Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 85 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 8  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: NATALIJA KESHKO Y DRAGA MASHIN, REINAS
NotaPublicado: 03 Mar 2008 01:53 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
Espacio para dos mujeres diamentralmente opuestas que, además, acabaron siendo enemigas irreconciliables.

*Natalija Keshko, la reina Natalija Obrenovic de Serbia
*Draga Lunjevica Mashin, la reina Draga Obrenovic de Serbia

NATALIJA:

Imagen


DRAGA:

Imagen


Última edición por Minnie el 19 Jul 2008 11:27, editado 2 veces en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 03 Mar 2008 02:02 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
Si esto fuese un tablero de ajedrez, Natalija sería la reina blanca mientras que Draga sería la reina negra. No pudo haber dos mujeres más dispares para marcar la última etapa, claramente dramática, de la dinastía Obrenovic en Serbia; Natalija representó un rayo de luz, en tanto que a Draga siempre la envolvió la oscuridad.

Cronológicamente, la historia empieza con Natalija...

Imagen


Última edición por Minnie el 19 Jul 2008 15:48, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 03 Mar 2008 02:28 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
Natalija Keshko nació en la hermosa ciudad italiana de Florencia, pero sus raíces eran puramente eslavas. Su padre, Piotrj Ivanovich Keshko, de orígen bessarabio, ostentaba el rango de coronel en el ejercito imperial ruso, algo de lo que se sentía profundamente orgulloso. Su madre era la princesa Pulcheria Sturdza, descendiente del gran caudillo moldavo del siglo diecisiete Ionn Sturdza, que a su vez de ufanaba de tener como lejanos ancestros a los imperiales Komnenos bizantinos.

Natalija, a quien en su infancia una adivina predijo que llegaría a lucir una corona, pero que con la misma facilidad con la que la obtendría acabaría perdiéndola, creció en un entorno privilegiado. Los Keshko y Sturdza formaban parte de una élite: se relacionaban con familias tan encumbradas como eran los Troubetskoi, los Gagarin, los Cantacuzene o los Ghika. Al igual que su hermana Ekaterina, Natalija recibió una educación extensa y refinada en San Petersburgo, la capital imperial rusa. El resultado de esa profunda vinculación fue claro: las dos se convertirían en fervientes rusófilas y no menos convencidas paneslavistas.

Sin embargo, Natalija era apenas una muchacha de dieciséis años cuando se le negoció un brillante matrimonio con el príncipe serbio Milan Obrenovic, entonces un mozo de veintiuno. El asunto, si se consideraba con atención, era un apaño de familia: el padre de la novia, Piotrj, era hijo de Ioann Keshko y la esposa de éste, Natalija Balsh; esta Natalija abuela paterna de nuestra Natalija, había tenido una hermana, Esmeralda Balsh, se había casado con un boyardo de la familia Catargiu de quien tuvo una hija bautizada Elena Marija Catargiu, que, con el tiempo, se casaría con Jevrem Obrenovic, teniendo de él a Milan Obrenovic. Por lo tanto, una abuela de Milan -Esmeralda- había sido hermana de una abuela de Natalija -Natalija-, lo que les convertía en primos en sexto grado.

Pero, aparte, se considera generalmente que, en un principio, hubo amor, o al menos, algo lo bastante similar al amor: una fuerte atracción mezlada con simpatía recíproca. Natalija era una muchacha muy guapa, en tanto a Milan se le tenía por un hombre de notable apostura bastante aficionado a correr detrás de unas faldas. De buenas a primeras, los dos estaban predispuestos a cortejarse y a enamorarse mutuamente, lo que coincidía plenamente con los intereses familiares que estaban en juego.


Última edición por Minnie el 06 Mar 2008 11:19, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 04 Mar 2008 23:01 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
Imagen

Milan Obrenovic procedía de una dinastía envuelta en un aura sombría. Y para aspirar a conocerle a él, hay que conocer previamente, aunque sea de forma breve, esos antecedentes familiares...

**************************************************************

Todo había empezado recien estrenado el siglo diecinueve, con este hombre que vemos retratado ya mayor y en pleno apogeo:

Imagen

Había nacido en una pequeña y miserable aldea denominada Dobrinja. Su madre, Višnja Gojković, había estado casada en primeras nupcias con un mercader de ganado porcino (sí, en román paladino "cerditos" o "gorrinillos") llamado Obren Martinović, de quien había tenido dos hijos, bautizados Jakob y Milan, así como una hija, Stana. Viuda de Obren, Višnja se había vuelto a casar con un humilde campesino de nombre Teodor Mihailović, con el cual tendría tres chicos más: Miloš, Jevrem y Jovan.

El hombre del retrato es Miloš, originariamente Miloš Teodorovic (=hijo de Teodor). Todavía un chiquillo, supo lo que era convertirse en sirviente de unos terratenientes, los Ječmenica: la experiencia le dejó un regusto bastante amargo en la boca, así que, en cuanto pudo, se unió a su hermanastro mayor, Milan Obrenovic (=hijo de Obren), que estaba prosperando como mercader (en principio había heredado el negocio del padre, pero lo había ampliado paulatinamente). Milan y Miloš, a diferencia de sus otros hermanos varones o del marido de su hermana, participaron con entusiasmo en el primer alzamiento de los serbios contra el dominio turco: la jugada salió rentable, pues Milan acabaría recibiendo el título de lugarteniente o "duque" del área geográfica de Rudnik. La temprana muerte de Milan dejó heredero de sus bienes a Miloš, quien, en un homenaje hacia ese hermano, renunció al apellido paterno Teodorovic para empezar a usar el apellido Obrenovic.

Enriquecido e influyente, Miloš sacó provechosa tajada de una época bastante convulsa. El entonces líder indiscutible de los serbios que seguían luchando a cara de perro contra los turcos era Karađorđe (o Karageorge, en una versión occidentalizada del nombre...) Petrović. Miloš Obrenovic se convirtió en el rival natural de Karageorge Petrović. Para cuando los hombres de confianza de Miloš asesinaron a Karageorge en 1817, quedaron establecidas dos dinastías serbias que estarían a lo largo del tiempo "disputándose" el derecho a gobernar ese país balcánico: los Obrenovic y los Karageorgevich.


De momento, los Karageorgevich se encontraban en la desgracia: Jelena Jovanović, la amargada viuda de Karageorge, se quedó a cargo del hijo de ambos, Alexander. Entre tanto, los Obrenovich se alzaban por encima de todos: Miloš siguió ganándose su título de primer príncipe de Serbia con el apoyo de su esposa, Ljubica Vukomanović...

Imagen


...quien le dió una abundante prole conformada por cuatro "príncipes" (Gabriel, Todor, Milan y Mihailo, si bien los dos primeros murieron en la infancia) y tres "princesas" (Petrija, Savka y Marija). Ljubica, por cierto, era una mujer de armas tomar: se la consideraba medio bruja y desde luego tenía suficientes arrestos para ordenar matar a una de las amantes de su esposo que amenazaba con "desplazarla".

Cuando, ya en edad avanzada, Miloš, presionado por las ominosas circunstancias, "abdicó", le sucedió el hijo varón Milan Obrenovic.

Imagen

Pero ese joven sorprendentemente bien educado, de salud quebradiza desde la infancia, falleció tras veintiséis días de gobierno. Entonces, ascendió el hermano que le seguía en edad: Mihailo Obrenovic.

Imagen

Con Mihailo, alcanza su clímax esta especie de culebrón de aires balcánicos. Mihailo apenas retuvo el poder durante tres años, antes de que estallase una gran revuelta, liderada por un capaz Toma Vučić-Perišić. La revuelta triunfó: Mihailo, con sus parientes Obrenovic, hubo de emprender el camino al exilio mientras Alexander Karageorgevich (el hijo de aquel Karageorge asesinado por orden del padre de Mihailo tiempo antes...) ocupaba el sitio vacante. En el exilio vienés, Mihailo se casaría con una aristócrata húngara: Julia Hunyadi von Kéthely. Los dos esperaron el desarrollo de los acontecimientos: en pocos años Alexander Karageorgevich hubo de abdicar para marcharse del país, de modo que los serbios volvieron a reclamar a Mihailo Obrenovic.

A esas alturas, el matrimonio de Mihailo y Julia seguía estéril. Nada más establecerse ambos en Belgrado, la situación conyugal, nada armoniosa, fue de mal en peor debido a la malévola presión que ejercía sobre la pobre Julia una prima de Mihailo, Anastasia Obrenovic. Anastasia tenía una guapa hija que acababa de alcanzar la edad núbil y la alentó a conquistar a su primo Mihailo, que, en opinión de la dama, debería divorciarse de la húngara infértil para casarse con la chiquilla. El asunto enfureció a Julia, que acabó abandonando el país para emprender una nueva vida con un amante de la nobleza: el duque Karl von Arenberg.

Con la marcha de Julia, Mihailo decidió arreglarse un divorcio y seguir la pauta de comprometerse con la prima Katharina. Pero, entonces, sobrevino la tragedia: mientras ambos celebraban su noviazgo, en compañía de la ambiciosa madre de la joven, en Košutnjak, les cercaron unos asesinos. Fue un complot nunca aclarado, aunque se sospecha que estaban detrás los Karageorgevich. Los tres fallecieron.

Para encontrar un heredero Obrenovic, había que remontarse hacia atrás y tirar hacia adelante. El padre del asesinado Mihailo, el Miloš fundador de la dinastía, había tenido, como hemos visto, no sólo dos hermanastros mayores, sino dos hermanos completos pequeños. Jevrem se había casado con una dama de la familia Catargiu, María: les había dado tiempo a engendrar un niño llamado Milan antes de la muerte de él. A posteriori, María se había transformado en la amante del poderoso príncipe rumano Alexander Curza, en tanto que el niño habido con su marido quedaba bajo tutela de su primo Mihailo. Al perder la vida por causas no naturales Mihailo, Milan, de catorce años, le sucedió en el título.

Ése es, ya, nuestro Milan...el Milan que se casó con Natalija Keshko.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 19 Jul 2008 10:48 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
Imagen
Natalija.

Ese enlace tan "apropiado" desde el punto de vista de los Obrenovic resultaría, cuando menos, tumultuoso. Pasados los primeros meses de la boda, se hizo evidente que los dos esposos íban a tomar direcciones opuestas en más de un sentido. Por un lado, en un plano meramente político, Milan mantuvo desde el principio una pauta acorde con los designios para el área balcánica de Austria, la gran potencia central que él tanto admiraba, mientras que Natalija, por supuesto, se alineó con la facción rusófila y paneslava. Ahí no había ningún punto de encuentro posible entre ambos. En un plano personal, Milan enseguida demostró fehacientemente que estar casado no le impedía seguir coleccionando aventuras más o menos esporádicas.

Para Natalija resultó muy humillante que su marido se dedicase a "sus amoríos", bastante publicitados en todo el continente, mientras ella se entregaba a la tarea de asegurar la dinastía. Afortunadamente, en ese sentido Natalija no estuvo sometida a una presión in crescendo porque se embarazó rápidamente y en su primer parto pudo ofrecer el deseado príncipe heredero: Alexander. Dos años después, hubo un segundo embarazo que produjo otro varón, Sergei, si bien ese niño vivió apenas unos días, para gran desconsuelo de la joven madre. La prematura desaparición de Sergei proyectó una sombra, porque ninguna familia real se sentía cómoda dependiendo de un único posible heredero que, en ese caso, era el pequeño Alexander. Dado lo fácil que era que una enfermedad infantil o un accidente segasen una vida, siempre se aspiraba a tener, como mínimo, una "pieza de repuesto". Pero el matrimonio Milan & Natalija no pudo o no quiso cumplir ese requerimiento. Se quedaron en un hijo único, en el que se centraron todas las expectativas de los padres y todas las expectativas del país.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 19 Jul 2008 11:11 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
Una -rara- foto del kralj (rey) Milan con kraljica (reina) Natalija y el hijo de ambos, Alexander. Aunque no es de gran calidad, merece la pena incluírla aquí ;)

Imagen

Y otra de Natalija sola con el pequeño Sacha:

Imagen


Última edición por Minnie el 19 Jul 2008 19:29, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 19 Jul 2008 11:23 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
La kraljica Natalija:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 19 Jul 2008 11:34 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 22:02
Mensajes: 25904
Ubicación: ESPAÑA
Una pregunta un poco tonta, pero aún no empecé a leer... ¿Qué parentesco tenían entre ellas...??

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 19 Jul 2008 11:38 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
sabbatical escribió:
Una pregunta un poco tonta, pero aún no empecé a leer... ¿Qué parentesco tenían entre ellas...??


Suegra (Natalija) y nuera (Draga). Anteriormente, Draga, la nuera, había sido una de las damas de compañía de la posterior suegra, Natalija. Y no sólo eso, sino que, según se rumorea, había mantenido una aventura con Milan, el marido de Natalija, años antes de comprometerse con Alexander, el hijo de Milan con Natalija ;)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 19 Jul 2008 11:40 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 22:02
Mensajes: 25904
Ubicación: ESPAÑA
Ohh, interesante asunto el de suegras y nueras de la Realeza (wink)

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 19 Jul 2008 11:50 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
Natalija, en su papel de reina, con un traje nacional serbio. El retrato, maravilloso, se encuentra en la actualidad en el Hermitage Museum.

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 19 Jul 2008 12:17 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
A medida que crecía el pequeño Alexander, la atmósfera doméstica se hacía más y más densa, tan cargada de animosidad que en cualquier momento podía estallar un gran conflicto entre sus padres. Milan tenía la mayor confianza en su habitual primer ministro, Garaschanine, con quien compartía la decisión de mantener por encima de todas las cosas la alianza con Austria. Natalija, en cambio, estaba próxima a Ristics, otro político serbio, en ese caso abierto partidario de romper la estrecha vinculación con Austria a favor de una nueva alianza con Rusia. Ristics llegó a ser primer ministro, pero durante un corto período de tiempo. La presión ejercida por Viena en contra de Ristics tuvo más peso en la balanza que la presión que trató de ejercer San Petersburgo a favor de Ristics. Para Milan, fue "un hecho afortunado" que Ristics, desposeído, se viese otra vez reemplazado por Garaschanine. En cambio, Natalija estaba que trinaba con cada victoria del partido austríaco.

Las constantes escaramuzas llegaron a su apogeo en la primavera de 1887. Esa primavera, el padre de Natalija, Peter Keshko, había viajado desde San Petersburgo a Belgrado con el encargo oficioso de reforzar la posición rusófila y paneslava de su hija. Keskho azuzó a Natalija contra los austríacos, recordándole que éstos acababan de deponer de su cargo de manera fulminante a su anterior embajador en la capital serbia, el conde Khevenhüller, que, casualmente, era el único representante del emperador Franz Joseph que no se había limitado a llevarse bien con Milan sino que, a la vez, había intentado bailarle el agua a Natalija. A decir verdad, Khevenhüller había ído demasiado lejos, pues, para demostrar la "buena voluntad" de Austria hacia Natalija, había llegado a viajar, sin consulta previa ni permiso de su gobierno, a Bulgaria para frustrar una expedición de los búlgaros, liderados entonces por el zar Alexander (nacido Battenberg) sobre territorio serbio. Viena, furiosa por ese acto "inconcebible" de Khevenhüller, le privó de sus credenciales y le hizo volver a casa con el rabo entre las piernas.

A ojos de Natalija, la deposición de Khevenhüller significaba que los austríacos no íban a permitir a ninguno de sus embajadores "tomarla en cuenta" a ella. Para rematar las cosas, Ristics y el embajador austríaco, Persiani, tocaron un factor que el padre de Natalija, Peter, no había querido explotar. Le dijeron a Natalija que Milan había iniciado una apasionada relación con una aristócrata serbia, a la que tenía intención de convertir en su propia versión balcánica de Madame de Pompadour. Natalija llevaba años aguantando mal que bien las flagrantes infidelidades de Milan, incluyendo una aventura que llamó la atención de la sociedad europea con la controvertida Jennie Jerome, lady Randolph Churchill. Pero lo que Natalija no pensaba tolerar es que su marido la tomase por una María Leczynska en tanto que hacía de la amante una Madame Pompadour.

Dispuesta a "hacerse valer", Natalija aprovechó un baile de gala en el palacio de Belgrado. Todos los caballeros y damas de la nobleza aguardaron su turno, en una fila ordenada con cuidado, para reverenciar a los soberanos. En el momento en que le tocó ejecutar sus reverencias y besamanos a Artemisia Hristic, lamante de Milan, Natalija hizo un claro gesto de rechazo: se negó a ofrecer su mano a la mujer, dándole la espalda. La corte entera contuvo el aliento, ante ese gesto tan evidente de disgusto de la reina hacia la aristócrata, que parecía muy descompuesta y se diría que a punto de caer redonda al suelo. Milan trató de resolver ese momento de tensión apelando al sentido del deber y al necesario decoro ante Natalija, pero ella se negó a ceder ni un palmo en su postura. En voz lo suficientemente clara para que se percibiese en medio salón, declaró que nadie íba a decirle cómo tenía que tratar a las queridas de su marido.
El resultado de esa -terca- actitud de Natalija fue una monumental discusión entre los esposos, que casi hizo temblar los cimientos del palacio de Belgrado.


Última edición por Minnie el 19 Jul 2008 17:57, editado 2 veces en total

Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 85 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 8  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro