Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 546 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 42, 43, 44, 45, 46  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Re: ANA, LA REINA DE LOS MOSQUETEROS
NotaPublicado: 27 Mar 2012 19:00 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
Bueno, creo que me estoy yendo no precisamente por los cerros de Úbeda, pero sí que por los senderos de suelo escarchado de Skáne, Halland, Småland, Blekinge y Västergötland. Todas ellas regiones suecas, clarooooo. Y me he dejado unas cuántas más en el tintero...¿eh? :whistling:

Voy a resumir, para después dar el salto a la corte de Francia que tanto nos gusta y nos entretiene.

El de Kristina fue un reinado breve. Maticemos. En realidad, ya sabemos que heredó la corona y el cetro de su padre a temprana edad, con apenas seis añitos. Teniendo en cuenta que abdicó de su condición regia a principios de junio de 1654, esto implicaría un reinado de algo más de veintiún años -de hecho le faltaron cinco meses para alcanzar los veintidós años de reinado-. Pero es fácil colegir que Kristina no asumió sus funciones reales al recibir su título con seis años. De hecho, empezó a actuar como reina de Suecia hasta alcanzar los dieciocho años, a pesar de que el Consejo Nacional le había sugerido que quizá pudiera hacerlo a los dieciséis años. Esto significa que Kristina accedió al poder recien finalizado 1644, pues cumplió dieciocho años el 18 de diciembre de 1644. La ceremonia solemne de coronación se llevó a efecto en la Storkyrkan el octubre de 1650. A partir de ahí, se mantuvo en su puesto hasta junio de 1654, lo que implica algo menos de diez años de reinado "efectivo", por expresarlo de manera clara y concisa.

Antes de ser coronada en la Storkyrkan (Sankt Nikolai kyrka, iglesia de San Nicolás, es su nombre verdadero; pero los suecos la llaman Storkyrkan, que significa Gran Iglesia...), Kristina ya había dejado claro que no tenía intención de someterse a un hombre a través del vínculo conyugal. No pensaba tomar esposo ni concebir futuros Vasa, sino que deseaba que su primo Karl Gustav -el mismo con quien los suecos en general habían soñado con verla comprometida unos años antes...- fuese proclamado su heredero. Esta actitud de Kristina fue aceptada, de mejor o peor grado, por el clero, los burgueses y el pueblo llano, pero la nobleza hizo notar su desagrado. Kristina enseguida percibió que ejercer de reina titular suponía un tremendo desgaste de energía, un constante alarde de fuerza de voluntad y determinación; su naturaleza no reaccionaba bien a la presión derivada de tener que ajustarse a las expectativas depositadas en la hija del casi legendario Gustav Adolf. Es sintomático que ya en agosto de 1651, Kristina se dirigiese al Consejo para pedir la venia a una eventual abdicación. Le rogaron que mantuviese su posición y la mantuvo, pero dice mucho de ella que cuando aún no había transcurrido un año de la fabulosa ceremonia de coronación, ya se considerase tan abrumada por la responsabilidad como para desear desprenderse de ella.

Otro de los problemas de Kristina radicaba en las creencias religiosas. Ella era una hija de Gustav Adolf, gran campeón de la causa protestante. Ella llevaba el nombre de su propia abuela paterna, la madre de Gustav Adolf, que había sido Kristina de Holstein-Gottorp; y esta Kristina de Holstein-Gottorp había tenido por abuelo materno nada menos que al landgrave Philip I de Hesse, uno de los héroes de la reforma luterana. Considerando todo este background, se esperaba que Kristina fuese una firme adalid del protestantismo en Europa. Nadie había imaginado que pudiese exhibir una profunda curiosida hacia el catolicismo, la iglesia papista a la que sus antepasados habían combatido con denuedo.

¿Cuándo empezó Kristina a acercarse al catolicismo? Generalmente, los estudiosos mencionan como punto de arranque de esa historia la llegada a Estocolmo de un jesuíta portugués llamado Antonio Macedo, que íba a servir en la capital nórdica de confesor al embajador de Portugal ante la corte de Suecia, José Pinto Pereira. En realidad, Macedo quizá apareció ante los ojos de Kristina unos meses antes de que lo hiciese otro jesuíta, Godofredo Francken, que se había dirigido a Estocolmo procedente de Coppenhague. Francken abrió el camino a Macedo. Los dos, en sus prolongadas conversaciones con la filosófica reina Kristina, fueron los que sirvieron de acicate a un creciente interés de la monarca por el catolicismo. También favorecieron el contacto de Kristina con el embajador de España (recuérdese... la gran potencia católica por tradición) en Coppenhague, un caballero leonés llamado don Bernardino de Rebolledo.

Así empezó todo. El portugués Antonio Macedo dejó Estocolmo para irse a Roma, dónde le faltó tiempo para contarte tanto al Superior de la Compañía de Jesús como al Secretario de Estado del Vaticano cuáles eran las inclinaciones religiosas auténticas de la reina Kristina. Simultáneamente, el español Bernardino de Rebolledo, desde Coppenhague, enviaba profusos informes a Madrid, a las manos del muy sorprendido rey Felipe IV. En 1652, empezó a llegar gente interesada en ese asunto en particular a la corte sueca. Desde Roma llegaron un eminente teólogo, Alessandro Malines, y un reputado profesor de matemáticas que era a la vez fervoroso católico, Paolo Casati. En Madrid tampoco se quedaron a la zaga: mandaron a su hábil diplomático Antonio Pimentel de Prado...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ANA, LA REINA DE LOS MOSQUETEROS
NotaPublicado: 27 Mar 2012 19:32 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 12798
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
:bravo: :bravo: :bravo:

Fabuloso tema Minnie

Supongo que más adelante contarás algo sobre la estancia de Cristina en Fontainebleau y la ejecución de Mondalneschi. Tengo una guía de visita del palacio que me compré cuando estuve allí hace años con unas fotos preciosas, entre ellas la de la Galería de los Ciervos, donde se cumplió la orden de la reina. Cuando llegues a ese punto en tu relato, la escaneo ;)

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ANA, LA REINA DE LOS MOSQUETEROS
NotaPublicado: 27 Mar 2012 19:33 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
Iselen escribió:
:bravo: :bravo: :bravo:

Fabuloso tema Minnie

Supongo que más adelante contarás algo sobre la estancia de Cristina en Fontainebleau y la ejecución de Mondalneschi. Tengo una guía de visita del palacio que me compré cuando estuve allí hace años con unas fotos preciosas, entre ellas la de la Galería de los Ciervos, donde se cumplió la orden de la reina. Cuando llegues a ese punto en tu relato, la escaneo ;)


Será un placer y un privilegio contar con tu ayuda, Iselen. No sé si el tema es fabuloso, jajaja, pero lo fabuloso es el dolor de cabeza que me estoy llevando por querer meter tantas historias dentro de la Historia de Ana. Esto parece una gigantesca matriuskha rusa. Culpa mía, me gustan demasiado las matriuskhas rusas, jajajajaja.

A ver cómo salgo del trance.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ANA, LA REINA DE LOS MOSQUETEROS
NotaPublicado: 27 Mar 2012 20:07 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
Antonio Pimentel de Prado era un caballero español, de un linaje con fuerte arraigo en León (de hecho se trataba de un sobrino de nuestro conocido don Bernardino de Rebolledo, el embajador en Coppenhague que cruzaba cartas con la reina de Suecia mientras le hacía la rosca a la reina de Dinamarca...), aunque nacido en Palermo y con una formidable carrera de servicio al rey que le había llevado, en la época inmediatamente anterior, a los Países Bajos. Cuando le tocó desplazarse a Estocolmo, no planteó ni una leve reticencia sino que cumplió escrupulosamente las instrucciones recibidas. Así lo hacen los grandes caballeros leoneses...¿no?

Me figuro que a la memoria de la mayoría de vosotros saltará una imagen de John Gilbert ejerciendo de galán español. Lo cierto es que el Antonio Pimentel de Prado que llegó a Estocolmo era un galán un tanto pasado de edad, pues rondaba el medio siglo de vida, en una época de expectativas más reducidas que las actuales. Estaba en excelente forma física, eso sí: de hecho, en la serie de ballets de corte que se representaron poco después de su llegada, precisamente coincidiendo con la boda de Belle Sparre con el hermano de Magnus Gabriel de La Gardie, nuestro Antonio Pimentel interpretó a menudo el papel de "Marte". Por lo general no se confería el honor de hacer de "Marte" a quienes careciesen de un porte recio.

La leyenda romántica flota en el aire después de los siglos. Lo cierto es que yo creo que con Kristina hay un exceso de leyendas románticas. Antes de que Pimentel llegase a Estocolmo, ya había habido muchas leyendas románticas. Estaba la leyenda de sus intercambios de cartas amorosas en plena adolescencia con su primo Karl Gustav, usando de correo a una de las hermanas de él particularmente querida por ella, Marie Euphrosyne. Paradójicamente, cuando Karl Gustav llegó a ser un héroe popular y los suecos empezaron a ansiar la boda, Kristina marcó distancias: podía hacerle su heredero, pero no su marido porque ella aborrecía la idea del casamiento y del parto (le infundía pavor la idea de que tanto podría ser capaz de parir un nuevo Augusto como de parir un nuevo Nerón). También se había rumoreado acerca de la fascinación de Kristina por Magnus Gabriel de La Gardie. Y de lo cautivada que parecía por un atractivo aristócrata de familia silesiana nacido en tierras neerlandesas, Christopher Delphicus zu Dohna zu Carwinden. Dohna había triunfado en Estocolmo gracias al favor indiscutible de Kristina. Se decía que eran amantes, por supuesto. A la vez, estaba siempre latente la rumorología en torno a la dama predilecta de la reina, Belle Sparre.

O sea que...¡no sería por falta de rumores! Era inevitable que los mismos comentarios surgiesen en torno a Antonio Pimentel, a medida que el maduro embajador español ganaba influencia sobre Kristina. Pero el quid de la cuestión radica en que el caballero leonés nacido en Palermo triunfó en su propósito de acercar a Kristina al catolicismo. Aquello no era algo que gustase en Estocolmo, como tampoco gustaba la creciente extravagancia de la soberana, que había creado con rimbombante parafernalia una orden caballeresca, la Orden de Amaranta, en la que ella ejercería de Gran Maestre. 15 caballeros y 15 damas ingresaron en la Orden, prometiendo mantenerse solteros o, si fueren casados, no volver a casarse en caso de que una repentina viudedad les concediese la opción de acceder a un segundo matrimonio. A cambio, recibían una banda de seda carmesí, en la que dos "Aes" de diamantes se entrelazaban enmedio de una corona de laurel con el lema "Dolce Ne la Memoria". El tema Orden de Amaranta era un poquito demasiado excéntrico para los suecos. Igualmente les irritaba que Kristina se dedicase a repartir títulos de nobleza con absoluto desparpajo: en diez años había creado diecisiete condes, cuarenta y seis barones y más de cuatrocientos caballeros. Esa profusión de nobleza reciente no era de esperar que cayese en gracia a la nobleza "de siempre", pero tampoco gustó en otros sectores de la sociedad, que veían que se derrochaba el dinero de la corona para proveer a aquellos nuevos aristócratas por designio de Kristina.

A Kristina se le incrementaban los problemas...y con los problemas, la tensión nerviosa. Si menos de un año después de su coronación ya había amagado con la abdicación, en febrero de 1654 volvió con la misma cantinela. Oxenstierna le dijo que estaba seguro de que se arrepentiría de aquella ocurrencia, pero el Ståndsriksdagen, la Dieta de los Cuatro Estados, formada por la nobleza, el clero, los burgueses y el pueblo llano, empezó a debatir el asunto de la abdicación de la reina en mayo de 1654. Había que proveer el futuro de Kristina, cuando dejase de ser la reina Kristina y hubiese en cambio un rey Karl Gustav. Poco a poco se resolvió el delicado tema de una provisión económica para saldar las deudas de la soberana y facilitarle recursos para una vida decorosa.

Kristina abdicó en el castillo de Uppsala, el 5 de junio de 1654, en el curso de una ceremonia tremendamente elaborada. Ella apareció en la escena con todos los atributos de la regalía, siendo privada de ellos uno a uno, en una cuidadosa coreografía; no se atrevieron sin embargo a quitarle la corona de la cabeza, así que ella misma se la quitó y la entregó, ya cubierta con una sencilla túnica de tafetán. Karl Gustav, el nuevo rey, su primo, su amor adolescente, se sintió tan dolorosamente impresionado por la escena, que se sintió impelido en ofrecerle matrimonio: si no había querido ser reina titular, quizá prefiriese ser reina consorte. Pero Kristina sacudió la cabeza mientras se reía. Aquel destino no era su destino.

En el verano de 1654, Kristina abandonó Suecia. Y aquí empieza la parte de la historia de Kristina que a nosotros realmente nos interesa: la de la reina que se exilia voluntariamente, vestida con ropas de hombre, asistida por unos pocos fieles, porque ya ha decidido dar la campanada de convertirse al catolicismo...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ANA, LA REINA DE LOS MOSQUETEROS
NotaPublicado: 27 Mar 2012 21:54 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Feb 2008 12:02
Mensajes: 4443
eso de meter tantas historias en una me recuerda a aquel maravillosos retrato de dos hermanas danesas con el que iniciaste la saga y con el que quedé cautivada!! así que vivan las matriuskhas!!!


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ANA, LA REINA DE LOS MOSQUETEROS
NotaPublicado: 27 Mar 2012 22:11 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
carmela escribió:
eso de meter tantas historias en una me recuerda a aquel maravillosos retrato de dos hermanas danesas con el que iniciaste la saga y con el que quedé cautivada!! así que vivan las matriuskhas!!!


Jajajajaja. Eres un cielo, Carmela, pero admitiremos que es un poco "pretencioso" querer meterlo todo y darle trasfondo a todo. Que es que luego una se eterniza, hija mía, para avanzar dos o tres post más en un día.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ANA, LA REINA DE LOS MOSQUETEROS
NotaPublicado: 27 Mar 2012 22:42 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 16:48
Mensajes: 12798
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
Minnie escribió:
Será un placer y un privilegio contar con tu ayuda, Iselen. No sé si el tema es fabuloso, jajaja, pero lo fabuloso es el dolor de cabeza que me estoy llevando por querer meter tantas historias dentro de la Historia de Ana. Esto parece una gigantesca matriuskha rusa. Culpa mía, me gustan demasiado las matriuskhas rusas, jajajajaja.

A ver cómo salgo del trance.


:)) Pero así es la historia Minnie, una sucesión de hechos que se encadenan y se relacionan unos con otros, por eso es inevitable empezar hablando en una cena de Alfonso el de las Navas y terminar con la Contitución de Cádiz gritando viva la Pepa, después de la segunda botella de vino :eyes:

Pero a los aficionados a la historia nos encanta irnos de paseo por los Cerros de Úbeda, así que por mi parte puedes seguir metiendo tus matriuskhas las unas en las otras hasta el infinito :thumbup: Y por lo que veo Carmela es de la misma opinión ;)

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ANA, LA REINA DE LOS MOSQUETEROS
NotaPublicado: 01 Mar 2015 22:48 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
Juraría que esta imagen de Ana no estaba por aquí. Juraría, jajajaja, e igual juro en falso, que conste...

Imagen


Es una Ana en el apogeo de su belleza, desde luego. Y ésta, no sé si está o no está pero me gusta mucho:

Imagen


Hace -relativamente- poco, estuve echándole una ojeada al libro "Eminence: Cardinal Richelieu and the Rise of France", de Blanchard. Altamente recomendable, debo decir. Eso me hizo evocar a mujeres como la propia Ana y su amiga más peligrosa, Marie de Rohan, la duquesa de Chevreuse, de la que añado otro retrato:

[url]Imagen[/url]

Blanchard relata que, en la época, se atribuyeron a Richelieu tanto una notable atracción por Chevreuse como, posteriormente, por la misma reina Ana. Según Blanchard, el embajador francés ante la corte británica, Tanneguy Leveneur de Tillières, era uno de los que solían comentar en petit comité la "pasión no resuelta" de Richelieu por Ana. Uno de los rumores que circulaban era que Richelieu, por muy cardenal que fuera, no había dudado en ataviarse con un esplendoroso traje de terciopelo verde para bailar una sarabanda ante la soberana, en un tiempo en que la sarabanda se consideraba una danza que incitaba descaradamente a la lascivia. La verdad, me hizo gracia imaginarme la escena...

Me lo he pasado en grande también con su manera de relatar la famosa visita de Buckingham, cuando éste acudió en busca de la princesa Henriette Marie para escoltarla hasta Inglaterra. Ha sido delicioso rememorar todos esos eventos. A ver si cojo fuerzas para volver a Ana, la reina de los mosqueteros, y completar su tema, que es la mar de entretenido con tanto personaje pululando por sus páginas...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ANA, LA REINA DE LOS MOSQUETEROS
NotaPublicado: 02 Mar 2015 01:04 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Jul 2009 08:22
Mensajes: 1298
Ubicación: Buenos Aires, Argentina
Minnie escribió:
(...) A ver si cojo fuerzas para volver a Ana, la reina de los mosqueteros, y completar su tema, que es la mar de entretenido con tanto personaje pululando por sus páginas...

De hacerlo tendrás mi amor eterno. :ooops:

_________________
"Ma fin est mon commencement, et mon commencement ma fin".


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ANA, LA REINA DE LOS MOSQUETEROS
NotaPublicado: 15 Mar 2015 20:13 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
Ay, Konradin, jajajaja, tú siempre ahí ofreciendo ánimos...

Aquí tenemos a Kristina:

Imagen


El retrato seguramente adolece de falta de realismo, pero es monérrimo...¿a que sí? :))

Me había quedado tal que así:

En el verano de 1654, Kristina abandonó Suecia. Y aquí empieza la parte de la historia de Kristina que a nosotros realmente nos interesa: la de la reina que se exilia voluntariamente, vestida con ropas de hombre, asistida por unos pocos fieles, porque ya ha decidido dar la campanada de convertirse al catolicismo...

Es difícil expresar, en términos modernos, lo que significaba ese cambio de religión. El padre de Kristina había sido considerado, no lo olvidéis, un gran líder del partido protestante durante la Guerra de los Treinta Años y no sólo había impuesto el luteranismo como religión a seguir por sus súbditos, sino que, yendo más allá, había prohibido el catolicismo en Suecia. Tened en mente este hecho, para valorar lo que podía representar el que Kristina, tras abdicar y abandonar el país natal del que había sido reina, tomase camino a Bruselas y, allí, trocase el protestantismo luterano por el catolicismo.

Cierto que Kristina quiso hacerlo de manera ultradiscreta, en el curso de una ceremonia estrictamente privada que se mantendría en secreto. Pero el Papa, en esa época Alejandro VII (nacido Fabio Chigi) no estaba por la labor de permitirle a Kristina ser una católica de puertas para adentro, sin pregonarlo a los cuatro vientos. Había que aprovecharse de aquel hecho, porque tenía el potencial de sacudir fuertemente al partido protestante. Alejandro VII exigió a Kristina una abjuración pública de su luteranismo y una profesión pública de su catolicismo. Kristina acabó cediendo a las condiciones de Alejandro VII. En Innsbruck abjuró del luteranismo y luego ya pudo dirigir sus pasos hacia Roma, la Ciudad Eterna, en la que, por supuesto, se le dispensó una acogida de auténtico lujo mientras Alejandro VII se preparaba, con franca delectación, para ser el oficiante que le diese a aquella ex reina de los suecos su Primera Comunión.

Esta Kristina alcanza el pináculo de la fama terrena. Para los católicos ya es un motivo para sacar pecho, mientras que los protestantes sienten que acaban de atizarles un tremendo golpe moral a través de la hija del carismático y reverenciado Gustav Adolf. Gustav Adolf, sin duda, tenía que estar removiéndose en su tumba ante el "espectáculo" protagonizado por Kristina en Roma. La polémica es especialmente áspera y bronca dentro de Suecia. Los suecos se acuerdan de que ella, antes de largarse "en buena hora", había negociado una provisión económica magnífica porque debía recibir año tras año, mientras viviese, rentas procedentes de villas tan destacadas como Nörrkoping y Wolgast, de las islas de Götland, Öland y Öle y también de ciertas fincas, de notable extensión, ubicadas en Pomerania. Lógicamente, los cabreados suecos se preguntan si, ante la patada en las narices que les ha asestado la ex reina haciéndose católica y yéndose a comulgar de manos del mismísimo Papa, no pueden quizá ir haciéndose los remolones en lo tocante al pago de las rentas, pingües rentas, que ella se había asegurado para poder sostenerse más que dignamente en el extranjero.

Es ésa Kristina, que está en boca de todos, la que se encuentra ante la obligación de viajar a Hamburgo para renegociar con su primo rey de Suecia sus "emolumentos". En esa tesitura, le parece que lo cómodo, y además lo apetecible, es viajar por mar desde Italia a Francia y cruzar Francia de Sur a Norte. El cardenal Mazarino acepta enseguida esa idea, quizá porque a la propia corte de Francia le interesa recibir en ese momento la visita de la "heroica ex reina" Kristina.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ANA, LA REINA DE LOS MOSQUETEROS
NotaPublicado: 15 Mar 2015 22:54 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 03 Sep 2011 10:47
Mensajes: 9756
Iselen escribió:
Minnie escribió:
Será un placer y un privilegio contar con tu ayuda, Iselen. No sé si el tema es fabuloso, jajaja, pero lo fabuloso es el dolor de cabeza que me estoy llevando por querer meter tantas historias dentro de la Historia de Ana. Esto parece una gigantesca matriuskha rusa. Culpa mía, me gustan demasiado las matriuskhas rusas, jajajajaja.

A ver cómo salgo del trance.


:)) Pero así es la historia Minnie, una sucesión de hechos que se encadenan y se relacionan unos con otros, por eso es inevitable empezar hablando en una cena de Alfonso el de las Navas y terminar con la Contitución de Cádiz gritando viva la Pepa, después de la segunda botella de vino :eyes:

Pero a los aficionados a la historia nos encanta irnos de paseo por los Cerros de Úbeda, así que por mi parte puedes seguir metiendo tus matriuskhas las unas en las otras hasta el infinito :thumbup: Y por lo que veo Carmela es de la misma opinión ;)


Muy cierto,pero cuando un tema queda aparcado durante cierto tiempo (ojo,no estoy reprochando) te descolocas,y para retomar el hilo de la historia tienes que volver a empezar,al menos a mí me pasa ,pero no importa empiezo de nuevo.Me pasa igual con tu tema "Muret 1230" que por motivos personales quedé descolgada y tengo que empezar desde el principio. Empezaré ,no te quepa la menor duda.

_________________
La risa es un antidepresivo sin efectos secundarios


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ANA, LA REINA DE LOS MOSQUETEROS
NotaPublicado: 15 Mar 2015 23:01 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:47
Mensajes: 17267
Jajajaja. Sam, es verdad, una verdad como un templo. A mí también me pasa, en especial conmigo misma, querida. Admito libre y voluntariamente que soy un poco desastre, porque abro docenas de hilos para que haya variedad de personajes en el foro, pero luego voy avanzando alguno a trancas y barrancas. Los que están bastante completos (caso de Alice duquesa de Hesse, Charlotte emperatriz de México y nuestra Sophie Troubetzkoi duquesa de Sesto...) son pequeños pero grandes triunfos personales, jajajajaja. Los que están en distintos grados de desarrollo suponen, no lo niego, un desafío abierto constantemente. Pero, bueno, desafío para quien los redacta y desafío para quien los sigue...¿eh? Que reiniciarlos al cabo del tiempo es duro para quien escribe y duro para quien lee, jajajajajaja.

Qué razón llevas, Sam...uno se descoloca y tiene que volver hacia atrás, arrancar de nuevo la historia, porque ya no sabe ni quien era quien ni cómo se había ído sucediendo el relato de su vida. Pero tiene su parte enriquecedora. Obliga a repasar hechos, para colocar bien las nuevas piezas del puzzle. Eso es bueno, creo, jajajaja, el que no se consuela es porque no quiere ;-)


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 546 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 42, 43, 44, 45, 46  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro