Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 25 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Re: ISABEL DE FARNESIO, "LA PARMESANA".
NotaPublicado: 10 Sep 2010 14:46 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 10 Ago 2009 15:24
Mensajes: 1892
Ubicación: Huelva - España
Bueno, el episodio del encontronazo de Isabel de Farnesio con la Princesa de los Ursinos es todo un triunfo para Alberoni. Planificó una jugada que le salió redonda. Kamen, por su parte, en su libro se limita a contar los hechos, como tú bien has hecho, sin tampoco mostrar algo distinto, aunque sí da la sensación que para él el viaje de Isabel a España (a la tardanza me refiero) fue algo fortuito y, ni mucho menos fue así. Alberoni, una de las cosas que quería, era que Isabel pudiera controlar a su marido desde el lecho, y planificó un viaje largo para que el rey se impacientara más y anhelara de manera intensa la llegada de la reina. La tormenta que desató y que impidió a la reina tomar la vía del mar le vino de perlas, era la escusa perfecta para demorar el viaje al tener que tomar camino por tierra. Al plan de Alberoni, se sumó la reina viuda, Mariana de Neoburgo, que desde su destierro en Bayona pidió ver a su sobrina. Alberoni accedió puesto que Mariana era una vieja enemiga de la Princesa de los Ursinos, ya que fue ésta quien la desterró a Francia y buscaba vengarse de la francesa. El caso es que entre Alberoni y Mariana, Isabel estaba ya prevenida ante la Ursinos e hizo lo que sabemos. Isabel no quería que nadie controlara a su marido.
Con la Ursinos fuera, Alberoni vio el camino libre para su ascenso en la corte de Madrid. La reina lo premió y lo ascendió como primer ministro en agradecimiento por su esfuerzo para que se casara con el rey. Si algo tenía la reina, era ambición, eso sí. Si se eligió a Isabel de Farnesio, era por su herencia, claro está. El Duque de Parma no tenía hijos, ella era la única que podía recibir el ducado. Y España, que salió malparada de Utrecht, buscaba recuperar lo perdido en Italia. Isabel quería lo que le correspondía y cedérselo a sus hijos, haciendo a su vez que España recuperara fuerza en Europa. Todo ello era más fácil si tenía a su compatriota Alberoni a su lado. Vamos que el interés era mutuo, él poder y ella su herencia.

Por cierto, no sé si lo habéis visto. La serie mujeres en la historia dedicó un capítulo a Isabel de Farnesio. Os pongo el enlace: http://www.rtve.es/mediateca/videos/200 ... 8953.shtml
Está bien, aunque creo mejorable. Cuenta la vida de esta mujer en una hora, y están muchas cosas cogidas con pinza. Pero aún así se agradece que se hagan documentales de este tipo. :bravo:

_________________
Verdad y razón nunca envejecen.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ISABEL DE FARNESIO, "LA PARMESANA".
NotaPublicado: 22 Nov 2010 21:18 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
Lo cierto es que la Farnesio es un bombón como personaje, Godoy. A mí me encandiló cuando leí que, al cabo de bastantes años ejerciendo de reina de España, pronunció aquella frase que decía más o menos...

-Los españoles me detestan, pero yo a ellos...¡los odio!.

Debía tener un mal día, jajajajajaja. En serio, fue una mujer fascinante...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ISABEL DE FARNESIO, "LA PARMESANA".
NotaPublicado: 22 Nov 2010 21:28 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
Debo decir que he estado repasando este tema, porque llevaba mucho tiempo en punto muerto y ya no sabía ni dónde había empezado ni cómo se íba desarrollando. Y me encontré aquí:

En cuanto a Dorothea Sophia...tampoco se dejó abatir por las circunstancias. Su matrimonio con Odoardo no era ninguna balsa de aceite, pero le proporcionó un hijito, Alessandro Ignazio, y una hijita, Elisabetta. Lo peor, con todo, sobrevino en 1793. El principito Alessandro falleció con apenas veinte meses de edad; al mes siguiente, fallecía su padre, Odoardo, sin haber llegado siquiera a heredar el ducado. Dorothea se encontró viuda, con sólo una niñita de menos de un año para consolarse de la pérdida. Entre tanto, empezó a declinar la salud de su suegro, que se moriría enseguida, sucediéndole en el trono su segundo hijo varón, Francesco, hermanastro del difunto Odoardo. Dado que Francesco no podía enviar a Dorothea de vuelta a Neubourg porque no tenía dinero en las arcas para devolver la dote aportada por los padres de ella en la época previa a la boda con Odoardo, resolvió casarse con ella. La propia Dorothea, a quien los parmesanos juzgaban, con acierto, arrogante y autoritaria, aceptó la solución propuesta. Odoardo, Francesco...¿qué más daba? Lo que importaba era transformarse en gran duquesa de Parma y Piacenza, así como educar convenientemente a su hija Elisabetta.

La infancia y juventud de Elisabetta estuvieron, pues, claramente influenciadas por su madre. Dorothea le transmitió su orgullo de raza, su soberbia en lo que atañía al linaje que representaban, su determinación a medrar, una férrea voluntad al servicio de una desaforada ambición. A esa Elisabetta a la que, según Alberoni, "sólo le interesaba coser y bordar", la reconcomían las ansias por elevarse por encima de lo que había esperado de ella...


Ahí se me ha olvidado por completo perfilar un personaje, el de Francesco, tío paterno a la vez que padrastro de Elisabetta. Nuestra Elisabetta quería muchísimo a su tío y padrastro. Fue a él a quien dirigió sus primeras cartitas en la infancia, que él conservaba en un gesto que demuestra genuíno afecto por la chiquilla. Francesco la animaba a desarrollar su potencial intelectual. Elisabetta pasó largas horas puliendo su latín, su alemán y su francés; estudiando gramática, oratoria, retórica, filosofía, historia y geografía, esto último con la ayuda de sus globos terráqueos. Era feliz cuando lograba impresionar al duque Francesco.

Ya convertida en reina de España, Elisabetta, la misma muchacha que había tenido el coraje de largar a la de los Ursinos, se emocionó hasta las lágrimas el día en que Alberoni le enseñó una miniatura que obraba en su poder que mostraba la efigie del duque Francesco de Parma. Como véis, en Elisabetta -ya Isabel...- había un aspecto puramente sentimental.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ISABEL DE FARNESIO, "LA PARMESANA".
NotaPublicado: 27 Nov 2010 23:33 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 10 Ago 2009 15:24
Mensajes: 1892
Ubicación: Huelva - España
La verdad es que me cuesta ver esa imagen sentimental de la Farnesio, con la imagen con la que nos ha llegado hasta hoy día. Aunque bueno, si estudiamos la vida de esta mujer, la verdad que no fue nada fácil, al menos en cuanto a su vida matrimonial se refiere. Aguantó muy dignamente la enfermedad de su marido, del que jamás se separó. Soportó el nivel de vida que llevaba Felipe, como cuando le dio por hacer vida nocturna, o llevarse días entero sin salir de la cama y despechar a los ministros desde la misma, entre otras manías.

Ánimo Minnie con este relato. =D>

_________________
Verdad y razón nunca envejecen.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ISABEL DE FARNESIO, "LA PARMESANA".
NotaPublicado: 27 Nov 2010 23:35 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 16:10
Mensajes: 7790
Ubicación: MURCIA - ALICANTE
O cuando le dió a Felipe por creer que estaba muerto y ordenó que lo enterraran. :whistling: :whistling:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ISABEL DE FARNESIO, "LA PARMESANA".
NotaPublicado: 28 Nov 2010 00:26 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Jul 2010 08:31
Mensajes: 1130
Ubicación: Misiones, Argentina
Me he quedado con las ganas de ver como sigue todo esto, yo tengo ideas primarias sobre los Reyes Españoles ya que en otras épocas he estudiado todas las genealogías, pero nunca nada muy profundo que no fuera de Juana "la Loca"...

Gracias Minnie :)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ISABEL DE FARNESIO, "LA PARMESANA".
NotaPublicado: 30 Mar 2012 15:01 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Mar 2012 00:35
Mensajes: 56
ADORO :love: ! ADORO :love: ! y ADORO :love: ! este tema, Isabel de Farnesio es uno de mis personajes favoritos y como reina me fascina, me gustaria que vierais una curiosidad que encontre y es el anuncio de la muerte de la reina:

Imagen

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ISABEL DE FARNESIO, "LA PARMESANA".
NotaPublicado: 30 Mar 2012 19:42 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
Ohhhhh, Farnesse...definitivamente, ME ENCANTA esa necrológica. Es tan deliciosamente hagiográfica, tan absolutamente "pelota", que me encanta, jajaja. Ya me parece ver a un grupo de madrileños, tan chuscos ellos, rodeando a uno que sabe leer y que va rumiando para sí el texto. Me los imagino a todos preguntándole al letrado, impacientes: "¿Qué de bueno?" y al interpelado respondiendo: "Que la ha diñado la Parmesana".

Ha sido un fogonazo mental de esos completamente nítidos en sus menores detalles, jajajaja.

Por lo demás, permíteme que te dé mi bienvenida, porque siempre es un motivo de regocijo encontrarme fans de la Parmesana ;-)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ISABEL DE FARNESIO, "LA PARMESANA".
NotaPublicado: 07 Abr 2012 15:04 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 10 Ago 2009 15:24
Mensajes: 1892
Ubicación: Huelva - España
Encontré la escena de la película "Esquilache" en la que aparece nuestra parmesana favorita conversando con el ministro protagonista. Lo mejor es el final de la escena, muy "Farnesio":

"¡A mí no me discuta, siciliano! ¡Con una reina se habla, no se discute! Somos ejemplares únicos, el fruto de muchos esfuerzos..."



¡¡Que la disfrutéis!!

_________________
Verdad y razón nunca envejecen.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ISABEL DE FARNESIO, "LA PARMESANA".
NotaPublicado: 28 Abr 2017 07:49 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 03 Sep 2011 09:47
Mensajes: 9352
Isabel de Farnesio, la venenosa Reina que soportó la locura y los maltratos de Felipe V

La enfermedad de Felipe V se desbordó a partir de que retornara de su abdicación: dormía de día y trabajaba de noche, estaba obsesionado con fugarse del palacio y golpeaba a su esposa y a los sirvientes

La segunda esposa de Felipe V padeció los años más duros de la enfermedad del Rey, probablemente víctima de un síndrome bipolar, e incluso recibió agresiones de su marido. Gracias a su robusto carácter soportó estoica estos maltratos, cuidando a su marido hasta su muerte y haciéndose cargo del gobierno del reino.

Siete meses después de la muerte de su primera esposa (la madre del futuro Luis I y de Fernando VI), Felipe contrajo matrimonio con la italiana Isabel Farnesio de Parma. Isabel nació en el ducado de Parma, del que sería la soberana a la muerte sin descendencia de sus parientes. Su elección para acompañar a Felipe en el trono obedecía a su supuesta docilidad y al intento por dar más protagonismo a los italianos en la Monarquía hispánica en detrimento de los franceses, pues no hay que olvidar que la primera esposa era de Saboya, esto es, de la parte más francesa de Italia.

El Cardenal Alberoni apoyó esta vía precisamente para combatir la camarilla francesa y procuró que con su llegada saliera al unísono la Princesa de los Ursinos, que había hecho las veces de consejera-espía para Francia durante el anterior matrimonio.

Dependencia sexual y afectiva
Cuando llegó a España, Isabel de Farnesio tenía 22 años frente a los 31 del Monarca, pero ya entonces dio muestras de su carácter fuerte dando luz verde a la salida de la consejera-espía. Si alguien esperaba una joven dócil se desengañó al ver cómo Farnesio limpiaba la corte de posibles adversarios. El Rey, no en vano, desarrolló hacia su segunda esposa una fuerte dependencia sexual y afectiva, que se asentaba en el carácter férreo y autoritario de ella. Dormían juntos, comían juntos y se confesaban juntos (cada uno en un extremo). Ambos se hicieron inseparables y engendraron al que sería el futuro Carlos III, mientras que los hijos del primer matrimonio eran apartados sutilmente de la Corte. El matrimonio tuvo nada menos que siete vástagos: Carlos, futuro Rey de España; Francisco, fallecido al poco tiempo de nacer; Felipe, que heredaría el ducado familiar: Luis, enfocado hacia la carrera eclesiástica; María Ana; María Teresa y María Antonia.

La Reina aprovechó la incapacidad de su marido para acaparar poco a poco todo el poder. Una muestra de ello se refleja en que los documentos y cartas del periodo contienen la frase «el Rey y yo», como emblema de una singular monarquía dual en la que quien tomaba las decisiones era la Reina. En tanto, una serie de intrigantes validos como el propio Alberoni o el barón Ripperdá aprovecharon la dualidad y el desgobierno del país para enriquecerse y enfrascar a España en una política exterior demasiado agresiva para las raquíticas arcas nacionales. Con España arruinada tras la Guerra de Sucesión, resultaba inasumible la aspiración de Isabel de Farnesio de recuperar la hegemonía hispánica en Italia, tanto en Cerdeña, Nápoles, Sicilia y el Milanesado. Esta política expansionista acabó en desastre en 1720 cuando Francia, Inglaterra, Holanda, Saboya y el Imperio habsburgo se aliaron para evitar que España recuperara su influencia en Italia.

Tampoco en 1745 las cosas fueron bien en Italia. La Guerra de Sucesión austriaca llevó a España a involucrarse en contra de María Teresa de Austria con el fin de conquistar, junto con Francia, Milán en 1745. No obstante, al dejar Francia de apoyar a España quedó Isabel de Farnesio luchando, de nuevo en solitario, contra media Europa. La derrota militar privó al infante de Felipe de obtener en propiedad grandes territorios en Italia, pero al menos se le reconoció como titular de los ducados de Parma y Piacenza.

Su exagerada ambición terminó por convertirla en alguien con muchos enemigos y tan impopular como para ganarse el mote de «la Parmesana»No es de extrañar, como recuerda Gabriel Cardona y Juan Carlos Losada en «Malos de la historia de España» (La Esfera de los libros), que las notas diplomáticas califican a la Reina de «avariciosa, irracional, tozuda y belicista, sin importarle los costes de sus aventuras agresivas». Su exagerada ambición terminó por convertirla en alguien con muchos enemigos y tan impopular como para ganarse el mote de «la Parmesana», porque devoraba con asia el salchichón, el queso de Parma y otros productos de su tierra.

La enfermedad fue alcanzando cotas muy altas de violencia con el paso de los años. En 1724, la locura forzó a Felipe V a abdicar a favor de su hijo mayor, Luis. El Rey tomó aquella decisión porque veía que los estragos de su enfermedad no le permitían seguir en el trono más tiempo o porque, tal vez, el Monarca albergaba la ambición secreta de reinar en Francia si fallecía prematuramente Luis XV. La locura nunca estuvo reñida con la ambición. Sin embargo, tras un breve reinado de siete meses la corona volvió a manos de Felipe cuando Luis I falleció por causa de la viruela, si bien no faltaron las sospechas de que había sido su madrastra la que le había envenenado.

Frente a la incertidumbre legal que desató la cuestión de si un Rey podía volver a serlo tras abdicar, la rápida actuación de Isabel de Farnesio devolvió las riendas del reino a Felipe V siguiendo el criterio del Papa, quien respaldaba que el juramento de abdicación no le obligaba a renunciar a la Corona ahora. Todo ello haciendo frente a las críticas de ciertos sectores de la nobleza castellana, que argumentaba que no cabía la marcha atrás.

Pero el afán por el poder iba a costar muy caro a Isabel. El médico psiquiátrico Francisco Alonso Fernández precisa, en un estudio para la Real Academia de Medicina, que fue en la tercera etapa de su reinado (1726-1746) cuando se mostraron los peores y más violentos síntomas de la enfermedad. La causa que pudo desencadenarlo fue la fallida abdicación que protagonizó a favor de su hijo Luis I.

«Este segundo reinado estuvo dominado por los repetidos episodios melancólicos, cada vez más graves y continuos, complementados con pequeños brotes hipomaníacos (episodios destructivos), casi siempre provocados por estímulos externos positivos, que operaban a través de un sistema hipersensitivo emocional», explica en su texto Francisco Alonso Fernández. Asimismo, al trastorno bipolar se añadió un delirio nihilista de Cotard (delirio de negación), que se reflejaba en la negación de tener brazos y piernas, o de mantenerse vivo, «o de conservar la identidad humana al creerse convertido en una rana».

Isabel tuvo que padecer un maltrato físico y psicológico constante de su marido enfermo. Las locuras de Felipe V se desbordaron a partir de entonces: dormía de día y trabajaba de noche, estaba obsesionado con fugarse del palacio y golpeaba a su esposa. En aquellos días la Reina podía agradecer si conseguía dormir tres horas diarias. En una ocasión se quedó dormida al lado del Rey sin que hubiera vigilancia cerca. Él se levantó y abrió una ventana permitiendo que el aire helado invadiera toda la habitación. Cuando ella se despertó congelada, el Rey accedió únicamente a «cerrad la mitad de la ventana para la Reina, y dejar la otra mitad abierta para mí».

En otra ocasión, el Monarca se obsesionó con que su ropa y la de su esposa irradiaba una luz mágica. Como respuesta, estableció vigilancia permanente sobre su ropa personal y encargó a monjas que la elaboraran exclusivamente a partir de entonces, como medida para espantar al diablo. Pese a todo, Felipe V no tardó en mostrar un grave problema de higiene personal: no se cambiaba de ropa interior hasta que quedaba hecha jirones y nunca se ponía ninguna camisa que su esposa no hubiera utilizado antes.

El traslado de la Corte al Alcázar de Sevilla complicó aún más las cosas, siendo el único remedio efectivo a su trastorno la voz del más famoso castrati de la historia, Carlo Broschi, conocido por el sobrenombre de Farinelli. Al estilo de una de las ratas del flautista de Hamelín, el monarca tranquilizaba su ánimo y salía de su aislamiento con las canciones de Farinelli.

Tras años de martirizar a todos los que le rodeaban, Felipe V murió el 15 de enero de 1746. El día de su muerte se despertó a las doce de la mañana y al poco rato le dijo a su esposa que estaba indispuesto. Mientras acudía el médico, que había salido a comer, Felipe empezó a tragar y tragar, hasta que se tragó la lengua. Murió al instante, sin que hubieran pasado más de unos pocos segundos de sus molestias.

En el periodo de desgobierno entre la agonía de Fernando VI y la llegada de Carlos desde Nápoles permitió a Isabel de Farnesio ajustar cuentas. Al fallecimiento del Rey, Fernando VI –el único hijo varón vivo de su primer matrimonio– ordenó a su madrastra que abandonara el palacio real del Buen Retiro y se marchara a vivir a una casa de la duquesa de Osuna, si bien le asignó una generosa pensión. Más adelante, el nuevo Rey ordenaría su destierro de Madrid como castigo a los desprecios que había aplicado, desde su posición de poder, a los hijos y consejeros de Maria-Luisa Gabriela de Saboya.
En el palacio de La Granja entró en depresión y se centró en engullir alimentos con ansiedad, hasta que su movilidad se vio muy mermada por la obesidad. Sin embargo, la prematura muerte de Fernando en 1759 cuando solo llevaba 13 años reinando cambió la situación de Isabel. El siguiente en la línea sucesoria era Carlos, Rey de Dos Sicilias, hijo mayor de Isabel, lo que devolvió el protagonismo a la Reina madre. En el periodo de desgobierno entre la agonía de Fernando VI y la llegada de Carlos desde Nápoles permitió a Isabel de Farnesio ajustar cuentas con sus viejos rivales, volando los castigos y las destituciones en poco tiempo. Así y todo, Carlos III y su joven esposa no pretendían ser dos marionetas de la Parmesana, por lo que mantuvieron las distancias.

Falleció en 1766 en Aranjuez, cuando seguía aferrada al papel de reina en las sombras y contrapeso a su hijo

http://www.abc.es/historia/abci-isabel-farnesio-venenosa-reina-soporto-locura-y-maltratos-felipe-201704280048_noticia.html

_________________
La risa es un antidepresivo sin efectos secundarios


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ISABEL DE FARNESIO, "LA PARMESANA".
NotaPublicado: 22 Jul 2017 07:44 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
http://imgur.com/a/f5C5H

Me encanta este retrato de la señora...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ISABEL DE FARNESIO, "LA PARMESANA".
NotaPublicado: 22 Jul 2017 07:48 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 25 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro