Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 118 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 10  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: MISSY de RUMANÍA
NotaPublicado: 29 Nov 2008 11:21 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17230
Ya que hemos perdido todo el tema desplegado en "Hola", tenemos dos opciones:

a) Llorar sobre la leche derramada, igual que la lechera del cuento.
b) Rehacer toda la historia desde el principio. Nunca será la misma historia, contada de la misma manera, pero...¿¿quien sabe?? Igual lo hacemos incluso MEJOR.

Así que...aquí tenemos a la vibrante, apasionada y teatral Marie de Rumanía, para nosotros simplemente Missy:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 Nov 2008 11:28 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 22:02
Mensajes: 25693
Ubicación: ESPAÑA
Quizá micmic ó carmela la guardaron... :roll:
Mea culpa, si es que no doy abasto con este foro (grin)

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 Nov 2008 12:36 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17230
Nuestra historia arranca con un matrimonio que suscitó una intensa polémica en su momento. Fue, cuando menos, una boda sorprendente, pues, por primera vez, un príncipe británico, heredero de un ducado alemán, intercambió sus votos nupciales con una gran duquesa rusa.

El príncipe británico se llamaba Alfred, si bien, en el entorno familiar, solían denominarle empleando el cariñoso diminutivo de "Affie". Había nacido como cuarto de los nueve hijos de la reina Victoria de Inglaterra y su consorte, Albert de Saxe-Coburg-Gotha; pero lo sustancial era que había sido el SEGUNDO varón. Eso mantuvo a Affie, durante largos años, como el segundo en la línea de sucesión al trono...justo detrás de su hermano Bertie, príncipe de Gales. En una etapa ulterior, el hecho le convirtió, mediante un acuerdo de familia, en el heredero natural del ducado de Coburgo en Alemania, en el que ejercía la soberanía el hermano mayor del príncipe Albert, el duque Ernest II, que carecía de hijos legítimos con su devota esposa Alexandrine de Baden. Entre una cosa y otra, hay que señalar que el muchacho pareció, durante un breve lapso de tiempo, uno de los candidatos más destacados a ocupar el trono de Grecia, que había conseguido en época reciente su independencia respecto al poderoso imperio otomano.

Imagen
Un joven Alfred.

Lo cierto es que, desde su juventud, a Affie le gustaba pensar en sí mismo como en "un marino". A fín de cuentas, tenía sólo doce años cuando, en una conversación que mantuvo el chiquillo con su augusto padre, ambos decidieron que el mejor destino para el muchacho sería emprender lo antes posible una carrera profesional en la Royal Navy. Affie fue enviado a la academia naval con un tutor encargado de mantenerle siempre en el buen camino: el teniente Sowell. Dos años después, a los catorce años, Affie se integraría en la tripulación del buque HMS Euryalus. Alcanzó el rango de teniente con veintiún años, cuando servía en la fragata HMS Racoon bajo el mando del conde Victor von Gleichen, un sobrino de la reina Victoria. A los veinticuatro años, Affie recibió los galones de capitán...y se le encomendó el mando del HMS Galatea.

Hay que señalar que Affie estaba plenamente orgulloso de su condición de oficial de la Navy. La elección, alentada y consensuada con su progenitor, que había realizado con apenas doce años, había resultado un completo acierto, porque aquel tipo de vida cuadraba con sus naturales inclinaciones, con sus expectativas. En cambio, preocupaba, y no poco, a la estricta reina Victoria el hecho de que su hijo hubiese asumido casi por entero "los modos" de los marinos. Affie aprovechaba sus estancias en tierra firme para correrse buenas juergas, que no excluían esporádicas aventuras más eróticas que sentimentales; bebía más de la cuenta y su lenguaje había incorporado las expresiones malsonantes que parecían típicas de los "viejos lobos de mar".

Dado que corría el riesgo de "echarse a perder por completo", había que proporcionarle una esposa con la que fundar una familia. El joven Affie había estado platónicamente enamorado de la bella prometida, luego consorte, de Bertie de Gales...Alix de Dinamarca. Lo cierto es que resultaba muy comprensible: Alix, una joven de notable hermosura y cálida personalidad, había sabido ganarse la confianza de sus cuñados nada más verse incluída en el círculo de la familia real británica. Affie se había sentido conmovido por la solícita ternura de Alix mientras él le relataba cuánto echaba de menos a su padre. Bertie nunca había tenido una relación fluída y afectuosa con el estricto príncipe Albert, pero Affie sí había gozado de una sorprendente complicidad con el severo progenitor, así que la muerte de éste le había causado un gran impacto emocional. Evidentemente, era bastante lógico que Affie se hubiese prendado de Alix, que le escuchaba con atención y trataba de reconfortarle.

Pero desde luego no entraba en el guión que perdiese el tiempo suspirando en vano por su cuñada la princesa de Gales. Enseguida se intentó empujarle en otra dirección. Se le mandó a Neuwied, en Alemania, para que cortejase a la princesa Elisabeth zu Wied, que había sido una de las princesas de la lista de "posibles novias para Bertie". Elisabeth no era una beldad, pero sí razonablemente bonita, muy culta y artística. De hecho, tocaba a la perfección el violín, que siempre había sido el instrumento musical favorito de Affie. Pero precisamente el empeño de Elisabeth por ofrecerle a Affie un concierto de violín al anochecer, en los frondosos parques que rodeaban su castillo de Neuwied, hizo que el príncipe británico decidiese que no íba a casarse con ella bajo ningún concepto.

Al cabo de unos años, Affie encontró a la princesa que suscitó su interés. Sucedió en Darmstadt, la capital del ducado de Hesse. Affie había acudido para visitar a su hermana Alice, esposa de Louis de Hesse; pero se daba la circunstancia de que una tía paterna de Louis, la zarina María Alexandrovna de Rusia, se encontraba, como cada verano, establecida en el castillo de Heiligenberg con sus hijos menores, entre los que figuraba su única hija...la gran duquesa María Alexandrovna.

Imagen
Joven María.

El sexo de María la excluía de la sucesión al trono de los Romanov, pero, en cambio, el hecho de ser la única hija de los zares la había convertido en una criatura extremadamente consentida y mimada. Poseía un notable orgullo de casta, así como una personalidad dominante e imperiosa. Sin embargo, también había en ella sensibilidad y valor: a diferencia de sus hermanos varones, plantó cara a su padre zar, al que sencillamente idolatraba, cuando éste estableció en el mismísimo Palacio de Invierno de San Petersburgo a su jovencísima amante, la princesa Katia Dolgorukaya. María poseía una veta artística...y un sorprendente sentido del humor.

Probablemente a Affie le resultó estimulante la idea de romper moldes casándose con la decidida gran duquesa, que recibiría una dote fabulosa. El noviazgo, sin embargo, chocó con la furiosa oposición de la reina Victoria, que sólo dió su brazo a torcer casi en el último minuto. Victoria sentía aversión hacia los matrimonios rusos, así que le costó ceder a los deseos de su hijo de casarse con la hija de los zares. La boda acabó celebrándose en San Petersburgo, el 23 de enero de 1874.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 Nov 2008 13:00 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17230
Imagen
Affie y María.

El casamiento "a la rusa" del príncipe Alfred, duque de Edimburgo, con la gran duquesa María Alexandrovna suscitó una viva curiosidad entre los británicos. No es que hubiese un estado de opinión pública muy favorable hacia los rusos: todavía no habían cicatrizado, ni mucho menos, las heridas abiertas por la guerra de Crimea. Pero la gente estaba dispuesta a proporcionar un amable recibimiento a la hija del zar. Con motivo de su llegada a territorio inglés, un avispado pastelero creó incluso un pastel conmemorativo que recibió el nombre de "Marie biscuit".

Pero Marie no estaba destinada a sentirse dichosa en Inglaterra. Durante el noviazgo con Affie, había sido dolorosamente consciente del rechazo de la reina Victoria. Se habían producido varios incidentes de gran calado. En primera instancia, Victoria había requerido que le enviasen a la princesa a Balmoral para que ella pudiese examinarla de cerca antes de dar su beneplácito. Alexander II de Rusia había contestado, con no poca acritud, que quizá Christian de Dinamarca había pasado por el aro mandando a su hija Alix a suelo británico para que Victoria la evaluase y le diese el placet definitivo al casamiento de los Gales. Pero Alexander II NO era Christian de Dinamarca, así que a su hija María no se la sometería al "test" que había tenido que afrontar Alix. La zarina María Alexandrovna, una mujer de naturaleza conciliadora, había comunicado a la princesa Alice que estaba dispuesta a desplazarse con su hija hasta Köln, si la reina Victoria viajaba a esa ciudad alemana para que se produjese un encuentro. Alice había trasladado la sugerencia a la reina Victoria, ganándose, por su intervención, una durísima reprimenda de su madre.

Luego, habían surgido otros escollos. El zar Alexander había insistido en que su hija se casaría en San Petersburgo...por el rito ortodoxo. Y había declarado que su hija, nacida ALTEZA IMPERIAL, debería tener precedencia en la corte británica sobre todas las damas que no fuesen la mismísima reina Victoria. Victoria se había plantado de nuevo: por muy alteza imperial que fuese la futura duquesa de Edimburgo, no le daría precedencia en la corte sobre la princesa de Gales, heredera del trono de Inglaterra.

En resumidas cuentas...se había acumulado mucha tensión en la atmósfera. María consideró, desde el principio, que en su nuevo país se la había acogido "a regañadientes" a pesar de su rango imperial y de su inmensa dote. Imbuída del espíritu ruso de la cabeza a los pies, como correspondía a una auténtica gran duquesa, no se adaptó fácilmente a la corte británica ni a la sociedad londinense. Encontraba la capital inglesa inferior en sofisticación y glamour a la monumental San Petersburgo; el clima inglés le parecía horrible, con aquella niebla húmeda que difuminaba los contornos de los edificios; se sentía extraña entre personas que se empeñaban en hablar en inglés cuando ella se manejaba con evidente dificultad y no le tentaba ni siquiera la gastronomía (se pasaría años preguntándose que tenían de apetecible los budínes de tapioca con grumos).

Por no gustarle...no le gustaba la residencia capitalina que se les había asignado, Clarence House. Prefería Eastwell Park, la mansión situada cerca de Ashford, en Kent. Eastwell era una casa enorme, rodeada de jardines y parques que incluían un lago. A María se le antojaba más agradable Eastwell que Clarence House.

Con todo, el primer hijo de Affie y María, un niño llamado Alfred, nacería en Buckingham Palace, en Londres. Hubo que esperar al segundo bebé, una niña que se llamaría Marie, para que el natalicio se produjese en Eastwell Park...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 Nov 2008 13:02 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17230
Una encantadora imagen del primogénito de Affie y María, Affie Jr:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 Nov 2008 13:03 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17230
Y otra de su hermana Marie, nuestra protagonista, de pequeñita:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 Nov 2008 13:07 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17230
Imagen

Eastwell Park, en Kent, lugar de nacimiento de Marie Alexandra Victoria. Llegó al mundo el 29 de octubre de 1875. Su bautizo tuvo lugar en la capilla privada del castillo de Windsor el 15 de diciembre de 1875. Entre sus madrinas, figuraron su abuela materna, la zarina María Alexandrovna de Rusia; su tía abuela paterna la duquesa Alexandrine de Saxe-Coburg-Gotha y su tía paterna la princesa de Gales, Alix. Sus padrinos fueron Alexander, zarevitch de Todas las Rusias (futuro zar Alexander III) y Arthur, duque de Connaught.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 Nov 2008 13:18 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17230
La condición de oficial de marina de Affie marcó de manera inexorable la vida de su esposa María. Cuando Marie, a la que denominaban cariñosamente Missy, tenía un año de edad, su madre volvió a dar a luz. Pero ese tercer natalicio no se produjo en territorio inglés. Affie Jr. había aparecido en escena nada menos que en Bucks, Missy en el campestre Eastwell Park, pero la tercera criatura, una niña a la que se daría los nombres de Victoria Melita, tuvo por lugar de nacimiento el palacio de San Antonio, situado en Attard, en la isla de Malta.

Aunque la cuarta hija, Alexandra, nacería en Rosenau, el bello castillo del ducado de Coburgo que había sido escenario de la infancia del difunto príncipe Albert, la familia de Edimburgo siguió manteniendo el estilo de vida que se derivaba de la carrera profesional de Affie. Tras dar a luz a Alexandra, María Alexandrovna suplicó a la reina Victoria que se asignase a su esposo un destino fijo en tierra firme. Esa intervención de María no fue algo que Affie agradeciese, ni mucho menos. Le gustaba demasiado su trabajo como para aceptar que su esposa desease limitarle en ese aspecto. Finalmente, después del nacimiento en Eastwell Park de la última hija de la pareja, Beatrice, en abril de 1884, se hizo evidente que la duquesa estaba sola en la tarea de criar a sus hijos debido a las reiteradas prolongadas ausencias de su marido marino. En 1886, la situación mejoró un poco debido a que Affie recibió el mando del escuadrón acantonado en La Valletta, en la isla de Malta. María enseguida se trasladó a Malta con sus hijos, de modo que permanecerían en la isla durante tres años.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 Nov 2008 13:20 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17230
Cuatro de los niños Edimburgo:

Imagen
De izquierda a derecha, Victoria Melita (Ducky), Alfred (Affie Jr) y Marie (Missy). Sentada en primer plano, Alexandra (Sandra).


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 Nov 2008 13:20 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17230
Missy con Ducky:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 Nov 2008 13:21 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17230
Missy con su padre y su hermanito Affie Jr:

Imagen

Missy con su madre:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 Nov 2008 13:22 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17230
Missy en un columpio:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 118 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 10  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro