Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 153 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 9, 10, 11, 12, 13
Autor Mensaje
 Asunto: Re: LEOPOLD I
NotaPublicado: 17 Feb 2015 19:36 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 03 Sep 2011 09:47
Mensajes: 9273
Pues vaya con la condesa! no se hizo ningún favor con el gesto,al fin y al cabo los Orleans pertenecían a una Casa Real (por muy advenedizos que fuesen);ella al fin y al cabo era solo eso,condesa.

_________________
La risa es un antidepresivo sin efectos secundarios


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: LEOPOLD I
NotaPublicado: 18 Feb 2015 20:49 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17047
sambone escribió:
Pues vaya con la condesa! no se hizo ningún favor con el gesto,al fin y al cabo los Orleans pertenecían a una Casa Real (por muy advenedizos que fuesen);ella al fin y al cabo era solo eso,condesa.


Pues sí, jajajaja, pero los Trazegnies estaban muy vinculados a los Orange y eso les hacía perder la "perspectiva" en relación con la pareja Leopold-Louise. La verdad es que no sé quien fue la señora de Trazegnies que hizo burla, de manera tan grosera, de la reina Louise recien llegada. Louise se casó con Leopold en agosto de 1832, por lo tanto pudo tratarse de Amalie Constance Marie van Nassau-Corroy, esposa de Gillion de Trazegnies d'Ittre, durante años chambelán del rey Wilhelm I. Amalie murió en diciembre de 1832, cuando Louise llevaba apenas cuatro meses en Bruselas. Quizá se trate de ella, o pudo ser alternativamente Marie Louise, condesa de Maldeghem, esposa de Georges Philippe, marqués de Trazegnies. Me gustaría saberlo, sólo por ponerle la etiquetita de maleducada a quien corresponda, jajajaja.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: LEOPOLD I
NotaPublicado: 01 Mar 2015 20:32 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17047
Louise Marie disfrazada de la Grande Mademoiselle:

Imagen


Y aquí en plan Marie de Borgoña:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: LEOPOLD I
NotaPublicado: 26 Mar 2015 21:21 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 28 Dic 2011 22:38
Mensajes: 33
Ubicación: Quito
No sé si por allí ya la habrán publicado, pero les dejo esta fotografía de Leopoldo I de los belgas:
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: LEOPOLD I
NotaPublicado: 01 Ene 2016 10:14 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17047
Creo que queda claro que considero a la condesa Trazegnies que se mofó, en una lamentable falta no sólo de etiqueta palaciega sino de urbanidad básica, de la reina Louise Marie, pero también conviene contextualizar. Como estábamos viendo, los orangistas constituían un "partido activo" en la Bélgica que acaba de entronizar al Coburgo, pero las pasaron canutas también muy a menudo. Nuestra Louise Marie, con su gusto por ser una muy exhaustiva cronista de todo cuánto acontecía dentro y fuera de su palacio bruselense, así se lo relataba a su madre en aquellas cartas interminables (que dicho sea de paso preocupaban bastante a Stockmar, quien juzgaba que la esposa francesa de su señor padecía una suerte de "escribomanía" en absoluto saludable...). Soldados belgas, respaldados por buena parte de los ciudadanos, se pasaron meses entrando "sin llamar a la puerta" en las casas y arrasando las propiedades de destacados orangistas, sobre todo en las ciudades de Bruselas, Gante y Antwerp. En Bruselas, las mansiones de notables familias como los Trazegnies, los Lalaing los Ursel, los Marnix, los Vonck, sufrieron no pocos asaltos violentos, de modo que en cierta ocasión Sir Robert Adair, el flemático pero agudo embajador británico en la capital belga, se encontró con que las condesas de Trazegnies (ahí nuestra maleducadilla...) y la condesa de Lalaing pedían asilo en la embajada inglesa. En Antwerp los orangistas se vieron particularmente asediados en su lugar de reunión preferido, el club La Loyauté. El panorama general pintaba bastos entre los partidarios del nuevo régimen y los orangistas. Y llevo a situaciones pintonas, como, por ejemplo, una modificación exprés de la ley vigente por largo tiempo que hasta entonces había hecho a los Consejos de cada ciudad los electores de sus respectivos Alcaldes Presidentes. Para evitar que los Consejos de ciudades más plagadas de orangistas designasen a ilustres miembros de esa tendencia para dicha función, en marzo de 1836 se dispuso que correspondería al Rey, ya no a los consejos municipales, elegir a los miembros de la corporación, entre los cuales destacaba el Alcalde. Fue un golpe de mano de Leopold, sí, pero sentó fatal en las ciudades flamencas.

modo de resumen de la situación, cabe recordar que el rey de Holanda no reconoció a su colega Coburgo como soberano de una Bélgica independiente del Reino de los Países Bajos hasta 1839. Y eso, evidentemente, hubiese tenido que echar muchas paletadas de tierra encima de los ánimos reunificadores de los orangistas belgas, pero, con todo, parte de ellos siguieron, por así decirlo, "en la brecha". En fecha tan tardía como octubre de 1841, fue descubierto un complot reunificador de signo orangista liderado por dos verdaderas personalidades: el conde Augustus van der Meere y el barón Jacob van der Smissen. Desde el entorno de Leopold, se hizo circular que, más que el interés general, les había movido a ello el resentimiento personal, ya que ambos aristócratas habían visto interrumpidas sus antaño fulgurantes carreras militares por su pasión orangista. Claro que los resentimientos personales existían, pero es que durante años los orangistas habían sido tan hostigados, que los que no habían tirado la toalla, se habían exaltado todavía más por la convicción de haberse visto maltratados por un rey "importado" del que decían que sólo estaba en Bélgica por amor al dinero. Incluso el Ministro de la Guerra de Bélgica, el general Buzen, estaba de alguna manera implicado en el complot -y esto último sí que hizo rechinar los dientes a Leopold.

El dinero: ahí volvemos a un aspecto crucial, la famosa codicia y avaricia atribuídas a Leopold. Aquel hombre de quien muchos rumoreaban que había "esquilmado" a los ingleses a cuenta de su efímero matrimonio con la efímera princesa Charlotte, había negociado hábilmente el aspecto pecuniario vinculado a su ascenso al trono belga. La nación le había ofrecido un estipendio anual que alcanzaba la suma de dos millones setecientos mil francos. De esa asignación, debía proveer el mantenimiento de sus palaciegas residencias y de su -aparatosa- corte. Pero los gastos se han estimado en una media anual de un millón quinientos mil francos. Eso dejaba en manos de Leopold la nada desdeñable suma de un millón doscientos mil francos para atender a sus caprichos...y para realizar inversiones que le garantizasen una verdadera fortuna privada. Curiosamente, Leopold empezó invirtiendo en un holding, la Société Générale, que el neerlandés rey Wilhelm había fundado personalmente en su día para canalizar a través de ella los fondos que debían emplearse en promover la industrialización de las provincias sureñas. Dirigida por el habilísimo Ferdinand Meeus, la Société Générale iba camino de convertirse en "dueña" de gran parte del país. Cuando Leopold ordenó a su gente adquirir para él acciones de la Sociéte Générale, Ferdinand Meeus facilitó tanto las cosas que el monarca acabaría considerándole digno no sólo de su confianza financiera, sino incluso de recibir un bonito título de nobleza.

Leopold se labró su enorme fortuna al mismo ritmo en que los rumores sobre su afán acaparador mermaban poco a poco su popularidad entre los belgas. No obstante, para millones de ciudadanos él trascendía sus propios defectos, incluso los defectos feos como el "rapiñar para medrar". Simbolizaba la Bélgica nación independiente, el país recién constituído y reconocido a nivel mundial. Había que mostrar tragaderas con los aspectos menos gratos de aquel brillante estadista llegado de la minúscula Coburgo.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: LEOPOLD I
NotaPublicado: 01 Ene 2016 13:57 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17047
Imagen

Louise


Obviamente, lo que se esperaba de la Louise recién llegada a Bélgica, aparte de que se hiciese cargo de la situación y se comportase con discreta finura, era que se embarazase y llevase a buen término sus embarazos. Estaba allí para proporcionar hijos e hijas que marcasen el próspero avance de los Coburgo en Bruselas. Y en ese sentido cabe señalar que Louise cumplió con creces: entre julio de 1833 y junio de 1840, en un lapso temporal de prácticamente siete años, dió a luz en cuatro ocasiones y, por si no bastase, tuvo el excelente gusto (desde una perspectiva puramente dinástica) de poner en el mundo tres varones consecutivos antes de alumbrar una fémina.

Imagen

Louise


El primer embarazo de Louise se logró a finales de 1832. En marzo de 1833, cuando se cumplían las veinte semanas de embarazo, Louise tuvo la inmensa alegría de poder recibir en Bruselas a su madre la reina de Francia, a quien acompañaban las hijas solteras, Marie (una talentosa pintora y escultora) y la vivaz jovencita Clementine, llamada sencillamente Clem. Por supuesto, a Marie la acompañaba su adorada gobernanta, Madame de Malet, y a Clem, su inspiradora gobernanta, Madame de Angelet. Precisamente Clem dedicaría algún que otro momento de soledad en su alcoba para escribir a su hermano el duque de Aumale (las mujeres Orléans cultivavan el arte epistolar, sí) describiendo el encanto de Laeken y, en términos no tan elogiosos pero lo bastante amables, la ciudad de Bruselas. La reina Amelie prometió a Louise que volverían las tres en el mes de julio, para cuando se preveía el advenimiento del bebé, y de hecho cumplió su promesa. Estaban presentes en Laeken cuando Louise se puso de parto y dió a luz a un niño, evento acaecido el 24 de julio de 1833. En su bautizo celebrado en la catedral de Saints Michel-et-Gudule, el diminuto príncipe recibiría los nombres de Louis-Philippe Léopold Victor Ernest, pero aquello resultaba tan excesivo para un bebé que enseguida empezaron a denominarle, en el círculo familiar, Babochon. Esto estaba muy en consonancia, por cierto, por el gusto a usar diminutivos de los Orléans. De los hermanos de Louise, Louis, duque de Nemours, era llamado Tan o, alternativamente, Moumours; François duque de Joinville era llamado habitualmente Hadji y Antoine duque de Montpensier Totó o Totone...

El hecho de que Louise y Babochon hubiesen superado la prueba del parto resultó un enorme alivio psíquico para Leopold. No había podido evitar, a medida que se acercaba el momento del alumbramiento, una especie de flash back mental a aquellos aciagos días que le habían privado de su Charlotte y del enorme niño que ella había traído al mundo muerto, para que la acompañase a la tumba. Por suerte Louise había salido indemne y Babochon constituía la recompensa de los Coburgo.

Louise experimentó sin duda una sensación de mayor arraigo en Bélgica a partir de entonces: ya no era solamente el país regido por su marido, sino que ahora también constituía la herencia de su Babochon. Ella siguió presidiendo su reducida corte, encabezada por Jeanne-Louise de Thézan Poujol, princesa de Rubempré tras su matrimonio con el conde Henri de Mérode-Westerloo. Otras damas que la circundaban eran, por citar algunas, la baronesa de Hooghvorst o la baronesa de Stassart. Louise se entretenía en su compañía, aunque seguía añorando la atmósfera que envolvía a su familia, tan burguesa en su realeza, allá en Francia. Babochon, minúsculo duque de Brabante, le daba nuevo sentido a su presencia en Bélgica. Aún así, el nacimiento de su hijo no hizo de Leopold un hombre menos ansiosamente hipocondríaco y ferozmente ahorrativo, dos "manías" que Louise juzgaba reprobables.

El pequeño Babochon empezó a dar señales de una salud demasiado endeble en marzo de 1834, cuando rondaba los ocho meses de vida. Desde el instante en que el niño empezó a mostrar los síntomas de un acentuado enfriamiento, Leopold experimentó, según confesaría a posteriori, una sacudida emocional de tal calibre que llegó a la conclusión de que una calamidad estaba a punto de abatirse sobre su casa.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: LEOPOLD I
NotaPublicado: 01 Ene 2016 19:40 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 27 Feb 2012 16:44
Mensajes: 376
Ubicación: Buenos Aires, Argentina
Me leí todo el hilo, acompañada del típico mate. Espero con ansias las siguientes entregas

Hasta ahora, la imagen que me voy formando de Leopold no es la de un príncipe agradable, precisamente.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: LEOPOLD I
NotaPublicado: 01 Ene 2016 20:46 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Jul 2012 20:41
Mensajes: 1171
Gracias Minnie por retomar el tema.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: LEOPOLD I
NotaPublicado: 02 Ene 2016 15:28 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Jul 2015 22:08
Mensajes: 384
¡Un tema interesantísimo! =D> =D> =D>


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 153 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 9, 10, 11, 12, 13


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro