Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 118 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 10  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: HELEN VLADIMIROVNA.
NotaPublicado: 05 Dic 2008 19:06 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
Se notaba demasiado la ausencia de Helen...

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 05 Dic 2008 19:07 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
Primero, gran duquesa de Todas las Rusias...

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 05 Dic 2008 19:07 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
Después, princesa de Grecia...

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 05 Dic 2008 19:11 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
Aunque, en realidad, lo que marcó el carácter y la trayectoria vital de esta mujer...

Imagen

...fue haber nacido siendo Su Alteza Imperial la gran duquesa Helen Vladimirovna Romanova. Como ella solía declarar:

"Antes que nada, Dios. Luego, los grandes duques imperiales. A continuación...el resto".

Evidentemente, ella pertenecía a la casta de los grandes duques imperiales, lo que la situaba un poquito por debajo del Creador, pero bastante por encima de aquellos a los que simplemente se definía con el término "resto".


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 05 Dic 2008 19:38 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
Pero empecemos por el principio.

En la segunda mitad del siglo XIX, una pareja que gozó de una posición casi casi hegemónica en la Rusia de los Romanov. Lo único que en realidad les impedía estar dónde hubieran querido estar...en el pináculo de aquella extraordinaria pirámide social...era el hecho de que el hombre, Vladimir, había nacido como tercer hijo del zar Alexander II y su zarina, María Alexandrovna. En la línea de sucesión al trono, trazada de acuerdo a un orden de primogenitura, descendente de mayor a menor por rango de edad entre los varones, Vladimir estaba por detrás de sus hermanos Nicholas (apodado Nixa) y Alexander (llamado Sasha). Aunque Nixa se murió en plena juventud, devastado por una meningitis de origen tuberculoso, Sasha adquirió el rango de heredero de su padre. Por un momento, pareció dispuesto a renunciar a tal privilegio porque deseaba casarse con una joven y encantadora dama de palacio: Marie Elimovna Mestchersky.

Se produjo una tensa escena entre el zar Alexander II y Sasha. Al final, Sasha se doblegó ante la poderosa voluntad de su padre. Renunció a cualquier pretensión de desposar a Marie Elimovna Mestchersky. En cambio, marchó a Dinamarca para declararse a la princesa Dagmar, que había sido la prometida del difunto Nixa. Dagmar se transformó en María Feodorovna, la consorte del entonces zarevitch Alexander. Así que, obviamente, Alexander y su María Feodorovna, apodada Minnie, se encontraron en una situación predominante en la corte. No en vano estaban destinados a convertirse en zares.

Vladimir jamás olvidó lo cerca que había estado de revestirse con la púrpura imperial. Había tenido la miel en la punta de los labios...pero luego se quedó con las ganas de paladearla. Siempre consideraría -con absoluta falta de modestia...- que él hubiese sido mejor soberano que su hermano, cuyo único mérito especial radicaba en haber nacido ANTES. La misma idea germinaría en la mente de la muchacha con la cual se casó: la princesa Marie Alexandrine de Mecklenburg-Schwerin. En su país adoptivo, la llamarían la gran duquesa Vladimir o la gran duquesa María Paulovna. Para sus allegados, era simplemente Miechen.

Nuestra Miechen poseía tanta ambición como Vladimir: en ese sentido, no cabe duda de que se trataba de dos espíritus afines. Ella misma descendía de una gran duquesa rusa: Elena Paulovna, hija del zar Paul I, por tanto una tía paterna de Alexander II, el padre de Vladimir. Pero se había criado en la relativamente modesta corte de Schwerin y había pensado que no habría otra opción excepto casarse con el hombre que la había requerido en primera instancia, un príncipe de Schwarzburg-Rudolstadt. Así que sencillamente se le había subido a la cabeza la opulencia y la pompa en cuanto se anunció su boda con Vladimir Alexandrovich. Lo que se encontró superaba con mucho sus expectativas juveniles, de manera que se volcó, con ferviente entusiasmo, en su nuevo papel de gran dama de San Petersburgo.

Ese formidable par de dos, los Vladimirovich, enseguida crearon una familia. El primer hijo de ambos, un varón bautizado en la ortodoxia con el nombre de Alexander, murió con dos años y medio. Para entonces, tenían un segundo varón, que se llamaba Kyril, y la gran duquesa estaba embarazada de su tercer retoño, que sería otro varón al cual se daría el nombre de Boris. A continuación, vino un niño: Andrei. Por fín, a principios del año 1882, Miechen tendría a su último bebé: se trató de una fémina para la que escogieron el nombre de Helen, en recuerdo de Elena Paulovna, antepasada rusa de la madre.

La siguiente foto muestra a la familia al completo, con Helen, todavía un bebé, en brazos de su madre:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 05 Dic 2008 19:56 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
Muchas princesas, a lo largo de la historia, han sido recibidas con escasa alegría e incluso con verdadero desagrado a consecuencia de su sexo femenino. Pero, obviamente, esto no ocurrió con Helen. Los Vladimirovich tenían tres hijos varones robustos y saludables: Kyril, Boris y Andrei. Así que, para decir la verdad, les ilusionaba la perspectiva de disponer de su pequeña Helen.

Al igual que su padre y sus hermanos varones, Helen se bautizó en la iglesia ortodoxa rusa. La madre, en cambio, permanecía adscrita al luteranismo. La religión parecía ser un asunto que Miechen se tomaba muy en serio: consideraba que uno no podía cambiar de una a otra confesión sólo por conveniencias personales, así que, durante el cortejo de Vladimir, a pesar de que se jugaba nada menos que un matrimonio IMPERIAL que ella deseaba intensamente, no vaciló en dejar claro que pensaba mantenerse protestante, no rebautizarse ortodoxa.

El zar Alexander II había aceptado con resignada ecuanimidad la tozudez de la princesa de Mecklenburg-Schwerin. Al fín y al cabo, Sasha se había casado con una Dagmar criada en el protestantismo luterano que había asumido con naturalidad su conversión a la ortodoxia, en la que se le había impuesto el nuevo nombre de María Feodorovna. Sasha y Minnie, los herederos, habían asegurado, en teoría, la sucesión en la rama principal, pues en 1868 habían tenido un hijo llamado Nicholas (Nicky), en 1869 un segundo hijo llamado Alexander muerto con un año de edad y en 1871 un tercer hijo llamado Georgy. La mera existencia de Nicky y Georgy relegaba a su tío Vladimir al cuarto puesto en la línea sucesoria. Y se podía preveer que los futuros zares seguirían incrementando la familia, como, de hecho, sucedió. Así que carecía de trascendencia -o eso parecía- que Vladimir tuviese una esposa no ortodoxa, lo que automáticamente, de acuerdo a las normas paulinas de la dinastía, dejaba en el aire los posibles derechos de los hijos que engendrasen ambos.

Volviendo a Helen...

...no hubo quizá nunca una princesa más querida y mimada que ella. Es probable que haya habido princesas igual de queridas e igual de mimadas, pero ninguna la habrá superado en ninguno de los dos aspectos. Vladimir y Miechen estaban encantados con la benjamina, que asimismo parecía un delicioso juguete a los tres chicos. Todos se arracimaban en torno a la cuna de la criatura, para la que enseguida se escogió una niñera llegada de la lejana Inglaterra...la típica nanny que gozaba de enorme prestigio social. La nanny de Helen tendría la culpa de que aquella gran duquesita considerase siempre el inglés su primer idioma, si bien también se le enseñó desde tierna edad ruso, alemán y francés.

Resulta plausible la sugerencia de que, al poco de empezar a tomar conciencia de lo que la rodeaba, Helen ya sabía que ella era una niña por cuyas venas fluía la más preciosa de las sangres...la imperial sangre de los Romanov. Su abuelo zar, Alexander II, había muerto, brutalmente asesinado, un año antes de su propio nacimiento, pero su tío Sasha era el zar Alexander III, mientras que su padre, Vladimir, pasaba por ser el gran duque con mayor significación social en aquel momento, gracias, en parte, a los esfuerzos por mantenerse constantemente en el candelero de Miechen. A Helen la imbuyeron de su rango siendo una niñita. Estaba predestinada a mostrar un formidable orgullo rayano en la soberbia, con buena dosis de arrogancia.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 05 Dic 2008 20:06 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
La pequeña estaba acostumbrada a que sus deseos fuesen órdenes y a que, por lo general, se cumpliese su santa voluntad. Sólo sus padres podían refrenarla, porque su niñera, más de una vez, se encontró en apuros ante la tolerancia cero a la frustración de una criatura escandalosamente consentida y pagada de sí misma. Hay una anécdota que se suele utilizar para ejemplarizar ese hecho. Retrotrae a la época en la que Helen tenía solamente cuatro años y un reputado pintor llegó al fastuoso palacio Vladimirovich de San Petersburgo para hacerle un gran retrato ordenado por los entusiasmados papás.

Helen, al igual que tantos chiquillos, detestaba que la hiciesen posar. Tenía que engalanarse especialmente y permanecer quietecita, para facilitar la tarea del pintor. Cuando se removía inquieta, la nanny debía instalar a recuperar la actitud "adecuada". En cierta ocasión, eso molestó tanto a Helen que, extendiendo el brazo hacia una mesa cercana, cogió de ella en su manita un afilado abrecartas con el cual atacó a la nanny. A ésta no le quedó otro remedio que buscar refugio detrás del fornido pintor, que se quedó literalmente conmocionado al observar que la gran duquesa, sin amilanarse, avanzaba hacia él con los ojos fulgurantes, esgrimiendo el abrecartas.

Seguramente Helen no consiguió lesionar al pintor, pero éste no olvidó nunca la escena acaecida en uno de los salones del palacio Vladimirovich.

Imagen
Helen, aparentemente muy modosita aunque con cara de enfurruñada, sentada entre sus tres hermanos, todos con traje de marineros.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 05 Dic 2008 20:07 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
Helen con Andrei, el hermano más cercano en edad y por tanto el más afín:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 05 Dic 2008 20:09 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
Y aquí una gloriosa imagen de Helen con sus muñecas favoritas.

Debo hacer constar mi agradecimiento a Sveta, del AP. Tenía esta foto, pero en menor resolución y en peor calidad; sin embargo la perdí y, como deseaba recuperarla, le pedí a Sveta que me la proporcionase. Ese día la pillé, como ella dice con excelente humor, en "modo caritativo".


Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 05 Dic 2008 20:10 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
Aquí disfrazada para alguna representación:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 05 Dic 2008 20:10 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 22:02
Mensajes: 25904
Ubicación: ESPAÑA
Realmente, ya leer ésto:

Citar:
Vladimir jamás olvidó lo cerca que había estado de revestirse con la púrpura imperial. Había tenido la miel en la punta de los labios...pero luego se quedó con las ganas de paladearla. Siempre consideraría -con absoluta falta de modestia...- que él hubiese sido mejor soberano que su hermano, cuyo único mérito especial radicaba en haber nacido ANTES. La misma idea germinaría en la mente de la muchacha con la cual se casó: la princesa Marie Alexandrine de Mecklenburg-Schwerin.



Define completamente al personaje (grin). Qué clase de cerebro puede tener alguien así, nacer ANTES lo era TODO.

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 05 Dic 2008 20:11 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
Y no me preguntéis a quien le robé esta foto...porque, sinceramente, no me acuerdo. Pero juraría que proviene del AP.

Muestra a Helen como una pequeña GRAN DUQUESA, en todo su esplendor:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 118 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 10  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro