Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 184 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 16  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: ALFONSO XII
NotaPublicado: 24 Oct 2008 20:06 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 24 Oct 2008 20:22 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
A aquel niño, llamado Alfonso Francisco de Asís Fernando Pío Juan María de la Concepción Gregorio Pelayo de Borbón y Borbón, le faltaba poco para cumplir once años cuando la Revolución de 1868 privó del trono a su madre, Isabel II, y al consorte de ésta, Francisco de Asís. De repente, la familia se encontró cruzando apresuradamente la frontera francesa de Hendaya para tomar repentina conciencia de su nueva condición de exiliados nada más verse haciendo noche en el húmedo castillo de Pau. Luego, se dirigirían a París, dónde se establecerían durante años.

Para el chiquillo, representó un gran cambio que, a la larga, se revelaría positivo. En vez de criarse y educarse entre algodones, dentro del recinto que conformaba el Palacio Real de Madrid, Alfonso pasaría unos años decisivos para la maduración de su personalidad en prestigiosas instituciones académicas, primero de corte civil, después de sesgo militar. Pudo estudiar en el Liceo Stanislas, de París, antes de que le enviasen, con catorce años, al reputado Theresianum de Viena. Si en París se había hecho amigo del jovencísimo príncipe imperial, Napoleón Eugene, hijo único del emperador Napoleón III con su consorte Eugenia, nacida Eugenia de Montijo, en Viena podría entablar también una relación de camaradería con el príncipe heredero Rudolf, que se suponía llegaría a suceder en el trono de los Habsburgo al emperador Franz Joseph I. Al concluír su etapa en el Theresianum, Alfonso se dirigió a Inglaterra para recibir formación militar en la reputada academia de Sandhurst. Desde Sandhurst, lanzaría su primer manifiesto a los españoles, en el que se declaraba dispuesto a ocupar el trono de sus antepasados, señalando que estaba decidido a ser un soberano de talante liberal y progresista, que llevase el país a una etapa de concordia social.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 24 Oct 2008 21:01 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
Retrocediendo hacia el inicio de la historia...

Alfonso, bebé, en brazos de su ama de cría o nodriza, María Gómez de Mantecón. La primera imagen es un cuadro obra de Bernardo López, en la que la nodriza luce una versión "de lujo" del traje típico de su región de orígen, en tanto que el bebé, con un maravilloso faldón de encaje, lleva ya pese a su tierna edad cruzando el pecho la orden de Carlos III. La segunda es una fotografía: otra vez la nodriza posa con traje típico, aunque ahí parece más sencillo, menos vistoso, en tanto que el bebé sigue con su faldón...y con su orden de Carlos III.

Imagen

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 24 Oct 2008 21:03 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 16:10
Mensajes: 7792
Ubicación: MURCIA - ALICANTE
Los hombres empezamos a ganar terreno...... ;)


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 24 Oct 2008 21:31 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
De una cosa podemos estar seguros acerca del niño nacido en el Palacio Real de Madrid el 28 de noviembre de 1857: su madre era la reina Isabel II, aquí fotografiada con un traje de gran valor simbólico ya que lleva bordados, primorosamente, los antiguos emblemas heráldicos de los distintos reinos de España.

Imagen

Respecto a la paternidad del pequeño príncipe...eso ya es historia más enrevesada. Oficialmente, por supuesto, no ha lugar a dudas: se atribuía la filiación al legítimo esposo de la reina, el rey don Francisco de Asís. Pero Isabel, malcasada con aquel primo demasiado melindroso y afeminado en extremo, llevaba años buscando satisfacción romántica así como erótica fuera de los estrechos confines de un matrimonio basado en razones de Estado. Ya entonces, había dos "posibles" padres para Alfonsito. La mayoría atribuía su concepción a los buenos oficios del capitán de ingenieros Enrique Puigmoltó y Mayans. Unos cuantos ponían sobre el tapete el nombre de otro militar, éste de gran relevancia: Francisco Serrano y Domínguez, a quien la soberana solía denominar su "general bonito".

Enrique Puigmoltó y Mayans parece el candidato más convincente, si bien sólo una prueba de ADN resolvería de modo definitivo ese enigma histórico. Aquel gallardo oficial, hijo de Rafael Puigmoltó conde de Peñafiel y de la dama Pascuala Mayáns, quien ya había sido agraciada con el lazo de dama de la Orden de María Luísa, se vió enaltecido a la dignidad de conde de Miranda por la mismísima Isabel II apenas un mes después de la llegada al mundo de Alfonsito. La forma en que Isabel II distinguía a Enrique Puigmoltó bastó para que casi todos empezasen a llamar sotto voce, al niño, "el puigmoltejo", igual que llamaban a su hermana mayor, Isabel, relegada ahora al segundo puesto de la línea sucesoria, "la araneja", por atribuirse su paternidad biológica a don José María Ruíz de Arana, un hijo del conde de Sevilla la Nueva, al cual luego se otorgaría el título, más relevante, de duque de Baena con Grandeza de España.

Sería tema interesante dilucidar cómo sintieron los hijos de Isabel II el hecho de haber sido previsiblemente engendrados por distintos hombres, amantes de su madre en diferentes capítulos de la agitada biografía sentimental de la reina de los Tristes Destinos. Se supone que Isabel II dejó meridianamente claro a Alfonso que, desde luego, su herencia genética Borbón provenía única y exclusivamente de ella. La escena la he leído reproducida en dos versiones que, en lo fundamental, coinciden. En una de las versiones, en un momento de recalentón con su hijo, Isabel le habría espetado a Alfonso: "Todo lo que tú tienes de Borbón, lo sacas de mí". En la otra, Isabel confiesa a Alfonso, en un tono no tan apabullante: "Hijo mío, la única sangre Borbón que corre por tus venas es la mía". Aunque Isabel era reina por derecho propio, no una consorte de rey, a un heredero de una dinastía no puede dejar de afectarle saberse un hijo adulterino.

Pilar García de Louapre, en su biografía de la infanta Eulalia, narra que Isabel no sólo clarificó ante Alfonso el hecho de que él tenía un padre biológico distinto de su padre oficial, sino que hizo lo propio en lo que atañe a la princesa Isabel. Isabel se quedó viuda muy joven, antes de cumplir veinte años, a raíz de que su marido italiano, Gaetano de Borbón, conde Girgenti, un epiléptico que sufría profundas depresiones, se hubiese suicidado (algunas fuentes indican que se ahorcó, otras que se descerrajó un tiro...) en el "Hôtel du Cygne" de Lucerna, en Suiza. Ese tremendo desenlace para su matrimonio afectó intensamente a Isabel. Devastada anímicamente, retornó a París junto a su madre, la reina Isabel; se dice que don Francisco de Asís, su padre oficial, ni siquiera se tomó la molestia de darle un pésame, menos aún de tratar de consolarla. En esas circunstancias, Isabel II informó de lo acontecido a don José de Arana duque de Baena, quien habría acudido a ver a la hija común de ambos para tratar de aligerar la angustia de Isabelita. Habría sido el inicio de una relación bastante afectuosa entre Isabelita y Baena.

De las hijas menores de Isabel II, Pilar murió, como veremos, en plena juventud. En cuanto a Paz y Eulalia, en general se atribuye su paternidad a don Miguel Tenorio de Castilla, si bien existen dudas por lo que se refiere a Eulalia. Paz, desde luego, no tuvo ningún problema en reconocer el vínculo especial que la unía a don Miguel Tenorio. En una etapa muy posterior, casada ya y con hijos, acogió a don Miguel en su palacio de Munich: el hombre vivió allí durante nada menos que veintiséis años, cariñosamente atendido por Paz, que no dudó en presentarle, en el curso de una reunión social, como "mi padre".


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 24 Oct 2008 21:40 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 16:10
Mensajes: 7792
Ubicación: MURCIA - ALICANTE
En un primer momento don francisco de Asís sí consideró que el único hijo suyo de todos lod de Isabel Era precisamente la infanta Isabel, supongo que con el tiempo se fue desengañando o alguien le dijo algo.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 24 Oct 2008 21:52 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
Pero como aquí el que nos interesa, específicamente, es Alfonsito, nos centramos en ese niño cuya imagen muestra esta serie de litografías de la época:

Imagen

Imagen

Imagen

"Es imposible que nadie pueda ser más feliz que yo en este momento", declaró la reina Isabel II, tras dar a luz a Alfonsito. Y, desde luego, resulta muy comprensible ese sentimiento de euforia de la soberana española. Hasta que logró poner en el mundo a Alfonsito aquel día de finales de noviembre de 1857, el historial ginecológico de Isabel está plagado de infortunios. Su primer retoño, probablemente engendrado por el marqués de Bedmar, había sido un varón fallecido en el transcurso del parto. A continuación había dado a luz un segundo varón, que se suele atribuír a Francisco de Asís: el niño murió a los cinco minutos de haber nacido, reciendo el nombre de Fernando en un "bautismo de emergencia". Luego había nacido una niña, Isabel, que se convirtió en la heredera del trono. A Isabel le había seguido otra fémina, María Cristina, fallecida con apenas unas horas de vida. Después, Isabel II tuvo dos abortos, uno ya muy avanzado el embarazo. Por fín, al cabo de tan lamentable secuencia, en la que nada menos que seis embarazos habían producido cuatro partos y dos abortos para arrojar el saldo final de una princesita llamada Isabel, la reina Isabel II consiguió ofrecer a la nación al príncipe Alfonso.

No habría otro varón para Isabel II. En los años siguientes, completaría su historial con cinco partos más. La hermanita que siguió a Alfonso, la infanta María Concepción, se murió con veintiún meses. Después aparecerían en escena tres infantas: Pilar, Paz y Eulalia. La familia se cerró con un niño, Francisco de Asís Leopoldo, pero éste duró solamente veintiún días. De modo que, al cerrar el ciclo de su fertilidad, Isabel había concebido once veces, había parido nueve veces y sólo logró cuatro hijas para agregar a un único heredero de sexo masculino. Su prole se limitaba a Isabel, Alfonso, Pilar, Paz y Eulalia.

Evidentemente, con semejante panorama, se consideraba una prioridad mantener "en buena salud" al príncipe Alfonso, cuya muerte prematura hubiese supuesto el advenimiento de una reina Isabel III. Isabel II tenía el corazón en un puño, dado que Alfonso fue un niño de constitución delicada, con una salud frágil. "Fortalecer" y "vigorizar" a Alfonso se tenía por la principal tarea a asumir por cuántos formaban su casa.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 24 Oct 2008 21:55 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
legris escribió:
En un primer momento don francisco de Asís sí consideró que el único hijo suyo de todos lod de Isabel Era precisamente la infanta Isabel, supongo que con el tiempo se fue desengañando o alguien le dijo algo.


¿Tú crees...? Tendría que revisar las notas sobre la infanta Isabel, pero me parece que cuando nació hubo un buen jaleo porque todos daban por cierta la paternidad del "pollo Arana", que, por cierto, le caía fatal a don Francisco de Asís, quien, con bastante retintín y mala baba, llegó a decirle a su mujer en cierta ocasión algo del tipo: "Cuidado, Isabelita, que creo que el pollo Arana te la está pegando" (en el sentido de que Arana tenía otros amores...). Lo que sí he leído en distintas fuentes es que Francisco de Asís creía ser el padre biológico de la infanta Pilar, la que se murió joven en el balneario de Escoriaza. De hecho, las cartas de Francisco de Asís a Pilar son más cálidas y tiernas que las cartas remitidas a Isabel o a Alfonso.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 24 Oct 2008 21:56 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
Una foto del pequeño Alfonso:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 24 Oct 2008 22:14 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
Alfonso tuvo mucha suerte cuando se eligió a su preceptor. El privilegio de cuidar a ese príncipe que concitaba las esperanzas de sucesión dinástica y de guiarle en sus primeras lecciones recayó en Guillermo Morphy y Ferríz de Guzmán.

La historia de Morphy es francamente interesante en sí misma, pero también porque el caballero en cuestión representó la influencia masculina más profunda en la vida de Alfonso junto con la que ejerció Pepe Alcañices, posterior duque de Sesto. Morphy era un español que, por vía paterna, procedía de un linaje irlandés. Había estudiado derecho, decidido a emular a su progenitor, pero su gran pasión, sin lugar la dudas, era la música. No sólo se dedicaría a la investigación musicológica, sino que se trataba de un buen compositor: con el tiempo, incluso compondría una ópera aparte de varias piezas orquestales. Llegaría a ser protector de Isaac Albéniz y de Pablo Casals.

Todo eso parece quedar en un segundo plano por comparación con el gran papel que jugó Morphy en la corte de los Borbones. Gentilhombre del príncipe Alfonso de Asturias desde 1864 a 1868, al producirse la Revolución tomó la decisión de compartir el exilio con su querido pupilo. No sólo supervisó la educación de Alfonsito en París, mientras éste asistía al Liceo Stanislas, sino que le acompañaría luego a Viena, durante la etapa en el Theresianum, en calidad de tutor. Morphy jamás se separó de Alfonso, de hecho. Al volver éste a España, como rey Alfonso XII, le acompañó para transformarse en su fidelísimo secretario. Muerto Alfonso XII, sirvió con lealtad inquebrantable a la viuda de éste, la regente María Cristina, que tenía que servir de enlace con el reinado efectivo de Alfonso XIII. María Cristina, que se cebó con el pobre Pepe Alcañices, duque de Sesto, respetó en cambio a Morphy, quien se lo pagó con creces, organizando una nueva secretaría particular para la soberana inspirada en los gabinetes civiles del emperador Franz Joseph de Austria y el rey Leopold II de Bélgica. En mayo de 1882, María Cristina hizo de aquel hombre conde de Morphy, un justo pago por los desvelos del viejo preceptor de Alfonso XII. Morphy fallecería en Baden, dónde se encontraba tomando las aguas, en agosto de 1899, así que le faltó poco para entrar en el siglo XX.

En lo que aquí se refiere, lo sustancial es que Morphy significó un punto de referencia afectiva para Alfonso desde que éste contaba siete años de edad hasta su fallecimiento con veintiocho años de edad. Morphy nunca le falló, otorgándole el necesario sostén emocional en la infancia, la adolescencia y la primera juventud, permaneciendo cerca para asistirle en lo que necesitase durante su época de adulto. En ese sentido, considerando a Morphy y a Alcañices, Alfonso tuvo suerte: le rodearon amigos decididos a ofrecerle lo mejor de sí mismos.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 24 Oct 2008 22:25 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 12 Mar 2008 16:10
Mensajes: 7792
Ubicación: MURCIA - ALICANTE
El retrato de Alfonsito de payés catalán es lo más; me pregunto si habría de otras partes de españa, gallego, asturiano, andalúz etc...

Respecto a lo de Isabel puedo haberme equivocado; la verdad es que con los hijos de Isabel uno a veces no sabe bien donde está. Ya no digo nada con los amantes. Ese aspecto de la vida lo disfrutó, ya que otros no.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 24 Oct 2008 23:00 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17069
legris escribió:
El retrato de Alfonsito de payés catalán es lo más; me pregunto si habría de otras partes de españa, gallego, asturiano, andalúz etc...


Uy, sí, legris. Estos vieron venir la España de las autonomías, jajaja. No, ya en serio, Isabel no se intitulaba reina de España, sino que optaba por la fórmula de reina de las Españas. La pluralidad se tenía en cuenta a la hora de sacar litografías de los niños reales. Ahora mismo, en el caso de Alfonsito, sólo encuentro otra litografía en traje regional, no recuerdo cuál exactamente...

Imagen

Pero mira este pequeño surtido de su hermana mayor, Isabelita, con trajes de distintas regiones españolas. Lleva vestido de balear, de murciana (eso te encantará, legris, lo sé) y de andaluza, en tres litografías distintas:

Imagen

Imagen

Imagen


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 184 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 16  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro