Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 142 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5 ... 12  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Re: ELLA (Elizaveta Feodorovna)
NotaPublicado: 29 Ago 2009 11:06 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17270
Imagen
Alice.
Imagen
Louis.

Previsiblemente, la reina Victoria frunció el entrecejo al enterarse de la selección de nombres de pila de su segunda nieta hessiana. Victoria había sugerido insistentemente -o sea, había "decretado"- que sus nietos y nietas deberían llevar entre sus nombres Victor/Victoria o Albert/Alberta. Alice albergaba la convicción de que ya había cumplido con creces los designios de la soberana al denominar a su primogénita Victoria Alberta, quien, por cierto, había nacido un Domingo de Resurrección en el mismísimo castillo de Windsor; por tanto, se sentía en libertad para escoger a su gusto los nombres de la niña nacida en Bessungen aquel 1 de noviembre de 1864.

A Alice le había impresionado profundamente la historia de una remotísima antepasada de Louis: santa Elisabeth de Hungría. La princesa inglesa se había conmovido intensamente al visitar la tumba de santa Elisabeth en Marburg, razón por la cual experimentó el deseo de homenajearla bautizando a su niña con el nombre de Elisabeth. Paralelamente, la madre de Louis se llamaba Elisabeth. La princesa Elisabeth, esposa de Karl de Hesse, tenía tanto derecho a ufanarse de una nieta homónima como lo había tenido la reina Victoria de Inglaterra. Por tanto, Alice optó por Elisabeth a modo de primer nombre. Añadió Alexandra en honor a su cuñada, la princesa de Gales; Louise evocando a su hermana Loosy, que lo había recibido en memoria de la madre del padre de ambas, el príncipe Albert y Alice por sí misma. La reina Victoria tendría que contentarse con semejante surtido.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ELLA (Elizaveta Feodorovna)
NotaPublicado: 29 Ago 2009 12:06 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17270
Imagen
Alice y Louis con las pequeñas Victoria y Elisabeth.

Fue Alice quien empezó a referirse a la bebé utilizando el diminutivo Ella. La princesa estaba muy orgullosa de sus dos niñas, que estaban destinadas a crecer compartiendo primero la nursery y, después, la habitación. Por una de esas benditas casualidades que a veces se producen, las dos manifestarían personalidades bien definidas y sustancialmente distintas, pero, a la vez, sorprendentemente complementarias. La pequeña Victoria pronto mostró un carácter fuerte y decidido; le gustaba tomar la iniciativa y ejercer cierto liderazgo. Se divertía saltando por encima de improvisados obstáculos, ejecutando piruetas en el suelo, deslizándose por las barandillas de las escaleras como si se tratase de toboganes, trepando a las ramas de los árboles o escalando muros; es decir, actividades que requerían poner a prueba la flexibilidad y la resistencia física, en perpetuo movimiento y a menudo al aire libre. Las muñecas no le atraían ni una pizca. En cambio, Ella...

Imagen
Ella.

...parecía todavía más femenina por comparación con aquella especie de "chicuelo con aires de pillastre y demasiado tumultuoso" que era Victoria. A Ella la distinguía un temperamento tranquilo, sosegado, que armonizaba con su aspecto delicado. La tendencia natural de Ella era jugar con su colección de muñecas o embelesarse contemplando las flores, que recogía para prensarlas entre las páginas de gruesos tomos. En una etapa ulterior, Victoria probaría ser más intelectual que Ella. En Victoria, había una mente inquisitiva y curiosa; se convertiría en una ávida lectora, lo que le permitió adquirir, según testimonio de sus hijos, una cultura casi enciclopédica. Entre sus pasiones, figurarían, con el tiempo, materias como la geología y la arqueología. De igual manera, se mantendría constantemente informada acerca de los avances tecnológicos. La ciencia aeronáutica, por novedosa, le resultaría fascinante, al punto de que, a inicios del siglo veinte, se empecinaría en volar no sólo en un zeppelin, sino, después, en uno de los primeros biplanos que se elevaron hacia los cielos.

Victoria y Ella eran distintas. Pero entre ambas se fraguó, en la infancia, un vínculo especial, una mezcla de empatía y complicidad que no se diluirían ni siquiera a medida que íban siguiendo cada una su propio camino.

Pero, de momento, estamos situados en los primeros años de vida de las niñas de Hesse. En 1866, se produjo el primer acontecimiento significativo en sus biografías a raíz del estallido de una gran guerra entre Austria y Prusia; se disputaban algo más que el control de los ducados de Schleswig-Holstein, que ambos países habían arrebatado conjuntamente a los daneses dos años antes; en realidad, lo que estaba en juego era la hegemonía en el ámbito geográfico centroeuropeo. La guerra austro-prusiana situó en bandos distintos a las dos hijas mayores de la reina Victoria. Vicky, su indiscutible favorita, era la esposa del príncipe heredero de Prusia, Fritz. En cambio, Louis, el marido de Alice, entró en el conflicto formando parte del bando liderado por Austria.

Para Alice, esa etapa fue increíblemente dura. Las hostilidades se rompieron a principios del verano de 1866, cuando la princesa se encontraba embarazadísima. Pese a su avanzada gravidez, no pensaba quedarse confinada y de brazos cruzados. Lo primero que hizo fue expedir a sus hijas Victoria y Ella a Balmoral, en Escocia, para que estuviesen al cuidado de la reina Victoria; comprensiblemente, Alice no deseaba que las niñas descubriesen, a tan temprana edad, el nerviosismo, la tensión y el miedo que se cernían sobre el ducado de Hesse. A continuación, Alice se esforzó de lo lindo para organizar la asistencia sanitaria a los muchachos que se evacuarían hacia Darmstadt heridos o salvajemente mutilados. Consciente de la escasez de enfermeras, fundó rápidamente la Unión Central de Damas a modo de entidad que facilitaría y supervisaría la formación, en un tiempo récord, de voluntarias. Alice asistió a las clases impartidas participó en la confección de vendas haciendo trizas casi todas las sábanas que pudo encontrar y no dejó de asumir tareas de asistencia sanitaria en los hospitales abarrotados. La fuerza de voluntad de Alice fue extraordinaria, si tenemos en cuenta que estaba a punto de salir de cuentas.

El bando liderado por Austria perdió la guerra en siete semanas. Alice hubo de afrontar el momento en que se la informó de que los prusianos habían alcanzado una absoluta victoria en la batalla de Kóniggrätz (Sadowa), que, para los austríacos y sus aliados, adquirió las dimensiones de un cataclismo. La princesa ignoraba dónde estaba Louis, su marido; consecuentemente, tampoco sabía si se encontraba sano y salvo después de participar en la contienda. La ansiedad la corroía. Pero la ansiedad todavía aumentó de punto cuando tropas prusianas invadieron Hesse. Los prusianos realizaron una demostración de poderío, ocupando la capital de Hesse, Darmstadt. Darmstadt se quedó prácticamente aislada, bajo aquel férreo control de unos prusianos que se abastecían de cuánto necesitaban sin pagar ni un céntimo. Para los hessianos, el disgusto por la arrogante rapacería de los prusianos se mezcló con las privaciones de todo tipo. En su residencia, Alice sabía que no corría ningún peligro: al fín y al cabo, era la hija de la reina de Inglaterra y la hermana de la princesa heredera de Prusia. Pero sintió como una terrible afrenta la ocupación prusiana, aparte de que se encontró con que era tremendamente difícil abastecerse de productos de primera necesidad. Escribió a la reina Victoria que a menudo sólo podían disponer, en palacio, de una comidad decente al día (palabras textuales).

Cuando se firmó el armisticio entre la triunfante Prusia y la derrotada Austria, los perdedores tuvieron que asumir condiciones durísimas. Prusia exigía fuertes "indemnizaciones de guerra". Los austríacos se quedarían esquilmados, cierto, pero también se vaciaron las arcas en los reinos y ducados que les habían apoyado, desde Baviera a Hesse. Alice comprendió, inmediatamente, que, durante años, tendrían que ajustar al máximo su economía.

Entre tanta desdicha, nació la tercera hija de Alice el 11 de julio de 1866. Alice había tenido en mente, durante el embarazo, los nombres de Louise María Anna. Louise, de nuevo, era un tributo a su hermana Loosy. María Anna en cambio era un homenaje a la memoria de la única hermana de su esposo Louis, Anna de Hesse, por matrimonio gran duquesa de Mecklenburg-Strelitz, que había fallecido en 1865, con apenas veintidós años de edad, al dar a luz a su primera y última hija. Pero ante la llegada de la niña, Alice decidió, de repente, que el primer nombre de pila sería Irene, un nombre que procedía de la palabra griega que significa "Paz". La niña, por tanto, se bautizó Irene Louise María Anna.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ELLA (Elizaveta Feodorovna)
NotaPublicado: 29 Ago 2009 12:07 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17270
Alice y Louis con las tres niñas: Victoria, Ella e Irene.

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ELLA (Elizaveta Feodorovna)
NotaPublicado: 29 Ago 2009 18:03 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17270
Desde la óptica de Ella, esos años tuvieron que ser muy felices. Aunque a partir de 1866 la princesa Alice tuviese que manejar de forma escrupulosa su presupuesto, estirando el dinero para poder mantener un estilo de vida que no desentonase con su rango, las tres niñas no lo percibían. Su corta edad les impedía ser conscientes de cuánto preocupaba a Alice la escasez de recursos. Asimismo, tampoco percibían la creciente frustración teñida de desencanto de Alice acerca de su matrimonio con Louis. Años después, Alice reconocería, en una carta extraordinaria dirigida a Louis, que entre ellos nunca había faltado el amor, pero que, sin embargo, había fallado la afinidad. Se trataba de dos personas absolutamente dispares. Louis era un individuo que se caracterizaba por su simplicidad; no había en él ni la menor pretensión intelectual, menos aún una tendencia a reflexionar largamente sobre las grandes dudas existenciales que acompañan a los seres humanos en su tránsito por este mundo; apenas leía y detestaba escribir cartas, lo cual sólo hacía cuando se veía obligado a ello. Louis limitaba sus intereses al vino de jerez, que trasegaba con franca delectación, a los caballos y a la práctica cinegética, que llevaba a cabo, sobre todo en su pabellón de Seeheim.

Alice, en cambio, era una mujer de extraordinaria complejidad. Había crecido a la sombra de su hermana mayor, Vicky, que había sido una niña sorprendentemente hermosa aparte de un prodigio capaz de expresarse a los cuatro años con la airosa desenvoltura de una adulta, en inglés, en alemán e incluso en francés. Evidentemente, todos se embelesaban y extasiaban acerca de la precoz madurez de la guapísima Vicky, lo que dejaba casi relegada al olvido a la pequeña Alice, de rasgos comúnes y corrientes, perfectamente anodinos. Sin embargo, Alice era bondadosa y dulce, en opinión de su padre, Albert. Y también tenía una excelente cabecita encima de los hombros: a medida que crecía, íba revelando su potencial. La desgracia, según la reina Victoria, es que le atraían materias que no deberían atraerle. Aún niña, Alice concibió una ferviente admiración por la enfermera Florence Nightingale, una figura controvertida en la época de la Guerra de Crimea; el entusiasmo infantil en torno a aquella mujer que había obligado a replantear la atención a los heridos de guerra en los hospitales de campaña suscitó en Alice una auténtica pasión por la medicina, manifestando interés en aprender anatomía. Huelga decir que eso no se consideraba "nada adecuado" en una princesa. En ese sentido, Alice desquiciaba a Victoria tanto como la tercera de sus hijas, Lenchen, que se empecinaba en dedicarse...¡¡a la mecánica!! Ni Alice ni Lenchen se ajustaban al ideal femenino de la época.

Para remate, resultó que Alice también se entusiasmaba con la filosofía y la teología. No se conformaba con quedarse en un conocimiento meramente superficial de los filósofos clásicos y de los principios teológicos de la iglesia anglicana. La introspectiva y reservada Alice desmenuzaba libros, analizándolos en detalle. La religión, para ella, no consistía en unos dogmas de fé que se aceptan sin cuestionarlos ni por un instante. Tampoco en rituales que se siguen a ciegas, al margen de que se haya asimilado o no el significado oculto en ellos. Alice estaba dotada de una sorprendente capacidad para ponerlo todo en tela de juicio. A su madre le parecía sencillamente exasperante.

En resumidas cuentas, Alice no era convencional. Sí, dibujaba de maravilla y tocaba el piano mejor que la mayoría de las princesas coetáneas, pero también tenía otros intereses. Su atracción por el estudio concienzudo de la religión, la teología, la filosofía y la medicina la hacían peculiar.

Alice hubiera necesitado un auténtico compañero, alguien con quien compartir sus lecturas, sus reflexiones, sus sentimientos profundos, las dudas, las tribulaciones existenciales. Pero Louis no hacía girar su cabeza en esa órbita. Para Louis, como se ha indicado, la vida discurría entre cabalgadas y caza de faisanes.

Paulatinamente, Alice se daría cuenta de la imposibilidad de que ambos se comunicasen verdaderamente. Quería a su marido, pero él se le antojaba, en ocasiones, más infantil que los hijos de ambos. Se podían esperar reflexiones más sustanciosas de Victoria o de Ella que de Louis. Obviamente, eso no satisfacía a Alice...

Pero, a ojos de Victoria, Ella e Irene, sus padres conformaban una pareja estable y armónica. No tenían constancia de hasta qué punto íba afectando al carácter de Alice la falta de auténtica empatía y complicidad con Louis. Aquello era algo que ignoraban, igual que ignoraban la jaqueca que le producía a Alice intentar reflotar su economía doméstica. En apariencia, todo estaba bien; la construcción del Neues Palais progresaba adecuadamente, en tanto que disfrutaban de Kranichstein y de Seeheim. Además, viajaban mucho. Dentro de Hesse, visitaban, en especial, a los abuelos paternos en Bessungen. Fuera de Hesse, íban a Berlín para visitar a la tía Vicky, pero, sobre todo, solían dirigirse a Inglaterra, dónde les aguardaban las residencias de la poderosa abuela materna, Victoria, en las que se mezclaban con una larga troupe de primos y primas carnales.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ELLA (Elizaveta Feodorovna)
NotaPublicado: 29 Ago 2009 18:21 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17270
Victoria, Ella e Irene hacia 1875:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ELLA (Elizaveta Feodorovna)
NotaPublicado: 29 Ago 2009 19:09 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17270
La familia de Hesse experimentó interesantes transformaciones entre 1868 y 1875. Para empezar, se produjeron cuatro nacimientos...pero también una muerte que dejaría huella indeleble en su entorno inmediato.

Después de haber tenido, en rápida sucesión, tres niñas -Victoria, Ella e Irene-, la princesa Alice dió a luz, el 25 de noviembre de 1868, a su primer varón. El niño, acogido con júbilo, recibiría los nombres de Ernst Ludwig Karl Albert Wilhelm, aunque se le llamaría, sencillamente, Ernie. Poco antes de que Ernie cumpliese los dos años, el 7 de octubre de 1870, recibiría a modo de regalo un hermanito que le sirviese de compañero de juegos y travesuras infantiles: Friedrich Wilhelm August Victor Leopold Ludwig, al cual se daría el apelativo de Frittie.

Luego, el 6 de junio de 1872, la nursery tendría que acoger a la sexta criatura de Alice, que resultó ser la cuarta niña. Alice quería darle su propio nombre, pero era consciente de que los alemanes no lo pronunciaban correctamente, por lo que optó por llamar a la pequeña Alix. La princesita Alix Victoria Helena Luise Beatrice enseguida demostró ser una niña sorprendentemente risueña; se mostraba alegre y sonreía constantemente, lo que formaba un hoyuelo en su mejilla. A consecuencia de este rasgo de carácter, se le aplicó el sobrenombre de Sunny. Con los años, Sunny pasaría a ser denominada Alicky.

Todo parecía perfectamente encarrilado en febrero de 1873, pero, entonces, se produjo un hecho relevante para la familia. Un día, Frittie, una criatura de gran vivacidad a sus poco más de dos años, se hizo un corte en el lóbulo de una oreja; aparentemente, se trataba de una nimiedad, pero la madre constató, con creciente horror, que la sangre manaba incesante, sin coagular, hasta el punto de que empapó los ensortijados cabellos rubios del niño, apelmazándolos. Alice no necesitaba que ningún médico le explicase lo que sucedía. Uno de sus hermanos, Leopold, había sido diagnosticado de hemofilia en la primera infancia, lo cual marcó en gran medida su existencia. Resultaba evidente que Frittie, al igual que su tío materno y padrino de bautizo Leopold, era hemofílico. Aquello significaba que Alice jamás podría estar tranquila, sosegada y relajada. Siempre temería cualquier pequeño accidente, porque un simple corte podía desangrar al niño y un simple golpe podía convertirse para el niño en una hemorragia interna potencialmente letal. La perspectiva era angustiosa para una madre.

A finales de mayo de 1873, es decir, sólo tres meses después de aquel revelador corte en una orejita, acaeció la tragedia. Aquella mañana, cálida y luminosa, Alice tocaba el piano en su habitación, mientras sus dos hijos varones, Ernie y Frittie, jugaban en la sala anexa. De manera casi increíble considerando la escena...una gloriosa mañana de primavera...los niños riéndose mientras correteaban cerca de ella...Alice había elegido una pieza musical absolutamente desoladora: la Marcha Fúnebre de Frederick Chopin. Estaba tan inmersa en la ejecución de la complicada partitura que apenas se dió cuenta de que Ernie y Frittie entraban en la alcoba, con Ernie siguiendo a la carrera a Frittie. Los dos cruzaron la estancia en dirección al enorme ventanal que mostraba una bella panorámica de la terraza inferior y los jardines. Pero las hojas de vidrio no estaban bien cerradas, con el postigo firmemente echado, sino ligeramente entreabiertas; cuando Frittie extendió las manos hacia el cristal para detener su carrera, las hojas se abrieron de par en par y el niño salió proyectado hacia el exterior del edificio, cayendo desde una altura de siete metros a la empedrada terraza.

El grito de Alice reverberó en todo el palacio, en tanto que se levantaba y bajaba corriendo a la planta inferior para salir a la terraza. Esperaba, quizá, encontrar a su hijo completamente destrozado. Su alivio fue inmenso al constatar que Frittie estaba vivo, si bien exánime; se le llevó de inmediato a su dormitorio infantil, le examinaron rápidamente los médicos llamados a palacio y determinaron que no existían lesiones graves, por lo que parecía probable que se recuperase enseguida de la brutal caída. Pero se equivocaban. El golpe que el niño había recibido en la cabeza sirvió de detonante a una fortísima hemorragia cerebral que le mató esa misma noche.

La muerte de Frittie afectó a cada miembro de la familia, excepto, quizá, a la benjamina, Alix, porque ésta tenía apenas ocho meses. La condición de bebé lactante hizo que Alix quedase al margen de un drama que no pudieron eludir sus hermanos mayores: Victoria, Ella, Irene y Ernie. Ernie, en concreto, se quedaría traumatizado de por vida. Jamás pudo borrar de su mente la imagen de aquel instante en el que Frittie había salido despedido a través del ventanal mientras Alice profería un grito desesperado. En las pesadillas de Ernie, surgía constantemente ese momento.

Alice tampoco se recobraría nunca. Presenciar aquel accidente que había llevado a la tumba a su adorado Frittie la dejó completamente devastada. Ni siquiera el nacimiento de otra criatura, la princesa Marie Victoria Feodore Leopoldine, apodada May, el 24 de mayo de 1874, sirvió de lenitivo para la amarga pesadumbre de Alice.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ELLA (Elizaveta Feodorovna)
NotaPublicado: 29 Ago 2009 19:10 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17270
Todos los niños...menos Frittie. Están Victoria, Ella, Irene, Ernie, Alix y May:

Imagen


Última edición por Minnie el 29 Ago 2009 19:13, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ELLA (Elizaveta Feodorovna)
NotaPublicado: 29 Ago 2009 19:17 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17270
Obsérvese la expresión devastada de Alice, que sostiene a May en su regazo mientras la rodean, en una especie de círculo protector, el resto de sus hijos...

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ELLA (Elizaveta Feodorovna)
NotaPublicado: 29 Ago 2009 20:31 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17270
Los hermanos, fotografiados unos años después:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ELLA (Elizaveta Feodorovna)
NotaPublicado: 29 Ago 2009 20:48 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17270
Resulta interesante plantearse hasta qué punto afectó a Ella esa secuencia de acontecimientos...

Veamos. Ella íba camino de cumplir nueve años cuando se produjo el fallecimiento de Frittie. Se trataba de una niña sosegada, serena, pero extraordinariamente sensitiva. La repentina desaparición de Frittie y, sobre todo, las circunstancias que rodearon ese fallecimiento del pequeño, ejercieron un fuerte impacto psicológico. Pero, a posteriori, hubo dos hechos que tuvieron que dejar secuelas. Por un lado, Alice se dedicó a guardar celosamente el recuerdo de Frittie entre los hermanos de éste; no olvidaba ni permitía que en su entorno olvidasen al chiquillo que se había malogrado. Alice conmemoraba cada uno de los eventos que habían jalonado la corta existencia del muchachito.Prácticamente día a día, se explayaba en la idea de que Frittie les aguardaba en el cielo. A eso se unían las frecuentes visitas a la cripta en la cual se había enterrado a Frittie.

Puede que Alice hallase consuelo en esa contínua evocación de Frittie y en la esperanza del reencuentro en otra vida con Frittie. Pero aquella situación no era saludable, desde un punto de vista psíquico. Quien más sufría, desde luego, era Ernie. Victoria, Ella e Irene veían que Ernie había perdido la vivacidad y la joie de vivre puramente infantil de las que antes hacía gala. Ernie había estado jugando con Frittie y el juego había desembocado en muerte. Evidentemente, necesitaba un firme apoyo emocional para reponerse del golpe. Pero en vez de recibir ese firme apoyo emocional, se encontraba con que mamá hablaba de que la muerte formaba parte de la vida y de que poco a poco cada uno de ellos se iría en busca de Frittie. Ernie no entendía porqué tendrían que morir y, más en concreto, porqué cada uno de ellos tendría que morir "solo". En su mente, la soledad en la muerte era lo peor. ¿Acaso no podían morir juntos, para ir juntos a reunirse con Frittie?.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ELLA (Elizaveta Feodorovna)
NotaPublicado: 29 Ago 2009 21:37 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 11 Mar 2009 14:24
Mensajes: 510
Ubicación: Venezuela
muy lido el tema, minnie tu cada dia nos sorprendes...
Es una bonita historia, permite conocer mas la vida de la princesa alice asi como la de todos sus hijos, en especial ella claro...!


Última edición por missy nyg el 29 Ago 2009 21:46, editado 2 veces en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ELLA (Elizaveta Feodorovna)
NotaPublicado: 29 Ago 2009 21:41 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 11 Mar 2009 14:24
Mensajes: 510
Ubicación: Venezuela
aqui un cuadro en donde esta la princesa Alice, creo porque son la reina Victoria y el principe Albert y sus pequeños hijos, bueno los primeros que tuvo la soberana por witerhalter...


Imagen


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 142 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5 ... 12  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro