Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 71 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: KAISER (WILHELM II)
NotaPublicado: 02 Mar 2014 16:33 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
Imagen


En este tema, toda la colaboración que queráis prestar será poca, jejeje, porque admito que el personaje en cuestión nunca ha figurado en mi lista de favoritos y, por tanto, jamás he repasado su vida a fondo. Para mí ha sido más bien un "secundario de lujo" cuando he buscado información acerca de su abuela materna o de su propia madre. Nunca ha estado, y nunca pensé que estaría, en el centro de la trama. Pero Sabba quería un tema para él, ya mismo, cuando se está poniendo de moda el tema Gran Guerra. Y si Sabba lo quiere...no hay más que hablar, jejeje. Aquí tenemos al tercer kaiser de la Alemania unificada, aunque, cosa curiosa, en cuanto pronunciamos la palabra Kaiser, todos, de forma automática, le "visualizamos" a él en nuestras mentes, no a ninguno de sus dos predecesores.

En la primera parte del tema, indicaros que en gran parte he recurrido al copy/paste del tema dedicado a Vicky, aunque, ciertamente, dándole otro enfoque y añadiendo más información. Sentíos libres de corregirme y de enmendarme la plana cuántas veces queráis. No sólo no me molestará, sino que consideraré vuestra atención a los detalles un privilegio.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: KAISER (WILHELM II)
NotaPublicado: 02 Mar 2014 17:42 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
Imágenes de Vicky con Wilhelm

Imagen
Marzo de 1859


Imagen
Noviembre de 1859


En Berlín y en Postdam solían referirse a ella, en tono claramente desdeñoso o abiertamente corrosivo, denominándola "die Engländerin" -la inglesa-. No dejaba de resultar tremendamente irónico, porque la princesa Victoria Adelaide Mary Louisa, apodada en su temprana infancia Pussy y después conocida por el diminutivo de Vicky, poseía una base genética claramente teutónica. Aunque hubiese nacido en Bucks, Buckingham Palace, en pleno corazón de Londres. Aunque hubiese vivido en Gran Bretaña sus primeros diecisiete años. El caso es que, si uno se tomaba la molestia de repasar sus ancestros, saltaba a la luz su ascendencia germana. El padre, en orígen, había sido el príncipe Franz Albrecht August Karl Emanuel von Sachsen-Coburg und Gotha, miembro de una rama de la casa de Wettin que gobernaba un Doppelherzogtum -un doble ducado- sajón. Luego, claro, en el Reino Unido le conocerían por una versión diferente de su segundo nombre de pila: Albert. Pero había sido un "buen alemán de Coburgo" y en el fondo se pasaría la vida entera actuando como un "buen alemán de Coburgo". Su esposa, Victoria, la reina titular, era a la vez su prima carnal por mor de la madre, Viktoria von Sachsen-Coburg. El padre de Victoria había sido un príncipe inglés...del linaje hannoveriano. Los abuelos paternos de Victoria habían sido el rey loco George III, cuya madre había empezado la carrera de la vida siendo una princesa Augusta von Sachsen-Gotha, y la prolífica a la par que sensatísima Charlotte de Mecklemburg-Strelitz. Con esos antecedentes inmediatos, resultaba natural que el alemán fuese el idioma doméstico de la reina Victoria y su consorte Albert, pero también que la hija primogénita de ambos, Vicky, considerase tan normal expresarse en alemán como expresarse en inglés.

Pero en Berlín y en Postdam la motejaban, con sorna, "die Engländerin". Y Vicky, ciertamente, tenía a gala el ser inglesa, porque no olvidaba ni por un instante que su madre era la reina de Inglaterra. El joven y muy atractivo príncipe prusiano Fritz, que la había cortejado con auténtico fervor romántico, se había dado perfecta cuenta de ello al inicio de su noviazgo. No en vano, Fritz había "contratado" un tutor británico, Mr. Perry, quien tres tardes a la semana se reunía con un alumno decidido a que su inglés fuese mejor que excelente y a asimilar también amplias nociones de los usos y costumbres ingleses. Fritz admiraba sinceramente la evolución social y política de Inglaterra. El liberalismo inglés le atraía poderosamente, al igual que, en una etapa inicial, atraía a sus propios padres, el príncipe Wilhelm, heredero del trono de Prusia, y la princesa Augusta, nacida princesa de Sachsen-Weimar. Augusta se había criado en una corte tan vivificante en el plano cultural, que cuando la conoció la reina Victoria de Inglaterra allá por el año 1846, ésta se había compadecido profundamente de que aquella mujer tuviese que hacer vida en la corte de los Hohenzollern. Augusta, en opinión de Victoria, era demasiado esclarecida y liberal como para poder sentirse medianamente satisfecha en la atmósfera profundamente rancia que tanto complacía a los prusianos.

En cualquier caso...a principios del año 1858, el suegro de Vicky, Wilhelm, se había convertido en el regente de Prusia. El hermano mayor de Wilhelm, el rey Friedrich Wilhelm IV, se encontraba absolutamente incapacitado, física y mentalmente, después de haber sufrido una fulminante apoplejía en 1857. Permanecía aislado del mundo, cuidado con absoluta devoción por su esposa bávara, Elisabeth Ludovika, Elisa para la familia, de quien no había tenido ningún hijo que pudiese sucederle. Wilhelm, el heredero, al "ascender" a la categoría de regente, llegó al puesto cargado de buenas intenciones de corte claramente liberal. No en vano, con el aliento de su esposa Augusta, una de sus primeras decisiones sería designar como presidente del consejo de ministros a un pariente, el príncipe Karl Anton von Hohenzollern-Sigmaringen, abiertamente liberal. Pero esos movimientos de Wilhelm y Augusta hicieron que los Junkers prusianos, notablemente conservadores cuando no absolutamente reaccionarios, cerrasen filas en torno a uno de ellos que podía presumir de tener una voluntad de hierro: Otto von Bismarck. Se estaba abonando el terreno para una cancillería prusiana gobernada por un Bismarck decidico a que ni un leve atisbo de liberalismo "a la inglesa" flotase en el aire de Berlín.

Los que miraban con obvia antipatía ese inicial liberalismo de Wilhelm y Augusta, lógicamente con ceño más fruncido observaban al hijo de estos, Fritz, aquel príncipe tan apuesto y de carácter tan afable que parecía fascinado por su esposa extranjera, "die Engländerin".

Las cosas no eran nada fáciles para Vicky en Berlín. No obstante, se trataba de una muchacha de poderoso instinto maternal, que se mostró exultante de felicidad cuando se le confirmó que esperaba un hijo de su -muy feliz- matrimonio con Fritz. Allá en Inglaterra, la madre de Vicky, la reina Victoria, se horrorizó al enterarse de que la chica tendría que conocer "tan rápido después de la boda..." el lado oscuro, por no decir abiertamente siniestro, del matrimonio: el embarazo con su consiguiente parto. Victoria siempre había aborrecido aquella parte de la vida de casada. Pero Vicky era diferente: estaba eufórica porque íba a traer al mundo un retoño, aunque fuese un retoño destinado a mayor gloria de la casa de Hohenzollern. Sabía que el deseo general era que pariese un varón, no una fémina. Un varón sería recibido con ciento una salvas de cañón y numerosos festejos nocturnos en Berlín. Una fémina sería recibida con treinta salvas de cañón...y una discretísima complacencia. En el fondo, eso debía chocarle bastante a Vicky. A fín de cuentas, su madre era una reina por sí misma, por derecho propio.

A medida que avanzaba la gestación de Vicky, en Victoria se incrementaba la preocupación acerca de la asistencia que recibiría su hija durante "el trance del alumbramiento". Por decirlo en pocas palabras, Victoria no se fiaba ni pizca de los médicos y comadronas prusianos, a quienes consideraba demasiado constreñidos en su actividad por los viejos procedimientos y con escasa predisposición a tomar iniciativas novedosas incluso si las cosas venían mal dadas. La soberana, en el uso de su poderosa voluntad, determinó enviar a Postdam su médico personal, el doctor Clarke; el médico partero doctor Martin y la comadrona Mrs. Innocent. Vicky, informada de esas decisiones de Victoria, sintió una profunda aprensión. Era lo bastante sensitiva como para darse cuenta de que en la corte prusiana se agrandaría la brecha en torno a su persona, porque nadie vería con benevolencia ese gesto de la reina Victoria. Se lo tomarían a la tremenda: a sus ojos, sería una nueva muestra de que aquellas inglesas bajitas (a la reina Victoria le ofendía terriblemente que los prusianos criticasen la escasa estatura de Vicky, dado que su hija era más alta que ella..."¡y yo no soy una enana!") les juzgaban primitivos o cuando menos atrasados en el aspecto médico, incapaces de resolver un parto sin que se les echase a perder la madre, la criatura o ambos.

El parto, en sí mismo, fue tremendo. Para Vicky, los prodromos del alumbramiento en sí se iniciaron muy pronto, a primeras horas del día 26 de enero de 1859. Justamente el día anterior, el 25 de enero de 1859, se había cumplido un año de la boda de Fritz y Vicky, celebrada en la capilla real del palacio de Saint James. A lo largo del día 26 los dolores fueron arreciando, de modo que la noche del 26 al 27 representó una tortura para Vicky. Sin embargo, al estrenarse el 27, la criatura aún no había nacido y la parturienta se debilitaba peligrosamente a cada minuto que pasaba. Los facultativos prusianos que habían "copado el espacio" en torno a Vicky, sin permitir el acceso de los colegas llegados de Inglaterra por designio de la reina Victoria, aceptaron, finalmente, que entrase en escena el doctor Martin. Martin se encontró en una dificilísima tesitura. El alumbramiento se había estancado, no progresaba; la madre estaba al límite de sus fuerzas y no se sabía cómo se hallaría el retoño Hohenzollern; la mejor alternativa, o quizá la alternativa menos mala, le pareció el uso de fórceps. Pero los fórceps, que cumplieron su cometido de extraer a un varón prácticamente exánime al que costó una hora reanimar, dejaron secuelas endelebles en aquel cuerpecito. El niño había llegado al mundo con un brazo inerte, completamente atrofiado por el daño sufrido en un conjunto de nervios; para siempre, ese bracito izquierdo estropeado sería unos quince centímetros más corto que el brazo derecho. Padecía lo que, en términos médicos, recibe el nombre de parálisis de Erb–Duchenne. La propia Vicky quedó para el arrastre después de semejante ordalía. Pasaron varios días antes de que el doctor Martin acreditase que la princesa estaba fuera de peligro.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: KAISER (WILHELM II)
NotaPublicado: 02 Mar 2014 18:50 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
A Friedrich, conde von Perponcher-Sedlnitzky, le correspondió la tarea de comunicar al príncipe regente Wilhelm el nacimiento de su nieto. No se trataba del primer nieto para Wilhelm, a decir verdad. El regente y su esposa Augusta habían tenido, además de a Fritz, una hija bautizada con el nombre de Luise que se había casado en el Neues Palais de Postdam el 20 de septiembre de 1856 con el gran duque Friedrich I de Baden. Luise siempre había sido la niña de los ojos de Wilhelm, aunque podría considerarse tibia la vinculación de la muchacha con Augusta. Y para Wilhelm había sido motivo de regocijo que su Luise se embarazase con presteza, convirtiéndole en abuelo de un robusto principito de Baden bautizado con el nombre de Friedrich en julio de 1857, o sea, seis meses antes de que Vicky pusiese en el mundo a su niño Hohenzollern.

Wilhelm, no obstante, era plenamente consciente de la significación dinástica del nuevo miembro de la familia, así que se dirigió rápidamente al Kronprinsliche Palais. A las cuatro de la tarde, las preceptivas 101 salvas de cañón anunciaban a los berlineses que tenían un príncipe. Por mucho que la madre fuese "die Engländerin", se trataba de un futuro rey de Prusia, así que correspondía celebrar el natalicio por todo lo alto. Seguramente, alguno cayó en la cuenta de que si el niño hubiese nacido tres días atrás, el 24 de enero en vez del 27 de enero, hubiese compartido día de cumpleaños con el más afamado de los monarcas de la casa Hohenzollern de Prusia: Friedrich II, o lo que es lo mismo, Federico II El Grande.

Mientras una rotunda westfaliana, de nombre Frau Hagedorn, se encargaba de vestir pomposamente al rorro, se telegrafió a Inglaterra la noticia. El telegrama dirigido a la reina Victoria, a la sazón establecida en el castillo de Windsor, era escueto: "Es un varón. ¡Dios preserve a madre e hijo". Victoria no debió quedar muy satisfecha con ese breve "Es un varón", porque se dice que mandó enviar un telegrama de retorno preguntando: "Is it a fine boy?". Pero a mí me da que esa historia hay que cogerla con cierta prevención. Circula en muchos libros otra versión, según la cual fue uno de los hombres más destacados de la corte de Prusia, el mariscal de campo von Wrangel, quien tuvo la osadía de buscar a la westfaliana Frau Hagedorn para preguntarle si, en opinión de ella que había aseado y vestido al bebé, se trataba de "ein hübscher Junge". Ofendidísima, Frau Hagedorn se permitió retrucar que se trataba de "ein Prinz", un príncipe. Von Wrangel intentó salir airoso, y a la vez obtener más información, indicándole a la señora que él pensaba que un príncipe podía ser, a la vez, un guapo chiquillo.

En un principio, Victoria, reina de Inglaterra, no recibió ninguna información acerca de la "tara" de su nieto. De hecho, Vicky tardó en querer aceptar el veredicto de los facultativos sobre una atrofia permanente en el brazo izquierdo de su primer bebé, y, consecuentemente con esa postura de negación de la realidad, la profusa correspondencia entre Victoria y Vicky no contiene referencias tempranas a ese hecho. En la corte prusiana, sin embargo, pronto se comentó aquel detalle. La cruda realidad era que, si ese niño hubiese nacido en el seno de cualquier otra familia prusiana, la condición de su brazo izquierdo le invalidaría automáticamente para realizar el servicio militar. Y eso, en una corte tan jactanciosamente marcial como la de los Hohenzollern, tenía su importancia, desde luego. Había dos percepciones distintas del hecho. Vicky siempre culpó a los médicos alemanes de no haberla atendido correctamente en su alumbramiento y de haber retardado tanto la acción del médico inglés, que este, prácticamente, había carecido de margen de maniobra, viéndose fatalmente abocado a usar los fórceps in extremis. Por su parte, los prusianos juzgaban que sus médicos habían sido los que habían actuado de forma adecuada y que la intromisión de Martin, blandiendo el dichoso fórceps, había causado una minusvalía significativa a un heredero de los Hohenzollern.

En esa etapa temprana, a Victoria lo que le rondaba por la cabeza era el bautizo de su nieto. Se había decidido llamarle Friedrich Wilhelm Viktor Albert, así que la soberana estaba bastante complacida porque llevaba una combinación de la versión masculina de su nombre de pila con el nombre de su amado marido. Sin embargo, ella hubiese deseado que no se diesen tanta prisa en cristianizar al niño. Se fijó rápidamente la fecha, siguiendo ahí la tradición "inamovible" de la corte de Prusia, para disgusto de la reina de Inglaterra. La dama hubo de conformarse con enviar, en representación suya, a lord Raglan y al capitán de Ros. Entre los ciudadanos británicos presentes, figuraba también lady Bloomfield, que se apresuró a informar a la reina Victoria de que el principito era muy guapo...y no había llorado durante la ceremonia religiosa celebrada en Babelsberg, la residencia neogótica de Fritz y Vicky. Precisamente Babelsberg se había quedado "pequeño" para la pareja ahora que habían iniciado su propia familia, así que estaba ya prevista la mudanza al Neues Palais de Postdam, escenario de la infancia del niño a quien enseguida se llamó, por influencia de la madre, Willy. Sin embargo, es significativo que gran parte de la familia Hohenzollern optase por referirse a él, durante esos años, utilizando el apelativo "der kleine Fritz", el pequeño Fritz, con ese adjetivo anticipando el nombre para diferenciarle de su progenitor, Fritz.

Fritz y Vicky viajaron dos veces a Inglaterra en 1859. Visitaron a la familia de Vicky a principios del verano y de nuevo en el mes de noviembre. En noviembre, además, Vicky también se reunió con una mujer a la que amaba profundamente, porque había sido su gobernanta en los años de infancia. Se trataba de lady Lyttelton, para Vicky simplemente "Laddle". Laddle consignó que Vicky estaba tan feliz como le era propio y que, a la sazón, se explayaba a gusto acerca de su pequeño Willy, que había tenido que dejar en Postdam. Afortunadamente, desde el punto de vista de Vicky, Willy ya no dependía solamente de la orgullosa westfaliana Frau Hagedorn. Una inglesa, Mistress Emma Hobbs, había sido seleccionada para cumplir con el papel de nanny del principito y de los principitos que pudiesen venir más tarde. Los niños tendrían, pues, una típica nanny inglesa de la cabeza a los pies, a quien ellos atribuirían el cariñoso nombre de Hobbsy.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: KAISER (WILHELM II)
NotaPublicado: 02 Mar 2014 19:09 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
Willy en 1860, en un cuadro encargado por Vicky a Hänisch:

Imagen


Hoy en día, pertenece a la formidable Royal Collection. Y también provienen de la Royal Collection, con todo mi agradecimiento a la reina Elizabeth II, las siguientes fotos de Willy, tomadas en el mes de diciembre de 1860

Imagen

Imagen

Imagen


Esas bonitas imágenes de Willy corroboran la primera impresión que obtuvo Victoria cuando pudo conocer a su nieto. Había acontecido en septiembre de 1860, por tanto sólo tres meses antes de que se realizase esa sesión fotográfica. Y había acontecido en Coburgo...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: KAISER (WILHELM II)
NotaPublicado: 02 Mar 2014 19:30 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 16:10
Mensajes: 7790
Ubicación: MURCIA - ALICANTE
Imagen

El papá del rorro :-p


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: KAISER (WILHELM II)
NotaPublicado: 02 Mar 2014 19:58 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
A las 08:10 hs del 24 de julio de 1860, Vicky había dado a luz a su segundo vástago. Fue un parto que produjo una princesa, Viktoria Elisabeth Auguste Charlotte, a la que, no obstante, se conocería por el último de sus cuatro nombres de pila: Charlotte. Considerando que Willy había nacido, como se recordará, en enero de 1859, Vicky sólo había tardado diez meses en embarazarse por segunda vez. Esta celeridad había encantado a Fritz y Vicky, pero había sumido en el espanto a Victoria y en la preocupación a Albert. Con retardo, habían sido informados ambos, Victoria y Albert, de cómo habían discurrido los trabajos asociados al alumbramiento de Willy. Era muy comprensible que temiesen una repetición de aquel suplicio. Pero, afortunadamente, la dramática secuencia no se repitió. Un telegrama remitido por Fritz informó del buen desenlace a Victoria y Alberto. La reina hizo constar en su Diario lo profundamente aliviada y agradecida que se había sentido ante aquella noticia.

Un hecho absolutamente trivial en la vida doméstica de Fritz y Vicky levantaría bastante polvareda. A raíz de la llegada al mundo de Charlotte, hubo que reorganizar las habitaciones infantiles del Neues Palais y Vicky aprovechó esa circunstancia para decorar aquellas estancias en un estilo inconfundiblemente inglés. No hubiera debido tener mayor trascendencia, pero la tuvo porque justo en esa época Inglaterra y Prusia andaban a la greña a causa de un pequeño incidente que, sin embargo, se haría célebre bajo el nombre de affair Macdonald.

Imagen

Postdam, agosto 1860. Fritz y Vicky con Willy y baby Charlotte.


El affair Macdonald se produjo justo en septiembre de 1860. Macdonald era el apellido de un capitán del ejército británico que viajaba por Alemania y que se vió envuelto en un altercado un tanto violento durante un trayecto en ferrocarril. Así resumido, parece evidente que se trataba de un incidente menor, un caso concreto de un inglés que se mete en líos en una estancia continental y que se encuentra con que le arrestan y le hacen comparecer ante un juez. El juez, oído el caso seis días después de haberse producido el episodio, se limitó a imponerle una multa de 20 taleros, unas pocas libras esterlinas que no hubiesen dejado precisamente en apuros a MacDonald. Pero el fiscal estropeó las cosas al aprovechar la ocasión para sentenciar que "los residentes y viajeros británicos eran notorios por su mala educación, su insolencia y la grosera arrogancia de su comportamiento". La frase fue ampliamente difundida por "The Times", provocando una oleada de indignación en el Parlamento británico bien aprovechada por el gobierno de Palmerston. Las invectivas antiprusianas en la Cámara fueron replicadas por invectivas antibritánicas en la Dieta prusiana, y se produjo una escalada de reproches mutuos que crearon una atmósfera de absoluta animadversión mutua.

Dice bastante de la habilidad diplomática del secretario de Asuntos Exteriores, lord John Russell, que, en ese clima en absoluto propicio, Victoria y Albert, que tenían previsto viajar a Coburgo, pudiesen recibir allí una visita de Fritz y Vicky con los hijos de éstos. Victoria plasmaría en su Diario la escena en que Willy, ataviado con un vestido inmaculadamente blanco adornado con lazos negros, apareció ante ella de la mano de la niñera Hobbsy. Según Victoria, el niño tenía los ojos de Fritz, la boca de Vicky y unos preciosos bucles rubios en la cabeza. Alberto, padre amantísimo de Vicky, escribió a su tía y suegra la duquesa de Kent explicándole que su bisnieto era un niño bien parecido y espabilado.

La primera visita de Willy a Inglaterra, sin embargo, no se produciría hasta 1861...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: KAISER (WILHELM II)
NotaPublicado: 02 Mar 2014 20:19 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:02
Mensajes: 25280
Ubicación: ESPAÑA
Bueno, bueno MInnie... para conocer poquito de la historia... (grin)

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: KAISER (WILHELM II)
NotaPublicado: 02 Mar 2014 20:37 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:02
Mensajes: 25280
Ubicación: ESPAÑA
Ya viuda la reina Victoria puede que sea este el momento en que se encuentran. La foto solo dice que es de los 60's.

Imagen

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: KAISER (WILHELM II)
NotaPublicado: 02 Mar 2014 20:38 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:02
Mensajes: 25280
Ubicación: ESPAÑA
Y una bonita foto de madre e hijo.

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: KAISER (WILHELM II)
NotaPublicado: 02 Mar 2014 20:50 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 03 Sep 2011 09:47
Mensajes: 9353
Menuda carrerilla has echado,Minnie, me descuido un poco y me encuentro en plena guerra

_________________
La risa es un antidepresivo sin efectos secundarios


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: KAISER (WILHELM II)
NotaPublicado: 02 Mar 2014 21:15 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
sabbatical escribió:
Ya viuda la reina Victoria puede que sea este el momento en que se encuentran. La foto solo dice que es de los 60's.

Imagen


Es una foto de 1864. Imagen original, en la RC:

Imagen

Y otra de la misma sesión:

Imagen

No recuerdo ahora exactamente, pero la indumentaria de marinerito de Willy me sugiere que se tomó es Osborne House, en la isla de Wight. De esa misma visita, como veremos en su momento, es otra foto bastante conocida de Willy, con su tía Beatrice.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: KAISER (WILHELM II)
NotaPublicado: 02 Mar 2014 21:19 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
Imagen de Willy en julio de 1861

Imagen


1861 resultó ser un año crucial. Nada más iniciarse, el 2 de enero, falleció el incapacitado rey Friedrich Wilhelm IV. Puesto que llevaba ya tiempo alejado de cualquier actividad pública, atendido con esmero por su muy piadosa esposa bávara, su desaparición causó menos impacto de lo que suele ser habitual cuando se extingue la vida de un soberano reinante. En Inglaterra, la reina Victoria consideró muy ominoso que la pobre Vicky hubiese tenido que velar al difunto, viéndolo por tanto de cuerpo presente. Ella misma, afirmó, nunca se había encontrado en la circunstancia de ver ante sus narices un muerto, y era lamentable que su hija, en cambio, se hubiera hallado expuesta a una escena así de macabra.

El regente acababa de convertirse en el rey Wilhelm, su esposa era a la sazón la reina Augusta. Fritz ya ostentaba la condición de kronprinz, heredero del trono, en tanto que a Vicky le correspondía el tratamiento de kronprinzessin. Pero en esos momentos, el principal afán de Vicky era confortar a la viuda del fallecido, la reina Elisa. Elisa había acogido con cautela y recelo a Vicky cuando ésta se había integrado en el círculo familiar...se podía decir, finamente, que no habia sido precisamente un punto de apoyo para la esposa extranjera de su sobrino Fritz. Pero Vicky, en ese luctuoso principio de año, asumió un papel de cariñosa protectora de una viuda que ya sólo esperaba a que se completasen las honras fúnebres antes de cumplir su deseo de retirarse a Sanssouci. Aquello constituyó el inicio de una relación francamente afectuosa entre Elisa y Vicky. De hecho, cuando Elisa falleció doce años más tarde, sus joyas, que por tradición deberían haber pasado a manos de la reina Augusta, hubieron de entregarse, de acuerdo con su voluntad expresada en testamento, a Vicky. Augusta, por cierto, se lo tomó fatal, en tanto que Vicky se sentía, lógicamente, muy conmovida por el gesto rupturista de Elisa.

La asunción del título de kronprinz situó a Fritz en una nueva posición dentro de la corte. En un primer momento, se le adjudicó un nuevo consejero privado, Max Duncker, de talante abiertamente liberal y que simpatizaba profundamente con el nuevo heredero del trono. Asimismo, se dispuso que el heredero del trono acudiría regularmente a las reuniones del consejo de ministros, de forma que no le resultase ajeno ninguno de los asuntos que estuviesen siendo tratados en la cancillería prusiana.


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 71 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro