Foro DINASTÍAS | La Realeza a Través de los Siglos.

Nuevo tema Responder al tema  [ 77 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Re: ALEXANDRA FEODOROVNA (née CHARLOTTE DE PRUSIA)
NotaPublicado: 25 Ene 2015 10:31 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17073
La familia imperial volvió a reunirse en San Petersburgo coincidiendo con la Navidad. La última en llegar, de hecho, fue la emperatriz viuda María Feodorovna y llegó a tiempo para celebrar la última noche del año 1818 y la entrada en el año 1819. En su periplo alemán, había visitado también Berlín conjuntamente con su hijo Alexander, que hacía entonces el trayecto de vuelta desde Aix-la-Chapelle. En consecuencia, tanto Alexander como María podían aportarle a Mouffy historias recientes, aún frescas, acerca de sus familiares directos. Para la joven gran duquesa siempre representaba un motivo de alegría obtener noticias de su padre y hermanos, aunque eso también le inspiraba cierta melancolía.

Mouffy inició 1819 en las primeras semanas de un segundo embarazo, un nuevo proceso de gestación con el subsiguiente parto que íban a consumir sus pocas energías. Lo que nadie esperaba, en el entorno familiar, fue la tremenda noticia recibida en pocas semanas desde la lejana Stuttgart: un brote de erisipela, complicado posteriormente con una neumonía, había segado de cuajo la vida de la reina de Württemberg.

Imagen


Fue Alexander, el zar, quien recibió la comunicación de la muerte, con apenas treinta años de edad, de la que había sido sin lugar a dudas su hermana favorita. Aún blanco como la nieve y temblando de la impresión, se hizo dolorosamente consciente de que debía informar a su madre María. Alexander sabía que María acusaría fuertemente el golpe: la mujer nunca había olvidado la muerte de su hija Olga con dos añitos de edad, pero la gran pena de su vida habían sido las muertes de Alexandra, de diecisiete años, y de Elena, de dieciocho años, ambas en el trance de dar a luz. María vivía sintiendo la angustia de que sólo le quedasen, de las seis hijas que había parido, tres: Katia, María y Ana. Ahora, Alexander debía informarle de que Katia había dejado de pertenecer a ese grupo de las vivas para engrosar el de las muertas. Todos cuanto asistieron a la escena se estremecieron al observar cómo la zarina viuda "parecía volverse de piedra como una nueva Níobe".

El luto cayó a plomo sobre los Romanov y su esplendorosa corte. Para Mouffy, en plenas molestias e incomodidades propias de su estado, casi resultó un alivio poder permanecer confinada en las habitaciones recubiertas de crespones negros. Dedicaba las horas a estudiar ruso y pulir su francés, así como a la lectura. Le gustaban Mädame de Stäel y Chateaubriand, pero en ese período descubrió a un autor escocés: Sir Walter Scott. A partir de ahí, uno de sus entretenimientos favoritos sería tejer o bordar (se le daban estupendamente las labores de aguja) mientras Nicholas, marido solícito, le leía en voz alta las historias de Sir Walter Scott.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ALEXANDRA FEODOROVNA (née CHARLOTTE DE PRUSIA)
NotaPublicado: 25 Ene 2015 13:42 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17073
El verano de 1819 fue el verano en el que Mouffy descubrió el encanto particular de Krasnoe Selo. Aquella población contaba con un palacete estival: había sido un regalo de Pedro el Grande a su segunda esposa, Catalina. Con el tiempo, los Romanov hacían escaso uso de Krasnoe Selo; como mucho, el zar y los grandes duques se refrescaban en el palacete después de haber presenciado las maniobras militares que cada año se desarrollaban en torno a aquel lugar. Alexander y Nicholas se dirigieron allí precisamente para asistir a unos ejercicios de sus regimientos, dándose la circuntancia de que la muy embarazada gran duquesa había querido acompañar al marido. Mouffy se quedó entusiasmada con el palacete y su entorno, porque el paisaje le recordaba vívidamente a Postdam.

Se dice que fue en Krasnoe Selo dónde el zar Alexander indicó en el curso de una conversación con su hermano Nicky que tenía la confianza de que él sería en un futuro nada lejano su sucesor en el trono imperial. Los autores señalan que Nicky manifestó el mayor asombro ante las palabras de su hermano, pero a mí no dejaría de fascinarme que el gran duque no hubiese previsto en su mente esa eventualidad. A fín de cuentas, Alexander carecía de hijos en su matrimonio con Elizaveta. Constantine, el presumible heredero, llevaba tiempo rogando a Alexander que se permitiese anular su matrimonio con su fugitiva esposa, Anna Fedorovna, nacida Julianne "Julchen" de Saxe-Coburg-Saalfeld. Pero Constantine, que tampoco había tenido progenie de su mujer en su lastimosa vida en común, no quería librarse del vínculo con Julianne/Anna para contraer segundas nupcias adecuadas a su posición. Contraviniendo las normas sobre matrimonios de los miembros de la Casa que había dejado estipuladas su padre, Paul, Constantine deseaba casarse con la que era su amante desde hacía unos años, la aristócrata polaca Joanna Grudzińska. Alexander había sido meridianamente claro con Constantine: si le anulaba el vínculo con Julianne/Anna para que se casase con Joanna Grudzińska, estos nuevos esponsales sólo podría llevarlos a efecto previa renuncia a sus derechos al trono.

Imagen

Joanna.


A Constantine le pareció correcto. Alexander estaba, pues, a punto de darle a ese hermano turbulento la cuota de felicidad doméstica que él solicitaba, pero a cambio de despejar el camino hacia la corona y el cetro de Nicky y Mouffy, quienes ya tenían un hijo varón y esperaban un segundo retoño.

Nicky confiaba en que Mouffy diese a luz otro saludable gran duque y se quedó un tanto desilusionado cuando se le presentó en el mundo una diminuta y berreante gran duquesa. Se la llamaría María, en honor a su abuela paterna, ya que hubiera sido absolutamente impensable darle un nombre tan occidental como el de Luise por muy legendaria que fuese la madre de Alexandra. La propia Alexandra estaba feliz de haber tenido una niña, aunque le costó lo indecible recuperarse de la fatiga extrema en la que la había dejado el parto.

En el otoño de 1819, se hizo evidente que la salud de Mouffy era, cuando menos, quebradiza. Nicky, seriamente preocupado, consultó diversos doctores que coincidieron en señalar que los rigores del invierno en San Petersburgo no eran lo que le convenía a alguien tan delicado. Sin embargo, Mouffy volvió a embarazarse demasiado pronto, su tercer embarazo, y aquello hacía imposible cualquier viaje largo. No fue hasta después de que hubiese sufrido un aborto temprano, con la subsiguiente depresión anímica unida a la flojera física, cuando se empezó a considerar la necesidad de alejarla durante un tiempo. En 1820, Nicky propuso a Mouffy ir a Berlín, a visitar a la familia de ella. Aunque era impensable llevarse a los niños, que quedarían bajo la custodia y supervisión directa de la zarina viuda María, Mouffy aceptó la idea con entusiasmo. Llevaba más de dos años sin ver los escenarios de su niñez y juventud, a la mayoría de sus hermanos y a las personas de la corte prusiana que la habían rodeado antaño...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ALEXANDRA FEODOROVNA (née CHARLOTTE DE PRUSIA)
NotaPublicado: 25 Ene 2015 15:06 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 03 Sep 2011 09:47
Mensajes: 9483
Este hilo me tiene :eyes: :eyes: :love: :love:

_________________
La risa es un antidepresivo sin efectos secundarios


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ALEXANDRA FEODOROVNA (née CHARLOTTE DE PRUSIA)
NotaPublicado: 25 Ene 2015 16:02 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17073
En 1820, Friedrich Wilhelm III de Prusia cumplió cincuenta años. Quizá el hecho estrenar el año sabiendo que alcanzaría el medio siglo de vida en agosto, puso al monarca, que llevaba diez años lamentando la muerte demasiado temprana de su esposa Luise, en un estado de ánimo profundamente melancólico. A incrementar esa sensación contribuyeron algunas muertes. En junio, falleció su tía paterna Wilhelmina, por matrimonio princesa de Orange y madre del primer Orange proclamado rey en Holanda. En agosto, casi coincidiendo con el cumpleaños, se recibió noticia de la muerte de su medio hermana por parte de padre, Frederica Charlotte, por matrimonio duquesa de York y Albany. Las muertes de sus tías suponían, en cierto modo, una invitación a reflexionar sobre la fugacidad de la vida cuando él mismo llegaba a una edad que ya se consideraba de tránsito entre la madurez y la vejez.

Friedrich tenía sus motivos para preocuparse por el futuro de sus hijos. Su heredero homónimo, Friedrich Wilhelm, que no era nada guapo y además tenía una voz demasiado aguda, un pelín estridente incluso, aunque sí poseía una mente despejada y mostraba un interés apasionado por la arquitectura y las bellas artes. El año anterior, durante una estancia en Baden-Baden, Fritz (le llamaremos así para distinguirle de su padre...) se había enamorado de una princesa, Elisabeth "Elise" de Baviera. Elise era muy guapa, en parte gracias a sus enormes ojos almendrados. El único "problema" era que Elise, hija de un rey católico y de una reina protestante evangélica, había sido bautizada y educada dentro del catolicismo, religión mayoritaria entre los bávaros. Friedrich Wilhelm había explicado a Fritz que autorizaría con el mayor agrado su boda con Elise siempre que ésta se hiciese evangélica, algo que no debería suponer un trauma para la joven dado que la propia madre de ella, Karoline, nacida princesa de Baden, era evangélica. Sin embargo, Elise se negaba a dar aquel paso sin estar profundamente convencida de ello.

Si Elise de Baviera llevaba de cabeza al kronprinz Fritz, el siguiente príncipe en el orden de sucesión, Wilhelm, también estaba bebiendo los vientos por otra Elise también católica. Sólo que, en su caso, se trataba de Elise Radziwill, una de las hijas del príncipe Antoni Radziwill, el virtuoso del violonchelo a quien ya hemos conocido, y de la princesa Luise de Prusia. Wilhelm se había fijado en la prima Elise en 1815, cuando él tenía dieciocho años y ella solamente doce. Los dos habían bailado juntos en una fiesta palaciega y él se había dado cuenta de que la chiquilla prometía convertirse en una encantadora jovencita, muy dotada para todo lo artístico y particularmente para la música. Hacia 1820, Wilhelm seguía decididamente interesado en Elise Radziwill, aunque aún tardaría meses en hacer saber a su padre que desearía casarse con la muchacha. Afortunadamente, sus hijos menores, Karl y Albrecht, todavía no llevaban a palacio esa clase de problemas. Karl era un disciplinado oficial del ejército prusiano y Albrecht seguiría la misma senda.

Por otro lado, Friedrich Wilhelm podía respirar más tranquilo en lo que concernía a sus hijas. Su Charlotte estaba felizmente establecida en Rusia, en tanto que Alexandrine, la siguiente, era una muchacha dócil que disfrutaba leyendo en sus aposentos y a la que sería fácil comprometer con un príncipe conveniente según el punto de vista de los Hohenzollern. Su otra hija, Luise, era todavía demasiado pequeña para pensar en concertarle una boda ventajosa: contaba doce años en 1820.

El anuncio de que Nicky y Mouffy estaban a punto de presentarse en Berlín sirvió para reanimar a un Friedrich Wilhelm que había conmemorado su medio siglo con un recorrido sentimental. Había visitado Prenzlau, dónde había nacido su madre, Frederika Luisa, hija del landgrave Louis IX de Hesse-Darmstadt y de Caroline de Zweibrücken.

Imagen

Un retrato retrospectivo de Friedrich Wilhelm III aún niño con su madre, Lischen.


Llamada Lischen entre los suyos, Frederike Luisa había sido una esposa descuidada por su marido y una madre devota para sus hijos. En Prenzlau, Friedrich Wilhelm quiso rendirle un homenaje sentimental. Luego, había decidido irse a Hohenzieritz con sus hijas Alexandrine y Luise. Su esposa Luise, a quien nunca olvidaba, había muerto precisamente en Hohenzieritz.

Ése era, en resumidas cuentas, el panorama familiar que Mouffy se encontró al llegar a Berlín del brazo de su Nicky. Aunque la corte prusiana parecía muy austera en comparación con la opulentísima corte rusa, Mouffy estaba orgullosa de poder mostrarle a Nicky que en lo que se refería a representaciones teatrales y operísticas, Berlín íba muy por delante de San Petersburgo o Moscú. Incluso los miembros de la familia real, contagiados de aquella atmósfera tan creativa, disfrutaban poniendo en escena, en sus palacios, tableaux vivants previamente ensayados con esmero bajo la dirección, benévola pero exigente, de mismísimo conde Brühl, intendente del Teatro Real. Precisamente al poco de haber llegado Mouffy y Nicky, se afanaron en un tableau vivant basado en el poema "Lalla Rookh", de Thomas Moore.

"Lalla Rookh" era, a decir verdad, un romance oriental, con todo el encanto que emanaba de su exotismo. Narraba la historia de una princesa hija del Sultán de la India, Lalla Rookh, prometida por sólidas razones dinásticas con Alexis, hijo del Khan de Bukhara. En su viaje hacia Bukhara, la novia Lalla Rookh no puede evitar enamorarse de un miembro de su extensísimo séquito: Feramorz, un apuesto poeta. Los versos de Feramorz despiertan en Lalla Rookh unos anhelos románticos que sabe que tendrá que sacrificar en el altar de su matrimonio, ya acordado, con el príncipe Alexis de Bukhara. Pero la historia tiene un final extraordinariamente feliz: resulta que Feramorz no era otro que Alexis de Bukhara, disfrazado de poeta e incluído en el amplio cortejo de Lalla Rookh precisamente porque deseaba conocer a su novia antes de que ésta llegase a Bukhara a casarse con él en virtud de las conveniencias de los padres de ambos.

Aquella obra se representó en el palacio real de Berlín, la tarde del 27 de enero de 1821. Nuestra Mouffy fue Lalla Rookh, con un vestido formado por un corpiño de tela dorada y falda de varias capas en un blanco impoluto, mientras que Nicky representaba a Alexis/Feramorz. El padre de Lalla Rookh, el Sultán Arungzebe, fue representado por el príncipe Wilhelm, un hermano más joven de Friedrich Wilhelm III, tío paterno por tanto de Mouffy. La esposa de tío Wilhelm, tía Marie Anna, nacida princesa de Hesse-Homburg, representó junto a su jovencísima sobrina Alexandrine, hermana de Mouffy, el papel de hermana del Sultán Arungzebe. Abdallah, el padre de Alexis/Feramorz, fue el papel asignado al duque de Cumberland, de visita en la corte, en tanto que la princesa Luise de Prusia, esposa de Antoni Radziwill, hizo de madre del mozo protagonista.

Esa atmósfera liviana y feliz se vió completada con numerosas excursiones. Mouffy fue dichosa pudiendo mostrar a Nicky algunos de sus lugares predilectos: Postdam, Sans-Souci, Paretz y la isla de los Pavos Reales. Tras ocho meses "en casa", Mouffy se preparó para viajar con Nicky a Bad Ems, el plena Renania-Palatinado, considerado uno de los más benéficos balnearios de la época. La hidroterapia podía remediar la fragilidad de su salud, atribuíble en parte a los tres embarazos en tres años que habían incluído también un episodio de sarampión bastante agresivo. Su padre, Friedrich Wilhelm, sorprendió en cierta ocasión a la joven pareja dejándose caer también por Ems. Semanas después, Mouffy decidió devolverle la sorpresa presentándose en la Residenzschloss de Koblenz en la que él se encontraba.

Al cumplirse diez meses de su llegada a Prusia, se hizo perentorio regresar a Rusia, aunque Nicky y Mouffy emprendieron ese camino de vuelta sabiendo que realizarían una escala en Varsovia, dónde les recibiría el gran duque Constantine, hermano mayor de Nicholas. Después de la estancia polaca, en la que Constantine trató con gran deferencia a Nicky porque él ya se veía fuera de la línea de sucesión al trono debido a que había logrado casarse con su querida Joanna, la pareja prosiguió viaje hasta San Petersburgo, dónde sus dos hijos les esperaban en el regazo de la abuela María Feodorovna...


Última edición por Minnie el 25 Ene 2015 16:07, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ALEXANDRA FEODOROVNA (née CHARLOTTE DE PRUSIA)
NotaPublicado: 25 Ene 2015 16:04 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17073
sambone escribió:
Este hilo me tiene :eyes: :eyes: :love: :love:


Jajajajaja. Muy probablemente seas la única, Sam, pero para mí tu interés es un estímulo más que suficiente.

>:D<


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ALEXANDRA FEODOROVNA (née CHARLOTTE DE PRUSIA)
NotaPublicado: 25 Ene 2015 16:20 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17073
En 1822, Mouffy vió llegar a término su cuarto embarazo, que produjo su tercer retoño. Una vez más, teniendo ya un niño y una niña, Nicky había deseado que les llegase otro varón para reforzar la idea de continuidad dinástica. Sin embargo, nació una nueva niña. Decidieron llamarla Olga, a pesar de que Paul y María Feodorovna habían tenido una pequeña Olga, así llamada por haber nacido el día en que la iglesia ortodoxa festejaba a santa Olga de Kiev, que había muerto de fiebres con dos años de edad.

Cinco años después de la muerte de la primera Olga, Olga Paulovna, un famoso pintor había plasmado en un retrato coral a Paul y María Feodorovna con sus hijos. En el cuadro, destacan, aparte de las figuras de Paul y María, las de sus dos hijos mayores, Alexander y Constantino, a la derecha, así como de sus hijas mayores, Alexandra y Elena, a la izquierda. Nicholas, nuestro Nicky, es aún un niño pegado a las faldas de su madre. Detrás de todos ellos, se distingue un busto de piedra, sobre el pedestal: es la difunta pequeña Olga Paulovna, que les ha abandonado pero a la cual no olvidan.

Imagen


Pues bien: Nicky ha crecido oyendo hablar de su hermana Olga y decide que su segunda hija con Mouffy lleve ese nombre.

Un quinto embarazo de Mouffy derivó en un segundo aborto, lo cual, de nuevo, la afectó física y psicológicamente. De nuevo, Nicky encontró la solución perfecta para los males de Alexandra: un segundo viaje a Berlín. La corte prusiana parecía ser el mejor "curalotodo" para su mujer.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ALEXANDRA FEODOROVNA (née CHARLOTTE DE PRUSIA)
NotaPublicado: 25 Ene 2015 17:18 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17073
En 1822, sobrepasada la barrera de los cincuenta, el rey Friedrich Wilhelm III se había ído a "tomar las aguas" al balneario de Teplitz-Schönau, situado casi en la frontera entre Bohemia y Sajonia. Teplitz no tenía la fama de Karlsbad (Karlovy Vary), pero casi casi le alcanzaba. Eran sitios de gran prestigio entre la realeza, lo mismo que Bad Ems, Bad Kissingen o Baden-Baden.

En Teplitz, el rey prusiano conoció a una joven treinta años menor que él mismo. La muchacha, llamada Auguste, era hija del conde ferdinand Joseph von Harrach de Rohrau y de la esposa de ése, Christiane, nacida baronesa von Rayski. Había nacido siete años después de que el propio Friedrich Wilhelm se casase con la inolvidable Luise. De hecho, el hijo primogénito de Friedrich Wilhelm y Luise, nuestro kronprinz Fritz de voz de pito, era cinco años mayor que Auguste. El príncipe Wilhelm, el enamorado de Elise Radziwill, y nuestra Mouffy superaban en edad en tres y dos años, respectivamente, a la chica Harrach.

Imagen


Pese a la diferencia de edad, y también pese al hecho de que la chica Harrach era católica, el rey de Prusia se enamoró de ella como no había esperado enamorarse de ninguna mujer desde el día en que Luise se le había muerto en los brazos. Había tenido sus escarceos románticos y sus desahogos puramente físicos, desde luego, pero su enamoramiento de Auguste era algo que superaba a todo lo anterior. Mientras los dos se entretenían jugando al ajedrez, Friedrich Wilhelm se dió cuenta de que Auguste era una guapa moza que cuidaba su virtud y su reputación, de modo que la única forma de tenerla para sí consistía en casarse con ella.

Friedrich Wilhelm, con un acentuado sentido de la responsabilidad parental, no quiso realizar ningún movimiento en la dirección de un segundo matrimonio necesariamente morganático hasta no haber solucionado el futuro de la menor de sus hijas. Mouffy llevaba ya varios años bien casada con Nicholas de Rusia, en tanto que Alexandrine echaba mano de resignación cristiana para no lamentarse en exceso de su nada venturosa convivencia con el hombre a quien se había unido ese mismo año 1822, Paul Friedrich, heredero de Mecklemburg-Schwerin. Esa boda de Alexandrine, por cierto, había reforzado los vínculos de los Hohenzollern con los Romanov, ya que la madre de Paul Friedrich había sido la tempranamente malograda gran duquesa Elena Paulovna, hermana mayor de Nicholas. Al rey de Prusia le quedaba por casar la benjamina entre las féminas, Luise. En el segundo semestre de 1824, se completaron con éxito las negociaciones para casar a Luise con el príncipe Frederik de Holanda, cuya madre había sido la tía Wilhelmina de Friedrich Wilhelm. Se acordó que la boda se celebraría en mayo de 1825.

Habiendo resuelto el futuro de la menor de sus hijas, Friedrich Wilhelm se consideró por fín libre de tomar una disposición relativa a sí mismo y a la joven Auguste von Harrach.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ALEXANDRA FEODOROVNA (née CHARLOTTE DE PRUSIA)
NotaPublicado: 25 Ene 2015 17:24 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 15:48
Mensajes: 12398
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
Minnie escribió:
sambone escribió:
Este hilo me tiene :eyes: :eyes: :love: :love:


Jajajajaja. Muy probablemente seas la única, Sam, pero para mí tu interés es un estímulo más que suficiente.

>:D<


Ehhh que a mi también me tiene :bravo: :love: :bravo: :love:

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ALEXANDRA FEODOROVNA (née CHARLOTTE DE PRUSIA)
NotaPublicado: 25 Ene 2015 17:25 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 13 Feb 2010 19:52
Mensajes: 2117
Ubicación: LEÓN/ASTURIAS
Minnie escribió:
sambone escribió:
Este hilo me tiene :eyes: :eyes: :love: :love:


Jajajajaja. Muy probablemente seas la única, Sam, pero para mí tu interés es un estímulo más que suficiente.

>:D<

No es la única. Hilos como éste devuelven un poco el perdido interés del foro :thumbup:


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ALEXANDRA FEODOROVNA (née CHARLOTTE DE PRUSIA)
NotaPublicado: 25 Ene 2015 18:04 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 17 Feb 2008 20:47
Mensajes: 17073
Me alegra mucho que Mouffy os caiga en gracia ;-)

Volviendo a la boda morganática de Friedrich Wilhelm, fue uno de esos casos en que los hijos del primer matrimonio, tras la sorpresa inicial que les había provocado aquella decisión paterna, aceptaron la situación con la mejor voluntad. Nadie podía decir que su padre no hubiese sido respetuoso hacia la difunta esposa Luise: catorce años había mantenido la condición de viudo, realizando no pocos peregrinajes sentimentales por los lugares que habían servido de escenario a su vida en común con la fallecida heroína nacional. Pero una reina legendaria, ya en su mausoleo, no proporciona compañía ni de día ni de noche. Se podía comprender que el monarca, que avanzaba hacia la última etapa de su existencia, quisiese tener a su lado a una mujer bonita, amable, discreta y tan aficionada al ajedrez como él mismo.

El príncipe heredero, a quien ya sabéis que nos permitimos el lujo de llamar Fritz, había podido casarse a finales de 1823 con su Elise de Baviera, que se mantenía católica en la protestante Prusia. Agradecido por el apoyo que su padre le había dado en aquella circunstancia, Fritz estaba dispuesto a "devolver el favor" recibiendo con exquisita cortesía a la condesa von Harrach. Wilhelm, el segundo hijo, aún no había logrado el permiso para casarse con Elise Radziwill: aunque la madre de la joven fuese una Hohenzollern, aquel padre Radziwill la situaba por debajo de la igualdad de rango con su enamorado. Había habido considerable revuelo en la corte prusiana al correrse la voz de que los polacos Radziwill habían "comprado" su título siglos atrás. No eran en absoluto gente a la altura de los regios Hohenzollern. Aún así, Friedrich Wilhelm III había prometido ayudar a Wilhelm y Elise. De hecho, recientemente se había dirigido a su gran amigo el zar Alexander I de Rusia preguntándole si acaso no podría él adoptar formalmente a Elise, de manera que ella se contase entre el elenco de princesas de la casa Romanov, porque a eso no podrían objetarle nada ni siquiera los más quisquillosos de la corte berlinesa.

Los chicos no querían ser ingratos con aquel comprensivo padre. Las hijas aceptaban que no era mal asunto tener a Auguste en la familia, encargándose de asegurar el bienestar y la alegría doméstica de su progenitor. En cuanto se hubo resuelto cada aspecto relativo a aquel enlace "de la mano izquierda", estuvieron dispuetos a regocijarse por la boda celebrada en la capilla del palacio de Charlottenburg en noviembre de 1824. Entre los testigos, por cierto, figuró el príncipe Georg de Mecklemburg-Strelitz, hermano de la reina Luise, tío materno de los príncipes y princesas de Prusia que acaban de adquirir una muy joven madrastra a quien en adelante se daría el tratamiento propio de una princesa de Liegnitz y condesa de Hohenzollern.

Nicky y Mouffy regresaron a San Petersburgo ya en 1825, tras recibir un mensaje del zar Alexander conminándoles a tomar el camino de vuelta a San Petersburgo. Estaban a punto de asistir a uno de los episodios más enigmáticos de la historia todavía a día de hoy...


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ALEXANDRA FEODOROVNA (née CHARLOTTE DE PRUSIA)
NotaPublicado: 25 Ene 2015 19:16 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 25 Jul 2009 07:22
Mensajes: 1298
Ubicación: Buenos Aires, Argentina
Minnie escribió:
sambone escribió:
Este hilo me tiene :eyes: :eyes: :love: :love:


Jajajajaja. Muy probablemente seas la única, Sam, pero para mí tu interés es un estímulo más que suficiente.

>:D<

Claro que no, aquí estoy firme leyéndote embelesado. (love) Te extraño en el foro de Leopold I pero cada uno que tocas es un placer de leer, sumado al hecho que me parece loable que puedas retomar un tema que estuvo muerto por 3 años como si nada.

:bravo: :bravo: :bravo:

_________________
"Ma fin est mon commencement, et mon commencement ma fin".


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: ALEXANDRA FEODOROVNA (née CHARLOTTE DE PRUSIA)
NotaPublicado: 25 Ene 2015 22:06 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: 29 Ago 2011 15:48
Mensajes: 12398
Ubicación: Gijón. Principado de Asturias.
Ya que estás con Alexandra Minnie te diré que el museo del Kremlin de Moscú organiza una pequeña exhibición sobre el suegro de tu protagonista, el zar Pablo I, hasta el 28 de febrero en el castillo de San Miguel.

La pieza central es la caja con retratos de sus hijos que dibujó la propia zarina María.

Fotos y más información aquí

http://www.kreml.ru/en-Us/exhibitions/r ... petrovich/

_________________
La expresión suprema de la belleza es la sencillez.
Alberto Durero.


Arriba
 Perfil  
 


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 77 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro
No puede enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  



Style by phpBB3 styles, zdrowie zdrowie alveo
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Base de datos de MODs
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro