Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 48 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: ELIZABETH ALEXEYEVNA, INFELIZ TSARINA DE ALEXANDER I
NotaPublicado: 18 Feb 2008 01:26 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
Imagen

Elizabeth Alexeyevna, nacida princesa Luise Maria Auguste de Baden, constituye una de las figuras más tristes y conmovedoras de la familia Romanov. Extraordinariamente hermosa, de naturaleza sensitiva, compasiva y encantadora, inteligente y cultivada, parecía reunir todos los requisitos para complacer al entonces tsarevich Alexander Paulovich, luego zar Alexander I, nieto adorado de la gran Catherine II. Pero la candidez y la ignorancia en materia sexual de Elizabeth condicionaron desde el principio su relación con Alexander, que enseguida empezó a descuidarla. Dejada a su suerte en la enrevesada y difícil corte rusa, trató de consolarse en brazos de un noble polaco de quien quedó encinta. El nacimiento del bebé suscitó una furibunda reacción en su suegro, el inestable y temible zar Paul I. Ni ese bebé ni otro engendrado por Alexander, ambas dos féminas, sobrevivieron a la infancia. Elizabeth fracasó en su deber de aportar herederos a la dinastía, ni siquiera proporcionó grandes duquesas que pudiesen usarse en el mercado matrimonial. Se convirtió en una figura triste y melancólica. Sólo al final de su vida, logró reconducir su relación con Alexander. La muerte de ambos encierra un misterio y pone el broche final a una historia de desencuentros mutuos.


Última edición por Minnie el 02 Mar 2008 10:17, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 18 Feb 2008 01:36 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
Los dos primeros hijos varones que la gran duquesa María Feodorovna (nacida Sophie Dorothea de Württemberg) proporcionó a su esposo el tsarevich Paul Petrovich nunca les pertenecieron realmente. La abuela paterna de los niños, la casi todopoderosa Catherine II, se apoderó de los niños, bautizados Alexander y Constantin, desde el mismo instante en que ambos nacieron. Catherine les instaló cerca de sus propios aposentos, al cuidado de amas de leche y gobernantas que ella misma había elegido; posteriormente, ella trazó las pautas de su educación, encomendándolos a tutores cuidadosamente seleccionados. El resultado fue que los dos niños crecieron junto a su formidable abuela, pero distanciados para siempre de sus padres, que, primero en Pavlovks y luego en Gatchina, tuvieron que resignarse a criar sólo a las niñas así como a los varoncitos que nacieron años más tarde.

El gran orgullo de Catherine lo constituía su nieto Alexander, un muchachito inusualmente guapo, inteligente y capaz de absorver conocimientos con la facilidad con que una esponja absorve el agua. El cariño hacia Constantin -poco agraciado físicamente y de carácter bastante retorcido...- no rivalizaba en absoluto con el amor desaforado hacia Alexander. En cuanto los muchachitos alcanzaron la adolescencia, el primer objetivo de Catherine fue encontrar para ambos las esposas adecuadas. Desde luego, había que casar bien a Constantin, pero lo esencial era encontrar una consorte ideal para Alexander Paulovich...

Imagen
Joven Alexander.


Última edición por Minnie el 18 Feb 2008 02:22, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 18 Feb 2008 01:50 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
A la hora de buscar esposas, Catherine siguió la tradición repasando cuidadosamente el elenco de princesas germánicas en edad apropiada. Su interés se centró enseguida en la corte de Baden, dónde el gran duque Karl Ludwig había tenido con su inteligentísima e ilustrada esposa Amalie (en orígen, Amalia de Hesse-Darmstadt) cinco hijas. Decidida a no limitarse a una única candidatura, Catherine mandó que se comunicase a la duquesa Amalie que debía presentarse lo antes posible en el otoño de 1792 con dos de las chicas disponibles: Luise, quien entonces contaba trece años de edad, y Friederike, de once años.

Amalie comprendió que estaban ante su gran oportunidad. No tardó en llenar los baúles con los trajes y complementos necesarios para no desentonar en la sofisticada corte rusa, para emprender el largo y fatigoso trayecto con dos chiquillas cuyo nerviosismo se acrecentaba ante la evidente ansiedad con la que había acogido la madre esa invitación de la mismísima zarina autócrata a San Petersburgo. Desde el principio, Catherine se sintió fascinada con Luise. Sin duda Friederike era bonita y vivaz, pero Luise hacía que todos contuviesen el aliento en su presencia, pues su espesa pero sedosa cabellera rubia servía de marco a un rostro angelical que combinaba de maravilla con una voz sorprendentemente melodiosa. No podía haber en el mundo entero una princesa tan singularmente hermosa y encantadora, decidió Catherine. Por eso mismo, había que comprometerla rápidamente con Alexander.

Imagen
La novia esplendorosa, en una imagen adolescente que transmite una absoluta candidez.

El compromiso se hizo oficial en mayo de 1793. Catherine resplandecía de orgullo, pero no más que la duquesa Amalie. La jovencísima Luise empezó a prepararse a conciencia para convertirse a la ortodoxia rusa, dónde asumiría el nombre de Elizabeth Alexeyevna. Una vez formalizado ese trámite religioso, no había motivos para demorar la ceremonia nupcial en sí misma. Con quince años de edad, Alexander se casó con Elizabeth, de catorce años.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 02 Mar 2008 10:32 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
Imagen
La autócrata Catherine II.

En aquel momento, Catherine se dejó llevar por un arrebato de sentimentalismo mezclado con pura euforia cuando escribió a su buen amigo, el príncipe Charles-Joseph de Ligne, que asistir a la boda de Alexander con Elizabeth había sido como presenciar el enlace mitológico entre Eros, el apuesto dios del amor, con Psiché, la bellísima espiritualidad encarnada. Ciertamente, daba la impresión de que se cumplirían los mejores augurios respecto a la pareja. Elizabeth misma declaró a su madre Amalie que no podía haber imaginado un esposo más digno de que ella le entregase el corazón que Alexander, quien se mostraba embelesado con la muchacha; incluso la pequeña Friederike, afectada por el ambiente romántico, soñaba despierta con que a ella la unirían al menos apuesto e interesante gran duque Constantin, lo que, sin embargo, le permitiría quedarse en aquella corte opulenta con su querida hermana mayor.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 09 Sep 2008 14:48 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Feb 2008 11:02
Mensajes: 4383
minnie, una (otra)duda:
Estoy con guerra y paz y veo que hablan del zarevich...cuando un zar no tien hijos...¿se considera zarechich a su hermano pequeño?
Y una segundada, en la batalla de Austerlitz estaba presente el gran duque Mijail Paulovich, pero no me cuadra porque para esa batalle el pobre Mijail solo tenia 7 años ¿Les daban ya a esa edad el mando de un regimiento?

No tengo enciclopedia a mano, sino no abusaria de este espacio... :cry:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 09 Sep 2008 15:55 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
Mnnn...Carmela, a la primera cuestión, no sé qué contestarte exactamente. El zarevitch es el heredero del zar; generalmente, coincide que el heredero del zar es el hijo varón primogénito de dicho zar; pero, obviamente, los zares sin herederos varones tienen por herederos naturales a los hermanos que les siguen en edad. Creo recordar que durante la época de Alexander I, se consideraba su heredero, hasta que éste ulteriormente renunció a sus derechos, a su hermano el gran duque Constantine. Sin embargo, yo siempre le visto mencionado en los libros como gran duque Constantine, no como zarevitch Constantine. Igualmente, sé que Nicholas II, en la primera época de su reinado, consideró su heredero a su hermano Georgi, pero éste aparece mencionado como gran duque, no como zarevitch. Posteriormente, a la muerte de Georgi, Nicholas no quiso nombrar heredero provisional hasta que le naciese un hijo a su hermano Misha (para gran enojo de Minnie).

Respecto a lo segundo...sí, Mikhail Paulovich era un niño cuando se produjo la batalla de los Tres Emperadores o Austerlitz. No creo que estuviese presente físicamente, pero sí podía ser comandante honorario de alguno de los regimientos. Esa clase de "mando" se les otorgaba en la infancia, a veces incluso en la cuna, no sólo en Rusia.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 09 Sep 2008 16:03 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Feb 2008 11:02
Mensajes: 4383
Mil gracias, tu siempre tan atenta... segun Tolstoi ahi estaban el zarevich y Mijail (los dos), pero claro, como es narrativa..y no manual de historia


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ELIZABETH ALEXEYEVNA, INFELIZ TSARINA DE ALEXANDER I
NotaPublicado: 07 Feb 2010 03:41 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Mar 2009 18:13
Mensajes: 717
Ubicación: España
Ojala algun dia sigan con la interesante narración

_________________
Ils ne passseront pas!


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ELIZABETH ALEXEYEVNA, INFELIZ TSARINA DE ALEXANDER I
NotaPublicado: 07 Feb 2010 10:02 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
Costará creerlo, debido al abandono en que la tenemos aquí, pero es una de mis predilectas a través de los siglos. La encuentro adorable, una paloma arrojada a un nido de víboras que supo mantener una bondad esencial y una profunda predisposición a amar a pesar de todos los golpes que le arreó la vida.

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ELIZABETH ALEXEYEVNA, INFELIZ TSARINA DE ALEXANDER I
NotaPublicado: 07 Feb 2010 10:02 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ELIZABETH ALEXEYEVNA, INFELIZ TSARINA DE ALEXANDER I
NotaPublicado: 07 Feb 2010 10:03 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ELIZABETH ALEXEYEVNA, INFELIZ TSARINA DE ALEXANDER I
NotaPublicado: 07 Feb 2010 11:45 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
El destino de una princesa dependía básicamente de dos factores: el primero, por supuesto, el carácter y el talante del marido que se le escogiese por razones que casi siempre eran puramente dinásticas; el segundo, desde luego, el entorno familiar de ese marido, en el que la esposa debería aprender a desenvolverse si quería ser razonablemente feliz.

Cuando Elizabeth se casó con Alexander, puede que no fuese ni siquiera consciente de esa realidad. Su extrema juventud íba asociada a una completa inocencia; había crecido en el seno de una familia sorprendentemente unida, con relaciones basadas en un cálido afecto, que presidía una corte ilustrada, refinada, pero que no tenía ni punto de comparación con la corte imperial rusa, opulenta al máximo e impregnada de una atmósfera de decadencia moral. Elizabeth no estaba al tanto, por ejemplo, de que la zarina Catherine II había decidido apresurar su enlace con Alexander porque, como le dijo a su secretario, tenía que garantizar que su adorado nieto recibiese "una virgen"; la emperatriz no se fiaba en absoluto de que la muchacha lograse preservar la virginidad si permanecía varios meses en el Palacio de Invierno en calidad de novia, potencial esposa, pero aún no miembro de pleno derecho del clan imperial. Catherine, según refleja Dziewanowski en su biografía acerca de Alexander, se mostró absolutamente franca con su secretario. Hablando de la virginidad de Elizabeth, había declarado:

-En nuestra corte, ya lo sabéis, podría durar por no mucho tiempo. Estos oficiales de la guardia son lobos ansiosos, tigres salvajes, que no dudarían en recurrir a los trupos más maliciosos para seducir a esa cosita inocente...

Puede que Catherine estuviese pusiendo la tirita antes de recibir la herida. En los meses posteriores, con Elizabeth ya casada, precisamente el "lobo ansioso" o "tigre salvaje" que trataría de entablar una relación íntima con la hermosa muchacha sería...¡Platón Zoubov, el apuesto y ególatra amante de la zarina! Muchos años menor que Catherine, Platón sabía que en cuanto muriese su señora, su posición en la corte se haría insostenible. Probablemente, estaba tratando de "ganarse el futuro" acercándose a la esposa de Alexander, en quien muchos veían al sucesor de Catherine: siempre flotaban en el aire rumores intensos acerca de que Catherine íba a dar un golpe de fuerza privando de derechos a su hijo Paul -los dos se detestaban profundamente...- para favorecer a Alexander.

El caso es que la boda de Alexander y Elizabeth había tenido sus complicaciones derivadas del hecho de que la familia imperial rusa era, por decirlo finamente, absolutamente disfuncional. Catherine ejercía su hegemonía de manera bastante despótica. Su hijo Paul no disimulaba el amargo rencor que profesaba a Catherine, quien le correspondía con un claro desprecio. La esposa de Paul, María Feodorovna, se mostraba leal a su marido, lo que determinaba una relación difícil con sus dos hijos varones de mayor edad, Alexander y Constantin, que se habían criado con la abuela Catherine. Eso tenía sus repercusiones. De manera casi asombrosa, María Feodorovna había admitido que Catherine había elegido una novia excepcional para Alexander. María había estado predispuesta a criticar duramente a la chica seleccionada por su suegra Catherine, pero, al conocer a Elizabeth, había declarado que uno tendría que ser de piedra para no enamorarse de la muchacha, dado que se trataba de una auténtica "gema". No obstante, Paul insistía en que ni él ni María asistirían al casamiento debido a que había sido una obra decidida y ejecutada por Catherine sin contar con su opinión. Catherine montó en cólera: mandó a Paul un mensaje claro como el agua, informándole de que si no asistían a la boda, se les retiraría su asignación, su regimiento de guardias y el uso del palacio de Gatchina. Obviamente, con semejante espada de Damocles suspendida sobre su cabeza, Paul cedió a la persuasión de María Feodorovna. En el día señalado, los dos estuvieron en el Palacio de Invierno observando a su hijo primogénito, que lucía un largo caftán ruso de brocado de plata con diamantes a modo de botones, mientras éste intercambiaba sus votos con la alemana, en traje de brocado de plata profusamente bordado con perlas. Al gran duque Constantin, el hermano que seguía en edad a Alexander, le correspondió el honor de sostener una de las coronas que se usan en el rito ortodoxo sobre la cabeza del novio, en tanto que el príncipe Bezboroko cumplía el mismo papel con respecto a Elizabeth.


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 48 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro