Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 331 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 ... 28  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto:
NotaPublicado: 06 Nov 2008 17:48 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 26 Mar 2008 19:57
Mensajes: 10214
Imagen

Imagen

Infanta Pilar, cuñada de la reina Maria Cristina ;)
Imagen

Imagen


Última edición por jane el 06 Nov 2008 18:00, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 06 Nov 2008 17:54 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 10 Abr 2008 10:46
Mensajes: 4878
Ubicación: 145 Piccadilly
Jane la tercera foto de tu anterior post no es la reina María Cristina, es la Infanta Pilar, hermana de Alfonso XII que murió a los 17 años. O sea, cuñada de Crista.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 06 Nov 2008 17:58 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 26 Mar 2008 19:57
Mensajes: 10214
Voy a mirar corriendo...es que sólo miro los nombres jajaja...Voy, voy
Lo arreglamos poniéndole el nombre...Gracias mil, Octavius...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 06 Nov 2008 18:02 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 10 Abr 2008 10:46
Mensajes: 4878
Ubicación: 145 Piccadilly
Un placer. Las fotos que estas poniendo son sensacionales. (grin)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 16 Nov 2008 21:05 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 26 Mar 2008 19:57
Mensajes: 10214
Un artículo...desde otro punto de vista....jajaja

Si la restauración monárquica en 1874 es obra política de Cánovas, que lleva a Alfonso XII de la mano hasta el trono desalojado por su despendolada madre, lo que solemos llamar Restauración, con mayúscula, tiene como protagonista clave y como hilo de continuidad en la máxima jerarquía del Estado, a la Reina María Cristina, esposa segunda de Alfonso XII. Embarazada al morir éste, juró la Constitución como Reina Regente durante la minoría de edad de Alfonso XIII, nada menos que 16 años.

Y al jurar Alfonso el cargo, se convirtió en Reina Madre y consejera del Trono hasta 1929, en que murió. Durante el medio siglo que habitó entre nosotros, fue conocida en toda España como Doña Virtudes. Pocos motes tan adecuados, en lo que tiene de reconocimiento y también en el retintín.

Porque María Cristina de Habsburgo llegó a Reina de España precisamente por sus virtudes, públicas y privadas, cuando el Gobierno de Cánovas tuvo que buscarle esposa a Alfonso XII tras la súbita muerte de la Reina Mercedes. El recuerdo licencioso de Isabel II y la constatada afición a las faldas del joven rey obligaban a buscar una candidata que no se perdiera por los pantalones, que pudiera tener descendencia y que se atuviera religiosamente a los preceptos constitucionales del régimen político español.

Y como no parecía persona capaz de enamorar demasiado ni de influir en exceso, pero sí de comportarse con la profesionalidad exigida en tan augusto menester, nadie mejor que esta hija de los archiduques de Austria, tíos del Emperador Francisco José I, el marido de Sissi, con poco más de 20 años y educada para el matrimonio en el capítulo de Nobles Damas Canonesas de Praga, del que fue nombrada Abadesa, sin rango eclesiástico.

No tenía un duro, pero era germánica, católica, estudiosísima, melómana y no se le conocía un desliz ni se le sospechaba. Isabel II, en su exilio parisino, patrocinó tanto este segundo matrimonio real como el amancebamiento de su hijo con Elena Zanz, que antes y después de la muerte de la reina Mercedes era popularmente conocida como La Favorita, la que cantaba con Gayarre cuando Alfonso le echó el ojo. Cánovas, por una vez, coincidió con la persona que más detestaba, la reina felizmente destronada, y propuso el matrimonio al Rey viudo, que se resignó, sin más.

Pero el sentido del deber de María Cristina iba más allá de la resignación. Se vieron antes de la boda en la villa de Bellegarde, en Arcachón, y ella había colocado sobre la tapa del piano, que tocaba muy bien, un retrato de María de las Mercedes, gesto que gustó al Rey, así como sus palabras de que respetaría el recuerdo de la muerta y no pretendería nunca suplantarla. Demasiado bonita, ay, para ser cierto. Además, Alfonso le confió al Duque de Sesto, que ponderaba las discretas virtudes estéticas de la novia:

«No te esfuerces, Pepe, a mí tampoco me ha parecido muy guapa. Pero te habrás dado cuenta de que la que está bomba es mi suegra...»

Y lo estaba. El 29 de noviembre de 1879 tuvo lugar la boda, calcada de la anterior. Al mes, con puntualidad germánica, la Reina estaba embarazada. A los nueve, daba a luz una niña, con desconsuelo general. Se esperaba un heredero no sólo por el machismo antañón, sino para aventar cualquier duda dinástica -aún estaba fresco el recuerdo de las guerras carlistas-. María Cristina no podía hacer más. Pronto quedó embarazada de la que sería su segunda hija, pero ya entonces padecía una gravidez más duradera y menos feliz: los celos.

Aunque creyó que, tras el matrimonio, el Rey abandonaría a Elena Sanz y, después, quiso convencerse de que lo haría tras tener un principito, la verdad fue mucho más cruel. Elena tuvo con su regio amante un niño y luego otro, llamados Alfonso y Fernando, mientras ella daba a luz a María de las Mercedes -se repetía el gesto con la difunta- y luego a María Teresa. Tras una tercera hija de Elena Sanz, Isabel Alfonsa, el Rey cambió a La Favorita por La Biondina, la también contralto Adelina Borghi, igualmente hermosa pero ni elegante ni desprendida. Y en María Cristina el rencor se confundió con el amor. En realidad, no sabemos si verdaderamente la Reina estaba enamoradísima de Alfonso o era tan orgullosa, tan pagada de sí misma, que no toleraba una desviación permanente. Acaso en ella las dos cosas eran una sola o llegaron a serlo. Y en el rencor fue tan apasionada como en el amor. Incluso más.

De pronto, la Reina se enteró de que el Rey se moría. Y comprobó que seguía su vida licenciosa de siempre, en la que Elena y Adelina eran sólo las titulares, pero había infinidad de suplentes. El Duque de Sesto acompañaba al Rey en sus juergas, seguramente porque sabiendo que iba a morir quería que disfrutara el tiempo que le quedase. La Reina entendió que Sesto y sus amigotes no vacilaban en acelerar la muerte del Rey. Y se la juró.

En esos últimos meses de vida de Alfonso, diríase que María Cristina iba apuntando todos los desvíos, todos los desdenes, todas las barbaridades que el Rey protagonizaba. Y sufrió horrores. Alfonso decidió morir a pie firme y lo mismo visitaba a los enfermos de cólera -cuando él estaba para el Viático- que pasaba las noches de cama en cama, volvía a Palacio al amanecer y se ponía a trabajar en los asuntos del día. Tenía una hipervitalidad que delataba su enfermedad, pero María Cristina veía sólo vicio y desdén. Que también los había.

La muerte fue rápida y con ella entró Cristina en la Historia de España. Yacía arrodillada, con la mano del muerto entre las suyas, cuando Cánovas la obligó a levantarse para que jurase la Constitución y recibiese la dimisión de su Gobierno. Nunca le perdonó la brusquedad, quizás por no entender que en ese gesto de continuidad institucional se encerraba la clave de la política nacional.

Se ha dicho aunque no parece cierto, que una de las últimas frases de su marido fue: «Cristina, guarda el coño y ya sabes: de Cánovas a Sagasta y de Sagasta a Cánovas». Pero los dos términos se cumplieron: la virtud de la Reina fue tan evidente como su acatamiento de la Constitución y del sistema turnante, aunque siempre prefirió a Sagasta. Lo mejor de su regencia es que los actos de Gobierno fueron sólo responsabilidad de los gobiernos.

Y no es que no le gustase mandar, pero esa pasión que nadie le había sospechado supo mantenerla dentro de la ley y del decoro, tan olvidados. En Palacio cambió la decoración, las salas, la servidumbre y las damas de compañía, que se hicieron célebres por feas. Cuidó con mimo y devoción a su hijo el príncipe, de salud débil y por cuya vida temían todos. Pero vivió. María Cristina, cumplida su tarea oficial, se dedicó a su pasión particular: la venganza. Y lo hizo de forma concienzuda. A Sesto le exigió la devolución del título y lo vendió. A los hijos de Elena Sanz los hizo declarar sin padre por el Tribunal Supremo y les negó la herencia. A Francisco Silvela, que después de Cánovas era el gran líder conservador, le hizo una fechoría que los buenos historiadores todavía cuentan de forma distinta. Según González-Doria, Silvela informó a la Reina de que un servidor de Palacio no ocultaba en el Teatro que estaba enamorado de ella. La mera hipótesis de que su virtud pudiera siquiera comentarse la enfureció de tal modo que lo hizo dimitir.

Según Ricardo de la Cierva, que documenta cuidadosamente el proceso, la caída de Silvela, tan injusta como desgraciada, se debió a un desaire: la flota francesa, de paso por España, había pedido que Alfonso la revistara y Silvela se comprometió en nombre del Gobierno, pero María Cristina canceló el acto. Silvela, para no cargar a otros el fiasco diplomático, asumió de verdad la responsabilidad, dimitió y se retiró de la política.

Las dos historias son conciliables: la Reina pudo montarle la trampa a Silvela no sólo por su inclinación germánica y antifrancesa sino también como venganza. María Cristina había echado siete llaves al sepulcro de su corazón y no permitía que una mano anónima le pusiera flores. Vivió cultivando un odio insoluble.

Su muerte tuvo imprevisto y devastador efecto político: el Rey, roto su matrimonio, dependía tanto de su madre que, al perderla, cayó en una grave depresión y no hizo nada serio para evitar la República. Por eso puede decirse que con María Cristina empezó y terminó la Restauración: se había opuesto a que su hijo aceptase la dictadura de Primo de Rivera porque deslegitimaba el sistema constitucional, incluido el Trono, pero Alfonso XIII prefirió jugar a los soldados. Cayó Primo y tuvo que morirse María Cristina para darle la última lección. Demasiado dura, aunque de su virtud tampoco quedan dudas.

http://www.segundarepublica.com/index.p ... 8&opcion=2

Sinceramente creo que un tanto rencorosa , sí que era...a las pruebas nos remitimos y lo que hizo con los hijos ilégitimos de su marido ...ejem...mejor no comentarlo.
Realmente lo único que pienso es que pudo estar muy enamorada o sencillamente sufiri muchas humillaciones...sólo así se explica el rencor con el que actuó posteriormente a la muerte del Rey , en la REgencia...Todos somos humanos y eso no quita para que fuera una gran regente....


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 16 Nov 2008 21:20 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17270
Alguna imagen...

Imagen

Imagen

modo de comentario...
Coincido contigo, Jane: tenía una veta rencorosa. Y por eso me gusta, jajaja. Me explico: obviamente, no es que aprecie ni admire a las personas rencorosas. Pero en el caso concreto de Crista, cuando descubrí que podía ser un poquito avariciosa y rencorosa, empezó a gustarme porque descubría en ella, de repente, un trasfondo. Hasta entonces, para mí era simple y llanamente Doña Virtudes; en los madriles de la época, ya sabes, había que descubrirse en presencia de la virgen de Atocha y de la Regente, porque las dos estaban libres de cualquier pecado, etc, etc. Darse cuenta de que Doña Virtudes no era tan virtuosa, sino que había en ella esas dobleces y recovecos que todos tenemos, me hizo sentir más simpatía e interés.

En cualquier caso, era una reina de la cabeza a los pies. Hay una historia que es, sencillamente, arrebatadora. Resulta que, nada más enviudar, aquella mujer embarazada que aparte tenía dos niñas colgadas de sus faldas tuvo que asumir de inmediato el dificilísimo papel de regente. Entre sus primeros actos públicos, concluídas las honras fúnebres de su marido y después de haber jurado solemnemente su cargo ante las cortes, estuvo la recepción a todos los miembros del cuerpo diplomático acreditados. Uno de los principales dignatarios del palacio, Xarco del Valle, recordaría años después:

"Aún me parece verla sentada en el vasto Salón del Trono, mientras ella aguardaba a que los diplomáticos fueran introducidos. Parecía abrumada por la pena y el desaliento. Su rostro y sus ojos estaban hinchados por las lágrimas que había vertido. Sus manos caían flojas sobre su regazo y le temblaban".

Ante esa imagen angustiosa que ofrecía la pobre Crista, Xarco del Valle dudó bastante antes de dirigirse a ella. Al final, armándose de coraje, se aproximó y preguntó:

"-Señora...¿puedo anunciar a Su Majestad a Su Eminencia, el nuncio apostólico? [era el primero de la fila de diplomáticos].

Apenas habían pronunciado mis labios estas palabras, cuando María Cristina se recobró y se irguió ante mí, reina y soberana de la cabeza a los pies, con la frente alta, con un destello de resolución brillando en sus ojos castaños".


Esa inmediata transformación de Crista no sólo impactó de manera rotunda en la psique de Xarco del Valle, hasta el punto de que él podía rememorar la escena con pasmosa nitidez al cabo de muchos años. Aparte, en aquel instante, Xarco del Valle, un tipo avezado, comprendió que la regencia estaba en muy buenas manos.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 16 Nov 2008 21:32 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 26 Mar 2008 19:57
Mensajes: 10214
Oh sí, claro que la hace humana...pero tengo mis dudas si concretamente me gusta esa faceta de Crista...sinceramente. Además creo que se vengó en personas que no eran las adecuadas...y eso me disgusta enormemente...No me parece de personas con "buen fondo" pero aún así, pondré este sentimiento en reserva jajaja...Aún estoy comenzando a conocer a esta reina y no quiero tener ideas muy prefijadas...Eso sí, estoy de acuerdo con que fué una gran reina...
^Por cierto Minnie, la última foto que has puesto...¿que lleva Crista? Me ha recordado algo a la forma de la tiara de la infanta Margarita, pero sin perlas...No soy capaz de decidir si se trata de una tiara o sencillamente un postizo,porque no parece que sea su propio cabello...así de bruta soy :lol:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 17 Nov 2008 17:40 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 03 Mar 2008 17:43
Mensajes: 4261
Minnie, ya me estas dando todos los datos que tengas de la ultima foto de Crista. Es el ultimo descubrimiento joyeristico que has hecho sin querer. Diadema nueva, collar nuevo y pulseras nuevas, que no son las gemelas


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 17 Nov 2008 18:19 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17270
Lamballe escribió:
Minnie, ya me estas dando todos los datos que tengas de la ultima foto de Crista. Es el ultimo descubrimiento joyeristico que has hecho sin querer. Diadema nueva, collar nuevo y pulseras nuevas, que no son las gemelas


Ya veo que os tengo en el bote, jajaja.
Pues lo cierto es que no puedo darte datos. La foto forma parte de mi creciente colección personal sobre Crista desde hace relativamente poco tiempo; fue un regalo, maravilloso, de una de esas personas increíblemente majas y generosas a la hora de compartir imágenes de la realeza. No sé a qué época corresponde, aunque por el estilo de la ropa que luce Crista diría que todavía está ennoviada o quizá recien casada con Alfonso...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 17 Nov 2008 18:47 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 26 Oct 2008 18:22
Mensajes: 963
Ubicación: Entre Pinares
Nunca había visto esta fotografía de la reina María Cristina, está genial.

Os dejo yo otra foto que encontré investigando por la red a mi me parece interesantisima, creo que no está puesta en estre foro si es así lo siento.

Imagen

Están La infanta Paz con sus dos hijos Fernando y Adalberto, las infantitas Mª Teresa y Mª Mercedes, La reina Mª Cristina y el Rey Alfonso XIII y por último la infanta Paz con su hijo Alfonso.

Espero que os guste.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 17 Nov 2008 18:48 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17270
¿¿Vas a seguir subiendo fotos??
Es para no apartarme del ordenar ni una milésima de segundo durante toda la tarde. Hoy eres mi favorito, que lo sepas, Orleáns, jajaja.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 17 Nov 2008 18:52 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 26 Mar 2008 19:57
Mensajes: 10214
Decidme, por fa, si no se parece a la tiara de la infanta Margarita...
En el foro de joyas de los Borbones, en la familia del Rey, decía, no recuerdo si fué Chasconcillo o quién, que la tiara parecía pequeña pero debería ser más grande...y creo que puede ser ésta...Es que sería maravilloso porque llevo varios días detrás del origen de la tiara de la infanta Margarita...
Decidme que os parece
Imagen


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 331 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 ... 28  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro