Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 46 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Re: El Château de Valençay
NotaPublicado: 02 Sep 2010 20:25 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17359
La sala de los chanchullos es ciertamente elegante. Se presta a conspiraciones maravillosamente ensambladas mientras se paladea el mejor brandy después de una cena comme il faut.

También me ha encantado la cama de Germaine. Muy coquetona, tanto que una no se imagina a ninguna dama de envergadura muriéndose ahí mismo. Como mucho es una cama para estar tumbada mientras se vence uno de esos simples pero efectistas resfríos primaverales o típicos del otoño temprano, por haber salido a pasearse entre las rosaledas o los parterres en forma de figuras geométricas olvidándose de cubrirse el escote con un bonito chal. Eso sí me cuadra, jajaja.

En cuanto a lo que comentas acerca de los bustos...coincido. Detalle gracioso, Anne Dorothee von Medem sí fue, al menos en un determinado período de su ajetreada existencia, una admiradora ferviente de Napoleón, pero las tres hijas mayores detestaron siempre, desde el mismo principio hasta el final, al advenedizo corso. No creo que hubiese snobismo por parte de ellas, que eran las nietas de un advenedizo curlandés de orígenes westfalianos, jejeje. En cuanto a Dorothee, fue una de las damas de corte de la emperatriz Marie Louise, pero nunca le agradó ni pizca Napoleón y de hecho tengo ahí "nebuloso" en la memoria un pequeño choque verbal entre ambos. Nada tan aparatoso como el encuentro Napoleón y Catherine, pero también tuvo su miga, desde luego.

La historia de esos personajes es tremendamente interesante...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: El Château de Valençay
NotaPublicado: 02 Sep 2010 20:53 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17359
Por aportar algo...

GAZAPAZO de Minnie editado por la propia Minnie para evitarse una mayor cuota de bochorno público de la que puede sobrellevar la susodicha petardita.

(grin) (grin)


Última edición por Minnie el 03 Sep 2010 17:30, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: El Château de Valençay
NotaPublicado: 03 Sep 2010 01:55 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Oct 2009 04:01
Mensajes: 11469
A falta de mejores aportaciones sólo puedo decir que antes este castillo no me llamaba demasiado la atención, pero ahora gracias a lo que estáis contando (y cómo lo estáis contando) me gusta cada vez más :thumbup:

_________________

"Buscad la Belleza, es la única protesta que
merece la pena en este asqueroso mundo"
(R. Trecet)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: El Château de Valençay
NotaPublicado: 03 Sep 2010 02:37 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Oct 2009 04:01
Mensajes: 11469
Por cierto, Minnie, gustarme me gusta mucho tu postal, de hecho me encanta, pero ése es otro castillo de Valençay.

_________________

"Buscad la Belleza, es la única protesta que
merece la pena en este asqueroso mundo"
(R. Trecet)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: El Château de Valençay
NotaPublicado: 03 Sep 2010 06:02 
Desconectado

Registrado: 21 Ago 2010 09:14
Mensajes: 80
.


Última edición por doda el 12 Sep 2010 14:46, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: El Château de Valençay
NotaPublicado: 03 Sep 2010 07:19 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 05 Oct 2009 04:01
Mensajes: 11469
Por lo que he podido ver en San Google, debe tratarse del chateau de la Motte d'Usseau.

_________________

"Buscad la Belleza, es la única protesta que
merece la pena en este asqueroso mundo"
(R. Trecet)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: El Château de Valençay
NotaPublicado: 03 Sep 2010 07:38 
Desconectado

Registrado: 21 Ago 2010 09:14
Mensajes: 80
.


Última edición por doda el 12 Sep 2010 14:46, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: El Château de Valençay
NotaPublicado: 03 Sep 2010 17:29 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17359
doda escribió:
Yo también pienso que no es el mismo Valençay. La diferencia de tamaño es evidente, y además Vienne queda mucho más al oeste de Francia, pero se agradece el esfuerzo de buscarlo en la red y enriquecer el hilo. Muchas gracias a los dos.


A mí no me des las gracias por ese GAZAPO, jajajaja, reservalas mejor para cuando merezca recibirlas, muchacha. Creo que aspiro definitivamente al gran premio al gazapazo que otorga el foro cada año. Compito conmigo misma...¿sabes? Una vez expliqué tan pancha que nuestras CC.AA eran de dimensiones variables, desde uniprovinciales a las que tienen montones de provincias y cité como ejemplo de comunidad más extensa Andalucía. Creo que fue mi querido Perlery quien tuvo que señalarme que Castilla-León superaba a Andalucía en una provincia, jajajaja.

Pero esto es peor. Si me hubiese fijado un poquito...sólo un poquito...no hubiese dado esta campanada, jajajaja. Vandal, un detallazo que me hayas corregido con tanta delicadeza, jajajaja. Podrías haberme llamado petite sotte y no te lo hubiese tomado a mal ;)

Ahora mismo edito mi error tras disculparme profusamente antes de consolarme con unos after eight que me sobraron de anoche ;)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: El Château de Valençay
NotaPublicado: 03 Sep 2010 17:46 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17359
doda escribió:
Talleyrand supo por primera vez de la existencia de Dorothea von Biron en el verano de 1807, cuando pasteleaba con Nesselrode y Czartoryski la paz de Tilsit (antes de despeñársela a Hardenberg). Una noche de relajada sobremesa con los dos (el fenomenal éxito de Talleyrand como diplomático se apoyaba no poco en que, fueran cuales fueran las circunstancias, se las apañaba para que su presencia y su conversación fueran siempre una fuente de bienestar para sus presas), Czartoryski (un príncipe polaco que por entonces hacía de ministro de asuntos exteriores del Zar Alexander, el cual era notorio que prefería rodearse de diplomáticos y militares que fueran cualquier cosa menos rusos) le describió la penosa fuga de Berlín de la familia real prusiana (la reina, sus hijos y las mujeres en general, pues los hombres, en su mayoría militares, se ocupaban en ser masacrados por la Grande Armée), y también de la nobleza, hacia la Prusia Oriental, pues los franceses se les venían encima y lo último que les apetecía era ser apresados. Le describió, con abundantes detalles, lo muy penosa que fue la marcha de la Reina Luise, en un carruaje abierto, con sus muchos hijos, barrida por el frío y la lluvia de la Kurische Nehrung, a un punto tal que debió detenerse en una cabaña cerca de Königsberg porque veía que se moría (de hecho nunca se recuperó de lo mal que lo pasó, al punto de que falleció tres años después, a sus 34). Talleyrand escuchaba con atención aunque sin interés; la reina Luisa, a la que consideraba una insensata, le daba igual. Su atención se incrementó al escuchar una anécdota que Czartoryski explicaba como ilustración del coraje de algunas prusianas (a él, como polaco, no le gustaban mucho, pero en aquellos momentos formaban en el mismo bando), centrada en el caso de una princesa-niña, 13 recién cumplidos, que se había quedado aislada en Friedrichfelde, un palacio situado a unos 12 km del centro de Berlín (hoy es media hora en el S-Bahn; se conserva estupendamente). La servidumbre había huído, salvo su doncella-dueña, que por su parte estaba aterrorizada. La joven princesa no se arredró. Dedicó una noche a desmontar los diamantes de las joyas de su madre -la duquesa de Courlande- y a coserlos bien disimulados en sus enaguas y en sus refajos (bastante innecesarios, pues era una niña delgadísima, pero todo valía), y tras eso cargó dos pistolas, enganchó dos caballos a una calesa ligera, hizo subir en ella a su espantada doncella-dueña y emprendió, por su cuenta, el camino de Königsberg (trescientos y pico km, pero no de autobahn, sino de país en guerra y crudo clima báltico, al cual, por fortuna, estaba muy acostumbrada). A lo largo de varios días avanzó en zig-zag, esquivando indistintamente a los húsares del general Exelmans, que avanzaban, y a los ulanos Towarzics, que se retiraban (no lo sabía a ciencia cierta, pero intuía que los primeros eran preferibles), llegando días después, por mera casualidad, a la choza donde se había refugiado la reina Luise. La encontró rodeada de sus llorosas doncellas y de los aterrorizados príncipes (el mayor tenía 11 años), decidiendo de inmediato que ahí no podía seguir. La ayudó a subir al carruaje, empuñó los mandos (sinceramente, no sé cómo diablos se tripula una carreta; disculpad la imprecisión) y siguió adelante, con el admirado Prinz Wilhelm sentado a su lado, a la sazón de 10 años (con el tiempo mandaría la caballería del I Armeekorps que barrería la columna de Reille en Waterloo, y con más tiempo aún acabaría con Napoleón III en Sedán y sería coronado Kaiser Willem I von Deutschland; el y su mujer, Augusta von Preussen, mientras vivió la princesa fueron sus más fervientes amigos), sinceramente admirado de lo bien puestos que los tenía su lejana prima por la rama Von Medem.

Al llegar ahí a Talleyrand se le había disparado algo más que una profunda curiosidad. A la sazón padecía un sobrino y heredero de carácter tan débil que con seguridad no llegaría lejos. Por si fuera poco estaba tieso, pues de su emigrado padre no recibiría prácticamente nada. Una princesa tan fantásticamente resuelta, valerosa y decidida, de la edad adecuada, de magnífica família (sabía quienes eran los duques de Courlande) y además tan forrada como acto seguido Nesselrode explicó (la tal princesa, de nombre Dorothea, había recibido en herencia el formidable palacio Kurland de Berlín, sede de la embajada rusa, y el enorme señorío de Wartenburg, a lo cual la duquesa, en concepto de dote, añadiría como mínimo un segundo señorío, el de Günthersdorf, éste en Silesia). No necesitaba oír más.



Me encanta esta parte de la historia, doda. La forma en que Dorothee cruzó una Prusia asolada por la guerra en dirección a Mittau en Curlandia, arrastrando consigo a la temblorosa Mlle Hoffmann, su gobernanta, refleja que la chiquilla podía sacar a la luz un temple excepcional. Por cierto, el pintoresco abate Piattoli, preceptor de Dorothee, ya sabes que jugó durante un tiempo con el proyecto de casar a la chica a la que él llamaba cariñosamente Dorka con otro ex pupilo suyo, el príncipe polaco Adam Czartoryski. Dorothee se entusiasmó con Adam Czartorisky del modo en que sólo puede hacerlo una adolescente; él era atractivo, carismático y con una aureola romántica que causaba bastante efecto. Cuando Czartorisky se dejó caer por Mittau en 1807, Dorothee se creyó absolutamente enamorada de Adam. Pero él no estaba por la labor de cumplirle las ilusiones a Piattoli. La madre de Adam, la princesa Czartoryska, née Izabela Fleming, pensaba que su brillante hijo debía emparejarse mejor. Efectivamente, a su debido tiempo, Adam se casaría con la polaca Anna Sapieha. Yo siempre he tenido la idea de que Izabela Fleming princesa Czartoryska no sólo prefería una princesa polaca para Adam; aparte, Dorothee estaba en cierto modo marcada por el hecho de que muchos polacos conocían el viejo rumor según el cual era una hija ilegítima del aristócrata polaco Alexander Batowski...

Por otro lado, Alexander Batowski ayudó a Anna Dorothea von Medem a romperle en pedazos a Dorothee cualquier ilusión sentimental en torno a Adam Czartorisky.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: El Château de Valençay
NotaPublicado: 03 Sep 2010 18:39 
Desconectado

Registrado: 21 Ago 2010 09:14
Mensajes: 80
.


Última edición por doda el 12 Sep 2010 14:47, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: El Château de Valençay
NotaPublicado: 03 Sep 2010 19:03 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17359
Estoy de acuerdo contigo en que Mina, Pauline y Johanna no fueron muy delicadas con los sentimientos de la hermanita Dorothee. Motejarla abiertamente de bastarda, y bastarda de un aristócrata polaco de poco fuste, por añadidura, era un poco cruel. Pero quizá eso forjó el carácter de la benjamina.

Y coincido también en que Czartorisky quizá no viese a Dorothee en Mittau o, si la vió, sería por casualidad, no en un encuentro planificado. Dorothee sí fue consciente de la presencia de Czartorisky en Mittau, porque Piattoli le había llenado la cabeza de pajaritos previamente y porque esa ciudad, a decir verdad, no era tan grande como para que no llamase la atención, y mucho, un hombre de la talla del polaco, que formaba parte del círculo inmediato del zar Alexander.

Pero puedo repasar, jajaja. Tengo por ahí la biografía de Ziegler, sí, junto con la de Bernardy y la de Dupuy.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: El Château de Valençay
NotaPublicado: 03 Sep 2010 19:14 
Desconectado

Registrado: 21 Ago 2010 09:14
Mensajes: 80
.


Última edición por doda el 12 Sep 2010 14:48, editado 3 veces en total

Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 46 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro