Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 85 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Re: NATALIJA KESHKO Y DRAGA MASHIN, REINAS
NotaPublicado: 17 May 2010 23:35 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 06 Nov 2008 22:21
Mensajes: 7984
Ubicación: San Isidro, Argentina
Otro libro muy interesante sobre la reina Draga y por ende sobre los Obrenovic es "Draga Mascin, la reina fatal" de Elio Zorzi si mal no recuerdo el nombre del autor, pues lo di hace mucho a alguien(?). Había también un libro de ediciones Luis de Caralt "Golpes de estado", no me recuerdo del autor pues también lo regalé, con un imperdible capítulo sobre el asesinato de Aleksandar y Draga de Serbia... :shock:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: NATALIJA KESHKO Y DRAGA MASHIN, REINAS
NotaPublicado: 18 May 2010 02:35 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 18 Mar 2009 01:41
Mensajes: 2319
Ubicación: Buenos Aires.Argentina
¡Qué historia :!: Dá escalofríos.Me la leí toda de una vez.Draga era muy hermosa y ,en las fotos no parecía tener quince años más que Sacha.
De cualquier forma no podrían llegar a ser nunca un buen matrimonio,aunque la de peor conducta fuese ella fuese ella.Cargaban con una niñez que no presagiaba una vida estable y madura,sobre todo Sacha como bién comentaste en su momento, Minnie.
Me llama la atención la crueldad de los eslavos(perdón si en el foro hay alguno)en elaborar sus venganzas.No hay tanta diferencia en esta masacre y la de los Romanov;una cosa es matar y otra ensañarse con el cadáver. :surprised:

_________________
Condesa de San Fernando


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: NATALIJA KESHKO Y DRAGA MASHIN, REINAS
NotaPublicado: 11 Jun 2011 21:42 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17364
Nuevas imágenes, para enriquecer el tema.

La reina Natalija:

Imagen

Imagen

Y una foto, aparte de los dos retratos:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: NATALIJA KESHKO Y DRAGA MASHIN, REINAS
NotaPublicado: 11 Jun 2011 21:45 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17364
El rey Milan:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: NATALIJA KESHKO Y DRAGA MASHIN, REINAS
NotaPublicado: 11 Jun 2011 21:52 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17364
Una joven Draga Mashin:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: NATALIJA KESHKO Y DRAGA MASHIN, REINAS
NotaPublicado: 11 Jun 2011 22:03 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17364
Me he dejado mi foto favorita para el final, claro.
(grin)

Es una Natalija evidentemente muy joven, que hace llegar a Milan una foto suya, encantadora, con la correspondiente dedicatoria afectuosa. Esto...luego vendrían los problemas, jajajaja.

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: NATALIJA KESHKO Y DRAGA MASHIN, REINAS
NotaPublicado: 11 Jun 2011 22:28 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 16:10
Mensajes: 7858
Ubicación: MURCIA - ALICANTE
Imagen

Aquí el jefe de la Mano Negra y de los asesinos de Alejandro y Draga, Dragutin Dimitrijević Apis , que murió en 1917 ejecutado por traición en Serbia.

wikipedia


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: NATALIJA KESHKO Y DRAGA MASHIN, REINAS
NotaPublicado: 12 Jun 2011 10:11 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17364
Gracias, Legris. Ese "caballero" al que nadie desearía tener en su club bebiendo sherry mientras se juegan unos naipes sí que faltaba por aquí...

:-p

La historia de los Obrenovic es tan enrevesada, tumultuosa, revuelta y en última instancia sangrienta, que no puedo evitar que me atrape. Fíjate, dando vueltas por la red, en busca de imágenes nuevas de las kraljicas Natalija y Draga, he encontrado, casi de chiripa, referencias a otra mujer vinculada a un hombre Obrenovic que las pasó canutas en Belgrado. Me refiero a una que no llegó a ser kraljica...se quedó en simple kneginja: Júlia (para los serbios mejor Julija) Hunyady de Kéthely. Y al estudiar más en profundidad la trayectoria de Julija, me he topado con su rival Katarina Konstantinovici y la madre de Katarina, Anastasia "Anka", una Obrenovic por nacimiento. Hay una referencia breve en la página 1 de este tema, pero... debería abrir un tema, aunque fuese cortito, para la kneginja Julija Obrenovic, porque lo suyo es un tremendo culebrón balcánico.

Como me da pereza abrir un tema, lo meto por aquí, de rondón, jajajaja. Éste es Mihailo Obrenovic, knez (príncipe soberano) de Serbia en dos períodos distintos: de principios de julio de 1839 a mediados de septiembre de 1842 y posteriormente de finales de septiembre de 1860 a principios de junio de 1868.

Imagen

Claro que no espero que volváis a la página primera y empecéis, boli en mano, a dibujar un árbol genealógico de los Obrenovic sobre cualquier trozo de papel para tratar de seguir los avatares de tan complicada familia balcánica, jajajaja. Simplificando...Mihailo, que como se puede apreciar tenía buena planta, era uno de los hijos que Ljubica Vukomanović dió a Milos Obrenovic, que llegaría a ser príncipe de Serbia y fundador de la casa Obrenovic que nos tiene tan pero tan entretenidos. Ljubica Vukomanović era una mujer de carácter firme y decidido, que tuvo que aguantarle alguna que otra clamorosa infidelidad a su marido Milos Obrenovic; pero aunque él llegó a príncipe y de rebote la hizo princesa, conste en acta que no las aguantó mansa y sin rechistar, sino que armó buenos escándalos, llegando a atacar físicamente a las amantes de turno del knez. En fín, tampoco vamos a meternos en la vida privada de Ljubica, jajajaja. Aquí os la enseño, tan orgullosa con el mayor de sus hijos varones, Milan Obrenovic:

Imagen

Cuando Milos, el fundador de la casa con la necesaria cooperación de la enérgica Ljubica, decidió abdicar en 1839, un tanto forzado por las circunstancias políticas, que estaban al rojo vivo para no variar, le sucedió ese hijo que posa para el retrato con la madre: Milan. Milan tenía entonces veinte años de edad, pero no estaba precisamente en el apogeo de su juventud; desde niño, había preocupado constantemente a Ljubica por su naturaleza enfermiza, su propensión a ir de achaque en achaque. Estaba hecho una penita el día en que se convirtió en knez tras la renuncia formal del progenitor, que, de facto, siguió moviendo los hilos porque el chico murió, inconsciente, veintiséis días más tarde. Fue breve el asunto...

Fallecido Milan, el único hermano varón que tenía con vida, Mihailo, se adjudicó el título de knez. Mihailo andaba por los dieciséis años...una edad poco apropiada para sujetar las riendas del poder, máxime en un país marcado por la lucha a brazo partido de dos familias por el poder: los Obrenovic y sus letales enemigos los Karađorđe. Allí las maquinaciones y conjuras de los que en cada momento hubieran sido removidos en favor del adversario estaban a la orden del día: cuando habían estado en la cima los Karađorđe, los Obrenovic habían intrigado sin excluir en sus planes el asesinato llegado el caso y al encontrarse en el poder los Obrenovic, sabían que los exiliados Karađorđe tratarían de revertir la situación lo antes posible. Vamos, que ser knez en Belgrado debía resultar un constante stress. Mihailo quizá tuviese buenas intenciones, pero era un chaval sin experiencia que empezó a sumar errores de bulto desde el principio. Le habían alejado a su carismático padre, Milos, pero nadie le rodeó de consejeros que mezclasen sabiduría y lealtad. El resultado: antes de que hubiesen discurrido tres años de su ascenso, una revuelta a gran escala le privó de su título y le llevó a abandonar el país.

Los Obrenovic eran muy proaustríacos. De hecho, sus enconados rivales e incluso sus críticos menos ásperos les acusaban a menudo de ser peleles de Austria en Serbia. Comprensiblemente, el ex príncipe Mihailo, de menos de veinte años, se estableció en Viena, dónde podía contar con el apoyo de la cancilleria de los Habsburgo. Después de la marcha de los Obrenovic, habían aparecido oportunamente los Karađorđe, en especial el príncipe Aleksandar, que había estado en la etapa anterior exiliado en la Besarabia, bajo el patrocinio generoso de Rusia. Aleksandar Karađorđe se proclamó knez en Belgrado, instalándose allí con su esposa Persida Nenadović, quien, a esas alturas, ya le había dado cuatro hijos de los que sobrevivían tres.

Así que...la rueda de la fortuna había girado. Ahora, a Mihailo, en Viena, le tocaba conspirar con el apoyo de sus muchos parientes contra Aleksandar Karađorđe, flamante knez de Serbia, al igual que, en los años precedentes, Aleksandar, en Besarabia, había tramado con la connivencia de su extensa red de familiares contra Mihailo Obrenovic. Supongo que eso se lo tomaban con la misma naturalidad con la que una británica de pro se toma su té con sandwichs de pepino, ejem ejem. Claro que, mientras tanto, entre conspiración y conspiración, Mihailo Obrenovic llevaba una ajetreada vida social en Austria, al igual que sus allegados. Destacaban sus hermanas, Petrija y Jelisaveta, ésta última apodada Savka: ambas estaban casadas, la primera con Todor Bajic de Varadija, la segunda con Jovan Nikolic, y, significativamente, los dos "cuñaossss" de Mihailo fueron ennoblecidos en Austria.

Pero, yendo al meollo de la cuestión: tan ajetreada vida social le permitió a Mihailo conocer a la aristócrata Júlia Hunyady de Kéthely.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: NATALIJA KESHKO Y DRAGA MASHIN, REINAS
NotaPublicado: 12 Jun 2011 11:11 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17364
Aquí tenemos una encantadora foto de Julija:

Imagen

Me hizo una enorme ilusión encontrar esa foto, porque hasta ese momento había tenido que recrear en mi mente a Júlia Hunyady a partir de este retrato de aire inequívocamente romántico, pero que nunca he logrado hallar en gran resolución...

Imagen

Tratando de ahondar en su historia, más o menos esto es lo que he sacado en claro:

Júlia había nacido en Viena, pero se trataba de una personita inequívocante húngara. Su padre era el conde Ferenc Hunyady de Kéthely y su madre la condesa Júlia Zichy de Zich et Vásonkeő: combinando los ancestros por vía paterna con los ancestros por vía materna, la niña estaba vinculada prácticamente a todas las grandes familias de la aristocracia magiar. No obstante, estaban perfectamente establecidos en la capital imperial. Un hermano mayor del conde Ferenc, el conde József, estaba casado con una de las anfitrionas más notables de la ciudad: Henrietta, princesa von und zu Liechtenstein.

Una circunstancia curiosa es que Júlia, que obviamente debió su nombre de pila a su madre, apareció en escena cuando sus progenitores habían logrado tres hijos varones sucesivos: László, Kálmán y Vilmos, aunque el benjamín, Vilmos, murió nada más nacer, para enorme tristeza de la madre. Ésta enseguida se embarazó de nuevo y llegó la pequeña a la que hizo su homónima. Podemos presuponer que la niña creció casi casi entre algodones, resguardada y mimada por todos.

Es fácil imaginar que Júlia se quedaría fascinada al conocer a Mihailo Obrenovic. Era un tipo atractivo, con la aureola de príncipe de un país balcánico, exiliado y con un padre que luchaba con denuedo para devolverle el trono (Milos fue un caso claro de genio y figura hasta la sepultura). En cuanto a Mihailo, supongo que elementos sentimentales se combinaron con razones prácticas. Júlia era un partidazo, pues sumaba a sus conexiones con la aristocracia imperial una dote formidable. Se le permitió incluso mantenerse católica, a pesar de que los Obrenovic eran conscientes de que ese asuntillo podía suscitar recelos hacia la eventual futura knejinga en Belgrado y, por extensión, en toda Serbia.

Aprovecho el momento para poner unas imágenes estupendas de Mihailo y Júlia, que se casaron el primer día de agosto de 1853:

Imagen

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: NATALIJA KESHKO Y DRAGA MASHIN, REINAS
NotaPublicado: 12 Jun 2011 11:45 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17364
Más imágenes de Julija:

Imagen

Imagen

El matrimonio entre Mihailo y Julija pareció, al principio, afortunado. Pero la relación entre ambos empezaría a resentirse cuando se hizo evidente que la fertilidad no figuraba entre sus dones. La presión para concebir siempre estuvo presente, pero se hizo más intensa a medida que transcurrían los años y en particular hacia el año 1859, cuando de nuevo hubo un giro de la rueda de la fortuna dinástica en Belgrado. Aleksandar Karađorđe había perdido mucho crédito político desde su acceso al poder; había intentado contemporizar con Austria, se había mostrado ávido por complacer a Turquía y no había mimado la relación con Rusia. Incluso sus partidarios más acérrimos estaban descontentos porque creían que para consolidarse requerían el apoyo absoluto de Rusia, en virtud del paneslavismo y de la común creencia en la ortodoxia griega. Pero Rusia, evidentemente, no íba a apostar a lo grande por un knez que había resultado demasiado propenso a escuchar a los austríacos y a relacionarse con la Sublime Puerta.

La "caída de popularidad" de Aleksandar tuvo sus efectos. Las circunstancias forzaron la convocatoria de una asamblea nacional y la primera decisión de dicha asamblea fue la de revocar a Aleksandar Karađorđe en favor del viejo zorro Milos Obrenovic. Se daba la circunstancia de que Milos volvía así a un puesto al que antaño había abdicado en beneficio de su hijo Milan, después sucedido por el hermano Mihailo. En Austria, los Obrenovic batieron palmas con las orejas. Lo sustancial era que Milos estaba ya en el Konak (Palacio) de Belgrado y que podía dejar el camino abierto a Mihailo. Quizá la pena es que Milos murió muy pronto. En 1860, Mihailo heredó a su padre Milos, con Julija a su lado en calidad de kneginja.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: NATALIJA KESHKO Y DRAGA MASHIN, REINAS
NotaPublicado: 12 Jun 2011 12:19 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17364
Julija:

Imagen

Julija no fue calurosamente recibida en Belgrado. Era la húngara católica que no había conseguido siquiera dar a luz una criatura en más de seis años de matrimonio. La esterilidad nunca constituye un punto a favor de la esposa de un príncipe, pero, de manera natural, el asunto se convierte en un problema todavía más acuciante cuando se trata de asegurar el relevo generacional en una dinastía que estaba siempre en pugna con otra dinastía rival. Los simpatizantes del depuesto Aleksandar Karađorđe podían señalar que su esposa, Persida, le daba ciento y raya a Julija. Para empezar, Persida era serbia, hija de un vojvoda de la Brankovina; por supuesto, se había criado en la religión ortodoxa. A continuación, estaba el hecho de que Persida, casada a los diecisiete años, había dado a luz DIEZ retoños. Cierto que cuatro hijos, tres varones y una fémina, se le habían malogrado en los primeros años de vida, pero esas tasas de mortalidad infantil se asumían con naturalidad. Lo sustancial era que a Persida le quedaban tres hijas y tres hijos, un excelente resultado para la familia Karađorđe.

Julija no quedaba en buen lugar cuando la comparaban con la muy tradicional Persida. En cualquier caso, al menos en esa etapa, Mihailo todavía confiaba en su mujer húngara. Los turcos, que habían estado campando a sus anchas en la época de Aleksandar Karađorđe, se habían tomado fatal la deposición de aquel knez; habían acogido con evidente disgusto la vuelta al poder de los Obrenovic, primero encarnados en el viejo Milos, después en el joven Mihailo; la tensión había acabado por reventar y cuando Mihailo llevaba tres años en el Konak, la guarnición turca acantonada en Belgrado había llegado a bombardear con cañones la capital serbia. En esa coyuntura, de alta tensión, Mihailo recurrió a Julija: envió a su esposa a Londres a que intentase ganarse la simpatía de los principales políticos británicos de la época. Julija se tomó en serio esa misión diplomática. Consiguió suscitar una reacción favorable a sus intereses incluso en un Gladstone, que no tenía ni un pelo de ingenuo ni de manipulable. Entre tanto, Mihailo había empezado a negociar con otras naciones balcánicas una alianza militar para plantar cara a la Sublime Puerta. Se puede decir que, en 1863, Mihailo y Julija trabajaron en equipo. Y lo hicieron con estupendos resultados, pues cuando en 1867 Mihailo demandó a los turcos que retirasen a todos sus hombres de territorio serbio, los británicos, temiendo un estallido que prendiese mecha en todos los Balcanes, indicaron al Sultán que sería conveniente que aceptase esa demanda.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: NATALIJA KESHKO Y DRAGA MASHIN, REINAS
NotaPublicado: 12 Jun 2011 14:24 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17364
Los verdaderos problemas conyugales de Mihailo y Julija habían eclosionado a raíz de la entrada en escena de una mujer muy concreta. Se llamaba Katarina y se apellidaba Konstantinovic. Pero lo fundamental en el caso de Katarina no era la ascendencia paterna, sino la materna: la mujer que la había dado a luz contaba bastante más que el hombre que la había engendrado, ya que se trataba nada menos que de Anka Obrenovic, hija de Jevram Obrenovic, hermano de Milos Obrenovic, el fundador de la casa principesca en Belgrado.

La cosa es que Milos Obrenovic, el primer knez Obrenovic, tenía dos hermanos varones menores que él: Jovan y Jevrem. Los dos contaron con la protección de su hermano Milos, en mayor medida Jevrem, que llegó a ser en la época de principado Obrenovic el gobernador de Belgrado. Las bodas de Jovan y Jevrem fueron importantes para la familia. Jovan se casó con Anna Joksic, de una significativa familia, pero Jevrem todavía fue más lejos al desposar a Thomanija Bogičević, cuyo padre ostentaba el rango de voivoda. Con el tiempo, Jovan perdió terreno también por el hecho de que de sus cuatro retoños sólo prosperaron dos niñas, Anastasija (Stana) y Ermila. Aunque las chicas se casaron a gusto del tío Milos, ciertamente sólo eran mujeres. En cambio, Jevrem tuvo la suerte de que después de que su mujer Thomanija hubiese alumbrado cinco hijas (Jelena, Simona "Simka", Anna "Anka", Katarina y Anastasija "Stana"), dió a luz un niño, llamado, oportunamente, Milos, en honor al tío.

La importancia del niño de Jevrem, Milos, hubiera sido menor de no darse el caso de que el tío Milos, el gobernante, sólo tenía dos varones, Milan y Mihailo, dándose el caso de que el mayor siempre adoleció de falta de salud. Por eso, el tío Milos cuidó la boda del sobrino Milos de manera especial, favoreciendo su casamiento con Elena Maria Catargiu. La vida en común de Milos y Elena fue un desastre desde el principio; tardaron apenas cinco años en divorciarse, pero al menos, en la perspectiva Obrenovic, se salvó la situación porque había habido tiempo a engendrar un niño bautizado Milan. Ese pequeño Milan venía siendo sobrino nieto de Milos el knez y primo en segundo grado del knez Mihailo.

Ya sé que los Obrenovic son un poco liosos, pero hay que hacer un esfuercito de comprensión, jejejeje. Vamos a lo sustancial: como Milos sobrino murió tempranamente, su hijo Milan heredó sus derechos dentro del clan Obrenovic. A esas alturas, el tío abuelo Milos había muerto y el primo Mihailo era el knez. Milan era el heredero potencial de Mihailo, debido a que la esposa húngara de éste, Julija, no había logrado fecundarse y llevar a feliz término un embarazo.

Los Obrenovic tenían lo que podríamos denominar una muy desarrollada conciencia de clan. Esto concordaba plenamente con el sistema tradicional de organización de la sociedad balcánica; cada familia conocía bien el valor de los lazos de sangre y de las afinidades que se íban creando a lo largo del tiempo. Cuando Milos recuperó el poder en 1859, ya se sabía que el suyo era un gobierno efímero, porque la salud no le acompañaba. Pero todos los Obrenovic cerraron filas en torno a él. Y evidentemente traspasaron su lealtad absoluta, sin fisuras, a Mihailo.

Entre los personajes destacados del clan estaba, contra todo pronóstico, Anka Obrenovic, de casada Anka Konstantinovic. Había sido la figura femenina más llamativa de su generación, considerando incluídas en ese conjunto a sus primas hijas del poderoso tío Milos (Petrija y Savka), a sus primas hijas del tío Jovan (Stana y Ermila) e incluso a sus propias hermanas (Jelena, Simka, Katarina y Stana 2). Estas últimas, Anka y sus cuatro hermanas, o sea, las hijas de Jevrem y Thomanija, fueron las que más se apartaron del molde tradicional de la mujer serbia, pero ese rasgo distintivo se hizo mucho más evidente en el caso de Anka. En la época en que sus primas y hermanas posaban para los retratos luciendo trajes típicos con actitud digna, a Anka la retrataron ejecutando música en su piano. Era algo sintomático: Anka siempre mantuvo una fuerte pasión por las bellas artes, en particular la escritura y la música; soñaba con ejercer una especie de mecenazgo cultural y con reproducir en su residencia la atmósfera de los grandes salones parisinos del siglo XVIII o de los salones centroeuropeos de principios del siglo XIX.

Para cuando Mihailo inició su segundo principado, en 1860, Anka era una de las damas más distinguidas de Belgrado, musa de poetas y reina de los salones a la vez. Una prima así podía resultar una gran ventaja, desde luego...


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 85 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro