Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 155 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 13  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: LEOPOLD I
NotaPublicado: 05 Ene 2014 15:28 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17270
Podría deciros que le abro un temita porque fue el primer rey de Bélgica y porque en él está el origen de una casa real que pervive en la actualidad. Podría deciros que le abro un tema porque supo desenvolverse con tanta astucia en sus constantes denodados esfuerzos por hacer de los Coburgo una dinastía más que pujante, que sus coetáneos acabaron llamándole "el Néstor de los reyes europeos". Podría deciros todo eso. Pero en realidad le abro un tema porque estaba como un queso :eyes: :eyes:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: LEOPOLD I
NotaPublicado: 05 Ene 2014 15:30 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Feb 2008 12:02
Mensajes: 4448
Esa moda de pintar los pies más pequeños que las manos me horroriza..
Asi vestido no me termina de convencer, pero seguro que con unos vaqueros y otro peinada...no digo yo que no.. :-D


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: LEOPOLD I
NotaPublicado: 05 Ene 2014 15:34 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17270
Una acuarela y un dibujo...ambos procedentes de la formidable web de la NPG.
Un queso.

Imagen

Imagen


En realidad, tengo que confesar que, en el dibujo, me recuerda mucho, muchísimo, a la primera imagen mental que me hice yo, porque sí, de Mr Darcy. Hablo de cuando era una adolescente y leí por primera vez "Orgullo y Prejuicio". Mi Darcy era más o menos como ese Leopold. Luego pasaron los años y ahora si pienso en Darcy veo a Colin Firth, ejem ejem, no puedo evitarlo. Pero mi Darcy era un Darcy sorprendentemente parecido al dibujo del entonces príncipe Leopold.

Todos tenemos nuestras debilidades...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: LEOPOLD I
NotaPublicado: 05 Ene 2014 15:55 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 12821
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
No sé quién es el autor del dibujo, pero la expresividad y profundidad de la mirada están perfectamente reflejadas. No es fácil conseguir ese efecto sin color, un uso muy inteligente de los grises y los toques de blanco para iluminar. Me encanta :love:

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: LEOPOLD I
NotaPublicado: 05 Ene 2014 16:01 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 27 Ago 2013 21:17
Mensajes: 2455
¡Qué guapo era Leopold de joven! Se parecía bastante a su sobrino Albert. El problema que tuvo fue que
envejeció muy mal. (sad) (sad) (sad)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: LEOPOLD I
NotaPublicado: 05 Ene 2014 16:25 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 12821
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
Bueno es que sin dentistas, cirujanos plásticos, avanzados tratamientos de belleza, dietas personalizadas o simplemente comida decente, agua de buena calidad para poder beber dos litros al día, gimnasios en cada esquina, la posibilidad de largarte al campo cuando quieras en vez de respirar asqueroso aire contaminado de carbón, avances médicos que permiten a una mujer pasar por varios embarazos y conservar todos sus dientes, pelo, recuperar figura, etc. lo raro es que por entonces alguien envejeciese bien.

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: LEOPOLD I
NotaPublicado: 05 Ene 2014 16:38 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17270
Esto es...un mapita procedente de la a menudo muy útil Wikipedia:

Imagen

Lo que se visualiza es lo que, en conjunto, se conoce como "ducados sajones" e incluso, en ocasiones, como "ducados ernestinos". Esa denominación global alude a un determinado número, cambiante a lo largo del tiempo, de pequeños territorios ubicados en la zona germana que hoy conocemos como Turingia, los cuales estaban regidos por duques procedentes de la línea ernestina de la dinastía sajona, la casa de Wettin. Para este tema concreto, el mapita elegido no sólo nos muestra los "ducados sajones" o "ducados ernestinos", sino que destacan, coloreados en naranja, dos de ellos: Coburg y Saalfeld.

A mediados de diciembre del año 1790, cuando nació el niño bautizado con los nombres de Leopold Georg Christian Friedrich, el ducado de Saxe-Coburg-Saalfeld tenía por duque al abuelo paterno de la criatura, Ernst Friedrich. De hecho, a Ernst Friedrich de Saxe-Coburg-Saalfeld, que por aquel entonces contaba sesenta y seis años, le quedaba aún por sumar a su existencia otro decenio: fallecería en septiembre de 1800. En realidad, Ernst Friedrich pintaba más bien poco en el gobierno de la corte y del ducado, que, por cierto, estaba tan terriblemente endeudado que el emperador germánico, Leopold II, de la casa de Habsburgo, le había impuesto tener que ajustar su administración a lo que le marcase una comisión designada para controlar los gastos hasta el último céntimo. Aparte de la comisión imperial, Ernst Friedrich estaba completamente sometido a su enérgica esposa, Sophia Antonia, nacida Sophia Antonia de Brunswick-Wolfenbüttel.

Sophia Antonia había tenido, en su matrimonio con Ernst Friedrich, siete hijos, pero cinco se habian malogrado más pronto que tarde. De hecho, en 1790 sólo le quedaban vivos tres hijos: Franz Friedrich, heredero del ducado; Caroline, canonesa en la célebre abadía de Gandersheim, a dónde íban a parar las hijas solteras de la mayoría de las dinastías germanas y Ludwig. Franz, el heredero del ducado, no era ningún joven príncipe a la espera de suceder: había superado la frontera de los cuarenta, y si su primera esposa, una Saxe-Hildburghausen, había muerto a los siete meses de la boda, llevaba ya trece años felizmente unido a su segunda mujer, la condesa Augusta Reuss zu Ebersdorf. Augusta le había dado siete hijos, en orden de mayor a menor: Sophie, Antoinette, Juliane, Ernst, Ferdinand, Viktoria y Marianna. La primogénita, Sophie, contaba doce años, y la benjamina, Marianna, contaba dos frágiles años, cuando Augusta parió a su octavo vástago...el niño a quien se llamó Leopold para "honrar" a su padrino (a distancia), el emperador Leopold II.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: LEOPOLD I
NotaPublicado: 05 Ene 2014 16:39 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17270
Iselen escribió:
Bueno es que sin dentistas, cirujanos plásticos, avanzados tratamientos de belleza, dietas personalizadas o simplemente comida decente, agua de buena calidad para poder beber dos litros al día, gimnasios en cada esquina, la posibilidad de largarte al campo cuando quieras en vez de respirar asqueroso aire contaminado de carbón, avances médicos que permiten a una mujer pasar por varios embarazos y conservar todos sus dientes, pelo, recuperar figura, etc. lo raro es que por entonces alguien envejeciese bien.


Y que lo digas, y que lo digas...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: LEOPOLD I
NotaPublicado: 05 Ene 2014 16:39 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 10 Ago 2009 16:24
Mensajes: 1936
Ubicación: Huelva - España
(like) (like) Dale, Minnie, dale. :thumbup:

_________________
Verdad y razón nunca envejecen.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: LEOPOLD I
NotaPublicado: 05 Ene 2014 17:09 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17270
Estos son retratos -lástima que en blanco y negro...- de la gran señora del ducado, Sophia Antonia.

Imagen

Imagen

En una época muy ulterior, Leopold rendiría un afectuoso homenaje a su abuela paterna. Estaba convencido de que, de haberla llevado el matrimonio a ingresar en una de las dinastías reinantes, con un país de cierto calibre en el que ejercer de soberana, ella hubiese adquirido su propio prestigio por sus capacidades. A fín de cuentas, era una prima hermana de la notabilísima emperatriz María Teresa y, no menos significativo, una hermana de la decidida reina Juliana Marie de Dimamarca. El juego de las alianzas había llevado a Sophia Antonia a un destino más modesto, el de duquesa consorte en el diminuto Saxe-Coburg-Saalfeld. Pero, eso sí: ni una paja se movía de sitio en el ducado sin la expresa aquiescencia de Sophia Antonia, que actuaba en relación con su pequeño ducado con la misma majestuosa determinación con la que hubiera dirigido un imperio. Adicionalmente, y esto también son palabras de su nieto, el marido, el duque Ernst Friedrich, tenía su rol subordinado completamente asumido y prácticamente se cuadraba, no sin cierto temor, ante su resueltísima mujer. Pero, añadía Leopold, él mismo no podría decir ni media palabra contra tan imponente abuela porque...había sido su gran favorito. Para Leopold, Sophia Antonia reservaba todas las carantoñas y los mimos.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: LEOPOLD I
NotaPublicado: 05 Ene 2014 18:16 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17270
En conjunto, Leopold guardaría una grata memoria de su más temprana infancia, al margen de haber sido el indiscutible preferido de la, para el resto, temible abuela paterna. Siempre manifestó aprecio hacia su propio padre, Franz:

Imagen

Franz no había sido agraciado con una buena salud. Con frecuencia cedía a las "indisposiciones", pero, eso sí, llevaba sus achaques con apacible aquiescencia. Según Leopold, el rasgo de carácter más destacado en aquel hombre era su afabilidad. Se trataba de un hombre de trato fácil y ameno, que había recibido una esmerada educación y disfrutaba leyendo obras de tipo científico o tratando de incrementar su colección pictórica.

Franz se había enamorado "a simple vista de cuadro" de la condesa Augusta Reuss zu Ebersdorf. La verdad es que el papá de Augusta, Enrique XXIV de Reuss-Ebersdorf, tenía, aparte del hijo que garantizaba su propia sucesión, tres hijas: nuestra Augusta (la mayor), Luise y Sophie Henriette. Tener que colocar en el mercado matrimonial a tres hijas no era ninguna bagatela y el hombre, que era bastante listo, decidió aprovechar a su favor el hecho de que la primogénita Augusta era una auténtica belleza, de esas cuya fama enseguida traspasa fronteras. Demostrando su agudeza, el conde Reuss-Ebersdorf propició que el gran pintor Tischbein utilizase a Augusta como modelo para su "Artemisia".

Imagen

El cuadro que reflejaba a aquella Augusta de dieciocho años como una criatura de enigmática hermosura "triunfó" entre las grandes familias del Sacro Imperio. Enseguida se multiplicaron los pretendientes para la moza de Reuss zu Ebersdorf. Nuestro Franz de Saxe-Coburg-Saalfeld hubiera dado cualquier cosa, incluso las mayores joyas de su biblioteca o de su galería artística, para postularse, pero no pudo porque, en esa época, ya se había arreglado su boda con la jovencísima Sophia de Saxe-Hildburghausen. Hubiese sido impensable que el ernestino Franz rompiese la palabra dada a la ernestina Sophia por un repentino "coup de foudre" hacia la "Artemisia" de Tischbein. Así que Franz se dispuso a ser un buen marido para Sophie. Sin embargo, el destino tenía otros planes: la muchacha se murió antes de que se hubiesen cumplido siete meses de la boda, a consecuencia de una feroz cepa de gripe. Enseguida, Franz pudo pedir la mano de Augusta, que, en otros retratos, luce estupenda, pero no tanto como lució gracias al pincel del gran Tischbein. Para muestra un botón:

Imagen

En cualquier caso, posteriormente, Leopold describiría a su madre como una mujer de corazón cálido y agudo intelecto, o sea, una mezcla perfecta de sentido y sensibilidad.

El caso era que, en la pequeña corte de Coburg, "nunca pasaba nada", excepto que los controladores de finanzas se estrujaban las meninges para resolver el sobreendeudamiento público y que los emigrados franceses, los nobles que huían de la tremenda Revolución, íban llegando en oleadas a aquel bucólico rincón de Turingia. Pero, fuera de eso, nunca pasaba nada excepto alguna desdicha doméstica. Por ejemplo, en 1792, cuando Leopold tenía dos años de edad, su madre Augusta dió a luz otro niño de naturaleza delicada, bautizado con los nombres de Franz Maximilian; ese mismo año, falleció la pequeña Marianna, de cuatro años. Cuando Augusta estaba apenas sobreponiéndose a la muerte de Marianna, Franz Maximilian también se malogró. En menos de dos años, había enterrado a dos criaturas, pero podía considerarse, a pesar de ello, una madre afortunada, porque tenía siete hijos que parecían claramente destinados a alcanzar la madurez.

Y luego, en 1796, se produjo el gran acontecimiento, el que marcó sin lugar a dudas un punto de inflexión en la historia de los Coburg-Saalfeld...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: LEOPOLD I
NotaPublicado: 05 Ene 2014 18:34 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 27 Ago 2013 21:17
Mensajes: 2455
Iselen - con el tiempo, Leopold adquirió una expresión hosca que lo afeaba mucho. :evil:
Eso no tenía que ver con dentistas, cirugías plásticas, dietas personalizadas, etc. :whistling:


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 155 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 13  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro