Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 44 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: KONINGIN WILHELMINA
NotaPublicado: 26 Sep 2009 11:10 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17241
Vamos...es IMPERDONABLE tener a esta gran señora sin un tema propio. Sobre todo porque a mí me encanta y nunca me canso de ver fotos suyas en la niñez...

Imagen


Wilhelmina Helena Pauline Maria, princesa de los Países Bajos, nació en el Paleis Noordeinde, de La Haya, a las seis de la tarde del día 30 de agosto de 1880. Se convertiría en heredera del trono con cuatro años y en reina titular con diez años. Estuvo al frente de su país durante cincuenta y ocho años. A los sesenta y ocho años consideró cumplida su tarea, razón por la cual abdicó en su hija Juliana. No murió hasta los ochenta y dos años.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: KONINGIN WILHELMINA
NotaPublicado: 26 Sep 2009 11:17 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17241
Observad esta foto histórica:

Imagen

Se tomó en 1895. Wilhelmina, una quinceañera, visita a la entonces casi octogenaria Victoria en el castillo de Windsor. Es el encuentro de dos reinas por derecho propio, no simples consortes. Consciente de la trascendencia del momento, la muchacha holandesa mira a la cámara de frente, con un empaque ciertamente regio; ella no va a desentonar al lado de la augusta señora que lleva décadas gobernando una de las grandes potencias mundiales. Victoria, por su parte, observa con simpatía a Wilhelmina, a la que definirá como "a cute girl" de notable inteligencia.

Apenas seis años después, Inglaterra y Holanda se encontrarán en bandos enfrentados a raíz de las Guerras Bóers, en Sudáfrica. Wilhelmina demostrará, en esa etapa crucial, que no le tiemblan ni la voz ni el pulso al plantarle cara a la Inglaterra de una Victoria que está a punto de dar el relevo a su sempiterno heredero, Bertie.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: KONINGIN WILHELMINA
NotaPublicado: 26 Sep 2009 11:45 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 30 Jun 2009 22:00
Mensajes: 6990
Ubicación: USA (ex-UK)
Minnie escribió:
Victoria, por su parte, observa con simpatía a Wilhelmina, a la que definirá como "a cute girl" de notable inteligencia.


La Reina Victoria realmente usó esta palabra, cute? :shock: Fue un americanismo total hasta los 60s, aunque existía claro en su tiempo.

De la visita historica qué hablás Minnie, solo se qué cúando Wilhelmina y la Reina Victoria se paseaban juntas en un "hansom cab", la pequeña reina holandesa fue observada de tener una postura mejor qué la reina britanica, sentada con la coluna vertebral bien derechita. Tenía ya, todo el porte de una reina imperiosa qué mantuvo toda su vida. Genial tema! (grin)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: KONINGIN WILHELMINA
NotaPublicado: 26 Sep 2009 11:57 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17241
Pero retrocedamos en el tiempo...

Imagen

...para fijarnos en esta pareja. Son Willem III, rey de los Países Bajos, y su segunda esposa, Emma, en orígen princesa de Waldeck-Pyrmont. Cuando se había celebrado su enlace, en Arolsen, en el germánico principado de Waldeck, el día 7 de enero de 1879, Willem era un sexagenario de aspecto deteriorado tras décadas de vida tan desordenada como licenciosa, mientras que Emma era una muchacha fresca, lozana, agradablemente llenita, de veinte años de edad.

Probablemente, en las cortes europeas de la época se produjo un aluvión de chismorreos maliciosos acerca del evento. Willem había enviudado de su primera esposa, la reina Sophie, née Württemberg, a principios de junio de 1877. Nadie ignoraba que se había tratado de un matrimonio absolutamente desastroso, una verdadera debacle conyugal de principio a fín; se habían detestado, sus peleas habían alcanzado altas cotas de virulencia, los rumores aseguraban que él le levantaba la mano a ella y habían acabado separándose pero ni siquiera se habían puesto de acuerdo para tramitar un divorcio. Quienes habían pagado los platos rotos por la pareja Willem/Sophie habían sido sus tres hijos, los príncipes Willem (apodado Wiwill para diferenciarle del padre), Maurits y Alexander. Se puede decir que Wiwill, Maurits y Alexander tuvieron infancias miserables, en las que aprendieron a adorar a su maltratada madre pero también a sentir una mezcla de temor y odio hacia su padre. Maurits había muerto prematuramente, con apenas siete años, a causa de una meningitis. Pero Wiwill y Alexander crecieron en una atmósfera cargada de tensión y animosidad. Las relaciones con Willem III nunca se normalizaron, ni siquiera se tomaban la molestia de guardar las apariencias.

Nada más enterrar a su detestada esposa Sophie en el verano de 1877, Willem había decidido casarse morganáticamente con su amante favorita en los años precedentes, la cantante francesa Eleonore d´Ambre. Sus intenciones quedaron al descubierto cuando elevó a Eleonore d´Ambre al rango de condesa d´Ambroise sin haber consultado previamente al gobierno holandés. Por supuesto, se produjo una "revuelta palaciega". Tuvo que ser de suficiente entidad para que Willem, que cuando se obcecaba en una idea no retrocedía ni para coger impulso, abandonase sus planes de boda con la flamante condesa d´Ambroise. Sin embargo, se le animó a que se agenciase una princesa en edad fértil para hacer de ella su reina.

A fín de cuentas, la línea sucesoria era bastante endeble. Su hijo mayor, Wiwill príncipe de Orange, no se había casado nunca después de que se frustrasen sus planes de convertir en su esposa a una muchacha de la aristocracia por la cual bebía los vientos, Mathilde van Limburg-Stirum; a la sazón, Wiwill residía en la rue de Auber de París con una amante, Henriette Hauser, junto a la cual llevaba una vida frenética que acabaría matándole más pronto que tarde. El hermano de Wiwill, Alexander, siempre había sido enfermizo, tímido en extremo y dependiente en el plano emocional de la madre; desde la muerte de ésta, vivía coleccionando recuerdos de la difunta, a la que tributaba una veneración exagerada. No estaba casado tampoco: sus intentos de conseguir la mano de alguna princesa apropiada habían fracasado. Por tanto, Willem III tenía DOS hijos varones, pero ninguno de ellos era robusto y vigoroso; ninguno de ellos estaba casado y ninguno de ellos tenía planes de casarse para garantizar la continuidad dinástica a corto o medio plazo.

Willem III, no obstante, se encontró con que su pésima reputación suponía un obstáculo en sus planes. La primera candidata, la princesa Thyra de Dinamarca, sintió que se le ponían los pelos como escarpias al notificársele el interés mostrado hacia su persona por el soberano holandés. Afortunadamente para Thyra, sus padres, el buen rey Christian IX y la sagaz reina Luise Wilhelmine, no eran de los que obligan a una hija a sacrificarse en manos de un viejo sátiro a cambio de una corona. Los daneses no rechazaron de plano las pretensiones de Willem, pero dieron largas de manera que se pudiese sobreentender su reticencia a avanzar en aquella dirección. Willem III dirigió su atención rápidamente al principado de Waldeck. Estaba dispuesto a casarse con la mayor de las hijas de los príncipes Georg Viktor y Helena de Waldeck, Pauline. No obstante, Pauline se negó porque había entregado su corazón a un príncipe de escasa relevancia, Alexis zu Bentheim und Steinfurt.

Por suerte, la princesa Emma de Waldeck-Pyrmont, hermana de Pauline, reaccionó a la situación diciéndole a sus padres, con una sonrisa en los labios: "No podemos permitir que ese pobre hombre vuelva sobre sus pasos con las manos vacías". Sin duda, Georg Viktor y Helena exhalaron un suspiro de profundo alivio ante aquella declaración de Emma en el sentido de que estaba dispuesta a otorgar su mano a Willem III. El compromiso se anunció rápidamente, aunque no existía riesgo alguno de que Emma cambiase de opinión. Se trataba de una jovencita de carácter recio y templado, con una plena conciencia de sus deberes hacia el linaje del cual provenía, decidida a contribuír a la progresión de su familia a través de un matrimonio muy ventajoso. Dado que no estaba enamorada de nadie ni albergaba sueños románticos que hubiesen chocado de frente con su naturaleza absolutamente práctica, estaba dispuesta a convertirse en una devota esposa para el monarca que bien hubiera podido ser su abuelo. Confiaba en sí misma: ella, con su paciencia y tacto, amansaría a la fiera que había sido Willem III. Le tendría comiendo en la palma de su mano, de hecho.

Al cabo de unos meses de apacible matrimonio (tan apacible que todos se quedaban literalmente patidifusos ante la transformación de aquel Willem que había hecho absolutamente desgraciada a la fallecida Sophie), Emma se embarazó. En agosto de 1880, dió a luz a una niña. Para entonces, la posición de Emma era tan fuerte que al primer nombre de pila, Wilhelmina, evidente deferencia a la tradición de los Orange, se añadieron los nombres de tres de las queridas hermanas de la reina: Helena Pauline María.

Imagen
La recien nacida.

De hecho, a la niña se la conocería, en familia, por su tercer nombre de pila, Pauline. Más en concreto, por el diminutivo de Pauline: Paulientje. Sólo con el transcurso del tiempo, progresivamente, empezaron a denominarla Wimpe, una abreviatura de Wilhelmina.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: KONINGIN WILHELMINA
NotaPublicado: 26 Sep 2009 11:58 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17241
La reina Emma, orgullosa con su bebé Paulintje/Wimpe:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: KONINGIN WILHELMINA
NotaPublicado: 26 Sep 2009 11:59 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17241
Otra enternecedora imagen de Emma con la niña, aunque esta vez se trata de un cuadro:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: KONINGIN WILHELMINA
NotaPublicado: 26 Sep 2009 12:00 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17241
Fotografía:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: KONINGIN WILHELMINA
NotaPublicado: 26 Sep 2009 12:01 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17241
La niña:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: KONINGIN WILHELMINA
NotaPublicado: 26 Sep 2009 12:01 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17241
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: KONINGIN WILHELMINA
NotaPublicado: 26 Sep 2009 12:02 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17241
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: KONINGIN WILHELMINA
NotaPublicado: 26 Sep 2009 15:39 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17241
Esa ricura de niña no llegó a conocer a sus medio hermanos por parte de padre, Wiwill y Alexander. En lo que se refiere a Wiwill, ya hemos comentado que residía en París con su amante Henriette Hauser; llevaba una existencia bastante atolondrada y disipada, apostando fuertes sumas de dinero en un casi perpetuo estado de embriaguez. Su organismo se hallaba tan menoscabado a cuenta de los excesos que en cuanto contrajo un tifus se supo que no sobreviviría a la enfermedad. Murió en la capital francesa y sus pobres despojos se repatriaron a Delft, para que se le diese honrosa sepultura en la Niewe Kirke.

Sucedió en junio de 1879. Por las fechas en las que Wiwill agonizaba en su piso de la rue de Auber parisina, su padre, Willem III, se encontraba disfrutando de las primeras vacaciones con Emma, a la que había desposado medio año atrás. Willem no ocultó que lo único que le afectaba en lo que se refería al fallecimiento de su hijo Wiwill era que ese hecho les había obligado a él y a su joven mujer a finiquitar las vacaciones antes de lo previsto. La frialdad de Willem acabó de ofender al hijo que le quedaba, Alexander. Muy a su pesar, Alexander se veía ahora en el papel de futuro monarca. Sin embargo, eso no hizo que se mostrase dispuesto a avenirse con Willem III ni a conocer a su madrastra, Emma. No había querido encontrarse con Emma porque, a sus ojos, la muchacha de Waldeck-Pyrmont estaba suplantando el lugar que había ocupado su fallecida madre Sophie. Alexander se mantuvo en sus trece incluso después de la desaparición de Wiwill.

Tampoco se suavizó a raíz del nacimiento de la bebé a la que denominaban Paulientje. Alexander contaba veintiocho años en la época en que su madrastra Emma dió a luz a Paulientje; la noticia se le comunicó mientras realizaba un solitario y melancólico viaje a través de Francia en dirección a Suiza. Se puede decir que le dejó más bien un regusto amargo: seguía en luto por su madre Sophie y su hermano Wiwill, así que le llenaba de hiel pensar en su antaño disoluto padre convertido en un devoto esposo para Emma y en un padre embelesado para Paulientje. Cuando Alexander falleció a consecuencia de una fiebre tifoidea en el verano de 1884, Willem III se encontraba con Emma y Paulientje en el renombrado spa de Karlsbad. Aunque decretó cuatro semanas de luto riguroso en la corte holandesa, se trató de un gesto cara a la galería: no adelantó ni un minuto el regreso al país con la reina y la princesa, que permanecía absolutamente ajena a sus circunstancias familiares.

La muerte de Alexander abría el debate acerca de la sucesión. Willem no tenía más hijos varones: sólo podía ofrecer a su pequeña Paulientje. Si se remontaban hacia el padre y predecesor, Willem II, resultaba que éste había tenido, además de a Willem, otros tres hijos varones: Alexander, Hendrik y Ernest Casimir. Pero de esos tres príncipes, Alexander y Ernest Casimir se habían malogrado en la juventud. Sólo el príncipe Hendrik había vivido hasta 1879. Se había casado dos veces: la primera, con Amalia de Sachsen-Weimar-Eisenach y la segunda, con Marie Hohenzollern de Prusia. Pero ninguna de las esposas de Hendrik le había proporcionado hijos. Así que, en realidad, Willem III sólo tenía una hermana, la princesa Sophie, que era la esposa del duque soberano de Sachsen-Weimar-Eisenach.

Los holandeses se mostraron pragmáticos: una asamblea parlamentaria introdujo las modificaciones legislativas oportunas para que la hija del rey Willem III se transformase en la nueva heredera de la corona. Teóricamente, la línea sucesoria quedaba establecida de manera que la primera posición la ocupaba esa pequeña de cuatro añitos, en tanto que la segunda posición recaía en la tía paterna de la niña. A partir de entonces, Paulientje empezó a ser llamada Wimpe, diminutivo de Wilhelmina. Era mejor que se acostumbrase, porque cuando le tocase reinar, lo haría con el nombre de Wilhelmina, que era, de sus nombres de pila, el que más se prestaba para una soberana de los Países Bajos.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: KONINGIN WILHELMINA
NotaPublicado: 26 Sep 2009 15:39 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17241
Wimpe:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 44 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro