Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 43 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Re: Catalina II de Rusia, "La Grande"
NotaPublicado: 15 Feb 2012 19:39 
Desconectado

Registrado: 04 Feb 2012 20:22
Mensajes: 4
Se que me adelanto, pero no puedo esperar para poner esta magnífica escultura de Catalina II, ya Emperatriz por los 100 años de Rusia. :hehe:
Muy interesante tema. (like) (like) Te mereces un aplauso. =D>

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Catalina II de Rusia, "La Grande"
NotaPublicado: 15 Feb 2012 19:42 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 16:10
Mensajes: 7807
Ubicación: MURCIA - ALICANTE
Imagen


Grigori Orlov wikipedia


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Catalina II de Rusia, "La Grande"
NotaPublicado: 18 Feb 2012 16:43 
Desconectado

Registrado: 04 Abr 2011 14:34
Mensajes: 70
Coronación de la nueva Emperatriz.

Apenas había ascendido al trono, cuando Catalina ya preparaba su coronación. Este grandioso ritual tuvo lugar en Moscú, en la Catedral de la Asunción del Kremlin, el día 22 de septiembre (3 de octubre, fecha europea) de 1762. Durante el rico banquete, a cada lado del trono se encontraban los mariscales de campo Alexey Bestuzhev-Ryumin y el Conde Kirill Razumovsky. En el séquito real también se encontraban los leales amigos de la Emperatriz, el ayudante general y camarero Grigory Orlov y su hermano, el Mayor General Alexey Orlov. Todos los hermanos Orlov recibieron el título de condes.

Imagen

Catalina II De Rusia.



Sin embargo, la posición de Catalina en el trono continuaba siendo inestable, mientras el heredero legal al trono ruso, Ivan VI, nieto de Ioann V, estuviera vivo. Hecho prisionero cuando era niño por la Emperatriz Isabel, ya había pasado más de veinte años apartado del mundo. Inmediatamente después de que Catalina subió al trono, comenzaron a circular rumores en los círculos de la oposición, que decían que era él, y no una princesa alemana cualquiera, quien debía gobernar Rusia por derecho. Como su antecesora, Isabel, Catalina vivía con el miedo perpetuo de que Ivan VI fuera liberado y colocado en el trono.

Imagen

Imagen

Ivan VI de pequeño.

Sus miedos acabaron siendo infundados. En el verano de 1764, un grupo de conspiradores, dirigido por el oficial de infantería Vasily Mirovich, intentó liberar a Ivan del fuerte, donde se encontraba preso. Sin embargo, los conspiradores no sabían de una orden secreta de Nikita Panin para que Ivan fuera “liquidado” en caso que hubiera cualquier tentativa de liberarlo. Así, uno de los guardias mató al prisionero y los conspiradores fueron capturados y desarmados. Mirovich, acusado de traición y de haber causado la muerte de Ivan VI, fue condenado a muerte.

En muchas ocasiones el reinado de Catalina ha sido descrito como la Edad de Oro del Imperio Ruso. La Emperatriz poseía una serie de cualidades que no sólo eran necesarias para ser una buena gobernante, sino que habían sido extremamente raras en los anteriores monarcas rusos. Catalina conocía bien la psicología humana y sabía usar ese conocimiento. Sabía hacer que los diferentes talentos de las personas sobresalieran y llevar a los mejores al servicio del Estado. Era relativamente tolerante respecto a los errores y capaz de establecer buenas relaciones con todo tipo de personas. Además, era una mujer con muy buen sentido común. Estas cualidades ‑junto con su arduo trabajo, su deseo de mantenerse informada de todo lo que pasaba en el Imperio, su conocimiento de muchos aspectos de la política, de la ciencia y de la cultura‑ eran muy admiradas por sus súbditos y por gobernantes extranjeros, diplomáticos y filósofos.

Federico II escribió con declarada admiración: “Para perfeccionar la vasta estructura del Estado ruso, el país solamente necesitaba una Emperatriz como ella. En su esfera de actividades lo abarca todo. No hay un aspecto del gobierno que se le escape. Sabe incluso del trabajo de la policía. Es un ejemplo para muchos monarcas, que se han congelado en sus tronos y no tienen la más mínima idea de las grandes cuestiones con que lidian.” La Condesa Golovina expresó su actitud hacia Catalina de la siguiente forma: “Es imposible describir el cuidado de Catalina con el estado. Se enorgulleció de haber cubierto de gloria a Rusia. Sus cuidados maternales se extendían sobre todos, hasta la última persona. Los intereses personales de cada uno de sus súbditos le tocaban el corazón. Nadie podía ser más majestuoso, más imponente, más compasivo que Catalina.”

Incluso el poeta Alexander Pushkin, que brillantemente describió a Catalina como “Tartufo, vestido con faldas y usando una corona”, admitió que tenía un grande talento para tratar a las personas. “Si reinar significa conocer las debilidades del alma humana y hacer uso de ellas”, escribió Pushkin, un cuarto de siglo después de la muerte de la Emperatriz, “entonces, en ese aspecto, Catalina merece la admiración de las siguientes generaciones. Su majestad es ofuscante, su capacidad de aproximarse es atrayente, su generosidad es comprometedora.”

Las “Reglas para gobernar” de Catalina II, expuestas en sus Notas, tenían las siguientes líneas:


1. Se debe educar a la nación que se va a gobernar.

2. Se debe imponer orden al Estado, apoyar a la sociedad y obligarla a observar las leyes.

3. Se debe establecer en el Estado una buena política, llena de tacto.

4. Se debe facilitar el florecimiento del Estado y hacerlo abundante.

5. Se debe hacer que el Estado sea poderoso desde dentro y sea capaz de inspirar respeto entre los vecinos.

En sus “Instrucciones”, puso mucho énfasis en reforzar leyes que mantuvieran el gobierno autocrático, pensando en la manera en que irían a afectar todos los aspectos de la vida, como el comercio, la justicia, el aumento de las tasas de natalidad, la educación y muchos más. Pero la tentativa de Catalina de alterar el status quo y abolir la servidumbre, apenas groseramente abordada en sus “Instrucciones”, suscitó una gran oposición por parte de la nobleza. El trabajo de la Comisión Legislativa desilusionó a la Emperatriz: los representantes de personas y grupos sociales diferentes no lograban un compromiso en la mayoría de las cuestiones y parecían incapaces de subordinar los intereses locales o de clase a los intereses del Estado. Fue así como durante el reinado de Catalina no se concibió ningún código legal para el imperio ruso. A finales del año de 1768, después de decirle adiós a sus ilusiones, Catalina disolvió la Comisión, usando como pretexto el inicio de la Guerra de Rusia contra Turquía.

Sin embargo, a Rusia le esperaban nuevos problemas. En 1771, la peste se diseminó en Moscú y mató a miles de habitantes. El poder moscovita fue tan ineficiente que condujo al desorden público, culminando éste en la “revuelta de la peste”. Fue solamente gracias a la personalidad fuerte y valerosa de Grigory Orlov, a quien Catalina había enviado a Moscú, que la revuelta fue controlada y la vida volvió lentamente a la normalidad.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Catalina II de Rusia, "La Grande"
NotaPublicado: 19 Feb 2012 20:22 
Desconectado

Registrado: 04 Abr 2011 14:34
Mensajes: 70
Deseo de poder.

Las perturbaciones mal habían llegado a su fin en Moscú, cuando surgió un motín en las estepas, cerca del río Don, liderado por el desertor cosaco, Emelyan Pugachev. Declarando ser Pedro III, Pugachev logró reunir a cientos de personas inconformes con el status quo. Entre esta gente se encontraban cosacos, siervos, trabajadores, extranjeros y antiguos prisioneros. Este levantamiento se extendió por un amplio territorio en las estepas cosacas, el área central del Volga, el occidente de Siberia y el río Don, a lo largo de cerca de 600,000 m2. “Había llegado un tiempo de crisis y desesperación”, escribió el historiador A. G. Brikner. “El motín de Pugachev podía haber transformado un imperio creado de acuerdo con los modelos políticos de Europa Occidental en un reino de cosacos. La presión fuera de control de los elementos semiasiáticos en medio del pueblo podía haber destruido una corte notable por la elegancia de su comportamiento, que estaba en estrecho contacto con representantes célebres de la era de la Ilustración”.

Murieron miles de personas en este levantamiento, el más sangriento de la historia del siglo XVIII ruso. Casas, fábricas e iglesias fueron saqueadas e incendiadas. Los documentos que sobrevivieron a la catástrofe relatan muchas ejecuciones en masa de oficiales y terratenientes, los principales enemigos de los rebeldes, así como de soldados, oficiales menores, mujeres inocentes y niños. La situación se volvió muy peligrosa en el verano de 1774, cuando el motín llegó a la orilla derecha del Volga y se acercó a Moscú, el corazón de Rusia. El ejército de Pugachev fue finalmente derrotado por las fuerzas del gobierno, bajo el mando del Coronel Mikhelson. El falso Pedro III logró escapar, atravesando el Volga con 150 cosacos, pero poco después los comandantes de los cosacos lo pusieron en manos del gobierno.

El motín terminó con ejecuciones. Por orden del General Panin, los líderes de los círculos y otros traidores más allegados a Pugachev fueron ahorcados, retirados y descuartizados en las ciudades y aldeas por donde había pasado la rebelión. En enero de 1775, el propio autoproclamado Emperador fue descuartizado en Moscú. En contra de lo acostumbrado, Catalina ordenó que primero decapitaran a Pugachev y sólo después le cortaran los brazos y las piernas, para aminorar su sufrimiento.

Amedrentada por las dimensiones que alcanzó el movimiento de Pugachev, en 1775 Catalina II le ordenó a su gobierno que desarrollara medidas que hicieran posible la supresión inmediata, de raíz, de cualquier expresión de descontento. Las instituciones administrativas que existían habían probado su ineficacia en una batalla contra los rebeldes. Fue entonces que se introdujo una nueva estructura de gobierno local en Rusia. El día 7 (18, fecha europea) de noviembre de 1775, Catalina publicó sus “Reglas para el Gobierno de las Provincias del Imperio Ruso”, que fueron la base de esta reorganización. Ahora, el imperio ya no estaba constituido sólo por 25 provincias sino por 41, cada una con una población de 300,000 a 400,000 habitantes, divididas en regiones administrativas más pequeñas, conocidas como uezds, de las cuales existían 493 al final del reinado de Catalina. El nuevo sistema de gobierno local de Catalina estuvo en vigor hasta las reformas de Alejandro II, en los años 60 del siglo XIX, y sus divisiones territoriales se mantuvieron vigentes hasta 1917.

El documento de Catalina también consideraba una reforma judicial que establecía un nuevo sistema de estructuras judiciales. Además, se creó un Gabinete de Asistencia Social, la primera institución social en Rusia, que controlaba escuelas, hospitales, asilos, orfanatos y correccionales. La propia Catalina determinó detalladamente la forma como estas estructuras debían funcionar, la forma como las personas debían ser alimentadas y cuidadas, la forma como los niños debían ser criados y educados.

Imagen

Imagen

Yemelián Pugachov.

Imagen

El tribunal de Pugachov, pintura de Vasily Perov, 1879.

Nuevas medidas...

Las actividades legislativas de Catalina se manifestaron en muchos otros documentos, además de las “Reglas para el Gobierno de las Provincias del Imperio Ruso”, sobre todo en “Los Privilegios de la Nobleza” y “Los Privilegios de las Ciudades” (ambos de 1785). Catalina reconoció todos los derechos de los nobles y les pidió que se reunieran en una asamblea, para ayudar a reorganizar a las provincias. Los privilegios de los nobles fueron ratificados, así como su derecho a no servir al Estado, si así lo deseaban, pero el destino de los siervos no fue alterado. De acuerdo con “Los Privilegios de las Ciudades”, los habitantes urbanos pasaron a ser denominados meshchanin (que es, grosso modo, una clase de pequeños comerciantes y oficiales menores) o clase media, pero el principal propósito del documento era involucrar a este grupo en el desarrollo económico y cultural.

Debemos subrayar que, a diferencia de las “Instrucciones” de 1767, estos documentos no seguían los principios abstractos y muchas veces imposibles de poner en práctica de la Ilustración. Al contrario, Catalina concentró su atención en la resolución de problemas concretos a los que se enfrentaban sus súbditos. Ya en 1773 se percibía un cierto desencanto de las ideas ilustradas, cuando Catalina finalmente convenció a Denis Diderot, que había asumido el papel de guía y consejero de la Emperatriz rusa, a que visitara San Petersburgo. Las largas conversaciones de Catalina con el filósofo francés no pasaron de eso, conversaciones, y no hicieron eco en ninguna de sus actividades. Cuando Diderot le preguntó a la Emperatriz por qué no se había apurado a poner en práctica sus recomendaciones para el gobierno del Estado, ella respondió: “Vuestras ideas sublimes son buenas para llenar libros, pero no se puede actuar de acuerdo con ellas. Cuando hacéis planos para todo tipo de reformas, olvidáis la diferencia de nuestras posiciones. Vos trabajáis sobre el papel, que lo tolera todo, mientras que yo, pobre Emperatriz, trabajo con pobres mortales, extremadamente sensibles y delicados”. En su correspondencia con Catalina, Voltaire, al contrario de Diderot, no buscó imponerle sus opiniones, sino que la aduló abiertamente, elogiando su majestad y sensatez, y se mantuvo en términos cordiales con ella hasta su muerte, en 1778. Lamentando su muerte, Catalina ordenó la adquisición de su biblioteca y de todos sus papeles.

Imagen

François Marie Arouet, más conocido como Voltaire.

Imagen

Denis Diderot.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Catalina II de Rusia, "La Grande"
NotaPublicado: 19 Feb 2012 20:38 
Desconectado

Registrado: 04 Abr 2011 14:34
Mensajes: 70
En lo que respecta a las cuestiones internacionales, la Ilustración también influyó en la postura de Catalina, condimentada con el pragmatismo habitual de la monarca. Por un lado, de acuerdo con los ideales ilustrados, Catalina hizo patente su compromiso con la paz y la necesidad de resolver las disputas entre los Estados a través de negociaciones diplomáticas. Por otro lado, su fé en la misión de Rusia, como heredera del Imperio Bizantino ‑en su opinión‑ le daba el derecho de intervenir en el destino de otros Estados. La primera Guerra entre Rusia y Turquía, declarada por Turquía en 1768, duró seis años. Comenzó por ser una guerra defensiva, por parte de Rusia, pero cuando Catalina vio las victorias de su ejército, decidió enfrentar el problema como una oportunidad de Rusia de conquistar el acceso al Mar Negro y así, a los mercados del Mediterráneo. Uno de los mayores logros de Rusia fue la completa destrucción de la flota turca, proeza que se alcanzó bajo el mando de Alexey Orlov, en la Bahía de Chesma, en junio de 1770 (después de la cual se le concedió a Orlov el título “de Chesma”). Ese mismo año, hubo importantes victorias terrestres, bajo el mando de Pyotr Rumyantsev. Rusia llegó al Mar Negro y al Mar de Azov.

Otra tarea importante, en la mente de Catalina, era privar a Polonia de su independencia. Después de la muerte del Rey Augusto III, de largas negociaciones diplomáticas y de una demostración del poder de los ejércitos ruso y prusiano, Catalina consiguió poner a un monarca fantoche en el trono de Polonia. Este rey era el antiguo amante de la Emperatriz, Stanislaw August Poniatowski, coronado en 1764, como Stanislaw II. En 1772, los intereses de las cuestiones internacionales europeas llevaron a una división de Polonia entre Rusia, Prusia y Austria, quedándose Rusia con la mayor parte del territorio, más de 100,000 kilómetros cuadrados, que incluían las regiones de Polotsk, Vitebsk y Mstislavsk y parte de la Livonia polaca. Catalina estaba tan confiada de su control de Polonia, que en 1780 retiró sus tropas.

Poniatowski no era el único favorito de la Emperatriz activo en las cuestiones políticas. Algunos de sus amantes son hoy conocidos por sus capacidades como talentosos comandantes militares, políticos hábiles y administradores. Esto es verdad a propósito de Grigory Potemkin, un héroe de la guerra contra los turcos, que se volvió el hombre más poderoso del Estado ruso. Catalina se había fijado en el joven guardia, durante el golpe de Estado de 1762, en el cual tuvo un papel activo. Potemkin fue entonces promovido a camarero y segundo teniente. Sin embargo, sólo se uniría al círculo íntimo de la Emperatriz doce años más tarde, cuando no sólo se convirtió en su marido, sino en su amigo más cercano y asistente leal.

Imagen

Grigory Potemkin.

Casamiento con Potemkin.

En junio de 1774, al expulsar a los poderosos hermanos Orlov de San Petersburgo, Catalina se casó en secreto con Potemkin. El amor sincero de la Emperatriz, de 45 años, se hace evidente en muchas de sus cartas y notas que llegaron hasta nosotros, en las que trata a su marido como “mi querido y guapo”, “mi alma”, “mi amigo inestimable”. En 1775, Catalina dio a luz una hija, Elizaveta Temkina, que sería criada en la casa del sobrino de Potemkin y se casaría con el General Kalageorgi.

Imagen

Grigory y Catalina II.

Imagen

Grigory Potemkin.

Imagen

Catalina II.

Imagen

Elizaveta Temkina.

La Emperatriz llenó a Potemkin de promociones y premios, le confió la administración de la provincia fronteriza de Novorossiysk y lo puso al frente del Colegio Militar. No había asunto sobre el cual Catalina no consultase a su marido secreto. “Muchas veces percibí”, anotó con sorpresa un observador extranjero en la corte rusa, “que el Príncipe Potemkin recibía más honores que la propia Emperatriz”.
Incluso después de que su relación terminó, en los años 80 del siglo XVIII, la posición de Potemkin en la corte y en el país se mantuvo firme y su poder ilimitado.


En 1783, gracias a los esfuerzos de Potemkin, Rusia se anexó la enorme e importante región ahora conocida como Crimea, que se llamaba entonces Tavría o Táuride, razón por la cual Potemkin adquirió el título de Príncipe de Táuride. Pobló las estepas deshabitadas, fundó nuevas ciudades, como Sebastopol, Ekaterinoslav, Nikolaev y Kherson, y construyó fuertes y puertos. En 1787, Catalina hizo un gran viaje por la parte sur de sus dominios, un gesto político de demostración para convencer a Europa y a Turquía del poder de Rusia. Participaron en el viaje, el Emperador austriaco, José II, el Rey polaco, Stanislaw August, y enviados de Austria, Inglaterra y Francia. En todas las ciudades y puertos por donde pasaron, Potemkin organizó espectáculos magníficos, bailes y fuegos artificiales, grandiosos desfiles militares y maniobras navales. Mientras esta demostración del poder militar de Rusia surtía efecto con los representantes de las potencias europeas, en Turquía sólo sirvió para agitar los ánimos, lo que precipitó el inicio de la segunda Guerra de Rusia contra la Turquía, de 1787 a 1791.

Imagen

Jose II, Emperador de Austria.

Imagen

Stanislaw August, Rey de Polonia.

Durante esta guerra, Potemkin dirigió las tropas en el sur de Rusia y la Flota del Mar Negro, revelando su habilidad como estratega y valioso comandante de talentosos generales. Sin embargo, desgraciadamente, no continuó al mando. El hombre más importante del Imperio, propietario de grandes riquezas, murió de fiebres, en las estepas, en el camino a Nikolaev, en 1791. Catalina reaccionó muy mal ante su muerte. “Ahora, todo el peso del gobierno descansa en mí”, admitió.

Imagen

Guerra, Ruso- Turca.

Imagen

Alegoría de la victoria de Catalina sobre los turcos.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Catalina II de Rusia, "La Grande"
NotaPublicado: 19 Feb 2012 20:58 
Desconectado

Registrado: 04 Feb 2012 20:22
Mensajes: 4
Sigo con mucha emoción esta historia, aún no puedo creer que haya podido hacer todo eso, una mujer que admirar.

Imagen

Una imagen fascinante de Catalina.

Imagen

Stanislas Auguste Poniatowski.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Catalina II de Rusia, "La Grande"
NotaPublicado: 21 Feb 2012 04:06 
Desconectado

Registrado: 27 Jul 2011 20:18
Mensajes: 1264
Ubicación: Manzanares, Señorío de Ciudad Real
(like)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Catalina II de Rusia, "La Grande"
NotaPublicado: 25 Feb 2012 17:01 
Desconectado

Registrado: 04 Abr 2011 14:34
Mensajes: 70
Amantes después de Potemkin .

Ninguno de los favoritos de Catalina que surgieron después de su rompimiento con Potemkin podían rivalizar con su impresionante personalidad. Todos eran jóvenes oficiales de la Guardia Imperial, cuyo atractivo era su bella apariencia. Catalina amó a cada uno de ellos sinceramente y muchas veces mantuvo su afecto después de terminada la relación. El escritor K. Valishevsky observó con pertinencia que: “Los favoritos de Catalina no eran resultado de una sensualidad poco saludable que simplemente busca nuevas formas de satisfacerse… Para ella, el amor era una función natural de un organismo dotado de una inmensa fuerza física e intelectual, un temperamento ardiente y una longevidad increíble de ciertos fenómenos fisiológicos”.
El último amor de Catalina fue Platon Zubov, de 22 años, a quien ella colmó de recompensas. Zubov intentaba imitar a Potemkin en su influencia en los asuntos de Estado, pero sus talentos eran inferiores y, a pesar que tenía un poder considerable, nunca hizo carrera política.

Imagen

Imagen

Imagen

Platon Zubov.

Imagen

Imagen

Imagen

Catalina II.

El favoritismo de que se acusó a Catalina II por generaciones sucesivas no era una característica sólo de la corte rusa. Era una característica obligada de la era de la Ilustración.
En ese aspecto, Catalina fue solamente una mujer de su tiempo. En realidad, la moral de su corte era mucho menos permisiva que la de la corte de Versalles.
La propia Emperatriz admitió, en su “Confesión honesta”, que: “No me gusta el libertinaje y si hubiera tenido un marido que pudiera amar, nunca lo habría traicionado”.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Catalina II de Rusia, "La Grande"
NotaPublicado: 25 Feb 2012 20:12 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 03 Sep 2011 09:47
Mensajes: 9483
Me alegro de que hayas abierto este tema pues veo que tenia una idea equivocada de Catalina II (like)

_________________
La risa es un antidepresivo sin efectos secundarios


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Catalina II de Rusia, "La Grande"
NotaPublicado: 25 Feb 2012 20:20 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 16:10
Mensajes: 7807
Ubicación: MURCIA - ALICANTE
Otros amantes de Cartalina después de Potemkim


Imagen

Pyotr Zavadovsky. Favorito de 1776 a 1777. Poco tiempo


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Catalina II de Rusia, "La Grande"
NotaPublicado: 25 Feb 2012 20:23 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 16:10
Mensajes: 7807
Ubicación: MURCIA - ALICANTE
Imagen

Semyon Gavrilovich Zorich. Fue un noble serbio de la corte de catalina. Duró menos que el anteriosr


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Catalina II de Rusia, "La Grande"
NotaPublicado: 25 Feb 2012 20:26 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 16:10
Mensajes: 7807
Ubicación: MURCIA - ALICANTE
Imagen

Ivan Nikolajevich Rimsky-Korsakov, presentado por Potemkim y, removido por él


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 43 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro