Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 59 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: MARÍA CRISTINA, la 1ª Regente
NotaPublicado: 23 Oct 2008 20:38 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17073
Antes de convertirse en la reina consorte María Cristina de España, en su calidad de cuarta esposa de Fernando VII, era Maria Cristina Ferdinanda di Borbone, principessa delle Due Sicilie. Nacida el 27 de abril de 1806 en El Escorial, en Madrid, lo cual tiene una fácil explicación debido a las conexiones de la rama napolitana con la rama española, fallecería en Le Havre, Francia, el 22 de julio de 1878. Se llevaba consigo setenta y dos años de vida, una vida verdaderamente apasionante. Dejaba detrás dos hijas del primer matrimonio regio, Isabel y Luísa Fernanda, pero también tres de los siete hijos fruto del segundo matrimonio morganático: María de los Milagros, Fernando y María Cristina. Varios hijos de su segunda unión (María Amparo, Agustín, Juan y José) la habían precedido a la tumba.

Imagen

Su biografía no sólo permite conocerla a ella, con sus fuerzas y debilidades, sus luces y sus sombras, sino también trazar una amplia panorámica de una de las épocas más intensas, y convulsas, de la historia de España...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 23 Oct 2008 20:47 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17073
Un par de interesantes retratos de juventud...

El primero es una obra de José de Madrazo. La identidad de la dama NO ESTÁ PLENAMENTE CONFIRMADA, aunque, cuando formó parte de la gran exposición del Museo Romántico de Madrid en el año 1955, se registró en el catálogo como "retrato de la reina gobernadora María Cristina de Borbón". Muchos estudiosos de la obra de los Madrazo creen que es altamente probable que, en efecto, se trate de ella misma...

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 23 Oct 2008 20:48 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17073
En cuanto al segundo, la identificación no ofrece dudas. Se trata de María Cristina, retratada por el talentoso F.X. Winterhalter. Todavía hoy, cuelga de uno de los muros del Palacio Real de Madrid:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 23 Oct 2008 20:52 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 16:10
Mensajes: 7805
Ubicación: MURCIA - ALICANTE
Un personaje muy, muy interesante. :wink:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 23 Oct 2008 20:53 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17073
Las fotos que conservamos de ella, desde luego, corresponden a la última época de su vida...

Por ejemplo, esta serie de cabinet portraits firmados por el gran Disderi:

Imagen

Imagen

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 23 Oct 2008 20:58 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17073
Otra gran imagen:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 23 Oct 2008 20:58 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17073
legris escribió:
Un personaje muy, muy interesante. :wink:


Desde luego. Tanto ella como todos los que la rodearon ;)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 23 Oct 2008 21:13 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17073
Pero ya irá surgiendo más iconografía de la dama...

Antes que nada, veamos de dónde venía esa mujer que haría derramar ríos y ríos de tinta.

Tuvo por padre a Francesco, hijo varón de mayor edad del rey Ferdinando IV de Nápoles y de la esposa de éste, la archiduquesa austríaca María Carolina. A través de su abuelo paterno Ferdinando IV de Nápoles, María Cristina era una bisnieta del rey Carlos III de España y de su consorte, María Amalia de Sajonia. A través de su abuela paterna María Carolina, María Cristina era una bisnieta de la gran emperatriz María Theresa de Austria y su marido, el emperador Franz Stephan, de la casa de Lorena (Lorraine o Lothringen, según se use la versión francesa o la germánica).

Tuvo por madre a la segunda esposa de Francesco, la infanta María Isabel de España, hija del rey Carlos IV de España y de la controvertida esposa de éste, María Luísa de Parma. A través de su abuelo materno Carlos IV, María Cristina era, de nuevo, bisnieta de Carlos III de España y de su consorte, María Amalia de Sajonia. A través de su abuela materna María Luísa de Parma, María Cristina era una bisnieta de Felipe I duque de Parma (un hermano de Carlos III de España...) y de Elisabeth de Borbón (hija del rey Louis XV de Francia con la reina de origen polaco María Leczynska).


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 23 Oct 2008 21:53 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17073
Éste es uno de los memorables retratos de la archiduquesa María Carolina de Austria, abuela paterna de María Cristina:

Imagen

Dentro del surtido de archiduquesas Habsburgo-Lorena que procrearon María Theresa y su adorado Franz Stephan, María Carolina figuraba entre las de menor edad. Siempre estuvo especialmente unida a su hermana pequeña, María Antonia, que después sería la infortunadísima reina María Antonieta de Francia. María Carolina, que adoraba a María Antonieta, sufrió muchísimo a raíz de que se produjese la Revolución de 1789. El período de cautiverio de María Antonieta la hizo sentir una tremenda congoja y no poca angustia. El "proceso jurídico" al que se vió sometida María Antonieta y posterior ejecución en la guillotina dejaron a María Carolina devastada emocionalmente, aunque, en conjunto, consideró un alivio, para su pobre hermana, aquella muerte que la había liberado de tantas penurias y humillaciones. María Carolina mantuvo siempre vivo el recuerdo de María Antonieta. Odiaba a la rama Orleans de los Borbones, porque Louis Philippe duque de Orleans, el demagógico y envidioso primo de Louis XVI, había abrazado en su momento la causa revolucionaria, haciéndose llamar nada más y nada menos que citoyen Philippe Egalité antes de alzar su mano para votar, en Asamblea, a favor de la decapitación del que había sido rey de Francia. También odiaba a la Francia revolucionaria y post revolucionaria, encarnada en la figura de Napoleón Bonaparte. Por dos ironías del destino, una sobrina carnal de María Carolina, la archiduquesa María Luísa de Austria, se casó con Napoleón Bonaparte, proclamado emperador, después de que éste se hubiese divorciado de su hermosa criolla Josephine de Beauharnais, en tanto que una hija de María Carolina, María Amalia, que parecía casi destinada a vestir santos, acabaría contrayendo matrimonio con Louis Philippe de Orleans, hijo de aquel detestado citoyen Philippe Egalité.

Imagen
María Carolina retratada por Angélica Kauffmann junto a uno de sus vástagos. Es un detalle de un cuadro de familia realmente magnífico.

María Carolina manipuló como quiso a su esposo, Francesco I de Nápoles. No se la tiene, precisamente, por una esposa fiel. Tuvo sus aventuras, más o menos sonadas en la Europa de entonces. Sin embargo, sí fue, dentro de la infidelidad, una mujer leal, aunque pueda sonar contradictorio. Opinaba que el matrimonio era un vínculo sagrado. En la época final de su vida, ya exiliada de su reino meridional, hallándose de vuelta en la corte vienesa, María Carolina no comprendía que su sobrina María Luísa prefiriese permanecer como una "rehén política de extremo valor" en Schönbrunn en vez de marcharse a la isla de Elba en la que se encontraba desterrado Napoleón. En opinión de María Carolina, ya que María Luísa había compartido la época gloriosa de Napoleón, a María Luísa le correspondía, también, compartir el exilio en una diminuta isla situada frente a la costa italiana.

Otro ejemplo, anterior, de esa actitud de María Carolina, que pese a sus pecados resulta una figura bastante simpática, fue su propia vergüenza y horror ante la actitud de su hijo mayor, Francesco, que se convertiría tiempo después en el autor de los días de nuestra María Cristina. Francesco había estado casado, en primeras nupcias, con una prima hermana, la archiduquesa María Clementina de Austria, hija de Leopold II (uno de los hermanos mayores de María Carolina...) con su esposa Luísa de España (hija de Carlos III). María Clementina apenas tuvo tiempo de poner en el mundo dos hijos, una niña llamada María Carolina en honor a la tía suegra y un niño bautizado Ferdinando en honor a su suegro. La pobre María Clementina padecía alguna enfermedad pulmonar, probablemente tuberculosis; su salud se fue minando paulatinamente a raíz de los dos embarazos con sus consiguientes partos, nada fáciles, y acabó falleciendo en noviembre de 1801, sólo unos meses después de que muriese su hijito Ferdinando.

Era natural que un viudo joven a quien sólo le había quedado de su enlace una niña de tres años pensase en volver a casarse. Pero incluso a María Carolina, madre de ese viudo y abuela de esa niña, se le antojó bochornoso y casi una insoportable obscenidad saber que su hijo Francesco, dirigido por lord Acton, había iniciado los trámites para contraer segundo matrimonio, en ese caso con la infanta María Isabel de España, SÓLO DIEZ DÍAS DESPUÉS de haber fallecido María Clementina. La explicación de Francesco a su enfurecida madre María Carolina fue que le pesaba mucho "el largo celibato". Oír esa sandez -un celibato de diez días no tendría que pesarle a ningún hombre que acaba de enterrar a una esposa a la cual, según parece, había amado mucho...- casi acabó con las últimas reservas de dignidad de María Carolina.

María Carolina nunca sintió la menor simpatía por su nuera española, Isabel. Flotaban en el aire los rumores según los cuales ésta no había sido engendrada verdaderamente por Carlos IV, sino por Manuel de Godoy, el poderoso valido del monarca a quien se consideraba amante de María Luísa de Parma. Haciéndose eco de esas historias que circulaban por el viejo continente, María Carolina siempre llamó a Isabel "esa pequeña bastarda". Con todo, la infanta Isabel sería una buena y fiel esposa para su Francesco, a partir de 1825 rey Francesco I. Le dió nada menos que doce hijos: Luísa Carlota, María Cristina, Ferdinando, Carlo Ferdinando, Leopoldo, María Antonieta, Antonio, María Amalia, María Carolina, Teresa, Luigi y Francesco. Evidentemente, poner en el mundo semejante prole mantuvo muy ocupada a Isabel, que no tenía tiempo material de pensar en hacerle el salto a su Fracesco, quien, sin embargo, coleccionó un repertorio de amantes. Isabel se echó a perder, para sorpresa de todos, después de que su Francesco muriese, asesinado, en noviembre de 1830. Empezó a dar señales de claro desequilibrio unido a una agitada vida amorosa, que no concluyó hasta que sus hijos la casaron, para calmar sus ardores, con el conde Francesco del Balzzo, de una ilustrísima familia siciliana con antepasados provenzales allá por el siglo XII.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 23 Oct 2008 22:24 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17073
Detalle del famoso retrato de Goya "La familia de Carlos IV":

Imagen

Viene como anillo al dedo en este tema, porque permite apreciar a cuatro personajes significativos. La reina María Luísa rodea con sus brazos los hombros de su hija María Isabel, infanta. Entre María Luísa y su esposo, Carlos IV, se distingue al pequeño infante Francisco de Paula.

Con el tiempo, esa María Isabel sería la madre de nuestra María Cristina, por tanto ésta era nieta de la pareja real española y sobrina de ese infante que vemos todavía niño. Pero, más aún, María Cristina se convertiría en nuera de sus abuelos paternos al casarse con Fernando VII, así como en doble cuñada de Francisco de Paula, ya que éste no sólo era el hermano menor de su marido sino también el marido de la hermana mayor de María Cristina: Luísa Carlota. Cualquiera dibuja ese árbol genealógico...

A juzgar por la obra de Goya, Isabel era bastante linda de niña:

Imagen

Y debió convertirse en una joven mujer agraciada, a tenor de la descripción de su suegra, María Carolina. Hemos visto que María Carolina aceptó muy mal, de entrada, la boda de su hijo Francesco con Isabel. Sin embargo, pese a su predisposición a poner a hoja de perejil a Isabel, María Carolina reconocía que ofrecía un aspecto agradable y lozano. Añadía, eso sí, que Isabel era pura vacuidad intelectual, una criatura increíblemente insustancial, sin curiosidad, sin ideas, sin nada en la cabeza. Pero, físicamente, "daba el pego". No resulta extraño, no obstante, que el paso del tiempo, sumado a doce maternidades, hiciesen estragos. Un retrato de Isabel ya mayor refleja a una mujer bastante fea...

Imagen

Para la época, tuvo que ser un auténtico número que se volviese una "gata en celo" tras la desaparición de su marido. Que sus hijos considerasen mejor para el prestigio de la familia casarla, al cabo de nueve años de viudedad, con un conde DIECISÉIS AÑOS menor que ella dice mucho al respecto.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 23 Oct 2008 22:34 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 16:10
Mensajes: 7805
Ubicación: MURCIA - ALICANTE
Y le ofrecieron dinero y un puesto en la corte. Luego se volvería a casar. Para que hablen de la duquesa de Alba. :wink:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 23 Oct 2008 22:36 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17073
En todas épocas cuecen habas, Legris ;)


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 59 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro