Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 275 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 23  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: ALEXANDRA, LA REINA INOLVIDABLE.
NotaPublicado: 28 May 2008 22:31 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17110
Tema para una de las mujeres más fascinantes de la historia de la realeza europea: Alexandra "Alix" de Dinamarca, por matrimonio princesa de Gales y después reina de Inglaterra.

Imagen
Fuente: Maravillosa imagen de Alix obra de Downey publicada por NELLIE en GREMB. Cuando la ví, me quedé sin aliento...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 28 May 2008 22:44 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17110
Imagen

Este hermoso cuadro de época registra para la posteridad la llegada de Alexandra, princesa de Dinamarca, acompañada de su familia y un nutrido séquito, al puerto de Gravesend, en Inglaterra. Allí, la aguarda su prometido, el príncipe Albert Edward (Bertie) de Gales, heredero del trono que ocupa su madre, reciente viuda, Victoria I. El cuadro consigue transmitir el cálido entusiasmo con el que fue acogida la princesa, que, con su belleza y encanto, se ganaría para siempre a los británicos. Incluso en las épocas en las que arreciasen las críticas dirigidas hacia distintos miembros de la dinastía, ella permanecería a salvo de cualquier comentario malévolo o pernicioso por obra y gracia de su extraordinaria popularidad.

Para iniciar la historia por el principio...abandonemos las islas, de momento, para dar un salto hasta el más pequeño de los países escandinavos: Dinamarca.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 28 May 2008 23:05 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:02
Mensajes: 25436
Ubicación: ESPAÑA
Que buenos recuerdos, que bien (wink)

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 May 2008 20:12 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17110
El nacimiento de aquella niña que un día, ya joven, desembarcaría en Gravesend llevando una capa color violeta encima de un sencillo vestido gris y cubriendo la cabeza con un sombrerito que se había hecho ella misma, se había producido el 1 de diciembre de 1844. Había ocurrido en Det Gule Pala (el Palacio Amarillo), más que un palacio propiamente dicho una gran mansión con la fachada pintada de color amarillo que constituía el número 18 de la Amaliegade, en Coppenhague. La pequeña recibiría, en la pila bautismal, una retahíla de nombres: Alexandra Caroline Marie Charlotte Louise Julia. Por supuesto, se decidió que necesitaba un diminutivo: enseguida pasó a ser, simplemente, Alix.

Los padres de nuestra baby Alix formaban una pareja extraordinariamente bien avenida. Se habían casado por amor, por mutua inclinación romántica, no por conveniencias dinásticas a pesar de que, ulteriormente, la boda entre ambos reforzó la posición en la línea de sucesión al trono de él.

Esa historia...la historia que rodeó a los padres de nuestra baby Alix...merece ser contada, porque, comprendiéndola, resulta más fácil seguir el curso de los acontecimientos.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 May 2008 21:32 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17110
CHRISTIAN

Imagen

A mediados del mes de febrero de 1831, la princesa Louise Caroline de Hesse-Cassel (una nieta a través de su madre del rey Frederick V de Dinamarca y de la primera esposa de éste, Louise de Gran Bretaña...) se quedó viuda, tras veinte años de matrimonio, del duque Friedrich Wilhelm de Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg. Para Louise Caroline supuso un verdadero quebradero de cabeza verse, de repente, privada de su marido y con diez hijos bajo su exclusiva tutela. Desde luego, su primogénito, Karl, tenía el futuro relativamente asegurado como sucesor del padre en el ducado. También podía encargarse la buena mujer de situar apropiadamente -si no brillantemente, que eso hubiera exigido mayores recursos de los disponibles...- a sus hijas: Marie, Friederika Caroline y Louise. Pero, sencillamente, no se le ocurría una manera de asegurarles un porvenir decente al resto de sus hijos de sexo masculino: Friedrich, Wilhelm, Christian, Julius, Johann y Nikolaus. Eran SEIS muchachitos por cuyo futuro había que preocuparse...lo que constituía un auténtico desafío para la pobre Louise Caroline.

En aquella tesitura, Louise Caroline recurrió a su hermana Marie Sophie Friederika, esposa del rey Frederick VI de Dinamarca. Todos los contemporáneos coinciden en señalar la naturaleza tímida, apacible y genuínamente bondadosa de la reina Marie. Quería mucho a su marido, con quien, para su infinita tristeza, sólo había logrado tener dos hijas, Caroline y Wilhelmine, a las cuales su condición femenina vetaba el acceso al trono danés en un tiempo futuro. A Marie le dolía mucho la falta de un hijo, pero trataba de resignarse a su sino. Nunca se quejó, jamás formuló ni el menor reproche, por el hecho de que su marido buscase entretenimiento con otras mujeres. Él, un individuo que podía mostrarse sorprendentemente recto y honorable, así como generoso y encantador, se distinguía, por ejemplo, por su amor a la astronomía. Pero, paralelamente, bebía en exceso y frecuentaba prostitutas, aparte del hecho de que tuviese mujer (Marie) y amante oficial (Friederike Dannemand). Por ejemplo: durante la época que pasó en Viena asistiendo al famoso Congreso que rediseñó el mapa europeo tras la convulsa etapa napoleónica, Frederick, aburrido de visitar lupanares, se buscó a una jovencísima prostituta, Charlotte Seuffert, con la que convivía abiertamente (lo cual enseguida supieron, en Coppenhague, tanto Marie como Friederike Dannemand).

En fín: que la adorable Marie acudió presta en auxilio de su hermana Louise Caroline. Estaba dispuesta, dijo, a hacerse cargo de la crianza y educación de algunos de los chicos de Louise Caroline. Así, tres de ellos -Christian, Julius y Johannes, que enseguida transformó su nombre en Hans- marcharon a Coppenhague.

Los tíos rey Frederick VI y reina Marie cumplieron con creces su cometido. Aquellos chicos disfrutaron de una benévola y cariñosa protección en la capital danesa. Se les envió a una academia militar, a fín de que se les preparase para desempeñar una carrera digna en el ejército del país. No se excluyó del programa formativo algún curso de historia y leyes en universidades germánicas. Nuestro Christian, por ejemplo, salió de la academia con el rango de oficial de la Guardia Montada Real, pero, además, pasó una temporadita en Bonn estudiando derecho. Era un chico serio y responsable, muy honesto ante la vida, con una conducta sin tacha: inspiraba la mayor confianza. Quizá por eso, en un momento determinado, sus familiares llegaron a albergar grandes expectativas relacionadas con su futuro matrimonio...

Ocurrió que en 1837 ascendió al trono británico la última de los Hannover: Victoria I. Para felicitar a la flamante soberana de dieciocho años, el rey danés Frederick VI envió a su querido sobrino Christian, de diecinueve años. Frederick VI contaba con que, en la capital británica, Christian, ese modelo de rectitud, obtendría el apoyo de una parienta por vía materna, la princesa Augusta de Hesse-Cassel, casada con George duque de Cambridge, tío carnal de Victoria I. Y, efectivamente, Augusta de Cambridge favoreció cuánto pudo a su pariente Christian. A Victoria, Christian le agradó lo suficiente para que muchos se atreviesen a creer que podía haber ahí una oportunidad de oro para el príncipe sin tierras. Sin embargo, Christian retornó a su país sin haber iniciado ningún idilio con Victoria: just good friends, para decirlo escuetamente. Al cabo de unos meses, le mandaron de nuevo a Londres para que representase a Dinamarca en la solemne coronación de Victoria. Tal vez llevaba intención de declararse, pero, habiéndose percatado de esas intenciones, Victoria le desalentó claramente. La nueva reina estaba disfrutando de su época de libertad, platónicamente embelesada con su maduro primer ministro lord Melbourne, y no tenía intención de renunciar a ese estilo de vida que acababa de estrenar para precipitarse a un matrimonio adecuado con Christian.

El tema quedó, pues, en agua de borrajas -uno de tantos efímeros proyectos nupciales que no cuajan en la realidad-. Apenas dos años después, Victoria se casaría, muy enamorada, con su primo hermano Albert de Saxe-Coburg-Gotha. Poco después, Christian iniciaba un romance con una prima: la princesa Louise Wilhelmine de Hesse-Cassel.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 May 2008 21:38 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:02
Mensajes: 25436
Ubicación: ESPAÑA
Que bonita la primera foto, que cintura tenía Alix, y sobretodo como se conserva el resto de su vida, como sabemos.

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 May 2008 21:56 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17110
LOUISE WILHELMINE

Imagen

Hay que señalar que en 1839 había muerto el rey Frederick VI, tío político y benefactor de nuestro Christian. Pero en una monarquía, la esencia misma se resume en la frase: "El rey ha muerto.¡Viva el Rey!". Efectivamente, los daneses lamentaban la muerte de Frederick VI, pero, a la vez, deseaban larga vida al nuevo soberano, Christian VIII, un primo del difunto.

Ese Christian VIII se ciñó la corona ya en plena madurez. No era ningún mozo gallardo, sino un hombre hecho y derecho. En el aspecto sentimental, poseía una biografía bastante interesante. En primeras nupcias se había casado, muy enamorado, con una prima por el lado materno, la princesa Charlotte Friederika de Mecklemburgo; aparentemente, la pasión inicial se había apagado después del nacimiento de dos hijos, el primero de ellos muerto a las pocas horas de su llegada al mundo, y la princesa se involucró en un tórrido romance con su profesor de música, el francés Édouard Du Puy. Cuando saltó a la luz la aventura adulterina de Charlotte Friederika con Édouard hubo un verdadero escándalo. Christian se divorció de ella, prohibiéndole volver a ver por los siglos de los siglos al hijo que tenían en común, Frederick. La ex princesa danesa pasó años confinada en la fortaleza de Horsens, antes de que le permitiese exiliarse en Roma.

Luego, Christian se había casado con Carolina Amalia de Augustenburg, hija de Louise Augusta, la única hermana de Frederick VI. El asunto tenía su miga. En realidad, esa parte de la historia real danesa es un auténtico culebrón, pero, en resumidas cuentas, resultaba que Frederick VI y Louise Augusta eran, oficialmente, hijos del rey esquizofrénico Christian VII con Caroline Mathilde de Inglaterra, aunque, en realidad, a Louise Auguste se la tenía por hija biológica del poderoso ministro Struensee, que había sido amante de la reina Carolina Mathilde hasta que un golpe palaciego derivó en que la pareja fue arrestada. Struensee sufriría una muerte horrible, en tanto que a Carolina Mathilde la enviaron prisionera a Celle, en Hanover, dónde fallecería al cabo de unos años.

Carolina Amalia llevaba, por primer nombre, el de su controvertida abuela materna Carolina Mathilde. Pero no había ni el menor parecido. Se trataba de una mujer de excelente carácter y moral irreprochable. Christian VIII era muy feliz con su reina Carolina Amalia. La única pena era que carecían de hijos en común, por lo que la sucesión al trono tenía que pasar a Frederick, el hijo de la primera esposa adúltera Charlotte Friederika de Mecklemburgo. Para rematar las cosas, Frederick era un individuo bastante deplorable en cuanto a comportamiento. Bebía más de la cuenta, andaba de jarana con mujeres de vida alegre y logró que se divorciasen de él dos princesas para luego establecerse con su amante plebeya.

Ya que el nuevo rey Christian VIII podía estar contento con su mujer Carolina Amalia, pero no con su hijo Frederick, centraba sus afectos en los hijos de sus hermanas. Estaba especialmente unido a su hermana Louise Charlotte, que se había casado con el muy rico príncipe Wilhelm de Hesse-Cassel. Wilhelm y Louise Charlotte vivían en Coppenhague, dónde él llegó a ocupar la posición de gobernador. Entre sus hijas, muy queridas sobrinas del rey Christian VIII, estaba Louise Wilhelmine.

Cuando Louise Wilhelmine declaró que amaba a su primo Christian de Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg, la noticia no fue, en principio, bien acogida. El rey Christian VIII no tenía ningún pero que ponerle al primo Christian, que estaba en línea sucesoria detrás de su propio hijo Frederick; sin embargo, consideraba que su sobrina Louise Wilhelmine, muy guapa y encantadora, podía aspirar a algo más que un capitán de la Guardia Real Montada con un salario anual de 800 libras. Lo mismo pensaban, desde luego, Wilhem y Louise Charlotte, los padres de la muchacha. Pero Louise Wilhelmine y Christian se querían de verdad, así que encontraron dos hadas madrinas: la reina viuda Marie, tía de Christian, y la reina consorte Carolina Amalia, tía política de Louise Wilhelmine. Las dos contribuyeron a que la boda pudiese realizarse, pues Carolina Amalia se mostró dispuesta a ofrecerle a la pareja como residencia familiar el Palacio Amarillo, en tanto que Marie expresaba su voluntad de asignar una pequeña renta complementaria al salario de su sobrino.

Así las cosas, se vencieron las reticencias. Christian y Louise Wilhelmine se casaron en el complejo palaciego de Amalienborg, el 26 de mayo de 1842.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 May 2008 22:28 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17110
sabbatical escribió:
Que bonita la primera foto, que cintura tenía Alix, y sobretodo como se conserva el resto de su vida, como sabemos.


Estoy de acuerdo.
De hecho, esa foto es una de mis preferidas junto con ésta, que, como ves, es de un estilo parecido porque refleja tanto su belleza como su magnífica figura:

Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 May 2008 22:34 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:02
Mensajes: 25436
Ubicación: ESPAÑA
Imagen

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 May 2008 22:35 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:02
Mensajes: 25436
Ubicación: ESPAÑA
Trucaban mucho las cinturas, pero igualmente....
la foto es de danjel, es preciosa ¿Verdad?

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 29 May 2008 22:44 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17110
sabbatical escribió:
Trucaban mucho las cinturas, pero igualmente....
la foto es de danjel, es preciosa ¿Verdad?


Una joya ;) Alexandra disfrazada está sublime (si bien yo admito mi debilidad por sus fotos en el disfraz de Mary Stuart, jajajaja).


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto:
NotaPublicado: 01 Jun 2008 19:14 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 21:02
Mensajes: 25436
Ubicación: ESPAÑA
Imagen

Alix con toda su familia, un pequeño inciso mientras sigue la historia.

_________________
Imagen


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 275 mensajes ]  Ir a página 1, 2, 3, 4, 5 ... 23  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro