Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 40 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: EL ENIGMA KASPAR HAUSER
NotaPublicado: 20 Dic 2008 19:45 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 22:02
Mensajes: 25790
Ubicación: ESPAÑA
Abro este hilo, EN NOMBRE DE MINNIE, jajaja... porque me acabo de encontrar este artículo en EL PAÍS de hoy, que copio a continuación y quizá sea un buen momento para desarrollarlo... Ya no podré decir más mi famosa frase: Me tiene más intrigada que el enigma Kasper Hauser de Minnie (grin)

___________________________



UN ENIGMA HISTÓRICO
¿Quién mató a Kaspar Hauser?
El misterio sigue vivo a los 175 años de la muerte de uno de los personajes más enigmáticos del siglo XIX alemán

Imagen

El misterio sigue vivo a los 175 años de la muerte de uno de los personajes más enigmáticos del siglo XIX alemán



JUAN GÓMEZ
ELPAIS.com - Cultura - 20-12-2008


Hic occultus occulto occisus est, conmemora un pilar octogonal en los jardines del palacio de Ansbach, en Baviera. "Aquí fue asesinado un desconocido de forma desconocida". El paseante desprevenido podrá preguntarse en homenaje de qué desconocido y en recuerdo de qué muerte se levanta semejante artefacto de tres metros de piedra caliza y adornos neogóticos. La fecha que sigue, el 14 de diciembre de 1833, es tan exacta como el resto de la extravagante inscripción. Cuando se cumplen 175 años de que Kaspar Hauser resultara herido de muerte en ese mismo lugar, no se ha resuelto en Alemania el enigma de aquel infeliz que, según creen muchos, fue, desde su mismo nacimiento, víctima de conspiraciones sin cuento que lo mantuvieron en mazmorras durante casi tres lustros y culminaron con aquel asesinato en diciembre. De ser esto cierto, el joven de 21 años apuñalado en los jardines palaciegos de Ansbach era el desposeído primogénito del gran duque Carlos de Baden, nieto de Napoleón I, sobrino de la zarina de Rusia, primo de emperadores y heredero legítimo del Gran Ducado de Baden. De no serlo, pudo tratarse de un simple farsante o del títere de intereses opuestos a la familia ducal. La cuestión, encarnizada en su tiempo, permanece aún hoy lejos de zanjarse.

El lugar y la fecha en la que aquel hombre sufrió la cuchillada que, tres días más tarde, terminaría con su vida, es una de las pocas certezas que quedan de él. Nadie sabe quién lo mató, ni dónde nació ni quién era. Cinco años antes de su inexplicada muerte, había entrado renqueando en una plaza de Nuremberg un adolescente desastrado, incapaz de articular otra frase que "un jinete tal como mi padre es lo que yo quiero ser". Era el lunes de Pentecostés de 1828. Su capacidad intelectual se asemejaba a la de un niño preescolar. Portaba dos cartas que lo identificaban como Kaspar, nacido de una criada en 1812. Aunque fechadas con 16 años de intervalo y firmadas una por su supuesta madre y la otra por su supuesto tutor durante 12 años, ambas fueron probablemente escritas por el mismo puño. Cuando los policías que lo detuvieron le cedieron una pluma, el muchacho escribió el nombre de Kaspar Hauser.

Entre 1738 y 1811, el margrave Carlos-Federico gobernó Baden, que él convertiría en un Gran Ducado, con la mano de hierro del absolutista ilustrado. En esos 73 años reunificó los dominios solariegos de los Zähringer, anexionó territorios austriacos y otras regiones colindantes, decuplicó así la población e incorporó a Baden las universidades de Heidelberg y Friburgo. Pues bien, cuando murió su primera esposa en 1783, el casi sexagenario esperó tres años para casarse con su ahijada Luise Geyer von Geyersberg, una dama de la corte 40 años más joven. Aquella unión morganática dio cinco hijos.

Para cuando el mayor de ellos, Leopoldo, que por nacimiento estaba fuera de la línea sucesoria, ascendió al trono de Baden en 1830, habían muerto en 19 años tres grandes duques y tres príncipes herederos. Agonizante en su lecho de muerte a los 32 años, Carlos, hijo del longevo Carlos Federico, aseguró que lo habían envenenado a él y a sus dos hijos varones. Le sucedió su tío Luis, que también murió con la certeza de estar siendo asesinado. Luise, la madre de Leopoldo, había obtenido una ejecutoria imperial que le daba a ella el condado de Hochberg y ponía a sus hijos en la línea sucesoria después de los Zähringer nacidos de la primera unión de su marido y de los demás parientes directos. En 1830, todos los que se habían interpuesto entre Leopoldo I y el trono de Karlsruhe estaban muertos.

Dos años antes, en 1828, los vecinos de Nuremberg acudían a ver al extraño y a alimentarlo como se hace con los monos del zoo. Kaspar sólo ingería pan y agua. Un doctor lo reconoció sin encontrarle más discapacidades que las causadas por los años de encierro. Lo describió como "semisalvaje". La sola palabra excitaba la imaginación de la época. Pronto, las fuerzas vivas de la región consideraron que se había descubierto al buen salvaje de Jean-Jacques Rousseau en medio de Alemania, a un ser que encarnaba "la más alta inocencia de la Naturaleza", según divulgó el alcalde en un escrito oficial. La noticia llegó hasta Anselm von Feuerbach, jurista y magistrado, uno de los padres del derecho penal alemán. Lo liberó Feuerbach y lo entregó a la custodia del esotérico Georg Friedrich Daumer.

El suceso se había convertido en una verdadera sensación. Era la comidilla en las cortes alemanas, desde donde se extendió unos meses más tarde la sospecha de que Hauser, el dócil muchacho ajeno a las costumbres y al habla humanas que estaba siendo educado por el profesor Daumer, era en realidad el primer hijo que había dado a luz en 1812 Stéphanie de Beauharnais, la hija adoptiva de Napoleón Bonaparte y la esposa del monarca de la vecina Baden. El último vástago, por tanto, de la milenaria dinastía Zähringer y el heredero del Gran Ducado en la Selva Negra. Alguien a quien su joven abuelastra hizo que cambiaran en la cuna por un niño moribundo para allanar el camino al trono de su propio hijo.

El primer atentado contra Hauser fue un golpe en la cabeza que recibió en 1829 en el sótano de Daumer. El rey de Baviera Luis I ofreció entonces 500 florines a quien resolviera el caso. En Berlín apareció el tratado policial Kaspar Hauser, probablemente un estafador. Mientras, en París se ponían de moda unos albornoces tipo Gaspard Hauser y Anselm von Feuerbach escribía a la corte de Karlsruhe sobre su convicción de que Hauser era uno de los suyos. Además, apareció en la vida de Hauser el conde de Stanhope, un noble inglés sobre cuya relación con el joven circularon rumores amorosos. Stanhope desapareció como había llegado. A la muerte de Hauser, algunos forenses consideraron posible que se hubiera autolesionado. Luis I tasó en 10.000 florines la recompensa de quien diera con el asesino.

En 1996, el semanario Der Spiegel encargó un estudio genético de la sangre que mancha las ropas de Hauser depositadas en el museo de Ansbach. La conclusión fue determinante: no se corresponde con el ADN de los descendientes de Stéphanie de Beauharnais. Pero ni siquiera una portada a todo color acaba con un mito de 175 años. Los defensores de la hipótesis principesca obtuvieron su satisfacción genética con otro análisis, esta vez de pelo, encargado por el canal de televisión pública ZDF en 2002. Según el forense de Münster Bernd Brinkmann, "no se puede descartar de ningún modo" que Hauser sea descendiente de Beauharnais. La semana pasada, el Frankfurter Allgemeine Zeitung recordaba que es plausible que Hauser fuera de verdad un Zähringer. Si bien no quedan ya cuestiones dinásticas que resolver, los príncipes de Baden se niegan hoy a abrir el panteón donde descansan los despojos del supuesto heredero sin nombre.




'¿Quién mató a Kaspar Hauser?' es un reportaje del suplemento 'Domingo' del 21 de diciembre de 2008

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 20 Dic 2008 22:49 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17241
¡Gracias, Sabba!
Hoy he estado prácticamente todo el santo día fuera de casa...realizando las últimas compras navideñas, jajaja. Pero nada más llegar, al acceder a internet, revisé, como de costumbre, las ediciones digitales de los principales periódicos. Así encontré ese artículo de El País. Venía rauda y veloz a incorporarlo al foro, pero...te has adelantado, querida.

En el centro del drama, esta mujer:

Imagen

En el retrato, una obra con todo el empaque que daba a sus cuadros François Gérard, la vemos "muy pero muy princesa". Una princesa desde el último ricito que adorna su cabeza hasta la punta de sus escarpines, en pocas palabras. Pero, en realidad, no había nacido princesa, aunque sí pertenecía a la aristocracia.

Se llamaba Stéphanie Louise Adrienne...y había nacido en Versailles el 28 de Agosto del año 1789, junto en los albores de la Revolución. Para que os hagáis una idea, veinticuatro días antes de que llegase al mundo esa niña, la recientemente creada Asamblea Nacional Constituyente había promulgado los famosos "Decretos de Agosto", aboliendo todos los vestigios de feudalismo que sustentaban el Ancien Regime. Sin embargo, aún faltaban casi dos meses para que se produjese el siguiente hecho impactante en términos históricos: la marcha de las mujeres sobre Versailles.

El padre de Stéphanie Louise Adrienne se llamaba Claude de Beauharnais y ostentaba el título de conde des Roches-Baritaud desde que había sucedido en el mismo a su padre, de idéntico nombre, cinco años antes. Este Claude de Beuharnais, segundo conde des Roches-Baritaud, se había casado con Claude Françoise de Lezay. Tenían un niño de tres añitos, llamado Alberic, cuando se produjo la llegada al mundo de su segundo retoño: nuestra pequeña Stéphanie Louise Adrienne.

Pero lo que resultaría determinante en la vida de Stéphanie Louise Adrienne era que su padre venía siendo un sobrino carnal de François de Beauharnais, marqués de la Ferte-Beauharnais. François de Beauharnais era, por tanto, un tío abuelo paterno de la niña que acababa de nacer. Estaba ya viudo de su mujer, Henriette Pyvart de Chastille, pero vivía en flagrante concubinato con su querida oriunda de la Martinica: Désirée Eugénie Tascher de La Pagerie. De su difunta esposa Henriette, que había sido muy comprensiva con la situación sentimental de su marido y la creole, había tenido François tres hijos varones de los cuales dos habían alcanzado la edad adulta: François y Alexandre (primos hermanos de Claude, el padre de Stéphanie).

En 1789, François hijo estaba casado con Françoise de Beauharnais, llamada en familia Fanny, que era una hermana de Claude, el padre de Stéphanie. En cuanto a Alexandre, estaba divorciado de su mujer, la exótica Josephine Tascher de la Pagerie, una sobrina carnal de Désirée Eugénie, amante del padre de él...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 20 Dic 2008 23:24 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 17:10
Mensajes: 7845
Ubicación: MURCIA - ALICANTE
Hubo una película que se llamaba "El enigma de Kaspar Hauser" y que tuvo cierto éxito. Creo que era alemana o francesa; quizás una coproducción. :roll:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 20 Dic 2008 23:34 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 17:10
Mensajes: 7845
Ubicación: MURCIA - ALICANTE
Imagen

El enigma de Kaspar hauser. Werner Herzog.1974.

filmportal.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 21 Dic 2008 01:46 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 22:02
Mensajes: 25790
Ubicación: ESPAÑA
Por cierto, me he vuelto a leer el artículo... ó está muy mal escrito, ó yo no me he enterado de nada :shock:
Minnie... help...!

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 21 Dic 2008 10:39 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17241
sabbatical escribió:
Por cierto, me he vuelto a leer el artículo... ó está muy mal escrito, ó yo no me he enterado de nada :shock:
Minnie... help...!


No te preocupes, Sabba. Quizá no te has enterado de nada porque es una historia muy retorcida, con bastante embrollo, así que requiere que se explique paso a paso. Un artículo tan breve sólo sirve a quienes ya conocen de antemano los hechos fundamentales que subyacen tras el famoso enigma Kaspar Hauser.

Pero cuando acabemos lo entenderás, jajaja.

Estábamos con Stéphanie de Beauharnais...¿vale? Como habéis notado, he detallado la composición de su familia, los Beauharnais, para que apareciese en escena ya de entrada otra "mujer de bandera" que dirimió en gran medida el destino de la chica. Es ésta: Josephine Tascher de la Pagerie, por su primer matrimonio con Alexandre se transformó en Josephine de Beauharnais (nombre que conservó incluso después del divorcio).

Imagen

El casamiento de Josephine con Alexandre de Beauharnais había sido un arreglo de la tía paterna de ella que, simultáneamente, era la amante del padre de él: Désirée Eugénie Tascher de La Pagerie. Y aunque el matrimonio de Alexandre y la jovencísima Josephine fue un completo fiasco, que acabó en una injustísima acusación de infidelidad del marido hacia la esposa instigada precisamente por la amante favorita del marido, lo que derivó en que se cuestionase la paternidad de la niña que acababa de tener ella y a la larga llevó a un escandaloso divorcio...bueno, lo cierto es que a pesar de todo ello, Josephine conservó una profunda vinculación afectiva con los Beauharnais. Quería mucho a su suegro, François, que se convirtió de rebote en su tío político cuando al fín tomó la decisión de casarse con su concubina de tantos años Désirée Eugénie. François y Désirée Eugénie constituían una referencia emocional constante para Josephine, así como para los dos hijos de Josephine: Eugene y Hortense.

El cariño protector de Josephine hacia los Beauharnais no flaqueó nunca. En realidad, si los Beauharnais salieron muy bien parados en los procelosos años que siguieron a la Revolución, se debió principalmente a Josephine. Josephine había pasado por la durísima experiencia de permanecer en una tenebrosa y húmeda mazmorra a la espera de que la mandasen a la guillotina durante la época del Terror: la habían encarcelado simplemente por ser la esposa (aunque divorciada, pero esto parecía no contar...) de Alexandre, que, pese a su origen aristocrático, se había transformado en un alto oficial de las tropas revolucionarias que cayó en desgracia por fracasar en una campaña militar. Alexandre perdió la cabeza en la guillotina, pero Josephine acabó recuperando la libertad tras la célebre reacción thermidoriana que lideró Tallien por amor a la hasta entonces también encarcelada Therese Cabarrús de Fontenay. En la prisión, Josephine se había convertido en la amiga del alma de Therese de Fontenay, aclamada vivamente por los parisinos como "Nuestra Señora de Thermidor". Aquél fue, propiamente dicho, el primer gran contacto político de Josephine.

A partir de ahí, Josephine subió como la espuma. Era la amiga de Therese y enseguida también la amiga "especial", según muchos amante, del hombre que llegó a detentar el poder máximo en Francia: Paul Barras. A instigación de Paul Barras, que necesitaba agregar a su lista de partidarios fieles a un joven pero brillantísimo general corso, Josephine se casó con Napoleón Bonaparte. Y ya sabemos todos que Napoleón Bonaparte desarrolló una progresión social nunca vista hasta entonces: tras obtener una immensa popularidad debido a la hábil propaganda en torno a sus hazañas militares, se introdujo en la esfera política a través de un golpe que le hizo miembro de una especie de triunvirato; pronto haría de sí mismo el primer cónsul, después el primer cónsul vitalicio y, finalmente, EL EMPERADOR.

Y cuando Napoleón se coronó emperador, coronó a Josephine emperatriz...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 21 Dic 2008 10:54 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 22:02
Mensajes: 25790
Ubicación: ESPAÑA
Cuando llego a este párrafo:

Dos años antes, en 1828, los vecinos de Nuremberg acudían a ver al extraño y a alimentarlo como se hace con los monos del zoo. Kaspar sólo ingería pan y agua.

Intento ir hacia atrás para ver dónde te pone en antecedentes para que entiendas de dónde sale Kaspar y por qué de ese estado, y resulta que se lo saca de la manga, lo mete en la historia sin dar una noción siquiera del personaje previamente.

Así que mejor me meto en tu historia (wink)

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 21 Dic 2008 21:00 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17241
sabbatical escribió:
Así que mejor me meto en tu historia (wink)


Lo haré lo mejor que pueda, querida.

En fín: dice el refrán que a quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija. Los Beauharnais estaban arrimados a un árbol emperatriz, así que les cobijaba una sombra imperial.

Napoleón tenía plena conciencia de ser "un advenedizo". Por decirlo en pocas palabras, él no descendía de una estirpe de emperadores y reyes, sino que ascendía desde sus padres. Su padre había muerto años antes de que él iniciase su formidable ascenso social, pero tenía una madre y un amplio contingente de hermanos. Todos esperaban conformar una dinastía. Al principio, Napoleón no albergaba semejante expectativa: por supuesto, pensaba hacer de su esposa Josephine una emperatriz y colocar en posición destacada a su hermano Joseph, el mayor de sus hermanos, casado con Julie Clary; una de sus hermanas, la hermosa y díscola Pauline, era en realidad princesa Borghese a raíz de su segundo matrimonio. Pero el resto de hermanos, en especial el resto de hermanas, reclamaban para sí mismos rango imperial, con sonoros títulos asociados a sus nombres. Napoleón llegó a exasperarse bastante ante la actitud exigente de su parentela, pero acabó cediendo.

Lo curioso fue que, paulatinamente, Napoleón decidió "expandir" al máximo su dinastía, mientras repartía principados y ducados también entre sus mariscales...los hombres de armas que le habían acompañado en sus epopeyas bélicas. Llegó un momento en que tuvo claro que le interesaba disponer de "príncipes" y "princesas" que sirviesen de peones en el mercado matrimonial europeo de la épocas. Eso forjaba vínculos, a la vez que sellaba alianzas políticas ventajosas. Por eso, en un momento dado, no sólo se conformó ya con tener "adoptados" en calidad de hijos a sus hijastros, Eugène y Hortense de Beauharnais. Buscando una nueva "hija", reparó en la joven Stéphanie, una parienta política de Josephine...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 21 Dic 2008 21:10 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17241
Stéphanie tenía casi diecisiete años cuando se transformó en "hija" del emperador Napoleón, lo que hacía de ella una princesa imperial francesa. Obviamente, aquello obedecía a un propósito político: Napoleón quería casarla con el joven príncipe heredero de Baden, Charles Frederick.

Aquí podemos ver, en una miniatura de época, al príncipe:

Imagen

Y así llegamos al momento en que hay que adentrarse en los vericuetos genealógicos de la casa de Zahringen, que gobernaba el ducado germánico de Baden con capital en Karlsruhe. Una familia extremadamente complicada en la que, de pronto, se encontraría inmersa Stéphanie de Beauharnais.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 21 Dic 2008 21:34 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17241
Empiezo.

Recordad que estamos en el año 1806.

El Gran Duque soberano de Baden era, por entonces, Karl Friedrich, abuelo paterno del joven Charles Frederick con el que se casaba Stéphanie (nota: en realidad, el chico se llamaba Karl Friedrich igual que el abuelo, pero he optado por usar el nombre del nieto en inglés para diferenciarles...a fín de que no haya un lío por coincidir personajes que comparten nombres de pila). Karl Friedrich había estado casado, en primeras nupcias, con una agradable y muy cultivada princesa: Karoline Louise de Hesse-Darmstadt. Ésta, por desgracia, había muerto relativamente joven, dejando tres hijos varones: Karl Ludwig, Friedrich y Ludwig.

Karl Ludwig, el heredero, no llegó a heredar nada porque, sencillamente, se murió antes de que lo hiciese su padre, Karl Friedrich. De hecho, Karl Ludwig falleció en 1801, dejando viuda a su esposa Amalie de Hesse-Darmstadt. Karl Ludwig y Amalie, que era lista como el hambre, habían formado una excelente pareja; de su unión habían nacido seis hijas y dos hijos, de los cuales uno se malogró en la primera infancia, por lo que, en resumen, se encontraron con seis hijas y un hijo. De las seis hijas, la mayor, Amalie, de delicada constitución, siempre a las puertas de la muerte, se quedó soltera; pero las otras cinco realizaron brillantes matrimonios desde el punto de vista dinástico: Karoline se transformó en la esposa del rey Maximilian Josef de Baviera; Louise en la zarina Elizaveta Alexeyevna, esposa del zar Alexander I de Rusia; Frederika en la reina de Suecia a través de su matrimonio con Gustav IV Adolf, de la casa Vasa; Marie en la esposa del duque Friedrich Wilhelm de Brünswick y la menor, Wilhelmine, en la esposa de un tío carnal por vía materna, Ludwig II, gran duque de Hesse-Darmstadt.

El hijo era nuestro Charles Frederick, que, como vemos, venía a ser el hermano menor de esas mujeres magníficamente establecidas en distintas cortes europeas...

Pero a esto hay que añadirle más. Cuando Stéphanie llegó a Karlsruhe, en calidad de esposa de Charles Frederick, su suegra, Amalie, viuda de Karl Ludwig, no era la dama con mayor influencia en la corte ducal. Ese papel correspondía a la segunda esposa del duque Karl Friedrich, el abuelo de Charles Frederick. Porque éste, viudo de su Karoline Louise de Hesse-Darmstadt, no había tardado en sucumbir a los "encantos" de una dama de la corte: Luise Karoline, baronesa Geyer von Geyersberg. Se asumía que se trataba de una unión morganática: de hecho, a Luise Karoline se le asignó el título de cortesía de baronesa -después condesa- de Hochberg, que sería el que recibirían los hijos que naciesen del matrimonio. En teoría, los hijos de Karl Friedrich y Luise Karoline de Hochberg que sobrevivieron a la infancia eran tres varones -Leopold, Wilhelm y Maximilian- y una fémina -Amalie- que carecían de lugar en la línea de sucesión de la casa de Zahringen.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 21 Dic 2008 22:20 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17241
Ahí tenemos, por tanto, a la otra protagonista principal de este enredo: Luise Karoline, condesa Hochberg, esposa morganática del gran duque Karl Friedrich, lo que hacía de ella la "abuelastra" de Charles Frederick, el marido de Stéphanie.

Imagen
Condesa de Hochberg.

A la condesa de Hochberg la nimbaba una fama de mujer ambiciosa e intrigante por naturaleza. Supuestamente, ella tenía muy claro en su mente que la línea sucesoria de la casa de Zahringen era notablemente frágil. De los tres hijos varones que su marido Karl Friedrich había tenido en su primer matrimonio, el primogénito, Karl Ludwig, había fallecido dejando solamente un hijo en el mundo: Charles Frederick, el heredero indiscutible del abuelo paterno. Pero si Charles Frederick llegaba a morir sin haber engendrado un varón, inmediatamente la herencia del gran ducado pasaría a su tío paterno, Friedrich, que no había tenido hijos con su esposa, Luise de Nassau-Usingen. Así que, de suceder dicho Friedrich a su sobrino Charles Frederick, se daría el caso de que al propio Friedrich sólo podría sucederle su hermano, Ludwig...el tercero de los varones de Karl Friedrich con Karoline Luise. Y ocurría que Ludwig, casado morganáticamente con la condesa Katharina Werner von Langenstein, también carecía de descendencia.

Repasando: Charles Frederick era la única esperanza de perpetuar la línea masculina de la casa de Zahringen. Si Charles Frederick no llegaba a engendrar hijos varones con Stéphanie, la princesa imperial francesa...entonces, Baden se encontraría con que al chico sólo podían sucederle dos tíos paternos sin hijos. O sea que, más pronto que tarde, Baden se encontraría con una sucesión interrumpida.

Y ahí...ahí se cifraban las ilusiones de la condesa de Hochberg. Ella no ignoraba que el mayor de sus hijos varones, Leopold de Hochberg, estaba excluído de la sucesión en virtud del matrimonio morganático de los padres. Pero quizá, llegado el caso, si no quedaba ningún varón legítimo en la línea principal de los Zahringen, Baden prefiriese un Hochberg a un príncipe extranjero: el más cercano al trono era Maximilian Josef de Baviera, que, además, se había casado con Karoline de Baden, la hermana mayor de Charles Frederick.

Todo dependía de lo que sucediese entre Charles Frederick y Stéphanie. Todo estaba en el aire.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 21 Dic 2008 22:21 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 17:10
Mensajes: 7845
Ubicación: MURCIA - ALICANTE
Imagen

El abuelo Karl Friederich de Baden

Imagen

Su primera esposa.Carolina de Hesse-Darmstad


Imagen

Su segunda esposa baronesa Luisa Geyer von Geyersberg .

Todas las fotos de wikipedia.


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 40 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro