Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 18 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2
Autor Mensaje
 Asunto: Re: KAISERIN CAROLINE AUGUSTA
NotaPublicado: 19 May 2012 21:18 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 16:10
Mensajes: 7858
Ubicación: MURCIA - ALICANTE
[imghttp://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/d/dd/Caroline_Augusta_of_Bavaria.jpg][/img]


Carolina Augusta, tirolportraits


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: KAISERIN CAROLINE AUGUSTA
NotaPublicado: 19 May 2012 21:20 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 16:10
Mensajes: 7858
Ubicación: MURCIA - ALICANTE
Carolina Augusta, tirolportraits[/quote]




no puedo eliminar :-/ :-/ :ooops:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re:
NotaPublicado: 01 Ene 2015 12:50 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17364
Minnie escribió:
En esos años que median entre 1797 -cuando se produjo la boda de Maximilian Joseph con Karoline- y 1810 -año del nacimiento de la benjamina de la pareja e indiscutible favorita del padre, Ni- ocurrieron muuuchas cosas.

Europa estaba inmersa en una época febril como pocas, con grandes agitaciones, con fuertes convulsiones. La revolución francesa había traído consigo una república en la que la época del Terror sirvió de caldo de cultivo para que, pronto, se hiciese evidente que un líder carismático, un genio de la estrategia militar capaz de hacerse buena propaganda, se erigiese a lo más alto. Llegó un militar corso, Napoleón Bonaparte. Primero, a través de un golpe de mano, se convirtió en el miembro predominante de un triunvirato de cónsules. Después, se transformó en primer cónsul. Más tarde, se le proclamaría cónsul vitalicio. Poco a poco, se labró el camino que le convertiría nada menos que en Emperador de los franceses. A esas alturas, al convertirse en Emperador de los franceses, ya era el amo de media Europa: la potente oleada expansionista que él mismo había dirigido al frente de ejércitos que parecían invencibles le habían hecho alterar por completo el mapa continental.

Maximilian Joseph era muy profrancés...y un ilustrado convencido. La revolución, en sí misma, no había sido de su agrado. Pero el vuelco que había experimentado la situación a partir de la instauración del consulado le devolvía la ilusión de golpe. Estaba fascinado por Napoleón Bonaparte, que surgía como una fuerza arrolladora. Maximilian, que tras suceder a su hermano en el rango de duque de Zweibrücken no había tardado en transformarse en Elector Palatino y Elector de Baviera tras el deceso del último de los Sulzbach, Karl Theodor, pensaba que merecía la pena convertirse en parte de la estela de un cometa como Napoleón Bonaparte. La alianza le reportaría, por ende, grandes ventajas.

Karoline no lo veía de la misma manera. Ella era una ferviente "royaliste". Las viejas dinastías estaban ahí por obra y gracia divina. Napoleón, con sus veleidades imperiales, no pasaba de ser, a sus ojos, un corso de orígenes quizá respetables según los estándares de aquella isla mediterránea pero no particularmente destacables en el contexto europeo. Se trataba de un advenedizo, dicho en plata, el tipo que se hacía con una corona que una revolución violenta había arrojado a un arroyo caudaloso de fango y sangre entremezclados. A Karoline no le agradaba Napoleón. Pero comprendía que su esposo, Maximilian Joseph, y el astuto consejero de éste, Max conde Montgelas, tenían buenas razones para preferir alinearse con Napoleón.


Me quoto a mí misma para retomar desde ese punto, jajajajaja. Que cualquiera se acuerda de dónde se ha quedado una historia tannnnnto tiempo atrás.

Resumiendo mucho, Maximilian Joseph, Elector de Baviera, estuvo fino al decidir, con el concurso del conde Montgelas, arrimarse al sol que más calentaba en aquel momento. Los bávaros habían empezado el siglo diecinueve oponiéndose a la expansión francesa en alianza con los austríacos algo muy en consonancia con la propia perspectiva de nuestra Karoline, pero después de la batalla de Hohenlinden, que supuso una clamorosa derrota para ellos a pocos kilómetros al este de la propia Munich, Max decidió cambiar completamente sus derroteros. La alianza con Napoleón reportaba la ventaja inmediata de permitirle a Baviera reafirmarse frente a la todopoderosa vecina Austria. Cuando veinticinco mil soldados bávaros fueron enviados a luchar conjuntamente con los franceses en Austerlitz, se sabía que aquello reportaría beneficios elevados. Efectivamente, Napoleón decidió arrebatarle a Austria nada menos que el Tirol y Voralberg, para entregarlos a Baviera. El Tatado de Presburgo, firmado el 26 de diciembre de 1805, acrecentó de nuevo los territorios de Baviera, asignándole la Franconia y parte de Suabia. Pero lo mejor estaba por llegar: en recompensa por su "excelente comportamiento", el Elector Maximilian Joseph se convirtió en Su Majestad el Rey Maximilian I Joseph de Baviera a partir del 1 de enero de 1806.

Situémenos pues en 1806. Karoline es la flamante reina de Baviera...por obra y gracia de su detestado Napoleón. Había que congraciarse con la realidad, a fín de cuentas; eso era lo que le repetía Max mientras le explicaba que Napoleón había expresado su deseo de que una de las hijas del primer matrimonio de él se casase con su hijastro Eugène de Beauharnais, nacido de la emperatriz Josephine en los tiempos en que ésta había sido simplemente la esposa criolla del vizconde Alexandre de Beauharnais. Karoline, como sabemos, manteníauna relación distante y nada fácil con el mayor de sus hijastros, el kronprinz Ludwig; tenía una relación cordial pero no cercana con la mayor de sus hijastras, Augusta Amalia; y quería entrañablemente a los dos hijastros de menor edad, Charlotte Augusta y Karl Theodor, que la retribuían con un amor verdaderamente filial, no menor que el que le brindaban sus propios hijos biológicos. A aquellas alturas -recordad...- Karoline había sido madre de dos varoncitos muertos y de cuatro niñas que crecían maravillosamente: Elisa, Amalie y las gemelas Sophie y Marie Anne, Marianne.

De todos modos, aunque la vinculación afectiva de Karoline con su hijastra Augusta Amalia no era ni de lejos la misma que tenía con Charlotte Augusta, a la reina de Baviera le costó seguramente más de un dolor de cabeza y estómago aceptar que Napoleón, con Josephine, acudiría a Munich para ver casar a la hija mayor del nuevo rey de Baviera con el hijo Beauharnais de la emperatriz. A fín de hacer a Eugène mejor partido, Napoleón le adoptó formalmente, haciendo de él un príncipe aunque excluyéndole de la sucesión de su imperio, el 12 de enero, exactamente dos días antes de la boda muniquesa de Eugène y Augusta Amalia...

Una imagen de la encantadora Augusta Amalia...

Imagen


Y varias consecutivas de Eugène de Beauharnais:

Imagen

Imagen

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: KAISERIN CAROLINE AUGUSTA
NotaPublicado: 01 Ene 2015 12:52 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17364
Boda de Eugène y Augusta:

Imagen


Aparte de la joven pareja, se distingue claramente en el estrado de honor las parejas conformadas por Napoleón y Josephine y por Max y Karoline.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: KAISERIN CAROLINE AUGUSTA
NotaPublicado: 01 Ene 2015 13:57 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17364
Nuestra protagonista, Charlotte Augusta, que años después se haría llamar Caroline Augusta para homenajear a su madrastra, estaba a un mes de cumplir los catorce años cuando su hermana Augusta se casó con Eugène de Beauharnais. Ignoramos qué pensamientos cruzaron por la cabecita de Charlotte Augusta, qué sensaciones le produjo aquel enlace entre su hermana mayor y el hijastro de Napoleón. Pero es posible que la muchacha encontrase increíblemente romántico aquel evento, por mucho que su querida madrastra hubiese refunfuñado lo suyo ante la perspectiva de tener que entregar a una princesa de magnífico linaje a un hijo de un vizconde Beauharnais prohijado por un emperador hecho a sí mismo, un advenedizo corso. A fín de cuentas, Eugène era muy pero que muy buen mozo y nada más llegar a Munich, en su primera entrevista con la bonita Augusta, había hecho gala de verdadera delicadeza, explicándole que se daba perfecta cuenta de que a ella la estaban empujando quisiera que no a aquel matrimonio dinástico y que él, por su parte, no deseaba en modo alguno ser un motivo de infelicidad, de modo que, si ella juzgaba imposible que viviesen en armonía, estaba dispuesto a echarse sobre sus hombros la culpa de romper un compromiso auspiciado por su apabullante padrastro Napoleón. El sentido del honor y de la decencia de Eugène dejó muy impresionada a Augusta, y enseguida fue la comidilla en el palacio real de Munich. Es bastante fácil colegir que a Charlotte Augusta debió resultarle una especie de cuento de hadas. Augusta resplandecía mientras intercambiaba sus votos con el gallardo Eugène y a los dos les aguardaba un excelente futuro en Italia, a dónde Napoleón enviaba a su querido hijastro con el rango de Virrey.

La propia Charlotte Augusta era, por lo visto, una criatura sencilla y de maneras afables, pero de mente despierta y con una fuerte predisposición al estudio. En gran medida se parecía a su padre, Max, que sentía adoración por ella, aunque lo cierto es que aquel hombre bebía los vientos por cada una de sus numerosas hijas. La única sombra respecto a Charlotte Augusta es que, aunque podía ofrecer el mismo pedigree que Augusta Amalia, no era tan agraciada físicamente como la hermana. Un virulento acceso de viruela sufrido con dos años de edad había dejado bastantes marcas en su rostro. Los retratistas podían reflejarla tal y como hubiera sido sin las marcas en el rostro, pero cuando se la veía de cerca, resultaba evidente el estropicio de la enfermedad. Charlotte parece haber sido dolorosamente consciente de ese hándicap.

Pero, por supuesto, para una princesa de una casa bien establecida siempre, o casi siempre, surgían opciones matrimoniales ventajosas. El gran temor de Karoline radicaba en que su querida Charlotte fuese utilizada para concertar otro de aquellos matrimonios a gusto y conveniencia de Napoleón Bonaparte. Ese temor de Karoline se incrementó a principios de 1808, cuando precisamente Napoleón Bonaparte requirió a Maximilian I Joseph para que el rey de Baviera aceptase de buen grado la boda de una sobrina suya, la duquesa María Elisabeth, con uno de los mariscales del Imperio, Louis Alexandre Berthier. Berthier, para ser claros, poseía un orígen que estaba muy por debajo del de María Elisabeth. Su padre había sido un oficial del ejército de Louis XVI, dentro del cuerpo de ingenieros topográficos al servicio del Rey de Francia. El propio Louis Alexandre, al igual que sus hermanos, había seguido la carrera de las armas por replicar la trayectoria del padre. Pero Louis Alexandre había destacado rápidamente y Napoleón, que le tenía en una enorme estima, había querido convertirle por entonces en duque de Valangin y príncipe de Neuchâtel. Ante una mujer de la dinastía real badenesa como nuestra Karoline, el repertorio de títulos asignados por Napoleón a Berthier carecían de "sustancia", claro.

María Elisabeth había crecido consciente de su posición. Su padre, Wilhelm, era un hijo del conde palatino de Gelnhausen y sobre todo su madre, Maria Anna de Zweibrücken-Birkenfeld, era una hermana tanto del rey Max de Baviera como de la reina Amalia de Sajonia. Que Napoleón juzgase oportuno unirla al recientísimo duque de Valangin y príncipe de Neuchâtel, que llevaba años de feliz concubinato con la italiana Giuseppina Visconti, le provocó escalofríos a la reina Karoline de Baviera...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: KAISERIN CAROLINE AUGUSTA
NotaPublicado: 01 Ene 2015 15:02 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 03 Sep 2011 09:47
Mensajes: 9796
Me parece perfecto,Minnie,que te quotees si sirve para continuar con este relato,tan interesante como todos los tuyos. >:D<

_________________
La risa es un antidepresivo sin efectos secundarios


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 18 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro