Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 65 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Re: Luis II Baviera: el rey loco
NotaPublicado: 11 Dic 2010 11:51 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Dic 2010 21:26
Mensajes: 61
En otoño de 1866, en la castillo de Berg no se le escapa a nadie, sobre todo a la reina María y a la duquesa Ludovika, que los jóvenes pasan largas horas juntos. Ludovika empieza a pensar que Luis tarda en decidirse y encarga a uno de sus hijos, Carlos Teodoro "Gackl" amigo de la infancia de Luis, que haga llegar el mensaje de sondear sus intenciones y el rey le responde que Sofía es una gran amiga. Ludovika no le gusta perder el tiempo por lo que el pide a su hija que pongan fin a las citas musicales y paseos nocturnos que no conducen a nada. Además, Sofía ya se estaba empezando a cansar de oír hablar de Wagner a cada segundo. Un poco de amor, eso es lo que ella esperaba (bueno, ¿y quién no?, ;) )
De pronto, Luis escribió una misiva a su prima el 10 de enero de 1867: "Me es penoso enviarte estas líneas, pero creo que es mi deber y precisamente ahora, ¡ah! no sientas rencor hacia mi querida Sofía, escucha mi ruego y guárdame un buen pensamiento. No me retires tu amistad que me hace tanto bien, conoces la naturaleza de mi destino, te he escrito antes desde Berg sobre mi misión en este mundo. Sabes que no tengo muchos años para vivir, que dejaré esta mundo cuando se cumpla lo horrible, cuando mi estrella no luzca, cuando ya no esté el amigo fielmente amigo. Sí, entonces mi vida se extinguirá también porque ya no podré existir. El objeto principal de nuestras relaciones ha sido siempre, como convendrás, el extraño y el patético destino de Richard Wagner. ¡Ah! no te enojes, envíame unas líneas de amistad, me probarán que sigues siendo buena conmigo. Piensa en esto: tu amigo sólo tiene quizás pocos años de vida; el corto tramo de existencia, que le era caro, lo odia ahora en silencio... ¡Oh! eso no lo merezco, puedo decirlo en voz alta. Adiós mi querida Sofía. Si lo exiges no te escribiré nunca más. Sé feliz y acuérdate de mí."
Aun antes de comprometerse... ¡Luis escribe una carta de ruptura!

Después de esta carta de adiós (Wagner no unió, Wanger no separa), se estima que semejante matrimonio es en adelante imposible. Sofía no sabe que pensar, le gustaría comprender ya que sólo pide ser amada. Y de pronto, sobreviene la noche del 22 de enero de 1867...

En el palacio de la Residenz, la corte ofrece un gran baile, un baile fastuoso al son de los valses de Strauss hijo. El rey baila mucho, a menudo con Sofía. Detrás de su abanico, Ludovika sigue el torbellino con la gran atención de una madre casamentera. No se habla de adioses ni, ¡oh milagro! de Wagner. Sin embargo, durante la noche, es al Amigo a quien Luis anuncia por primera vez la noticia de aquel famoso despacho codificado: "Sigfrido ha encontrado a Brunilda", es decir, Luis se casará con Sofía.
¿Qué acontecimiento repentino, qué razón secreta e irresistible ha impulsado al rey a cambiar de opinión en ocho días? La razón es a la vez simple y afligente. Habiéndose enterado de que su ayudante de campo el príncipe Paul Thurn und Taxis y su gran escudero el conde Holstein iban a casarse... Luis se resigna y decide hacer lo mismo que sus dos amigos. Luis II ha dado el paso definitivo y el matrimonio será su coartada. Con el pensamiento de que no tenía ni un segundo que esperar entra a las 6 de la mañana en los aposentos de su madre y le anuncia su intención de casarse con Sofía y a las 7 de la mañana toma la carroza y va donde su tío el duque Max para anunciarle la noticia y ambos representan la escena de la pedida de mano.
La misma noche de esta brusca pedida de la mano, en la sala del teatro de la Residenz, los espectadores vuelven los ojos al Palco Real. Luis II y su madre, la reina María, acaban de aparecer. Ambos se sientan y el rey se levanta y desaparece, volviendo al cabo de unos minutos con Sofía, que estaba en el palco vecino con su padre, de su brazo y Luis le ruega que se ubique en primera fila entre su madre y él. Ella le hace una reverencia a la reina y se sienta. Mientras, los espectadores sorprendidos están contentos ya que son los primeros en enterarse, con este simbólico gesto, que el rey está a punto de dar a conocer su compromiso.
Efectivamente, al día siguiente, 22 de enero, la Corte anuncia oficialmente el noviazgo del rey con la duquesa Sofía. En Munich la sorprensa es general ya que el secreto había sido bien guardado y porque las relaciones femeninas del monarca han sido muy raras. Más de un corazón de niña ha latido por le joven convertido en rey cuya seria belleza no parecía complacerse sino en la compañía masculina.
Un rumor circula por la capital bávara: el rey es virgen. El rumor se apoya en el gran interés que Luis manifiesta hacia los muchachos de su edad Sus fugas ya son célebres con su ayuda de campo, su escudero y otros jóvenes, subrayan sus gustos, pero esto no prueba en absoluto que el soberano sea virgen...

_________________
No podemos arrancar una página del libro de nuestra vida, pero podemos tirar todo el libro al fuego
(George Sand)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Luis II Baviera: el rey loco
NotaPublicado: 11 Dic 2010 12:49 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Dic 2010 21:26
Mensajes: 61
Anécdotas contradictorias y lamentables sacan a relucir las relaciones femeninas del rey. Está, por ejemplo, esa atractiva húngara, Lila von Bulyowsky, a quien el rey ha notado una noche de mayo de 1866 en el papel de María Estuardo, el drama de Schiller. Es mayor que Luis, algo que no parece ser un inconveniente. Como su abuelo hiciera con Lola Montes, Luis II encarga dos retratos de ella al pintos de la Corte, Franz Heigel. Gottfried von Bohm, refiere este romance tal y como fue narrado por la propia actriz. Después de los paseos y las escapadas a las islas de las Rosas, Luis hace visitar Hohenchwangau, pieza por pieza a la comediante. Al llegar al dormitorio del rey, Luis y Lila se sientan en el borde de la cama y empiezan a recitar pasajes de Egmont, la tragedia de Goethe. En la escena del beso, en vez de acercarse permanecen alejados. Ella después declararía que Luis le había confesado que nunca había conocido a una mujer y que se desvaneció sobre su propio pecho.
Parece ser que a la actriz le pidieron que desplegara sus encantos junto al rey, para despabilarlo sin duda, pudiendo a ver sido la reina o el primer ministro Pfordten. En otra versión, Lila decía de su visita al castillo que le rey era tan frío como un pez, y Luis II para defenderse afirma que lo persiguió de habitación en habitación, ¡Luis temblaba ante la idea de ser violado por una mujer de teatro!
La certeza es que ambos se vieron muchas veces a solas, la duda: ¿pasó algo físico entre ellos?

En Munich la alegría fue inmensa cuando se supo del compromiso ya que el devenir de la dinastía quedaba asegurado. La fecha de la boda se fijó para el 25 de agosto, el cumpleaños de Luis. Sin embargo, hubo detalles que mostraron la cruda realidad de la relación de los dos jóvenes, como cuando Luis II se marchó sin despedirse de su prometida porque no llegaba a ver una obra de Schiller, la poca química que dejaban ver entre los dos tanto en las fotos de compromiso o como en el trato personal, que el acercamiento físico más cercano fuese algún que otro beso que le daba Luis en la frente a Sofía, o simplemente en que casi todas sus cartas parece que escribe a personajes, sí otra vez en Wagner, y no a Sofía (los nombre que utiliza no deja ninguna duda).

Sin embargo los preparativos continúan: Luis II prepara las habitaciones para Sofía en el ala que da al jardín de invierno, hacen monedas con el perfil y nombres de ambos, se prepara la corona que llevará Sofía, la misma que llevó la segunda esposa de Maximiliano I, se manda hacer una carroza nueva...

De repente Wagner llegó a Munich para dar su bendición a la pareja y Luis se encuentra inmerso en encontrar un lugar donde se produzca el encuentro entre el compositos y su prometida ya que en su propia familia, Wagner había sido declarado persona non grata por lo que debía de ser algo secreto. La idea se le ocurrió a la propia Sofía: la cita sería en casa de su hermano mayor Luis, cuya esposa Henriette adora a Wagner y el 15 de marzo se produce tal encuentro. Se sabe que se gustaron y Sofía sabiendo lo que el compositor significaba para Luis hizo todo lo que estaba en su mano para llegar a su prometido a través de Wagner.

Mientras iban pasando los meses, Luis tenía una forma muy extraña de hacer la corte a Sofía ya que siempre llegaba a Possehoffen de noche, haciendo despertar a todo el mundo, le mandaba cartas con alegorías wagnerianas...

En su extraño comportamiento, Luis desaparece junto a su nuevo ayudante, Richard Homing, para seguir a Wagner y luego vuelve para presentar a Sofia a Napoleón III y Eugenia que estaba en Baviera y reciben una buena impresión de los dos.

Luis además se encuentra con su prima Sissi y su esposo que acaban de ser nombrados reyes de Hungría, y tras más de dos horas de charla Sissi, que realmente conoce a Luis, no puede evitar dudar del futuro matrimonio y del dolor que le supondría a su propia hermana debido a las excentridades de Luis.

El 16 de junio, Sofía tiene el honor de asistir al reestreno de Lohengrin, junto a Luis, Oton y su tío Adalberto. Estas horas le sirvieron para reencontrarse con su novio y olvidar temores. Sin embargo, Luis tiene el proyecto de viajar a París con... Richard Homing. Bajo el pseudónimo de conde de Berg, el monarca viaja a Francia donde vive la vida loca. Se cuenta la anécdota de que una baronesa intentó seducirlo pero Luis acabó diciéndole que lo que buscaba era baronesas de piedra blanca no de carne humana, y estos a tres semanas de su boda...

El monarca vuelve a Baviera y el 1 de agosto en el reestreno de Tannhauser, Luis II está solo en el palco real mientras Sofía está en un palco lateral como lo estaba antes de su compromiso. Luis se conforma con entregarle un ramillete y hacerle una visita entreacto.
Unos días antes del 15 de agosto, al Corte anuncia que la boda se retrasa hasta el 12 de octubre, aniversario en el que Maximiliano I y Luis I se habían casado.
Lo que pasaba era que Luis II había visto que Sofía era una mujer real real, de carne y hueso, y no un personaje más de Wagner.
Mientras Sofía no puede ignorar la verdad por mucho tiempo y ve como Luis juega con su matrimonio en vez de hacerlo realidad, hasta el punto de que hizo pasear la carroza real vacía tirada con seis caballos por las calles de Munich, algo que desde liego no era un buen augurio.
Luis II pide postergar la boda hasta diciembre.
El Possenhofeen, el duque Max explota y da un ultimatum, o la boda se celebra a más tardar a finales de noviembre o se suspende. Luis II se toma este ultimatum muy mal y finalmente le manda una carta a Sofía, el 7 de octubre, rompiendo el compromiso. En éste, le dice que si en plazo de un año no ha encontrado a nadie, si él tampoco y aun le sigue queriendo que podrían unirse para siempre.
El móvil de esta ruptura es la homosexualidad del rey, contra la que él mismo ha intentado luchar sin éxito. Su relación con Paul Thurn und Taxis podía ser tomada como algo de adolescencia pero la presencia de Richard Homing era inexcusable.
Ante la pregunta de un ministro sobre el tipo de mujer que le gustaba, Luis contesto: una hermosa alma, un hermoso cuerpo, una voz musical y perfume de lis a su alrededor, a lo que le ministro le dice que eso es imposible y Luis le replica que le basta con soñarlo.
Luis rompió sin pena su compromiso pero no sin cólera ya que en un acceso de furor quemó las fotografía de Sofía, sus misivas y tiró por la ventana un busto de Sofía que fue reemplazado por uno de Wagner.

_________________
No podemos arrancar una página del libro de nuestra vida, pero podemos tirar todo el libro al fuego
(George Sand)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Luis II Baviera: el rey loco
NotaPublicado: 11 Dic 2010 14:29 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Dic 2010 21:26
Mensajes: 61
Sofía toma con calma la ruptura del compromiso mientras que sus padres están divididos entre el alivio y la indignación. Sin embargo, en Viena la noticia desencadena una tempestad familiar y ni Sissi ni el emperador perdonan a Luis su comportamiento, tanto que Sissi escribe a su madre sobre su furia y que no entienden como Luis se deja ver por Munich. La emperatriz no es una mujer de convencionalismos y siempre había reído las gracias a su primo pero esta vez su comportamiento le pareció una afrenta.

Hay que decir que mientras duró el compromiso, Sofía tuvo una relación con el fotógrafo Edgar Hanfstaengl. Se conocían de hacía tiempo pero las varias fotos que le sacó a la novia durante el compromiso les unió y acabaron enamorándose. Sus encuentros eran secretos y se dieron en distintos castillos, como en Pähl, en el palacio de la familia en Munich e incluso en Possenhoffen. Como prueba de este affair están 5 cartas que escribió Sofía a Edgar desde Julio a Septiembre de 1867 (el compromiso matrimonial se rompió en Octubre).

Después de la ruptura, Sofía no tardó en encontrar marido y acabó casándose en septiembre de 1868 con Fernando Felipe María de Orleans, duque de Alençon, nieto de Luis Felipe de Orleans. En un principio el matrimonio fue feliz pero Sofía no tardó en caer en una depresión que no se curó ni con el nacimiento de su hija Luis Victoria. Tuvo posteriores recaídas y tras su aventura extramatrimonial con el doctor Glaser, fue recluida en una clínica de enfermedad nerviosa del famoso doctor Krafft-Ebing, diagnosticándole que sus trastornos mentales fueron generados por una infección debida a la escarlatina. En realidad, los trastornos de Sofía debieron ser simplemente una tara hereditaria, algo demostrable cuando se ve que es una predisposición mostrada también en sus hermanos y en otros parientes. Después de salir de la clínica, Sofía se dedicó principalmente a las obras de caridad. Entró en la Tercera Orden de Las Dominicas con el nombre de Sor María Magdalena, tomando un gran fervor religoso.
Del 3 al 6 de mayo de 1897 tuvo lugar en París una feria de beneficencia organizada por las Dominicas, eligiendo la duquesa un edificio industrial que se adaptaba bien a las necesidades de la obra. Fueron invitados los hermanos Lumière, cuyo material para la película era altamente inflamable. De hecho, por problemas técnicos, surgieron las llamas que rápidamente lo cubrieron todo. Mientras todo el mundo intentaba escapar presos del pánico, Sofía permaneció en el lugar intentando salvar a unos muchachos que estaban junto a ella. Cuando los hubo puesto a salvo, intentó salir a la calle, pero las llamas fueron más veloces que ella y pereció abrasada. Según algunos historiadores, Sofía dijo: Mi rango me ha hecho entrar la primera y precisamente por él, saldré la última. Con un número tan significante de muertos carbonizados fue dicícil reconocer el cadáver de Sofía Carlota, siendo identificada únicamente por su dentadura. El funeral fue celebrado rápidamente y sus restos se llevaron a la Capilla Real de Dreux, donde fue enterrada. Su marido, el duque de Alençon, sobreviviría trece años a su mujer, muriendo en 1910 en Inglaterra, cerca de Wimbledon.
Está claro que los que pronosticaban que en su matrimonio con Luis II no hubiera sido feliz no podían adivinar el trágico destino que le esperaba.

_________________
No podemos arrancar una página del libro de nuestra vida, pero podemos tirar todo el libro al fuego
(George Sand)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Luis II Baviera: el rey loco
NotaPublicado: 11 Dic 2010 14:55 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Dic 2010 21:26
Mensajes: 61
El rey, al renunciar a casarse, sin saberlo todavía, vuelve la espalda a la vida. Hasta ahora había soportado la existencia con mayor o menor felicidad, los artificios y ilusiones le habían ayudado. En adelante, abandonando las riberas de lo fantástico, se zambulle justamente en lo fantástico. Su nuevo reino, donde ya había hecho varias incursiones, se llama la Noche y en ella se perdió ya de por vida.
No sólo dejó gradualmente de asistir a Munich y a los actos reales, sino que se refugió en la naturaleza y en distintos castillos. Además, su relación con Wagner estuvo en horas muy bajas.

Ahora Luis contrae una nueva fiebre, extraordinaria, extravagante y mucho más ruinosa que el mecenazgo: la construcción. Está claro que fue un digno nieto de su abuelo, Luis I.
Ya que el mundo es gris y hostil, creará otro mundo pimpante y sublime. Y así manda construir cuatro castillos, los cuales se realizan tres ya mencionados.

_________________
No podemos arrancar una página del libro de nuestra vida, pero podemos tirar todo el libro al fuego
(George Sand)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Luis II Baviera: el rey loco
NotaPublicado: 01 Sep 2011 13:59 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Dic 2010 21:26
Mensajes: 61
Me he comprado una biografía sobre nuestro prota, "the swn king" de christopher Mcintosh. Cuando lo acabe haré un resumen de las ideas principales pero me gustaría escribir el horario de estudio del pobre Luis cuando era sólo un niño

Cuando tenía 10 años , la jornada para Luis empezada a las 5.30 cuando se despertaba, levantaba y aseaba. Horario de los lunes:
6.30-7.30: deberes y desayuno
7.30-8.30: aritmética
8.30-9.30: deberes
9.30-10.30: alemán
11.00-12.00: latín
12.00-13.00: hípica
13.00-15.00: andar y comida
15.00-16.00: historia
16.00-17.00: francés
17.00-18.00: visita a su madre
18.00-19.00: piano

los horarios eran similares durante la semana, sábado y domingos incluídos, donde también había actividades de pintura, ejercicio físico, religión...
no debía de ser muy bueno en piano, pero era un jinete buenísimo y dominada el francés. Otras asignaturas posteriores fueron inglés, griego, geografía, historia de Baviera, baile...
todas las clases eran individuales con tutores, ya que su hermano recibía las clases a parte. Desde luego, tuvo una infancia y adolescencia de lo más solitarias

_________________
No podemos arrancar una página del libro de nuestra vida, pero podemos tirar todo el libro al fuego
(George Sand)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Luis II Baviera: el rey loco
NotaPublicado: 14 Sep 2011 13:06 
Desconectado

Registrado: 01 Ene 2011 20:37
Mensajes: 127
Bueno, no me parece un plan de estudios especialmente duro: hípica, piano, comida o visita no las considero "asignaturas" al uso. Tampoco difiere mucho del de cualquier escolar no llamado a cotas tan altas: entre clases y extraescolares se le planifica el día entero. También es verdad que si nuestra Isabelona, en vez de fumarse las clases, hubiera seguido con tesón algún plan de estudios parecido, (probablemente) otro gallo hubiera cantado!


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Luis II Baviera: el rey loco
NotaPublicado: 16 Sep 2011 18:40 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17157
Lu_ escribió:
Bueno, no me parece un plan de estudios especialmente duro: hípica, piano, comida o visita no las considero "asignaturas" al uso. Tampoco difiere mucho del de cualquier escolar no llamado a cotas tan altas: entre clases y extraescolares se le planifica el día entero. También es verdad que si nuestra Isabelona, en vez de fumarse las clases, hubiera seguido con tesón algún plan de estudios parecido, (probablemente) otro gallo hubiera cantado!


Disiento, jeje. Yo sí creo que era un programa bastante exhaustivo, que ponía el acento en la historia, la geografía y los idiomas extranjeros, aunque incluyese actividades de tipo artístico y, por supuesto, deportivas. La cuestión radica en que los Wittelsbach, por norma general, solían tomarse muy en serio el estudio. Era uno de los rasgos distintivos que hacían que el resto de dinastías europeas considerase que a sus reales primos de Baviera les llovía bastante la azotea; se les tenía por temperamentales y extravagantes, pero también llamaba la atención su poderosa veta de intelectualidad.

Es decir, que no solamente esperaban que el príncipe fuese a clase, se sentase ante su pupitre mientras los preceptores se explayaban y, más o menos, se desenvolviese ante el cuaderno de ejercicios. El listón estaba bastante alto para ellos...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Luis II Baviera: el rey loco
NotaPublicado: 15 Nov 2012 09:35 
Desconectado

Registrado: 09 Nov 2012 09:02
Mensajes: 12
A Luis II de Baviera lo considero un ángel, un buen hombre, nada de loco, en realidad esta caricatura que le han puesto este apodo con que se le conoce me parece muy injusto. el rey luis II de Baviera no estaba loco era y es un ángel me corregís si me equivoco y no tengo razón.
Con respecto a las clases del rey desde las 5 y media de la mañana eso era normal en la educación de un rey, a francisco josé de austria le pasaría lo mismo igual que a todos los reyes besos.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Luis II Baviera: el rey loco
NotaPublicado: 15 Nov 2012 13:29 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Feb 2008 11:02
Mensajes: 4396
Bueno, un ángel, lo que se dice un ángel.... por lo poco que se de él me parece más bien un hombre con una sensibilidad muy agudizada, me refiero esencialmente a lo afectivo y a lo estético y eso muchas veces produce seres de personalidad muy compleja. Si a eso se le suma le que le toco vivir de niños y adolescente y la "cierta" dosis de inestabilidad innata (en su familia iban todos sobraos, seguramente algo le toco en el lote), pues el resultado no me parece muy angélico, sino el de una persona más bien retorcida, aunque seguramente con mucho sufrimiento interno!!
Pero aqui hay muchas personas que seguro que lo conocen mejor que yo.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Luis II Baviera: el rey loco
NotaPublicado: 15 Nov 2012 15:01 
Desconectado

Registrado: 09 Nov 2012 09:02
Mensajes: 12
La rama Wittelsbach para mí ha dado personajes alucinantes y maravillosos ya sea Elisabeth de Wittelsbach, Luis II de Baviera, y por supuesto Sofía o María Von Wittelsbach.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Luis II Baviera: el rey loco
NotaPublicado: 18 May 2014 04:31 
Desconectado
Nuevo
Avatar de Usuario

Registrado: 18 May 2014 04:08
Mensajes: 2
El ultimo gran monarca de Europa


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Luis II Baviera: el rey loco
NotaPublicado: 18 May 2014 16:39 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 16 Ene 2013 17:33
Mensajes: 253
No sé si habéis visto en persona la colección de castillos que hizo edificar, o al menos reconstruir. Los que salieron de su digamos tablero de diseño fueron tres, Linderhof, Neuschwanstein y Herrenchiemsee, aunque tampoco se cortó en meter mano a Hohenschwangau (y menos mal que le pararon a tiempo, pues ya planificaba un quinto que se habría llamado Falkenstein). La creencia general es que se pulió enterito el tesoro de Baviera edificando esas monstruosidades sin sentido, aunque también he leído por ahí que no fue así, que sólo sacrificó su fortuna personal. En lo que parece haber unanimidad es en que no dedicaba nada de tiempo a los asuntos del estado, el cual, aunque por lo general era bien capaz de funcionar sin que sus monarcas hicieran otra cosa que cazar, pescar, comer, beber y fornicar (no parece un hecho demostrado que sirvan para más cosas; cuando menos, los de su tiempo), de vez en cuando necesitaba que firmase algún papel que otro, cosa que, a simple vista, no parece capaz de herniar a nadie. Fuera como fuese, mucho debieron hartarse los prohombres bávaros de su rey, al punto que nadie levantó un dedo en su defensa cuando el Prinz Regent Luitpold ocupó la regencia (un gran tipo; años después la Kaiserliche Marine daría su nombre, muy merecidamente, a un acorazado de los estupendos). Por mi parte, a título exclusivamente personal y tras haberme recorrido (bastante atónito) los tres engendros, me ratifico en lo mismo que pensé al saber que le gustaba mucho Wagner: debía de estar como una cabra.


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 65 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro