respondía ante el príncipe Frederick, el regente, aunque nadie ignoraba que quien de verdad mandaba en Dinamarca era Juliana Marie. La reina había pedido ayuda a algunos miembros destacados de la nobleza que se habían sentido alienados y expoliados en la etapa Struensee, como el gran canciller Schack-Rathlau o el conde Thott. Ambos volvieron a la primera línea de la participación en asuntos de Estado gracias a Juliana Marie.

La egregia señora buscó asimismo el apoyo resuelto del clero, a quien se encomendó la tarea de celebrar en cada iglesia del reino, con solemnes Te Deums, la "liberación del rey y de la nación" en el primer domingo después del golpe. El clero, obviamente, había condenado con dureza a Struensee, aquel "esclarecido ilustrado" que estaba "corrompiendo" a la reina y obsequiándoles con una princesa espúria. Ahora, tras el golpe, no sólo se incensaba sin cesar a la irreprochable reina Juliana Marie, sino que se aludía de forma nada sutil a Carolina Mathilde poniéndola al nivel de la bíblica Jezabel.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: CAROLINA MATHILDE, REINA DE DINAMARCA.
NotaPublicado: 29 Nov 2012 22:18 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 17:10
Mensajes: 7885
Ubicación: MURCIA - ALICANTE
Imagen

Struensee


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: CAROLINA MATHILDE, REINA DE DINAMARCA.
NotaPublicado: 29 Nov 2012 22:21 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 17:10
Mensajes: 7885
Ubicación: MURCIA - ALICANTE
Imagen

El arresto de Struensee.wikipedia


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: CAROLINA MATHILDE, REINA DE DINAMARCA.
NotaPublicado: 29 Nov 2012 22:24 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 17:10
Mensajes: 7885
Ubicación: MURCIA - ALICANTE
Imagen

Sir Robert Murray Keith, elembajador británico


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: CAROLINA MATHILDE, REINA DE DINAMARCA.
NotaPublicado: 01 Mar 2013 10:03 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17501
Ya os digo que este tema se va a poner de moda, porque precisamente hoy viernes estrenan en España, doblada al español, la película que ya hemos mencionado varias veces. Aquí se titulará "Un asunto real". En "El Mundo", la reseña previa al estreno junto con el trailer:

http://buscador.metropoli.com/ver/peliculas/1173/un-asunto-real.html

Es la mejor de las excusas para retomar el drama de Carolina Mathilde.
(grin)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: CAROLINA MATHILDE, REINA DE DINAMARCA.
NotaPublicado: 01 Mar 2013 12:31 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 15 Ago 2010 15:24
Mensajes: 158
(like) Gracias Minnie


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: CAROLINA MATHILDE, REINA DE DINAMARCA.
NotaPublicado: 15 Sep 2019 20:32 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 Oct 2008 23:32
Mensajes: 1913
Imagen

Federico VII Luisa Rasmussen


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 70 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro