Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 214 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 18  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: MARÍA SOFÍA, REINA DE NÁPOLES.
NotaPublicado: 29 Nov 2008 20:43 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17359
Verónica: aquí está tu tema.
:lol:

Un espacio para una mujer que, desde luego, podría haber sido la protagonista de una gran novela épica: María Sofía de Baviera, reina de Nápoles.

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 Nov 2008 21:48 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17359
Schloss Possenhofen, a orillas del lago Starnberg.
Reino de Baviera.

Imagen

Aunque la princesa María Sofía Amalia había nacido en la magnífica residencia que su padre poseía en la concurrida Ludwigstrasse de Munich, el día 5 de octubre de 1841, el Schloss Possenhofen, al que en familia solían referirse empleando el diminutivo de "Possi", fue su auténtico hogar de infancia y adolescencia. Su padre, el duque Maximilian en Baviera, enseguida se cansaba de sus estancias en el palacio de la Ludwigtrasse pese a que había hecho instalar allí, para pasmo de los muniqueses, una pista de circo en la que practicar acrobacias sobre caballo en el patio interior y un café chantant al más puro estilo parisino. En opinión de Max, "Possi", enclavado en un paraje de extraordinaria hermosura que permitía un contacto diario con la naturaleza, constituía el mejor lugar en el mundo para criar a los hijos que íba dando a luz, con regularidad, su esposa, Ludovika. Unos hijos legítimos que, por cierto, le importaban bastante menos, en el plano afectivo, que los hijos ilegítimos concebidos con sus amantes burguesas -una prole a la cual reservaba parte de su tiempo cada día-.

Lo cierto es que deberíamos arrancar la historia con Max y Ludovika...

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 Nov 2008 22:26 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17359
No había sido un matrimonio por amor.
Ni siquiera se había fundado en una mutua simpatía, en un aprecio recíproco, en un deseo compartido de llevarse razonablemente bien.

De hecho, el rey Maximilian I Josef de Baviera y su primo, el duque Pío en Baviera, habían decidido casar al único hijo de éste último, Max, con la hija pequeña del monarca, la princesa Maximiliane, a quien se denominaba afectuosamente "Ni". Pero la adorable "Ni" se había muerto poco antes de cumplir los once años de edad. Así que, si se deseaba mantener en pié la idea de enlazar a ambas ramas surgidas del poderoso tronco de los Wittelsbach, la rama real y la dama ducal, había que encontar otra novia para Max. La única hija que le quedaba disponible al monarca era Ludovika...

Imagen

Ésta permanecía ajena a esos tejemenajes familiares. De hecho, ella se sintió perfectamente libre para entregar su corazón a un apuesto príncipe portugués, don Miguel, a quien conoció en Viena. Ludovika había acudido a Viena para visitar a dos de sus hermanas mayores, Carolina Augusta y Sophie, la primera casada con el emperador Francis I, la segunda casada con el archiduque Franz Karl, uno de los hijos varones del anterior; las respectivas bodas habían convertido a Carolina Augusta en madrastra del esposo de Sophie, lo que no dejaba de resultarle chocante a Ludovika. En la capital imperial, Ludovika se enamoró de Miguel, que la correspondía. Para la princesa bávara representó un auténtico mazazo enterarse de que sus padres jamás consentirían un noviazgo con Miguel de Portugal debido a que se esperaba que ella reemplazase a la fallecida Ni en el papel de prometida de su pariente Max.

Ni las protestas ni las súplicas le sirvieron de nada a Ludovika. Emocionalmente devastada, se dispuso a participar en las fiestas que rodearon sus nupcias en el castillo de Tegernsee. Y por si no le bastaba tener que disimular su pena, se encontró de repente profundamente humillada cuando su inminente marido le confesó, con cierta rudeza, que sólo se casaba con ella porque le forzaban sus respectivos progenitores, pero que amaba a una muchacha burguesa con la que pensaba seguir encontrándose a menudo.

Aquel matrimonio empezó mal. Mucho después, Ludovika contaría a sus nietas que Max había decidido tratarla con cariño y delicadeza cuando ambos habían celebrado sus bodas de oro. Pero entre que se produce un casorio y se conmemoran las bodas de oro, median nada menos que cinco décadas...diez lustros...o cincuenta años, como prefiráis. En ese tiempo, Max vivió la vida como le dió la real gana, sin tener en cuenta a Ludovika. Ella tuvo que encargarse de criar a los hijos comúnes, mientras él se dedicaba a engendrar bastardos con sus amantes o a irse de francachela con los amigos. La pobre mujer atravesaba períodos de melancolía e incluso de verdadera depresión; somatizaba su disgusto y su frustración existencial en forma de fuertes neuralgias que, de rebote, acabaron convirtiéndola en una adicta a la morfina.


Última edición por Minnie el 30 Nov 2008 09:29, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 Nov 2008 22:28 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:02
Mensajes: 26122
Ubicación: ESPAÑA
Qué guapa...!

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 Nov 2008 23:15 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Nov 2008 18:19
Mensajes: 1267
Ubicación: Argentina
Que rapidez Minnie!!!
Mil gracias! :D

Pobre Ludovika, me da pena que el duque Max no la apreciara. Sin embargo la lleno de hijos...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 30 Nov 2008 09:30 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17359
sabbatical escribió:
Qué guapa...!


¿Ludovika, María o ambas?
:roll:
Si lo dices respecto a Ludovika, sus contemporáneos aseguraban que había sido una belleza casi sobrecogedora; añadían, de paso, que ninguna de sus hijas hubiera podido competir con ella en su juventud.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 30 Nov 2008 09:36 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:02
Mensajes: 26122
Ubicación: ESPAÑA
Ludovica también, pero lo decía por esa primera foto de Sofía, me llaman la atención cuando tienen un rostro que podría ser de hoy, bellezas contemporaneas pero de hace siglo y medio.

Como la gran duquesa Tatiana.

Me causa una gracia tremenda leer lo del matrimonio Max - Ludovica, pensando en la peli que vimos de niños, claro, jajaja... donde todo era felicidad (wink)

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 30 Nov 2008 09:45 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17359
Veronica escribió:
Que rapidez Minnie!!!
Mil gracias! :D

Pobre Ludovika, me da pena que el duque Max no la apreciara. Sin embargo la lleno de hijos...


Mnnnn...no creo que no la apreciase, Verónica. Pienso que el quid de la cuestión radica en que ella no era la mujer que amaba ni la que hubiese elegido para compartir su vida en el caso de que se le hubiese permitido escoger. Se trataba de una prima que le imponían como esposa. Y a él, por su naturaleza, por su carácter, las imposiciones le repateaban el hígado. Por eso se mostró tan rudo con ella en vísperas de la boda, al exponerle de forma tan directa, tan cruda, la realidad.

Lo triste, en esa clase de matrimonio, es, desde mi punto de vista, claro, que los dos pasaron por el aro sin quererse y sin quererlo, pero, a partir del instante en que se les declaró casados, ella tuvo que renunciar para siempre a cualquier posibilidad de enamorarse o de relacionarse en el plano sentimental y erótico con alguien que de verdad la atrajese, mientras que él podía darse el lujo de sostener en el tiempo aventuras amorosas con otras mujeres. La doble moral de la época hacía que Ludovika, para conservar su reputación y prestigio social, tuviese que centrarse en administrar su casa mientras íba pariendo hijos. En cambio, Max pudo llevar la vida que le apetecía llevar. Por ejemplo, él tuvo la libertad de viajar hasta Egipto para interpretar cítara en mano las famosas tonadas bávaras a la sombra de las mismísimas pirámides. Ella, en cambio, debía permanecer con sus hijos, aguardando pacientemente a que su marido volviese sobre sus pasos.

Dentro de ese contexto, al menos ella tenía muchos hijos en los que volcarse en el aspecto afectivo. Siempre he creído -de nuevo interpretación mía, que conste...- que en ese tipo de uniones al marido "le venía bien" que la esposa fuese tan fecunda, tan prolífica. Una esposa ocupada en la tarea de poner en el mundo diez hijos, de los cuales sólo dos se malograron en la infancia, lo que hacía que hubiese que educar a OCHO retoños....en fín, una esposa con ese trabajo por delante no tiene tiempo para entrometerse demasiado en la vida de su esposo.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 30 Nov 2008 09:52 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17359
sabbatical escribió:
Ludovica también, pero lo decía por esa primera foto de Sofía, me llaman la atención cuando tienen un rostro que podría ser de hoy, bellezas contemporaneas pero de hace siglo y medio.

Como la gran duquesa Tatiana.

Me causa una gracia tremenda leer lo del matrimonio Max - Ludovica, pensando en la peli que vimos de niños, claro, jajaja... donde todo era felicidad (wink)


Esas películas eran INCREÍBLEMENTE edulcoradas. Mostraban a Max como un espíritu inconformista y rebelde, pero siempre marido atento a la vez que padre amoroso. Claro, no íban a reflejarle dejando de lado sus responsabilidades familiares y repartiendo bastardos por las aldeas bávaras. Tampoco se veía a una Ludovika consumida y nerviosa, decidida a calmar sus dolores con un pinchazo de morfina. Curiosamente, las películas mostraban a una Sissi muy encariñada y cómplice con su padre. En la vida real, Sissi tuvo una relación bastante tensa y difícil con el progenitor, hasta el punto de que la emperatriz NO acudió al entierro del duque tras la muerte de éste.

En cualquier caso, sí creo que los hijos de Max y Ludovika tuvieron infancias bastante felices para lo que solía acontecer a muchachos de su clase social. Vivían principalmente en "Possi", dónde no se seguía ninguna etiqueta, ningún protocolo. A sus lecciones se les prestaba relativamente poca atención; disponían de mucho tiempo libre para nadar o pescar en el lago, cabalgar por los campos, realizar excursiones a pié por las montañas cercanas, visitar las aldeas, etc. No se ejercía sobre ellos ninguna presión. Que su padre fuese un individuo original y extravagante no les traumatizó en absoluto. Y también parecen haber asumido con naturalidad el hecho de que había momentos en el día en que el padre no estaba disponible para ellos porque se reservaba para "los otros hijos". Quizá cuando eso lo vés en tu casa desde temprana edad, lo encajas sin hacerte demasiadas preguntas al respecto y sin cuestionarlo hasta que llegas a la edad adulta.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 30 Nov 2008 10:18 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17359
Ludovika se estrenó como madre en junio de 1831, con la llegada al mundo de un varón bautizado con los nombres de Ludwig Wilhelm. En diciembre de 1832, tuvo otro niño, Wilhelm Karl, pero éste no llegó a cumplir dos meses de vida. Salvo por ese breve período, Ludwig permaneció como "hijo único" hasta abril de 1834, cuando se produjo el natalicio de una fémina, Helena Caroline, a la que pronto empezaron a llamar, simplemente, Nené.

Luego, hasta diciembre de 1837, no hubo otro bebé para los duques. Sin embargo, en la Nochebuena de ese año, que caía a domingo, nació una segunda niña: Elisabeth Amalia Eugenia. Existe la teoría de que a la criatura se la denominó, en familia, "Liesl" o "Lissi", que, con el tiempo, debido a la manera en que la chiquilla escribía "Lissi", se transformó en "Sissi" (la "L" inicial recordaba mucho a una "S").

Karl Theodor, el siguiente chiquillo, nació en agosto de 1839. Fue el favorito de su hermanita Sissi, que aún no había cumplido dos años en el momento en que él apareció en escena. Se le acabaría dando el sobrenombre de "Gackel", traducible por "Gallito".

Y así llegamos al sexto parto de Ludovika. A principios de octubre de 1841 volvió a confinarse para asistir al desenlace de aquel embarazo. De nuevo tuvo una hija, que recibió tres nombres de pila: María Sofía Amalia.

Ésa es -evidentemente- la protagonista de este tema, en la que centraremos la máxima atención.

Después de María, en septiembre de 1843, llegaría otra niña: Mathilde Ludovika. Para María, Mathilde siempre sería la hermana más cercana no sólo en edad sino también en el aspecto sentimental. Entre ambas existió durante toda su vida una particular confianza, una notable complicidad. A Mathilde, por cierto, enseguida se le dió el apelativo de "Spatz", traducible por "Gorrioncillo".

El ocho de diciembre de 1845 nació un varón, pero llegó apenas con un hálito de vida en su frágil cuerpecillo. A toda prisa, se le impuso el nombre de Maximilian. Murió casi de inmediato, de modo que ni llegó a conocer la cuna que le tenían preparada.

En febrero de 1847 surgió otra niña: Sophie Charlotte Augustine. Y la familia se completó en diciembre de 1849 con un varón: Maximilian Emanuel, denominado "Mapperl".

En conjunto, Ludovika había atravesado por diez embarazos, con diez partos, pero uno de sus bebés había muerto al poco de nacer en tanto que otro no había alcanzado los dos meses de edad. Le quedaron tres hijos varones: Ludwig, Karl Theodor "Gackel" y Maximilian Emanuel "Mapperl". También le quedaron cinco hijas: Helena Caroline "Nené", Elisabeth "Sissi", María, Mathilde "Spatz" y Sophie.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 30 Nov 2008 10:22 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:02
Mensajes: 26122
Ubicación: ESPAÑA
Citar:
Claro, no íban a reflejarle dejando de lado sus responsabilidades familiares y repartiendo bastardos por las aldeas bávaras.



No he podido seguir de la carcajada (grin)

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 30 Nov 2008 10:40 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17359
sabbatical escribió:
Citar:
Claro, no íban a reflejarle dejando de lado sus responsabilidades familiares y repartiendo bastardos por las aldeas bávaras.



No he podido seguir de la carcajada (grin)


Creo que la que no tendría ganas de reírse, en ese caso, sería la esposa, jajajaja.

Como puedes deducir del "historial obstétrico" que figura en el siguiente post, la mujer bastante tuvo con ir encadenando embarazos con partos. Además, Ludovika era madre y ejercía de madre. Disponía de personal de servicio, por supuesto, pero a una escala bastante más reducida que otras mujeres que pertenecían a la realeza. Se involucraba de forma personal, directa, en la atención de los hijos.

Y, puesto que las diferencias de edad eran notables, se dió el caso, bastante común en familias de ese tipo, de que, hacia 1853, Ludovika tenía que romperse ya la cabeza acerca de la futura colocación, en el mercado matrimonial, de las dos hijas mayores, Nené y Sissi. Nené tenía dieciocho años, Sissi todavía quince, pero en el caso de ambas había que empezar a mover los hilos en esa dirección. En cambio, María contaba solamente doce años, Mathilde once y la menor, Sophie, apenas seis años.


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 214 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 18  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro