Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 96 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto:
NotaPublicado: 20 Nov 2008 22:31 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 Oct 2008 23:32
Mensajes: 2250
Decidieron entonces que M. de Montbel iria a Roma para revisar el acta de matrimonio. Maria Carolina y el conde Lucchesi-Palli lo vieron partir con cierta aprensión. La Ferronays compartia éste sentimiento al verlo dirigirse hasta la Ciudad Eterna. El antiguo ministro de finanzas de Carlos X estaba sujeto a ciertas crisis que daban mucho que pensar... Un dia lo soprendieron trepado en las ramas de un arbol, agitando los brazos, mientras lanzaba una serie de vigorosos co-co-ri-có; ¡Creia que se habia transformado en gallo!...

Imagen

¿Que pasaria si repetia una escena semejante en el vaticano?

Felizmente durante su misión, el conde de Montbel no salió de su papel de embajador. Con la autorización de Gregorio XVI, un cardenal-vicario, Monseñor de Zurla, le mostró el documento autentico que mostraba que atestiguaba que "el 14 de diciembre de 1831, J. L. Rosaven, confesor ampliamente autorizado, habia casado secretamente y sin testigos a la princesa Maria Carolina y el conde Héctor Lucchesi-Palli". ¡Reconozcamos que aunque ésta vez se nombraba al confesor, tampoco se probaba nada!

A los ojos de Maria Carolina probaba demasiado..., y arrancó este docuemnto de las manos de M. Montbel.

¡Ya lo vió, eso le basta!

En ese momento la duquesa se encontraba en Padua y Montbel, al pasar por Florencia, se habia apresurado demasiado en lanzar sus "co-co-ri-có" victoriosos, al escribirle a Carlos X para darle cuenta del éxito de su misión. El rey lo aceptó.

"Ya no vacilo más más, mi hijita querida (le escribió a su nuera), ahora me dispongo a comunicar a sus hijos la noticia de su nuevo matrimonio".

Mademoiselle lloró copiosamente; se puso celosa cuando se enteró del nacimiento de la pequeña Anna. Bordeaux estaba furioso con Lucchesi-Palli.

Exclamó:

¡Como! ¡Necesito ver a este hombre! ¡No lo quiero!

Imagen

Duque de Bordeaux, el rey Enrique V

Carlos X estuvo mas amable:

"Le ruego diga de mi parte (escribia a su "querida hijita") al conde Lucchesi que tendré gran placer de conocerlo".

Imagen

Florencia


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 20 Nov 2008 22:32 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 Oct 2008 23:32
Mensajes: 2250
Naturalmente que esto no significaba que iba a recibir al conde en Hradcany; el rey, sin aguardar el regreso de M. Montbel habia enviado un nuevo emisario a Maria Carolina para hacerle saber que él mismo le llevaria sus hijos a Léoben, ciudad mas cercana a la frontera italiana que Praga. No era ciertamente para ahorrar a la duquesa las fatigas del viaje, sino porque no deseaba ver llegar a Maria Carolina a Praga, en la víspera de los 13 años de su hijo, que alcanzaba en ese cumpleaños, su mayoria de edad legal, Enrique V de Francia, la que se celebrarioa el 29 de septiembre de 1833.

Imagen

Podria traer consecuencias molestas o por lo menos ridiculas, suspiraba el rey.

Seguramente Maria Carolina no perderia la ocasion de tratar a su hijo, el duque de Bordeaux, como rey. Y Carlos X a pesar de haber abdicado en Rambouillet, se consideraba siempre como el único rey de Francia.

¡Es inadmisible, declaró a éste respecto el principe de Metternich, que los soberanos se saquen y coloquen la corona como les plazca, como si se tratara de un simple sombrero!

Imagen

Principe de Metternich

En este caso, el "asunto" se complicaba con una doble realeza, muy discutible, El duque de Angulema, Luis XIX, se habia descubierto tabien en Rambouillet, y se habia coronado por su cuenta, a su llegada a Inglaterra.

¿Cual era el rey sin reino?

¿Carlos X, Luis XIX o Enrique V? ¿A cual de estos dos ultimos beneficiaba la abdicación del primero, "presionado por los acontecimientos"?

Este punto tenian buen cuidado de no mencionarlo jamás, para no apenar al anciano soberano y a su hijo... Lo que dicho sea de paso le parecia de Perlas a Luis Felipe y a su mujer Maria Amelia que disfrutaban de dicha situación.

Imagen

Maria Carolina se burlaba de estas suceptibilidades. Cuando escribia a su hijo, trazaba orgullosamente la siguiente inscripción: A Su Majestad Enrique V, mi hijo muy querido. Praga.. Una bomba colocada bajo la mesa de Hradcany no habria producido mas efecto...¿Como impedir que la "terrible mujer", en caso que se fuera a Praga, dejara de desempeñar el papel de "Regente"? La primera precaución consistio en pedirle a Francisco II que cerrara sus fronteras hasta el dia 29

Imagen

Imperio austriaco


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 22 Nov 2008 01:54 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 Oct 2008 23:32
Mensajes: 2250
ENTREVISTAS SECRETAS Y PALABRAS DE POSADA DEJAN INFLEXIBLE AL REY

Sólo le restaba una esperanza a Maria Carolina para conseguir su admisión en Praga: la ayuda de Chateaubriand. Le pidio que se reuniera con ella en Ferrare. Su encuentro, el 18 de septiembre, no dejó de ser pintoresco.
Maria Carolina fue recibida con honores militares. El emperador le prohibia que entrara a sus estados, pero no veia inconvenientes en que la acogieran con entusiasmo las tropas de ocupación. Los bronces austriacos cubrieron con sus sones las trompetas papales. La multitud habia invadido la calle desde la calle del correo al hotel de "Tres Coronas", donde se hospedaba Chateaubriand.

Imagen

Praga

Al descender de la berlina, Maria Carolina tuvo que luchas para defenderse de la prensa; de pronto, su rostro se iluminó; sus ojos de miope habian reconocido a Chateaubriand. Le gritó con sencillez:

Mi hijo es su rey; ayudeme a pasar. La obra de Chateaubriand sobre el "Cautiverio de la señora duquesa de Berry" terminaba con ésta frase: "Señora su hijo es mi rey". La frase se habia convertido en la contraseña del partido legitimista "Francia joven", pero Maria Carolina con familiaridad y sentido práctico, la adaptaba a la vida diaria.

El escritor encontró a la madre de su rey delgada y fea y "sumamente divertida" en su vestido de tela grisácea y con un sombrero de alumna castigada: "un aspecto que no se parecia a nada". Su distracción y su miopia eran tales, que Chateaubriand se vio obligado a tirar a la princesa por el vestido diciendole:
Señora, alli está el comandante austriaco, el oficial que está con uniforme blanco, ese otro, señora, el que viste de azul, es el comandante de las tropas pontificias; señora, aquí está el prolegado, el joven abate con sotana negra.

Los oficiales se equivocaron en los discursos. Trataron de Alteza real a Chateaubriand y Maria Carolina recibió muchos cumplidos por "El genio del Cristianismo".

Imagen

Vixconde de Chautebriand

Cuando todos se calmaron,. la duquesa de Berry, Chateaubriand y el conde Lucchesi-Palli se encerraron en una habitación del hotel que tenia un nombre muy apropiado para el momento: "Las Tres Coronas". Parecia que estaban reprensentando una comedia, como decia Chateaubriand: "La princesa fugitiva o la madre perseguida". Durante 3 dias solo se habló de los 3 reyes, y sus derechos, de su extraña realeza sin reino y de las querellas, que se sucitaban en torno de ese trono imaginario. Despues de muchas discuciones, acordaron que, Chateaubriand partiria hacia Praga, seguido, 24 horas mas tarde, por Maria Carolina, que de éste modo estaria allí, para celebrar la mayoria de edad de su hijo. Pero el gobierno entró en escenea: La frontera se abriria para el autor de Atala, pero se mantendria irrevocablemente cerrada para la duquesa de Berry.

Imagen

Uniformes del imperio austriaco


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 22 Nov 2008 01:56 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 Oct 2008 23:32
Mensajes: 2250
"mi sorpresa es tan grande como mi pena, escribio Maria Carolina a su suegro. No puedo creer que semejante orden haya partido del corazón del rey. ¿Que dirá Francia? ¡Que triunfo para Felipe! sólo me resta apresurar la partida del Vizconde de Chateaubriand"

Este no tenia mucho interes en partir.

¡No voy a obtener nada en Praga! suspiraba

Pero Maria Carolina lo empujaba a su berlina:

¡Parta! ¡Usted lo puede todo! ¡Usted lo puede todo!

Chateaubriand llevaba consigo una carta en la que Maria Carolina aconsejaba a su suegro "que comprobara sencillamente la mayoria de edad de Enrique, pero que no publicara un manifiesto". Temia que no la mencionaran.

Imagen

Carlos X

Carlos X interpretó bastante mal la carta:

¡Con que derecho la duquesa de Berry pretende dictarme lo que tengo que hacer! Ya no es más que Madame Lucchesi-Palli, una mujer extraña en mi familia; el código francés no reconoce los matrimonios secretos y la desposee de toda tutela desde el momento en que se casó en segundas nupcias.

No obstante ya habia pasado el peor momento. Se celebró rápidamente y en privado la mayoria de edad de Enrique V. Los fieles que fueron desde Paris a saludarlo lo trataron de "Sire" y de "Su Majestad", a pesar de la prohibición, pero regresaron a la capital sin que les ofrecieran "ni siquiera un vaso de agua".

Imagen

Enrique V

Nada impedia al rey partir para Leoben e instalarse en el "Hotel del Emperador" , donde habian fijado su reunión con la duquesa de Berry. Chateaubriand y Maria Carolina se quejaron muy descontentos:

Esta entrevista secreta en una posada equivale a confesar que se avergüenzan del valor de la señora duquesa de Berry y de sus adversidades. Es un insulto y no un honor.

Pero Carlos X estaba decidido a trasladarse a Leoben en compañia de Madame Royal (la duquesa de Angulema) y los niños, mientras el autor de "Los Mártires", según su propia expresión, "partia como un tonto hacia Paris"

Imagen

Leoben


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 22 Nov 2008 01:56 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 Oct 2008 23:32
Mensajes: 2250
Un poco antes de llegar a Leoben, M. de Montbel alcanzó al rey le comunicó que no tenia ningún documento en su poder que atestiguara el matrimonio de la duquesa de Berry.

Carlos X montó en cólera:

¡No la recibiré! ¡No deseo verla!...

Montbel consiguio hacerle recobrar la calma. Nuevamente le escribió a la duquesa que estaba en Trieste: "Usted no cumple con sus compromisos. Sin embargo no cambiaré de decisión y la reuniré momentaneamente con sus hijos".

Por fin los aduaneros austriacos dejaron pasar a Maria Carolina y el 13 de octubre un correo que llevaba el escudo de armas de Francia anunció en Leoben la próxima llegada de la duquesa.

Imagen

Pronto un coche tirado por 4 caballos, que contrastaba mucho con la calesa arrendada y los dos jamelgos del rey de Francia, se detuvo ante el Hotel del Moro, donde habia decidido trasladarse Maria Carolina.

Se dirigió al "Hotel del Emperador" a pie. tomada del brazo del conde Lucchesi-Palli. Hacia dos horas que el duque de Bordeaux estaba instalado en la ventana, aguardando la llegada de su madre. Carlos X la esperaba en lo alto de la escalera; la duquesa trató de besar la mano del rey, pero éste fingió no ver su gesto y le tendió la mano al conde Lucchesi-Palli, acogiendolo con mucha amabilidad. Hubo un momento algo molesto, que Maria Carolina trató de disimular, estrechando en sus brazos con ternura a sus hijos, y como el hielo persistiera, los besó.

Imagen

Entraron al comedor, al parecer la princesa estaba terriblemente impresionada, y cuando el rey se dirigia a ella, apenas podia responder con más de una o dos palabras.

En cuanto se encerró a solas con Carlos X, lanzó gritos que Madame Royale que estaba en la habitación contigua en compañia de Lucchesi-Palli , asustada por el escandalo, se apresuró a ordenar que cerraran todas las puertas y ventanas.

La conversación entre Madame Royale, el conde Lucchesi-Palli y su séquito decaia a cada instante, todos hacian enfuerzo para darle alguna animación, deseando cubrir con sus voces los aullidos de Maria Carolina. Gentileshombres, y damas de honor trataban de alzar el tono, como si todos los asistentes hubiesen ensordecido súbitamente...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 22 Nov 2008 17:34 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 Oct 2008 23:32
Mensajes: 2250
Algunos historiadores han relatado la conversación sostenida entre Carlos X y la duquesa con un sorprendente lujo de detalles. En realidad, se conocen 6 o 7 réplicas que el rey confió a Montbel, que fue el único que supo de la reunión.

Imagen
16 años habian pasado desde la llegada afectuosa de la duquesa de Berry a Francia

Usted ya no está sola, le dijo el rey. Yo no tengo porque mezclar al conde Lucchesi-Palli con mi familia.

Quedaria deshonrada si no me reciben en Praga, arguyó la duquesa. El Delfin y la Delfina han declarado que si usted regresa a mi corte ellos se retirarán.

De la larga conversación que sostuvieron la duquesa y Madame Royale, se sabe menos aún. La única versión verdadera que se conoce es bastante elocuente:

Usted se preocupa bastante de mis hijos; pero a mi parecer es indigna de hacerlo.

Imagen

Tratado de Leoben


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 22 Nov 2008 17:35 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 Oct 2008 23:32
Mensajes: 2250
Las discuciones se prolongaron durante 5 dias. Fue una ridicula parodia del tratado de Leoben. Carlos X trató en vano de imitar a Bonaparte..., pero era mucho más fácil imponer a los delegados austriacos que a la terrible Maria Carolina, la que amenazó "que haria publicar en los diarios que trataban de separarla de sus hijos". Entre una y otra entrevista, el conde de Montbel, por el rey, y M. de Saint Priest, por la duquesa de Berry, trataban de preparar la conversación siguiente y suavizar las heridas causadas reciprocamente en la última reunión. Tres veces Maria Carolina cerró la puerta en las narices del enviado de su suegro. Carlos X se mostró escandalizado:

He recibido sus mensajeros perfectamente. He sido afectuoso con M. de Lucchesi-Palli, y en desquite, ¿cómo se porta usted con los que gozan de mi confianza?

Los mensajes partian de una posada a la otra.Para todos esos desgraciados que se disputaban un rey-niño que jamás reinaria, el Hotel del Moro se transformaba en el Eliseo y el Hotel del Emperador se convertia en las Tullerias. Madame Royale gran especialista en la materia, mezclaba sus lágrimas a las negociaciones...

No es posible que el Delfín y yo seamos sacrificados por el rey, a las exigencias de la duquesa de Berry, sollozaba.

Imagen

Maria Teresa Delfina de Francia

En cuanto a Maria Carolina fingia desmayos. Se derrumbaba en los brazos de Lucchesi-Palli, que con una dignidad y una clama sorprendentes, la hacia recobrar los sentidos, le daba calmantes... y la empujaba de nuevo al alboroto.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 22 Nov 2008 17:36 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 Oct 2008 23:32
Mensajes: 2250
En las noches se enjugaban las lágrimas, vestian de seda, y Maria Carolina bajaba el diapazón de su voz. Lucchesi-Palli aparecia más correcto aún; la Delfina lucia una especie de sonrisa, y Carlos X recordaba sus modales el Trianon. Todos se encontraban en el comedor-salón del Hotel del Emperador y hablaban trivialidades, como los que beben agua en los baños termales.

Los adversarios jugaban el whist, mientras la duquesa, como quien hace recuerdos de su infancia, les relataba su zambullida en el Marne en el año 1832. Se reian con la punta de los labios, mientras se aprontaban para las disputas del dia siguiente.

Imagen

Enrique V ya conde de Chambord

Imagen

Maria Teresa de Austria-Este condesa de Chambord


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 22 Nov 2008 17:38 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 Oct 2008 23:32
Mensajes: 2250
En la noche del 15 de octubre, Maria Carolina estuvo mas alegre: dos ardientes legitimistas, los hermanos Walsh, consiguieron deslizarse hasta ella y la trataron como la Regente de su rey, Maria Carolina irguió su pequeña estatura:

Ignoro los futuros destinos de Francia, pero solo sé una cosa que me encargo de repetir a mis amigos y mis enemigos: si alguna vez las bayonetas extranjeras se unen contra Francia para repartirsela, saldré a ponerme ante ellas y les presentaré mi pecho... Hay que confesar que su pecho estaba adquierendo proporsiones defensivas...

Pero en realidad ya no podia nada. Carlos X la consideraba como un miembro de la familia Lucchesi-Palli, que ya no tenia nada en común con los borbones.

Son dos familias incompatibles, decia desdeñosamente.

Por última vez, Maria Carolina puso en juego toda la "tragicomedia" italiana. Lloró, gritó. juró, imploró amenazante... ¡Todo fue en vano!

Aunque veia la causa perdida, trataba de conservar las apariencias, pero solo consiguió vagas promesas verbales:

Le prometo volverla a ver el año próximo.

Maria Carolina se aferraba a la familia real. Le llevarian sus hijos de vez en cuando; en efecto consiguió que la recibieran en Hradcany y en Göritz, pero ya solamente era la condesa de Lucchesi-Palli.

Maria Carolina vivió hasta 1870. pero su vida de princesa terminó en esa terrible semana de Leoben, cuando Carlos X la borró definitavamente de la casa de Francia.

Imagen

El tiempo, las desventuras, las decepciones, que sufrió al final de su vida dejaron impresas las huellas en el rostro y en la mirada de Maria Carolina

FIN


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 02 Dic 2008 17:05 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 22:02
Mensajes: 27100
Ubicación: ESPAÑA
¿Tenemos esta litografía...?? Si la tenemos ya, la puedo borrar.

Imagen

Caroline Ferdinande Louise, Duchesse de Berry (1798-1870). Elle était la fille de François Ier, roi des Deux-Siciles, et l'épouse de Charles Ferdinand, Duc de Berry.
Lithographie, 1830.

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 02 Dic 2008 22:12 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 22:02
Mensajes: 27100
Ubicación: ESPAÑA
Imagen

Château de Rosny de la duchesse de Berry
1840
Paris, Musée du Louvre

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 03 Ene 2009 00:14 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18377
Un retrato de la duquesa de Berry:

Imagen

Y una foto de la duquesa de Berry ya anciana:

Imagen

Siempre se me olvida, por cierto, que esta mujer extraordinaria era una medio hermana mayor, por parte de padre, de Luísa Carlota y María Cristina de Nápoles, las madres de Francisco de Asís y de Isabel II...


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 96 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro