Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 66 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: FRANZ JOSEF. VIDA PRIVADA.
NotaPublicado: 13 Ago 2009 19:08 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17263
Venga, que en pleno verano apetecen temas entretenidos...

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: FRANZ JOSEF. VIDA PRIVADA.
NotaPublicado: 13 Ago 2009 19:31 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17263
El 4 de noviembre de 1824, Viena celebró por todo lo alto unos esponsales. El novio se llamaba Franz Karl, tenía veintidós años y ocupaba una elevada posición en la línea sucesoria imperial de los Habsburgo dado que se trataba del segundo hijo varón del entonces emperador Franz I. La novia se llamaba Sophie, ostentaba el título de princesa de Baviera y contaba diecinueve años. Dato curioso: la emperatriz Caroline Augusta, cuarta esposa de Franz I y madrastra por tanto de Franz Karl, era una medio hermana -por parte de padre...- de Sophie.

Se cifraban grandes esperanzas en aquel enlace, que ratificaba de nuevo la tradicional política de alianzas mediante matrimonio entre los Habsburgo y los Wittelsbach. El heredero de Franz I, hermano mayor de Franz Karl, era Ferdinand. No se dudaba de que llegaría a ocupar el trono en su momento, pero la mera idea generaba una dolorosa frustración tanto en el emperador como en la cancillería, en la corte y entre el pueblo llano. Ferdinand añadía a la deformidad física un considerable retraso mental, sin que faltase en el cuadro una propensión a las crisis epilépticas y una impotencia que le condenaba a no engendrar aunque le casasen apropiadamente. Tras Ferdinand, estaba Franz Karl. Pero Franz Karl tampoco representaba una baza interesante. Poseía una mente letárgica junto con un carácter profundamente abúlico; no había en él ni firmeza ni resolución. En cambio, a la flamante consorte de Franz Karl, Sophie, le sobraban la prestancia, la inteligencia, la energía y una notable fuerza de voluntad. Con suerte, proporcionaría a la dinastía una nueva generación de varones dotados de mejores cualidades.

Sophie no defraudaría las expectativas. Pero, en los primeros años de vida conyugal, hubo en torno a ella una sensación constante de desaliento, porque si bien demostró fertilidad, embarazándose de manera regular, también resultó que cada gestación se interrumpía bruscamente, en abortos espontáneos que la dejaban afectada física y anímicamente. Sin embargo, Sophie perseveró. Al cabo de seis años de su boda, consiguió llevar a término los nueve meses de preñez para alumbrar, en Schöenbrunn, un varón perfectamente formado y en apariencia robusto. Se trataba de Franz Joseph.

A partir de ahí, la situación progresó felizmente. Franz Joseph, cariñosamente denominado Franzl, tenía veintitrés meses cuando llegó al mundo otro niño, bautizado Ferdinand Maximilian, al que se llamaría Max o Maxi. Cuando Maxi acababa de cumplir un año de edad, apareció en escena un tercer varón: Karl Ludwig. Sophie había ofrecido ya, en rápida sucesión, un heredero (Franzl), un eventual repuesto por si se malograba el heredero (Maxi) y una tercera posibilidad en caso de que fallasen las dos primeras (Karl Ludwig). Para la archiduquesa fue una satisfacción personal el nacimiento de una niña, Maria Anna, Annechen, a finales de octubre de 1835. Por desgracia, la pequeña adolecía de una salud frágil, con accesos epilépticos. Fallecería con cinco años de edad, justo por la época en que la desolada madre se embarazaba de nuevo; el embarazo se desarrolló en una atmósfera triste, incluso depresiva, y produciría un varón que nació muerto. En 1840, Sophie alumbraría un quinto bebé, el cuarto varón: Ludwig Viktor, al que dieron el sobrenombre de Bubbi. Delicado en extremo, sorprendentemente enfermizo, Bubbi sería objeto de una verdadera sobreprotección en la infancia.

Pero ésta no es la historia de Sophie...aunque Sophie juegue un papel significativo en el tema. Es la historia de Franzl, su primogénito, el pequeño rubio de ojos azules en un rostro de tez clarísima a quien, desde el principio, se preparó a conciencia para que, a su debido tiempo, se transformase en un gran emperador del linaje Habsburgo...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: FRANZ JOSEF. VIDA PRIVADA.
NotaPublicado: 13 Ago 2009 20:17 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17263
Franzl, al igual que sus hermanos Max y Karl Ludwig, fue entregado a la tutela efectiva de una gobernanta. Para representar ese papel se había elegido, con tiento, a una baronesa prusiana: Luise von Sturmfeder. Se trataba de una mujer de carácter sólido como una roca, con una fuerte conciencia religiosa y un bien arraigado sentido del deber. Pero que dirigiese la nursery imperial con mano firme no implica que no fuese afectuosa con los niños que tenía a su cargo. De hecho, los chicos permanecieron durante décadas muy vinculados afectivamente a Luise von Sturmfeder, a la cual solían llamar, con cariñosa devoción, "Amie".

Por supuesto, al transcurrir cierto tiempo, se eligieron preceptores que determinasen el curso de la formación de la muchachos, en especial la de los dos mayores. En ese sentido, el responsable principal sería el conservador conde Heinrich von Bombelles, pero le servía de asistente otro aristócrata: el conde Johann Coronini-Cronberg. Significativamente, los hijos de Bombelles (Karl, denominado Charly) y de Coronini-Cromberg (Franz, también apodado Franzl) se convirtieron en los más destacados compañeros de estudios y de juegos de los archiduques.

El programa de estudios hacía especial hincapié en la historia, la genealogía, la geografía y los idiomas, pero otorgando asimismo gran relevancia a la religión católica, por supuesto. Franzl se distinguió por ser un niño serio y formal, que asumía con naturalidad la estricta disciplina, que jamás eludía sus responsabilidades y que cumplía con sus deberes. Maxi, por su parte, podía demostrar una fervorosa aplicación en las materias que le atraían, pero una notable desidia en las que no se avenían con su carácter sensible, romántico y fantasioso. De Karl Ludwig nadie esperaría gran cosa, porque enseguida se percataron de que su inteligencia era bastante limitada.

A los ocho años, Franzl no sólo manejaba con una completa fluidez su lengua materna, el alemán, sino que ya lograba escribir cartas en francés a su madre, que le señalaba las frases mal construídas para que se enmendase. A los once años, su nivel de francés era excelente, mientras que ya se manejaba en checo y en húngaro...momento en el que se consideró necesario incluír en el programa clases de italiano. Con doce años, se le inculcaría un latín básico, a lo que acabaron sumándose nociones muy elementales de griego clásico. La competencia lingüística se consideraba esencial, pero corría parejas con los avances del niño en historia, en particular la historia del imperio y del continente europeo.

En materias artísticas, Franzl sólo mostraba aptitudes para el dibujo. Su capacidad de observación se traducía en dibujos asombrosamente fieles a la realidad, que incluían hasta los detalles más nimios en trazos claros, rotundos. Maxi, en cambio, prefería dar rienda suelta a la fantasía en sus obras. La poesía formaba parte intrínseca de Maxi, que podía componer versos con franco deleite. Franzl no tenía ni el menor gusto para la poesía. En el aspecto literario, Maxi le daba ciento y raya a su hermano mayor. También en lo que atañía a la música, por cierto. Franzl únicamente se embelesaba al escuchar marchas militares, pues, desde pequeño, había demostrado inclinación a ponerse uniforme y a participar en ejercicios castrenses típicos para cadetes. Nada le enorgullecería más que ostentar en su casaca galones de oficial del ejército. Por su parte, Maxi no tenía particular inclinación a la milicia hasta que se dejó fascinar, en el curso de un viaje, por la marina.

En conclusión, Maxi era el que coleccionaba en la niñez cuadros de sus familiares, imitando las célebres galerías de retratos de los Wittelsbach; también le atraían las monedas antigüas, las plantas raras y las conchas que se encontraban a orillas del mar. Era el que se extasiaba contemplando la naturaleza, cabalgando frenéticamente y observando de cerca a los pájaros. Franzl apreciaba la naturaleza, en particular los grandiosos paisajes alpinos, porque ofrecían un marco ideal para la práctica cinegética.

Franzl se hubiese sentido perfectamente a gusto siendo un abnegado y devoto capitán en cualquier regimiento, dedicando el tiempo libre a cazar en las montañas. Pero sabía que estaba predestinado a convertirse en un emperador, lo que, a sus ojos, quería decir que se convertiría en el principal servidor del Imperio a mayor gloria de la casa de Habsburgo. Una responsabilidad histórica recaería sobre sus hombros; de él dependía cumplir su misión trabajando duro desde primera hora de la madrugada, hasta caer exhausto en la anochecida. No dedicarse plenamente a ejercer la soberanía hubiera representado una especie de traición a su linaje y a su patria. Poco tiempo le quedaría para los caprichos. Y los caprichos serían sencillos, en consonancia con su personalidad. La caza sería su válvula de escape. Las fiestas le gustarían porque, a pesar de que no apreciaba la música, le encantaba bailar al igual que le interesaban las funciones de ballet. Asistiría al teatro...pero preferiría las piezas ligeras, no las grandes tragedias. En otro orden de cosas, nunca sería conocido por su afición a la buena mesa ni a las bodegas surtidas. Le bastaba con comidas tradicionales, sustanciosas y reconfortantes; no necesitaba platos especialmente concebidos para el deleite del paladar, con nombres tan largos como rimbombantes, que solían proliferar en los menús de ciertos banquetes de gala. No se trataba de un gourmet y tampoco de un gourmand.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: FRANZ JOSEF. VIDA PRIVADA.
NotaPublicado: 14 Ago 2009 05:35 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 10 Abr 2008 06:47
Mensajes: 3967
Ubicación: Argentina
:DD Minnie, volvio recargada, de Austria >:D<

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: FRANZ JOSEF. VIDA PRIVADA.
NotaPublicado: 15 Ago 2009 01:07 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Mar 2008 18:22
Mensajes: 5682
Hola, hola

Bienvenida al Hogar, Minnie..!!! se notaba su ausencia... =D>
Interesante historia, como interesante la de Dimitri, pero.... estimada y talentosa Minnie, yo no me olvido de las promesas y los compromisos....!! :))

De que estoy hablando...??? de CONTINUAR con la historia de la gran duquesa Sanny !!!!
Repito interesante la historia de Francisco José, pero poco, regular o mucho, todos sabemos algo del venerable emperador, PERO de Sanny practicamente NADA y creo no hablar por mí solo. !!

Entonces puedo solicitarle amablemente que lo continúe...?
Estoy dispuesto a hacer una contribución al estímulo: cuando yo aun no leía todas las historias de Minnie, mi amigo Hernán me dijo, no te la pierdas, leelas, mira con todo lo que se de esos personajes, no dejo de hacerlo, Minnie tiene tan buena prosa que es un gusto leerla. !!
Estonces....????


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: FRANZ JOSEF. VIDA PRIVADA.
NotaPublicado: 15 Ago 2009 01:12 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 Oct 2008 13:45
Mensajes: 3736
Ubicación: Viña del Mar- Chile
Yo por mi parte estoy muy feliz de encontrar este tema sobre mi adorado Franzl. Estare alerta a que continues! (love)

_________________
Carolath Habsburg (as seen on Tumblr!!)

http://carolathhabsburg.tumblr.com/


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: FRANZ JOSEF. VIDA PRIVADA.
NotaPublicado: 15 Ago 2009 11:39 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17263
Jajajaja.

Elparaíso: no pienso dejar en la estacada a mi querida Sanny. Aunque admito que se me está agotando la información sobre la gran duquesa ;)

Katy, Franzl es un personaje interesante enfocándolo desde el punto de su vida privada. A mí también me encanta ;)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: FRANZ JOSEF. VIDA PRIVADA.
NotaPublicado: 17 Ago 2009 20:55 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 06 Nov 2008 23:21
Mensajes: 7818
Ubicación: San Isidro, Argentina
Me imagino querida Minnie que habrás leído el libro de Paul Morand "La dama blanca de los Habsburgo", que si bien no destila erudición, es un encanto en la forma que está escrito... :)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: FRANZ JOSEF. VIDA PRIVADA.
NotaPublicado: 09 Dic 2009 23:37 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17263
Pues no, Hernan, lo cierto es que no. Hay tantossss libros que aún me quedan por leer, que a veces temo que me falte tiempo aunque llegue a ser centenaria, jajaja. Me lo apunto, por tu recomendación ;)

Retomando la vida privada de Franzl, que al menos a Katy la entretiene mucho, jajaja...

...por mucho que a alguien le eduques prácticamente desde la cuna para que se convierta en un perfecto futuro emperador, a los catorce años eso debe ser lo último que tiene en mente un muchacho. Se trata de una edad complicada, en la que la voz se hace más grave a medida que brota el vello en el rostro y a menudo también el acné. Todo eso va asociado a una auténtica revolución hormonal de la que no escapan ni príncipes ni archiduques. Faltaría más ;)

A los catorce años, Franzl experimentó su primer amor, esa sensación absolutamente nueva que deja un recuerdo imborrable en cualquiera. Para él representó una sorpresa, pero para su madre, Sophie, casi un shock. Nunca se había planteado que precisamente en esa etapa sería cuando el chico llegaría a notar el pálpito súbito de un enamoramiento adolescente. La pilló in albis, por decirlo finamente.

Claro que la historia es absolutamente inocente. La reina Elisabeth "Elisa" de Prusia, una de las medio hermanas de la emperatriz Carolina Augusta y hermana de vínculo completo de la archiduquesa Sophie, tuvo la ocurrencia de visitar a ambas en Viena. Lógicamente, Elisa se presentó con el oportuno séquito, que dejaba constancia de su rango por mucho que se tratase de un viaje privado para un rendez-vous de carácter puramente familiar. Entre las damas de compañía de Elisa, figuraba una joven aristócrata llamada Berta von Marwitz. Para ver a Berta von Marwitz, Franz se olvidaba de sus ejercicios militares o de la práctica de la equitación y se hacía el encontradizo con las señoras en los jardines de Hofburg. Por eso se dieron cuenta de lo que sucedía tanto la tía Elisa como la tía Carolina Augusta, no digamos la archiduquesa Sophie, que hubo de resignarse a plasmar su asombro en las páginas de su Diario.

Es de suponer que a la interesada, Berta von Marwitz, le resultaría más bien graciosa que incómoda la situación, porque al igual que las augustas señoras se percataban de lo que ocurría, no había peligro alguno de que se produjese ningún episodio que pudiese inducir a una interpretación errónea por parte de nadie. Berta era una joven casadera, que simplemente podía considerarse halagada por haber suscitado aquella admiración platónica en un chico destinado a transformarse con los años en uno de los soberanos más destacados del continente. Nadie ignoraba que en cuanto la reina Elisa volviese a Postdam, llevando consigo a un cortejo que incluía en sus filas a Berta, Franzl empezaría a difuminar en su mente la imagen de la aristocrática von Marwitz. Era lo típico en un adolescente: arrebatos sentimentales de intensidad sorprendente, pero que se superaban con un poco de distancia y tiempo.

En realidad, la archiduquesa Sophie no íba a tener ningún motivo para asustarse ante las posibles repercusiones o consecuencias de los impulsos románticos o pasionales de su hijo mayor hasta el año 1848. El breve episodio von Marwitz en 1844 sólo había sido una levísima advertencia: el chico crecía, se transformaría paulatinamente en un mozo y habría que tener en cuenta ese hecho elemental...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: FRANZ JOSEF. VIDA PRIVADA.
NotaPublicado: 10 Dic 2009 00:24 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17263
La historia que involucró a la condesa Elisabeth Ugarte fue bastante menos inocente -al menos, transmitió esa impresión en su momento. Franz Joseph ya tenía dieciocho años y era un joven emperador, pues había ascendido al trono el 2 de diciembre de 1848 tras la abdicación de su tío paterno, el pobre deficiente epiléptico Ferdinand I, y la renuncia a sus derechos sucesorio de su padre, el no demasiado esclarecido archiduque Franz Karl.

No había sido una transición fácil, porque a principios de 1848 una Revolución de sesgo liberal había estallado en París, causando un auténtico vuelco en la escena política francesa, pues a la huída del primer y último rey Orléans, Louis Philippe I, había seguido la proclamación de una nueva República. Esos acontecimientos habían producido una onda expansiva que sacudió casi todo el viejo continente. En Austria se había hecho sentir, en un principio en forma de algaradas en las calles vienesas protagonizadas mayormente por intelectuales y estudiantes, pero también por obreros en situación precaria que abogaban sinceramente porque se introdujesen reformas en el vetusto sistema Metternich. Lo malo fue que las algaradas vienesas arreciaron, a medida que llegaban noticias de una gran sublevación de fuerte carácter nacionalista en Hungría y de levantamientos también nacionalistas en el Lombardo-Véneto. La familia imperial se vió obligada a buscar refugio en la fortaleza de Olmütz, en Moravia. Allí, la archiduquesa Sophie pasó al ataque contra el viejo canciller Metternich. Le acusó de haber pretendido lo imposible, gobernar como si no pasase nada cuando pasaba que había en el trono un retrasado mental asolado por frecuentes crisis epilépticas, casado en un matrimonio puramente blanco, sin esperanza de procrear debido a su impotencia. Aquello era un desastre, la gente percibía que ese pobre tarado no estaba al frente de la situación y que la cancillería era la que manejaba el poder en exclusiva. La reacción de Sophie contribuyó a la caída del anciano Metternich, el que había sido llamado cochero de Europa porque en una época había dado la sensación de sostener en sus hábiles manos las riendas con las que guiaba al continente entero por el camino de su interés. El emperador Ferdinand hubo de renunciar -lo que hizo sin ninguna pena, pues estaba satisfecho de poder establecerse con su bondadosa mujer María Anna en Praga. Sophie hubiera podido dejar que accediese a la púrpura imperial su marido, Franz Karl, para mangonear ella a su gusto debido a la escasa capacitación del hombre. Pero prefirió convencer a Franz Karl de que debía ceder sus derechos al hijo mayor de ambos, Franzl.

Los imperialistas habían domeñado las algaradas vienesas, la revuelta de los magiares e incluso los levantamientos sincronizados en el norte de la península italiana cuando Franz Joseph empezó su reinado en el Hofburg, bajo la fuerte influencia de la archiduquesa Sophie. Franzl jamás se permitió echar en el olvido que la resuelta Sophie había renunciado a ser emperatriz para ser simplemente la madre del emperador. Era una fuerte deuda emocional para el chico, que la pagaba con una actitud invariablemente respetuosa hacia la señora. Las opiniones de Sophie tenían un peso determinante para inclinar en un sentido o en el contrario la balanza de las decisiones imperiales en esa fase. Mantuvo esa preponderancia durante años, para decirlo todo en una frase.

Pero Sophie se encontró con un nuevo delicado asunto entre manos cuando Franz Joseph empezó a figurar en los bailes de la corte. Cualquier joven soberano estaba expuesto a tentaciones, pero eso se magnificaba con un emperador que añadía a su edad una sorprendente buena planta que lucía más aún a cuenta de los uniformes. Que bailase con entusiasmo añadía atractivo a su persona. Las aristócratas no podían evitar fijarse en él, ni celarse las unas de las otras cuando parecía que él distinguía de manera singular a algunas de ellas -por ejemplo, solicitándolas con mayor asiduidad para la danza.

Enseguida destacaría una mujer: la condesa (gräffin) Elisabeth Ugarte. Elisabeth no era una chiquilla, sino una mujer hecha y derecha, pues aventajaba en ocho años de edad a Franz Joseph. Si el emperador frisaba en los dieciocho, la condesa rondaba en los veintiséis. Por añadidura, llevaba cuatro años casada con Josef gräf Ugarte. En realidad, el nombre de soltera de Elisabeth había sido Elisabeth von Rochow-Briest; tanto su padre, Theodor von Rochow-Briest, como su madre, Mathilde Elisabeth von Warstenleben, pertenecían a la más rancia aristocracia prusiana. Elisabeth había llegado a Viena tras su enlace con Josef gräf Ugarte y se había incorporado al amplio círculo de damas que atendían a la archiduquesa Sophie. Aún así, en ese año 1848 se había ausentado de la corte para dar a luz una hija. Ahí, las fuentes que manejo difieren. Según algunas fuentes, Elisabeth, en 1848, ya era madre de dos niñas, Anna y Gabriela. Según otras, Elisabeth había tenido a su primogénita, Anna, en junio de 1848.

Elisabeth era guapa, era elegante, parecía sofisticada y bailaba de maravilla. Así que enseguida capturó el interés de Franz Joseph. En principio, nadie le dió demasiadas vueltas al asunto. Pero a finales de año, en un baile celebrado en el Palais Kinsky de Viena, Franz Joseph, tras solicitarle a Elisabeth que fuese su pareja en el cotillón, desapareció repentinamente con la condesa en los jardines que rodeaban la mansión. La idea general fue que en los jardines había habido más que unos besos robados entre un joven en el apogeo de su virilidad y una casada cuyo marido llevaba meses ejerciendo tareas diplomáticas en el extranjero. La imagen de Elisabeth Ugarte como "iniciadora" en el terreno sexual de Franz Joseph quedaría firmemente asentada en la corte de Viena.

Por supuesto, a la archiduquesa Sophie no le hizo ni la menor gracia. Es probable que juzgase muy impropio el modo en que se había producido aquella situación: desaparecer en los jardines tras bailar el cotillón en una fiesta en la que no faltaba "nadie" y en la que "todos" habían asistido al episodio le parecía ya no inmoral, sino -peor aún- escandaloso. En otro sentido, quizá Sophie temiese que la experimentada condesa Ugarte pudiese "enganchar" al hasta entonces inexperto emperador de Austria. Aquello no convenía en absoluto. Así que Sophie se las arregló para remover a Elisabeth de la corte, mandándola a la lejana Brünn, dónde debía reunírsele lo antes posible su marido, el conde Josef. Que hiciesen vida de familia, eso es lo que correspondía a los Ugarte, pensaba Sophie.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: FRANZ JOSEF. VIDA PRIVADA.
NotaPublicado: 10 Dic 2009 00:30 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 15 Dic 2008 02:06
Mensajes: 1027
Que curioso el apellido Ugarte unido a un "graf von". Quien era el conde? Tenia origen español?


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: FRANZ JOSEF. VIDA PRIVADA.
NotaPublicado: 10 Dic 2009 00:41 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17263
serendipity escribió:
Que curioso el apellido Ugarte unido a un "graf von". Quien era el conde? Tenia origen español?


Eso mismo me he preguntado durante un buen rato. Por lo poco que he podido encontrar, Josef era hijo de Maximilian von Ugarte y de Gabriele von Lützow. En cuanto a los abuelos paternos, se trataba de Johann Wenzel Ugarte y de Maria Anna von Windisch Graetz.

Ya me gustaria conocer los origenes de la estirpe...

PD: Mi teclado se ha vuelto loco y no consigo poner acentos...Por no reiniciar equipo, prefiero quedar como una ignorante en materia de puntuacion, que lo sepais.


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 66 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro