Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 70 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Re: CAROLINA MATHILDE, REINA DE DINAMARCA.
NotaPublicado: 19 Ago 2012 17:19 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17538
Gracias, Legris, por el retrato de Holck, a quien nuestra Carolina Mathilde no podía tragar ;-)

Y yo aprovecho para subir ahora, antes de emprender con renovados bríos la historia de esta mujer, un cuadro que me encanta. Es de Kristian Zahrtmann, y muestra a Carolina Mathilde dejándose galantear por Struensee mientras Christian VII tendido en un diván permanece completamente ajeno a la escena y una mujer de edad madura (¿la reina viuda Juliana Marie o simplemente alguna dama de la corte...? Lo ignoro, no he podido llegar a dilucidarlo) les observa con cierta malicia.

Imagen

Bonito cuadro...¿a que sí? Y muy evocador...

En fín, volviendo al meollo de la cuestión. Estábamos diciendo que, en un primer momento, Carolina Mathilde recibió al físico Struensee con un recelo ampliamente justificado si se considera que ella no tenía nunca motivos para pensar bien acerca de ninguna de los favoritos de su marido. Un pequeño punto a favor de Struensee, inicialmente, era que éste se estaba convirtiendo en objeto de los celos del conde Holck, que temía verse relegado en favor del nuevo médico preferido de Su Majestad. Pero enseguida surgió cierta intriga que hizo pensar a Carolina Mathilde lo peor respecto a Struensee. La intriga tuvo que ver con una mujer: Frau von Gabel.

Frau von Gabel había nacido en el seno de la familia Rosenkrantz, una de las más destacadas entre la aristocracia de Jutlandia. Poseía buena planta y se la consideraba elegante, dos motivos por los que había atraído el interés de Christian VII. Pero tras la llegada a la corte de Struensee, pronto surgieron rumores en el sentido de que el físico había conseguido seducir a la von Gabel y que, no contento con esto, pretendía servir de alcahuete para que la que ya era su amante se transformase en una especie de favorita oficial de Su Majestad. Evidentemente, esa clase de chismorreos alcanzaron en un tiempo récord los oídos de Carolina Mathilde. Y coincidió que, en aquel entonces, ella no se encontraba muy bien de salud: se sentía aquejada de una "profunda melancolía", que era la fórmula con la que solían referirse a la depresión, y empezaba a hacerse notar bastante su hidropesía. Entre lo uno y lo otro, no era de esperar que Carolina Mathilde mejorase su percepción de Struensee. Pero justamente en esas circunstancias, Struensee tuvo la presencia de ánimo para abordar a la reina proponiéndole un diagnóstico certero acerca de su hidropesía y un tratamiento que la haría superar aquella formidable retención de líquidos que se hacía visible sobre todo en el vientre. Según Struensee necesitaba distracción, diversión y una ruptura absoluta con un modo de vida completamente sedentario. La sugerencia de que la soberana empezase a tomar lecciones de equitación enseguida triunfó. Carolina Mathilde encontró un profundo deleite en la práctica ecuestre, convirtiéndose enseguida en una amazona más que competente.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: CAROLINA MATHILDE, REINA DE DINAMARCA.
NotaPublicado: 19 Ago 2012 17:50 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17538
Struensee se ganó la confianza de aquella Carolina Mathilde que había obtenido en sus cabalgadas por los parques de Frederiksborg una casi instantánea mejoría de la hidropesía que tanto la había fastidiado. Pero esa confianza recien adquirida por parte del físico alemán se elevaría a la enésima potencia en la primavera de 1770.

Si había alguien a quien Carolina Mathilde amaba intensamente, era a su entonces único hijo, el príncipe Frederick. El niño de poco más de dos años de edad era absolutamente precioso a ojos de su madre, que tan sola y aislada se había sentido durante años en la corte de Dinamarca. Por eso, ella vivía con el constante temor a que alguna enfermedad se cebase en el niño. El temor se convirtió en pánico en la primavera, cuando se desató en Coppenhague una epidemia de viruela: más de cien criaturas de corta edad sucumbieron a aquel espantoso brote. En aquella tesitura, Struensee apostó rápidamente por vacunar al príncipe Frederick, para prevenir que la viruela le atacase con saña y llegase quizá a costarle la vida. La idea de inocular viruela para desarrollar inmunidad frente a la viruela era algo que no encajaba todavía en la mente de quienes abarrotaban la corte danesa: la mayoría se pusieron frenéticos a cuenta de la sugerencia de Struensee. Pero el doctor insistía y la reina decidió creerle a pies juntillas. El crío fue vacunado, pese a todo el escándalo organizado por la mayoría de los cortesanos. Puesto que era inevitable la reacción a la vacuna, la mismísima Carolina Mathilde se empeñó en no separarse de la cabecera del lecho de su hijo durante varios días con sus noches, mientras que Struensee supervisaba constantemente la evolución del pequeño. Frederick salió del trance estupendamente...y quedó inmunizado frente a la temible viruela. El episodio, en su conjunto, creó un nuevo vínculo de dependencia emocional de Carolina Mathilde hacia Struensee.

Como es de imaginar, Struensee se convirtió en el auténtico poder detrás del trono porque ya no se trataba únicamente de un favorito indiscutible del rey, sino también del gran amigo de la reina. Inteligentemente, Struensee alentaba a Christian a dispensar mayores muestras de deferencia e incluso de afecto a Carolina Mathilde, lo que había logrado que ella olvidase las pasadas humillaciones. Todo parecía derivar en un creciente protagonismo de la soberana, con Struensee como gran beneficiado. Sin embargo, el gran político de la época, Bernstorff, aún pensaba muy ingenuamente que el físico alemán sólo aspiraba a obtener fortuna económica y quizá un título de nobleza. A Bernstorff ni se le ocurría que Struensee, un extranjero, aspirase a acabar de gran titiritero no meramente de las vidas de los reyes o de la corte danesa, sino incluso de los asuntos de Estado.

A finales de mayo, ya había comentarios un tanto insidiosos acerca de la devoción de Carolina Mathilde por Struensee. La nueva Carolina Mathilde, que íba de un lado a otro con su traje de amazona y que había desafiado las convenciones en aceptar sin ambages la propuesta del físico de inocular viruela en el príncipe heredero, suscitaba bastantes críticas. Cuando a finales de mayo murió la gran señora de la corte, la reina viuda Sophie Magdalena, abuela de Christian, los soberanos se abstuvieron de acudir al solemnísimo funeral en la catedral de Roskilde. Quien cosechó una tempestad de reproches por ello no fue Christian, el nieto, sino Carolina Mathilde, la nieta política.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: CAROLINA MATHILDE, REINA DE DINAMARCA.
NotaPublicado: 19 Ago 2012 18:25 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17538
La posición de fuerza de Struensee se hizo sentir especialmente cuando los reyes Christian y Carolina Mathilde realizaron una gira hacia sus territorios germánicos, los ducados de Schleswig y Holstein, dónde el primo y cuñado Charles de Hesse ejercía de representante real en el castillo de Gottorp. En principio, el viaje incluyó un séquito muy apreciable que incluía en primer plano al ministro Bernstorff: en Coppenhague se quedaron, encargados de gestionar los asuntos de gobierno a diario pero con poco margen para tomar iniciativas por su cuenta Thott, Rosenkrantz y Moltke. Aparte de Bernstorff, presidían la comitiva regia Holck, Warnstedt...y Struensee. En Gottorp, Charles de Hesse y su mujer Louise, hermana de Christian, se quedaron tremendamente sorprendidos ante la transformación de la reina Carolina Mathilde. Ya no era la chiquilla que ellos recordaban, sino una mujer decidida a disfrutar de cacerías y fiestas sin que le preocupasen ni un ardite los comentarios críticos con su nuevo estilo de vida un tanto frívolo.

Fue en Gottorp, significativamente, dónde Struensee se hizo valer haciendo llamar para que acudiese lo antes posible a Enevold Brandt.

Imagen

Como es muy fácil hacerse un lío de aúpa con tantos personajes, recordaré simplemente que Enevold Brandt era un cortesano danés que, junto a otro caballero de idéntico background llamado Shack Carl Rantzau, se habían visto forzados a abandonar Coppenhague e instalarse en Altona, dónde habían protegido a un Struensee que, a la sazón, todavía era un joven físico prácticamente anónimo. Ahora que Struensee había tenido éxito en Coppenhague, había llegado el momento de pagar favores a Brandt y al conde Rantzau. Pero cuando Struensee invitó a Brandt a que se dirigiese al castillo de Gottorp, lo que estaba era haciendo una demostración de su poderío: en su día, había sido Holck quien había sugerido que se "exiliase" a Enevold a la lejana Altona. Que Struensee pudiese pasar por encima de Holck estaba lanzando un mensaje muy claro. El propio Holck acusó el golpe...y de qué manera...el día en que vió llegar a Brandt y se encontró con una escena cuidadosamente orquestada por Struensee en la que el rey Christian VI, feliz de recibir de nuevo a Enevold, le elevaba al rango de chambelán de la corte.

No íba a quedar ahí la cosa. En cuanto nuestra Carolina Mathilde se hubo repuesto de una ligera indisposición provocada por la sucesión de banquetes pantagruélicos que derivaban en interminables partidas de cartas, los monarcas, con Struensee, partieron de Gottorp hacia el encantador castillo de Traventhal. El Schloss Traventhal ya no existe, pero era, al parecer, de bonita estampa, aunque bastante reducido en tamaño. Precisamente ese tamaño reducido sirvió de "coartada" para que los reyes despachasen justo antes de irse de Gottorp a Traventhal a parte de su séquito, que debía retornar inmediatamente a Coppenhague. La elección de los que se veían conminados a tomar el camino de vuelta a Coppenhague fue harto reveladora de que Struensee manejaba los hilos: se trataba del conde Holck, de la esposa del conde Holck, de la hermana del conde Holck (y dama principal de la reina hasta entonces...), del cuñado del conde Holck y de varias personas más que durante años habían conformado la camarilla cortesana del conde Holck. Precisamente ese movimiento fue lo que le puso la carne de gallina al ministro Bernstorff. Pero Bernstorff vió la aprensión subir de tono cuando, tras la llegada a Traventhal, los monarcas invitaron a que se les unieron al amigo de Struensee que faltaba: el conde Rantzau.

Los que habían sido exiliados en Altona, Rantzau y Brandt, tomaban el control. A sugerencia de Struensse, Rantzau respondió con un mensaje extremadamente humilde en que sugería que estaría encantado de recibir a Sus Majestades en su castillo de Ascheberg, que superaba en magnificencia a Traventhal. Carolina Mathilde nunca jamás se había visto tan halagada como en Ascheberg, pues Rantzau, un hombre de extraordinario encanto mundano, tiró literalmente el castillo por la ventana para complacer a la soberana. Quedaba claro que Struensee, con sus amigos, sí sabían darle todo el jabón que no le habían dado en tiempos de la preeminencia de Holck. Para entonces, Bernstorff ya había que su carrera estaba a punto de truncarse. Él, que había contado sobre todo con el apoyo de la facción rusófila, siempre había sido enemigo de Rantzau. El ascenso de la estrella de Rantzau significaba que se apagaba la estrella de Bernstorff. Y todo había ocurrido en relativamente muy poco tiempo...durante un viaje por Holstein del que nadie había imaginado que daría tanto de sí cuando los monarcas habían anunciado su intención de visitar el ducado.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: CAROLINA MATHILDE, REINA DE DINAMARCA.
NotaPublicado: 19 Ago 2012 20:06 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17538
Antes de seguir adelante con este tema...que falta mucho y lo que falta es lo mejor...aprovecho para dejaros enlaces a un trailer de la película danesa En Kongelig Affaere, sobre el asunto Struensee.

http://akas.imdb.com/video/imdb/vi1020634393/

En inglés, se presentó al público como A Royal Affair. Imagen del cartel de la película:

Imagen

No la he visto, así que no me pidáis opinión, jejeje, aunque, por lo poco que he leído, se les va algo la mano queriendo convertir a Struensee en un idealista bastante romántico en su conjunto.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: CAROLINA MATHILDE, REINA DE DINAMARCA.
NotaPublicado: 19 Ago 2012 20:45 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17538
Las noticias más o menos veraces, mezcladas con los cotilleos que estaban a la orden del día, siempre acababan llegando a Inglaterra, el país natal de Carolina Mathilde. Augusta, princesa viuda de Gales, experimentó un auténtico sobresalto cuando empezaron a circular comentarios en torno a la transformación que había experimentado su hija Carolina Mathilde y el vertiginoso ascenso en la corte de Struensee. Paralelamente, el rey George III estaba bastante preocupado. Las informaciones aún difusas que apuntaban a que se veía venir la caída de Bernstorff suponían el fín del predominio de la facción rusa en Coppenhague, pero eso parecía vaticinar un triunfo del partido francés. Si había algo que molestaba a los ingleses...y mucho...era la perspectiva de que los franceses se hiciesen fuertes en Coppenhague relevando a los rusos. Una vez más, se constataba que el hecho de que la reina danesa fuese británica no estaba aportándoles ventaja alguna. Era frustrante -y enojoso en grado sumo-.

Los ingleses movieron ficha esa vez -y de manera bastante espectacular-. Se anunció que la princesa viuda de Gales Augusta viajaría al continente en el verano de 1770, con el objetivo de visitar a la mayor de sus hijas, llamada Augusta Frederica, que estaba casada con Karl Wilhelm Ferdinand, heredero del ducado de Brunswick-Wolfenbüttel. No se podía decir que Augusta Frederica fuese feliz en Brunswick: su matrimonio, un arreglo político, había resultado poco afortunado; los dos conyuges se trataban con una completa indiferencia y a ella parecía darle exactamente igual que él mantuviese como favorita oficial a la bella María Antonia Branconi. Augusta Frederica había optado por retirarse de la corte, a un palacete campestre que decidió llamar Richmond como homenaje a la residencia real británica. Eso no significaba que no siguiese cumpliendo con su deber de embarazarse y parir: entre 1764 y 1769, había dado a luz dos hijas y dos hijos, pero el último hijo había sido declarado inválido tras nacer, algo que había afectado bastante a la princesa. En el verano de 1770, estaba a punto de alumbrar a su quinto retoño, el primero que nacería tras haberlo hecho el niño inválido. Era natural que Augusta de Gales quisiese visitar a su hija Augusta Frederica en Brunswick en esas fechas. No obstante, hubo lenguas viperinas en Inglaterra que atribuyeron esa prisa de Augusta de Gales por visitar a Augusta Frederica de Brunswick a una discusión entre la princesa viuda y su nuera la reina Charlotte, claro.

Por demás, Augusta de Gales no salió sola de Carlton House aquel 9 de junio de 1770. Le acompañaba su hijo William Henry, duque de Gloucester. También surgieron comentarios en torno a este hecho: hubo quienes sugirieron que Augusta se llevaba consigo a William Henry para intentar distanciarle de su "amante", la bella María Walpole, condesa viuda de Waldegrave. En realidad, a esas alturas, María Walpole no era amante sino esposa secreta del duque de Gloucester. Él se había casado con ella sin notificarlo a su hermano el rey, por tanto saltándose a la torera la convención de solicitar permiso; no le había importado que María fuese una hija ilegítima ni una viuda con tres hijas del primer matrimonio colgadas de sus faldas. Por cierto que la romántica pero inconveniente vinculación de William Henry con María Walpole no era lo que más angustiaba por entonces a Augusta de Gales. Probablemente estaba más preocupada por las andanzas del menos popular de entre sus hijos, Henry Frederick, duque de Cumberland, que acababa de ser mencionado como responsable de la seducción de la bella esposa de Richard conde Grosvenor, Henrietta Vernon.

La noticia de que Augusta de Gales había llegado a Brunswick, dónde se había reunido felizmente con su embarazadísima hija Augusta Frederica, fue transmitida a Carolina Mathilde cuando esta se encontraba en Traventhal, en plena gira por Holstein. Augusta de Gales había mandado una misiva a Carolina Mathilde, pidiendo que los monarcas daneses se desplazasen a Brunswick para un encuentro de familia. Todo se preparó con mimo en Brunswick para acogerles como invitados de honor, pero se quedaron con un palmo de narices porque sólo se presentó un dignatario danés a informar de que la reina Carolina Mathilde, hallándose indispuesta, no podía desplazarse. Lo cierto es que Carolina Mathilde había estado indispuesta semanas atrás en Gottorp, pero no había vuelto a indisponerse ni en Traventhal ni se indispondría posteriormente en Ascheberg. Sencillamente, estaba tan a gusto saliendo de cacería y apostando a las cartas con su amigo Struensee que no le daba la gana de irse a Brunswick a que su madre "le leyese la cartilla".

Augusta de Gales era una mujer que no estaba dispuesta a soltar el hueso tan fácilmente. Mandó decir a su hija que aguardaría con ansia su recuperación y proponía que se encontrasen en Lüneburg, una ciudad situada en pleno Hanover, en la ruta que unía Celle con Hamburg. La distancia de Traventhal a Lüneburg era muy inferior a la distancia de Traventhal a Brünswick, lo que, aducía Augusta, disminuiría el esfuerzo físico al que habría de exponerse Carolina Mathilde. De todas formas, Augusta tuvo la perspicacia de añadir una especie de coletilla: en caso de que su hija no estuviese siquiera en condiciones de ir a Lüneburg, rogaba la avisaran porque ella misma, en caso de necesidad, estaba más que dispuesta a viajar a Traventhal para atender a Carolina Mathilde.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: CAROLINA MATHILDE, REINA DE DINAMARCA.
NotaPublicado: 21 Ago 2012 06:23 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Jul 2009 07:22
Mensajes: 1388
Ubicación: Buenos Aires, Argentina
No veo la hora de seguir leyendo esto.

:bravo: Minnie, y no digo más, me niego a interrumpirte.

_________________
"Ma fin est mon commencement, et mon commencement ma fin".


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: CAROLINA MATHILDE, REINA DE DINAMARCA.
NotaPublicado: 22 Ago 2012 17:34 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 24 Dic 2008 12:20
Mensajes: 434
Ubicación: Hannover-Valladolid
Que fuerte... estoy ahora viviendo en Hamburgo y paso cada mañana por Ahrensburg además... así una se lo imagina mucho mejor!!

_________________
Sturm und Drang


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: CAROLINA MATHILDE, REINA DE DINAMARCA.
NotaPublicado: 31 Ago 2012 23:09 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Feb 2008 11:02
Mensajes: 4454
como siempre...enganchaita perdida, me he queda o!!!


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: CAROLINA MATHILDE, REINA DE DINAMARCA.
NotaPublicado: 10 Sep 2012 20:32 
Desconectado
Madre Fundadora
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17538
¡Qué majos...Konradin, Laura y Carmela! Temía que Carolina Mathilde sólo me resultase atractiva a mí ;-)

Bueno...estábamos en el punto en que Augusta de Gales se pone firme: o su hija se desplaza a Lüneburg para que ambas puedan encontrarse, o ella misma hará el esfuerzo de presentarse con su "retinue" en Traventhal. Quedaba claro que a Augusta no se la desalentaba fácilmente; se había propuesto un objetivo e íba a cumplirlo costase lo que costase.

Aquí una imagen muy pero muy retroactiva: muestra a Augusta todavía joven, reciente viuda, rodeada de todos sus vástagos, en un cuadro de claro contenido dinástico. La bebé vestida de amarillo que sostiene es, precisamente, Carolina Mathilde:

Imagen

Pero los años habían transcurrido...y no en vano precisamente. Recordemos que nos hallamos en el verano de 1770: Augusta está a punto de cumplir cincuenta y un años, lleva viuda diecinueve años, es madre de un soberano reinante desde hace diez años, ha enterrado a dos hijos y se acerca a su propio final; entre tanto, Carolina Mathilde tiene casi diecinueve años, lleva más de tres años casada y ha dado a luz a un hijo que asegura el relevo generacional para los daneses.

Resulta muy entretenido tratar de imaginar el carrusel de pensamientos que debían girar y giran en la cabeza de Augusta mientras viajaba hacia Lüneburg. En Inglaterra, como sabemos, estaban inquietos por la repentina adhesión de Carolina Mathilde hacia Struensee, el nuevo "gran titiritero" de la corte danesa; aquella amistad que tanto daba que hablar no favorecía precisamente los intereses británicos, razón de más para que hubiese generado clara animosidad en Londres. Pero Augusta tenía que saber, por propia experiencia, cuánto podía fastidiar a una mujer adulta el que se la invitase a marcar distancias con respecto a un amigo que gozase de su especial consideración y se hubiese transformado en una especie de consejero áulico. Ella misma había sido puesta en la picota durante años a cuenta de su vinculación con John Stuart, el tercer conde de Bute, que había sido tutor de su hijo George antes de que éste ascendiese al trono bajo el nombre de George III. Los rumores acerca de la relación entre John Stuart y Augusta llegaron a reflejarse en panfletos que alcanzaron una enorme difusión para la época, dañando irremediablemente la reputación de la princesa viuda y perjudicando notablemente al caballero. No parece que haya existido en realidad un amorío: John Stuart mantuvo un matrimonio dichoso con Mary Wortley-Montagu, una mujer famosa por su sentido común y su carácter agradable; la idea del adulterio, además, inspiraba franca repugnancia al tercer conde de Bute. Pero el caso es que los comentarios insidiosos sobre Augusta y John Stuart habían ejercido un efecto penoso en la princesa viuda de Gales.

Teniendo eso en cuenta, para Augusta debió ser un trago viajar a Lüneburg con la misión de "prevenir" a Carolina Mathilde, su benjamina, acerca de aquel favoritismo que exhibía hacia Struensee. Y hay que decir que la reunión madre-hija fue mal desde su mismo arranque. Augusta, la primera en llegar a Lüneburg, buscó albergue en una mansión de estilo renacentista en la ciudad y allí hubo de aguardar pacientemente, durante horas, la llegada de Carolina Mathilde. Aunque esperaba ver a su hija a solas, se encontró con que ésta se presentaba con Struensee colgado de sus faldas. Augusta pretendió ignorar a Struensee dirigiéndose a su hija en inglés, pero se quedó literalmente de piedra al constatar que Carolina Mathilde afirmaba haber olvidado su lengua natal; la soberana danesa no dejó de expresarse en alemán, idioma materno de la propia Augusta y, desde luego, de Struensee. La princesa viuda de Gales se fue a dormir aquella noche con la inquietante sensación de que Carolina Mathilde estaba absolutamente condicionada por Struensee.

Aunque Augusta tuvo ocasión de volver a entrevistarse con Carolina Mathilde a solas, la conversación discurrió por mal camino. Es más que probable que Carolina Mathilde estuviese advertida por Struensee acerca del casi seguro mensaje que intentaría transmitir Augusta de Gales: a los británicos no les había gustado ni pizca la remoción de Bernstorff. Por tanto, Carolina Mathilde había preparado su propia respuesta bastante seca y cortante a cualquier comentario de tal naturaleza. En cuanto Augusta tiró por ese camino, Carolina Mathilde la interrumpió para pedirle que le dejase gobernar su propio reino según su interés y conveniencia -que no tenían porqué coincidir, evidentemente, con los de su hermano George III-. Y al intentar Augusta hacerle entender a su hija que la vinculación con Struensee daba pábulo a comentarios poco dignos en torno a la reina de Dinamarca, Carolina Mathilde tuvo fácil la respuesta: se limitó a hacer alusión a la faiblesse de Augusta hacia John Bute, conde de Butler. Esa contestación de Carolina Mathilde sacudió por entero a Augusta. Bastaban esas palabras lanzadas a su cara por la menor de sus retoños para que Augusta entendiese que Carolina Mathilde estaba ya completamente fuera de su área de influencia; nada de lo que ella dijese o hiciese ejercería efecto en su hija.

El modo en que Carolina Mathilde había utilizado el asunto Bute ofendió profundamente a Augusta, de manera que ambas se despidieron en una atmósfera de tremenda frialdad.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: CAROLINA MATHILDE, REINA DE DINAMARCA.
NotaPublicado: 12 Nov 2012 17:30 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 10 Abr 2008 09:46
Mensajes: 5169
Ubicación: 145 Piccadilly
Trailer de la película "A Royal Affair" que Minny menciona más arriba.

La película está rodada en Praga con gran presupuesto. Tiene buen aspecto



Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: CAROLINA MATHILDE, REINA DE DINAMARCA.
NotaPublicado: 12 Nov 2012 18:41 
Desconectado

Registrado: 18 Jul 2012 17:58
Mensajes: 10560
La hermosa actriz sueca Alicia Vikander en el rol de Carolina Mathilde.

http://www.telegraph.co.uk/culture/film/film-news/9331863/A-Royal-Affair-review.html#

Imagen

_________________
"I always try to dance when this song comes on, because I am the Queen, and I like to dance",
Lilibet


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: CAROLINA MATHILDE, REINA DE DINAMARCA.
NotaPublicado: 12 Nov 2012 18:41 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Feb 2008 11:02
Mensajes: 4454
Minnie, lo bueno de dejar los temas abandonaditos tanto tiempo es que cuando los retomas ya se me ha olvidado olvidado de que iba y tengo de nuevo lectura para rato... >:) >:)
vamos, que el que no se consuela es porque no quiere :-D


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 70 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro