Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 184 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13 ... 16  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto:
NotaPublicado: 30 Ago 2008 15:11 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Mar 2008 16:26
Mensajes: 1420
Ubicación: España
Así es. Por eso digo que es a partir de la guerra que surge la Freddie que yo admiro. Que frente las adversidades de la guerra y de su poca experiencia como reina, no se queda en su palacio de brazos cruzados viendo pasar el tiempo, sino que sale al mundo exterior y se patea toda Grecia a lomos de una mula, que se cartea con quién sea para intentar que su país reciba todas las ayudas posibles... Esa parte de su vida creo que queda injustamente en la penumbra. Quizá porque fueron momentos tan terribles que todo el mundo se apresuró a olvidarlos.

Hay muchas cartas más. Voy a seleccionar las más importantes.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 31 Ago 2008 16:18 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Mar 2008 16:26
Mensajes: 1420
Ubicación: España
Ernesto Augusto y Victoria Luisa en 1940.

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 31 Ago 2008 16:20 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Mar 2008 16:26
Mensajes: 1420
Ubicación: España
Atenas, 9 de abril de 1941.

Queridos padres:

No sé si algún día recibiréis esta carta. Se la entregaré a Callita [el Gran Mariscal de la Corte] para que la guarde hasta que encuentre una oportunidad para enviárosla.

Grecia se alegró mucho cuando Yugoslavia derrocó al régimen, pues ello significaba que habría un millón de hombres más luchando contra los alemanes, ya que estábamos seguros de que éstos nos atacarían. La única duda era cuándo lo harían.

En el momento en que Yugoslavia se unió el Eje, tuvimos noticias procedentes de fuentes dignas de crédito de que los alemanes pensaban atacarnos por la espalda, en la frontera búlgara. Estábamos dispuestos a luchar solos, pues prácticamente no contábamos con tropas para defender el frente búlgaro, ya que el grueso de nuestras fuerzas se batía en Albania con los italianos. Un país como el nuestro de, de ocho millones de habitantes, sólo puede disponer de un ejército de doscientos cincuenta mil hombres. Con ellos estamos ganando la guerra a Italia. En la frontera búlgara no teníamos más que dos mil soldados dispuestos a no permitir que los alemanes nos invadieran sin lucha, aunque tuviesen que luchar solos contra el poderoso enemigo.

Entonces se produjo el cambio, que para nosotros significaba que Yugoslavia entraría también en la liza convirtiéndose en aliada nuestra.

Al amanecer del día 6, el embajador Erbach presentó a nuestro Primer Ministro un documento en el que comunicaba la violación del suelo griego por los alemanes. No hubo ultimátum ni condiciones. Dicen que Erbach apenas podía hablar y que pidió al Jefe del Gobierno que le dejase estrechar su mano en señal de amistad personal.

Desde el domingo por la mañana, diez divisiones alemanas están atacando en la frontera greco-búlgara. Hasta hoy, miércoles, no han conseguido avanzar un solo paso. Machacan implacablemente a aquellos dos mil hombres –que incluso hubieran sido insuficientes para guarnecer la línea fronteriza de paz– con « stukas », tanques, artillería y cuantas armas poseen. Un fuerte, ocupado dos veces por los alemanes, sigue todavía en nuestro poder. Así pues, no hay más remedio que arrodillarse ante lo que están haciendo nuestros soldados gracias al temple de sus almas.

Esta mañana ha quedado cortada la comunicación con nuestras tropas. Los alemanes invadieron Grecia por Yugoslavia. Mirad el mapa y veréis lo que ha ocurrido. En el extremo inferior de este país una división yugoslava de cuarenta mil hombres se entregó sin lucha, permitiendo a los alemanes entrar en Grecia y avanzar sobre Salónica. Carecemos de noticias de esta ciudad, aunque sospechamos que a estas horas ya estará en poder de los alemanes. Lo último que supimos fue que los atacantes no habían logrado romper el frente búlgaro, que resiste y resistirá hasta que nuestros soldados sean atacados por la espalda, cosa posible porque los yugoslavos dejaron pasar al invasor sin combatirle.

Quisiera saber si algún oficial alemán sería capaz de mirar a los ojos de un soldado griego sin avergonzarse. ¡Ocho millones de griegos luchando contra ciento ocho millones de alemanes e italianos! Cuando se lee en los periódicos el parte oficial de guerra ítalo-griega y al mismo tiempo el germano-griego, parece una broma. Dos grandes potencias contra la minúscula Grecia. ¡Qué gloria para nosotros y qué vergüenza para ellas!

Ahora veremos con qué rapidez avanzan los alemanes desde Salónica, en donde empiezan las montañas. Hoy jueves, las noticias son peores aún. Los alemanes ya han rebasado nuestra segunda línea. Nada podrá contenerlos y tendremos que marcharnos.

Nuestro ejército (ahora puedo deciros que disponíamos de veinte mil hombres frente a las diez divisiones germanas) resiste aún, pero caerá prisionero en cualquier momento.

Sufrimos bombardeos aéreos de día y de noche. A veces resultan divertidos.

Hace unas noches estábamos es casa de unos amigos cuando las sirenas dieron la voz de alarma con sus alaridos ensordecedores. Subimos al tejado y oímos el zumbido de un enjambre de aviones y el estrépito de las bombas y los antiaéreos. De repente se oyó un silbido y alguien dijo que era una bomba. Os puedo asegurar que en menos que canta un gallo me encontré en el sótano. Durante la noche tuvimos que bajar otras dos o tres veces.

El primer bombardeo de El Pireo lo presencié con Palo desde casa de tía Ellen. Como duró mucho, volvimos a Tatoi bajo la luz de la luna. No habíamos hecho más que acostarnos cuando una terrible explosión nos arrancó de la cama. Yo estaba segura de que medio Tatoi sería un montón de escombros, pero Palo, que se había asomado al balcón, dijo inmediatamente que no se trataba de una bomba de aviación sino de una explosión en El Pireo, donde había volado algún barco cargado de municiones. Yo tenía el convencimiento de que había sido una bomba y no aceptaba otra explicación. ¡El resultado fue una riña familiar!

Seguiremos en territorio griego todo el tiempo que podamos. Grecia tiene muchas islas. Pero el Rey no puede dejarse capturar, aunque el enemigo le trate con todos los honores. El Rey representa a la nación y si cree en su propia victoria como nosotros creemos, tiene que marcharse. Tampoco Palo puede quedarse aquí porque está casado con una alemana. Si se quedase podría parecer que quería hacer de Quisling.

No podríamos ayudar a nuestro pueblo porque los alemanes nos impedirían cualquier contacto con él. Ahora bien, los alemanes jamás podrán avasallar a los griegos. Estoy segura de ello. Todos estamos profundamente convencidos de que, al final, la victoria será nuestra. También vosotros lo estaréis. El futuro lo decidirá. ¡Qué Dios os proteja y proteja a mis hermanos! Todos los días rezo para que vuelvan sanos y salvos de la guerra. Nosotros nos sabemos lo que el destino nos tiene reservado. A lo mejor, terminamos en Norteamérica. ¡Qué absurdo!

Pensamos dejar aquí todo y llevarnos sólo lo estrictamente indispensable. Lo demás quedará en poder de Mecí [camarera mayor de la Princesa] y de Callita. Creo que tía Alicia quiere quedarse aquí. Vive en otro barrio de Atenas. La envidio por poderse quedar.

Palo y yo echamos mucho de menos Atenas, pues queremos mucho a esta nación y a sus hijos. También ellos nos quieren profundamente. Pero no tengo la menor duda de que volveremos.

¿Cómo podrá Alemania borrar de su historia esta vergüenza? Hablo con tanta amargura por lo mucho que quiero a ese país. Decid a mis hermanos que veo y entiendo las cosas tal como son. Grecia es el único país que tiene razón y no tiene la menor responsabilidad en esta guerra, en la que se ha definido valerosamente, sin doblegarse ante sus enemigos. Nuestras tropas han vencido en todas partes, incluso en el frente búlgaro, en el que han frenado a los alemanes.

Sé muy bien lo que estaréis pensando y me da mucha pena por vosotros. Pero dentro de un par de años todo volverá a la normalidad, como ocurrió después de la otra guerra. Quisiera ayudaros a desechar vuestras inquietudes. No olvidéis que Palo y yo somos felices estando juntos. Esto es lo más importante y os servirá de consuelo cuando os preocupéis por nuestro destino. Soy lo bastante joven para estar animosa, incluso en estos momentos. Voy a llevar conmigo a H. Ypsilanti, nuestra niñera, y otros dos sirvientes de confianza. La anciana Yanni cuidará de nuestra casa. ¡Qué mundo más disparatado! Si todo no fuese tan triste, daría risa.

Nuestro jardín está precioso estos días, lleno de flores; pero no debo pensar en él, pues el sentimentalismo no ayuda a nada.

¿Quién se quedará con nuestro yate? Tal vez Goering. ¡Qué le aproveche!

La idea de las calamidades que va a padecer este pueblo me acongoja. Pero ¿qué más podemos hacer? Hemos hecho cuanto estaba en nuestra mano y podemos irnos con la cabeza muy alta.
En fin, tengo que terminar. Los niños están bien. Gracias a Dios, no se dan cuenta de nuestra pena.

Muchos besos llenos de cariño para vosotros y para mis hermanos. Sé cómo piensan y eso me ayuda. Somos una familia unida, cosa que no todos pueden decir. Que Dios os proteja y os bendiga. Vuestro ejemplo me fortalece. Siempre vuestra,

Federica


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 02 Sep 2008 21:37 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Mar 2008 16:26
Mensajes: 1420
Ubicación: España
Sigue la carta.

Hoy es sábado y todavía seguimos aquí, gracias a Dios. Los alemanes atravesaron Yugoslavia para unirse con los italianos en Albania. Bueno, nuestros vecinos no son griegos. He oído en la radio alemana que sus tropas han hecho prisioneros en el frente búlgaro a ochenta mil soldados griegos. ¡Ojalá hubiésemos contado con ese número! En total creo que habría de doce mil a quince mil hombres, es decir, los mismos que durante tres días rechazaron los ataques de las diez divisiones alemanas, ante las que capitularon con su general cuando habían disparado la última bala.

Anoche volvieron a sonar las sirenas desde las nueve hasta la una y desde las cuatro de la madrugada hasta las seis. Palo y yo estábamos en Lycabetto y presenciamos el bombardeo. Era algo terriblemente excitante.

El ruido de las explosiones es sobrecogedor. Yo me las doy de valiente si estoy cerca de un refugio; de lo contrario me gusta mucho menos, ¡Qué situación! Aquí me tenéis sentada tan ricamente en Atenas, mientras la aviación alemana nos bombardea.

Los niños pasaron la noche en un refugio bastante húmedo y frío, pero muy seguro. Envueltos en gruesas mantas, dormían tranquilamente.

Hoy lunes, 14, las noticias son un poco mejores. Hemos conseguido establecer una nueva línea en las montañas. Quiera Dios que podamos mantenerla.

La tragedia de la población civil de Grecia es indescriptible. Acabo de llegar del hospital y traigo desgarrado el corazón. He visto niños pequeños heridos, cuyos padres perecieron en el bombardeo, y madres jóvenes que perdieron a sus hijos. Os aseguro que hay momentos insoportables.

No comprendo por qué los alemanes han destruido Belgrado. Había sido declarada ciudad abierta por los yugoslavos y ahora es un montón de ruinas. Es algo realmente horroroso.

Antes del ataque alemán me dijisteis por teléfono que Palo y yo no deberíamos marcharnos. Pero si la situación empeora, no tendremos otro remedio. Primero porque ni el Rey ni los herederos directos de la dinastía pueden caer prisioneros. Y luego porque aunque Palo y yo nos quedásemos no podríamos ayudar a nadie, pues ya se encargarían los alemanes de impedirlo. No nos permitirían visitar los hospitales y seguramente nos mantendrían incomunicados con todo el mundo. Por otro lado, es posible que los alemanes, que siempre han tratado de indisponer a Palo con Jorge, le proclamaran Rey contra su voluntad. Es muy fácil decir cosas en los periódicos. (Pero siendo de hecho un prisionero, ¿cómo podría defenderse?). Durante el resto de su vida sería considerado aquí, en su patria, y en el extranjero, como un Quisling cualquiera. ¡Que utilicen a otro para ese juego!

Anoche las sirenas sonaron varias veces. Cuando hace algunos días hubo una alarma a las cuatro de la madrugada, Palo y yo optamos por no movernos de la cama. Sabíamos que los niños estaban seguros en el sótano de Tatoi y que podíamos seguir entre sábanas. El ruido era ensordecedor. De pronto, un terrible estruendo me sacó de la cama no sé cómo. Más tarde supimos que había caído una bomba en Maroussi, el pueblo entre Psichico y Kifissa, donde tuve el accidente de automóvil.

Parece que las cosas van de mal en peor. El joven Pedro de Yugoslavia llegó de improviso en avión, señal de que el país está perdido. Lo demás os lo podéis imaginar, sabiendo que nuestra frontera con Yugoslavia ha quedado abierta.

Desde el día del ataque alemán carecemos de noticias de Yugoslavia. Creo que allí ha ocurrido lo mismo que en Polonia, a pesar de que su ejército contaba con un millón de hombres más.

Esta tarde hubo otra alarma. Fue de lo más desagradable. Los aviones volaban muy bajo y se les podía ver perfectamente. Tío Jacobo y tía María iban hacia El Pireo cuando empezó el ataque.

Tío Jacobo consideró que no era prudente seguir y dio la vuelta dirigiéndose a la Acrópolis mientras sonaban las sirenas. Vieron desde allí el bombardeo y me parece que tía María hizo una película.

Hoy hace una tarde espléndida y estoy segura de que la noche será movida en Lycabetto.

Después de comer fui a Tatoi para ver a los niños. Están cada día más guapos. Con el tiempo que hace, el campo está tan hermoso que casi da pena verlo. Pero no hay que ponerse sentimentales, pues todo pasa.

Pedro (el hijo del príncipe Jorge y la princesa María) nos contó hace unos días que al volver de noche a su casa, en medio del estrépito infernal, encontró a sus padres sentados en el balcón, en bata y con los cascos en la cabeza. Ya os podéis figurar la gracia que nos hizo.

Los aviones zumban sobre nuestras cabezas.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 02 Sep 2008 21:38 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Mar 2008 16:26
Mensajes: 1420
Ubicación: España
Ya acabo con la carta de Federica. Queda un trocito más y ya está. :oops:


Última edición por MariaHelena el 03 Sep 2008 19:28, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 03 Sep 2008 19:28 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Mar 2008 16:26
Mensajes: 1420
Ubicación: España
Marte 15.

Acaba de llegar Catalina y nos dice que preparemos todo, pues nos vamos mañana. No quiero angustiarme y hago todo lo posible por dar la sensación de que emprendemos un corto viaje del que regresaremos muy pronto. En cambio, la tía Ellen se ha venido abajo. Se han agotado sus fuerzas y da mucha pena ver completamente abatida a una mujer tan valiente.

Cuando leáis esta carta, pensad que estos terribles momentos ya habrán pasado. Al menos sé que vayamos donde vayamos y dure lo que dure, estaré con mis hijos, lo cual me hará feliz.

Imagino lo que sentiréis y que daríais algo por ayudarme. Sólo al pensarlo me consuelo. ¡Si pudiésemos quedarnos en Grecia…! Lo haría encantada, a pesar de todo. Pero ello no es posible sin el consentimiento de Jorge, que no puede darlo por las razones que ya os he explicado.

Ahora sí debo terminar. Confío en que todo vaya bien y que muy pronto tendremos la alegría de vernos. Las cosas se olvidan rápidamente y nos reiremos cuando recordemos lo que ahora estamos pasando.

Muchos besos para vosotros y para mis hermanos. Os quiere mucho vuestra,

Federica



Segunda continuación de la carta del 9 de abril


Domingo, 20 de abril de 1941.

No es posible que os hagáis una idea de lo que estamos pasando estos días. Lleno de desesperación, nuestro Primer Ministro se ha suicidado. Lo he sentido mucho, pues era un hombre honrado y encantador.

Anteayer Palo y Jorge estuvieron día y noche, hasta las cinco de la madrugada, en el Cuartel General, sin comer ni descansar. No hay manera de encontrar a un hombre que acepte la responsabilidad de formar Gobierno en estas horas de gran peligro. En vista de ello, Jorge ha decidido hacerse cargo personalmente de las funciones de Presidente del Consejo de Ministros, pero tampoco encuentra a alguien capaz de aceptar el puesto de vicepresidente. No obstante, esperamos que las cosas se arreglen.

El comportamiento de Jorge es extraordinario. Su mano firme ha puesto orden en muchas cosas.

Nuestro barco, en el que íbamos a emprender viaje, ha sido bombardeado entre tanto. Nuestra salida se aplaza un día y otro porque los alemanes siguen encontrando resistencia, pero esta espera me pone muy nerviosa. ¡Ojalá estuviésemos ya lejos! Convencida de que tenemos que irnos, quisiera que todo hubiese pasado y encontrarme en un sitio en donde no hubiese guerra, en una casita con un jardín donde pudiera vivir en paz con mi familia sin oír ni ver nada durante algún tiempo.

Varias de nuestras ciudades más bellas han sido arrasadas por los constantes bombardeos, que han causado muchas víctimas entre la población civil. ¡Y todavía se nos quiere hacer creer que los alemanes sólo luchan contra los ingleses…!

Hasta el mediodía de hoy (día de la Pascua griega), ha habido cuatro alarmas aéreas, y no sabemos si esta vez las bombas habrán destruido Atenas.

Podéis imaginar la desesperación de nuestros soldados al tener que entregar a los italianos, sin luchar, lo que conquistaron y defendieron con tanto heroísmo.

El jueves todos los miembros de la familia real comulgaron, llorando. Al ver llorar a Palo me di cuenta del odio que tengo a Hitler. ¿Qué derecho tiene a crear un Nuevo Orden mundial que nadie quiere? Por ese Orden Nuevo se destruyen las ciudades y se siegan infinitas vidas humanas…


Lunes 21.

En cuatro días hemos tenido cuatro gobiernos. Ahora debemos marcharnos sin que nadie pueda decir que hemos abandonado a los ingleses que combaten en nuestro suelo. La moral de nuestros soldados es magnífica.

Sin embargo, sé que nuestro pueblo censurará nuestra marcha y que los alemanes la utilizarán para su propaganda. Pero nosotros no podemos capitular ni quedarnos para ver cómo Italia y Bulgaria se reparten nuestro país.

Ayer tuvimos siete alarmas y hoy llevamos el mismo camino.

Me iré con los niños y el resto de la familia, excepto Jorge y Palo, que saldrán de Grecia en el último momento. Tener que marcharse en estas circunstancias, aunque sea por poco tiempo, es muy triste.

Los niños son lo único que alegra nuestra vida en estos momentos. Me siento feliz pensando que al fin voy a poder disfrutar de ellos en paz. Estos días han vivido prácticamente bajo tierra, pues los alemanes han bombardeado una y otra vez el aeródromo que está muy cerca.

Es la una de la mañana. Palo no ha regresado y tenemos que salir a las cuatro. ¡Pobre Palo! Es el más afectado por los que está pasando.

Me acuerdo a todas horas de mis hermanos y me alegra mucho que no estén en el frente en el que los alemanes tienen que luchar denodadamente y deben tener más bajas que en cualquier otro.

No tengo más remedio que terminar este periódico. Procuraré que tengáis noticias nuestras lo antes posible.

Cuando os acordéis de nosotros, pensad en una pequeña familia feliz, pues eso seremos siempre. Palo os envía muchos abrazos y saludos para vosotros y los hermanos.

Con todo el cariño de vuestra

Federica

P.S. Me llevo conmigo a las dos doncellas. Palo se lleva a Potamianos. Es su mejor amigo y sabemos que siempre podremos contar con él.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 03 Sep 2008 22:14 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18231
Lo dicho: en vez de escribir sus "memorias", debería haberse limitado a recopilar sus cartas adornándolas con una buena selección de fotos de familia ;)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: SOBRE LA SALIDA DE GRECIA EN 1941
NotaPublicado: 07 Sep 2008 04:34 
Desconectado

Registrado: 22 Mar 2008 01:16
Mensajes: 29
Hola a todos los miembros del Foro, he seguido con mucha atención los diversos comentarios y, si me permiten agregar alguna información, quiero compartir antecedentes proporcionados por el Historiador inglés Antony Beevor sobre detalles de la salida de la familia real griega en 1941, ante la invasión alemana.

En el libro “Creta” aparece lo siguiente:
“El mismo día (22 de abril), la mayor parte de la Casa Real –sin olvidar a Otto, el perro salchicha real- subió a bordo de un hidroavión Sunderland en Falerón. El buque sobre el que debían partir el día anterior había sido hundido en su amarradero. En el grupo figuraban la princesa heredera Federica, sus dos hijos, Constantino, que luego perdería el trono de Grecia, y Sofía, la actual reina de España, junto con su nodriza escocesa. La querida del rey Jorge, la admirable señora Britten-Jones, fue nombrada dama de honor de la princesa heredera Federica.
Joyce Britten-Jones fue una de las rarísimas queridas reales de la historia para las que nadie tuvo más que palabras de alabanza. Harold Caccia la calificó de mejor tipo posible de esposa del ejército, perfectamente sensata, siempre al margen de las intrigas y excelente en caso de crisis. Su marido, un capitán del Black Watch que bebía demasiado, había sido edecán del virrey cuando el rey griego visitó la India no mucho antes de su restauración en el trono. Pronto se tejió entre ellos una estrecha relación y, en 1936, la señora Britten-Jones había ejercido a la perfección las funciones de anfitriona del rey cuando Eduardo VIII y la señora Simpson lo visitaron en su crucero de verano a bordo del Nahlin.
El efecto tranquilizador de Joyce Britten-Jones sobre el rey Jorge había impulsado a Eden a exigir en marzo que se facilitara por todos los medios su viaje desde Londres a Grecia vía El Cairo. El intento de mantener en secreto este vuelo se fue al traste cuando llegó al aeródromo de Heliópolis y el general De Gaulle, que volaba en el mismo avión, insistió en que bajara antes que él, justo en el momento en que la banda atacaba la Marsellesa. Sir Miles Lampson, el embajador proconsular británico ante Egipto, le hizo los honores con discreción.
El príncipe heredero Pablo (“Palo”) asistió en Falerón al despegue del avión que transportaba a su familia. Se fue a Creta el día siguiente con su hermano, el rey, a bordo de otro hidroavión, en compañía de Emanuel Tsuderos, el primer ministro, sir Michael Palairet y el coronel Blunt, agregado militar.”


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 07 Sep 2008 12:50 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 22:02
Mensajes: 26866
Ubicación: ESPAÑA
monfort ha vuelto, que buena noticia (happy)

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 07 Sep 2008 13:26 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Mar 2008 16:26
Mensajes: 1420
Ubicación: España
Así es Montfort. Muchas gracias. :wink:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 07 Sep 2008 13:28 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Mar 2008 16:26
Mensajes: 1420
Ubicación: España
"Teníamos que embarcar a bordo de un buque mercante a las cuatro de la madrugada, pero poco antes de esa hora nos avisaron de que mientras esperaba en el puerto había sido bombardeado y hundido. Luego nos dijeron que saldríamos en un destructor, el cual corrió la misma suerte que el mercante. Yo ya no podía más. Al fin, salimos al día siguiente y sin equipaje. El Rey y Palo nos seguirían unas horas más tarde. Es horrible que en momentos así tenga que separarse una familia. Palo y tía Ellen nos llevaron hasta el avión, un hidro Sunderland. Tía Ellen me entregó una cruz de plata que se había encontrado en el suelo de un hospital. Debía haber pertenecido a un soldado y llevaba grabadas estas palabras: « En touta nika » (Con esto venceré). No quiso venir con nosotros, pues su marido está enterrado en Tatoi. Nadie hablaba. Yo llevaba en brazos a Tino, que todavía no tenía un año, y a Sofía de la mano. En aquellos instantes yo no sabía si volvería a ver a Palo. Nos dimos un beso de despedida. El cielo estaba plagado de aviones. « Si la separación no es la muerte, la muerte no puede ser una separación ». Subimos a una motora destartalada que se utilizaba para llevar gasolina a los hidroaviones. No tenía asientos y sólo llevaba unas mantas sobre algunos tubos. Nuestra vida de refugiados empezó a unos centímetros de distancia de la tierra que abandonábamos. El joven piloto de nuestro avión empuñó la palanca de mando y empezó a silbar una triste melodía. De pronto, la oscuridad se transformó en una mezcla de colores: rojo, amarillo y oro. El sol naciente trataba de manifestar su hermosura, que mi corazón no supo agradecer.

Apenas llegados a Creta fuimos bombardeados una vez más. Nos refugiamos en una zanja desde donde veíamos caer las bombas que estallaban a un lado y otro. Pensé que si me alcanzaban no tendría tiempo de preocuparme y que si no me alcanzaban me gustaría contar aquella aventura. Sofía, que sólo tenía dos años, estaba sentada en mi regazo. Para que no oyese las explosiones le tapaba los oídos con mis manos al mismo tiempo que cantaba desesperadamente tratando de distraerla. Tino estaba en brazos de Sheila Macnair, nuestra querida niñera. La miré y pensé: « ¡Pobre muchacha! Es terrible que nosotros tengamos que vivir esta tragedia, pero al fin y al cabo los alemanes lanzan sus bombas contra nosotros. Ella, en cambio, corre todos los peligros sólo por lo mucho que quiere a nuestros hijos ». Un policía muy gordo compartía la zanja con nosotros. Todavía recuerdo sus anchas espaldas ante nosotros y su cabeza hundida en el suelo, mientras rezaba y se santiguaba.

Como nadie tenía noticia de nuestra llegada a Creta, no se había hecho el menor preparativo para recibirnos, cosa que no supimos hasta después de haber desayunado muy bien en una cabaña. El desayuno estaba destinado a unos oficiales de la marina británica que, muy sorprendidos, se unieron a nosotros cuando terminamos. Para alejarnos de las bombas tomamos un taxi prehistórico, en el que cruzamos la isla. En cada pueblo preguntábamos si habían llegado el Rey y mi marido, pero nadie sabía nada. Entonces supe lo que es sentir la muerte en el alma. Más tarde nos enteramos de que todavía no habían salido de Atenas porque la luz del día hacía muy arriesgada su partida. Llegaron al día siguiente por la tarde,

Una vez más tuvimos que proseguir el éxodo. Al llegar a Egipto, Tino tenía una erupción por todo el cuerpo. Me asusté mucho pensando que pudiera ser la escarlatina. Llamamos a un famoso especialista de enfermedades de la piel, quien después de reconocerle minuciosamente, me dijo: « Tranquilícese Vuestra Alteza. Lo que tiene el Príncipe son picaduras de chinches ». Mi humillación fue tan grande como mi alivio".


Última edición por MariaHelena el 07 Sep 2008 13:35, editado 2 veces en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 07 Sep 2008 13:30 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Mar 2008 16:26
Mensajes: 1420
Ubicación: España
Imagen

"Describí nuestro viaje a mi tía, la princesa heredera de Suecia, en la carta siguiente":


Alejandría, 30 de mayo de 1941.


Querida tía Luisa:


Estoy encantada de disponer de unos momentos para escribirte, pero perdona que lo haga con esta letra horrible, pues me dejé en casa mi pluma estilográfica. Palo y yo nos hemos encontrado aquí con Dicky (Lord Louis Mountbatten) después de haber sido hundido por cuarta vez en esta guerra. Parece contento y animado y nos ha gustado mucho volverle a ver. Quiero decirte, ante todo, que Palo, los niños y yo estamos muy bien.

Cuando dejamos a Alicia se encontraba en perfecto estado de salud. Salí de Atenas con los niños un día antes que Palo y su hermano, de madrugada y en un avión. Jamás olvidaré la despedida de Palo un momento antes de subir al armatoste que nos llevó al hidro, pues no sabía si volvería a verle, ya que volar en una época así no es nada seguro. En cuanto llegamos a Creta sufrimos un nuevo bombardeo y tuvimos que refugiarnos en una zanja con los niños, manteniéndoles pegados al suelo mientras las bombas estallaban a derecha e izquierda. Los aviones volaban bajo y podíamos ver cómo dejaban caer las bombas sobre nosotros. Afortunadamente salimos bien, y me siento orgullosa de haber permanecido bajo el fuego. Tardamos un día en llegar al pueblo en que pensábamos quedarnos. No teníamos comida, ni pañales para mudar al niño, que estaba empapado. En una aldea una mujer me dio una toalla, que rompí para envolverle.

Al llegar al pueblo, naturalmente no había nada preparado para nosotros, no siquiera una cama donde acostar al niño. Le hice una uniendo dos butacas sobre las que puse una manta. El niño parecía encontrarse a gusto, pero a la mañana siguiente amaneció lleno de picaduras de chinches y pulgas, lo mismo que yo y que todos los demás. Al día siguiente llegó Palo, gracias a Dios, y me encontré mucho mejor. Pasamos quince días en aquella casa. Por cierto que, una vez acostumbrados a ella, acabó por gustarnos. Fregábamos el suelo con agua caliente para librarnos de los insectos, y cuando a los pocos días nos encontrábamos instalados cómodamente, tuvimos que dejarla para seguir nuestro destino.

Saluda de mi parte con mucho cariño a mis padres y hermanos. Sé que constantemente piensan en nosotros, como yo pienso en ellos. Diles que no se preocupen por mí, pues yo seré feliz teniendo al lado a mi familia. Diles también que a todas partes llevo conmigo una fotografía suya. Y que cuando se está tan unido en pensamiento como lo estamos nosotros, nada significan el tiempo y el espacio. Terminada la guerra volveremos a reunirnos y trataremos de edificar un mundo mejor para nuestros hijos. La única manera de lograrlo será encontrar de nuevo a los viejos amigos y colaborar con ellos, sin tener en cuenta en qué lado estuvieron, porque nuestros amigos personales nunca cambian.

Freddie.



Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 184 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13 ... 16  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro