Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 32 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3
Autor Mensaje
 Asunto:
NotaPublicado: 30 Mar 2008 10:48 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17230
Entonces, llegó 1767, el año que surgió como un tenebroso vía crucis para María Theresa.

En Bratislava, Mimí aguardaba, con ilusión infinita, el nacimiento de su primer bebé concebido con Albrecht. Cierto que en ocasiones, recordando los truculentos partos de su cuñada Isabella de Parma, se echaba a temblar; pero se reconfortaba pensando que su propia madre, la emperatriz, había alumbrado sin mayores dificultades en dieciséis ocasiones, por lo que quizá ella siguiese esa pauta familiar. A mediados de mayo, Mimí rompió aguas tras experimentar los primeros dolores de parto. Resultó un parto largo, laborioso y plagado de complicaciones: el bebé no venía bien situado, hubo que realizar una serie de dolorosas manipulaciones para enderezarlo y se provocó un sangrado considerable por parte de la aterrada parturienta. Cuando por fín concluyó la ordalía, Mimí estaba casi entre la vida y la muerte, en tanto que la niñita recien nacida fue bautizada apresuradamente con el nombre de su madre antes de que falleciese. Algo había salido verdaderamente mal en ese alumbramiento, pues aunque Mimí, al cabo de unas semanas, se sintió reestablecida, hubo de encajar el hecho de que no volvería a concebir jamás. Su matrimonio con Albrecht estaba, a partir de entonces, condenado a la esterilidad.

Imagen
Mimí y Albrecht: detalle de un cuadro de familia.

Pocos días después del terrible parto de Mimí, que causó una tremenda impresión en María Theresa, fallecía, a consecuencia de la viruela, la emperatriz Josepha, desdichada esposa de Joseph. No había sido querida en la corte vienesa: su propio marido no la visitó en su agonía ni quiso rendir homenaje a la difunta; la gente, en general, nunca le había concedido atención alguna a aquella pobre mujer que había cometido la falta de ser fea y poco inteligente cuando su antecesora había destacado por la combinación de belleza con un cerebro privilegiado. En la familia, nadie pudo decir que lamentase de corazón el fallecimiento de Josepha, pero, en cambio, todos se espantaron cuando, poco después, contrajo una fuerte varicela la mismísima María Theresa. El estado de la emperatriz llegó a considerarse muy grave, al punto de que se le administraron los últimos sacramentos; pero esa mujer de notable resolución venció a la muerte porque sentía que aún no había completado su misión al frente de la dinastía Habsburgo-Lorena que había fundado con su difunto Franz I Stephan.

La siguiente tragedia fue realmente sobrecogedora. En cuanto hubo abandonado María Theresa el lecho en el cual la había mantenido postrada su enfermedad, se empeñó en bajar a la cripta de los Capuchinos a orar ante los sepulcros de su marido y de las esposas de su hijo emperador. Podía haber ído sola, pero se le ocurrió llevar consigo a su hija María Josepha: ya se habían completado las negociaciones para el matrimonio de ésta con Ferdinando de Nápoles y la archiduquesa estaba en vísperas de iniciar su viaje hacia la Italia meridional. María Josepha se asustó al recibir la noticia de que su madre María Theresa deseaba que estuviese con ella en el descenso a la cripta: era una muchacha que vivía en un permanente miedo a morir desde el deceso de su hermanita María Johanna Gabriela y de sus cuñadas, Isabella y Josepha. Con lágrimas en los ojos, María Josepha abrazó con fuerza a su herma pequeña, María Antonia, antes de ir a reunirse con María Theresa. María Antonia, que aún recordaba con angustia el último achuchón de su fallecido padre Franz Stephan, sintió un helado escalofrío ante ese achuchón de María Josepha. La niña no dudaba de que algo horrible íba a acontecer.

Imagen
María Josepha, detalle de un cuadro.

Y aconteció, por supuesto. Los autores coinciden en que en la cripta no se había sellado correctamente la sepultura que contenía los restos de la infeliz emperatriz Josepha. Después de haber rezado ante el sepulcro, cuando María Theresa y su hija María Josepha abandonaron el recinto, la archiduquesa empezó a sentirse mal. En principio, se pensó que era una reacción de su naturaleza emotiva a ese forzado descenso a la cripta, pero enseguida subió la fiebre y brotaron pústulas por su cuerpo: se había contagiado de la viruela que había causado el fallecimiento de su cuñada bávara. El emperador Joseph, que prefería a María Josepha entre todas sus hermanas por considerarla la más dulce y cálida, se mostró angustiado: no cabía duda de que la chiquilla sucumbiría a ese mal.

Pero lo peor estaba por llegar: fallecida María Josepha a los dieciséis años, la viruela hizo acto de presencia en la bella María Elisabeth, para la que se seguía esperando una boda de auténtico relumbre con Louis XV de Francia.

Imagen
María Elisabeth, detalle de un cuadro.

María Elisabeth era más fuerte y la enfermedad prendió en ella de manera menos virulenta: sobrevivió. Pero, en el trance, ninguna de las lociones que se le aplicaron había evitado que las pústulas supurasen dejando múltiples cicatrices en su bonito rostro y en su cuerpo. Su hermosura, que tanta satisfacción le había proporcionado, se arruinó por completo; la fealdad subsiguiente hizo trizas todos los planes que se habían elaborado en torno a su persona. A los veinticuatro años, Elisabeth, que había esperado triunfar en Versalles, hubo de hacerse a la penosa idea de vivir semi-recluída como su tullida hermana mayor María Anna: las dos tendrían que resignarse a desempeñar el papel de abadesas en prestigiosos centros religiosos.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 30 Mar 2008 11:05 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17230
Ahora sí que se habían mermado de forma drástica los recursos humanos en la categoría archiduquesas. Sólo quedaban tres que pudiesen ofertarse para sellar mediante uniones matrimoniales las alianzas concertadas: María Amalia, María Carolina y María Antonia. Pero María Antonia todavía era demasiado joven...

Imagen
María Antonia.

...por lo que, forzosamente, había que hacer los cestos contando con los mimbres que representaban María Amalia y María Carolina.

En un principio, la dolorida María Theresa, que consideraba que el Altísimo estaba probando su paciencia y capacidad de resignación cristiana en la medida en que lo había hecho con el santo Job, buscó la salida fácil. En lugar de a la fallecida María Josepha, enviaría a Nápoles a María Amalia, en tanto que María Carolina partiría hacia el ducado de Parma. Pero Carlos III de España, padre de Ferdinando de Nápoles, planteó reparos de inmediato a que María Amalia sustituyese a María Josepha: preferían a María Carolina, de edad más acorde a la del novio. María Theresa hubo de ceder en ese punto: María Carolina marcharía a Nápoles para cubrir el vacío que había dejado María Josepha. Con María Amalia no se gastaron miramientos: se le comunicó que marcharía a Parma a casarse con el duque Ferdinando, nieto tanto del fallecido Felipe V de España como de Louis XV de Francia, hermano de la difunta Isabella que tanta sensación había causado en la corte imperial austríaca.

Imagen
María Amalia.

La decisión resultó particularmente cruel en el caso de María Amalia. Ella, una buena moza de veintiún años, todavía perdidamente enamorada de aquel duque Carl August von Zweibrücken que había tenido que marcharse de la corte vienesa escupiendo sapos y culebras por la boca, se encontraba de repente comprometida a un muchacho seis años y medio menor. Por lo que María Amalia sabía, íban a casarla con un chicuelo extremadamente inmaduro, que aún jugaba con sus soldaditos de plomo. La amargura corroía a María Amalia: Mimí había podido elegir su destino, en tanto que en su caso la forzaban a una boda que encontraba bochornosa.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 30 Mar 2008 11:30 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17230
MARIA CAROLINA

Desde los días, que parecían tan lejanos, en que había interpretado a una de las musas con motivo de la boda de su hermano Joseph con Josepha de Baviera...

Imagen
María Carolina: detalle de un cuadro.

...la archiduquesa María Carolina se había desarrollado para transformarse en una guapa muchacha de carácter bien marcado:

Imagen

Imagen

En ese tiempo, se había tenido por altamente probable, casi seguro, que acabaría en Versalles, casada con el "dauphin" Louis Augusto. Se había puesto el máximo interés en prepararla para que se adecuase a aquella corte que constituía el sumum de la sofisticación, para lo bueno y para lo malo. María Theresa confiaba en la fuerte personalidad de esa hija, pero, a la vez, le asustaba el ramalazo profundamente apasionado que se manifestaba en ocasiones. Se la aleccionó especialmente para que aprendiese a controlar su impetuosidad y sus estallidos de temperamento, que la corte atribuía, con cierta sorna, a la "sangre lorenesa".

Los planes se trastocaron de repente. María Carolina tendría que olvidarse de Francia, pero, a cambio, la situarían en el trono de Nápoles junto a Ferdinando. En realidad, la educación formal de Ferdinando había sido bastante descuidada: se había quedado en el sur italiano cuando sus padres, Carlos y María Amalia, habían abandonado ese reino para tomar posesión del reino de España; a él le correspondía ejercer la soberanía, si bien, por su edad, se le había puesto bajo la regencia de Bernardo Tanucci, que ejecutaría al pie de la letra las instrucciones que llegasen desde Madrid. Aunque pertenecía a una gran familia, para el caso Ferdinando parecía no tener ningún pariente, pues con él sólo se había quedado su hermano mayor Felipe, excluído de la sucesión borbónica dado que había nacido afectado de una notable subnormalidad y de una acentuada epilepsia. Ferdinando y María Carolina gobernarían sin verse sometidos al escrutinio directo de sus mayores: las pautas que llegasen de la corte española o de la vienesa llegarían a través de mensajeros y con el lógico retardo. En cierto modo, se trataba de una situación peligrosa para una muchacha tan joven y tan volátil.

De buenas a primeras, María Carolina sólo tenía una pena: debía separarse de la pequeña María Antonia. Las dos hermanas habían forjado un sólido vínculo de unión afectiva desde la niñez; formaban un dúo en el que María Carolina representaba el papel dominante y María Antonia se sometía con agrado a esa hermana que la adoraba. A la hora de emprender el viaje hacia Nápoles, María Carolina protagonizó una conmovedora escena, pues subía y bajaba del carruaje constantemente para dar "el último beso" a María Antonia. La sentimental María Carolina incluso redactaría enseguida una carta dirigida a la condesa Lerchenfeld, a la sazón gobernanta de María Antonia, rogándole que no permitiese que, por causa de la distancia física y del paso del tiempo, la benjamina se olvidase de ella, la hermana que tanto la quería.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 01 Abr 2008 21:56 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 17:10
Mensajes: 7837
Ubicación: MURCIA - ALICANTE
m tersa de austria hija de jose II y mª isabel de parmaImagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 01 Abr 2008 22:04 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17230
Pobre cosita...¿verdad, Legris? Murió a causa de una neumonía en...creo que hacia 1770. Era una niñita de pocos años. El emperador Joseph, que había transferido todos sus afectos hacia esa chiquilla tras la muerte de su esposa Isabella y más adelante de su hermana favorita María Josepha, se quedó absolutamente destrozado por la pérdida de su hija María Theresa. Siempre he pensado que, a partir de entonces, perdió por entero la capacidad de entregarse a otro ser humano. Quizá no podía correr el riesgo de volver a sufrir un golpe emocional de ese calibre.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 22 Abr 2008 15:20 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 28 Mar 2008 17:02
Mensajes: 2152
Ubicación: Gualeguaychú
Me estoy preparando mis tareas para dame mañana un panzazo de lectura :D
¡Cómo se están superando,chicas!
Un saludo >:D<


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: HIJAS DE AUSTRIA
NotaPublicado: 10 Mar 2010 04:39 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Mar 2009 19:13
Mensajes: 718
Ubicación: España
Felicito a minnie por este tema tan interesante que lastima que tambien parece abandonado (tipico de los temas que me interesan, jajaja) en verdad yo no concuerdo con las opiniones de la epoca, desde mi punto de vista la chica mas bella de las archiduquesas era por mucho Maria Carolina, me parece mucho más bella que Elizabeth, en fin esa es mi oponión personal ;)

_________________
Ils ne passseront pas!


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: HIJAS DE AUSTRIA
NotaPublicado: 11 Ago 2011 07:07 
Desconectado
Nuevo
Avatar de Usuario

Registrado: 11 Ago 2011 02:19
Mensajes: 2
Qué tristeza que este tema no continuó, la familia de Maria Theresia es de lo más interesante de entender, ya que de ella descienden prácticamente todos los monarcas actuales de la Europa occidental...Ojalá siguieras, he disfrutado mucho la lectura.
Por cierto, tengo unas dudas. Se da a entender que Isabella de Parma se contagió la viruela de Maria Johanna Gabriela, pero pasó un año de diferencia entre las muertes de ambas. Igual caso con Maria Josepha, que murió en octubre de 1767, y Maria Josepha von Bayern, la esposa de Joseph II, quien contagió a través de la tumba mal sellada, falleció en mayo. ¿Sería posible el contagio después de tantos meses?
También he leído que María Johanna Gabriela era la primera considerada como prometida para Ferdinando de Nápoles; imposible pues murió a las 12 años, misma edad que tenía en ese entonces el chico que sería rey de Nápoles, no creo que le estuvieran buscando una prometida a tan temprana edad.
Saludos y felicitaciones por el tema.


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 32 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro