Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 52 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Re: ELENA PAULOVNA (Charlotte de Württemberg)
NotaPublicado: 04 Mar 2020 11:49 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18377
Konradin escribió:
Vuelvo al retrato que subí, en algunos lados aparece como Maria, la primera hija, y en otros como Elizabeth, la 2da, la pulsera es la misma que usan los GD de Lux hoy y tienen ese retrato como el de "Lily", yo ya no lo entiendo. :eyes:

Sigo pensando que amo a esta mujer, me sentía re tentado de abrir un tema para "Adini" pero post mirar varios libros, sé poco así que quedó en la nada.


Lo de los retratos es siempre un quebradero de cabeza. Para mí, desde luego, lo es: nunca he tenido dotes de fisonomista. Echo mucho de menos a veces a Katyusha, no sólo por su talentazo para encontrar imágenes, sino por su talentazo para señalar etiquetas erróneas y corregirlas.

Adini es un personaje adorable, que da para muy poquito la pobrecilla...

Respecto a la imagen que dices, según yo tengo mis ficheros, ésta

Imagen


debería ser Lily. Además, se da la circunstancia de que se parece mucho (pienso) a la Lily de otros retratos:

Imagen


Imagen


Mi impresión personal es que Lily y Caty se daban un aire, a juzgar por los retratos, pero María era concretamente la que menos se parecía a las hermanas menores, hay otra delicadeza en los rasgos de María...Mira aquí a María:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ELENA PAULOVNA (Charlotte de Württemberg)
NotaPublicado: 04 Mar 2020 12:49 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18377
Aunque después de hablar con Nesselrode la estrategia de Elena para casar a sus niñas íba de "pasearlas por Europa", las cosas discurren a veces por otros derroteros. En 1843, se anunció que el gran duque Adolph de Nassau-Weilburg y su hermano Moritz viajarían a San Petersburgo. Todos en la ciudad daban por sentado que la idea de Adolph era cortejar a la gran duquesa Olga Nicolaevna, Ollie; y era algo que a Elena Paulovna...

Imagen

Nuestra Elena.


...le daba mucho coraje, porque acontecía que aquellos príncipes venían siendo hijastros de su hermana Pauline y ella tenía en cuenta a Adolph como posible marido para una de sus chicas, como ya os había anticipado. El caso es que Adolph y Moritz estuvieron en San Petersburgo, visitando alternativamente el Palacio de Invierno y el Palacio Mikhailovsky, por supuesto, nadie hubiese esperado menos dado los vínculos familiares. Al cabo de semanas, se supo que Adolph, siempre seguido de Moritz, se dirigiría a Kronstadt para desde allí solicitar un encuentro con el zar Nicolás, que por entonces se encontraba a punto de supervisar unas grandes maniobras militares en Ropsha. Convencida igual que el resto de que Adolph quería hablar con Nicolás para pedir la mano de Ollie, desilusionada y disgustada, Elena cogió a sus hijas y emprendió un viaje a Carlsbad.

Todavía estaban en Carlsbad cuando se presentó allí Adolph escoltado por Moritz. Habían visto en Ropsha a Nicolás I y había pedido la mano de Lily, no la de Ollie. Es de suponer que el alegrón de Elena fue monumental: para el caso, el de Lily también, porque le gustaba mucho Adolph. Ese asunto quedó arreglado y fue cuando Elena, que se había venido arriba, se dirigió también a Marienbad para que la gran duquesa de Mecklenburg-Schwerin pudiese contemplar a su delicada María y sobre todo a la lozana Caty. Entre tanto, llegaban noticias de San Petersburgo: otro príncipe alemán, Fritz de Hesse-Cassel, había viajado para cortejar a Ollie...y se había enamorado de la hermana menor de ésta, Alexandra "Adini". El zar Nicolás había decidido que las bodas de Adini y Lily se celebrarían en enero de 1844, con pocos días de diferencia entre una y otra, para aprovechar una misma secuencia de fiestas palaciegas y populares.

Yo no soy supersticiosa, os confieso, entre otras cosas porque suele dar muy mala suerte serlo :eyes: Pero es francamente curioso de qué manera empezaron a trenzarse ahí los destinos de las dos primas Adini y Lily. Las dos fueron elegidas por amor por sendos príncipes alemanes que parecían, en principio, potenciales maridos para Ollie; y las dos se casaron con apenas tres días de diferencia, primero Adini -la hija del zar- y después Lily -su sobrina-. Elena Paulovna, la madre de Lily, solía celebrar con gran fasto las bodas familiares: en 1839, ella misma había organizado en su Mikhailovsky un baile con motivo del casamiento de su sobrina María Nicolaevna con Max de Leuchtenberg que había dejado a todos literalmente boquiabiertos -y no era nada fácil dejar boquieabiertos a los muy VIP de San Petersburgo, acostumbrados a una opulencia casi desmedida. Evidentemente, esta vez que se casaban una sobrina y su propia querida hija no íba a quedarse corta: hasta doscientos mil rublos, una cifra fabulosa, se gastó en un baile de gala en el Mikhailovsky que buscaba su inspiración en la mitología griega, la ópera italiana y las obras pastoriles, una mezcla que debió quedarle fenomenal a juzgar por las reacciones de sus coetáneos.

En los meses previos a la boda, desde su retorno a casa desde Alemania, Lily había tenido una salud un tanto quebradiza, a pesar de que, en su familia, la que solía manifestar debilidad era su hermana María. El gran duque Mikhail llegó a pedir al reputado doctor Wylie que la examinase; el doctor así lo hizo y no concedió importancia a aquella flojera transitoria, e incluso se permitió asegurarle al gran duque, a quien conocía bien, que sus miedos acerca de sus hijas se le disiparían por completo cuando en cinco o seis años las tres estuviesen bien casadas y le hubiesen hecho abuelo. El feliz vaticinio de Wylie pareció cumplirse, porque Lily mejoró de cara a la boda y el amplio programa de celebraciones. Aconteció que, para encones, era ya Adini la que no se encontraba bien de salud, andaba delicada, y sus preocupados padres decidieron que permaneciese junto a Fritz en Tsarskoye Seló hasta que recobrase las fuerzas lo suficiente para marcharse a Hesse. En cambio, Lily, en excelente forma física, inició al cabo de un par de semanas su viaje hasta Wiesbaden del brazo de su Adolph, acompañada de un elenco de jóvenes damas rusas cuya misión era hacer que a la princesa no la atacase la añoranza de su tierra natal. Mujer previsora en todos los aspectos, Elena pidió al confesor de sus hijas, Ioannes Bazarov, que fuese también a Wiesbaden, para asegurar el bienestar espiritual de aquellas criaturas.

Imágenes de Lily:

Imagen

Imagen

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ELENA PAULOVNA (Charlotte de Württemberg)
NotaPublicado: 04 Mar 2020 14:15 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18377
La felicidad de Adini y de su prima Lily iba a ser de corta duración. Adini se había quedado embarazada muy pronto después de su fastuosa boda, cuando estaba convaleciente de un fuerte resfriado que no parecía querer abandonarla. Sus doctores -Markus, Rauch, Scholz, Mandt...- no eran no obstante particularmente pesimistas en ese punto de la historia y buena prueba de ello es que el zar Nicolás marchó a una "visita histórica a Inglaterra" sin signos de especial preocupación por aquella querida hija a la que se le había prescrito, sencillamente, mucho reposo. A Adini ni siquiera le permitían salir a pasear en carruaje, de modo que pasó ese período en práctica reclusión junto a su querido Fritz, leyendo ambos y debatiendo sobre las obras del historiador Plutarco o dedicándose a una pasión común, la música.

Imagen

La prima Adini.


Imagen

Fritz, marido de Adini.


A pesar de todos los cuidados, Adini mostraba ya claras señales de estar padeciendo una tisis galopante. Al doctor Mandt le tocó emprender un apresuradísimo viaje a Londres, para informar personalmente a Nicolás de lo que ocurría. Yo siempre me imagino a Adini tal y como aparece, quizá, en este cuadro de Christina Robertson: no está cien por cien establecido que se trate de la gran duquesa, pero se cree muy probable que se trate de ella...

Imagen


Adini se puso de parto tres meses antes de lo debido y el parto fue tremendamente complicado. Hubieron de extraerle un bebé prematuro, muy débil, que apenas aguantaría unas horas; la propia Adini quedó también al borde de la muerte. Sus últimas palabras se las dirigió a Fritz: "Sé feliz". Él estaba devastado, como los padres y hermanos de ella. La gran duquesa Olga escribiría a posteriori:

“Una niña encantadora, despreocupada como una alondra, que solo extendía alegría a su alrededor. La muerte temprana es el privilegio de naturalezas selectas. Veo a Adini solo cuando todo está cubierto por el sol ".

Cuando Lily en Wiesbaden fue informada de la muerte de Adini, el impacto fue terrible. Estaba embarazada, ella también, y empezó a nutrir oscuros presagios respecto a su propio futuro inmediato; creía que su destino estaba ligado al de su prima Adini. Por mucho que Adolph, el resto de familiares, las damas y hasta el confesor ruso tratasen de sosegarla, Lily estaba francamente angustiada a medida que se acercaba el momento de dar a luz.

Ya os he dicho que yo no soy supersticiosa, pero...el caso es que Lily murió al dar a luz una niña que tampoco sobrevivió, el 28 de enero de 1845. Su devastado marido empleó cada rublo de la formidable dote rusa en construír una iglesia ortodoxa en la que enterrarlas juntas a ambas. Aquí os enseño la iglesia rusa en Wiesbaden...

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ELENA PAULOVNA (Charlotte de Württemberg)
NotaPublicado: 04 Mar 2020 14:31 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 03 Mar 2008 17:43
Mensajes: 4690
Minnie, de verdad que me estoy disfrutando como un loco con los últimos hilos que estás desarrollando: con todos. ¡Una maravilla!

Ya que estás en racha ¡qué bonito sería continuar con el de María, la tempestuosa madre de Bee y María Rumanía! ¡anda, porfi! :cheerleader: :cheerleader: :cheerleader: :cheerleader:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ELENA PAULOVNA (Charlotte de Württemberg)
NotaPublicado: 04 Mar 2020 14:37 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18377
Lamballe escribió:
Minnie, de verdad que me estoy disfrutando como un loco con los últimos hilos que estás desarrollando: con todos. ¡Una maravilla!

Ya que estás en racha ¡qué bonito sería continuar con el de María, la tempestuosa madre de Bee y María Rumanía! ¡anda, porfi! :cheerleader: :cheerleader: :cheerleader: :cheerleader:



¿Su Altivez Imperial? :whistling: :whistling: No sólo a tí te encantaría, Konradin está enamorado de ella. A ver si veo con calma lo que hay, es posible que deba "arreglarlo" porque las imágenes habrán desaparecido, etc.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ELENA PAULOVNA (Charlotte de Württemberg)
NotaPublicado: 04 Mar 2020 15:12 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18377
El gran duque Mikhail:

Imagen

Imagen


Si la muerte de Adini había representado un terrible disgusto, la de Lily, por supuesto, hizo añicos el corazón de Mikhail y de Elena. Lo único que les evitaba derrumbarse por completo era pensar que aún tenían dos hijas, María y Caty; la mayor, en concreto, era motivo de preocupación porque siempre había adolecido de mala salud, pero en esa época parecía especialmente consumida por sus afecciones pulmonares. Los constantes circuítos por balnerarios de gran prestigio social habían ejercido efectos benéficos, pero de corta duración. En un determinado momento, Mikhail y Elena decidieron que ya que el clima de San Petersburgo le estaba afectando grandemente antes de iniciar el otoño de 1845, convenía enviarla fuera y optaron porque se estableciese un tiempo en Viena.

Imagen

Imagen


No me preguntéis porqué a Viena, ya os lo digo. Es más: si alguien puede contarme porqué a Viena, le quedaré muy pero muy agradecido/a. El tema me tiene loca, pero loquísima: cierto que los inviernos vieneses son más flojitos que los de San Petersburgo, ya no digamos los de Moscú; pero, caramba, nunca había visto que a ningún enfermo de consunción o debilidad bronquial/pulmonar le recomendasen Viena. De hecho, los Habsburgo con enfermedades de ese tipo como poco se íban a Merano, que les ofrecía mejores condiciones. Lo normal era apostar por climas mediterráneos...Niza, Cannes, San Remo, incluso el sur de Italia. Lo normal no era Viena, hasta dónde yo sé. Así que, por favor...el tema queda ahí en el aire, que necesito una respuesta en algún momento de mi vida.

Porque María, en Viena, a mejor no fue, sino todo lo contrario. Murió entre esputos sanguinolentos el 7 de noviembre de 1846 en brazos de su padre, el gran duque Mikhail, que, habiendo sido avisado de su gravedad, había acudido precipitadamente a la capital austríaca. En el momento en que su primogénita falleció, pareció como si el peso del mundo hubiese caído encima de sus hombros, aplastándole. Más adelante, los observadores notarían que la muerte de sus jóvenes hijas Lily y María había hecho que el carácter de por sí sombrío del gran duque Mikhail empeorase mucho. En realidad, alguien llegó a decir que el fallecimiento de María había condenado a muchas penurias a numerosos jóvenes soldados del regimiento de Mikhail, porque éste se volvió aún más irascible y colérico. Al menor contratiempo, padecía arrebatos de ira que los ponían a todos a temblar en su presencia.

Si lo pensamos, era como una maldición: cinco hijas habían tenido, dos se habían muerto en la temprana infancia, dos en plena juventud y solamente les quedaba la del medio de las cinco, Caty...

Imagen

Caty.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ELENA PAULOVNA (Charlotte de Württemberg)
NotaPublicado: 04 Mar 2020 15:50 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18377
El carácter de Mikhail se resintió, pero también su salud. Nunca la había tenido buena, tampoco...

Imagen

Imagen


...pero el impacto de la muerte de Lily y en especial de la muerte de María fue mucho para él. Por supuesto, Elena también se había quedado hundida: no fue capaz de estar presente en las solemnes exequias de María en San Petersburgo. Pero al cabo de meses, Elena encontró consuelo no solamente en la cercanía de su hija Caty, sino en intensificar su labor social.

En recuerdo de Lily, su tío Nicolás I había emitido un ucase convirtiendo el Hospital Pediátrico de San Petersburgo en el Hospital Isabelino, en marzo de 1845. Eso había hecho que Elena, siempre interesada en asuntos médicos, se involucrase especialmente en todo lo relativo a aquel centro. Pero en mayo de 1847, dió un paso al frente al fundar los denominados Refugios de Elizaveta y María, dos centros de acogida para niños en San Petersburgo y en Paulovsk. Elena se encargó de mantener excelentes dotaciones en ambos centros, que llegaron a acoger entre130 y 150 pequeños. Ocupándose de eso, Elena encontraba cierta paz mental, aunque nadie dudaba de que la procesión íba por dentro.

Mikhail, en eso, estaba en desventaja. No encontraba manera de canalizar su dolor hacia algo constructivo, sino que, sencillamente, se dejaba llevar por la ira acumulada en su interior. Tenía sus detalles, claro, pero eran de otro tipo: por ejemplo, en 1818, cuando cumplió cincuenta años, el cuerpo de artilleros y los ingenieros militares recaudaron a escote dieciocho mil rublos para encargar un busto en mármol del gran duque Mikhail, y una vez realizada esa obra, sobraban ocho mil rublos en caja, por lo que éste, al enterarse, decidió sumar tres mil rublos de su propio bolsillo para, con once mil rublos totales, crear una especie de beca que permitiría que cinco hijas de artilleros pudiesen incorporarse cada año al instituto Mariinsky. Pero Mikhail no se implicaba personalmente al nivel en que lo hacía Elena. Ella podía encontrar cierto alivio a sus penas. Él no.

Ya en Viena, mientras veía morir a María, Mikhail había sufrido una hemorragia nasal fuerte. No se le había querido dar importancia pero, en una visión retrospectiva, se vería que sí la había tenido. Tres años después, cuando el gran duque con su familia y el resto de miembros del clan imperial se hallaban en Moscú, volvió a producirse otro sangrado particularmente intenso a través de la nariz, con una situación de alarma general que a él le provocó una crisis nerviosa. A pesar de todo, en julio de 1849, cumpliendo su deber, fue a Varsovia, a presidir una gran concentración militar. Todo íba bien hasta que el doce de agosto, mientras pasaba revista a unidades de caballería y artillería cerca de la capital polaca, notó que se le entumecía la mano derecha. Girándose hacia su acompañante, Nikolai Muravyev, le avisó de lo que sucedía: enseguida le ayudaron a descabalgar y le llevaron desde el campo de Mokotow al Palacio Belvedere, dónde los doctores notaron que se le había paralizado todo un lado de rostro y cuerpo. Se avisó al zar Nicolás I con urgencia y este ordenó que se avisase también a la gran duquesa Elena Paulovna: en caso de que ella desease acudir a Varsovia, todo debían ser facilidades. Elena no dudó y se dirigió con Caty a la capital polaca. Encontró a un marido confinado en su lecho y al borde de la muerte, presumiblemente por causa de un accidente cerebrovascular. En un momento determinado, Mikhail reconoció la presencia de Elena y de Caty y, según los presentes, "quedó muy contento" por tenerlas junto a él.

Murió el 9 de septiembre de 1849.

.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ELENA PAULOVNA (Charlotte de Württemberg)
NotaPublicado: 04 Mar 2020 16:22 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18377
Imagen

Cuadro que muestra a Elena Paulovna descendiendo de su carruaje.


Imagen

Elena en una fotografía.


Aunque su matrimonio no había sido -ni de lejos...- ninguna balsa de aceite, Elena acusó recibo de la muerte de Mikhail. Quedaba convertida en una gran duquesa viuda, independiente e inmensamente rica, pero estaba francamente desolada por la muerte del hombre con quien había compartido toda una vida y cinco hijas. De nuevo, Elena encontró tablas de salvación en su hija Caty, en sus familiares y allegados y en sus proyectos sociales. Por suerte para ella, tenía lo que se dice un propósito o incluso dos: casar bien a su hija y ser útil en Rusia.

Al final, Caty...

Imagen

Imagen


...se casaría el 16 de febrero de 1851 en San Petersburgo, con el príncipe Georg de Mecklenburg-Strelitz...

Imagen

Imagen

Aquí el marido de Caty.


...que era ni más ni menos que un típico príncipe alemán, teutónico hasta las cejas, que había iniciado su adiestramiento militar en el ejército prusiano y estaba dispuesto a progresar en el ejército ruso mientras disfrutaba de las ventajas de residir en el Palacio Mikhailovsky. Aunque con motivo de su boda su familia le hizo propietario del Schloss Remplin en la Pomerania Occidental, lo cierto es que Caty y él vivieron principalmente en San Petersburgo junto a Elena, que, by the way, enseguida tuvo sus más y sus menos con su yerno. En realidad, no es extraño, porque por su educación y carácter, Georg era un poco como Mikhail, alguien ajeno a la mente extraordinariamente abierta y a la formidable cultura artística y científica de Elena.

Imagen

Imagen

Caty.


Caty tuvo un primer hijo nacido para morir casi al momento, Nicolás Georg, en julio de 1854. Para Elena, representó una enorme tristeza que el primer nieto hubiese de enterrarse con un bautizo de emergencia. Luego, en 1857, Elena tendría la alegría del nacimiento de su nieta homónima, Elena de Mecklenburg-Strelitz. En 1859, Caty tuvo al pequeño Georg Alexander, que sobrevivió; y en 1861 una niña, María, que murió en cuestión de horas. El repertorio se cerró con Carl Michael, nacido en Oraniembaum el 17 de junio de 1863. A finales de los años sesenta del siglo diecinueve, pues, Elena podía consolarse con la idea de ser abuela de una niña, Elena, y dos niños, Georg y Carl Michael.


Última edición por Minnie el 05 Mar 2020 14:32, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ELENA PAULOVNA (Charlotte de Württemberg)
NotaPublicado: 04 Mar 2020 17:30 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18377
Elena:

Imagen

Imagen

Imagen


Un momento "cumbre" en la vida de Elena se derivó del estallido de la -celebérrima- Guerra de Crimea.

Elena "vió venir" el conflicto bélico, pero en eso...simplemente era "fácil" si una disponía de información y de paciencia para ir ensamblando un retazo de aquí, un retazo de allá. Lo que tuvo claro desde el principio es que un elemento fundamental, si llegaba a producirse la guerra, era organizar un sistema de atención sanitario en el que no faltase personal y el personal mostrase una actitud eficiente. Por desgracia, experiencias anteriores demostraban que muchos soldados que habían sobrevivido a la batalla en sí, habían muerto por no recibir suficientes cuidados para sus heridas/mutilaciones durante la evacuación o una vez evacuados. Uno no podía improvisar médicos y cirujanos, pero Elena estaba convencida de que se podía formar a un elenco de mujeres para que asistiesen a los doctores y para que se encargasen de los cuidados diarios. Esto hoy en día puede parecernos muy obvio, pero entonces NO lo era. Muchos aducían que las mujeres podían participar en el esfuerzo de guerra preparando vendas o paquetes para los soldados, pero que no debían exponerse a atender a soldados en hospitales de campaña. Podía ser una actividad "demasiado exigente" y además se afectaría, decían muchos, la "sensibilidad" y el "pudor" femeninos. Elena, sencillamente, no estaba de acuerdo, al igual que su dama de honor, Editha von Rahden, de una familia báltica de orígen alemán.

Había un precedente, aunque, por supuesto, Elena fue "más allá". Su tía abuela y suegra, la zarina María Feodorovna, en su amplia actividad filantrópica que había abarcado tantos campos distintos, había fundado una Comunidad de Viudas Compasivas. Una viuda, vaya, ya no tenía la "sensibilidad" ni el "pudor" de una joven soltera, así que se podían reclutar viudas para que desempeñasen una función básica de cuidadoras en los hospitales a los que se derivaban soldados heridos en los campos de batalla. Como os he dicho, Elena superó esa visión: ella llevaba años manteniendo gran amistad y un constante intercambio de ideas con médicos de distintas especialidades. En esta materia concreta, la principal inspiración de Elena surgió de Nikolai Ivanovich Pirogov, un médico cirujano a quien se considera el fundador de la cirujía de campo militar rusa y de la anestesiología en hospitales de campaña. Pirogov...

Imagen


...que era un hombre de ciencia y un notable cirujano, encontró una comprensión y ayuda de primer orden en la "esclarecida" Elena Paulovna. El doctor Tarasov, recomendado por Pirogov, contribuiría decisivamente a que Elena pudiese poner en marcha en su Palacio Mikhailovsky, lo que se denominaría Comunidad de las Hermanas de la Santa Cruz.

Aquí tenéis una foto de un grupo de Hermanas de la Santa Cruz:

Imagen


Eran mujeres no ocupadas en ese momento "con los sagrados deberes de la crianza", pero no necesariamente viudas. Simplemente, acudían por voluntad propia al llamamiento de la gran duquesa Elena Paulovna y se preparaban exhaustivamente para ser enviadas a Crimea, con gorros blancos cubriendo sus cabellos recogidos con sencillez y vestidos marrones de puños blancos almidonados, cruces doradas sobre el pecho. Entre aquellas voluntarias había un poco de todo, desde algunas monjas hasta esposas e hijas de funcionarios imperiales que querían servir a su país. Cuando debidamente formadas marcharon a Sebastopol, asedidada por el enemigo, a asistir a los doctores en el cuidado de los soldados evacuados por heridas de diversa consideración, sabían que se exponían físicamente. De hecho, diecisiete de las primeras ciento sesenta y tres voluntarias de Elena a Simferopol, a cuyo frente ella misma puso a Aleksandra Stakhovich, morirían durante el largo asedio a Sebastopol cumpliendo con su deber.

Aquello no fue solamente un tema de "yo, que soy gran duquesa, pongo mi nombre y mi dinero". Para empezar, como os he dicho, la idea de llamar a mujeres de diferentes estados civiles y condición social era novedosa; se consideraba "peligroso" para la virtud de una mujer participar en la vida hospitalaria. Elena dió ejemplo personal, no sólo visitando constantemente sus hospitales de San Petersburgo, sino ofreciéndose para asistir a los doctores incluso en cirujías que resultaban en la amputación de miembros de soldados. Era una forma de hacer socialmente aceptable lo que antes no lo era. Adicionalmente, por supuesto, ayudada por Editha, puso mucho interés en el reclutamiento y la formación. Entre tanto, no dejaba de lado aspectos puramente prácticos. La quinina era muy necesaria en época de guerras, y resultaba que el principal productor de quinina del mundo venía siendo Reino Unido, de quien, lógicamente, no se podía esperar que la vendiese a su enemigo, Rusia. Elena no se dejó amilanar por eso. Pidió a su hermano August que se encargase él de realizar una compra de quinina para luego hacérsela llegar. Ella puso los rublos, August se encargó de todo lo demás.

En conjunto, Elena reveló toda su capacidad de trabajo -y de entrega- durante la Guerra de Crimea. El zar Nicolás I, que murió sin llegar a ver el final de aquel conflicto, era muy consciente de la extraordinaria involucración de su cuñada Elena, de quien estaba orgulloso; cuando Nicolás I murió y ascendió al trono su hijo Alejandro II, éste también sabía lo mucho que se debía a la incansable voluntad de Elena de "hacer algo verdaderamente útil".


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ELENA PAULOVNA (Charlotte de Württemberg)
NotaPublicado: 04 Mar 2020 18:23 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 18377
Imagen

Elena Paulovna.


A finales de 1856, el joven zar Alejandro II de Rusia escribió a su tía Elena, el elemento "liberal" de la familia, refiriéndose ya a su sueño de avanzar hacia la abolicion de la servidumbre. En Elena, esa clase de reflexiones e ideas rupturistas caían en suelo fértil. Aquella era una mujer que lo mismo te fundaba un Conservatorio Superior que te organizaba un cuerpo de "enfermeras" para la Guerra de Primea, lo mismo patrocinaba hospicios que apostaba decididamente por la liberación de los millones de siervos. Es particularmente llamativa la naturaleza innovadora y progresista de Elena si consideramos lo conservadora, incluso pelín reaccionaria, que salió su hija Caty, que sacó más genes del padre que de la madre.

Durante años y años, Elena había mantenido una relación muy cercana con un ruso bastante notable: el conde Pavel Dmitrievich Kiselyov o Kiseleff. A mí me gusta utilizar la foma Kiseleff porque es más utilizada en libros editados en inglés, que son los que principalmente leo en relación con temas rusos porque mi ruso es igual a un cero a la izquierda. Pavel Kiseleff...

Imagen


...era diecinueve años mayor que Elena Paulovna. La naturaleza de los sentimientos de ella podría ser objeto de especulación: sus cartas a Kiseleff, un flujo constante, reflejan un sentimiento de admiración, afecto a veces absorbente y un tanto excluyente y veneración. Podía ser que viese en Kiseleff al padre que le hubiese gustado tener, en vez de al viva-el-vino-y-las-mujeres que había sido Paul de Württemberg. También podía ser que desde la admiración intelectual y el apego, Elena hubiese dado el salto a otra clase de sentimiento menos "filial". Ciertas cartas sugieren ciertos celos de Elena respecto a la esposa de Kiseleff, Zofia Potocka:

Imagen

Imagen


Aunque lo curioso es que Kiseleff mismo estaba bastante más "embobado" con su cuñada Olga Potocka, luego esposa de Lev Naryshkin, que con la propia Zofia. Suele decirse que la atracción, evidente, de Kiseleff por su cuñada Olga fue lo que hizo que su matrimonio fuese una desdicha; aunque también habría que sumar en la cuenta de Kiseleff su aventura amorosa de varios años con Alexandra Alekseevna Baliano, nacida princesa Bagration. Digamos que si Elena Paulovna en algún momento sintió que le temblaban las canillas delante de Kiseleff, no fue la única.

Dado que el único hijo de Kiseleff con Zofia había muerto a temprana edad, él estaba muy unido a sus sobrinos Milyutin: Nikolai, Vladimir y Dimitry Milyutin, todos ellos también asiduos en el salón de Elena Paulovna.

Kiseleff fue de los primeros en contemplar la necesidad de abordar profundas reformas. Como Ministro Imperial para las Propiedades del Estado, se había percatado de que urgía darle un vuelco a un sistema que se basaba en la servidumbre de millones de "almas" que nacían, vivían y morían atados a un pedazo de tierra por lo que daban sangre, sudor y lágrimas pero que jamás les había pertenecido ni pertenecería a sus herederos. Sus vidas eran esfuerzos, sacrificos, penurias e ignorancia a partes iguales; vidas de gran dureza, según veía el compasivo Kiseleff, que organizó un sistema de "escuelas elementales" para los hijos de los campesinos. Los Milyutin compartían por completo la visión de su tío e íban incluso más allá. Todos esperaban que el ascenso al trono de Alejandro II permitiese avanzar en esa dirección, una vez se resolviese el embrollo de la Guerra de Crimea: de hecho Kiseleff fue enviado a París para negociar los términos de la necesaria paz. Y sabían que su amiga Elena Paulovna estaba de corazón persuadida de la necesidad de acometer cambios de gran envergadura...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ELENA PAULOVNA (Charlotte de Württemberg)
NotaPublicado: 04 Mar 2020 20:27 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Jul 2009 08:22
Mensajes: 1862
Ubicación: Buenos Aires, Argentina
Minnie escribió:
Lamballe escribió:
Minnie, de verdad que me estoy disfrutando como un loco con los últimos hilos que estás desarrollando: con todos. ¡Una maravilla!

Ya que estás en racha ¡qué bonito sería continuar con el de María, la tempestuosa madre de Bee y María Rumanía! ¡anda, porfi! :cheerleader: :cheerleader: :cheerleader: :cheerleader:



¿Su Altivez Imperial? :whistling: :whistling: No sólo a tí te encantaría, Konradin está enamorado de ella. A ver si veo con calma lo que hay, es posible que deba "arreglarlo" porque las imágenes habrán desaparecido, etc.

¡¡SUSCRIBO CADA PALABRA DE LAMBALLE!!

:cheerleader:

Insisto, Elena... ¡qué mujer! Nos echaba en falta por estos lares, de las más progresistas de todas las GD y vamos que pocas lo eran, Ella quizá pero ella se fue por el lado usual... el fanatismo religioso.

_________________
"Ma fin est mon commencement, et mon commencement ma fin".


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ELENA PAULOVNA (Charlotte de Württemberg)
NotaPublicado: 04 Mar 2020 23:19 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 17:10
Mensajes: 7986
Ubicación: MURCIA - ALICANTE
Imagen Miguel y elena


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 52 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro